Evolución de la Tecnología en República Dominicana

src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js">

Historia

Desde la Red Telefónica Nacional al Cable Submarino (1942-1968) En 1941 había 3,244 aparatos en servicio y 2,091 abonados, de los cuales 1,487 y 1,239 respectivamente correspondían a Ciudad Trujillo. Estas cifras no incluyen 192 pertenecientes al Estado y al Ejercito Nacional. Existían además diferentes centrales particulares.

src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js">

En 1945 ya se resaltaba la eficiencia del servicio telefónico y telegráfico ya que comunica a todas las poblaciones de la República Dominicana. Para la comunicación exterior, los dominicanos contaban con varias estaciones radiotelegráficas y tres cables submarinos, varias estaciones de ondas cortas y largas para alterabilidad. El servicio telefónico internacional proporcionaba rápida comunicación con Cuba, Puerto Rico, Estados Unidos, Europa y Suramérica.

El 12 de Mayo de 1949, el Gobierno Dominicano en un amplio documento publicado en la Gaceta Oficial, estableció tarifas para el servicio local y para las llamadas de larga distancia. En 1949 CODETEL inauguró el moderno edificio en la calle 30 de marzo en la ciudad capital donde se concentraron todas las dependencias de la compañía y quedo instalada una central de 2,000 líneas y seis posiciones de operadoras para larga distancia.

El 15 de Julio de 1952 el Presidente de la República promulgó la resolución Núm. 3345 del Congreso Nacional que aprobaba un contrato entre el Estado y la Compañía Dominicana de Teléfonos, que regulaba los pagos que debía realizar dicha compañía.

El 30 de Diciembre de 1954, el Presidente de la República Hector B. Trujillo Molina promulgó la ley núm. 4018 mediante la cual el congreso nacional Declara de alto interes nacional la adquisición por el Estado de las empresas de servicios públicos destinados a la producción, transmisión y distribución de energía eléctrica, así como de teléfonos urbanos e interurbanos establecidas en el territorio nacional. Al parecer estas pretensiones no se cumplieron tal como fueron planteadas, pues las compañías privadas siguieron funcionando y desarrollándose con toda normalidad.

Desde la Red Telefónica Nacional al Cable Submarino (1942-1968)

El 16 de agosto de 1955 se inauguraba en el país el sistema de telecomunicaciones de ondas métricas en el Palacio de la Dirección General de Telecomunicaciones por la Radio Corporation of American de New York, las líneas de enlace entre las estaciones del sistema y las oficinas fueron instaladas en Santiago, La Vega, Monseñor Nouel, San Francisco de Macorís, Montecristi,

Puerto Plata, Sánchez, Samaná, La Romana, Barahona, San Pedro de Macorís, San Cristobal, El Seybo, Higuey, Baní, Azua, San Juan de la Maguana y Elías Piña.

El 2 de Noviembre de 1956 se promulga la resolución 4475 del Congreso Nacional mediante la misma se aprobaba un contrato suscrito entre el Estado y el señor Joaquín Pelayo Rancier para instalar, operar y mantener una empresa de servicio telefónico automático destinada en Moca. A través de los años la empresa por él fundada, Compañía de Teléfonos Urbanos, expandió sus servicios a otras localidades del interior del país como la Romana, Higuey, Hato Mayor y Salcedo.
El 1957 CODETEL se solicitaron pruebas para establecer un servicio telefónico y telegráfico con Puerto Rico, a través de la empresa Radio Corporation of Puerto Rico con el propósito de establecer un servicio de radio UHF (Over the Horizon) entre la estación situada en Kilómetro 6 ½ de la Carretera Mella y el Dorado (PR).

El 5 de Febrero de 1958 la Dirección General de Telecomunicaciones autoriza para ejecutar pruebas de comunicación por radio en microondas con Puerto Rico (Dorado) desde Alto Bandera (República Dominicana).

El 6 de marzo de 1958 se solicitaba autorización para realizar pruebas entre Ciudad Trujillo y Alto Bandera.

El 7 de abril de 1958, CODETEL solicita autorización para establecer un servicio radiotelefónico con Martiníca via ATT (American Telephone and Telegraph Company).

El 29 de julio de 1958 se solicitaba autorización para poner en funcionamiento un sistema de radiotelefónos móvil en Santiago de los Caballeros.

El 6 de agosto de 1958 el Presidente de la República promulgó la resolución núm. 4966 del Congreso Nacional mediante la cual se aprobaba un contrato entre el Estado y la compañía de teléfonos (CODETEL) que reformaba el original, principalmente en lo relativo a los porcentajes que la compañía debía pagarle al Estado y obliga a continuar realizando el plan de extensión y mejoramiento de la red.

En 1959 se instaló la sub-central telefónica Sub-Duarte en el Kilómetro 5 ½ de la Carretera Duarte con funcionamiento completamente automático y en el año 1960 se completó la instalación de la Sub-Central Sánchez.

En 1960 CODETEL inaugura en la ciudad de Puerto Plata un edificio con una central telefónica automática.

Ese mismo año, el Presidente de la República Dr. Joaquin Balaguer promulgó el 30 de Diciembre, la ley Núm. 5464, la cual modifica el Art. 1ro. de la ley Núm. 5388 del 11 de agosto de 1958 sobre conversaciones telefónicas a larga distancia.
En el mes de mayo de 1961, CODETEL solicita autorización para establecer servicio radiotelefónico entre República Dominicana y Belize, Honduras Británicas, y en Junio se autoriza a establecer un servicio radiotelefónico con Taiwan.

Los años subsiguientes a la caida de Trujillo provocaron gobiernos de corta duración, pero aún así el servicio telefónico siempre funcionó con normalidad inclusive en los momentos más difíciles como la revuelta constitucionalista.
El 1ro de febrero de 1966 se promulga la Ley de Telecomunicaciones Núm. 118.

A mediados del año 1967 el país tenía instalado 31,689 teléfonos distribuidos en las ciudades de mayor concentración poblacional.

Para 1970 ya existían instalado los sistemas de transmisión por microondas en Santo Domingo-San Cristobal-Baní-Azua-Barahona-Neyba, Santo Domingo-Boca Chica-San Pedro de Macorís-La Romana-Higuey, Santo Domingo-Santiago de los Caballeros-Puerto Plata.

Instalación Cable Sub-Marino Internacional 1968

En octubre de 1967 se iniciaron los estudios para instalar un cable sub-marino entre el país y Saint Thomas a 350 millas náuticas de distancia equivalente a 648 kilómetros. Su capacidad sería de 144 canales de voz conectada a la Sub-Central Sánchez. Su inauguración se llevó a cabo el 9 de Septiembre de 1968 desde el despacho del Presidente Dr. Joaquin Balaguer cuando este llamó desde el Palacio Nacional a su homólogo mexicano Gustavo Díaz Ordaz. El nuevo sistema de comunicación establecido por la empresa dominicana de teléfonos se realizó mediante dos cables sub-marinos que unen a Santo Domingo con Venezuela, por una parte, y por la otra, con la isla de Santo Tomas, donde se efectúa el entronque con otro cable que la conecta con el territorio de los Estados Unidos de América.

La Republica Dominicana recibió su primera computadora a finales de 1963, fue una computadora automática universal, mejor conocida como UNIVAC. Esta máquina fue instalada a inicios del 1964 en el Central Romana Corporation, cuando para esa época existían en el país cuatro instalaciones de maquinarias electromecánicas llamadas sistemas de fabulación con maquinas clasificadoras, interpretadoras, impresoras, entre otros.

A mediados del 1964la DGISR recibió otra máquina UNIVAC que entro a prestar servicio a finales de dicho año con el soporte a través de la representación que tenia la Casa R. Esteva y Cia. que disponía de un técnico alemán de nombre Sigmund Reinhold para brindar asistencia.

La UNIVAC fue la primera computadora electrónica comercial, capaz de procesar datos numéricos y textuales, costaba US$1.5 millones cuando salió al mercado, pesaba 16,000 libras, estaba compuesta por 5,000 tubos de vacío, y podía ejecutar unos 1,000 cálculos por segundo. Podía hacer sumas de dos números de diez dígitos cada uno, unas 100,000 por segundo. Funcionaba con un reloj interno con una frecuencia de 2,25 MHz, tenímemorias de mercurio y no permitía el acceso inmediato a los datos.

En Enero de 1,931, la compañía Dominicana de Teléfonos (CODETEL) había comprado a los señores Manuel de Jesús Troncoso T. y a Eduardo Winter la Empresa Telefónica de San Pedro de Macorís.EL 27 de Marzo de 1931 el Presidente de la Republica, Rafael L. Trujillo, promulgó la ley Núm 104, mediante la cual el Congreso Nacional autoriza al Poder Ejecutivo a vender pura y simplemente o bajo condición el sistema de teléfonos automáticos de la ciudad de Santo Domingo y el sistema de líneas telefónicas y telegráficas interurbanas existentes en el país en esos momentos, ambos sistemas bajo la propiedad del Estado, siempre que el gobierno conserve el control de las comunicaciones telegráficas en la Republica. Luego la Compañía Dominicana de Teléfonos compró al gobierno por RD$110,000.00 pesos oro americano la empresa telefónica de la ciudad de Santo Domingo y del sistema de líneas telegráficas y telefónicas que conecta entre si ciudades, aldeas y lugares rurales en la Republica Dominicana.

Inicios de las telefonías

1884 El Poder Ejecutivo concedió el 15 de mayo al Sr. Preston C. Nason (Ciudadano Norteamericano), el derecho de establecer el Sistema Perfeccionado de Centrales Telefónicas de Nason, quien pidió garantías para la propiedad no solo contra toda falsificación hecha en el país sino contra la introducción de las hechas en el extranjero y contra toda competencia en el mismo género de comunicaciones

que pudiera arrebatarle los beneficios que espera tener en el porvenir. Resolución no. 2228 se otorgó al Sr. Nason por el termino de 50 años, contados desde la fecha de esa concesión el derecho de establecer en la Republica Dominicana el Sistema Perfeccionado de Nason.

1884 Resolución 2228“Instalación de los Transmitidotes y Recibidores de comunicaciones; y el Derecho de manufacturar, importar o suplir cualesquiera formas de aparatos telefónicos; y de construir, operar y mantener centrales o líneas privadas o públicas y todo lo que abarca el sistema de transmisión eléctrica de sonidos palabras por alambres o cables en el interior de la República, siempre que pudiera comprenderse en la categoría de lo que hoy se conoce por teléfono.
Durante el mencionado término de cincuenta años, el derecho de importar o suplir teléfonos y materiales telefónicos (no entendiéndose por esto los materiales y productos químicos que puedan tener otra aplicación), y de construir, conectar, operar y mantener centrales o cualquier otro sistema telefónico, no se concederá a ninguna otra persona, compañía o asociación”.

El Sr. Nason y sus herederos o cesionarios tendrán el pleno derecho de elegir, fábricas a propósito, tener centrales de cambio y colocar posteo aparatos en cualquier calle o camino real de la República en que no dificulten el tránsito; y de colocar alambres o cables encima, a lo largo, a través o debajo de los edificios y vías públicas terrestres o acuáticas en el interior de la República y de las propiedades particulares con cuyos dueños tuviere previamente arreglos al efecto; y podrá de igual modo y bajo la misma condición hacer uso de todo árbol o arbusto que hallare en su camino y que le fuere necesario o útil para construir, operar y mantener líneas de comunicación telefónica en cualquier punto de la República.

En correspondencia a estas concepciones, el Sr. Preston C. Nason queda comprometido a establecer centrales telefónicas en las ciudades de Santo Domingo, Santiago, Puerto Plata y sucesivamente en todos los demás pueblos y ciudades de la República en que llegara a reunir 50 subscriptores; y además a medida que la empresa adquiera desarrollo, extenderá el beneficio a las otras comunes a que sea más practicable, aunque sea mayor el número de subscriptores; y pondrá en conexión una oficina del Estado con el central telefónico local en cada

pueblo o ciudad en que lo estableciere, desempeñando gratis el servicio del Gobierno en dicha central, así en el día como en la noche y en todo tiempo que fuere necesario.

Extensión del Contrato

El plazo para el establecimiento de teléfonos otorgado al senor Nason, contenido en la anterior resolución, fue prorrogado el 7 de octubre del mismo año 1884 por el Presidente de la República.

Francisco Gregorio Billini, mediante la resolución, Núm. 2297 y decía que “en vista del contrato celebrado entre el ciudadano Juan Tomas Mejia, Ministro de Foment (Rep. Dom.) y el Sr. Preston C. Nason (Estados Unidos), con fecha 19 de enero del año actual, referente a una concesión para el establecimiento de líneas telefónicas y aprobado por el Congreso Nacional en 10 de Mayo del año corriente; y de la fianza de tres mil pesosdepositada por el señor Nason en el Consulado dominicano en Nueva York para el Ministerio de Hacienda; y considerando que el señor Nasón ha necesitado tiempo para preparar sus trabajos con el fin de llevar a cabo dicha obra, según declaración del señor H. Billini, cónsul dominicano en Nueva York.

Instalación de redes telefónicas

El 14 de enero de 1886 la compañía del Señor Preston C. Nason (Domingo Electric Company) planificó la instalación de una estación telefónica en el Ozama en el edificio que ocupaba la Aduana o cerca de ella (Muelle) por la importancia que revestía el Comercio Marítimo en esa época.Central de Teléfonos Urbanos del GobiernoEn 1901 se inauguraba una Central de Teléfonos Urbanos del Gobierno en el techo del Palacio de Gobierno Nacional, frente al Parque Colón y se estableció una línea telefónica de larga distancia con toda la región Este.En 1902 se instalaba con éxito la primera línea telefónica comunicando a la ciudad de Santo Domingo con Guerra, Los Llanos, Quisqueya y San Pedro de Macorís con una extensión de 110 Kilómetros para sustituir el sistema telegráfico Morse.

30 de Septiembre 1902 el Presidente del Gobierno Provisional de la República, General de División Horacio Vásquez, decretó, mediante resolución Núm. 4286, que “desde la publicación del presente decreto se tasaran los telefonemas y telegramas privados que cursen por las líneas telefónicas y telegráficas nacionales, a cinco centavos oro por palabra.

Teléfono Urbano de la Ciudad de Santo Domingo y otras Ciudades En 1904 se realizó la interconexión entre la Capital del país con el Cibao partiendo la línea de la citada ciudad y prolongándose hasta Puerto Plata con estaciones en la Vega, Moca y Santiago. Más tarde se extendieron otras líneas Santiago-Montecristi, Santiago-San Francisco de Macorís, Seybo-Higuey, etc.

El 14 de Junio de 1904 aconteció un hito importante cuando Carlos F. Morales Languasco, a la razón Presidente Provisional de la República mediante Resolución 442 declaró “Obra de Utilidad Pública” la del teléfono urbano de la capital del país.

El 29 de Junio de 1904 se une San Pedro de Macoris con La Romana. El Presidente Morales Languasco, mediante resolución Núm. 4446 del 30 de septiembre de 1904 declara de utilidad pública la obra del Teléfono Urbano de San Pedro de Macorís. El 10 de Febrero de 1905 el Presidente de la República decretaba mediante Resolución Núm. 4522 continuar la línea telefónica desde la común de Guerra hasta el Distrito de San Francisco de Macorís, cruzando por Bayaguana, Monte Plata, Cevicos y Cotuí.

Primeras Escuelas de Telefonía

El Presidente Morales Languasco viendo la necesidad de aumentar el Personal técnico requerido y que el Gobierno debía atender a esa exigencia de servicio público decidió crear el 6 de mayo de 1905 una Escuela Telefónica en Azua y otra en Santiago de los Caballeros. Posteriormente, en el año 1911 dado el avance técnico que iba experimentando el sistema telefónico surgió la necesidad de preparar un personal idóneo, por lo que se planteó la conveniencia de crear una escuela telegráfica y telefónica.

Interconexión de las Principales Ciudades

El 4 de Abril de 1905 el Presidente de la República mediante Resolución Núm. 4549 dispuso “unir por medio de líneas telefónicas a las cabeceras de las provincias-comunes: Azua-San José de Ocoa, Santiago-Valverde, El Seybo-Hato Mayor y La Vega-Bonao respectivamente, y la cabecera del Distrito de Barahona con la común de Neyba. El 19 de Abril de 1905 se inaugura la línea telefónica de Bayaguana a Monte Planta uniendo las líneas del Sur de la República con las del Cibao.

El 1 de Mayo de 1905 se informa la inauguración de línea telefónica de Canton Pimentel a Cotuí. El 5 de Mayo de 1905 el Presidente de la República dispone, mediante Resolución Núm. 4559, “unir la población de Bayaguana con la de Sabana de la Mar” por medio de una línea telefónica. El 21 de Junio de 1905 el Poder Ejecutivo resolvió unir la población de las Matas de Farfán con las del Comendador por medio de una línea telefónica. El 1 de Julio de 1905, mediante Resolución Núm. 4587 decidió unir Montecristi, Guayubín, Sabaneta y San José de las Matas.

El 26 de Septiembre, mediante Resolución Núm. 4616 se dispuso tender una línea telefónica entre las poblaciones de Villa Riva y Canton Pimentel permitiendo unir las ciudades de Samaná, Sánchez y Matanzas.

Publicación del Primer Directorio Telefónico

En 1907 se publica el primer Directorio Telefónico (La Guía). Para ese mismo año Enrique Dechamps recopilaba la interconexión de la red telefónica de Santo Domingo, San Cristobal, Baní, Azua, San Juan de la Maguana, Las Matas de

Farfán, Barahona, Samaná, Sánchez, Matanzas, Guerra, Los Llanos, San Pedro de Macorís, El Seybo, Higuey, La Romana, Bayaguana, Monte Plata, Cevicos, Cotuí,

Villa Rivas, Canton Pimentel, Santiago, Puerto Plata, La Vega, Moca, San Francisco de Macorís, San José de las Matas, Salcedo, Bajaboníco, Altamira, Jánico, Las Lagunas, Montecristi, Copey, Dajabón, San José de Ocoa y la Ceyba. A partir de 1910 se inicia la instalación de postes de concreto y de hierro para el tendido de los cables telefónicos.

En 1911 el Congreso Nacional discutió el Proyecto de Ley de Telégrafos, en el cual estaban incluidos múltiples aspectos relacionados con los teléfonos.

Esta ley fue promulgada 25 de abril de 1911 creando la Dirección General de Telégrafos y Teléfonos.El 24 de Noviembre de 1911, por medio del Decreto Núm. 4963, el entonces Presidente de la República, Ramón Cáceres, dictó el reglamento
para el establecimiento de Líneas Telefónicas Urbanas para el Servicio de Abonados en el cual “Todo el que lo desee podrá, previa autorización de la

Secretaria de Estado de Fomento y Comunicaciones, establecer en cualquier población de la República líneas telefónicas urbanas para el servicio de abonados sujetándose a algunas condiciones.

src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js">