LA COMUNIDAD DEL CARIBE (CARICOM)

src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js">

LA COMUNIDAD DEL CARIBE
(CARICOM)

La Comunidad del Caribe (Caricom) surgió en 1958, como resultado de 15 años de gestiones a favor de la integración regional, y se constituyó con tres objetivos fundamentales:

src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js">

  • Estimular la cooperación económica en el seno de un mercado común del Caribe.
  • Estrechar las relaciones políticas y económicas entre los estados miembros.
  • Promover la cooperación educacional, cultural e industrial entre los países de la Comunidad.

El Caricom agrupa a Antigua y Barbuda, Bahamas, Barbados, Belice, Dominica, Granada, Guyana, Haití, Jamaica, Montserrat, Sant Kitts and Nevis, Santa Lucía, San Vicente y las Granadinas, Suriname y Trinidad y Tobago.

Los países que participan en calidad de observadores son Anguilla, Islas Caimán, México, Venezuela, Aruba, Colombia, Antillas Holandesas, Bermudas, República Dominicana y Puerto Rico, mientras que Islas Virgenes es miembro asociado.

Los principales órganos de la Comunidad del Caribe son la Conferencia y el Consejo:

La Conferencia es el órgano supremo de la organización regional y la integran los jefes de Estado y de Gobierno de los países miembros. Su principal responsabilidad es trazar la política de la Caricom. También se encarga de autorizar la firma de tratados entre la Comunidad del Caribe y otras organizaciones de integración.

El Consejo está integrado por los ministros de Relaciones Exteriores y se encarga del desarrollo de los planes estratégicos de la Caricom, de coordinar la integración en diferentes sectores y de promover la cooperación entre los estados miembros.

HISTORIA DEL CARICOM

El establecimiento del Mercado Común de la Comunidad del Caribe (CARICOM) fue el resultado de un esfuerzo de 15 años para cumplir con la esperanza de una integración regional que nació con el establecimiento de la Federación de las Antillas Británicas en 1958. Fue un Gobierno Federal conformado por 10 islas miembro. Aunque fue redactado un plan de Unión Arancelaria, el énfasis en los aspectos no fue fundamental durante los primeros cuatro años de su conformación. En lo económico, la Región mantuvo la misma condición prevaleciente durante siglos y el Libre Comercio aún no había sido introducido entre los Países Miembros durante este periodo. La Federación Antillana llegó a su fin en 1962, lo cual, en muchos aspectos, debe considerarse como el verdadero comienzo de lo que es hoy la Comunidad del Caribe.

El cierre de la Federación significó el inicio de esfuerzos más serios de parte de los lideres políticos del Caribe para fortalecer los lazos entre las islas y el continente, al disponer la continuación y fortalecimiento de las áreas de cooperación que existieron durante la Federación. A mediados de 1962, fue convocada una Conferencia de Servicios Comunes para tomar decisiones importantes, siendo la Universidad de las Antillas Occidentales -fundada en 1948- uno de los más importantes puntos de la agenda. Otro punto fue el de los Servicios Regionales de Embarque, establecidos durante la Federación para controlar la operación de los buques donados en 1962 por el gobierno de Canadá.

El Servicio Meteorológico del Caribe fue establecido un año después, en 1963 y, junto con la Universidad de las Antillas Occidentales y el Servicio Regional de Embarque, representaban el corazón de la cooperación caribeña.

Además de la decisión de continuar con el proceso de cooperación interestatal, no obstante la disolución de la Federación, el año 1962 también marcó dos avances importantes dentro de la Comunidad del Caribe: Jamaica y Trinidad y Tobago obtienen su independencia, en agosto de ese año, y con ello la capacidad de controlar sus asuntos internos y externos.

Al anunciar su intención de retirarse de la Federación, Trinidad y Tobago propuso la creación de una Comunidad del Caribe, conformada no sólo por los 10 miembros de la Federación, sino también por las tres Guyanas y todas las islas del Mar Caribe (tanto las independientes como las no independientes). Para discutir éste concepto, el Primer Ministro de Trinidad y Tobago convocó la primera Conferencia de Jefes de Gobierno en julio de 1963, a celebrarse en esa nación. A dicha Conferencia asistieron los líderes de Barbados, la Guyana Británica, Jamaica, y Trinidad y Tobago. En esta Conferencia, los líderes de los cuatro países caribeños hablaron claramente de la necesidad de establecer una política de estrecha cooperación con Europa, África y Latinoamérica.

La primera Conferencia de Jefes de Gobierno demostró ser la inicial en una serie de Conferencias entre los líderes de la Mancomunidad de los Países del Caribe. En julio de 1965, las conversaciones entre los Primeros Ministros de Barbados, la Guyana Británica y el Ministro en Jefe de Antigua sobre el posible establecimiento de un Área de Libre Comercio en el Caribe arrojaron como resultado el anuncio, ese mes, de llevar a cabo planes definitivos para establecer un Área de Libre Comercio. Esto fue cristalizado en diciembre de ese año (1965), cuando los Jefes de Gobierno de Antigua, Barbados y la Guyana Británica firmaron un Acuerdo en Dickenson Bay, Antigua, para establecer la Asociación de Libre Comercio del Caribe (CARIFTA).

El comienzo de la Asociación de Libre Comercio fue pospuesta deliberadamente a fin de permitir que Trinidad y Tobago, Jamaica y todas las Islas de Barlovento y Sotavento se convirtieran en miembros de la nueva Asociación de Libre Comercio.

La Cuarta Conferencia de Jefes de Gobierno acordó establecer formalmente al CARIFTA y de incluir a tantos países de la Mancomunidad como fuese posible en un nuevo Acuerdo que se llevaría a cabo en diciembre de 1965. También se acordó que la Asociación de Libre Comercio fuera el inicio de lo que sería el Mercado Común del Caribe, el cual sería establecido (al cabo de una serie de etapas) para la obtención de una Comunidad Económica de los Territorios del Caribe viable.

Al mismo tiempo, reconociendo los problemas especiales de desarrollo, se acordaron varios puntos especiales en beneficio de siete Estados Miembro, que en la actualidad componen los Estados [OECS] y Belice. El nuevo acuerdo CARIFTA tomo vigencia el 1 de mayo de 1968, con la participación de Antigua, Barbados, Trinidad y Tobago y Guyana. La idea original de permitir que todos los territorios de la Región participaran en la Asociación fue alcanzada a fines de ese año con el ingreso de Dominica, Grenada, San Kitts/Nevis/Anguila, Santa Lucia y San Vicente, en el mes de julio, y de Jamaica y Montserrat el 1 de agosto de 1968. Honduras Británica (Belice) se hizo miembro en mayo de 1971.

El establecimiento del Secretariado Regional de la Mancomunidad del Caribe, el 1 de mayo de 1968 en Georgetown, Guyana, y del Banco de Desarrollo del Caribe, en octubre de 1969 en Bridgetown, Barbados, surgió también de la Conferencia de Jefes de Gobierno de 1967.

Fue en la Séptima Conferencia de Jefes de Gobierno en, octubre de 1972, que los líderes del Caribe decidieron transformar el CARIFTA en un Mercado Común y establecer la Comunidad del Caribe, de la que el Mercado Común sería parte integral.

En la Octava Conferencia de Jefes de Gobierno del CARIFTA, celebrada en abril de 1973 en Georgetown, Guyana, se tomó la decisión de establecer la Comunidad del Caribe. Once miembros del CARIFTA firmaron el Acuerdo. El Acuerdo Georgetown también permitió que Antigua, Honduras Británica, Dominica, Granada, Santa Lucia, Montserrat, San Kitts/Nevis/Anguila y San Vicente pasaran a ser miembros plenos de la Comunidad para el 1 de mayo de 1974.

El Mercado Común de la Comunidad del Caribe (CARICOM) fue establecido con la firma del Tratado de Chaguaramas firmado por Barbados, Jamaica, Guyana y Trinidad y Tobago. Entró en efecto el 1 de agosto de 1973. Subsiguientemente, los demás ocho territorios caribeños se integraron al CARICOM. Bahamas se convirtió en el Estado Miembro número 13 de la Comunidad el 4 de julio de 1983.

En julio de 1991, las Islas Vírgenes Británicas y Turcos y Caicos ingresaron como Miembros Asociados del CARICOM. Otros doce Estados de Latinoamérica y el Caribe son Observadores en varias instituciones de la Comunidad y cuerpos ministeriales de CARICOM.

Surinam se convirtió en el Estado Miembro número 14 de la Comunidad el 4 de julio de 1995.

Desde su formación, la Comunidad se concentro en promover la integración de las economías de los Estados Miembros, y en coordinar las políticas externas y sociales de los Estados Miembros independientes.

Algunos de los temas principales presentes en la agenda regional incluyen la reestructuración de los Órganos e Instituciones Regionales, el impacto que tendrá el Acuerdo de Libre Comercio de las Américas (ALCA) en los acuerdos existentes, tales como el Acuerdo Comercial Caribeño Canadiense y la Iniciativa de la Cuenca del Caribe; y analizar el proceso de integración de la Comunidad a través de la formación de un mercado y economía únicos.

En la Octava Reunión de Jefes de Gobierno del CARICOM, celebrada en 1987, el Primer Ministro de Barbados presentó el concepto de establecer una institución representativa y deliberante que asociase los pueblos de la región a través de sus representantes, con miras a promover el proceso de desarrollo regional. Hasta la fecha, los siguientes Estados Miembros han firmado y ratificado el Acuerdo: Antigua y Barbuda, Barbados, las Bahamas, Belice, Dominica, Granada, Guyana, Jamaica, San Kitts y Nevis, Santa Lucía, Trinidad y Tobago. La XVIII Conferencia de Jefes de Gobierno acordó conceder la membresía provisional de Haití en la Comunidad.

ANTECEDENTES

La comunidad nació bajo el nombre de Comunidad y Mercado Común del Caribe a raíz del Tratado de Chaguaramas suscrito entre los primeros ministros Errol W. Barrow de Barbados, L.F.S. Burnham de Guyana, Michael Manley de Jamaica y Eric Williams de Trinidad y Tobago el 4 de julio de 1973. El tratado fue modificado en febrero de 1992 para cambiar el nombre del organismo al actual y redefinir sus objetivos. El 2 de julio de 1991 los territorios británicos de Islas Turcos y Caicos e Islas Vírgenes Británicas se incorporaron como miembros asociados e igualmente lo hicieron los territorios de Anguila en 1992, Islas Caimán en 2002 y Bermuda en 2003.

MIEMBROS

Miembros plenos Miembros asociados Miembros observadores
Antigua y Barbuda
Bahamas
Barbados
Belice
Dominica
Granada
Guyana
Haití
Jamaica
Montserrat
Santa Lucía
San Cristóbal y Nieves
San Vicente y las Granadinas
Surinam
Trinidad y Tobago
Anguila
Bermudas
Islas Caimán
Islas Turcas y Caicos
Islas Vírgenes Británicas
Aruba
Antillas Neerlandesas
Colombia
México
Puerto Rico
República Dominicana
Venezuela

Otros órganos de la CARICOM:

  • Consejo para el Desarrollo Económico y Comercial (COTED)
  • Consejo para las Relaciones Exteriores y de la Comunidad (COFCOR)
  • Consejo para el Desarrollo Humano y Social (COHSOD)
  • Consejo para la Planificación Financiera (COFAP)

La Comunidad del Caribe cuenta también con las siguientes instituciones:

  • Agencia para la Cooperación ante Desastres y Emergencias (CDRA)
  • Instituto Meteorológico del Caribe (CMI)
  • Organización Meteorológica del Caribe (CMO)
  • Corporación Caribeña para la Alimentación (CFC)
  • Instituto Caribeño para la Protección del Medio Ambiente (CEHI)
  • Instituto para la Investigación y el Desarrollo de la Agricultura Caribeña (CARDI)
  • Instituto Caribeño para la Educación en la Protección de la Fauna y para la Asistencia Veterinaria (REPAHA)
  • Asociación de Parlamentos de la Comunidad del Caribe (ACCP)
  • Centro para el Desarrollo Administrativo del Caribe (CARICAD)
  • Instituto Caribeño para la Alimentación y la Nutrición (CFNI).

La Caricom dispone además de instituciones asociadas como:

  • Banco para el Desarrollo del Caribe (CDB)
  • Universidad de Guyana (UG)
  • Universidad de las Indias Orientales (UWI)
  • Instituto Caribeño del Derecho/Instituto Central del Derecho del Caribe (CLI/CLIC)

OBJETIVOS

  • La integración económica de los estados miembros a través del establecimiento de un régimen de Mercado Común.
  • La coordinación de las políticas exteriores de los estados Miembros.
  • Promover la cooperación en los ámbitos educativo, cultural e industrial

DESVENTAJAS:

I. No carece de pocos obstáculos, especialmente aquellos referidos a las asimetrías existentes entre los países involucrados. Dichas diferencias se expresan en su grado de desarrollo social y económico, el nivel de sus avances en materia científico-tecnológica, el tamaño de su población, etc.

II. Aunque existen diferencias de extensión, grado de industrialización, desarrollo y de recursos entre estos países, su integración es importante para intensificar los intercambios y lograr economías de escala para mejorar el bienestar común. En este proceso de consolidación del mercado común se deben superar varios obstáculos que los gobiernos de los cuatro países miembros están tratando de lograr en un clima de cooperación.

Entre ellos, se pueden mencionar algunos de los problemas que se presentan en el sector agrícola:

  • La mayor parte de los productos agrícolas son competitivos más que complementarios.
  • Los ciclos productivos estaciónales coinciden en la mayor parte de los cultivos en los cuatro países, lo que restringe cada vez más la complementariedad.
  • Se presentan grandes diferencias de productividad entre los países, debido a los distintos niveles de eficiencia en las explotaciones agrícolas, de los servicios y de la infraestructura, diferentes sistemas fiscales, etc.

VENTAJAS:

I. El comercio de los países del CARICOM se ha cuadriplicado desde 1990.

II. En la política económica de los países se considera al comercio como base fundamental para el desarrollo.

III. El futuro de nuestro país está estrechamente vinculado al comercio exterior.

ESTRUCTURA DE LA COMUNIDAD DEL CARIBE (CARICOM)

El CARICOM tiene como objetivo fomentar la integración económica entre los Estados miembros y asociados a través del libre movimiento de bienes, y la consecuente cooperación técnica. En 2001, por medio de la revisión del tratado original de Chaguaramas, se creó el CARICOM Single Market and Economy -CSME, que prevé no sólo la libre circulación de capital, bienes y servicios, sino también, la armonización de leyes e instituciones de los Estados.

De los 14 países de la Comunidad, Bahamas fue el único que decidió no formar parte de este mercado común.

El CARICOM tiene diversas entidades que garantizan el trabajo conjunto entre los Estados. Tiene dos órganos principales, cuatro que asisten a los principales, y varios organismos miembros y asociados a la Comunidad.

Los órganos principales son: la Conference of Heads of Government y su correspondiente oficina; y el Community Council of Ministers representado por los Ministers of Foreigns Affairs de los países. Se reúnen anualmente para examinar asuntos relacionados con programas de cooperación regional que se estén desarrollando en: justicia, turismo, economía, relaciones regionales e internacionales, admisión y suspensión de Estados miembros, entre otros.

Son asistidos por el Caribbean Community Secretariat -con sede en Guyana- que constituye el principal órgano administrativo, y cuya función es liderar las relaciones entre los organismos de la Comunidad.

Adicionalmente, existen cuatro órganos que asisten a los principales: el Council for Finance and Planning, COFAP; el Council for Trade and Economic Development, COTED; el Council for Foreign and Community Relations, COFCOR, y el Council for Human and Social Development, COHSOD.

También existen instituciones asociadas y miembros de CARICOM. Miembros son: la Caribbean Court of Justice, el Legal Affairs Committee, el Budget Committee, y el Committee of Central Bank Governors. Asociadas son: el Caribbean Development Bank, CDB, el Council of Legal Education, la West Indies University, la Universidad de Guyana y la Organización de Estados del Caribe del Este, OECE.

Respecto a la OECE, igualmente existen organismos que garantizan el trabajo conjunto de los Estados parte. En efecto, su máxima autoridad son los Prime Ministers and Chief Ministers que se reúnen periódicamente, y es administrada por un secretariado central con sede en Santa Lucía. Cuenta con organismos autónomos que desarrollan funciones especiales, tales como el Eastern Caribbean Central Bank, ECCB.

Aunque la OECE se creó en 1981, algunas de sus instituciones son anteriores a esa fecha debido a que sus miembros pertenecieron a la Asociación de Estados de Indias del Oeste (West Indies Associated States) establecida en 1967, que fundó instituciones comunes, como por ejemplo, la Eastern Caribbean Supreme Court, fundada mediante Acuerdo, (West Indies Associated States Supreme Court Order No. 223 of 1967).

Dicha corte tiene como particularidad, que aunque establecida para los seis países independientes y tres territorios británicos de ultramar, no es una instancia supranacional que resuelve disputas entre Estados, sino que se considera nacional ya que resuelve controversias civiles y penales en cada uno de los Estados parte.

Anexo 1

FASES O ETAPAS DEL CARICOM

La Comunidad del Caribe y el Mercado Común (CARICOM) fueron establecido por el Tratado de Chaguaramas, y fue originalmente suscrito por los estados independientes de Barbados, Jamaica, Guyana y Trinidad-Tobago y comenzó a funcionar el 1 de agosto de 1973.

Posteriormente se incorporaron los ocho territorios caribeños angloparlantes restantes, que fueron miembros plenos a partir de 1 de mayo de 1974. Desde sus inicios la Comunidad se ha concentrado en la integración económica de los países miembros, en la coordinación de la política exterior de los estados independientes pertenecientes a la agrupación y en la cooperación funcional en diversas actividades como educación, cultura, salud, meteorología, los transprtes, relaciones laborales, etc.

Nos parece que no es posible comprender la segunda etapa de CARICOM y sobre todo, su situación actual, incluyendo sus retos y oportunidades, retrasos relativos, inconsistencias e indefiniciones que colocan a la agrupación en una encrucijada, sin esclarecer algunos elementos sustanciales que caracterizaron su primera etapa y son la génesis de la situación de hoy.

PRIMERA ETAPA (1973-89)

El modelo estatista:

Para las naciones componentes de CARICOM, desde el arribo a la independencia, a partir de la década del 60 se desarrolló un modelo estatista o modelo Estado-céntrico cuyos rasgos económicos más importantes fueron: control estatal de los mercados, economías cerradas o semi-cerradas, sustitución de importaciones e inflación “moderada”. En el marco de este modelo, se desarrolló un fuerte Estado que pretendía dar solución a problemas económicos, sociales y políticos, lo que condujo en muchos casos a una hiperpolitización de la sociedad, con la paradoja de que la participación efectiva de la población en los asuntos de gobierno se redujo principalmente a su desempeño electoral.

En tanto que las elites asumían el control de la toma de decisiones con una muy tenue separación entre el sistema partidista y el gobierno en un entorno de protagonismos predominantes del Estado sobre la sociedad, en que el paternalismo fue convertido en tradición. Esta tradición estatista tiene sus orígenes durante la colonia y, posteriormente, en los procesos de descolonización. Como respuesta a los fuertes movimientos nacionalistas que se desarrollaron a partir de los años 30 y 40, Gran Bretaña emprendió un proceso de descolonización gradual caracterizado por un creciente autogobierno que permitiera el aprendizaje político de las élites nativas siguiendo los cánones organizativos vigentes en la metrópoli, en primer lugar el tipo de gobierno parlamentario.

Mediante este proceso, se dotó a los futuros líderes del Caribe angloparlante de una cultura política basada en el “Modelo de Westminster”, que ha sido considerado como una de las claves que explica la estabilidad política de que han disfrutado por un largo período la mayoría de estas naciones.

Otro elemento siempre presente, fue el ideal de lograr la independencia a través de la integración económica y política de las colonias, mediante una federación u otra forma de unión.

Desde finales de los años 50 y durante los 60, bajo el continúo fortalecimiento del Estado se fijaron objetivos de política económica con vistas a alcanzar el desarrollo. Los elementos centrales de tal política eran:

a. La industrialización.
b. La sustitución de importaciones y el estímulo a las exportaciones.
c. Activo proteccionismo, se consideraba a la protección como variable obligada del empeño del desarrollo.

La pieza clave que sustentaba todo el funcionamiento del modelo era la inversión extranjera. A la misma se le crearon las mejores condiciones, tales como bajos o inexistentes impuestos, abundante y barata mano de obra. Tal modelo -universalmente aceptado en el área- se le denominó “industrialización por invitación” o “modelo puertorriqueño de industrialización”. Los principales teóricos y difusores del modelo fueron W. Arthur Lewis y C.J.Burgess.

Este conjunto de ideas se encontraba fuertemente influenciado por el pensamiento Keynesiano, sobre todo por las ideas del multiplicador, según las cuales un cambio en las inversiones tiene un efecto potencial en la economía. A contrapelo de las expectativas, la industria establecida por la inversión extranjera no trajo consigo los efectos que se habían previsto, no contribuyó a crear las necesarias relaciones intersectoriales, ni a solventar el creciente desempleo. El sector agropecuario estuvo controlado cada vez más por el capital extranjero y no por el nacional como se había previsto, y adicionalmente con el incremento de la mecanización en la actividad se generó un incremento de migración del campo a las ciudades.

El modelo, si produjo un rápido crecimiento del sector turístico que quedó en manos de empresas transnacionales y no generó un impacto en el resto de la economía, debido a que la mayoría de los insumos incluyendo los alimentos se importaban en una altísima proporción. El modelo estatísta durante este proceso se manifestó en que el gobierno se convirtió en dueño de empresas públicas o en socio de compañías transnacionales.

EVALUACIÓN DE LA PRIMERA ETAPA

Para el CARICOM la década del 80, fue al igual que para América Latina, un período muy difícil, al nuevo entorno económico mundial cambiado, se sumaron otros factores como las contradicciones entre los objetivos de política nacional a corto plazo y los compromisos integradores, la existencia de diferentes estilos de desarrollo entre las naciones componentes y otros. En el área de integración económica los principales resultados fueron los siguientes:

El comercio intrarregional de bienes se incrementó entre 1973 y 1981 y una parte de los mismos eran productos de consumo manufacturados no previamente comercializados, pero ello no significó ni diversificación ni especialización como habían previsto los diseñadores de CARICOM. Por el contrario, las duplicaciones de productos eran evidentes.

Bajo el efecto combinado de las crisis económicas externas y la escasez de divisas en la región, los países se vieron forzados a recurrir a préstamos externos que por una parte aumentaron rápidamente la deuda externa y por otra redujeron las importaciones. Ello –por tratarse de economías muy abiertas- repercutió grandemente en el comercio recíproco que declinó el 12,2% en 1983, 10,9% en 1984, 3,3,% en 1985 y 33% en 1986. Lo ganado se desvaneció.

CARICOM en gran medida falló en el objetivo estratégico de alcanzar significativos beneficios provenientes del uso complementario de los recursos naturales y humanos de la región y en aprovechar las potenciales economías de escala.

Tampoco pudo formular una política común ante la inversión extranjera; este viejo problema, fuente de discordias y elemento desintegrador -fue una de las causas principales de la desaparición de la Federación de las Indias Occidentales-, no pudo ser resuelto a pesar de su estratégica importancia.

Se removieron los obstáculos al comercio entre los miembros y en general con algunas excepciones se alcanzó el libre movimiento de mercancías. No obstante, el Artículo 28 del Tratado de Chaguaranas permite la aplicación de restricciones cuantitativas si algún miembro confronta problemas severos de balanza de pagos. Tal situación que se consideraba excepcional, fue invocada a partir de 1977 por Jamaica y Guyana -debido a la difícil situación económica ya analizada- y por otros miembros de CARICOM.

Las reglas de origen originalmente vigentes, para clasificar como producto del área, revisadas en 1986 con vistas a incrementar el valor añadido regional, para promover empleo, inversiones y ahorro de divisas, no fueron realmente cumplimentadas en la práctica, debido, entre otras causas, a la escasez de productos disponibles al final de la década del 80.

En esta primera etapa -profundamente proteccionista y dirigista- un importante mecanismo delineado para fortalecer la especialización y complementación de la producción en el área, fue el Programa Industrial Regional que también debió evitar la duplicación de lasinversiones. A pesar que el programa fue considerado inicialmente en 1973. Acciones concretas no comenzaron hasta 1985. De 35 proyectos originalmente considerados, sólo 23 se consideraron factibles de realizar, y para 1986 sólo 16 relativamente pequeños se habían comenzado a implementar.

El proyecto regional más conocido en los años 70, la gran refinería de aluminio que utilizaría bauxita de Guyana y Jamaica, y petróleo de Trinidad-Tobago, nunca fue realizado.

Una debilidad tradicional de CARICOM, es la alta importación de alimentos de la región, en diciembre de 1975 se lanzo el Plan de Alimentos por parte de la Conferencia de Jefes de Gobierno, en este ambicioso y estratégico plan se suponía que en 10 años la región sería autosuficiente e incluso tendría excedentes exportables, el mismo no alcanzó las metas fijadas y aún hoy el problema no esta resuelto.

La transportación es un elemento clave del proceso integracionista, al cual CARICOM a prestado gran atención, a partir de la West Indies Shiping Corporation (WISCO), flota minúscula heredada de los tiempos de la Federación, propiedad de los gobiernos del área, recibió 3 nuevos barcos en 1973, que mejoraron el servicio entre las islas; en 1975 se estableció la Corporación de Navegación del Caribe que remplazo a WISCO, que adquirió cuatro nuevos barcos que entraron en funcionamiento entre 1976 y 1977.

No obstante, los esfuerzos realizados, el problema no esta resuelto, en 1987 Belice, Dominica, San Vicente y las Granadinas se retiraron de la Corporación alegando que habían recibido pocos beneficios del servicio establecido.

El servicio de transporte aéreo a fines de la década era insuficiente e inadecuado, en gran medida por falta de coordinación entre las aerolíneas existentes por aquel entonces en su mayoría de propiedad pública.

En los aspectos de integración económica, los logros hasta finales de la década de los 80 fueron bastante modestos y magros y los resultados en todos los casos muy por debajo de los planes, deseos y expectativas. Saltan a la vista el divorcio entre el discurso, los objetivos, los plazos y la realidad. El tradicional contrapunteo entre el interés nacional y el regional seguían presentes.

En otra de las áreas principales de CARICOM, la coordinación de políticas externas entre los miembros para fines de la década del 80 se habían alcanzado resultados importantes, fortaleciéndose la posición negociadora de la región con otras agrupaciones, organizaciones internacionales y otros países.

Entre los objetivos cumplimentados, más importantes están las muy favorables condiciones logradas en las 3 primeras convenciones de Lomé, que prácticamente, dieron libre acceso a las mercancías caribeñas a la Unión Europea y a financiamiento por caídas de exportaciones, otros fondos y ayudas financieras para el desarrollo.

Desde 1983 los países de CARICOM participan en la Iniciativa de la Cuenca del Caribe, implementada por Estados Unidos, ello les permite la entrada libre al mercado norteamericano, de un amplío espectro de mercancías manufacturadas en el área, acceso a financiamiento, inversiones a programas de asistencia técnica y otras oportunidades.

También a partir de 1986 el área disfruta de la entrada libre al mercado canadiense, de la inmensa mayoría de los productos mediante el programa CARIBCAN, diseñado por Canadá para facilitar el comercio, la inversión y la cooperación industrial, con la mancomunidad británica del Caribe.

Sin embargo, estas ventajas de libre acceso a los mercados más importantes mediante los programas mencionados, es consenso generalizado, que no han sido eficientemente utilizados.

Por otra parte, los cambios -en ocasiones drásticos- en la orientación política de los gobiernos del área perjudicaron la coordinación política y polarizaron los intereses. Con el fin de la Guerra Fría, la importancia estratégica del Caribe se vio dramáticamente disminuida, ello afecto muy sensiblemente la capacidad de negociación de CARICOM, con los actores extraregionales en un mundo rápidamente cambiante por los avances de la globalización.

En la cooperación funcional, el organismo fue exitoso en actividades como educación, sistema de salud y otras. Sin embargo, quedaban tareas por realizar en la cultura, transportación, representación –por ejemplo parlamento caribeño- y otras. En resumen, la primera etapa de CARICOM transcurrió a través de crisis, fracasos y logros parciales que señalaban –en medio de un sentimiento creciente de inseguridad con relación al futuro y de la viabilidad de la Comunidad- la necesidad de una revisión a fondo de los estilos de desarrollo hasta entonces prevalecientes, de la filosofía y estructuras del movimiento integrador.

SEGUNDA ETAPA (1989-AL PRESENTE)

Aunque ya desde 1988 con la publicación del informe Bourne, “El Desarrollo del Caribe para el año 2000. Perspectivas y políticas”, se señalaban las razones básicas de las profundas transformaciones que debían realizarse en CARICOM y en los propios países componentes, para enfrentar con éxito los desafíos globales e insertarse a la economía mundial, de forma eficiente y productiva; subrayándose lo poco preparado e inadecuado que resultaban las políticas y las prácticas vigentes y el mismo esquema tradicional de CARICOM para alcanzar dicho objetivo. No es hasta 1989 -año que hemos escogido para la periodización que esta necesidad de profundos cambios y modernización se reconocen oficialmente.

En Grand Anse, Granada, en julio de 1989 en ocasión de celebrarse la X Conferencia de los Jefes de Gobierno de CARICOM, el Primer Ministro de Trinidad y Tobago A.N.R.Robinson emitió una declaración llamando a un viraje en el funcionamiento de la Comunidad que permitiera enfrentar exitosamente la globalización y evitara la marginación total del área. Estas ideas conjuntamente con las del informe Bourne fueron aprobadas por los Jefes de Gobierno, y se conocen como la Declaración de Grand Anse.

En ella se estableció, la decisión de fortalecer el proceso integrador a fin de configurar un mercado y una economía únicos en un breve plazo. Alcanzar dicho resultado presuponía el establecimiento de cuatro libertades básicas: libre intercambio de mercancías, libre intercambio de servicios, libre movilidad de las personas y libre movilidad de capitales. Así como la armonización de las políticas macroeconómicas de los países miembros, cuyos rasgos principales serían:

a. El mercado como principal asignador de recursos;
b. Un papel menor del Estado en la economía; c) equilibrio de las variables macroeconómicas y
c. Desregulación de la economía.

También se acordó una política más abierta al comercio internacional que se plasmaba en un programa de arancel externo común -muchas veces propuesto y nunca antes alcanzado disminuido.

A la vez que se reconocía, la necesidad de elevar la competitividad internacional de sus economías, daban a conocer su inquietud por el negativo impacto que la liberación podría tener sobre los ingresos del Estado y el empleo.

Pese a la urgencia de las tareas propuestas, de la enorme experiencia de CARICOM en integración regional, la XI Conferencia de Jefes de Gobierno realizada en Kington en agosto de 1990, después de la correspondiente revisión decidieron postergar los plazos en que deberían entrar en funciones los instrumentos básicos para formar el mercado y economía únicos.

Hasta que punto pesaron en esta decisión de postergación, la complejidad o extensión innegable de las tareas a acometer o fue la fuerza de la costumbre, sobre todo, los elementos asociados a un estado paternalista6 y una clase empresarial privada acostumbrada a las protecciones y al tutelaje, en medio del temor bastante generalizado -entre los países y la población- de perder el sistema de protección, reglamentación y preferencias creadas en los pasados 25 años, la que más pesó en la postergación y enlentecimiento de todo el proceso de cambios.

La experiencia parece sugerir que existe una relación conflictiva entre la urgencia y general aceptación de los cambios requeridos y la resistencia en la práctica a implementarlos.

De aquí podemos destacar una característica del proceso; los cambios se realizan, las cosas se transforman, pero lentamente. Esta contradicción se imbrica y retroalimenta con la señalada entre lo nacional y lo integrador.

A partir de la Declaración de Grand Anse, Granada, se establecieron –con vistas siempre apreparar al Caribe-CARICOM hacia el siglo XXI- una serie de estudios como la West Indian Comision, formada por notables personalidades del área que laboraron de manera independiente durante 2 años (1990-91) y presentaron sus ideas en un documento titulado “Tiempo para la Acción”. Los trabajos de la West Indian Comité y otros, que conjuntamente con las decisiones tomadas en Grand Anse, fueron objeto de consultas, y han servido de guía a la profunda revisión que esta teniendo lugar en CARICOM.

PROTOCOLOS FIRMADOS DEL CARICOM

El proceso se lleva a cabo mediante una serie de protocolos (9 en total) ellos son los siguientes:

Protocolo I: Reestructura los Organos e Instituciones de la Comunidad y redefine sus relaciones funcionales con vistas a fortalecer la participación en el movimiento de integración. Brinda mayor poder de decisiones a los órganos de la Comunidad y establece la votación por simple mayoría para todos los órganos.

Protocolo II: Establece el derecho de establecimiento, el derecho a proveer servicios y el derecho a mover capital por cualquier nación del área en el espacio de la Comunidad.

Protocolo III: Política Industrial. Establece que la meta de la Política Industrial de la Comunidad será guiada por el mercado, internacionalmente competitiva y con una producción de bienes y servicios que promueva el desarrollo económico y social de la Región.

Protocolo IV: Liberalización Comercial y Política Comercial Externa. (concluido pero no aprobado).

Protocolo V: Política Agrícola. Establece que la meta principal de la Política Agrícola es la transformación fundamental de sector agrícola hacia una orientada por el mercado, internacionalmente competitiva y sustentable medioambientalmente, mediante la eficiente producción de tradicionales y no tradicionales productos primarios agrícolas.

Protocolo VI: Política de Transporte. (No concluído).

Protocolo VII: Sectores, regiones, países menos aventajados. (No concluído).

Protocolo VIII: Solución de Controversias. (No concluído).

Protocolo IX: Reglas de competencia. (No concluído).

Además de los 9 protocolos, la revisión del Tratado se completa con los siguientes documentos:

a. Carta de la Sociedad Civil.
b. Acuerdo para establecimiento de la Asamblea de Parlamentarios de la Comunidad del Caribe.
c. Acuerdo sobre Seguridad Social.

En estos documentos, se reafirma el respeto por los derechos humanos y las libertades, se enfatiza el derecho a la vida, la libertad y la seguridad de las personas, la igualdad ante la ley, la libertad de reunión, demostración y petición, la libertad de expresión, prensa y acceso a la información, se reconoce la diversidad cultural, religiosa, los derechos de la mujer y el niño, los discapacitados, el derecho a la educación y al entrenamiento, y otros derechos. Se profundizan los procesos democráticos y de representación del pueblo en los marcos nacionales y del proceso integrador. También se estableció la Corte Suprema de Justicia del Caribe.

Es de señalar que por acuerdo de la XVIII Conferencia de los Jefes de Gobierno celebrada en julio de 1997, se aprobaron los Protocolos I y II que entraron provisionalmente en vigor el 4 de julio de 1997. También se acordó que el resto de los protocolos debían completarse para julio de 1998 y en cualquier caso el proceso completo antes de 1999.

Durante la XIX Conferencia de Jefes de Gobierno, realizada en Santa Lucia entre el 30 de junio y el 4 de julio de 1998, ocasión en que se celebró el 25 Aniversario de CARICOM, se firmaron el Protocolo III y V. No pudo aprobarse el Protocolo IV como estaba previsto. Al presente -septiembre de 1999- no esta definido el calendario de aprobación de los protocolos restantes (IV, VI, VII, VIII y IX). Parece muy difícil la aprobación de los mismos antes de finales de año.

Un elemento esencial para la consolidación del proceso integrador, es la formulación del arancel externo común, en 1993 se definió -una vez más- un nuevo programa para su establecimiento que debería estar terminado a más tardar a finales de 1998, con excepción de Belice que tiene plazo hasta el 2000. El programa de implantación comprendía 4 fases para reducir el nivel máximo arancelario de 45% hasta niveles que oscilan entre 5% y 20%.

(Sólo los productos de la agricultura mantienen el nivel al 40%). No obstante, a finales de 1998 tan sólo Barbados, San Cristobal y San Vicente y las Granadinas habían puesto en vigor la última fase, la mayoría transitaba por la fase II y los menos por la III. Los aranceles aplicados al comercio exterior constituyen aún una sustancial fuente de ingresos fiscales, especialmente, para los países más pequeños pueden alcanzar hasta la mitad de los ingresos públicos. La secretaria de CARICOM trabaja en buscar solución a estos problemas para que el arancel externo común pueda ser instrumentado sin retrasos adicionales.

Con la puesta en vigor del Protocolo II, existe la libre movilidad de capitales en la región, no obstante, se hace necesario instrumentar en el tiempo más breve posible la creación de una Bolsa de Valores Regional y avanzar aún más en la proyectada unión monetaria. Con vistas a la proyectada creación de la moneda única se ha avanzado en la coordinación de las políticas monetarias; el Consejo de Gobernadores de Bancos Centrales de CARICOM ha establecido el así llamado criterio “3-12-36-15” que significa 3 meses en valor de importaciones de reservas de divisas, mantenidas durante 12 meses; 36 meses de estabilidad en la tasa de cambio y mantener el servicio de la deuda por debajo de un 15% sobre los ingresos de exportaciones. El objetivo final de esta política es crear la Unión Monetaria del Caribe (CMU), que ha tomado como modelo la creación del Euro por la Unión Europea. Los países están cada vez más conscientes de la necesidad de clasificar en tales criterios y en tratar de ser de los primeros en satisfacerlos.

En cuanto a la libre movilidad de la fuerza de trabajo, desde 1989 CARICOM la ha estado promoviendo al interior de su espacio. Hasta finales de 1997, ocho de los países miembros aceptaban documentos de viaje distinto a los pasaportes (Barbados, Dominica, Granada, Guyana, Jamaica, Montserrat, San Cristobal y Nevis, y San Vicente y las Granadinas). Siete países tienen vigente que los graduados universitarios puedan ejercer su profesión dentro de la región sin necesidad de permisos de trabajo (Antigua y Barbuda, Barbados, Dominica, Granada, Guyana, Jamaica, Santa Lucia, San Vicente y las Granadinas y Trinidad y Tobago). Estas medidas deben alcanzar, según lo previsto, a los restantes países antes que finalice 1999. Posteriormente, la libre movilidad de las personas será extendida a deportistas, artistas y trabajadores de la prensa.

Finalmente, existen tres importantísimos problemas relacionados con los protocolos pendientes de aprobación- que los países aún no han podido armonizar. El primero de ellos, el antiquísimo problema de la política común ante las inversiones extranjeras, la política de competencia y la protección de la propiedad intelectual.

TASA DE POBLACIÓN POR PAÍS

  POBLACIÓN
  2006 2007 2008
Antigua y Barbuda 69.108 69.481 69.842
Bahamas 303.770 305.655 307.451
Barbados 279.912 280.946 281.968
Belice 287.730 294.385 301.270
Dominica 68.910 72.386 72.514
Granada 89.703 89.971 90.343
Guyana 767.245 769.095 770.794
Haití 8.308.504 8.706.497 8.924.553
Jamaica 2758124 2780132 2804332
Montserrat 9.439 9.538 9.638
Santa Lucia 168.458 170.649 172.884
San Cristóbal y Nieves 39.129 39.349 39.619
San Vicente y las Granadinas 117.848 118.149 118.432
Surinam 439.117 470.784 475.996
Colombia      
México 107.449.525 108.700.891 109.955.400
Puerto Rico      
Republica Dominicana 9.183.984 9.365.818 9.507.133
Venezuela 25.730.435 26.023.528 26.414.815

TASA DE MORTALIDAD POR PAÍS

  POBLACIÓN
  2006 2007 2008
Antigua y Barbuda 5,37 5,31 5,25
Bahamas 9,05 9,13 9,22
Barbados 8,67 8,61 8,58
Belice 5.72 5.76 5.77
Dominica 6,73 8,44 8,32
Granada 6,88 6,61 6,31
Guyana 8,28 8,28 8,29
Haití 12,17 10,4 10,15
Jamaica 6,52 6,59 6,37
Montserrat 7,1 7,02 6,95
Santa Lucia 5,08 5,03 4,99
San Cristóbal y Nieves 8,33 8,16 8
San Vicente y las Granadinas 5,98 5,97 5,96
Surinam 7,27 5,5 5,51
Colombia 5,58 5,54 5,54
México 4,74 4,76 4,78
Puerto Rico 7,65 7,78 7,88
Republica Dominicana 5,73 5,32 5,3
Venezuela 4,92 5,08 5,1

TASA DE NATALIDAD POR PAÍS

  POBLACIÓN
  2006 2007 2008
Antigua y Barbuda 16,93 16,62 16,35
Bahamas 17,57 17,3 17,06
Barbados 12,71 12,61 12,48
Belice 28,84 28,34 27,84
Dominica 15,27 15,75 15,73
Granada 22.08 21.87 21.61
Guyana 18,28 18,09 17,85
Haití 36,44 35,87 35,69
Jamaica 20.82 20.44 20.04
Montserrat 17,59 17,51 17,33
Santa Lucia 19,68 19,28 18,89
San Cristóbal y Nieves 18,02 17,89 17,77
San Vicente y las Granadinas 16,18 16,02 15,82
Surinam 18,02 17,31 17,02
Colombia 20,48 20,16 19,86
México 20,69 20,36 20,04
Puerto Rico 12,77 12,79 12,61
Republica Dominicana 23,22 22,91 22,65
Venezuela 18,71 21,22 20,92

TASA DE MORTALIDAD INFANTIL POR PAÍS

  POBLACIÓN
  2006 2007 2008
Antigua y Barbuda 18.86 18.26 17.67
Bahamas 24,68 24,17 23,67
Barbados 11,77 11,55 11,05
Belice 24,89 24,38 23,65
Dominica 13,71 14,61 14,12
Granada 14.27 13.92 13.58
Guyana 32,19 31,35 30,43
Haití 71,65 63,83 62,33
Jamaica 15,98 15,73 15,57
Montserrat 7,19 7,03 6,86
Santa Lucia 13,17 12,81 12,46
San Cristóbal y Nieves 14,12 13,7 13,36
San Vicente y las Granadinas 14,4 14,01 13,62
Surinam 23,02 20,11 19,45
Colombia 20,35 20,13 19,51
México 20,26 19,63 19,01
Puerto Rico 9,14 7,81 8,65
Republica Dominicana 28.25 27.94 26.93
Venezuela 21,5 22,52 22,02

TASA DE ESPERANZA DE VIDA AL NACER POR PAÍS

  POBLACIÓN
  2006 2007 2008
Antigua y Barbuda 72,16 72,42 72,69
Bahamas 65,6 65,66 65,72
Barbados 72,79 73 73,21
Belice 68,3 68,25 68,19
Dominica 74,87 75,1 75,33
Granada 64,87 65,21 65,6
Guyana 65,86 66,17 66,43
Haití 53,23 57,03 57,56
Jamaica 73,24 73,12 73,59
Montserrat 78,85 79 79,15
Santa Lucia 73,84 74,08 74,32
San Cristóbal y Nieves 72,4 72,66 72,93
San Vicente y las Granadinas 73.85 74.09 74.34
Surinam 69,01 73,23 73,48
Colombia 71,99 72,27 72,54
México 75,41 75,63 75,84
Puerto Rico 78,4 78,54 78,58
Republica Dominicana 71,73 73,07 73,39
Venezuela 74,54 73,28 73,45

TASA DE FECUNDACIÓN POR PAÍS

  POBLACIÓN
  2006 2007 2008
Antigua y Barbuda 2,24 2,23 2,22
Bahamas 2,18 2,15 2,13
Barbados 1,65 1,65 1,65
Belice 3,6 3,52 3,44
Dominica 1,94 2,12 2,1
Granada 2,34 2,3 2,27
Guyana 2,04 2,04 2,03
Haití 4,94 4,86 4,79
Jamaica 2,41 2,36 2,3
Montserrat 1,77 1,77 1,76
Santa Lucia 2,18 2,15 2,11
San Cristóbal y Nieves 2,31 2,29 2,28
San Vicente y las Granadinas 1,83 1,81 1,79
Surinam 2,32 2,03 2,01
Colombia 2,54 2,51 2,49
México 2,42 2,39 2,37
Puerto Rico 1.75 1.77 1.76
Republica Dominicana 2,83 2,81 2,78
Venezuela 2,23 2,55 2,52

PRODUCTO INTERNO BRUTO (PIB) POR PAÍS
(Miles de Millones $)

  POBLACIÓN
  2006 2007 2008
Antigua y Barbuda 0.75 0.75 1.189
Bahamas 6.105 6.556 6.925
Barbados 4.815 5.146 5.53
Belice 1.778 2.307 2.33
Dominica 0.384 0.384 0.485
Granada 0.44 0.44 0.982
Guyana 3.439 3.711 4.057
Haití 13.97 14.79 15.82
Jamaica 12.18 12.82 13.47
Montserrat 0.029 0.029 0.029
Santa Lucia 0.866 0.866 1.179
San Cristóbal y Nieves 0.339 0.339 0.726
San Vicente y las Granadinas 0.342 0.342 0.902
Surinam 2.893 3.136 3.449
Colombia 341.1 374.4 320.4
México 1064 1149 1353
Puerto Rico 73.27 75.82 77.41
Republica Dominicana 9,30 % 10,70 % 7,20 %
Venezuela 162.1 186.3 335

MONTO DE LA DEUDA EXTERNA DE LOS ÚLTIMOS TRES AÑOS POR PAÍS

  POBLACIÓN
  2006 2007 2008
Antigua y Barbuda $427.300.000 $427.300.000 $359.800.000
Bahamas $342.600.000 $342.600.000 $342.600.000
Barbados $668.000.000 $668.000.000 $668.000.000
Belice $1.362.000.000 $1.200.000.000 $1.200.000.000
Dominica $213.000.000 $213.000.000 $213.000.000
Granada $347.000.000 $347.000.000 $347.000.000
Guyana $1.200.000.000 $1.200.000.000 $1.200.000.000
Haití $1.313.000.000 $1.309.000.000 $1.248.000.000
Jamaica $7.162.000.000 $7.384.000.000 $7.138.000.000
Montserrat
Santa Lucia $257.000.000 $257.000.000 $257.000.000
San Cristóbal y Nieves $314.000.000 $314.000.000 $314.000.000
San Vicente y las Granadinas $223.000.000 $223.000.000 $223.000.000
Surinam $504.300.000 $504.300.000 $504.300.000
Colombia $32.350.000.000 $37.210.000.000 $43.300.000.000
México $137.200.000.000 $178.300.000.000 $182.000.000.000
Puerto Rico
Republica Dominicana $7.687.000.000 $8.634.000.00 $8.842.000.000
Venezuela $41.510.000.000 $35.630.000.000 $45.440.000.000

TASA DE ALFABETIZACIÓN DE LOS ÚLTIMOS TRES AÑOS POR PAÍS

  POBLACIÓN
  2006 2007 2008
Antigua y Barbuda 85.8 85.8 85.8
Bahamas 96.5 96.5 96.5
Barbados 99.7 99.7 99.7
Belice 99.7 99.7 99.7
Dominica 84.8 87.2 87.2
Granada 96 96 96
Guyana 98.5 98.5 98.5
Haití 51.2 51.2 51.2
Jamaica 91.6 91.6 91.6
Montserrat
Santa Lucia 90.6 90.6 90.6
San Cristóbal y Nieves 97.8 97.8 97.8
San Vicente y las Granadinas
Surinam 84.1 87.2 87.2
Colombia 92.6 92.7 92.7
México 90.5 89.6 89.6
Puerto Rico
Republica Dominicana 84.8 87.2 87.2
Venezuela 93.1 92.7 92.7

 

  Población PBI Taza de Mortalidad Taza de Fertilidad Taza de Alfabetización
Antigua y Barbuda   $10,900 5,31 2,23 85,8%
Bahamas   $22,700 9,13 2,15 95,6%
Barbados          
Belice   $7,800 5,76 3,52 76,9%
Dominica   $3,800 8,44 2,12 94%
Granada   $3,900 6,61 2,3 96%
Guyana   $5,300 8,28 2,04 98.8%
Haití   $1,900 10,4 4,86 52,9%
Jamaica   $4,800 6,59 2,36 87,9%
Montserrat   $3,400 7,02 1,77 97%
Santa Lucia   $4,800 5,03 2,15 90,1%
San Cristóbal y Nieves   $8,200 8,16 2,29 97,8%
San Vicente y las Granadinas   $3,600 5,97 1,81 96%
Surinam   $7,800 5,5 2,03 89,6%
Colombia   7,200 5,54 2,51 92,8%
México   $12,500 4,76 2,39 91%
Puerto Rico          
Republica Dominicana   $9,200 5,32 2,81 87%
Venezuela   $12,800 5,08 2,55 93%

BIBLIOGRAFÍA

  • Estadísticas de los países miembros de la AEC. (En Página Web de AEC).
  • Diversos criterios sobre Turismo por expertos de la AEC.
  • Memorandum de Entendimiento de la Zona de Turismo Sustentable del Caribe. Santo
  • Domingo. Abril 17, 1999.
  • AEC (Asociación de Economistas del Caribe, 1994). “Cuadernos de la Coyuntura
  • Caribeña, No. 2: La Asociación de Estados del Caribe”. Santo Domingo, Julio, 1994.
  • Internet: www.imf.org/EXTERNAL/SPANISH/INDEX.HTM,
  • www.indexmundi.com

src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js">