LA CALIDAD EDUCATIVA DESDE LA PERSPECTIVA DEL ÁREA DE LAS LENGUAS EXTRANJERAS

src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js">

Orientaciones respecto al enfoque funcional y comunicativo

Los maestros actuales de todos los niveles educativos no solo deben saber mucho, sino también tener la capacidad para promover en sus alumnos el aprendizaje de esos conocimientos.

src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js">

El maestro de hoy necesita enfrentarse a los grupos fortalecido con una formación pedagógica que lo dote de elementos suficientes para enseñar en forma adecuada. Ha de considerar la naturaleza del aprendizaje para poder proponer medios de enseñanza eficaces que produzcan aprendizajes significativos. Así, al conocer los procesos internos que llevan al alumno a aprender significativamente, manejara algunas ideas para propiciar, facilitar o acelerar el aprendizaje según opina Davila (2001).

De acuerdo a Zarzar (2004) el aprendizaje y la enseñanza son dos procesos distintos que los profesores tratan de integrar en uno solo: el proceso enseñanza-aprendizaje. Por tanto, su función principal no es solo enseñar, sino propiciar que sus alumnos aprendan.

Para que el profesor pueda realizar mejor su trabajo debe detenerse a reflexionar no solo en su desempeño como docente, sino en cómo aprende el alumno, en cuales son los procesos internos que lo llevan a aprender en forma significativa y en que puede hacer para propiciar este aprendizaje.

El aprendizaje es “el proceso de adquisición cognoscitiva que explica, en parte, el enriquecimiento y la transformación de las estructuras internas, de las potencialidades del individuo para comprender y actuar sobre su entorno, de los niveles de desarrollo que contienen grados específicos de potencialidad”.
En el aprendizaje influyen condiciones internas de tipo biológico y psicológico, así como de tipo externo, por ejemplo, la forma como se organiza una clase, sus contenidos, métodos, actividades, la relación con el profesor, etcétera.

La relación entre la enseñanza y el aprendiza no es una de causa-efecto, pues hay aprendizaje sin enseñanza formal y enseñanza formal sin aprendizaje. La conexión entre ambos procesos consiste en una dependencia ontológica.

El trabajo cotidiano del profesor es hacer posibles el aprendizaje de sus alumnos. Enseñar es provocar dinámicas y situaciones en las que se pueda darse el proceso de aprender en los alumnos.

Entonces una de las características esenciales de la enseñanza es la intencionalidad. Los alumnos adquieren muchos conocimientos fuera del salón de clases de manera cotidiana, pero aquí es donde aprenden lo que intencionalmente quiere enseñarles el profesor.

Según Hernández (2005) el reto de este será lograr que aquellos sean capaces de darle sentido a su conocimiento para que pueda ser utilizado para sus propios fines, y no solo para fines escolares entre diferentes contenidos, facilitándoles su proceso de aprender a aprender.

Las estrategias de aprendizaje se entienden como un conjunto interrelacionado de funciones y recursos, capaces de general esquemas de acción que hacen posible que el alumno se enfrente de una manera más eficaz a situaciones generales y específicas de su aprendizaje; que le permiten incorporar y organizar selectivamente la nueva información para solucionar problemas de diverso orden. El alumno, al dominar estas estrategias, organiza y dirige su propio proceso de aprendizaje.

Las técnicas de aprendizaje forman parte de las estrategias y pueden utilizarse en forma más o menos mecánica, sin que sea necesario para su aplicación que exista un propósito de aprendizaje por parte de quien las utiliza; las estrategias, en cambio, son siempre conscientes e intencionales dirigidas a un objetivo relacionado con el aprendizaje.

Este aprendizaje de estrategias no puede desligarse de la conciencia del estudiante, adquirida a partir de los propios procedimientos, no solo por sus logros personales, sino también por sus dificultades para el aprendizaje. El papel del profesor en este proceso del alumno es fundamental, en la medida en que no solo tiene que seguir e interpretar los procesos de aprendizaje del alumno, sino que también debe modificar sus propias estructuras de conocimiento, condición indispensable para facilitar este nuevo enfoque en la relación enseñanza y aprendizaje.

Las estrategias de enseñanzas

Dentro del profesorado moderno la elección adecuada de los objetivos de la enseñanza es el punto crucial de su profesión docente. En efecto, de igual modo que la competencia profesional del ingeniero se manifiesta en la acertada elección que haga de los materiales y de los métodos para la construcción bajo su responsabilidad, la idoneidad profesional del profesor se manifiesta en la adecuada elección que haga de los objetivos y actividades de enseñanza-aprendizaje y técnicas de evaluación que adopte para su trabajo.

Pueden presentarse diferentes tipos de problemas en la elección de las actividades:

a) El profesor carece de criterios que le orienten en la elección: ¿Con que bases escogerá los métodos o técnicas? ¿Cómo tomar en cuenta el mismo tiempo los objetivos y la estructura del tema que debe enseñar, los tipos característicos de los estudiantes que tiene al frente, el tiempo disponible y las facilidades materiales que le proporcione la escuela?

b) El profesor no conoce cuales son las posibilidades y las limitaciones de los diversos tipos de actividades de la enseñanza-aprendizaje. Aun cuando sepa por ejemplo, que la dinámica de grupos es aconsejable, en un caso determinado puede no conocer las técnicas de grupo que mejor pueden contribuir en sus actuales circunstancias.

c) Aun teniendo criterios para escoger actividades y conociendo en teoría la existencia de métodos y técnicos diversos, el profesor no tiene experiencia de como emplearlas. Ocurre por ejemplo, que el profesor x sabe que es un panel, porque ha asistido a algunos de ellos, pero no haberlo practicado no lo incorpora a su repertorio.

d) Surge por otra parte el problema del tiempo. Los currículos sobrecargados abruman a profesores y a estudiantes y limitan el empleo de actividades de la enseñanza-aprendizaje. Por lo general se sacrifican aquellas actividades que podrían estimular la creatividad y la iniciativa propias en los alumnos, tales como la investigación bibliográfica, el trabajo sobre proyectos en equipo, etc.

e) Circunstancias ajenas a la voluntad del profesor, hacen imposible a veces una elección racional de actividades. Existen facultades que no ofrecen las facilidades más elementales para el ejercicio de otros actividades que las relativas a la exposición magistral. Además de alojar a grupos numerosos de alumnos, las salas de clase son pequeñas, desprovistas de cortinas para el oscurecimiento del ambiente, no tienen sino pupitres fijos, lo cual dificultad la práctica de la dinámica de grupos, etc.

Existen diversos aspectos fundamentales para concretizar un efectivo plan de enseñanza.

Los objetivos educacionales determinan los tipos de actividades, la estrecha dependencia que existe entre las experiencias que deben vivir los alumnos y los objetivos educacionales. En síntesis, hay una dependencia directa entre los objetivos educacionales establecidos por el profesor y las actividades de enseñanza-aprendizaje, en virtud de las cuales dichos objetivos alcanzan su realización.

La estructuración del asunto que ha de enseñare determina el tipo de actividad, para el logro de los objetivos educacionales, el alumno es expuesto a la presencia de asuntos o contenidos de materia de diversa naturaleza. Por ejemplo, se le expone antes hechos, situaciones, formular, teorías, principios, conceptos, procesos, sistemas, figuras, etc. Generalmente estos elementos no se presentan aislados, sino en forma de un conjunto del cual forman parte de acuerdo a Díaz y Martins (2001).

La etapa del proceso de enseñanza-aprendizaje determina el tipo más indicado de actividades. Dentro de una etapa inicial de problematización en la cual los alumnos adquieren una visión sincrética visión global del asunto en estudio y construyen mediante la identificación de los puntos clave y de sus relaciones mutuas, un modelo simplificado del problema. Hay asimismo una etapa de teorización en la cual los alumnos, con la orientación del profesor, intentan explicar el problema y derivar hipótesis de solución. Sigue a eta finalmente la etapa de aplicación, lo que comprende también la fijación, la transferencia y la generalización de lo aprendido.

Las estrategias de aprendizaje

A) Las estrategias de aprendizaje dentro del ámbito académico.

Se han identificado cinco tipos de estrategias generales en el ámbito educativo. Las tres primeras ayudan al estudiante a elaborar y organizar los contenidos para que resulte más fácil el aprendizaje (procesar la información), la cuarta está destinada a controlar la actividad mental del estudiante para dirigir el aprendizaje y, por último, la quinta de apoyo al aprendizaje para que éste se produzca en las mejores condiciones posibles según Noy Sánchez, Luz Amparo (2015).

B) Estrategias de ensayo.

Son aquellas que implica la repetición activa de los contenidos (diciendo, escribiendo), o centrarse en partes claves de él. Son ejemplos:

• Repetir términos en voz alta, reglas mnemotécnicas, copiar el material objeto de aprendizaje, tomar notas literales, el subrayado.

C) Estrategias de elaboración.

Implican hacer conexiones entre lo nuevo y lo familiar. Por ejemplo:
• Parafrasear, resumir, crear analogías, tomar notas no literales, responder preguntas (las incluidas en el texto o las que pueda formularse el estudiante), describir como se relaciona la información nueva con el conocimiento existente.

D) Estrategias de organización.

Agrupan la información para que sea más fácil recordarla. Implican imponer estructura a contenidos de aprendizaje, dividiéndolo en partes e identificando relaciones y jerarquías. Incluyen ejemplos como:

• Resumir un texto, esquema, subrayado, cuadro sinóptico, red semántica, mapa conceptual, árbol ordenado.

E) Estrategias de control de la comprensión.

Son las estrategias ligadas a la Metacognición. Implican permanecer consciente de lo que se está tratando de lograr, seguir la pista de las estrategias que se usan y del éxito logrado con ellas y adaptar la conducta en concordancia.

Si utilizásemos la metáfora de comparar la mente con un ordenador, estas estrategias actuarían como un procesador central de ordenador.

Son un sistema supervisor de la acción y el pensamiento del estudiante, y se caracterizan por un alto nivel de conciencia y control voluntario.

Entre las estrategias metacognitivas están: la planificación, la regulación y la evaluación.

F) Estrategias de planificación.

Son aquellas mediante las cuales los estudiantes dirigen y controlan su conducta.

Son, por tanto, anteriores a que los estudiantes realicen alguna acción. Se llevan a cabo actividades como:

  • Establecer el objetivo y la meta de aprendizaje
  • Seleccionar los conocimientos previos que son necesarios para llevarla acabo
  • Descomponer la tarea en pasos sucesivos
  • Programar un calendario de ejecución
  • Prever el tiempo que se necesita para realizar esa tarea, los recursos que se necesitan, el esfuerzo necesario
  • Seleccionar la estrategia a seguir

G) Estrategias de regulación, dirección y supervisión.

Se utilizan durante la ejecución de la tarea. Indican la capacidad que el estudiante tiene para seguir el plan trazado y comprobar su eficacia.
Se realizan actividades como:

  • Formular preguntas
  • Seguir el plan trazado
  • Ajustar el tiempo y el esfuerzo requerido por la tarea
  • Modificar y buscar estrategias alternativas en el caso de que las
    seleccionadas anteriormente no sean eficaces.
  • Estrategias de evaluación.

Son las encargadas de verificar el proceso de aprendizaje. Se llevan a cabo durante y al final del proceso. Se realizan actividades como:

Otras estrategias son:

  • Valorar si se han conseguido o no los objetivos propuestos.
  • Evaluar la calidad de los resultados finales.
  • Decidir cuándo concluir el proceso emprendido, cuando hacer pausas, la duración de las pausas, etc.

Estas estrategias, no se dirigen directamente al aprendizaje de los contenidos. La misión fundamental de estas estrategias es mejorar la eficacia del aprendizaje mejorando las condiciones en las que se produce. Incluyen:

Establecer y mantener la motivación, enfocar la atención, mantener la concentración, manejar la ansiedad, manejar el tiempo de manera efectiva, etc.

Por ultimo señalar, que algunos autores relacionan las estrategias de aprendizaje con un tipo determinado de aprendizaje. Para estos autores cada tipo de aprendizaje (por asociación/por reestructuración) estaría vinculado a una serie de estrategias que le son propias.

  • El aprendizaje asociativo: Estrategias de ensayo
  • El aprendizaje por reestructuración: Estrategias de elaboración, o de organización.

El profesorado ante las estrategias de aprendizaje.

La principal dificultad del Docente frente a las estrategias de aprendizaje está en el rechazo de toda innovación: La enseñanza de estrategias de aprendizaje lleva consigo la utilización de unos determinados métodos, en muchos casos distintos de los que los profesores venían utilizando. Para algunos profesionales, esto supone una inferencia con la práctica aceptada, y lo rechazan.

Otra dificultad está en el desconocimiento del propio proceso de aprendizaje:

  • Enseñar estas estrategias depende, en buena medida, de la capacidad que el profesor tenga para discutir el aprendizaje con sus estudiantes.
  • Para ello, es necesario que éste sea capaz de hacer consciente su propio proceso de aprendizaje.
  • Finalmente la elección de una estrategia de aprendizaje depende también de la formación en los métodos desarrollados para la enseñanza de un contenido determinado.

El cuerpo estudiantil frente a las estrategias de aprendizaje.

El principal problema es la resistencia del estudiante a ser activo en su aprendizaje, motivada por los modelos tradicionales de enseñanza y, sobre todo, porque no aprecia la utilidad de este aprendizaje para el rendimiento en los exámenes; pues normalmente éstos premian el aprendizaje mecánico o memorístico.

De otro lado las estrategias de aprendizaje implican más tiempo que los métodos tradicionales, una disposición ambiental en términos de mobiliario, materiales y de manera particular un trabajo más autónomo y por tanto con autorregulación del proceso, tarea nueva para el estudiante que posee una disposición natural hacia la clase magistral que implica solo trabajo del docente o la tradicional enseñanza.

Los recursos didácticos

Cuando se pretende diseñar las actividades (tanto de enseñanza como de aprendizaje) se debe hacer una reflexión en aspectos fundamentales como los elementos importantes para su correcta implementación dentro de las aulas.

Por esta razón toda propuesta de actividades debe ir acompañada de una serie puntos como los señalados a continuación.

a) Realizar una breve descripción de la actividad
b) Indicar los materiales y recursos que se requieren para su desarrollo.
c) El modo de implementarla: se refiere a como se trabajara la actividad (individual, por parejas o grupal).
d) Lugar de realización de la actividad: en el aula, en el laboratorio, en tutoría.
e) El tiempo de duración: el profesor deberá hacer una estimación a priori del tiempo aproximación de duración.
f) Los materiales y recursos a utilizar, etc.
g) Indicar en que objetivos (de los formulados en el tema) incide la actividad.

Si entendemos las estrategias de enseñanza como los distintos modos en que son llevadas a cabo las actividades didácticas para obtener una mayor efectividad, se deduce que las estrategias están íntimamente conectadas con los recursos. Su papel es el de servir de facilitador de la instrucción del proceso E/A primero como incentivador, y después como responsable en buena medida del mantenimiento de los procesos motivacionales del aprendiz respecto a la instrucción.

Sobre los recursos didácticos, merece la pena nacer una especial mención a las nuevas tecnologías de la información y de la comunicación. Es muy importante que los docentes e instituciones hagan un esfuerzo importante para incorporar las nuevas tecnologías en el aula.

Si hacemos un análisis histórico a lo largo del siglo XX sobre la utilización de las nuevas tecnologías de la información y de la comunicación en el ámbito académico nos apercibiremos de que las instituciones académicas no se distinguen precisamente por estar a la vanguardia en el uso didáctico de las nuevas tecnologías, como ocurre en otros ámbitos como la medicina.

La evaluación

Finalmente el autor Domenech (2002) indica que todo diseño de instrucción debe hacer referencia a la evaluación del aprendizaje. En este punto del diseño, el profesor debe explicitar como valorara la calidad del aprendizaje alcanzado por los estudiantes lo cual implica responder a cuestiones tales como: que instrumentos de medida utilizara, que criterios usara para valorar el aprendizaje (que peso o puntuación se dará a cada cosa), cual es el punto de corte, etc

La evaluación supone el control sobre un producto educativo y la existencia de criterios para contrastar la realización educativa: la retroalimentación de la información y la toma de decisiones es la consecuencia de ese proceso según Rivas y Descals, (2000).

La toma de decisiones se basara en el dominio de los objetivos educativos estipulados al priori por el profesor, recogidos en el diseño o programación de la asignatura. Pero, para comprobar el grado de dominio de los objetivos propuestos es necesario disponer de unos criterios de evaluación. Por esa razón, es importante que el profesor establezca claramente en el diseño o programa de su asignatura los criterios de evaluación que utilizara para que los estudiantes los conozcan.

Los criterios hacen referencia a los aspectos o dimensiones que se creen relevantes en el aprendizaje de los estudiantes y son la base para valorar la información obtenida mediante pruebas, trabajo, u otras estrategias de evaluación utilizadas. Los resultados obtenidos se contrastan con los criterios establecidos y de ahí se procese a la toma de decisiones: superación o no del tramo instruccional (tema, trimestre, semestre, curso, etc.).

Evaluar el aprendizaje significa, pues, valorar el grado de cumplimiento de los objetivos formulador y no otros distintos como ocurre a veces, Erro en el que suelen incurrir muchos profesores universitarios, generando ansiedad y desconcierto entre los estudiantes.

 

src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js">