Tratado de Libre Comercio de América del Norte

El Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), North American Free Trade Agreement (NAFTA), o Accord de libre-échange nord-américain (ALÉNA) es un acuerdo regional entre el Gobierno del Canadá, el Gobierno de los Estados Unidos Mexicanos y el Gobierno de los Estados Unidos de América para crear una zona de libre comercio. Este Acuerdo comercial fue negociado durante la administración del presidente mexicano Carlos Salinas de Gortari, del presidente estadounidense George H.W. Bush, y del primer ministro canadiense Brian Mulroney. El Acuerdo Comercial se firmó por México el 17 de diciembre de 1992 y entró en vigente a partir del 1 de enero de 1994, cuando se cumplió con el procedimiento de ratificación por parte del poder legislativo de cada países que lo suscribió.

Los objetivos del Tratado son: (a) eliminar obstáculos al comercio y facilitar la circulación transfronteriza de bienes y de servicios entre los territorios de las Partes; (b) promover condiciones de competencia leal en la zona de libre comercio; (c) aumentar sustancialmente las oportunidades de inversión en los territorios de las Partes; (d) proteger y hacer valer, de manera adecuada y efectiva, los derechos de propiedad intelectual en territorio de cada una de las Partes; (e) crear procedimientos eficaces para la aplicación y cumplimiento de este Tratado, para su administración conjunta y para la solución de controversias; y (f) establecer lineamientos para la ulterior cooperación trilateral, regional y multilateral encaminada a ampliar y mejorar los beneficios de este Tratado.
El Tratado estableció una serie de instituciones de tipo trinacional para administrar y vigilar la correcta implementación de las disposiciones del Tratado como son : La Comisión de Libre Comercio; Un Grupo de coordinadores del TLCAN; Grupos de trabajo y comités del TLCAN; Un Secretariado del TLCAN; Una Comisión para la Cooperación Laboral; y, una Comisión para la Cooperación Ambiental.

Provisiones

El objetivo del TLCAN era eliminar las barreras al comercio y la inversión entre los EE.UU., Canadá y México, la implementación del TLC a partir del 1 de enero de 1994 estableció cinco etapas de desgravación arancelaria.

Primera) Los aranceles aduaneros sobre los bienes comprendidos en las fracciones de la categoría de desgravación A en la lista de desgravación de una Parte se eliminarán por completo y dichos bienes quedarán libres de arancel aduanero a partir del 1 de enero de 1994;

Segunda) los aranceles aduaneros sobre los bienes comprendidos en las fracciones de la categoría de desgravación B en la lista de desgravación de una Parte se eliminarán en 5 etapas anuales iguales a partir del 1 de enero de 1994, y dichos bienes quedarán libres de arancel aduanero a partir del 1 de enero de 1998;

Tercera) los aranceles aduaneros sobre los bienes comprendidos en las fracciones de la categoría de desgravación C en la lista de desgravación de una Parte se eliminarán en 10 etapas anuales iguales a partir del 1 de enero de 1994, y dichos bienes quedarán libres de arancel aduanero a partir del 1 de enero de 2003;

Cuarta) los aranceles aduaneros sobre los bienes comprendidos en las fracciones de la categoría de desgravación C+ en la lista de desgravación de una Parte se eliminarán en 15 etapas anuales iguales a partir del 1 de enero de 1994, y dichos bienes quedarán libres de arancel a partir del 1 de enero de 2008; y,

Quinta) los aranceles aduaneros sobre los bienes comprendidos en las fracciones de la categoría de desgravación D en la lista de desgravación de una Parte continuarán recibiendo trato libre de impuestos

Análisis

El TLCAN ha estado ha debate desde su puesta su implementación en 1994, por una parte hay una serie de organizaciones sociales que han mostrado su desacuerdo basándose en que este ha desmantelado la industria nacional y ha traído muchos problemas, pero a la vez, hay una serie de organismos empresariales que han defendido el Tratado. Esto da una muestra que siempre habrá controversia alrededor de este, pero queda claro que con el TLCAN se abrió una etapa en la liberalización comercial regional y global la cual incluyó una liberalización comercial de todos los sectores, incluyendo el sector agropecuario que siempre había sido excluido de todo acuerdo comercial. Los países dejaron fuera una serie de Sectores que por su importancia consideraron que no debían ser parte del proceso de liberalización, por lo que, México dejo fuera la industria petrolera y eléctrica. Adicionalmente, el libre transito de personas fue excluida del mismo

La producción de Canadá

Canadá es el segundo país más grande del mundo y tiene los ingredientes esenciales para ser líder del comercio agrícola mundial de alimentos: un medio ambiente limpio, clima variado, abundantes recursos naturales, una economía dinámica y normas estrictas de inspección y reglamentación sanitaria.

El sector agro-alimentario es una sólida, vigorosa e innovadora industria que contribuye significativamente en la economía y calidad de vida de Canadá. Es el tercer sector empleador y figura entre las cinco primeras industrias del país con una participación de cerca del 8% del PIB.

Canadá produce una gran variedad y cantidad de granos y semillas cerealeras, oleaginosas y leguminosas, que se usan en la elaboración de diferentes productos alimenticios. Ademas, gracias a tecnologías innovadoras, se han creado productos y mercados para muchos subproductos.

La Industria:

La industria canadiense de alimentos y bebidas es reconocida como una de las mejores del mundo, tanto en terminos de asegurar la calidad y salubridad de los alimentos, como por las condiciones favorables que ofrece al comercio. Los consumidores tienen la garantía de que los alimentos son sanitariamente seguros y se producen sin dañar el medio ambiente.

Este sector no muestra signos de aminorar su avance. Canadá es considerado actualmente como la puerta de entrada de los inversionistas al amplio mercado del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN). Posee una mano de obra calificada, los más bajos costos de explotación de América del Norte y una red de centros de investigación y desarrollo con reconocimiento mundial. El Gobierno de Canadá contribuye a mejorar el acceso a mercados diversos como Estados Unidos, México, Europa, el Caribe, Corea y Sudáfrica. Sin embargo, todas esas ventajas no podrían aprovecharse sin la infraestructura de transportes de Canadá – una de las más eficientes del mundo, que cuenta con puertos en los oceanos Atlántico y Pacífico y nueve grandes aeropuertos internacionales y más de 150 puestos fronterizos.

Canadá está en posición de aprovechar una mayor liberalización del comercio y, por consiguiente, participa activamente en negociaciones multilaterales sobre comercio e inversiones, entre ellas la de la Organización Mundial del Comercio, el Área de de Libre Comercio delas Américas, la Cooperación Económica Asia-Pacífico y la Asociación Europea del Libre Comercio.

El Comercio:

El sector agrícola y agroalimentario canadiense es considerado una de las industrias más dinámicas e innovadoras del mundo, gracias a sus excelentes métodos de gestión, sus investigaciones de vanguardia y sus sistemas de reglamentación bien establecidos y previsibles. Canadá se está convirtiendo cada vez más en el preferido de socios e inversionistas extranjeros.

La liberalización del comercio ha creado una capacidad sin precedente de expansión e innovación en Canadá. Además del acceso a investigaciones agroalimentarias de vanguardia rentables, los inversionistas internacionales pueden aprovechar uno de los tratamientos fiscales más ventajosos del mundo y la disponibilidad de productos alimentarios y métodos de envasado de primera.

El objetivo de Canadá es ser líder mundial en seguridad alimentaria, innovación y producción respetuosa del medio ambiente, y el que mejor atienda las necesidades de los consumidores.

La producción de EE.UU.

La gran diversidad de climas y suelos permite una agricultura con toda gama de productos propios de regiones templadas y subtropicales, dotadas de las más modernas técnicas agropecuarias, lo que convierte a EUA en uno de los mayores productores mundiales de una gran variedad de productos agropecuarios. La mayor parte de la superficie agrícola se destina al cultivo de los cereales (77,83 millones de ha), entre los cuales se destacan el trigo (23,35 millones de ha, 12.5% de la producción mundial) y el maíz (27,86 millones de ha y 40% de la producción mundial). En ambos casos, EUA es el primer productor y exportador mundial.

Entre los cultivos industriales resalta el algodón (16% de la producción mundial de semilla y 18,5% de fibras, con 5,19 millones de ha y cuya producción está encabezada por los estados de Texas, California, Mississippi y Arizona); la soja (23,45 millones de ha y primer productor mundial), maní, tabaco, caña de azúcar y remolacha azucarera. En la producción de frutas y hortalizas, EUA ocupa los primeros lugares en casi todos los productos, entre los que destacan manzanas, melocotones, cítricos (naranjas, pomelos y [limones],[uvas],[tomates],[papas]y [cebollas].[California]y [Florida]son los primeros estados hortofrutícolas.

Igualmente, la ganadería de EUA es la primera del mundo si no por el número de cabezas, si por el elevado rendimiento obtenido en productos alimentarios y por la equilibrada integración existente entre la agricultura y la ganadería. Las principales cabañas son la vacuna, porcina y bovina. EUA es el primer productor mundial de carne, leche, mantequillas y huevos. La superficie forestal ocupa un tercio del territorio y se localiza en mayor extensión en los Apalaches, las Montañas Rocosas y la Sierra Nevada. Las especies arbóreas más abundantes son los pinos y los abetos.

La pesca tiene una importancia relativa para la economía estadounidense (6% de las capturas mundiales) y las especies más destacadas en este rubro son salmón, atún, fletan, arenque y bonito. EUA ocupa el primer lugar en la producción de cobre, carbón, uranio, molibdeno, fosfatos, magnesio, plata, oro, platino, aluminio y lugares destacados en la producción de otros (hierro, plomo, zinc, mercurio, wolframio, amianto, cadmio, entre otros). A pesar de extraer el 25% de los minerales en el mundo, es importador neto de muchos otros tales como bauxita, estaño, manganeso, cobalto, cromo, níquel, titanio y vanadio.

Una potente industria

La industria aporta el 22.5% del PIB. Se distinguen tres grandes regiones industriales con características diferenciadas.

En el Noreste se encuentra la más potente y dinámica del mundo, que se extiende desde el Lago Erie hasta el océano Atlántico y donde se encuentra la mayor parte de la industria pesada del país. La región de Pittsburg es el núcleo principal de la siderurgia, con una producción y consumo de aluminio que tiene a sustituir al acero. En la región de sureste se encuentra la segunda gran región industrial, donde existe una considerable dispersión de los centros de fabricación.

Las explotaciones mineras (hulla en los Apalaches meridionales y hierro en Alabama) y la industria ligera se han visto acompañadas en los últimos años por importantes instalaciones petroquímicas y metalúrgicas (Texas), así como por el desarrollo de numerosas empresas de material electrónico, impulsadas a raíz de las estaciones aeroespaciales como las de Houston y cabo Cañaveral en Florida.

La región industrial del oeste ha experimentado un impulso económico en los últimos 50 años hasta convertirse en uno de los polos de desarrollo de la economía nacional y mundial. Especial importancia tiene la aeronáutica (fabricas Boeing) y la fabricación de misiles, así como numerosas empresas de material electrónico e informático (Facebook, Google, Android, Microsoft, HP entre otras). La importancia de la industria estadounidense puede apreciarse por el lugar que ocupan sus empresas, entre las más importantes del mundo. De las 12 primeras, 5 son estadounidenses. El grupo más destacado es el de la industria informática y del refinado del petróleo (Exxon Mobil, Texaco, Chevron), seguido de las empresas automovilísticas (General Motors, Ford Motor Company).

Riqueza del subsuelo

Su mayor riqueza se centra en el subsuelo: EUA posee un tercio de las reservas mundiales de carbón (más de 240 mil millones de tm), produciendo el 22% del carbón consumido a nivel mundial. Las principales cuencas están en los Grandes Lagos, vertiente occidental de los Apalaches (desde Pensilvania hasta Alabama), sector oriental de las Rocosas y en las llanuras centrales. El petróleo es abundante: los estados petroleros por excelencia son Texas (30% de la producción nacional), Luisiana (15%), Alaska (20%) y California (13%).

La capacidad de refinamiento es de 15 mil millones de barriles diarios y sus reservas están calculadas en 22,3 mil millones de barriles (130 más grandes del mundo). Junto a las zonas petroleras hay ricos yacimientos de gas natural, principalmente en Texas y Luisiana. El uranio, del cual es el quinto productor mundial, sirve para abastecer a las 105 centrales nucleares del país, que, junto a las centrales térmicas e instalaciones hidroeléctricas, producen más de 3860 millones de kWh (27% de la energía total producida en todo el planeta.