LEYES DE ADUANA EN LA REPÚBLICA DOMINICANA

src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js">

LEY 3489 PARA EL RÉGIMEN DE LAS ADUANAS

Las aduanas nacionales se regirán por la presente ley y demás disposiciones legales y reglamentarias establecidas para su funcionamiento. Deberán proceder al cobro de los derechos previstos en el Arancel de Importación y Exportación, de los otros impuestos, derechos y servicios a su cargo y al cumplimiento de todas las disposiciones que les estén atribuidas por leyes y reglamentos especiales.

src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js">

Sólo podrá realizarse por las aduanas las operaciones previstas en la presente ley. Excepcionalmente podrán realizarse operaciones en puertos no habilitados, donde no haya aduanas, mediante el cumplimiento de las medidas de control y vigilancia, especialmente establecidas a ese efecto.

Esta ley establece además, aduanas en los puertos habilitados de Azua, Barahona, Ciudad Trujillo, La Romana, Monte Cristi Puerto Libertador, Puerto Plata, Samaná, Sánchez y San Pedro de Macorís, y en las ciudades fronterizas de Dajabón, Elías Piña y Jimaní.

LEY NO. 226-06.

Esta ley otorga personalidad jurídica y autonomía funcional, presupuestaria, administrativa, técnica y patrimonio propio a la Dirección General de Aduanas (DGA).

La presente ley otorga a la Dirección General de Aduanas (DGA), la calidad de ente de derecho público con personalidad jurídica propia, autonomía funcional, presupuestaria, administrativa, técnica, y patrimonio propio. Regula, asimismo, su estructura y funcionamiento. Tendrá capacidad jurídica para adquirir derechos y contraer obligaciones. Realizará los actos y ejercerá los mandatos previstos en la presente ley y sus reglamentos.

De conformidad con esta ley, La Dirección General de Aduanas tendrá jurisdicción en todo el territorio nacional. Su domicilio principal estará fijado en la ciudad de Santo Domingo, Distrito Nacional, pudiendo establecerse a nivel nacional todas las dependencias que resulten necesarias para el buen desarrollo y funcionamiento del servicio, de acuerdo a la disponibilidad presupuestaria de la entidad.
La Dirección General de Aduanas será la entidad encargada de la recaudación y administración de todos los tributos y derechos relacionados con el comercio exterior, debiendo asegurar y velar en todo momento por la correcta aplicación de las leyes que incidan en el ámbito de su competencia, así como velar por el cumplimiento de todas las disposiciones que le estén atribuidas por las convenciones internacionales, leyes y reglamentos especiales.

A) IMPUESTOS ADUANALES:

Son los tributos regidos por la legislación aduanera. Gravan a la importación y a la exportación de bienes. El nombre usado comúnmente es el de derechos de aduana.

Es un impuesto nacional que grava la importación de mercancías y bienes sobre el precio a la fecha de aprobación de la licencia o registro de importación. La tarifa se aplica de acuerdo con la posición arancelaria.

El impuesto de aduana se denomina como arancel aduanero. Y este se divide en partidas arancelarias; estos se aplican a los productos extranjeros que entran al país, sobre los que salen del país, o sobre los que proceden del exterior y pasan interinamente los puertos nacionales.

Estos derechos son de uso exclusivo de los gobiernos quienes lo utilizan para favorecer al producto nacional frente al extranjero, dado que parte en condiciones más ventajosas a la hora de ofrecer un precio más competitivo en el mercado interno.

FORMALIDADES DEL PROCESO ADUANAL

FORMALIDADES QUE DEBEN LLENARSE EN LOS PUERTOS
EXTRANJEROS SECCIÓN PRIMARIA

Toda embarcación, cualquiera que fuere su nacionalidad que salga de los puertos extranjeros para puertos habilitados de la República, con carga o en lastre, deberá venir debidamente despachada por el Cónsul Dominicano o quien haga sus veces, con los documentos prescritos en esta sección.

Todo capitán de buque que reciba carga en puertos extranjeros con destino a puertos habilitados en la República deberá presentar. a) Al Cónsul Dominicano, o a quien haga sus veces en el puerto de salida, un manifiesto firmado por quintuplicado que contengan los datos que se expresan a continuación: 1ro. Clase y nombre del buque, su tonelaje, nacionalidad, matrícula y tripulantes, nombre del capitán, el consignatario del buque y puerto de donde procede; 2do. Nombre del puerto o puertos a que se destinan las mercancías; 3ro. Cantidad y clase de bultos, su contenido, el peso bruto de ellos, el número y la marca correspondiente a cada bulto lo que conduzca, así como el nombre del embarcador y del consignatario.

FORMALIDADES QUE DEBEN LLENAR LOS EMBARCADORES.

Toda mercancía que se embarque por carga para los puertos habilitados de la República, deberá ser despachada con los documentos exigidos en esta sección, salvo los otros previstos en los artículos 63 y 85 de esta ley. Los diferentes puertos extranjeros para dirigirse a los habitados de la República, harán tantos manifiestos cuantos sean los puertos en que reciban carga, los cuáles deberán estar certificados por el Cónsul Dominicano o quien lo represente.

Los embarcadores en puertos extranjeros de mercancías destinadas a la República deben entregar al Cónsul o a quien haga sus veces, cinco ejemplares del conocimiento de embarque, tres de la factura comercial y cinco
de la factura consular firmada bajo juramento y redactada en idioma castellano, expresando en ella lo siguiente: a) El nombre del embarcador y el del dueño de la mercancía; el de la persona o consignatario a quien se remita; el lugar en que es embarcada y el puerto a que se destina; la clase, nacionalidad y nombre del buque y nombre de su Capitán; b) Las marcas, número, clase y peso bruto de los bultos, Junto con el valor verdadero de la mercancía conforme a la cotización del mercado en el momento de la presentación de las facturas; material, peso neto, cantidades, dimensiones y el nombre de los efectos contenidos en dichos bultos, de acuerdo con las previsiones de la Ley de Aranceles en vigor; c) En las facturas no se incluirán efectos destinados a más de un consignatario; d) Los bultos de un mismo contenido, peso y forma, señalados con una misma marca y número, pueden comprenderse en una misma partida. e) Todas las facturas deben estar acompañadas de los correspondientes ejemplares del conocimiento de embarque, en los cuales constarán las marcas, número, cantidad y clase de bultos, su contenido, peso bruto, el tipo y monto del flete, así como también cualquier otro gasto que cobre la compañía de transporte; f) Si los interesados alegan ignorancia del idioma castellano, lo manifestarán al Cónsul, quien podrá aceptar en este casos las facturas en idioma extranjero.

FORMALIDADES QUE DEBEN LLENAR LOS CÓNSULES

Se prohíbe a los Cónsules despachar buques, cualesquiera que sea su clase o nacionalidad, para los puertos de la República que no estén habilitados para el comercio exterior. Párrafo I.- Cuando un buque nacional o extranjero haga su entrada voluntaria a un puerto no habilitado, sin un permiso escrito previo del Colector de Aduana de la jurisdicción respectiva aun cuando traiga un despacho consular para dicho puerto no habilitado, el Capitán será sancionado con una multa de RD$ l0.000.00 (DIEZ MIL PESOS ORO) y se le cancelará la patente de navegación por seis (6) meses si el barco es nacional.

Los barcos extranjeros pagarán una multa de RD$ 20.000.00 de la cual serán solidariamente responsable el Capitán, el Agente consignatario y el propietario del buque, y a cuya solidaridad quedarán afectados el barco, su aparejos y accesorios. Cuando el Capitán de un buque nacional o extranjero que incurra en esta falta es de nacionalidad dominicana, se le impondrá la suspensión de la licencia de navegar por un (1) año.

B) REFORMA DEL ARANCEL DE ADUANA LEY NO.14-93

Esta ley aprueba el Arancel de Aduanas de la República Dominicana.

A partir de la promulgación de la presente ley, se aprueba el Arancel de Aduanas de la República Dominicana, cuya estructura se basa en la Nomenclatura de Designación y Codificación de Mercancías del Sistema Armonizado.

El presente arancel se aplicará a la universalidad de los productos y a la totalidad del comercio exterior de la República Dominicana.

Su aplicación se normará por las disposiciones generales, las reglas generales para la interpretación de la nomenclatura y sus notas legales, complementarias y adicionales de sección o capítulo contenidas en la presente ley. Las notas explicativas actualizadas del sistema armonizado, emanadas del Consejo de Cooperación Aduanera constituyen, igualmente, elementos de referencia para su interpretación y aplicación.

La Secretaría de Estado de Finanzas y la Dirección General de Aduanas quedan facultadas para crear y/o suprimir subpartidas, a los fines de adaptar la nomenclatura arancelaria a la evolución del comercio exterior del país, sin que esto involucre la modificación de gravámenes. Asimismo quedan facultadas para incorporar las actualizaciones de la nomenclatura del sistema armonizado emanadas del Consejo de Cooperación Aduanera.

La entrada en vigencia de estas modificaciones se realizará mediante resolución expresa de la Secretaría de Estado de Finanzas, en coordinación con la Dirección General de Aduanas, la cual deberá ser publicada en un periódico de circulación nacional. La valoración de las mercancías objeto del comercio exterior seguirá siendo facultad de la Dirección General de Aduanas.

BASE LEGAL: El arancel aduanero debe constituir un instrumento básico para otorgar protección a la producción nacional, así como también conferir claridad y transparencia al sistema fiscal y de precios de la economía.

CRITERIOS BÁSICOS PARA VALORAR: A partir de la promulgación de la presente ley, se aprueba el Arancel de Aduanas de la República Dominicana, cuya estructura se basa en la Nomenclatura de Designación y Codificación de Mercancías del Sistema Armonizado. El presente arancel se aplicará a la universalidad de los productos y a la totalidad del comercio exterior de la República Dominicana.

NORMAS GENERALES DE VALORACIÓN: Su aplicación se normará por las disposiciones generales, las reglas generales para la interpretación de la nomenclatura y sus notas legales, complementarias y adicionales de sección o capítulo contenidas en la presente ley. Las notas explicativas actualizadas del sistema armonizado, emanadas del Consejo de Cooperación Aduanera constituyen, igualmente, elementos de referencia para su interpretación y aplicación.

PROCEDIMIENTOS BÁSICOS PARA VALORAR: La Secretaría de Estado de Finanzas y la Dirección General de Aduanas quedan facultadas para crear y/o suprimir subpartidas, a los fines de adaptar la nomenclatura arancelaria a la evolución del comercio exterior del país, sin que esto involucre la modificación de gravámenes.

Asimismo quedan facultadas para incorporar las actualizaciones de la nomenclatura del sistema armonizado emanadas del Consejo de Cooperación Aduanera. La entrada en vigencia de estas modificaciones se realizará mediante resolución expresa de la Secretaría de Estado de Finanzas, en coordinación con la Dirección General de Aduanas, la cual deberá ser publicada en un periódico de circulación nacional. La valoración de las mercancías objeto del comercio exterior seguirá siendo facultad de la Dirección General de Aduanas.

La Dirección General de Aduanas queda facultada para resolver las consultas sobre fijación de partidas arancelarias. La creación de sub-partidas por la Secretaría de Estado de Finanzas, originadas a petición de las partes interesadas, será tramitada a dicha Dirección General, acompañada del informe técnico respectivo.

Las mercancías que ingresen al territorio nacional quedan sometidas al pago de los gravámenes y al cumplimiento de las formalidades establecidas en la presente ley.

ESTRUCTURA ORGANIZATIVA PARA EL CONTROL DEL VALOR

Se crea una Comisión de Estudios Arancelarios encargada de coordinar y regular la estructura arancelaria del país, la cual tendrá como función recomendar al Poder Ejecutivo, para su posterior envío al Congreso Nacional, los ajustes a los gravámenes que fueren necesarios para mantener su actualización con la evolución de la economía nacional.

La Comisión de Estudios Arancelarios estará integrada por el Secretario de Estado de Finanzas, quien la presidirá, el Secretario de Estado de Agricultura, el Secretario Técnico de la Presidencia, el Director General de Aduanas, un representante del sector importador, un representante del sector industrial, un representante del sector agropecuario, que serán designados por el Poder Ejecutivo y un miembro de la Comisión de Finanzas de cada una de las Cámaras Legislativas.

Se crea una Comisión para supervisar la importación de productos químicos orgánicos para fármacos o productos farmacéuticos, a fin de establecer las regulaciones correspondientes y proponer las modificaciones en el arancel de aquellos productos que pasen a ser fabricados por la industria nacional.

Esta Comisión la integrará: Un representante de la Dirección General de Aduanas; Un representante de la Secretaría de Estado de Salud Pública y Asistencia Social; Un representante de la Asociación Médica Dominicana;
Un representante de las Industrias Farmacéuticas, incorporadas; Un representante de la Asociación de Importadores de Productos Farmacéuticos;
Un representante de las Comisiones de Finanzas de cada una de las Cámaras del Congreso Nacional; y Un representante de la Asociación de Médicos Veterinarios.

src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js">