Introducción al Psicodrama

Por Marcia Karp

El Psicodrama ha sido definido como una manera de vivir sin ser castigado por cometer errores; es decir, crecer mientras lo estás haciendo. La acción que tiene lugar en el grupo, es la manera de ver la vida de uno mismo en su movimiento. Es la manera de ver qué ocurre o qué no ocurre en una situación determinada. Todas las escenas tienen lugar en el presente, incluso a pesar de que la persona quiera representar una escena del pasado o del futuro. El grupo representa una parte de vida, como si viera un video a través de los ojos del protagonista o del tema de la sesión. El personal que representa la verdad a través del protagonista puede ser una revelación para cualquier persona que lo esté viendo, y que se podría ver reflejado en la lucha por expresar lo que es real. J.L Moreno, quien fundó el psicodrama en Viena a principios del 1900, lo describió como “un estudio científico de la verdad a través de un método dramático”. Moreno (1953) había observado que existía una ciencia sin religión y una religión sin ciencia. En su opinión que el camino a seguir era una combinación: “Un verdadero procedimiento terapéutico no puede tener menos objetividad que la totalidad de la humanidad”

El Psicodrama ha sido definido como una manera de vivir la vida sin ser castigado por cometer errores

  • El psicodrama fue concebido como un método de psicoterapia de grupo. Moreno tenía gran confianza en el grupo. Cuando él pregunta: ¿Quiénes sobrevivirán? Creo que a su juicio, los que sobrevivirían serán aquellas personas que conjuntamente aprecien y mantengan tanto como, su propia creatividad y espontaneidad y además esas personas sobrevivirían en el grupo. Él solía decir: “Si Dios volviera alguna vez, Él volvería como grupo”. Un grupo puede experimentar muchas cosas:
  • No somos los únicos
  • Nos podemos sentir normalizados
  • Nosotros volvemos a la constelación en la cual hemos nacido – el grupo familiar
  • El grupo puede compartir el peso de la verdad emocional
  • La forma de compartir, la cual en cada persona puede ser de un modo diferente, puede ser liberadora.
  • El ser emocionalmente o psíquicamente ayudado por un miembro del grupo, el cual no ha estado previamente involucrado en la historia, puede ser terapéutico.

Las herramientas que dispone el método de psicodrama son las siguientes:

  • El director
  • El grupo
  • Un protagonista
  • Egos auxiliares
  • Un escenario

El director

En la mayoría de las terapias él es el terapeuta, facilitador o líder del grupo. El director es la persona entrenada que ayuda a guiar la acción. El director es el co-productor de la escena (drama) y va recogiendo pistas de la percepción de la persona que solicita ayuda. Los siguientes puntos son algunas de las tareas del director:

a) Construir una suficiente cohesión y un constructivo clima de grupo de trabajo.
b) Estimular individualmente a los miembros del grupo para que se caldeen suficientemente y se preparen para la acción.
c) Considerar las dinámicas de grupo y su medida en interacción desde el principio de la sesión.
d) Guiar hacia una apropiada selección del protagonista y cuidar del resto del grupo que fueron posibles protagonistas, pero no fueron elegidos como sujetos de la sesión.
e) Hacer un contrato del tratamiento de la sesión, la cuál es una acción-preparación negociada con el protagonista.
f) Establecer la alianza terapéutica.
g) Preparar el lugar de la acción o escenario en el cuál se dará la sesión dramática terapéutica.
h) Intervenir para dar al protagonista la suficiente libertad para seleccionar el foco de la exploración.
i) Identificar los mensajes verbales y no verbales del protagonista.
j) Anclar o sujetar cada escena situándola en su apropiado tiempo y espacio.
k) Ayudar a poner los egos auxiliares en el rol.
l) Identificar los temas centrales de la escena y ayudar al protagonista a enseñar al grupo lo que ocurre, más que hablar sobre ello.
m) Usar técnicas psicodramáticas como la inversión de roles, para desplazar la acción desde la periferia del problema a lo esencial de la cuestión.
n) El centro de la cuestión puede provocar o envolver una catarsis de emoción, una catarsis del insight, una catarsis de risa o una catarsis de integración, las que el director tiene que maximizar adecuadamente.
o) Crear la suficiente seguridad tanto para el protagonista como para el grupo.
p) Asegurar la confidencialidad del grupo y la seguridad física.
q) Asegurar que el psicodrama sea un proceso de grupo, no una terapia individual en el grupo.
r) Crear la suficiente cercanía cerrada donde el protagonista y el grupo puedan integrar el material presentado en la sesión.
s) Ayudar al protagonista a volver a entrar en el grupo después de la sesión.
t) Facilitar el rol del feedback de los miembros del grupo, quienes han jugado roles auxiliares en la sesión.
u) Permitir la catarsis y la integración de los miembros del grupo, de quienes se identifiquen con el protagonista y puedan compartir o intercambiar sus propias experiencias.
v) Proteger al protagonista de las respuestas distorsionadas o análisis del grupo y prestar más atención al miembro que comparte experiencias similares o momentos de la sesión en la que están más involucrados.
w) Compartir la historia de su propia vida, si se considera apropiado…

El grupo

La media de participantes en un grupo de psicodrama está entre 10 y 15 personas. He visto grupos con un mínimo de 3 personas hasta un máximo de 400. El material emocional en un grupo grande, parece que trasciende al número, y en muchas ocasiones, el grupo disminuye de tamaño y ellos mismos se asombran de que en un grupo de 25 personas sean capaces de ser ellos mismos de forma espontánea.

Hay muchos roles sociales representados en cada grupo. Si, por ejemplo, el protagonista es alcohólico, puede haber una madre, hermano/a, pareja, o terapeuta en el grupo que, en la devolución puedan presentar su punto de vista de lo que les está ocurriendo a ellos. Esta retroalimentación o feedback dado por los otros roles, en relación con el problema representado, puede ser de incalculable valor para el protagonista en aras de entender lo que está ocurriendo. La dimensión social de la investigación del problema, está mejor analizada en la sesión cuando se representan varios roles. Uno de los aspectos del grupo de psicodrama, que lo diferencia de otros grupos, son los múltiples roles que cada persona representa en el grupo. Cada uno de nosotros representa una asombrosa variedad de roles en un solo día: padre, madre, hijo, hija, profesional, amigo, pareja, amante, ciudadano, jefe, estudiante, etc., sin mencionar todos los roles somáticos tales como el dormir, comer, y llorar.

A diferencia de todos los roles que desempeñamos en nuestra propia vida, podemos ser requeridos para representar un rol cualquiera, dentro del grupo- por ejemplo, una madre que se está muriendo-. Si la persona elegida para representar a la madre moribunda, ha sido previamente visto por el grupo como el chivo expiatorio, la estructura del rol puede cambiar drásticamente dentro del grupo de psicodrama, permitiendo una alianza positiva entre el protagonista y la persona representando a la madre moribunda; una alianza que no existía previamente. Este cambio constante de estructura de rol en el grupo, anula la rigidez del rol que puede ocurrir en otros grupos. El repertorio de roles se amplia en cada grupo, cuando un miembro representa un diferente tipo de rol del que previamente debería de haber representado en el grupo. Un miembro del grupo, que tenga una baja autoestima, podría exagerar la representación de un rol muy valeroso, sorprendiéndose tanto a él mismo como al grupo, de la liberación de la creatividad escondida, problemática y de la conducta aprendida. Cuando se deja entrever este coraje, más motiva a la persona a producir esa conducta y alienta a los miembros del grupo a relatar el tópico de una manera diferente.

El protagonista

Solía trabajar en Nueva York, en un teatro público en el 78 y en Broadway llamado Instituto Moreno. Siete noches a la semana la audiencia era pública, había un escenario circular de madera y un director. La persona que se sentaba en el frente, en el medio o en la parte de atrás del teatro, un profesor, ama de casa o carpintero, podría ser el sujeto de la sesión de psicodrama en la que ellos habían elegido participar.

Los seres humanos tienen problemas. Normosis, término acuñado por Moreno, significa que la lucha de estar normal, confunde lo mejor de nosotros mismos. Si bien el psicodrama fue diseñado para ayudar psicóticos, se ha convertido en una terapia de relaciones para todos. El protagonista, en el sentido de la nueva acción, es la voz representativa del grupo a través de la cual, los demás miembros del grupo pueden hacer su propio trabajo. El protagonista se limita a exponer o plantear un aspecto de su vida que quiere trabajar; mi miedo a la muerte, la relación con mi hija, mi problema de autoridad en el trabajo, etc.

El director, junto con el protagonista, se dispone a crear escenas que reflejen ejemplos del problema que ocurren en el presente, buscando unos posibles patrones de conducta. Observando el problema en el presente, observando el problema tal como existió en el pasado y tratando de resolver el problema estableciendo la raíz de la cuestión, es el objetivo para que una futura conducta contenga un enfoque más adecuado. La “espontaneidad” que se busca se define como una nueva respuesta a una situación del pasado o incluso, una respuesta adecuada ante una nueva situación. La idea de “romper con el guión” ha sido crucial para conceptuar al psicodrama como un método de acción. El protagonista tiene la oportunidad de revisar la forma de vida que está usando, la cuál, ha podido ser transmitida por una buena razón, pero que no es adecuada a la hora de dar respuesta a las necesidades actuales. Una persona que “aprendió el guión” de no llorar, puede que no mucho tiempo después, aprenda que eso no le ayude en su situación actual.

O alguien que nunca ha llorado por la pérdida de un padre, ya que ha adoptado el papel de “valiente”, puede sentir alivio, y dejar fluir las lágrimas, con una nueva definición del significado “ser valiente”-alguien que tiene la valentía de dejar fluir lo que siente dentro. Ese coraje, puede no haber sido un estilo de rol ejercido por otro padre, pero dentro de ese nuevo grupo familiar, esa “valentía”, puede encontrar un nuevo clima para alentar la libre expresión, que puede haber permanecido latente durante años.

El ego auxiliar

En el primer grupo al que me incorporé, había una enfermera de psiquiatría, de la cual inmediatamente sentí un rechazo. Mientras ella era la protagonista, se le dijo que eligiera a alguien del grupo que considerara que pudiera ayudarle a comprender sus pensamientos internos y pudiera expresar lo que ella era incapaz de decir. Ella me escogió para ser su doble. Yo estaba asombrada por su elección, pero una vez estuve a su lado y trabajé en equipo, intentando explorar la verdad de su interior, le pude comprender y dejé de sentir rechazo por ella. Ella también me enseñó mucho de mí, al representar cosas de mí que estaban en ella misma, y me enseñó a que muchas de las cosas que vemos en otras personas que nos disgustan, por lo general, tienen un comportamiento que no nos es del todo ajeno, por lo que lo alejamos al no poder tratarlo en nosotros mismos.

Alguien que nunca ha llorado por la pérdida de un padre, ya que ha adoptado el papel de “valiente”, puede sentir alivio, y dejar fluir las lágrimas, con una nueva definición del significado “ser valiente”.

El ego auxiliar es cualquiera del grupo que desempeñe un rol representativo y significativo para el protagonista. Esto puede ser un rol externo del protagonista- como un miembro de la familia o un compañero de trabajo. Puede ser un rol interno, como el ego del miedo, el ego infantil o el ego de la propia voz interior, como en el papel de lo que se llama el doble.

El doble ayuda a expresar lo que no está siendo expresado con o sin palabras. Porque Moreno consideró que la ruta real de la psique no es la palabra, sin embargo la expresión no verbal, la puede expresar el ego auxiliar, por gestos, posturas o distancia, aquellos secretos que no han sido hablados en relación con el protagonista. Yo una vez fui el doble de un hombre que mantenía una conversación normal, durante la cena, con su mujer durante 20 años. El hombre le dijo a su mujer que no podía estar cenando y a la vez tener el estómago apretado. Como yo era su doble, yo también sentía la opresión y di un paso más. Di un golpe en la mesa y dije: “Ya he tenido suficiente de no haber sido comprendido, quiero el divorcio”.Él me miró sorprendido, y le dijo a ella: “Yo también”. Fue el gesto no verbal el que dijo la verdad, no fueron las palabras. Su cuerpo dejo la verdad mientras las palabras estaban ocultas. Entonces, él optó por expresar sus verdaderos sentimientos.

El ego auxiliar que juega el papel de padre fallecido, puede llegar a despedirse del protagonista, el cual está atrapado en una telaraña de emoción no explícita. Este acto, puede representar años de amor que no han sido expresados. Si el protagonista invierte los roles, y es capaz de hablar o mostrar lo que no ha sido capaz de decir durante todos estos años, la inversión de roles puede liberar la espontaneidad que estaba condenada o bloqueada en el propio rol de hijo.

A menudo, la gente es más espontánea en el rol de otra persona que en el suyo propio. La inversión de roles es el motor que impulsa el psicodrama. El rol que juega el otro significante del grupo es modelado por el protagonista y así, el miembro del grupo desempeña este rol. A través de la inversión de roles, el protagonista experimenta un cambio de límites de rol cuando actúa en el papel de otra persona. La persona que representa el ego auxiliar representa el rol que ha sido creado para él, imaginándose cómo actuaría la persona que realmente representa ese rol. El rol es representado por y a través de la percepción del protagonista.

Escenario

El psicodrama se basa en la vida misma. El espacio en el que vive una persona es representado en el escenario. Si la conversación tiene lugar en la cocina, movemos la mesa y las sillas y creamos un espacio imaginario con ventanas, fregadero, puerta, frigorífico, etc.

La reconstrucción de la realidad en un espacio individual ayuda a la persona a que “realmente esté allí” y ayuda al protagonista a producir sentimientos que pueden estar o no en ese espacio. Cuando alguien recuerda una conversación que tuvo lugar en la mesa, en la infancia, es importante tener la gente en esa escena, que es representada por los miembros del grupo. A menudo, podemos aprender más sobre la vida de esa persona observando su espacio vital, es decir, dónde ocurrieron esas escenas, que durante meses de entrevistas. Una vez, me invitaron al espacio creado de un apartamento de un chico joven. Él caminaba levantando sus pies de un modo inusual, levantando las puntas de los pies. Pregunté por qué.

Él respondió: “Yo tiro todos los viejos cartones de leche al suelo, están por todas partes”(1). Estas palabras de incomunicación, de no tener visitas, de falta de cuidado, del olor y de la apariencia, fueron importantes indicios que nos mostraron su enajenación, a través de su espacio vital. Nuestro objetivo, entonces, fue averiguar el por qué no tenía amigos, y por qué se convirtió en un ser aislado. Hasta entonces sus palabras desmentían su realidad, pero mostrando el “escenario” en el que vivía nos enseñó la carga de la realidad.

Las fases de Psicodrama

Cada Psicodrama consta de tres fases:

  • Calentamiento
  • Representación
  • Compartir

Calentamiento

El calentamiento sirve para producir una atmósfera en la que la creatividad sea posible. Esta primera fase sirve para crear una atmósfera de seguridad en la que el protagonista pueda empezar a confiar en el trabajo del director, en el grupo y en el método. Cuando la sala o el espacio ofrecen una atmósfera alrededor suyo, es posible que piense lo que no puede, que exprese lo que creía imposible de expresar.

Existen diferentes maneras de calentar al grupo. Moreno lo hizo alentando a cada uno y logrando que la gente hablara entre sí de una manera distendida. La persona que tenía un tema era aceptada por el grupo como su protagonista. Otra manera es que el director seleccione el protagonista; uno de los que piense que está listo para trabajar. Otra alternativa es a través de ejercicios creativos de grupo, de los que pueda emerger el tema de la sesión.

Esto es llamado calentamiento centrado en el protagonista. En el calentamiento de la elección de la persona, la gente puede convertirse en el objeto de la sesión. Estos modos para elegir el protagonista, provienen del ejercicio de precalentamiento y en sí mismo es una forma de calentamiento que permite que la gente se sienta más libre de confiar en el grupo, sentir la cohesión y la seguridad de exponer y presentar sus problemas en un ambiente de confianza, cuidado y creatividad.

Representación de la escena

En esta parte del drama, el director y el protagonista trabajan en acercar desde la periferia del problema hacia la pare central. El significado literal del Psicodrama es “la acción de la mente”, la cual pone de manifiesto el drama interno, de modo que el drama sale de uno mismo. El director utiliza a los miembros del grupo para desempeñar egos auxiliares, quienes son personas significativas representadas en el drama. Las etapas originales del Psicodrama eran tres niveles en círculos concéntricos. El primer nivel era para la audiencia, el segundo para el soliloquio y representando el espacio fuera del nivel más interno del drama, y el nivel superior era la parte en la que el drama era completamente puesto en escena.

El diseño estaba elaborado para ir desde la periferia al núcleo del problema. En la mayoría de las sesiones psicodramáticas, la representación de la escena tiene lugar en un etapa determinada. Durante el drama, los demás miembros del grupo no pueden estar en tal escenario a menos que estén representando un papel. El escenario se convierte en una especie de ritualizado espacio desde donde se inicia el drama. Es decir, el suceso que es significante para tomar lugar en tal espacio sólo tendrá lugar en ese espacio. El psicodrama que se realiza con el espacio de grupo, sin haber designado un área, a menudo falla la extensión y no se desarrolla de una manera adecuada por no tener unos límites espaciales o metodológicos.

Compartir

Como se ha descrito en la sección del director, el intercambio es momento para la catarsis y la integración del grupo. Se entiende como un “love-back” en vez de un “feed-back”, haciendo más hincapié en el fomento de las identificaciones más que en el análisis del caso. Los puntos más comprometidos por cada miembro del grupo, se identifican, y cada uno de los miembros, descubre la forma en la que él o ella es, según quiere el protagonista.

A menudo, en el teatro griego, una persona del público es purgada por ver la actuación de la vida de otra persona. El intercambio está destinado a la captura de este proceso de aprendizaje y permitir que los miembros del grupo analicen sus propias emociones internas o conocimientos adquiridos. También tiene como objetivo el normalizar las experiencias del protagonista escuchando como las demás personas actúan en diferentes niveles, dentro del mismo proceso. En ocasiones la efectividad de la sesión se mide a través de la profundización que se obtiene del intercambio en la sesión. Otra función es cómo s comparte la vuelta a la normalidad, es decir, el modo en el que cada persona vuelve a la realidad después de cada actuación grupal.

El psicodrama pone de manifiesto el drama interno, a fin de que el propio drama salga de uno mismo

Para los directores de formación, una parte de la sesión es llamada procesamiento. Esto ocurre cuando la justificación racional, los supuestos teóricos y el contrato se discuten como parte de la dirección. Los aspectos técnicos, son revisados por el director, entrenador y los miembros del grupo. La manera en que el director pasa de escena a escena, la manera en que los aspectos son agrandados, lo que se trabajado y por qué, y qué se podría haber hecho diferente, son por lo general partes que se discuten. Los comentarios, feedback del entrenador, director y las evaluaciones de cada uno mismo, son de un valor incalculable.

Poder y precaución

Hay muchas advertencias en relación con el uso del psicodrama, así como de las técnicas individuales. En primer lugar y por delante, es importante tener un propósito claro para el uso de una determinada técnica, puesto que el uso de una técnica sin un fin concreto, puede ser peligroso para el protagonista.
Algunas técnicas pueden ser demasiado fuertes para un individuo en particular, en otros casos demasiado esotéricos y en otros, demasiado aterradora.

Es importante ser consciente de la facilidad con la que una persona puede abrirse usando esta técnica, así como de su dificultad y necesidad de una acción cerrada que el psicodramatista debe procurar con exquisito cuidado para no dar lugar a un final fantástico de felicidad en una sesión en que la base de la realidad no está presente.

Existen escenas que requieren de una extrema sensibilidad a la hora de ser representadas. Por ejemplo, cuando nos encontramos ante cuestiones como el aborto, la violación, el incesto o abusos sexuales. En orden a llevar a cabo lo que es necesario para el protagonista, debemos actuar con cautela y discreción.( Goldman y Morrison, 1984).

Acreditación

El psicodrama es una formación de postgrado para profesionales de la salud mental. Por lo general, se requiere de un mínimo de 2 a 3 años después de una inicial formación profesional. Las personas capacitadas en psicodrama, tienen su propio tratamiento y supervisión, así como un entrenador principal que sigue sus avances clínicos y teóricos. Dado que el psicodrama es una poderosa herramienta terapéutica, sólo los que han sido entrenados en su uso deben usarla.

Eficacia

Se ha publicado mucha literatura sobre los factores terapéuticos de la psicoterapia de grupo (Bloch y Crouch, 1985). En 1955, Corsini y Rosenburg examinaron más de 300 artículos sobre la psicoterapia de grupo e hicieron tres grandes categorías que debatían los resultados emocionales, cognitivos y actitudinales.

Yalom (1975) encontró que el aprendizaje interpersonal, junto con la catarsis, la cohesión y el conocimiento fueron los factores más valorados por los sujetos.

Peter Felix Kellermann (1992) encontró dos estudios en los que el insight, la catarsis y las relaciones interpersonales eran los factores terapéuticos principales para el grupo psicodramático psicoterapéutico.

Grete Lentz, psicodramatista alemana, sugiere que el hecho de hacer que un conflicto sea tangible, concreto y visible es indispensable, y en consecuencia, la persona puede cambiar (Lentz 1985). El proceso de ser consciente de algo que antes era inconsciente, ayuda a la persona a hacerse con el control de su propio comportamiento.

Kellermann (1992) ofrece el siguiente modelo que ilustra los aspectos del psicodrama como facilitador del progreso terapéutico.

El resultado del psicodrama

Algunos profesionales que nunca han experimentado el psicodrama por falta de tiempo, tienen miedo sobre este método terapéutico. Muchos, tal vez, tiendan a sobredramatizar el proceso y destacar sus presuntos peligros. Otros, exageran sus virtudes de un modo tan superficial que violan los preceptos más elementales de la psicología social. Ambos grupos, no se dan cuenta de los recientes estudios de investigación que científicamente se están llevando a cabo para ver científicamente el psicodrama con su potencial terapéutico.

Tales estudios controlados han demostrado que empleado por profesionales capacitados, con el conocimiento de sus límites, el psicodrama puede hacer una contribución, ya sea solo o como complemento de muchas ramas de la psicoterapia, ya sean estas conductistas, psicoanalíticas o humanistas existenciales. (Kellermann 1992).

¿Quién puede usarlo?

El psicodrama puede ser útil para una amplia variedad de personas de muchas categorías, con problemas individuales o sociales del espectro de desórdenes del comportamiento.

“El psicodrama puede ayudar a un cliente normal a resolver sus conflictos actuales, a un cliente neurótico a descubrir sus conflictos infantiles, a los psicóticos a recuperar la realidad por medio de acciones concretas, y a la persona narcisista o bordeline en el proceso de separación e individualización” (Leutz, 1985). Leutz, Karp y otros, han utilizado con éxito el psicodrama con algunas personas que tienen trastornos psicosomáticos.

El psicodrama sólo puede ser útil para aquellas personas que sean capaces y estén motivadas. La capacidad para participar en el proceso imaginativo de este juego de rol sin perder el contacto con la realidad exterior parece ser un requisito mínimo para poder participar. Además los participantes deben ser capaces de:

  • Experimentar la aparición de sentimientos sin perder el control de los impulsos.
  • Tener la capacidad de establecer relaciones.
  • Tener un mínimo de tolerancia a la ansiedad y frustración (ego fuerte).
  • Alguna razón psicológica.
  • Capacidad de una regresión adpatativa.
    (Kellermann; 1992).

He utilizado el psicodrama de manera efectiva en terapias individuales y en terapias de pareja. Por lo general, en una sola sesión se han limitado los objetivos y se ha centrado en el tema en concreto. Por tanto, el psicodrama, puede ser caracterizado como un método de psicoterapia breve, compartiendo muchas de las características de las terapias de orientación en crisis y terapias focalizadas.

Referencias

Bloch, S. and Crouch E. (1985) Therapeutic Factors; in Group Psychotherapy, Oxford: OUP.
Corsini, R. and Rosenburg, B. (1955) ‘Mechanisms of Group Psychotherapy Processes and Dynamics’, Journal of Abnormal and Social Psychology.
Goldman, E. and Morrison, D. (1984) Psychodrama: Experience and Process, Kendall Hunt.
Karp, M., Holmes, P. and Watson, M. (1994) Psychodrama Since Moreno, Routledge.
Karp, M. and Holmes, P. (1992) Psychodrama: Inspiration and Technique, Routledge.
Kellermann P. F. (1992) Focus on Psychodrama, London: Jessica Kingsley.
Leutz, G. (1985) ‘What is Effective in Psychodrama?’Mettre sa vie en Scene, Paris.
Leveton, E. (1979) Psychodrama for the Timid Clinicians New York: Springer.
Moreno, J.L. (1953) Who shall survive? New York: Beacon House.

Nota: Esta traducción ha sido realizada el 14-III-2008, por el Instituto de Relaciones Humanas Vitoria Gasteiz, sede de la Escuela de Sociodrama, Psicodrama y Dinámica de grupo,Zerka T. Moreno, reconocida por la FEPTO.