Origen del Derecho

En este breve contenido les queremos dar unas pinceladas de cómo fue evolucionando el derecho en nuestra historia a través del descubrimiento de América el cual no fue muy factible para los aborígenes los cuales fueron una raza exterminada en su totalidad por los españoles a tal magnitud de que hoy en día no tenemos un conocimiento tan amplio de su cultura, ni sus creencias y de mucho menos si estos se organizaron específicamente como una sociedad. A raíz de que los cronistas de esa época solo se enfocaron en hacer riquezas sin importar cual fuera el precio justificados y patrocinados por los reyes de España y por el pápa.

ANTECEDENTES

Cuando Colon descubrió América, lo que hoy llamamos España estaba dividida en varios reinos, en los que ocurrían grandes transformaciones en todos los órdenes, incluso en su derecho. La península ibérica primitiva había estado poblada por los celtas y los iberos, siendo luego conquistada por los romanos, quienes impusieron sus intenciones jurídicas, su lengua y su organización política. En el siglo VIII la península fue invadida por los moros, que lograron establecerse en el sur, donde crearon califatos e impusieron su derecho. Cuando el Rey de Aragón, Fernando se caso con Isabel, Reina de castilla, no produjo la unión de esos reinos, si no que cada uno conservo sus instituciones. La unificación solo se produjo en 1516 cuando el nieto de ambos monarcas, Carlos, asumió ambas coronas.

Al momento del descubrimiento, Castilla, primer Estado-Nación de la Europa moderna, contaba con una administración política, fiscal, judicial y religiosa lo suficientemente unificada para permitir a su monarca implantar en los nuevos territorios que se fueron agregando a la corona de Castilla, las ventajas de dicha unidad. La historia del primer derecho de la Isla Española es la historia de una constante pugna entre la buena intención y el marcado paternalismo de los reyes de España para con sus nuevas tierras y súbditos, frente a la ambición, autonomía y las ideas feudales que quisieron implantar por no decir revivir los colonizadores. De manera principal podemos decir que el código de las siete partidas, imponente obra de Alfonso X. el Sabio promulgado alrededor de 1260, estableció la preeminencia en Castilla del derecho romano -general y por ende nacional- sobre los usos, costumbres y fueros de la edad media.

EL DERECHO CASTELLANO A FINES DEL SIGLO XV

Castilla se engrandeció y unifico en un proceso de más de dos siglos con el fortalecimiento del poder las expensas de los antiguos privilegios o fueros de la nobleza y ciudades de la época. en una larga lucha entre reyes y burgueses por un lado, y la nobleza feudal y la militar, por el otro, lograron por fin los monarcas de Castilla unificar el derecho de ese reino, a través de las codificaciones, tales como El Ordenamiento de Alcalá (1263), el Código de las siete partidas (1260) y las Ordenanzas Reales de Castilla (1480). Debido a su lucha exitosa contra los moros durante varios siglos, Castilla se consideraba las elegida de dios para barrer de la península los últimos vestigios de la ocupación árabe.

Castilla logro al mismo tiempo el predominio sobre los demás reinos de la península y la hegemonía religiosa, aunque exigió del Papa, como contrapartida, del derecho de sus reyes a tener mayor injerencia en los asuntos religiosos del país, materializada en la autonomía en la designación de los obispos y superiores religiosos, así como en la recolección para sí de los diezmos y otros privilegios feudales pertenecientes a la iglesia Católica (El Real Patronato).

En otro sentido pero con la misma finalidad centralizadora, los monarcas de Castilla impusieron restricciones a los continuos conflictos y guerras entre los nobles, que había sido el estilo de vida característico de todo el Medioevo europeo. La unidad nacional no podía lograrse si los reyes no ejercían hegemonía plena sobre todas las regiones y personas del reino.

Derecho Privado en Castilla a Fines del Siglo XV

Los principios básicos del derecho Romano-Justiniano habían ya arraigado en Castilla, luego de la extinción paulatina del antiguo derecho germánico visigótico que rigió durante gran parte de la edad media en la península. Estos principios, aún vigentes hoy día en la mayoría de las legislaciones de occidente donde no han sido suplantado los principios más modernos, se basan primordialmente en los de igualdad entre los ciudadanos (que no lo eran todos los hombre), libertad de contratación de disposición, amplio dominio del derecho de propiedad individual y reducida injerencia del estado en los asuntos de índole privada entre los ciudadanos.

La propiedad

La ocupación, la prescripción, la venta, la permuta y las sucesiones fueron los medios clásicos para adquirir propiedad de bienes muebles e inmuebles. Ya en las siete partidas fue permitido a todos los hombres libres. Otros modos especiales de adquisición de derecho de propiedad inmobiliaria en Castilla medieval fueron mercedes y los repartimientos. Las mercedes fueron donaciones del Monarca d terrenos de su propio patrimonio y de la Corona, casi siempre a miembros de la alta nobleza del clero en pago de algún servicio.

Los terrenos capturados de los moros fueron repartidos por los reyes entre los nobles que les acompañaban en las campañas y guerras, como premio y pago por sus servicios. Las nuevas municipalidades de las ciudades capturadas recibieron asimismo terrenos circunvecinos y, finalmente, la propia Corona se reservó para sí buenas proporciones de las tierras así obtenidas. Estos repartimientos dieron particular características al Medioevo hispano y establecieron por muchos siglos el latifundio en Castilla La Nueva, Valencia y Andalucía.

El arrendamiento fue también un sistema muy utilizado, especialmente para inmuebles. En los grandes latifundios de la península existió en la baja Edad Media la aparcería ganadera. Razones climáticas y de muchas otras índoles obligaron a los pastores a llevar sus ganados pastando atreves de terrenos todo el año, de norte a sur y viceversa.

Las persona

Al cierre del siglo XV, los países de la península Ibérica, como muchos otros de parecida evolución, tenían un concepto sobre la capacidad jurídica de las personas que era mezcla de derecho romano, derecho canónico y remanentes del derecho visigótico.

Por ejemplo las siete partidas definen a la persona humana como aquella que había nacido viable que hubiese sido bautizada o sea, que él no católico era un ser con plenitud de derechos. Así mismo las mujeres sufrían una serie de discriminaciones, pues les estaba vedado ocupar ciertos cargos, otorgar testamentos, recibir sucesión, manejar su propio patrimonio y otros impedimentos que la hacían vivir en continua tutela. Los hombres libres gozaban de plenitud de derechos, por lo menos, teóricamente ya que en realidad existían enormes diferencias de clases que evidenciaban gran injusticia y divisiones sociales.

En cuanto a los siervos (o menestrales como denominaron en Castilla), carecían de la mayoría de los derechos de que disfrutaban los hombres libres. Con el advenimiento de la Edad Moderna su suerte mejoro un poco y pasaron a América, como clase social inferior, donde s mezclaron con los indios y negros, para formar la gran masa de proletariado criollo, aun hoy irredento en la mayoría de los actuales países del nuevo continente, en donde las leyes fueron y siguen siendo instrumento casi exclusivamente al servicio de una alta clase dominante.

La familia

Bajo fuerte influencia del derecho canónico, el código de las siete partidas daba al matrimonio un carácter eminentemente religioso. Así, los impedimentos de casarse, las diferencias de religión o por la afinidad, se basaban en las reglas de la Iglesia Católica.

En cuanto a la filiación, los hijos eran o legítimos o ilegítimos estos últimos se dividían a su vez, en hijos naturales y espurios. Existía la legitimación y la adopción.

Entre la nobleza existía además la sucesión por primogenitura en lo que se refiere a títulos y honores, así como el mayorazgo mediante el cual los hijos mayores heredaban el grueso del patrimonio del padre, siendo esos bienes inalienables, quedando además exentos de muchos impuestos y censos, pasando intactos de generación en generación al hijo mayor.

Las sucesiones

En castilla durante el siglo XV solo heredaban los hombres libres. Había sucesión testamentaria y ab-intestato como en nuestro actual derecho. Para los hijos legítimos existía una proporción reservada: la legítima, pero estaba reglamentada la desheredación.

Recordemos sin embargo, que la mayoría de los derechos familiares y patrimoniales que hemos mencionado aquí, solo correspondían a los hombres libres, cristianos y de raza pura. Los extranjeros, las mujeres, los infieles, los siervos y los esclavos quedaban prácticamente excluidos de lo que ahora consideramos derechos humanos.

Las obligaciones

En las siete partidas se codifico todo el derecho castellano de las obligaciones, de pura esencia romana Justiniana.

Las figuras jurídicas clásicas sobre los contratos, las causas y efectos de las obligaciones, las garantías, los delitos y los cuasi-delitos civiles que hoy conocemos en el Código Civil Dominicano, son casi idénticos en esencia a los que aparecen en las leyes de Castilla medieval y moderan asimismo, el incipiente desarrollo comercial del siglo XV dio auge a las comanditas, al seguro marítimo y a las lonjas de producción y de dinero (generalmente en manos de genoveses de otros extranjeros ) que florecieron en las grandes urbes castellanas (Sevilla especialmente) y de las otras regiones de la península Ibérica.

El Derecho procesal

No existía la separación de poderes en Castilla, y los monarcas y sus delegados ejercían tanto funciones ejecutivas como legislativas y judiciales. Para la administración de la justicia existían las audiencias cuyos jueces eran designados por el monarca. De los fallos de estas audiencias se apelaba a las Reales Chancillerías. Como órgano supremo jurisdiccional estaba el Supremo Consejo de Castilla.

Existieron, por supuesto, jurisdicciones, procedimientos y fueron especiales para la nobleza, el clero y los asuntos comerciales (consulados del mar), pero fueron perdiendo la fuerza con el tiempo y ya en la época de los reyes católicos existía una sola Jurisdicción Civil y Criminal para todo el reino.

El derecho penal

Este derecho evoluciono del de la venganza y la composición al penal de carácter público, quedado así mismo eliminado el juicio de Dios por Ordalías y otras rémoras del derecho germánico y visigótico.

Los delitos y las penas fueron reglamentados en las siete partidas minuciosamente y este Código fue el que se aplicó en las nuevas colonias de América, cuando no se establecieron leyes especiales. El derecho penal de la época de la colonización (Siglos XVI y XVII) es un derecho evolucionado, libre casi por completo de las ataduras del sistema judicial medieval, con carácter más de orden público que vengativo y donde el Estado asumía la obligación de castigar los delitos tanto los de interés público como los de orden privado.

EL DERECHO EN LA SOCIEDAD TAINA EN LA ESPAÑOLA

Poco podemos sacar de la sociedad taina con respecto al derecho debido a que los cronistas no abundar sobre cómo estaban dividida estos debido a que a estos no estaban interesados en la conservación de su historia sino más bien en sus riquezas. Pero no obstante eso podríamos decir que cuando llegaron los españoles los tainos de nuestra isla pasaban por un periodo de transición, de una sociedad de cazadores y recolectores a una de agricultores sedentarios. La división del trabajo apenas surgía en esta etapa de nuestra raza aborigen. Si había división de clases esta era simple, había una de jefe y otra de trabajadores. Pero podemos ver que estos tenían quizás una nobleza de raza encabezada por los caciques(los cuales eren los jefes de las tribus en todo el aspecto ya sea religioso, económicas y militares) y sus familias y otro por los nitaínos (los cuales eran los sub-jefes que gobernaban regiones dentro de los cacicazgos, o formaban el tren administrativo del cacique, al que asistían en las labores gubernativas.

También podemos incluir a los behiques los cuales servían de curanderos y así su vez servían de grupo consultivo del cacique en la toma de decisiones importantes. Dijimos que la tierra era común y su uso administrativo por el cacique o su delegado. Es posible que los únicos bienes fueran los objetos de mensaje y de uso personal, pero no serían propios del individuo, sino de la familia que habitaba bajo un mismo techo.

No parece haber estado organizado el comercio lo que indica que cada aldea era prácticamente autosuficiente y producía lo básico para el sustento y gozaría en consecuencia de bastante autonomía.

EL DERECHO

El primer documento jurídico concerniente a las indias es un contrato de puro corte medieval que fueron las capitulaciones acordadas entre los reyes católicos y colon las cuales fueron llamadas capitulaciones de santa fe firmadas en fecha de 17y 30 de abril del 1492.

En estas capitulaciones se acordaron los beneficios que obtendrían los reyes y colon de las nuevas tierras conquistadas.

En la primera capitulación se les dio el mandato a colon para que fuera a descubrir y ganar para los reyes ciertas islas y tierra firme en la Mar Oceanía luego que colon hace merced a todo esto lo nombran almirante, virrey y gobernador de todas las tierras conquistadas y títulos que disfrutaría colon a perpetuidad y que luego disfrutarían sus herederos.

En las segundas capitulaciones se extendió en otorgar a colon y a sus lugartenientes, el derecho de presentar ternas a los monarcas para todos los cargos u oficios que se fueran a crear para administrar las tierras por descubrir.
Analizando las capitulaciones lo primero que nos llama la atención fue que ellos estaban otorgando derechos exclusivos sobre tierras e islas aun no descubiertas, y sin saber si tenían dueños o pobladores.

Y en ninguna parte de estas mencionaba ningún argumento legales para justificar su derecho a ocupar tierras allende a los mares, ya que de haber estada despobladas se les otorgaría el derecho de primera ocupación.

El papa Alejandro VI mediante una famosa bula inter-cetera hizo formal y definitiva la donación a los reyes Fernando e Isabel de los mares, islas y tierras al oeste de las islas azores, siempre que en esas islas no hubiera dominio de otra potencia cristiana.

En resumen, por disposición del vicario de Cristo ósea el papa y por acuerdo entre estados vecinos castilla sed vio con carta de autoridad para apropiarse de los vastos territorios indianos. Fue solo años después, que las otras potencias y en la misma España teólogos y filósofos osaron disputar el derecho moral de ocupación de esas tierras por castilla y el sojuzgamiento de sus habitantes bajo excusa de cristianismo.

CONCLUSIÓN

Al realizar este trabajo nos hemos dado cuenta de que los españoles fueron unos abusadores de su poder por que estos vinieron aquí hacer derecho sin tenerlos y más aun a abusar de una población que no tenía conocimiento pleno de lo que eran los derechos.

Apadrinados por la iglesia la cual les otorgo donaciones inmerecidas a la corona los cuales tenían una sed de riquezas para financiar sus guerras internas. Y a raíz de todo esto vimos cómo se extermino a una población que no tenía nada que ver con eso y todo porque no tenían un amplio conocimiento de sus derechos.