RECURSOS ECONÓMICOS

src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js">

Conceptos generales:

 Los recursos económicos son los medios materiales o inmateriales que permiten satisfacer ciertas necesidades dentro del proceso productivo o la actividad comercial de una empresa.

src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js">

Estos recursos, por lo tanto, son necesarios para el desarrollo de las operaciones económicas, comerciales o industriales. Acceder a un recurso económico implica una inversión de dinero: lo importante para que la empresa sea rentable es que dicha inversión pueda ser recuperada con la utilización o la explotación del recurso.

Clases de recursos:

Tres son los tipos de recursos que pueden darse en una empresa:

Recursos tangibles

Son los recursos más fáciles de identificar en la empresa, porque se pueden ver, se pueden tocar, se pueden valorar. Podemos distinguir dos tipos:

  • Financieros
  • Físicos

Recursos intangibles.- Son muy importantes para las empresas en la actualidad, de hecho muchas empresas se benefician más de sus recursos intangibles que de los tangibles. Estos recursos no aparecen en los estados contables de la empresa y no es fácil valorarlos aproximadamente siquiera. Vemos cada uno de ellos con un ejemplo, pueden ser:

Reputación.- Está relacionado con la relación de confianza entre la empresa y el consumidor. Es por esto que un consumidor está dispuesto a pagar una cantidad extra por el producto o servicio de una determinada empresa, en la que confía plenamente. Sin duda alguna, constituye una ventaja competitiva importantísima. La reputación se relaciona con la propia reputación de una marca entre los clientes, de los productos, y las relaciones de una empresa con respecto a los proveedores, Administración Pública y la sociedad.

Tecnología.- Es un recurso realmente valioso para las empresas que lo explotan. Se relaciona con la innovación y la propiedad intelectual, esto es, registro de marcas, patentes, derechos de propiedad, secretos comerciales…

Cultura.- De todos es el recurso más intangible pero a la vez de los más valiosos, y es que la cultura identifica la empresa: su forma de trabajar, sus rutinas, su orientación, sus comportamientos…

Recursos Humanos

Se relacionan con todo aquello que ofrecen las personas a las empresas en las que realizan su actividad laboral. Es muy complicado dirigir un equipo de personas debido a la heterogeneidad de todas ellas. Son difíciles de valorar porque, como ocurre con los recursos intangibles, no aparecen en los estados contables, y es que una persona está contratada por una empresa, pero no es de su propiedad.

Los recursos humanos son un activo, sí, importantísimo para que la empresa sobreviva, pero no aparece su valoración en el activo del Balance de la empresa.

Las personas deben poseer conocimientos y destrezas, que deben poner en juego dentro de la empresa, bien de forma individual o bien desde el trabajo en equipo.

Las empresas, como cualquier otra organización, son lo que las personas que están dentro de ellas quieran que sea.

De cómo sean las personas podemos sacar una idea de cómo es la empresa: cuáles son sus valores, cómo es su forma de organizarse, de trabajar… en general lo que es la cultura de la empresa.

Tres aspectos muy importantes consideran las empresas que deben tener las personas que trabajen en ellas:

  • Comunicación.
  • Motivación.

Recursos Naturales:

Se denominan recursos naturales a aquellos bienes materiales y servicios que proporciona la naturaleza sin alteración por parte del ser humano; y que son valiosos para las sociedades humanas por contribuir a su bienestar y desarrollo de manera directa (materias primas, minerales, alimentos) o indirecta (servicios ecológicos).

Inexhaustibles

Los recursos naturales inagotables son aquellos que no se extinguen, terminan o gastan con el uso ni con el paso del tiempo. Ejemplos de recursos naturales inagotables son:

  • Radiación Solar
  • Viento
  • Mareas
  • Energía geotérmica (calor en el interior de la Tierra)

Actualmente, la economía depende de los combustibles fósiles, los cuales tienen dos características negativas:

  1. No son renovables, es decir que su cantidad disminuye a medida que se consumen. Se terminarán.
  2. Generan contaminación ambiental.

Los recursos inagotables, en cambio:

  1. No se agotan con su uso, por definición.
  2. Pueden proporcionar energía con mucho menor impacto ambiental en relación a la energía proporcionada por los combustibles fósiles.

Los recursos inagotables son recursos naturales renovables, dado que su cantidad se mantiene en el tiempo a pesar de su utilización. Sin embargo, no todos los recursos naturales renovables son inagotables. Por ejemplo, la cantidad biomasa (bosques, madera, etc.) y la cantidad de peces pueden disminuir con su utilización, a pesar de que son recursos renovables.

EXHAUSTIBLES (RENOVABLES Y NO RENOVABLES)

Renovable

Son aquellos recursos cuya existencia no se agota con su utilización, debido a que vuelven a su estado original o se regeneran a una tasa mayor a la tasa con que los recursos son disminuidos mediante su utilización. Esto significa que ciertos recursos renovables pueden dejar de serlo si su tasa de utilización es tan alta que evite su renovación. Dentro de esta categoría de recursos renovables encontramos al agua y a la biomasa. Algunos recursos renovables se clasifican como recursos perpetuos, debido a que por más intensa que sea su utilización, no es posible su agotamiento. En los recursos renovables podemos encontrar las fuentes de energía, aquellos materiales o fenómenos de la naturaleza capaces de suministrar energía en cualquiera de sus formas. También se les llama recursos energéticos.

No renovable

Son recursos naturales que no pueden ser producidos, cultivados, regenerados o reutilizados a una escala tal que pueda sostener su tasa de consumo. Estos recursos frecuentemente existen en cantidades fijas o consumidos mucho más rápido de lo que la naturaleza puede recrearlos.

Se denomina reservas a los contingentes de recursos que pueden ser extraídos con provecho. El valor económico (monetario) depende de su escasez y demanda y es el tema que preocupa a la economía. Su utilidad como recursos depende de su aplicabilidad, pero también del costo económico y del costo energético de su localización y explotación. Por ejemplo, si para extraer el petróleo de un yacimiento hay que invertir más energía que la que va a proporcionar no puede considerarse un recurso. Como es también el carbón y la madera. Algunos de los recursos no renovables son: petróleo, los minerales, los metales, el gas natural y los depósitos de agua subterránea, siempre que sean acuíferos confinados sin recarga.

BIOLÓGICOS DE FLUJO Y DE RESERVAS

 Los recursos biológicos son considerados renovables; sin embargo, una población mínima es necesaria para asegurar su renovabilidad. Este hecho introduce elementos de análisis típicos de los recursos no renovables. Un recurso no renovable está constituido por una masa fija, limitada, de un bien cuya renovación depende de fenómenos geológicos de millones de años, horizonte temporal que carece de sentido en la perspectiva económica humana. Su explotación, tarde o temprano, agota el recurso.

Los recursos renovables, aun cuando se regeneran en tiempo relativamente breve algunos años y aún menos–, pueden de hecho agotarse y la especie extinguirse si demasiados individuos son capturados por unidad de tiempo, de tal suerte que su población merma considerablemente, y con ello su capacidad de renovación, no logrando las densidades poblacionales de periodos anteriores. Si las capturas continúan a ritmos iguales o similares, el recurso se agota en la misma forma que uno no renovable. En otras palabras, el uso sostenible de los recursos biológicos del mar obliga a su examen, tanto de existencias como de flujos de recursos. Las reservas de una especie determinada es su población medida, ya sea en números de individuos o en términos de biomasa; es decir, el peso total de la población en un momento preciso. En esa reserva habrá individuos de diferente edad, tamaño y peso; sin embargo, en el estado actual del conocimiento es difícil incluir estos aspectos en el análisis.

El flujo se refiere a cambios en las reservas de la especie en un intervalo de tiempo. Los cambios son causados tanto por factores biológicos de entrada de nuevos individuos, reclutamiento (nacimientos), crecimiento y desarrollo de los individuos, mortalidad natural, depredación, así como a factores antrópicos como la captura industrial o la modificación artificial del hábitat. La diferencia, entonces, con los recursos no renovables es que, en el caso de los recursos biológicos del mar las existencias pueden aumentar o disminuir aun en ausencia de capturas.

MINERALES Y ÁREAS NATURALES

Los recursos minerales son concentraciones naturales de elementos metálicos, no metálicos y minerales, así como rocas que forman parte de la corteza terrestre en forma tal que puedan ser potencialmente extraídos y procesados de manera económicamente rentable, dados los conocimientos científico-tecnológicos existentes. Como puede advertirse el concepto es genérico e incluye en su definición a recursos tan diversos como el oro, plata, cobre, hierro, silice, flúor, bario, caolín, bentonita, diamantes, rubíes, calizas, arenas, etc. El interés por su extracción y procesamiento es una condición estrictamente socio-económica, la cual está ligada al requerimiento de la industria y al desarrollo de la sociedad, según sea el recurso de que se trate. Unos de los aspectos más importantes en el tema de los recursos minerales es su búsqueda. Para encontrarlos se utilizan metodologías basadas en conceptos geológicos que explican su formación y distribución dentro del espacio-tiempo geológico así como en las propiedades físico-químicas de los componentes de esos recursos. La ciencia nos enseña que los diversos estilos de mineralizaciones no están distribuidos azarosamente, tanto en el tiempo como en el espacio, sino que siguen patrones de distribución conformes a la evolución de la corteza y la tectónica global.

 RECURSOS CULTURALES

Se considera un “recurso cultural a todo vestigio del trabajo humano que constituya evidencia dela diversidad y variabilidad de las actividades y relaciones de individuos o sociedades y sus interrelaciones con el medio ambiente natural, en una perspectiva espacial y temporal”. Ellos están íntimamente relacionados con la historia del pueblo y con la creación del pueblo.

La designación de un recurso cultural se fundamentará principalmente en su valor histórico, derivado de su asociación a un aspecto dela historia humana y/o su evolución.

Los recursos culturales arqueológicos, históricos o antropológicos pueden comprender paisajes, yacimientos, sitios, estructuras y materiales culturales. Pueden presentarse de forma aislada o en conjunto, constituir bienes muebles y/o inmuebles, sobre la superficie, el subsuelo o subacuáticos y estar conformados por elementos manufacturados y naturales (los cuales se recogen en el Artículo 4 del reglamento para la preservación del Patrimonio Cultural en Áreas Protegidas.

Para utilizar los recursos culturales se debe seguir los principios del valor histórico que comprende no solo cualidades físicas, sino también por sus atributos asociativos y simbólicos. Cuando sus condiciones lo permiten estarán aplicadas al beneficio público, con el fin de su aprovechamiento recreativo, interpretativo y educativo por parte de los presentes y futuras generaciones que ayudaran a su conservación y difusión mediante el conocimiento que se tenga de la historia que representa y su significado social.

Como son recursos frágiles, únicos y no renovables y por constituir un patrimonio histórico y social, los recursos culturales deberán ser tratados con continuo cuidado y respeto porque reflejan la complejidad de la historia que representan, en términos de los procesos de adaptación y evolución, de aquí su integridad.

Para una mejor toma de decisiones en el manejo de los recursos culturales se necesitan de cuatro elementos básicos para que sean reconocidos, identificados, comunicados, evaluados y considerados para dicho manejo:

  • Inventario de los recursos. Se realiza una ficha técnica de cada recurso.
  • Evaluación de recursos: A efectos de establecer su importancia, o significación,- basado en el valor o los valores que le sean asignados- por lo cual constituirán recursos del patrimonio cultural sujetos a su conservación teniendo presente su valor histórico, científico, social o simbólico, educativo, estético y económico.
  • Consideraciones de valor histórico: Se determina por su carácter de unicidad, en virtud de constituir restos frágiles, fragmentarios y únicos de la historia humana.
  • Monitoreo: Todo recurso cultural evaluado y registrado estará sujeto a un seguimiento y control para determinar las variables que se consideren de riesgo.

 POBLACIÓN.

 Factores de distribución de la población

Factores de Variedad Racial: dentro de la unidad que forma la especie humana pueden distinguirse varias razas, determinadas por cierto factores étnicos. Los rasgos distintivos de aquellas son los caracteres físicos hereditarios, el color de la piel, la talla, la forma del cráneo y los fisonómicos, entre otros. Según estos criterios se tiende a clasificar a la humanidad en tres grandes razas principales: blanca, amarilla y negra. La raza cobriza dejó, hace algunos años, de ser considerada como independiente.

La raza blanca, establecida primero en Asia Occidental, Europa y África del norte, se extendió más tarde por toda América, mezclándose con amarillos y negros. La raza Amarilla, predomina en el Asia oriental. Y la raza Negra, corresponde al área geográfica de África Central y del Sur, Sahara, India meridional, Melanesia y América.

Factores lingüísticos: de modo semejante a lo que sucede con las razas, existe también una gran variedad de lenguas, clasificadas, generalmente, teniendo en cuenta su origen o sus caracteres comunes, en indoeuropeas, semíticas, monosilábicas y polinesias.

En todas partes las aglomeraciones humanas se forman con arreglo a tres necesidades esenciales: la defensa, la circulación y la concentración de los intercambios.

Factores que explican la distribución de la población

Factores físicos:

Clima: la mayor parte de la población tiende a concentrarse en las zonas templadas del planeta.

En el hemisferio norte, el paralelo 78 es una clara frontera de las zonas habitadas, en cambio las tierras sometidas a clima polar la población es escasa. En las selvas tropicales se dificulta la vida de grandes grupos humanos por el clima, la vegetación y la fragilidad de los suelos.

Hidrografía: Las áreas cercanas a los cursos de los ríos siempre han sido buscadas por los grupos humanos para su aprovechamiento y consecuente establecimiento.

 Explosión demográfica

Un problema llamado “Explosión demográfica”.  Aunque la población mundial sigue creciendo, la tendencia en los países desarrollados y los llamados  en desarrollo es a la baja, no sucede así en las naciones denominadas del tercer mundo.

De los primeros 25 países con más alto  índice de fertilidad, 23 están localizados en África, siendo Níger, con una media de 7.75 hijos por mujer, el país con una mayor proporción.

De los primeros 25 países con mayor índice de analfabetismo, 18 están en áfrica.

De los primeros 25 países con el mayor porcentaje de Sida, todos están en áfrica.

La conclusión no puede ser otra.  Por donde quiera que usted mire la ecuación nos da el mismo resultado.  A mayor índice de fertilidad, menor educación, mayor pobreza y menor salud.

Este enunciado lo podemos comprobar buscando las estadísticas antípodas, o sea, la de los países con menor índice de fertilidad, mayor educación y mejor salud.  Con esas características nos encontramos que Singapur tiene un índice de fertilidad de 1.09 hijos por mujer, primer lugar en el mundo. Una esperanza de vida de más de 82 años y un ingreso per cápita sobre los US$52,000 anuales.

 Un crecimiento desigual

 Según la ONU contrario a lo esperado, hoy República Dominicana es más pobre que en el año 2000, cuando se establecieron las metas.

En detalle, el objetivo sobre pobreza contemplaba tres metas. La primera, reducir la pobreza extrema a la mitad de lo que suponía en 1990, año a que corresponden los indicadores base de los ODM. En el caso dominicano debía reducirse a 5.4%, pero las proyecciones indican que el próximo año el indicador será de 8.4%, unos tres puntos por encima del objetivo. Lo que esto refleja es que más de 840 mil dominicanos viven, y seguirán viviendo en 2015, con menos de un dólar por día.

La segunda meta era lograr el empleo pleno, productivo y decente para todos y todas, que, lamentablemente, tampoco se cumplirá, con una tasa de desempleo ampliada que actualmente ronda el 15%, y que casi se duplica en la población joven.

El incumplimiento de esta meta explica, en gran medida, el fracaso en la primera, dada la relación estrecha entre pobreza y desempleo.

Tasa de crecimiento en los países ricos

¿Qué países y regiones del planeta han tenido mayores progresos en su renta per cápita comparados con el promedio mundial en los últimos cincuenta años?, ¿cuáles en cambio han tenido mayores retrocesos o estancamientos?. Si bien la mayoría de países ricos en 1960 siguen siéndolo en la actualidad se pueden observar cambios importantes que merece la pena destacar.

Explorando los datos históricos de evolución de la renta per cápita mundial y estableciendo una comparativa respecto al percentil de riqueza sobre la economía mundial vemos como ha habido una serie de países que no formaban parte del primer mundo en 1960 que en cambio hoy sí ostentan ese rango. Como podemos ver en el siguiente gráfico resumen los casos más destacables serían los de Corea del Sur, Japón, Irlanda, España y Portugal. También tenemos otros casos como los de China o Brasil, que pese a estar todavía bastante lejos de poder considerarse países ricos sí que están haciendo considerables progresos y están logrando que millones de personas abandonen la pobreza. En el plano negativo los países de relevancia económica mundial que más han variado de forma negativa su percentil de riqueza respecto al promedio serían Argentina, Venezuela, Sudáfrica y Turquía.

Anexo 27

Países con mayor variación en su percentil de riqueza respecto al promedio mundial (1960 – 2010)

El crecimiento asiático

Pero veamos los datos con mayor precisión aportando gráficos comparativos y detallando algunos de los casos más notables. En ese sentido es obligatorio pararse a explicar el caso de Corea del Sur, el mayor milagro económico de la última mitad de siglo. Es el ejemplo de cómo un país que en 1960 se equiparaba en términos de nivel de vida a Marruecos, Bolivia o Zambia ha pasado a formar parte con pleno derecho del primer mundo y a ser una referencia mundial a nivel tecnológico y de innovación.

Anexo 28

Corea del Sur es un territorio con muy escasos recursos naturales y materias primas. Hasta la década de 1960 tuvo una economía básica de subsistencia, principalmente agricultura y pesca. Era un país muy diferente del actual, uno de los más pobres del mundo, con una base agrícola muy fuerte y un mercado interior pequeño y poco activo. El 40% de la población era analfabeta y el 80% de la población activa se dedicaba al sector primario.

Durante los años 70 el país se enfocó en mejorar la competitividad de los productos coreanos en el exterior, principalmente a través de productos intensivos en mano de obra (competitiva en relación con los países del entorno). El enfoque de innovación se orientó a la copia de bajo coste, pero también de bajo valor añadido.

El país se dio cuenta de la importancia de impulsar la educación (actualmente su sistema educativo está considerado como uno de los mejores del mundo) y de formar personal especializado. El desarrollo científico-tecnológico fue la base sobre la que se cimentó el progreso coreano y los resultados pronto comenzaron a dar sus frutos.

Es a partir de los 80 cuando se comienza a desarrollar una infraestructura científica, que sería acompañada de importantes estímulos fiscales a los grandes conglomerados de empresas como Hyundai, LG o Samsung, a las que el Estado subvencionó mediante la eliminación de determinados impuestos. Desde los años 90 el sistema coreano está evolucionando desde un modelo controlado por el estado y planificado de forma centralizada a uno más orientado en el mercado. A raíz de la crisis asiática del año 1997 se plantearon profundas reformas que incentivaron a que las empresas privadas cogieran el testigo de la innovación (en 2003 representaban algo más del 76% del esfuerzo innovador).

El país se ha centrado en potenciar sectores considerados como estratégicos: tecnologías de la información y telecomunicación, biotecnología, ciencias de la vida, nanotecnología, tecnología medioambiental y nuevos materiales. Corea del Sur es hoy el mayor fabricante de tablets, teléfonos móviles, pantallas de cristal líquido y barcos, ocupa el tercer lugar en semiconductores -ordenadores- y el quinto en automóviles.

Evolución de la riqueza relativa de naciones relevantes no europeas o latinoamericanas

Otro ejemplo digno de mención en Asia lo tenemos en Japón. En los años sesenta el nivel de vida de Japón era la mitad del de Europa del Norte y la quinta parte del de Estados Unidos. En tan solo tres décadas la economía nipona logró expandirse hasta llegar a ser la segunda potencia económica mundial. Entre 1950 y 1970 los índices de producción manufacturera e industrial se duplicaron cada cinco años, mientras que la economía se expandió 55 veces. Durante la década del 60 las tasas anuales de crecimiento económico de Japón fueron del 10-14%. En poco más de dos décadas Japón se convirtió en una potencia industrial, siendo el primer país del mundo en construcción naval, producción de motos, aparatos fotográficos y televisores y el segundo en automóviles, acero y fibras sintéticas. La agricultura que ocupaba a la mitad de la población en los años cincuenta tan sólo llegaba al 14% en 1972.

El crecimiento redujo su marcha notablemente a finales de los ochenta y durante la década de los noventa, en lo que se ha conocido como la década perdida. Pero incluso pese a que actualmente se podría decir que Japón lleva ya 20 años en crisis sigue manteniendo altos sus estándares de vida. Se trata de un país en el que la riqueza está muy bien repartida (Japón es un país con pocos ricos y pocos pobres, casi todos pertenecen a la clase media), su tasa de desempleo no ha superado el 6% desde hace más de 50 años, es además el tercer país con mayor porcentaje de población con estudios universitarios finalizados y está entre los cinco países del mundo con mayor inversión en I+D per cápita .

En las dos últimas décadas China está también comenzando a crecer con gran fuerza y logrando que muchos millones de personas salgan de la pobreza. El despegue chino tiene buena culpa de que en 2030 se prevea que más del 60% de la clase media mundial sea asiática (hoy el 50% de la clase media vive en Europa y USA)

El abandono del campo y el asimiento urbano;

El campo de Republica Dominicana está pasando la mil y una con la actual gestión del PLD, tanto así que parece que se le olvido que de esa zona es que el pueblo se beneficia un 70%, de todos los alimentos se que comen en el País. El campo no está produciendo ni un 40 por ciento de la demanda alimenticia nacional, a pesar de que sabiendo que la agricultura es el soporte económico-alimenticio de una nación, y en la República Dominicana, no se invierte en ese renglón productivo.

Los actuales momentos se refleja una crisis en el sector arrocero, ya que para producir una tarea de arroz, se debe invertir 6 mil 500 pesos, por lo que los productores del cereal están a punto de colapsar.´

El problema es que el desarrollo rural desapareció de la agenda gubernamental hace años porque ahí no hay mucho que robar. En eso se le suma el deterioro de los implementos y maquinarias del sector agropecuario nacional, el cual presenta un avanzado deterioro, lo que hace que los productores tengan que alquilar los equipos al sector privado elevando aún más los costos de producción.

 Educación

 La Educación en República Dominicana está regulada por el Ministerio de Educación, conforme a la Ley General de Educación 66-97, la cual garantiza el derecho de todos los habitantes de República Dominicana a la educación.

Estadísticas Económicas

El gasto total en educación, incluyendo los colegios e institutos superiores privados, finalizó en aproximadamente 4.4% del PIB (Producto Interno Bruto) en 2011. Esto es un 26% por debajo del gasto público y privado promedio de los países de la OCDE en 2008, y 24% por debajo de los países latinoamericanos en 2008 también. El país tiene la mayor proporción de gasto privado educativo respecto al gasto total para los mismos fines en toda Latino-américa; incluso por encima de Chile, país que a su vez tiene la mayor proporción los países de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico).

Sistema Educativo de la República Dominicana

De acuerdo con la Ley General de Educación N° 66-97, aprobada el 9 de abril de 1997, la cual ha sustituido a la ley 2909 del año 1951, la educación inicial está organizada en tres ciclos: el primero atiende al grupo de edad de hasta 2 años; el segundo, el grupo de 2-4 años; y el tercero el grupo de 4-6 años. La educación inicial no es de carácter obligatorio con excepción del último año.

La educación básica es obligatoria, atiende a la población del grupo de edad 6-14 años y tiene una duración de ocho años.

La educación media no es obligatoria, aunque es deber del Estado ofrecerla gratuitamente. Atiende al grupo de edad 14-18 años y está organizada en un tronco común de cuatro años de duración y tres modalidades de dos años de estudio que ofrece tres diferentes opciones: general o académica, técnico-profesional (sector industrial, agropecuario y servicios) y artística.

 Salud y vivienda

 En las últimas décadas, República Dominicana ha experimentado enormes transformaciones en el orden económico y social como resultado de los cambios globales y de su propia dinámica interna. En el área de la salud, estos cambios han sido impulsados por la aprobación, en el año 2001, de Las Leyes 42-01 (Ley General de Salud), promulgada el 8 de marzo del año 2001 y 87 01 (Ley que crea el Sistema Dominicano de Seguridad Social).

Estas leyes sientan las bases para la conformación del Sistema Nacional de Salud (SNS) y del Sistema Dominicano de Seguridad Social, respectivamente.

La Ley 42-01 regula todas las acciones que permiten al Estado hacer efectivo el derecho a la salud y la Ley 87-01 establece los fundamentos para el desarrollo de un sistema de protección social con cobertura universal, promoviendo el aumento del aseguramiento vía cotizaciones sociales, con los aportes del Estado, de empleadores y del trabajador.

Así mismo, este nuevo marco legal ordena realizar las transformaciones necesarias para que las funciones del Sistema Nacional de Salud –rectoría, provisión, aseguramiento y financiamiento–, se separen y sean asumidas por las diferentes instituciones que le conforman. Entre estas instituciones se encuentran la Superintendencia de Salud y Riesgos Laborales (SISALRIL), la Tesorería de la Seguridad Social (TSS), el Seguro Nacional de Salud (SeNaSa), y la Dirección de Información y Defensa de los Afiliados (DIDA), las cuales iniciaron sus labores a partir de año 2002.

 Poblacional

 La población dominicana es de unos 8.5 millones de habitantes aproximadamente (2002), la mayoría de los cuales son mulatos y residen en las zonas rurales del país. Es una población joven (más del 60% tiene entre 15-65 años de edad), cuyo idioma oficial es el español, y cuya religión predominante es la católica.

 Datos demográficos generales

Población: 8,562,541 habitantes (estimación julio 2002)

Tasa de crecimiento: 1,61% (estimación 2002)

Tasa de natalidad: 24,4 nacimientos/1,000 habitantes

Mortalidad infantil: h/m (por 1000): 38/42

Mortalidad de adultos: h/m (por 1000): 250/147

Tasa de fertilidad: 2,94 niños/mujer (estimación 2002)

Esperanza de vida: 73,68 años

Hombres: 71,57 años

Mujeres: 75,91 años

Población rural: 65%

Población urbana: 35%

Densidad: 178,98 habitantes/km 2

RECURSOS BIOLÓGICOS

 La foresta

Se estima que la cubierta forestal en la República Dominicana fue de unos 40.000 km2 en el inicio del siglo XX. Esto representó aproximadamente el 83% de la superficie total del país (48.380 km2). En las décadas segundo, tercero y cuarto del siglo pasado, el país perdió el 10 y el 15% de esta zona boscosa, conservando sólo unos 35.000 km2. En la era de posguerra, la deforestación acelerada, causando una pérdida de 75 a 85% de la cobertura que tenía al comienzo del siglo XX. La mayor tasa de destrucción se produjo en las décadas de los años sesenta, setenta y ochenta, los. Al final de esta última década sólo había alrededor de 5.000 km2 de la cubierta forestal que queda en la República Dominicana.

Luego, en la década de los noventa, este proceso destructivo comenzó a revertir y la cubierta forestal comenzó a recuperarse gradualmente. Por último, la Ley Forestal (203), que fue establecido en los años sesenta, comenzó a dar sus frutos. Esta ley tiene por objeto detener la tala del bosque dominicana y para promover la recuperación de las tierras degradadas. De hecho, a través de programas de reforestación, la superficie forestal del país se incrementó a alrededor de 13.000 km2 en 1998, más del doble de lo que era en mediados de los ochenta, pero aún así no es más que una fracción (30%) de lo que era hace 100 años . Después de ese período, el área boscosa de la República Dominicana estabilizado durante unos años, mostrando un equilibrio entre la deforestación y la reforestación. De hecho, de acuerdo con la Evaluación de los Recursos Forestales Mundiales, publicado por la FAO en 2005, la cubierta forestal dominicano estaba a punto de 13.760 km2, que es aproximadamente el 28,5% de la superficie total del país. La tasa de variación anual de la superficie forestal en el país mostró una reducción de la superficie boscosa de entre 0 y 0,5% por año en el período comprendido entre 2000 y 2005.

 Su importancia

 Durante el “Día Forestal Mundial” se destaca la importancia de los bosques como proveedores de bienes y servicios esenciales, ambientales, sociales y económicos para el ser humano.

También se resalta su contribución a la seguridad alimentaria, a la mejora de la calidad del agua y del aire, la protección del suelo y la absorción de dióxido de carbono.

Pero la realidad es que mientras este día es recordado por distintos organismos nacionales e internacionales, la foresta planetaria sufre las consecuencias de la actitud depredadora humana, que año tras a año reduce de manera alarmante su superficie, condenando a la extinción a miles de especies de la biodervisidad asociada a ella.

A pesar de los esfuerzos realizados por las autoridades, la República Dominicana no escapa a esta realidad, ya que un gran porcentaje de nuestros bosques han sido afectados por labriegos que para cultivar la tierra afectan enormemente este recurso.

A esta situación se suma el corte de árboles para obtener madera con la finalidad de fabricar muebles, construir viviendas y la elaboración de carbón, entre otras actividades.

Los bosques en República Dominicana

En la última década, la República Dominicana ha hecho muchos esfuerzos para repoblar el país con los bosques y las plantaciones forestales a través de sus programas de reforestación. Un hito importante en la historia moderna es la publicación en 1994 del Manual para la reforestación en la República Dominicana (Manual para la reforestación en la República Dominicana), escrito por Andrea Brechelt y publicado por la Fundación Agricultura y Medio Ambiente.

Más recientemente, la SEMARENA declarado mes de octubre como la reforestación. Como parte de este esfuerzo, se propuso que durante el mes de reforestación se llevaría a cabo, sobre todo en las fincas que fueron deforestadas en el pasado, así como de los bancos de los ríos que fluyen a través de ellos.

Además, la República Dominicana lleva a cabo conferencias nacionales de reforestación, que tienen lugar el último sábado de cada mes en todo el territorio dominicano, en la que miles de árboles de diferentes especies se plantan.

Otro esfuerzo específico es la recuperación del Cachón de la Rubia, en Santo Domingo Este, donde el “Bosque de la Mujer” fue creado.

 Su distribución

 La isla que está compartida la República Dominicana y la de Haití, tiene unas 5,600 especies, sin incluir algas, hongos, líquenes y musgos; de estas 5,000 son Fanerógamas y 600 Pteridofitas.

Los estudios e inventarios acerca de algas, hongos, líquenes y musgos, están incompletos; hay publicadas listas de algas marinas, de musgos y líquenes, y algunos estudios preliminares sobre Hongos. Hay ocho (8) Gimnospermas, 1,087 Monocotiledóneas y 3,900 Dicotiledóneas (Diccionario Botánico años 2000). La Flora de esta isla tiene alrededor de 1,800 especies endémicas que representa un 36 por ciento, es la segunda en endemismo después de Cuba que ocupa un 45 por ciento (endémica significa que estos organismos no existen en otra parte del mundo), por ejemplo una planta endémica de nuestro país es la palma real, cuyo nombre científico es Roystonea hispaniolana.

 Productos forestales derivados de los bosques dominicanos.

 En cuanto a la producción forestal y el consumo se va, en el 2004 la República Dominicana exportó un total de 556.000 m3 de leña, mientras que importó 267.000 m3 de madera aserrada, 31.000 m3 de tableros de madera, y 182.000 toneladas de papel y cartón. Al mismo tiempo, produjo 130.000 toneladas de papel y cartón, con un consumo total de 3122.000 toneladas en todo el país.

Afortunadamente, la tasa de pérdida neta de bosque maduro Dominicana, originalmente causada por la demanda de productos forestales, se está reduciendo de manera significativa gracias a la plantación de árboles forestales y la restauración de los bosques a través de la regeneración natural. El uso actual y moderno de gestión de los bosques muestran que hay lugares que experimentan progreso y están manteniendo o recuperando su cubierta forestal, mientras que ayuda a reducir la pobreza y garantizar la sostenibilidad del medio ambiente en el país.

En los últimos cien años, la República Dominicana ha logrado grandes avances en lo que respecta a la legislación forestal. La primera Ley Forestal (Ley 4794) se produjo en 1907 y confirmó la creación de los guardabosques. Desde entonces, muchas reglas ejecutivos, leyes y reglamentos han sido emitidos, cada vez más centrado en la gestión forestal sostenible y la conservación de los recursos forestales.

En 1999, la Ley 118 se estableció, mediante el cual el país pasó a formar parte del Departamento de Montes de la estructura del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARENA por sus siglas en español). Desde el comienzo de este siglo, la legislación forestal que sirve como marco institucional y legal para el manejo forestal moderno e integrado de los bosques dominicanos se basa en cuatro normas legales: a) Ley 5856 sobre Conservación de Bosques y Árboles Frutales, b) 705 Ley para el Control de la tala de árboles y Operaciones Industriales, c) la Ley 290 de Incentivos Forestales, y d) Resolución 258 aprueba el Plan Nacional de Bosques.

En la actualidad, la Secretaría SEMARENA de Recursos Forestales opera a nivel nacional como la entidad gubernamental encargada de promover y asegurar la reforestación y el manejo sostenible de los recursos forestales, en cumplimiento de la política forestal del país y las normas que regulan su uso.

src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js">