Libro contabilidad para la inflación. Autor: Sídney Davidson. Estudio, resumen y comentarios de los capítulos del 1 al 4

src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js">

Ajustes contables de los precios cambiantes.

La queja más importante y significativa respecto a la contabilidad en los últimos años, es que ignora las realidades económicas de la vida. En todo el mundo, se ha registrado un firme y rápido ascenso de los precios en los últimos años. Este quizá haya sido el único y más importante fenómeno económico de la década de 1970. Sin embargo, este hecho significativo no es reconocido en la actualidad de acuerdo con los principios de contabilidad generalmente aceptados en el mundo de habla inglesa, y también es ignorado o manejado sin eficacia en los procedimientos contables del resto del mundo. Se van a registrar cambios en la contabilidad y en los reportes financieros. Este capítulo esboza los cambios sugeridos e indica los principales objetivos de los cambios más probables.

src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js">

En la actualidad, casi todas las mediciones contables se hacen en términos del número de dólares (u otra unidad monetaria) erogada para medir. Esto por lo general se designa como medida del “costo histórico”.

Métodos de contabilidad para los precios cambiantes.

Dependiendo de los objetivos que se vayan a servir, hay tres forman principales para tratar explícitamente con los precios cambiantes y para reportar los efectos aislados:

1. Cantidades históricas ajustadas por los cambios en el nivel general de precios.

El costo histórico puede expresarse ya sea en unidades monetarias o en unidades de poder general de compra gastadas, para fines de medición. Las cantidades reportadas en los estados financieros convencionales están medidas en términos del número de unidades monetarias (es decir, en número de dólares) gastadas para fines de medición. Una suposición de importancia que fundamenta el uso de unidades monetarias en las mediciones contables, es el tamaño de esta unidad de medida que permanece relativamente estable en el tiempo. En esta forma, los dólares gastados en épocas distintas pueden sumarse o restarse en forma significativa, paro obtener medidas de los activos totales, total del capital y del ingreso neto.

Por supuesto, la unidad de medición no ha permanecido estable en los Estados Unidos y en la mayoría de los demás países. A medida que ha cambiando el nivel general de precios, ha cambiando el poder de compra del dólar. Los dólares gastados o recibidos en épocas distintas, reflejan cantidades variables de poder de compra. En consecuencia, se ha violado la suposición de una unidad de medición monetaria estable.

Una solución para los problemas contables creados por los cambios de precios, es reportar el costo histórico en términos de unidades de poder de compra general, en vez de hacerlo en términos de unidades monetarias. Es decir, las cantidades históricas de poder general de compra gastadas, pueden reajustarse a un número equivalente de dólares de poder general de compra corriente. En esta forma, las mediciones contables reflejarán una unidad de medida uniforme, o sea, el equivalente de dólares de poder general de compra. La Financial Accounting Standards Board (FASB) ha propuesto un Estado de Contabilidad Financiera Estándar que requeriría, para años fiscales que principien en 1ro. De enero de 1976 o después, reajustar los estados financieros convencionales por cambios en el poder general de compra de la unidad monetaria, y el reporte de cierta información derivada de los estados ajustados.

2. Precios corrientes de artículos específicos.

Los precios corrientes de activos individuales, capital, ingresos y gastos, pondrán usarse para preparar los estados financieros. La contabilidad para los precios corrientes de renglones específicos no proporcionará los mismos resultados de los estados financieros, que la contabilidad para costos históricos ajustada a los cambios en el nivel general de precios. Los precios de artículos específicos, tal como el de la máquina adquirida durante 1973, puede cambiar menos o más que el nivel general de precios, o inclusive moverse en dirección opuesta. El índice de deflación del PNB refleja el cambio promedio en los precios de todos los bienes y servicios producidos en la economía. No es razonable esperar que el Índice de Deflación del PNB pudiera proporcionar una medición significativa del cambio en el precio de cualquier renglón específico.

3. Precios actuales de artículos específicos y ajustes para cambios en el nivel general de precios.

Los efectos separados de los cambios en el nivel general de precios y los cambios en precios específicos pueden ser contabilizados. Quizá esto se pueda ilustrar en forma más vívida analizando una inversión en valores negociables. Supóngase que la adquisición de 1973 del ejemplo anterior fue un grupo de acciones comunes a un costo de $2,000, que al 31 de diciembre de 1976 se cotizaron en $2,700, y que el nivel general de precios aumentó el 30 por ciento durante ese periodo de 3 años.
Objetivos de la contabilidad por nivel general de precios.

El dinero sirve dos propósitos: como medio de intercambio y como depositario de un valor. El valor del dinero está determinado por la cantidad de bienes y servicios por los cuales puede intercambiarse. Distintas cantidades de dinero pueden ser intercambiadas por idénticos bienes y servicios en distintas épocas; esto es, el poder de adquisición o de compra del dinero cambia. En alguna época pasada, $1 podía intercambiarse por una hora de determinada mano de obra; en la actualidad, quizá $4 puedan intercambiarse por una hora de la misma clase de trabajo. Alguna vez en el pasado, se hubiera podido intercambiar $1 por 5 kg de aluminio en lingote; hoy, quizá se pueda intercambiar $1 por sólo 1.5 kg del mismo material.

Los cambios en los precios de la mano de obra y del aluminio son ejemplo de cambios en precios específicos. Los cambios en el nivel general de precios están medidos por los cambios en índices basados en precios agregados específicos y, por lo tanto, representan cambios promedios en conjunto, o en grandes números, de precios específicos.

El principal objetivo del ajuste de cantidades históricas para los cambios en el nivel general de precios es convertir unidades monetarias (dólares, por ejemplo) que reflejen cantidades variables de poder de compra, en una unidad de medición común que refleje una cantidad uniforme de poder para todas las mediciones.
Los ajustes en las cantidades históricas para que reflejen los cambios en el nivel general de precios están diseñados para mejorar las mediciones contables en varias forman que se describirán en las secciones que siguen.

Hacer los resultados de operaciones aritméticas utilizando mediciones contables más significativas.

Cuando se entremezclan dólares que representan distintas cantidades de poder general de compra, los resultados de las operaciones aritméticas pueden ser difíciles de interpretar. Por ejemplo, se puede no tener significado el reportar que $10,000 en efectivo disponible hoy, más los $20,000 del costo del inventario comprado hace un año, más los $80,000 del costo del terreno adquirido hace 20 años, más los $60,000 del costo depreciado del equipo comprado en los últimos 10 años, es igual a $170,000 del total de activos. Aun cuando el total de los $10,000 dólares de Estados Unidos, 20,000 dólares canadienses, 80,000 francos suizos y 60,000 coronas danesas sean 170,000 unidades monetarias, la suma tiene poco significado económico, porque las unidades monetarias no son equivalentes. En la misma forma, el poder general de compra del dólar de un año no es el equivalente de los de otros años.

Para que tengan más significado las comparaciones entre periodos.

Las comparaciones entre periodos hechas en unidades monetarias que representan distintas cantidades del poder general de compra, pueden no tener significado o ser engañosas. Una comparación directa de las ventas de la Shell Oíl medidas en moneda holandesa; de la British Petroleum medidas en libras británicas, y de la Exxon medidas en dólares de los Estados Unidos carecerían de significado; es ob. via la necesidad de una unidad de medición común. En forma similar, en un resumen comparativo de 10 años de una compañía de los Estados Unidos, un 30 por ciento de aumento en dólares de ventas reportadas durante un período en el cual el nivel general de precios aumentó el 50 por ciento puede ser engañoso.

Para mejorar el significado de la medición del ingreso.

La omisión de contabilizar el poder de compra cambiante del dólar puede distorsionar la medición del ingreso. La Financial Accounting Standards Board ha manifestado:

Los inversionistas y otros suelen consultar el estado de Pérdidas y Ganancias o a las razones financieras que están basadas parcialmente en mediciones del ingreso, para información respecto a la habilidad de la empresa para realizar una utilidad sobre su capital invertido. En el estado de Pérdidas y Ganancias convencional, los ingresos están medidos en base a dólar de poder de compra actual, o por lo menos muy reciente, en tanto que ciertos renglones de gastos de importancia están medidos en dólares de distinto poder de compra de periodos anteriores. La depreciación y el costo de lo vendido son dos de los ejemplos más comúnmente citados, aun cuando el problema se presenta siempre que las cantidades en el estado de resultados representan gastos en dólares de distinto poder de compra.

En periodos de inflación, la depreciación y el costo de lo vendido tienden a ser considerados por debajo de su valor en términos del poder de compra sacrificado para adquirir activos depreciables e inventario. Además, la información declara en términos del poder de compra general actual, puede indicar que el impuesto sobre la renta de la empresa y las tasas para el pago de dividendos sean significativamente distintos en términos de unidades monetarias y en términos de unidades del poder general de compra.

Para proporcionar información explícita respecto al impacto de la inflación en las empresas.

En un país dado, la inflación y la deflación afecta a distintas firmas en forma distinta. Los efectos dependen de las características de la industria y de las políticas de su administración. En ausencia de los ajustes para los cambios en el nivel general de precios, el impacto de los cambios en el poder general de compra de dólar está necesariamente oculto con los demás factores que afectan al desempeño de la firma. En consecuencia, el usuario de los reportes contables debe suponer que todas las firmas están afectadas en forma similar o debe hacer aproximaciones de los niveles cambiantes de precios en una firma vs. La otra. La Financial Accounting Standards Board ha manifestado:

Los cambios en el poder de compra del dólar afectan a las empresas individuales en forma distinta, dependiendo de la cantidad del cambio y de la edad y composición de los activos y capital de la empresa. Por ejemplo, durante los periodos de inflación, los que tienen activos monetarios (efectivos y cuentas por cobrar en cantidades fijas de dólares) sufren pérdidas en el poder de compra representado por sus activos monetarios. Por otra parte, en los periodos de inflación, los acreedores ganan debido a que sus obligaciones pueden ser pagadas en dólares de menor poder de compra. En periodos de deflación, sucede lo contrario. Los estados financieros convencionales no reportan los efectos de la inflación o de la deflación en las empresas individuales.

Capítulo II.
Introducción al procedimiento de ajuste del nivel general de precios.
Índices de precios.

Para dotar con un elemento de realismo a este ejemplo, se utiliza el Índice de Deflación de Precios Implícitos en el PNB, para el periodo de 1954 a 1973, o sea para los años 1 al 20, respectivamente. Este periodo de 20 años incluye unos 10 años de inflación gradual (aproximadamente 1.9 por ciento de inflación anual de 1954 a 1963) y alrededor de 10 años de inflación más significativa (aproximadamente 3.7 por ciento de inflación anual, de 1964 a 1973).

Cálculos de ajuste.

Para reajustar los dólares de poder de compra variable reportados en los estados financieros, preparados sobre una base histórica, en dólares de poder de compra conforme a la fecha del balance general más reciente, debe hacerse una serie de cálculos usando un índice que refleje los cambios en el poder de compra del dólar.
Dado un índice apropiado, debe conocerse la cantidad histórica y la fecha de la cantidad histórica. A continuación se multiplica la cantidad histórica por una fracción, de la cual el numerador es el índice de la fecha del balance general más reciente, y el denominador es el índice de la fecha de adquisición.

El estándar de contabilidad propuesto de la FASB requiere que utilice el Índice de Deflación Implícito del PNB en el reajuste de los estados financieros. Como no se dispone de Índice diarios del PNB, el índice que se vaya a usar para el final del año será el índice que mida el promedio de precios del último trimestre, o el último índice disponible para el año.

Técnicamente, debe usarse el índice de la fecha de adquisición para el denominador. Como cosa práctica, en ausencia de una inflación verdaderamente rampante durante el año de adquisición, se pueden obtener resultados satisfactorios usando el índice del PNB para el trimestre en el cual tuvo lugar la adquisición, o inclusive el índice promedio para el año en el cual se originó la transacción.

Cuentas monetarias comparadas con no monetarias.

En el proceso de reajustar las cantidades históricas por cambios en el nivel general de precios, es necesario distinguir entre (1) las cuentas que están automáticamente valuadas en dólares corrientes y que, por lo tanto, no requieren ajustes por el nivel de precios, y (2) las cuentas que requieren ajustes por el nivel de precios para que sean valuadas en términos de dólares actuales.

El efectivo, las demandas sobre cantidades fijas de efectivo y las obligaciones para pagar cantidades fijas de efectivo están necesariamente medidos en dólares corrientes, las cuales no están afectadas por los cambios en el nivel general de precios.

Todas las cuentas que no están clasificadas como monetarias se consideran cuentas “no monetarias”. Los ejemplos de cuentas no monetarias incluyen el inventario de mercancía, planta, equipo y capital. Todos los ingresos y gastos también son cuentas no monetarias.

La diferencia entre cuentas monetarias y no monetarias es crítica en la preparación de los estados financieros CANGP. Las cuentas monetarias automáticamente se expresan en dólares de poder general de compra corriente y, en consecuencia, no requieren ajuste de nivel de precios. Sin embargo, como estas cuentas son retenidas en el tiempo y el nivel general de precios cambia, el tenedor obtiene un aumento o disminución en el poder de compra. Durante un periodo de inflación, una firma que otorga crédito en ventas a plazos pierde poder de compra, porque el poder adquisitivo de los dólares recibidos al momento de la venta. En forma similar, una firma que obtiene un préstamo bancario o de otro acreedor gana poder de compra durante la inflación, porque el poder de compra de los dólares erogados al momento del pago es menor que el poder de compra de los originalmente recibidos del acreedor. El cálculo de este poder de compra, o pérdidas y ganancias monetarias es producto único del CANGP.

Por otra parte, las cuentas no monetarias, están reportadas en los estados financieros convencionales en términos del número de dólares históricos erogados en la cuenta. Al preparar estados financieros CANGP, las cuentas no monetarias deben reajustarse a un número de dólares equivalente al poder general de compra actual.

Estados comparativos.

Al preparar los estados financieros comparativos con el nivel de precios ajustado, por ejemplo, el balance general comparativo y el estado de resultados comparativo, las cantidades del período anterior siempre deben revaluarse en términos de poder de compra corriente. Si los estados ajustados que hayan sido preparados para el año anterior, este reajuste se puede lograr multiplicando cada cantidad en los estados ajustados del periodo anterior por el cambio en el índice durante el periodo en curso.

Capítulo III.
Preparación del balance general ajustado al nivel general de precios.

Activos.
Efectivo.

La cantidad de efectivo en poder de la Demonstrador al 31 de diciembre del Año, 20 es de $140,000. Estos dólares son necesariamente dólares del 31 de diciembre del Año 20. El efectivo es la quinta esencia de los activos monetarios; no es necesario ningún ajuste.

Sin embargo, al hacer un balance general comparativo, el número de dólares del Año 19 registrados al 31 de diciembre, no pueden compararse directamente con el número de dólares del Año 20 representan distintas cantidades de poder adquisitivo. En consecuencia, el número de dólares retenido al 31 de diciembre del Año 19, debe ser reajustado a un número equivalente de dólares del año 20.

Cuentas por cobrar.

Los procedimientos de ajuste para las cuentas por cobrar, debido a que son activos monetarios, son los mismos que para el efectivo. A la fecha del último balance general, la Demonstrador tiene créditos contra sus clientes por $400,000 después de deducir el descuento para cantidades que se estiman como incobrables. Ese crédito está manifestado en términos de dólares al 31 de diciembre del Año 20. Debido a que las cuentas por cobrar constituyen un activo monetario, ningún ajuste es necesario.

(Obsérvese que la estimación para el renglón de cuentas incobrables es monetaria, debido a que Cuentas por cobrar, de la cual es contra cuenta, es monetaria).
Sin embargo, para un balance general comparativo se requiere un ajuste para revaluar el saldo de cuentas por cobrar del final del Año 19 a dólares del final del

Año 20:
158.9 / 148.0 * $ 380,000 = $ 407,986

El neto de $ 380,000 de cuentas por cobrar registrado por la Demonstrador al final del Año 19, tiene un poder de compra equivalente a $ 407,986 en dólares del Año 20. La posición comparativa de las cuentas por cobrar medida en dólares de idéntico poder de compra fue de $ 400,000 al 31 de diciembre del Año 20, contra $ 407,986 al 31 de diciembre del Año 19.

Inventarios.

La mayoría de los inventarios están medidos en términos del costo histórico de adquisición del número de dólares erogado en el pasado para obtener la cantidad de inventarios ahora en existencia. En consecuencia, los inventarios son cuentas no monetarias. Si se van a efectuar todas las mediciones en términos de dólares de hoy, es necesario convertir el costo en dólares históricos de los inventarios en un número equivalente a dólares de hoy.

Para hacer eso se requiere conocer las fechas de adquisición y el costo histórico, lo cual presenta un problema especial.

Si los costos de adquisición están identificados específicamente con artículos del inventario, como podría ser el caso para un inventario de automóviles, de joyería costosa o de muebles elegantes, la fecha de adquisición de cada artículo y la cantidad de dólares gastada en cada artículo proporcionarían la información básica requerida para el ajuste del nivel de precios. La cantidad histórica de dólares se multiplica por una fracción, el numerador de la cual es el índice del periodo en curso, y su denominador es el índice de la fecha de adquisición.

Sin embargo, en el caso más común, no es práctica la acumulación de la información de identificación específica. Se usa la suposición de un PEPS, o el flujo del costo promedio. El ajuste del nivel de precios debe ser consistente con dicha suposición.

Pago por anticipado.

Los pagos por anticipado son activos no monetarios. Como tales, deben reajustarse basados en el número de dólares gastado al hacer el anticipo ajustado a un número de dólares de poder de compra equivalente a la fecha del balance general. Por ejemplo, los anticipos por seguros, renta y publicidad son inversiones en potenciales se servicios futuros protección contra riesgos, provisión de amparo y aumento de ventas. Ninguna de estas cuentas se mide sobre la base del recibo futuro de determinada cantidad fija de dólares.

El anticipo por renta de un edificio o máquina es una forma de invertir en los potenciales de servicio futuros que se obtendrán del edificio o de la máquina; la compra directa del edificio o de la máquina es otra forma de lograr esencialmente lo mismo. Los pagos anticipados de impuestos a la propiedad constituyen un activo no monetario que representa los derechos de uso y ocupación y los beneficios e cualesquier servicios que pueda proporcionar la unidad gubernamental que fijó el impuesto. Por lo general, no existe una demanda sobre el efectivo; el activo se mide sobre la base de una erogación de efectivo pasada, no en una futura recepción de efectivo.

Los inventarios de diversos materiales de consumo en ocasiones también se clasifican como pagos por anticipado. Este material de consumo es un activo no monetario, representa gastos pagados por servicios futuros que se derivarán de ese material. No es posible examinar aquí cada una de las cuentas que posiblemente podrían incluirse en los pagos por anticipado. Las ya examinadas pueden ayudar a aclarar las bases para evaluar si otras son no monetarias.

Los anticipos de la Demonstrador al 31 de diciembre del Año 20 son de dos clases: suministros diversos que cuestan $ 30,000 e impuestos sobre la propiedad pagados por anticipado por la cantidad de $ 10,000. Las cantidades para el 31 de diciembre del Año 19 fueron $ 35,000 y $ 15,000, respectivamente.

El inventario de suministros se supone que es casi igual a las compras de un año, las que se hacen con mucha uniformidad durante el año. No es práctico identificar a los artículos individuales por la fecha de adquisición. En consecuencia, se usa el índice promedio para el año como denominador. En realidad, esto supone que el inventario inicial de suministros ha sido usado y que el final se acumuló en forma regular durante el año 20.

Inversiones.

La Demonstrador Corporación manifiesta una inversión del 15% en acciones comunes de la United, Inc., al costo. La inversión fue hecha durante el Año 14, cuando fue organizada la United, Inc.

La cuenta, “Inversiones en Acciones Comunes” representa un activo no monetario medido sobre la base de la cantidad de efectivo invertido durante el Año 14. En consecuencia, se requiere el siguiente ajuste en el nivel de precios:
158.9 / 117.6 * $ 160,000 = $ 216,190

Debido a que no hay cambios en la cuenta durante el Año 20, esta cantidad se aplica tanto al 31 de diciembre del Año 20 como al 31 de diciembre del Año 19, en el balance general comparativo.

Si la Demonstrador tuviera cuando menos un 20 por ciento de interés en la United, Inc., hubiera manifestado su inversión sobre la base de su propiedad en los activos netos de la United. Los estados financieros de la United también serían ajustados para los cambios en el nivel de precios, y la Demonstrador sólo ajustaría la cuenta de inversiones a la cantidad de su propiedad en los activos netos ajustados al 31 de diciembre del Año 19, y la cantidad de su propiedad en los activos netos ajustados al 31 de diciembre, Año 20. En ausencia de dividendos, el cambio en la propiedad de la Demonstrador en los activos netos ajustados de la United durante el Año 20 se mostraría como una cuenta de ingresos en el estado de resultados ajustado en el Año 20 de la Demonstrador.

Propiedad, Planta y Equipos.

Los ajustes al nivel de precios para propiedad, planta y equipo son directos, pero debido al gran número de cuentas y fechas de adquisición probablemente implicadas, el proceso inicial de ajuste puede ser tedioso. Por fortuna, una vez hecho el ajuste inicial, los ajustes de los años que siguen quizá sean relativamente sencillos.

La Demonstrador adquirió su terreno cuando se formó la compañía, en el Año 1. No se han hecho más adquisiciones de terrenos, y nada del terreno original se ha vendido. En consecuencia, los siguientes ajustes son aplicables tanto para el 31 de diciembre del Año 20 como para el 31 de diciembre del Año 19:
Terreno: 158.9 / 89.6 * $ 80,000 = $ 141,875

Pasivos.
Pasivos circulantes.

Las cuentas por pagar y otros pasivos circulantes (por lo general sueldos y salarios, servicios públicos y renglones similares que representan servicios ya recibidos, por los que no se ha hecho el pago) son cuentas monetarias medidas directamente sobre la base del número fijo de dólares requerido para su pago. Como tales, se valúan automáticamente en términos de dólares corrientes. No son necesarios los ajustes de los saldos al 31 de diciembre del Año 20. Como en el caso del efectivo y de las cuentas por cobrar, para propósitos de comparación, los saldos del Año 19 deben revaluarse en dólares corrientes:

Cuentas por pagar: 158.9 / 148.0 * $ 210,000 = $ 225,466
Otros pasivos circulantes: 158.9 / 148.0 * $ 60,000 = $ 64,419

Anticipos Sobre Contratos de Mantenimiento.

En algunos negocios, se reciben de clientes pagos por anticipado. El cobro de una subscripción de 3 años por editores de revistas, el cobro de primas por compañías de seguros al principio del periodo de cobertura, y el cobro anticipado de arrendamientos por parte de los casa tenientes, son ejemplos. Tales cobros por anticipado representan obligaciones que requieren de una liquidación futura en bienes y servicios. Las mediciones se hacen por lo general sobre la base de las cantidades históricas de efectivo recibidas en el pasado, en vez de la erogación futura requerida para su liquidación. Medidas en esta forma, representan pasivos no monetarios que requieren ajustes en el nivel de precios.

La Demonstrador vende contratos de mantenimientos a 2 años para ciertos tipos de equipo con los que comercia, siendo derramadas las ventas de una manera un tanto uniforme en todo el año. Aproximadamente $2,000 del saldo de $20,000 de los adelantos al 31 de diciembre del Año 19 sobre contratos de mantenimiento, se originaron de contratos vendidos durante el Año 18. Por lo tanto, el ajuste es:
Vendidos durante el Año 18: 158.9 / 141.4 * $ 2,000 = $ 2,248
Vendidos durante el Año 19: 158.9 / 146.1 * $ 18,000 = $ 19,577= $ 31,242

Pasivo a Largo Plazo.

Las obligaciones de la Demonstrador al 6 por ciento del fondo de amortización, fueron emitidas a la par durante el Año 14 para proporcionar capital de trabajo adicional y fondos para la compra de equipo. Los pagos al fondo de amortización principiarán en el Año 23; las obligaciones vencen en el Año 33.

La obligación de haber pagos periódicos de intereses y un pago del principal a su vencimiento está medida en términos de cantidades específicas de dólares, sin tomar en cuenta los cambios en el poder adquisitivo del dólar; la obligación es monetaria, medida directamente sobre la base de las cantidades futuras de efectivo que van a erogarse en esta liquidación. La cantidad de $500,000 reportada en el balance general convencional, es el valor presente de los pagos futuros descontados a la tasa del 6 por ciento. No se requieren ajustes para el saldo al 31 de diciembre del Año 20. Para propósitos de comparación, el balance del Año 19 debe reajustarse en dólares del final del año 20.

Año 19: 158.9 / 148.0 * $500,000 = $536,824

Un descuento (bonificación) en bonos por pagar, también sería monetario, porque la cuenta de la que es contra cuenta (adjunta), Bonos por pagar, es monetaria. En el Cap. 6 se presenta un ejemplo de procedimiento de reajuste para bonos emitidos con descuento y que implica la amortización del descuento sobre el bono en ese mismo año.

Impuestos Sobre la Renta Diferidos.

La cuenta de impuestos sobre la renta diferidos, reportada en el balance de la Demonstrador Corporación, representa el número acumulado de dólares obtenidos por el ahorro en impuestos, debido a que se utilizó el método de depreciación acelerada para el cálculo de impuestos, en vez del método de línea recta utilizado para los estados financieros.

De acuerdo con una opinión, la cuenta representa una obligación monetaria medida directamente sobre la base del número de dólares que se pagarán cuando el margen de depreciación autorizado para propósitos de impuestos sea menor que la depreciación reportada en los estados financieros. Esta opinión suele ser descrita como el método de “pasivo” para la aplicación del impuesto interperiodos. Por lo general, la medición supone que la tasa corriente de impuesto continuará inalterada en el futuro. Considerado como pasivo monetario, no se requerirá ningún ajuste del saldo al 31 de diciembre del Año 20. Para propósitos de comparación, el saldo del Año 19 sería reajustado en términos de dólares corrientes.

158.9 / 148.0 * $10,000 = $10,736

La opinión 11 de la APB adopta el llamado método
diferido de aplicación de impuestos interperiodos. De acuerdo con este método, no se considera que los impuestos sobre la renta diferidos constituyan un pasivo para los impuestos sobre la renta que se pagarán en el futuro. En vez de ello, la aplicación de impuestos interperiodos se trata como “un procedimiento por medio del cual los efectos de los impuestos con diferencias corrientes actuales son diferidos y aplicados al gasto de impuesto sobre la renta de periodos futuros, cuando dichas diferencias de tiempo son reversibles… los efectos impositivos de operaciones que reducen los impuestos corrientes por pagar, se tratan como créditos diferidos”.

De acuerdo con esta opinión, los impuestos sobre la renta diferidos representan una “reducción real de impuestos en el periodo en curso”, que no debe estar reflejada en el ingreso del periodo corriente, sino que más bien deben llevarse al balance general como un crédito diferido “hasta ser liberados contra ingresos cuando la depreciación registrada exceda a la depreciación del impuesto”. Se dice que este método enfatiza “el estado de resultados más que el balance general, ya que elimina de los ingresos la verdadera reducción de impuestos realizada en el periodo en curso, debido a que la depreciación del impuesto excede a la depreciación en libros”.

De acuerdo con el método diferido, la cantidad de impuestos sobre la renta diferidos se mide sobre la base de las reducciones de impuestos pasados en vez de hacerlo sobre la base de salidas futuras de dinero. Siguiendo esta línea de razonamiento, la cuenta debe ser ajustada para que refleje el poder de compra ahorrado en el pasado. De acuerdo con la opinión Número 11 del APB, este es el procedimiento adoptado por la FASB en su manifestación propuesta sobre contabilidad del nivel general de precios; los impuestos diferidos se designan como no monetarios.

Capital social.

Los ajustes de nivel de precios de las cuentas de capital dependen de la naturaleza de la información que tales cuentas intenten proporcionar. En su mayor parte, se hacen distinciones sobre acciones de capital, capital adicional pagado, y utilidades retenidas en dólares históricos en los estados financieros. Sin embargo, se admite que dichas cuentas no reflejan necesariamente restricciones legales confiables; por ejemplo, la cuenta de utilidades retenidas en un balance general consolidado, no tiene significado legal, porque la empresa consolidada no tiene existencia legal como tal.

Alternativamente, el capital social:

1- Puede tratarse como una sola cantidad residual (la diferencia entre el total de activos y el total de pasivos).
2- Podría consistir en dos cuentas, la cantidad fija de acciones preferentes y la cantidad residual de las acciones comunes.
3- Podría formarse de cuentas que distingan entre el capital pagado y las utilidades retenidas.
4- Podría constar de alguna otra combinación de cuentas.

En el proceso de ajuste, las cantidades que sean fijas, en términos de número de dólares (por ejemplo, el valor de liquidación de las acciones preferentes), son renglones monetarios que automáticamente están valuados en dólares corrientes; otras cantidades, no tan fijas, son no monetarias y deben ajustarse.

Acciones Preferentes.

Las acciones preferentes pueden ser monetarias o no monetarias, dependiendo de la base usada para determinar su valor. Por lo general, las acciones preferentes están valuadas en el balance general convencional, al valor a la par agregado sobre el número de acciones preferentes emitidas y en circulación o, en el caso de acciones con valor distinto a la par, al valor agregado manifestado de tales acciones.

En este caso, las acciones preferentes son una cuenta no monetaria, porque la valuación refleja dólares del poder general de compra del periodo en el cual se emitieron las acciones preferentes. Las acciones preferentes se manifiestan en ocasiones al precio de redención o al valor de su liquidación en el momento de circulación, en vez del valor a la par agregado o manifestado. En este caso, las acciones preferentes se tratan como cuenta monetaria.

En tiempo de inflación de precios, esto significa que las acciones preferentes a precios cercanos al valor de redención, casi siempre serán clasificadas como una cuenta monetaria.

Acciones Comunes.

Como se discutió antes, la distinción entre la cuenta de acciones comunes, la cuenta de capital adicional pagado, y la cuenta de utilidades retenidas, son de naturaleza principalmente legal; todas son componente de la participación en el negocio de los accionistas. Desde un punto de vista económico, la participación neta de los accionistas comunes es una sola suma residual inseparable; al preparar los estados financieros ajustados al nivel general de precios, neta de los accionistas comunes se mide por la diferencia entre:

1- El total de activos ajustado.
2- El total de pasivos ajustado más la participación neta de los accionistas preferentes.

Para el primer año, en el cual se preparan los estados financieros ajustados al nivel general de precios, por lo general es necesario “taponar” como ya se mostró, para poder obtener la cantidad de la participación neta de las acciones comunes al principio y al final del periodo. Sin embargo, en los años subsecuentes, la participación neta de los accionistas comunes al final del periodo puede determinarse en forma independiente agregando a la participación neta inicial de las acciones comunes el ingreso neto ajustado, los aumentos ajustados en las cuentas de acciones de capital, y otros aumentos en la participación neta de los accionistas comunes, y restando los dividendos ajustados y otras disminuciones en la participación de éstos durante el periodo.

Capítulo 4.

Preparación del Estado de Resultados Ajustado al Nivel General de Precios.

Igual que con las cuentas del balance general, el objetivo es presentar todos los ingresos, erogaciones, ganancias y pérdidas en términos de dólares con poder de compra general del final del periodo. Las cuentas del estado de resultados son no monetarias. Todo ingreso y gasto debe ser reajustado, a partir del número de dólares históricos, usados en su medición, a un número equivalente de dólares del Año 20.

Debe tenerse un cuidado especial al seleccionar el índice de precios apropiado para el denominador del factor de reajuste. Los ingresos y los gastos, para propósitos de determinar el denominador adecuado para el factor de reajuste, pueden dividirse en dos grupos:

Grupo 1: Ingresos y gastos asociados con cambios en los activos o en los pasivos monetarios.
Grupo 2: Ingresos y gastos asociados con cambios en los activos o en los pasivos no monetarios.

Los ingresos y los gastos siempre son cuentas no monetarias. La cuenta deudora, cuando la fuente de ingresos (gasto) es acreditada (abonada) puede ser bien una cuenta monetaria (Grupo 1) o una cuenta no monetaria (Grupo 2). La naturaleza de esta otra cuenta es la base para este plan de clasificación.

Los ingresos y gastos del primer grupo están medidos, en el estado de resultados convencional, en términos de dólares citados durante el periodo corriente del reporte. La mayoría de los ingresos y de los gastos de operación están en este primer grupo. El reconocimiento de gastos en salarios está asociado con una disminución en efectivo o un aumento en salarios por pagar, y se mide en dólares del periodo actual al momento en que los servicios de mano de obra fueron efectuados. El índice de precios apropiado para el denominador del factor de reajuste para ingresos y gastos del primer grupo es el índice para el trimestre en el cual ocurrió la transacción que dio origen al ingreso o al gasto.

Ingresos.
Ingresos por Venta de Productos (Grupos 1)

Los ingresos de la Demonstrador por venta de productos, están medidos en términos de dólares del Año 20 y derivados de ventas que se supone ocurrieron uniformemente en el año. La manifestación propuesta de la Financial Accounting Standard Board, recomienda que los ingresos y egresos que se distribuyen uniformemente durante el año, se ajustaran empleado la relación del nivel de precios del cuarto trimestre al nivel de precios promedio del año. Puesto que el nivel de precios del año promedio se aproxima a los precios de junio 30 y el nivel de precios del cuarto trimestre se centra en los precios de noviembre 15, el ajuste, es, efectivamente, un ajuste de cuatro y medio meses en vez de ser de seis. Para obtener el ajuste de un año completo, sugerimos un ajuste igual a la mitad el cambio de precios del cuarto trimestre del año anterior al cuarto trimestre del año en curso.

Siguiendo la recomendación de la Financial Accounting Standards Board de un ajuste de cuatro meses y medio, el siguiente ajuste es aplicable a la venta de productos:
158.9 / 154.3 * $ 2, 578,000 = $2, 654,855

Ingresos Provenientes de Contratos de Mantenimiento (Grupo 2).

Estos reajustes se pueden seguir con más facilidad, si se consultan los correspondientes de las cuentas del balance general, los Anticipos sobre Contratos de Mantenimiento.

Los ingresos devengados sobre contratos de mantenimiento durante el Año 20, están derivados parcialmente de las ventas de contratos de mantenimiento durante los Años 18 y 19, y en forma parcial de la venta de tales contratos en el Año 20.

Los ingresos reconocidos en el estado de resultados convencional del Año por ventas de contratos de mantenimiento durante los años 18 y 19 están medidos en términos de los dólares de esos años anteriores. Debido a que la venta de contratos de mantenimiento se supone ocurre de manera uniforme en el año, el denominador del factor de reajuste es el índice de precios promedio para los Años 18 y19.

Gastos.
Costo de lo Vendido (Grupo 2).

El costo de lo vendido puede reajustarse en términos de dólares corrientes como sigue, utilizando la información mostrada en la sección de ajuste de inventarios.
Obsérvese que este cálculo supone que las compras se hicieron de manera uniforme durante todo el año. Hasta el grado de que esto no sea el caso, deberán usarse las compras trimestrales con ajustes basados en índice trimestrales.
Gastos de Ventas, Generales y de Administración. (Grupos 1 y 2)

Se supone que los materiales van a adquirirse uniformemente durante el año. También se supone que el inventario de materiales tiene rotación de una vez al año. El costo de los materiales incluidos en los gastos de venta, generales y de administración para el Año 20, representan materiales adquiridos durante el Año 19. En consecuencia, se reajustan usado el índice de precios promedio para el Año 19.

Los gastos de venta, generales y de administración restantes se supone que fueron incurridos de manera uniforma durante todo el Año 20. Estos gastos están medidos en términos de dólares promedio de Año 20 y se reajustan usando el índice de precios promedio para el año, en el denominador del factor de reajuste.
Obsérvese que los servicios derivados de los materiales, de los impuestos sobre la propiedad y de otros gastos de operación, se reciben uniformemente durante el año. Sin embargo, para propósitos de ajustes al nivel general de precios, el denominador del factor de reajuste no está basado en los precios durante el periodo en que fueron recibidos los servicios, sino en los precios durante el periodo en que las cantidades de dólares de esos servicios fueron medidos al inicio. Para pagos por anticipado (por ejemplo, materiales e impuestos sobre la propiedad), la medición es en términos de dólares al momento de los pagos anticipados. Estos pagos por anticipado caen en el Grupo 2, discutido al principio de este capítulo. Para otros gastos, la medición es en términos de dólares, ya sea del tiempo cuando se pagó al contado o cuando se incurrió en un pasivo. Por lo tanto, estos gastos de operación caen en el Grupo 1.

Depreciación (Grupo 2).
El gasto ajustado por depreciación de la Demonstrador puede calcularse directamente sobre la base de los costos ajustados determinados con anterioridad para el edificio y para el equipo. Las cantidades de la depreciación ajustada se determinan dividiendo los costos ajustados entre las vidas útiles estimadas.

Gasto por intereses (Grupo 1)

Los intereses se acumulan uniformemente durante el año en obligaciones del fondo de amortización al 6%, se requiere el ajuste siguiente:
158.9 / 154.3 * $ 30,000 = 30,894

En este caso, obsérvese que el interés se acumula en forma proporcional durante el año, a medida que se utilizan los fondos del préstamo, aun cuando no se haga el pago sino hasta el final de cada periodo de 6 meses. Debido a que el gasto por intereses está medido en términos de dólares de poder de compra promedio del Año 20 (Cuentas del Grupo 1), se ajusta usando el índice de precios promedio para el año, en el denominador del factor de reajuste. En este caso la fecha del pago en efectivo no es relevante para el reajuste del gasto de intereses. El pago en efectivo sólo reduce un pasivo previamente medido para los intereses acumulados.

Gasto por el Impuesto Sobre la Renta (Grupos 1 y 2).

La cuenta de gastos por impuestos sobre la renta está formada de cantidades acumuladas durante el año, por $90,000 (Grupo 1), más el aumento en impuestos sobre la renta diferidos, por $10,000 (Grupo 2), resultante del uso, para propósitos de impuestos, de la depreciación acelerada para ciertos activos que están siendo depreciados sobre la base de la línea recta para propósitos del estado financiero.

Las acumulaciones de impuesto sobre la renta se derramaron uniformemente durante el año:

158.9 / 154.3 * $100,000 = $102,981

Como en el caso del gasto por intereses, se supone que los impuestos sobre la renta se acumulan en forma proporcional durante el año y, por lo tanto, están medidos en dólares de poder de compra promedio del Año 20. El pago subsecuente del pasivo por el impuesto sobre la renta, sólo reduce el pasivo previamente medido para los impuestos sobre la renta acumulada.

Pérdidas y Ganancias.
Ganancia Sobre la Venta de Equipo.

Como se indicó con anterioridad, durante julio del Año 20, la Demonstrador vendió equipo por $56,000 que tenía un valor en libros de $16,000. El equipo había sido adquirido en el Año 12 a un costo de $80,000; la depreciación acumulada al momento de la venta era de $64,000. La ganancia histórica ascendía a $40,000.
El producto de la venta, medido en términos de dólares corrientes era:
158.9 / 155.7 * $56,000 = $57,151

El valor en libros del equipo, medido en términos de dólares corrientes era:
158.9 /110.9 * $16,000 = $22,925

En consecuencia, la ganancia ajustada sobre la venta del equipo fue:
$57,151 -$22,925 = $34,226

Pérdidas y Ganancias Monetarias.

La medición de la ganancia o pérdida monetaria experimentada por la Demonstrador Corporación durante el Año 20, como resultado del aumento en el nivel de precios, de 148.0 al final del Año 19, a 158.9 al final del Año 20, requiere la identificación de todas las transacciones que afectan a los activos monetarios y a los pasivos monetarios durante el año. Este es un paso de importancia. La información resultante es el producto único de ajustes al nivel general de precios.

Los efectos de la inflación (deflación) sobre la administración que gobiernan la estructura del capital quedan explícitamente revelados.

Este paso también proporciona la comprobación de la exactitud de los procedimientos de ajuste. La conciliación de los saldos inicial y final de la participación de los accionistas comunes, proporcionado por los ingresos ajustados que incluyen utilidades y pérdidas monetarias, garantiza que las suposiciones y los análisis en el balance general ajustado, son consistentes con las suposiciones y los análisis del estado de resultados. En el análisis que sigue, el cálculo de la ganancia o pérdida sobre el capital de trabajo monetario neto y sobre el pasivo monetario a largo plazo, se muestran por separado.

Ganancia o Pérdida en el Capital de Trabajo Monetario Neto.

El capital de trabajo monetario neto se refiere al exceso de activos monetarios circulantes sobre los pasivos monetarios circulantes.

Como se indicó antes, las ventas y cobranza de las cuentas por cobrar se derramaron con bastante uniformidad durante el año. Lo mismo se aplica a sus compras y a la incurrencia en intereses y gastos de operación. Sin embargo, algunas pocas operaciones en cantidad global son inevitables.

La ganancia o pérdida en el capital monetario de trabajo neto se puede calcular en tres partes:

1- El saldo inicial. La pérdida monetaria por acarrear el saldo del principio de año en las cuentas de capital de trabajo monetario neto, es de $16,939, determinada como sigue:
(158.9 / 148.0 * $230,000) – $230,000 = $16,939

2- El cambio durante el periodo, ignorando las operaciones aisladas en efectivo: El saldo del capital de trabajo monetario neto aumentó $238,000 durante el año. Si suponemos que este aumento se registró uniformemente al igual que las ventas, las compras y la acumulación de gastos ocurrida durante el año, hay implicada una pérdida adicional de poder de compra.
(158.9 / 154.3 * $238,000) – $238,000 = $7,095

3- Las operaciones en efectivo aisladas también deben tomarse en consideración.

El gasto aislado de $24,000 durante el segundo trimestre anuló cualquier pérdida subsecuente en el poder de compra en esa cantidad. En forma similar, el gasto neto aislado de $104,000 durante el tercer trimestre, eliminó cualquier pérdida subsecuente en el poder de compra en esa cantidad.

Pasivos a Largo Plazo.

Durante periodos de inflación, una firma que tenga pendiente un pasivo a largo plazo reconoce una ganancia monetaria. En efecto, la deuda es pagadera en dólares que tienen menos poder de compra que los dólares recibidos como préstamo en el pasado a largo plazo tiene el efecto contrario. La Demonstrador obtuvo un préstamo de $500,000 mediante la emisión de bonos de su fondo de amortización durante el Año 14, en cuya época el índice del nivel de precios era de 117.6. Durante los siete años esta deuda ha estado pendiente. La Demonstrador ha disfrutado de un beneficio en poder de compra de $175,595, calculado como sigue:

(158.9 / 117.6 * $500,000) – $500,000 = $175,595

Este es un beneficio en el sentido de que la compañía hubiera tenido que pagar $675,192 (= 158.9 / 117.6 * $500,000) dólares corrientes para reemplazar la cantidad de poder de compra recibido en préstamo en el Año 147, en tanto que la obligación pide una liquidación de sólo $500,000 dólares corrientes.

Acciones Preferentes.

Si la participación de los accionistas preferentes y la de los accionistas comunes se consideran juntas como el total del capital social, la existencia de acciones preferentes en circulación no exige ningún ajuste en la medición del ingreso neto. Por otra parte, al determinar el ingreso neto atribuible a la participación de las acciones comunes, a diferencia del capital social total, deben considerarse los ajustes a las acciones preferentes en circulación.

La Demonstrador sigue la práctica de declarar y pagar dividendos a las acciones preferentes sobre una base trimestral. En consecuencia, el ajuste para el dividendo de las acciones preferentes deberá hacerse como sigue:

158.9 / 154.3 * $10,000 = $10,298

Obsérvese que los dividendos sobre las acciones preferentes, a diferencia del gasto por intereses, no se acumulan proporcionalmente en el tiempo. Los dividendos de las acciones proporcionalmente en el tiempo. Los dividendos de las acciones preferentes no están reconocidas en las cuentas sino hasta que han sido declarados. Por lo tanto, están medidas en dólares del tiempo de su declaración, y no necesariamente de manera uniforme durante el año.

Comentarios.

El resumen de los capítulos del 1 al 4 de libros de contabilidad para la inflación del autor: Sidney Davidson estos capítulos trata sobre el cambio de los precios y por eso hay que reexprese el balances general para ver si hubo cambio en aumento y disminución en las partidas. Es un tema muy importante y no enseña cómo tratar con eso.

src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js">