Derecho Anglosajón o Sistema Anglosajón y el Derecho Continental o Sistema Francés

Derecho Anglosajón o Sistema Anglosajón

El Derecho anglosajón o Common law, derivado del sistema aplicado en la Inglaterra medieval, es aquel utilizado en gran parte de los territorios que tienen influencia británica.

Es el derecho creado por decisiones de los tribunales; en Inglaterra surgieron dos cuerpos de normas diferentes: el common law, y más tarde, el “equity”; y ambos fueron adoptados como base del derecho de los estados estadounidenses y se caracterizan por el hecho de que se basan más en la jurisprudencia que en las leyes.

La influencia del common law es considerable en todos los países asociados al “common wealth” (asociación que surge después de la colonización bajo la influencia de Inglaterra). Esto importa porque marca la manera de pensar de los juristas por la organizacion administrativa y judicial en medio del cual se desenvuelven y sobre todo por los procedimientos que emplea. El estudio del sistema del Common Law empieza necesariamente por un conocimiento de la formación del derecho inglés el cual lo marco de manera exclusiva hasta el siglo XVIII.

El derecho inglés propiamente hablando difiere del derecho francés por qué no conoció ni la renovación dada por el derecho romano ni el fenómeno de la codificación. Podríamos decir que se desarrolló de una manera autónoma del continente por sus contactos limitados con el continente, por ello ellos se basaron en su legislación en sus propias costumbres, las cuales eran puras por su poco contacto, lo que necesariamente significa avance. La continuidad histórica de su sistema jurídico no fue quebrantada por la codificación y ninguna revolución rompió el esquema de su evolución.Los ingleses estiman que de ahí es que viene la gran sabiduría de este derecho, las cualidades de sus juristas y la condición de sus usuarios, esto a diferencia de los franceses que se orgullecen de destacar el carácter lógico y racional de su derecho.

Principios básicos

El sistema de Derecho anglosajón se basa, sobre todo, en el análisis de las sentencias judiciales dictadas por el mismo tribunal o alguno de sus tribunales superiores (aquellos a los que se pueden apelar las decisiones tomadas por dicho tribunal) y en las interpretaciones que en estas sentencias se dan de las leyes. Por esto las leyes pueden ser ambiguas en muchos aspectos, ya que se espera que los tribunales las clarifiquen (o estos ya lo han hecho sobre leyes anteriores, pero similares). Este es el motivo por el cual en Estados Unidos aún se enseñan normas de la época colonial inglesa.

Por otro lado, existen interpretaciones judiciales que crean figuras jurídicas nuevas, lo que en un principio era la norma, pero hoy es la excepción. Sin embargo se mantiene la nomenclatura que reconoce como delito estatutario, por ejemplo, al delito creado por la ley. En la actualidad, es mucho más común que las leyes creen figuras completamente nuevas o que estandaricen y fijen las reglas anteriormente establecidas por las sentencias judiciales.

Un detalle muy importante es que, en casos posteriores, la ratio decidendi que significa literalmente en español “razón para decidir” o “razón suficiente” de las sentencias previamente dictadas obligan a un tribunal (y todos los tribunales inferiores a éste) a fallar de la misma manera o de forma similar. Por esto el estudio del sistema se basa en el análisis detallado de las sentencias de las cuales se induce la norma, estudio que termina en la elaboración de un “caso típico”, el cual se compara con la situación en estudio para ver si es similar o no. En muchas ocasiones se analizan diversas sentencias que contienen el mismo principio, visto desde diversas ópticas, para extraer finalmente la norma que se aplicará al caso en estudio.

Distribución geográfica

Sistemas basados en el derecho anglosajón o provenientes de la corriente de éste se aplican en Inglaterra, Gales, Irlanda y gran parte de las antiguas colonias del Reino Unido, incluyendo Estados Unidos, Australia, Nueva Zelanda y Canadá (con la excepción de Quebec, provincia en la cual se emplea el sistema de derecho continental en el derecho y el derecho anglosajón en el derecho penal). En los Estados Unidos está la excepción del estado de Luisiana, el cual, a consecuencia de su herencia francesa, usa un sistema de derecho continental.
En Asia, Hong Kong (como antigua posesión británica) también utiliza un sistema de derecho anglosajón, lo cual está garantizado por su constitución, que asegura que éste se mantendrá vigente (pese a que la soberanía ha retornado a China), al igual que en la India, Malasia y Singapur. En África, Sudáfrica emplea igualmente el sistema de derecho anglosajón.

En Escocia también se usa un derecho mixto entre continental y anglosajón, aunque en este caso, a diferencia del de Quebec, la diferenciación no se efectúa sobre la base de la rama del derecho que se aplique (penal o civil), sino que prácticamente se trata de un sistema integral y diferenciado, pero desarrollado sobre la base de las influencias de otros sistemas.

Etapas:

  • Período anglosajón, (antes 1066).
  • Formación del Common Law (1066-1485).
  • El Período Moderno.

Período anglosajón, antes 1066. Este período está dominado por las leyes bárbaras y por la fecha primordial en la historia inglesa de 1066 de la conquista de Normanda por Inglaterra. El período que precede a 1066 es el que se denomina “período anglosajón”. Se caracteriza por la poca influencia del derecho romano, aunque los romanos dominaron por siglos. El fin de la dominación romana del siglo V facilitó otras ocupaciones como la de los sajones, ingleses, daneses, entre otros. Igualmente marca la conversión de Inglaterra al cristianismo (596 D.C.). El derecho de esa época es poco conocido por que las leyes eran redactadas en lengua anglosajona, siendo el latín lo que predominaba.

Formación del Common Law (1066-1485). La conquista de Normanda se produce por el reclamo de los derechos de sucesión del trono que hace el Rey Guillermo de Normandía al rey Harold Harefoot, este gana en esa lucha y esto produce en el año 1066 la invasión normanda.

Esto aporta a Inglaterra un poder fuerte y centralizado y una experiencia administrativa puesta a prueba en el ducado (dominado por duques) de Normandía. Guillermo de Normandía al ganar toma 2 decisiones fundamentales:
-Se apodera del derecho de propiedad originario de todas las tierras, y
-Decide decir justicia mediante la “Curia” (cuerpo de asesores que producen decisiones judiciales). La “curia del rey” tiene bajo su control la aplicación de justicia.
Esto le da poder absoluto a Guillermo de Normandía. Estos hechos revolucionan el reino de las tribus que existía antes de su llegada e instala el sistema feudal en Inglaterra. Sin embargo la feudalidad de Inglaterra era diferente a como se desarrolló por Europa continental, por las siguientes razones:

  • Los normandos que acompañaban a Guillermo el conquistador no hablaban la lengua.
  • Despreciaban las costumbres del lugar (las que encontraron), y
    Preferían defender con su soberano las propiedades de este y sus conquistas.

Divisiones y Conceptos del Derecho Inglés:

  • El Common Law y la Equity.
  • El Trust.
  • Procedimientos y reglas de fondo.

El Common Law y la Equity. Las divisiones y conceptos del derecho inglés son completamente originales. En el derecho francés la regla es una elaboración de la doctrina y la legislación, en el derecho inglés es una elaboración del la jurisprudencia. El derecho inglés está elaborado fuera de una preocupación lógica, porque es el resultado de una imposición del procedimiento. Así tenemos la Equity, que es el cuerpo de reglas, que si no hubiera intervenido la reforma de los “judicature acts” (1875), serían aplicadas de manera exclusiva por las jurisdicciones especiales, esto es por las llamadas “cortes de Equity”. Rol de las universidades en el derecho inglés.

En el siglo XII en Inglaterra se enseñó derecho romano y derecho canónico. En el 1758 fue instituido el primer curso de derecho inglés en la universidad de Oxford. En 1800 se ofreció la misma cátedra en Cambrige. Los juristas en Inglaterra eran creados en la práctica y no en las universidades. Con esto podemos decir que el common law y la Equity so elementos fundamentales en el derecho inglés que equivale a nuestra distinción de derecho público y derecho privado. El origen de la Equity fue un conjunto de remedios (correctivos) otorgados a la jurisdicción de la cancillería en el siglo XV y siglo XVI para contemplar y revisar el sistema del common law. Cuando las cortes reales no podían ser apoderadas o no podían aportar los correctivos se formulaba una solicitud de intervención al rey para que lo hiciera según su conciencia.

Por su parte el canciller nunca trató de crear nuevas reglas sino seguir la ley moral por lo que la conciencia es el fundamento de la Equity, esta interviene de forma que la moral perfecciona el derecho y este perfeccionamiento es operado a través de la cancillería. La Equity es contraria a la conciencia de que actúa aprovechándose del estado imperfecto del derecho. El canciller actúa mediante el “Equity acts in personan” y a través de esta da orden o mandatos ordenando o prohibiendo un comportamiento conforme a la ley moral (el canciller interviene en ánimo de moralidad). La consecuencia de contravenir una orden del canciller era la presión, pero en cualquier caso la intervención del canciller es discrecional.

Procedimiento. El procedimiento es escrito, inspirado en el procedimiento canónico y no supone la colaboración de un jurado, en consecuencia le rol del abogado es diferente. La Equity no pronunciaba nunca una condena en pago de indemnización en daños y perjuicios. Esto operaba de tal forma que en un mismo caso se podía operar 2 procedimientos, uno por la Equity y otro por el common law (sobre los mismos hechos y por las mismas causas). Por ejemplo en el caso de un incumplimiento de un contrato se podía intentar una acción en daños y perjuicios por mora ante el common law y ante la Equity puede intentarse una acción en cumplimiento en especie.

Lo importante de esto es que en 1875 por medio de los “Judicature Acts” estos dos sistemas se fusionan, por lo que todas las acciones se intentaban ante un mismo tribunal aunque se conservaron los dos procedimientos y es así como se especializaron los “Common lawyers” y los “Equity Lawyers” los cuales suponían diferentes gustos, diferentes actuaciones y deferentes disciplinas jurídicas.

Transformaciones. La Equity sufrió transformaciones y terminó abarcando algunas materias nuevas como las compañías por acciones en materia de quiebra, al tiempo que abandonó otros remedios (correctivos) como fue algunos asuntos relativos al derecho de los contratos. Al día de hoy la Equity abarca materias adecuadas a procedimientos escritos en tanto que el common law mantiene su ámbito en materias de procedimiento oral. Hoy lo importante es saber que rama jurídica es la que se va a operar para saber en cuál de las dos esferas se va a proceder. Por otro lado tenemos que el common law abarca derecho penal, derecho de los contratos, la responsabilidad civil (tors) y a su vez aplica normas originadas en la Equity como son las mis representations (falta de representación) y las undo influence (influencias de deshacer).

Por su parte la Equity abarca las materias de real property (propiedad inmobiliaria), el Trust, las sociedades comerciales, la quiebra, interpretación de testamento, liquidación de sucesiones. En consecuencia coexisten dos sistemas que operan diferentes materias. Las relaciones de estos dos sistemas han venido modificándose y se ha producido una especie de racionalización del derecho inglés, sin abandonar estas categorías.

El Trust. Es el aporte y creación más importante de la Equity y un concepto fundamental en el sistema inglés, desconocido en la familia neo-románica.

Las Partes en el Trust. La constituyente del Trust “Settlor of the Trust” que es el que da el Trust. Los que administran los bienes “trustees” que son los que operan o administran los bienes a requerimiento del constituyente, puede ser uno o varios. Los beneficiarios del Trust “centues que Trust” son los que reciben los beneficios que producen los bienes administrados por los trustees.

El constituyente del Trust o el settlor of the Trust estipula que determinados bienes serán administrados por uno o varios trustees en interés de una o varias personas llamadas centuis que Trust. El Trust es una institución que permite una protección a incapaces y a la mujer casada, a la liquidación de sucesiones y sirve a las funciones que entidades de utilidad pública. En materia de sucesiones es una institución que evita gravar los bienes heredados si tres años antes estos bienes fueron otorgados en Trust. En el derecho francés tiende a verse como una aplicación del principio de la representación y les asombra que un administrador o trustee pueda tener en cierto momento la propiedad de los bienes, así podemos decir que el Trust solo puede explicarse a través del historial.

Hay dos principios básicos en el derecho inglés:

a)- El fair trial (el trato justo en el proceso)
b)- The due process of law (debido proceso de ley)

El derecho inglés es un derecho concebido desde una perspectiva contenciosa y parece preocupado por la administración de justicia que la propia justicia porque entiende que por esa vía se llegará a una solución más justa, a diferencia del derecho francés, sistema en el cual hay que decirle al juez cuál es la decisión más justa. La eficacia de las decisiones en el sistema inglés es muy importante. Es inconcebible para un inglés que alguien pueda burlarse de la justicia, igualmente le resulta sorprendente que en algunos países pueda ser necesario otro proceso para hacer ejecutar una decisión judicial; ni un particular ni la administración podrían burlarse de la justicia.

La Norma Jurídica “legal rule”.

1) La concepción jurisprudencial de la norma inglesa.
2) El carácter de generalidad de la norma inglesa.
3) El carácter anormal de la norma legislativa.
4) Importancia del derecho supletorio.

Fuentes del derecho ingles. Tenía cuatro fuentes básicas

1) La jurisprudencia
2) La ley
3) La costumbre
4) La razón

La Jurisprudencia. La ley ha desempeñado un rol de segundo rango con relación a la jurisprudencia, pero hoy día cobra mayor importancia que antes y constituyen las dos fuentes más importantes que no son la costumbre.

Estos son los dos puntos básicos para entender la jurisprudencia:

  • La organización judicial inglesa
  • La regla de precedente

Segunda Fuente del Derecho Inglés: La Ley.

Junto a la ley existen las más diversas disposiciones reglamentarias promulgadas por las autoridades de ejecución de una ley. Esto se le llama delegación subsidiaria. En Inglaterra no existe como escrita sino un conjunto de normas legislativas y jurisprudencia que garantizan las libertades fundamentales y ponen límite al arbitrio de las autoridades. El parlamento no tienen otro control que sea el de la opinión pública y la teoríaclásica ve en la ley una fuente secundaria del derecho inglés que aporta “errata” (comentarios) “Addenta” (aditamentos). No debe buscarse en la ley los principios fundamentales de derecho. La ley es una obra de un parlamento soberano que representa toda la nación y que merece mucho respeto. Serán aplicadas de manera estricta por los jueces, razón por la cual se debe ser muy cuidadoso la realizarlas. Se podría decir que la ley es un derecho extraño al derecho inglés y solo será incorporado al sistema en la medida que son aplicadas. Se citará la sentencia y no el texto legal, y será en esa medida que el jurista le encontrará sentido.

Tercera Fuente del Derecho la Costumbre:

Es de importancia secundaria. Nunca pasó de ser una ficción cuyo objetivo era apartar a los jueces de la ficción. El derecho inglés era consuetudinario antes del common law, este es esencialmente un derecho jurisprudencial basado en la razón como sustituto de la costumbre. Existen en Inglaterra costumbres de carácter local, y cabe señalar que en el 1265 una norma declara el carácter inmemorial de la costumbre, declara que esta costumbre era la existente hasta 1189. La costumbre hoy no es obligatoria si se prueba su existencia antes del 1189. Numerosas costumbres han sido sancionadas por los tribunales, por las leyes lo que hace que pierdan su carácter consuetudinario.

Cuarta Fuente del derecho inglés: La Razón.

Tiene sus orígenes en el common law. Sigue siendo una fuente importante del sistema, los tribunales tienden a llenar las lagunas del sistema. El sistema casuístico inglés genera lagunas que la razón debe suplir. Las lagunas es la búsqueda de la razón más razonable en un litigio cuando no existe ningún precedente ni ninguna costumbre obligatoria. Es un ejercicio que busca la solución más armoniosa con la norma existente, y para aplicarla hay que buscar los principios generales de la norma existente, y tendrán que recurrir a los “obiters dictum” como las obras doctrinales.

En conclusión el sistema inglés es un sistema jurisprudencial y no consuetudinario. El common law determinó el fin del derecho consuetudinario. La ley en Inglaterra no está consignada en códigos, en derecho inglés la regla del precedente no se aplica con automatismo. Su fin es ofrecer los cuadros fundamentales. Es a su vez la técnica fundamental del derecho inglés.

Quinta Fuente del derecho Inglés: La Doctrina.

La doctrina ha sido subestimada en Inglaterra, aunque ciertas obras han recibido el título de “book of authorities” y estas gozaron de gran autoridad. Desde el siglo XIX las universidades los textos. Las universidades no enseñan procedimiento.

Situación actual del Derecho anglosajón

En la actualidad, la diferencia señalada entre ambos sistemas es cada vez menor, pues se verifica en el Derecho anglosajón una fuerte tendencia hacia la “codificación” de las reglas jurídicas, esto es, una creciente producción de normas escritas, que van desplazando paulatinamente los antiguos precedentes judiciales y los van reemplazando por normas escritas. Este fenómeno es posible gracias a la enorme flexibilidad que caracteriza al Derecho anglosajón, a diferencia de lo que ocurre con el sistema continental, en el que la existencia de códigos y normas escritas le ha impreso un carácter más “rígido”. La mencionada flexibilidad del Derecho anglosajón puede comprobarse en la circunstancia de que el mismo comenzó siendo un sistema de derecho consuetudinario o costumbrista, en el que la principal fuente de derecho eran las costumbres, que se conocían como “derecho común” (“common law”). Posteriormente, y debido a la actuación de los tribunales judiciales, evolucionó hasta que los precedentes se encumbraron como la principal fuente de derecho, y el sistema pasó a convertirse en uno de “derecho jurisprudencial”. Queda por ver, ahora, si la mencionada tendencia hacia la codificación que modernamente se verifica en los Estados enrolados en el sistema anglosajón, no termina por convertirlo, también, en un sistema “legalista”, como es el continental.

Derecho Continental o Sistema Francés

El Derecho continental europeo, o simplemente Derecho continental (en ocasiones denominado Sistema romano francés o Sistema romano germano francés) es el sistema jurídico derivado de aquél aplicado en Europa continental, cuyas raíces se encuentran en el Derecho romano, germano y canónico y en el pensamiento de la ilustración, y que es utilizado en gran parte de los territorios europeos y en aquellos colonizados por éstos a lo largo de su historia. Se suele caracterizar porque su principal fuente es la ley, antes que la jurisprudencia, y porque sus normas están contenidas en cuerpos legales unitarios, ordenados y sistematizados (códigos). El otro gran sistema jurídico europeo es el Derecho anglosajón o Common Law.
El nombre de Derecho continental proviene de la separación geográfica entre las Islas británicas, de donde proviene el Derecho anglosajón, y el resto del continente europeo (central y occidental). Los Estados anglosajones llaman Civil law al Derecho continental.

Principios básicos

El sistema de derecho continental se basa sobre todo, en la normativa emanada por los poderes legislativo y ejecutivo. De estos órganos emanan normas dotadas de una legitimidad democrática que son interpretadas y aplicadas por el poder judicial.

La norma jurídica, que es genérica, surge de la ley y es aplicada caso por caso por los tribunales.

La jurisprudencia se limita al ámbito de interpretación de la normativa vigente. Las sentencias sólo obligan a los tribunales inferiores a aplicar la norma según esa interpretación. De todos modos, el precedente jurisprudencial ha ido adquiriendo especial importancia en el derecho continental, en especial ante la necesidad de otorgar predictibilidad a los procesos judiciales. De hecho, en ciertos ámbitos, como los procesos constitucionales o contenciosos-administrativos, el precedente puede resultar obligatorio.

Su evolución y desarrollo se fundamentan en tres periodos:

1. Periodo del derecho consuetudinario

2. Periodo del derecho legislativo

3. La expansión del sistema romano-germánico fuera del continente europeo

Periodo del derecho consuetudinario.

La creación de la familia jurídica romano-germánica está ligada al renacimiento que se produce en todos los planos muy en especial en el jurídico en los siglos XII y XIII en el Occidente Europeo, en donde la nueva sociedad vuelve a tomar conciencia de la necesidad del derecho y de que éste puede garantizar el orden y la seguridad que exige el plan divino y que hace posible el progreso.

Durante esta época se elabora un derecho canónico privado y es partir del siglo XIII, donde ya no se confunde religión y moral con orden civil y derecho. Al derecho se le reconoce una misión propia, una autonomía que quedarán para siempre como característica de las concepciones y de la civilización Occidental.
A partir del siglo XII, se le dio mayor importancia y reconoció que la sociedad debe ser regida por el derecho; es cuando filósofos y juristas exigen que se asienten las relaciones sociales sobre el derecho y que se ponga fin al régimen de anarquía y de arbitrariedad que imperaba desde hace siglos.

Periodo Derecho Legislativo.

Con la Revolución francesa, a partir del siglo XVIII se inicia la elaboración de un derecho público, a través de la escuela del derecho natural se obtuvieron espectaculares resultados al reconocer la necesidad de ampliar la esfera del derecho a las relaciones entre gobernantes y gobernados, entre la administración y los particulares.

La escuela de derecho natural además de aportar al derecho romano-germánico la elaboración del derecho público, y la codificación, es decir, la consumación lógica de la concepción y de la obra llevada a cabo por las universidades desde hacía siglos. Es decir, que es el periodo donde surge la codificación de las leyes.

La codificación constituye la técnica que permitirá hacer realidad la ambición acariciada de la Escuela de Derecho Natural, con el objetivo de realizar la fusión entre el derecho teórico y el derecho práctico para acabar con los arcaísmos, la fragmentación del derecho y la multiplicidad de las costumbres.

Diferencia entre el Derecho Anglosajón y el Derecho Continental Francés

La principal diferencia entre el sistema de derecho continental europeo y el sistema anglosajón radica en la distinta jerarquía existente entre las diversas “fuentes” de esos derechos. El Derecho anglosajón es un sistema “jurisprudencial”, en tanto la principal fuente del mismo son las sentencias judiciales (el conjunto de las mismas se denomina “jurisprudencia”), las cuales tienen un carácter “vinculante”, es decir, son obligatorias para todos los jueces, quienes no pueden apartarse de las decisiones tomadas previamente por otros magistrados. En cambio, el derecho continental, debido a la influencia del derecho romano (que, desde sus comienzos, se preocupó porque las normas jurídicas fueran escritas, a fin de que todos pudieran conocerlas), es un derecho eminentemente “legal”, en tanto la principal fuente del mismo es la ley.

En el sistema continental, las sentencias emitidas anteriormente por otros jueces no tienen carácter “vinculante” para el resto de los magistrados. Ni siquiera las sentencias emitidas por tribunales de las últimas instancias, como las Cortes Supremas, son obligatorias para los jueces de las instancias inferiores.
Visto desde el punto de vista de la jurisprudencia (y no de las fuentes del derecho), puede decirse que, mientras en el sistema anglosajón cada fallo de cada juez sienta una base jurisprudencial firme y con rango de norma legal, esto no ocurre en el sistema continental, en el cual poco importa que existan numerosas sentencias concordantes respecto de determinado asunto: ello no implica una obligación para ningún juez de fallar conforme a esa “tendencia” y tan solo complementa a la legislación respecto a la corriente doctrinal sobre determinado asunto, el cual podrá ser citado en el juicio pero no vinculará al juez. En el sistema continental solo las sentencias del Tribunal Supremo sientan jurisprudencia y pueden ser citadas, mientras que las demás sentencias tan solo sientan precedente.

En otras palabras, en el sistema continental, cada juez puede resolver el caso que se le presenta de la forma que considere más conveniente o justa, e incluso puede apartarse de la jurisprudencia mayoritaria (aunque sea seguida por jueces que se encuentran por encima de él y que, eventualmente, deberán conocer en una revisión de sus decisiones), siempre y cuando pueda producir un fallo ajustado a derecho, y con fundamentos que justifiquen esa decisión (de lo contrario, lo más probable es que su sentencia sea dejada sin efecto por el tribunal superior).

La única excepción que, dentro del sistema continental, existe para este principio general son los llamados “fallos plenarios”, según se explica a continuación. En la mayoría de los países adheridos al sistema continental, existen tribunales que actúan divididos en “cámaras”, las que, a su vez, suelen estar compuestas de varias “salas”, cada una de las cuales entiende en casos distintos. Puede ocurrir que las diferentes salas de una misma cámara emitan soluciones dispares respecto de una misma cuestión: por ejemplo, que algunas reconozcan un derecho y otras no, a pesar de existir una relativa homogeneidad en las situaciones fácticas planteadas ante ellas.

Estas interpretaciones discordantes de las leyes generan una situación de inestabilidad en el sistema, que se conoce como “inseguridad jurídica”. A fin de evitar esa situación indeseable, se reúnen todas las salas de la cámara (por ello se dice que la Cámara se reúne “en pleno”) y se ponen de acuerdo respecto de una única interpretación para determinada norma. Esta decisión se denomina “fallo plenario”, y tiene carácter vinculante, por lo cual, debe ser seguida por todos los jueces de esa cámara, así como por los jueces inferiores que actúan dentro de su órbita. Los fallos plenarios (con las distintas variantes que puedan presentar en los diferentes Estados) son el único caso, dentro del ámbito del sistema continental europeo, en que los precedentes judiciales resultan obligatorios para los jueces, exigiéndose como único requisito para tal condición el que la sentencia o acuerdo plenario así lo disponga expresamente, caso contrario sólo tendrá calidad de “doctrina legal” no vinculante.