RECURSOS MINERALES

src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js">

“CLASIFICACIÓN DE LOS MINERALES”

 Los recursos minerales en la Republica Dominicana

src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js">

Las actividades mineras en la República Dominicana se agrupan en dos sectores: la minería metálica y la minería no metálica.

La minería tanto metálica como no metálica tiene un sitial muy importante dentro del aporte a la economía y un ejemplo es el yacimiento de ferroníquel que se explota en Bonao, Provincia Monseñor Nouel. En 2004, el país exportó con un valor de US$389.9 millones.

En el área metálica, las mineralizaciones de mayor interés económico corresponden a los sulfuros masivos, las menas de remplazamientos hidrotermales y las concentraciones lateríticas. Los sulfuros masivos se localizan preferentemente en la Formación Maimón y en las formaciones Los Ranchos, Duarte, Tireo y Peralvillo. En la Formación Maimón se han identificado varios Prospectos de mineralizaciones de Sulfuros Masivos como son: Cerro Maimón, Barbuito y Loma Pesada.

Las mineralizaciones epitermales se encuentran preferentemente en las Formaciones Los Ranchos y Tireo, donde se puede destacar el depósito de Sulfuros de Pueblo Viejo (Cotuí) (Au,Ag,Zn), destacándose como un yacimiento de clase mundial con más de 20 millones de onzas de oro en recursos, los Depósito de Managuá (Au,Ag) y los Depósitos Centenario (Au) y Candelones(Au).

Los depósitos lateríticos más importantes en el país son las mineralizaciones ferroniquelíferas que se encuentran en rocas ultramáficas (peridotitas), ubicadas en la zona de Bonao y La Vega, explotados por la Falconbridge Dominicana. Otros depósitos lateríticos de importancia son los de Bauxita, ubicados en Pedernales dentro de la formación Plaisance, del Eoceno Medio.

En cuanto a los no metálicos, en el país existe suficiente potencial y reservas de minerales no metálicos e industriales, que incluyen sal, yeso, mármoles y calizas de diversas variedades, arenas para vidrios, feldespatos, caolín, arcillas industriales y otras rocas ornamentales. Estos yacimientos podrían tener un valor que sobrepasa los US $5,000 millones.

Las minas de Sal y Yeso de Barahona se encuentran en la porción sur de Valle de Neyba. La loma de Sal y Yeso tiene una extensión aproximadamente de 21km2 y está formada por potentes capas de sal y yeso, con intercalaciones de paquetes de pizarras arcillosas blandas. Estas secuencias se formaron por procesos evaporípticos a partir de las salmueras contenidas en aguas someras cerradas o restringidas.

Historia de la explotación minera

La Explotación de los Recursos Minero de la República Dominicana, esta sustentado por diferentes áreas concesionadas para minerales metálicos y no metálicos, muchas de ellas en exploración y otras en explotación, las cuales demandan una infraestructura conformadas por zonas industriales, para procesar dichos minerales integrados a puertos que puedan soportar barcos de gran capacidad, para lo cual se propone la creación de Parques Industriales Mineros. Las características de estos parques serian poseer la infraestructura que sirvan para tomar ventajas competitivas frente a los demás países de la cuenca del Caribe. Para lo cual deben proveerse de servicios comunes, tales como agua, energía eléctrica, planta de tratamiento de aguas residuales, muelles y carreteras de comunicación. La evolución histórica de la minería en el país debe analizarse desde dos ángulos, el primero se refiere a la explotación como tal, y el segundo a las normas que rigen esa actividad, es decir, a la legislación minera.

El primer aspecto se conoce en el país desde la colonia, período en el cual se utilizaban los más rudimentarios procedimientos y se limitaban fundamentalmente a la explotación del oro. En períodos históricos más recientes se incrementan las actividades de explotación, pero se mantiene baja su incidencia en el PBI. Durante el período de 1961-1970 la minería tiene una escasa participación de menos de un 2% en el mismo, pasando a 6.2% en 1976, este incremento obedece a la entrada en explotación de tres empresas, a las cuales se le ha denominado la gran minería del país. En este mismo orden se han implementado estudios encaminados a determinar el potencial minero del país, tanto en la rama de los metales, como en la de los hidrocarburos.

Explotación Minera

La Gran Minería de la República Dominicana está representada por las empresas extranjeras, la Alcoa en la explotación de bauxita, Falconbridge en la de ferroníquel, y la Rosario Dominicana en la explotación de oro y plata. En su totalidad la producción de estos minerales de destinan a la exportación concentrándose su explotación en las fases de extracción.

Desde el punto de vista tecnológico, en la explotación de estos minerales, especialmente la bauxita y el oro y plata, no existe problema, para el mayor procesamiento en el país, dando base para el estudio de otros aspectos importantes como procesamiento, mercado, etc.

Los métodos para procesar bauxita están muy desarrollados existiendo tratamientos que permiten explotar yacimientos con contenido de óxido de silicio hasta el 10%. Esta tecnología está en manos de los grandes productores, entre ellos Alcoa.

Localización geográfica de yacimientos en explotación: níquel, bauxita, sal, ámbar, hierro, oro, mármol, travestino.

La República Dominicana posee cuantiosos y diversos yacimientos mineros entre los cuales se encuentra el segundo depósito de oro más grande en América; cuenta además con importantes reservas de plata, níquel, bauxita, mármol, piedra caliza y granito. Asimismo, en el país se explota ámbar y larimar, piedras semipreciosas utilizadas en el diseño de joyería.

Entre las Provincias con yacimientos mineros importantes encontramos: Pedernales, con bauxita, carbonato de sodio y piedra caliza; Barahona, con sal, yeso y larimar; Azua, con yeso, mármol, carbonato de calcio y piedra caliza; Samaná, con mármol y granito; Puerto Plata, con ámbar; y Dajabón, con piedra caliza y granito. En adición, la República Dominicana está lista para nuevas inversiones en la búsqueda de gas natural y petróleo.

El oro en la Republica Dominicana, La Rosario, El Niquel, La Falcombridge

El sector minero es considerado de alta prioridad para la economía nacional y el gobierno se encuentra actualmente llevando a cabo diversos programas para propiciar el desarrollo sostenido y creciente del sector en el país. Para el 2010 este sector experimentó un crecimiento de un 65.6% revirtiendo niveles de desempeño negativo de -0.4% en igual período del año anterior. Esta gran recuperación se debió al reinicio de la extracción de ferroníquel estimulada por el alza de los precios internacionales de este mineral. Conforme los resultados económicos preliminares para el primer semestre de 2011 se registró un incremento en los agregados de la construcción de 2.2%; el mármol 13.8%; y el cobre en 4.6%, sin embargo, se constataron disminuciones en el yeso de -61.6%; en piedra caliza de -7.6%; en el oro de -21.5% y la plata de -12.3%.

Para septiembre de 2011 existen más de 35 sociedades mineras en el país. Se prevé que la actividad minera se convertirá en una variable que dinamizará el sector exportaciones y en consecuencia la economía nacional. Como parte de las empresas mineras en República Dominicana se destaca el reinicio en 2011 de las operaciones de la sociedad Falconbridge, en la provincia de Monseñor Nouel, donde se extrae ferroníquel para fines de exportación, sociedades como Corporación Minera Dominicana (CORMIDOM) que inicia producción en la mina Cerro de Maimón, así como la extracción de oro y plata en Pueblo Viejo, provincia Sánchez Ramírez, prevista por parte de Barrick Pueblo Viejo para mediados del año 2012.

Minera Rosario está dedicada a la extracción, procesamiento y distribución de áridos. Su producción está orientada principalmente a satisfacer las necesidades de las otras empresas de P&H Corp: Hormigones y Morteros Transex, de manera de ofrecer un producto de óptima calidad, adecuado a los requerimientos de cada cliente.

La historia de Falcondo es la historia de una misión audaz y un crecimiento de largo alcance. La Falconbridge como empresa transnacional, llegó a la República Dominicana en 1955 e inició un programa de investigación-exploración. Pero la explotación de metales la inició en 1971, bajo la denominación local de Falconbridge Dominicana, con las siglas Falcondo. Falconbridge es una compañía internacional de metales básicos, entre los cuales se encuentra el cobre, zinc, cobalto y ferroníquel.

Falcondo inició sus operaciones en la loma La Peguera, en Bonao, donde en la actualidad explota uno de los mayores depósitos de níquel del mundo, en siete diferentes áreas: Larga, Caribe, Loma Ortega, Fraser, Peguera, Taína y La Guardarraya. La producción de la empresa es ferroníquel, una mezcla de hierro y cobre, usado fundamentalmente por la industria del acero inoxidable. A partir de esa fecha, Falcondo, ha ido introduciendo mejoras tecnológicas a su proceso productivo de forma sostenida, logrando convertirse en una de las más eficientes productoras de níquel de su género a nivel mundial. En agosto de 2006, Falconbridge Dominicana, S.A. pasó a ser subsidiaria de Xstrata Nickel.

MEDIO AMBIENTE Y ECOLOGÍA

Las formas comunes del relieve

 Las formas del relieve son las formaciones naturales de la superficie de la tierra, que con frecuencia delinean las fronteras entre países, estados o provincias. Estas formas, como su nombre implica, pueden referir a formaciones en la tierra, como riscos, mesetas o praderas. También pueden referir a los cuerpos de agua, como ríos, mares o cascadas.

Planicies

Las planicies, que forman el 55 por ciento de la superficie de la tierra, se caracterizan por extensiones relativamente planas de tierra, que se ubican a menos de 500 pies (150 m), por encima del nivel del mar. Las planicies son el hogar de cerca del 90 por ciento de la población mundial y generalmente bordean las costas marinas gradualmente se elevan hacia formaciones más altas. Una excepción a esto son las Planicies Interiores, que se extienden a lo largo de la región central de Norte América.

Mesetas

Las mesetas se caracterizan por grandes elevaciones, climas áridos y generalmente por lo menos uno de sus lados está limitado por acantilados. La mayoría tienen una elevación promedio de 2,000 pies (609,6 m); la meseta más grande del mundo, la Meseta Tibetana en el centro de Asia, tiene una elevación promedio de más de 16,000 pies (4.800 m).

Importancia económica de cada una de estas

Actualmente el tema ambiental ya es considerado en las políticas y estrategias por parte de todos los países, ya que es responsabilidad de todos, por ello es crucial introducir y motivar cambios en los valores institucionales, tanto en países ricos como pobres.

Las políticas ambientales, si bien es cierto no erradicara completamente la degradación ambiental, pero refuerza la disminución y conservación de los recursos a través de la formulación de políticas explicitas e implícitas.

La política explicita ambiental se refiere a herramientas que tienen el objetivo de provocar un efecto en el comportamiento de los empresarios que se dedican a diversas actividades económicas por sectores, estas políticas pueden tener varias alternativas a escoger, además de establecer objetivos y definir las metas. Las políticas implícitas juegan un papel importante dentro del impacto ambiental, debido a que estas políticas pueden realizar medidas sectoriales específicas, además pueden establecerse en convenios internacionales, así como también tener contratos entre en estado y el sector privado.

 Importancia de las aguas superficiales y las subterráneas

 Aguas Subterráneas

 En todo el mundo, los pozos y manantiales o fuentes proporcionan agua para las ciudades, las cosechas, el ganado y la industria. En Estados Unidos, el agua subterránea es el origen de alrededor del 40 por ciento del agua utilizada para todos los fines (excepto la generación de energía hidroeléctrica y el enfriamiento de las centrales eléctricas).

El agua subterránea es el agua potable para más del 50 por ciento de la población, el 40 por ciento del agua utilizada para la irrigación y proporciona más del 25 por ciento de las necesidades de la industria. En algunas áreas, sin embargo, el uso abusivo de este recurso básico se ha traducido en escasez de agua, agotamiento de las aguas de escorrentía, subsidencia del terreno, contaminación salina, aumento del coste de bombeo y contaminación del agua subterránea.

 Importancia y distribución de las aguas subterráneas

 El agua subterránea es uno de nuestros recursos más valiosos y asequible. aunque nuestras percepciones con respecto al ambiente subsuperficial del que procede son a menudo poco claras e incorrectas. La razón para ello es que el ambiente de las aguas subterráneas está muy oculto a la vista, excepto en las cavernas y las minas, y las impresiones que tenemos de esas aperturas sub-superficiales son engañosas. La observación de la superficie de la Tierra da la impresión de que el planeta es. Esta opinión se mantiene cuando entramos en una caverna y vemos el agua fluir en un cauce que parece haber sido excavado en una roca sólida.

Debido a esas observaciones, muchas personas creen que el agua subterránea aparece sólo en debajo de la tierra. En realidad, la mayor parte del ambiente subsuperficial no es en absoluto. Consta de incontables poros diminutos entre los granos de suelo y de sedimento, así como de estrechas diaclasas y fracturas practicadas en el lecho de roca. En conjunto, todos estos espacios constituyen un volumen inmenso. Es en estas pequeñas aperturas donde se reúne y se mueve el agua subterránea.

Utilización del agua: Humano, agrícola, industria, prioridades del uso

Actualmente, a escala mundial, el 69 por ciento de la extracción anual de agua para uso humano se destina a la agricultura (principalmente para riego); la industria representa el 23 por ciento y el consumo doméstico (hogar, agua para beber, saneamiento) representa aproximadamente el 8 por ciento.

Estos promedios mundiales varían mucho de una región a otra. En África, por ejemplo, la agricultura se lleva el 88 por ciento de toda el agua extraída para uso humano, mientras que el consumo doméstico representa el 7 por ciento y la industria el 5 por ciento. En Europa, la mayor parte del agua se utiliza para la industria (el 54 por ciento), mientras que la agricultura representa el 33 por ciento y el consumo doméstico el 13 por ciento.

Uso Doméstico

Comprende el consumo de agua en nuestra alimentación, en la limpieza de nuestras viviendas, en el lavado de ropa, la higiene y el aseo personal.

El agua importancia económica y sus aplicaciones.

Uso Público

En la limpieza de las calles de ciudades y pueblos, en las fuentes públicas, ornamentación, riego de parques y jardines, otros usos de interés comunitario, etc..

Uso en agricultura y ganadería

En agricultura, para el riego de los campos. En ganadería, como parte de la alimentación de los animales y en la limpieza de los establos y otras instalaciones dedicadas a la cría de ganado.

Uso del agua en la industria

En las fábricas, en el proceso de fabricación de productos, en los talleres, en la construcción…

Uso del agua como fuente de energía

Aprovechamos el agua para producir energía eléctrica (en centrales hidroeléctricas situadas en los embalses de agua).En algunos lugares se aprovecha la fuerza de la corriente de agua de los ríos para mover máquinas (molinos de agua, aserraderos…)

Uso del agua como vía de comunicación

Desde muy antiguo, el hombre aprendió a construir embarcaciones que le permitieron navegar por las aguas de mares, ríos y lagos. En nuestro tiempo, utilizamos enormes barcos para transportar las cargas más pesadas que no pueden ser transportadas por otros medios.

Uso del agua en el deporte y ocio

En los ríos, en el mar, en las piscinas y lagos, en la montaña… practicamos un gran número de deportes: vela, submarinismo, winsurf, natación, esquí acuático, waterpolo, piragüismo, ráfting, esquí, patinaje sobre hielo, jockey…Además pasamos parte de nuestro tiempo libre disfrutando del agua en las piscinas, en la playa, en los parques acuáticos … o, simplemente, contemplando y sintiendo la belleza del agua en los ríos, las cascadas, los arroyos, las olas del mar, las montañas nevadas…

Agua y su contaminación

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el agua está contaminada cuando su composición se haya alterado de modo que no reúna las condiciones necesarias para ser utilizada beneficiosamente en el consumo del hombre y de los animales. En los cursos de agua, los microorganismos descomponedores mantienen siempre igual el nivel de concentración de las diferentes sustancias que puedan estar disueltas en el medio. Este proceso se denomina auto depuración del agua. Cuando la cantidad de contaminantes es excesiva, la autodepuración resulta imposible.

Los principales contaminantes del agua son los siguientes:

Basuras, desechos químicos de las fábricas, industrias, etc. Aguas residuales y otros residuos que demandan oxígeno (en su mayor parte materia orgánica, cuya descomposición produce la desoxigenación del agua).

Agentes patógenos, tales como bacterias, virus, protozoarios, parásitos que entran al agua provenientes de desechos orgánicos, que incluyen heces y otros materiales que pueden ser descompuestos por bacterias aerobias.

Nutrientes vegetales que pueden estimular el crecimiento de las plantas acuáticas. Éstas, a su vez, interfieren con los usos a los que se destina el agua y, al descomponerse, agotan el oxígeno disuelto y producen olores desagradables.

Productos químicos, incluyendo los pesticidas, diversos productos industriales, las sustancias tensoactivas contenidas en los detergentes, y los productos de la descomposición de otros compuestos orgánicos.

Petróleo, especialmente el procedente de los vertidos accidentales.

Minerales inorgánicos y compuestos químicos.

Aguas superficiales

El Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos (INDRHI, PLANIACAS, 1983), determinó la cantidad de agua aprovechable por regiones en la República Dominicana. La citada institución calculó el agua superficial en 20995 millones de m3 y el agua subterránea en 1510 millones de m3. La tabla 1 contiene los recursos hídricos aprovechables de la República Dominicana según el INDRHI.

Anexo 30

Aguas subterráneas

El agua subterránea representa una fracción importante de la masa de agua presente en los continentes, y se aloja en los acuíferos bajo la superficie de la Tierra. El volumen del agua subterránea es mucho más importante que la masa de agua retenida en lagos o circulante, y aunque menor al de los mayores glaciares, las masas más extensas pueden alcanzar millones de kilómetros cuadrados (como el Acuífero Guaraní). El agua del subsuelo es un recurso importante y de este se abastece a una tercera parte de la población mundial,1 pero de difícil gestión, por su sensibilidad a la contaminación y a la sobreexplotación. El agua subterránea es parte de la precipitación que se filtra a través del suelo hasta llegar al material rocoso que está saturado de agua. El agua subterránea se mueve lentamente hacia los niveles bajos, generalmente en ángulos inclinados (debido a la gravedad) y eventualmente llegan a los arroyos, los lagos y los océanos.

Es una creencia común que el agua subterránea llena cavidades y circula por galerías. Sin embargo, no siempre es así, pues puede encontrarse ocupando los intersticios (poros y grietas) del suelo, del sustrato rocoso o del sedimento sin consolidar, los cuales la contienen como una esponja. La única excepción significativa la ofrecen las rocas solubles, como las calizas y los yesos, susceptibles de sufrir el proceso llamado karstificación, en el que el agua excava simas, cavernas y otras vías de circulación, modelo que más se ajusta a la creencia popular.

Aguas acidas

En general, el agua de mezclado que contiene acidos clorhídrico, sulfúrico y otros acidos inorgánicos comunes en concentraciones inferiores a 10,000 ppm no tiene un efecto adverso en la resistencia. Las aguas acidas con valores pH menores que 3.0 pueden ocasionar problemas de manejo y se deben evitar en la medida de lo posible.

Los minerales metálicos están principalmente constituidos de sulfuros. Durante la explotación, los sulfuros se oxidan a medida que la pulverización se afina, y permiten que el agua circule fácilmente. Este fenómeno produce drenajes ácidos mineros que llevan los metales en disolución hacia los cursos de agua, en los cuales las concentraciones pueden, por lo tanto, alcanzar niveles superiores a los establecidos en las normas de potabilidad.

Por otra parte, para mantener la actividad de ciertos yacimientos, se necesitan operaciones de bombeo de las galerías, aumentando los desechos ácidos en el ambiente. El pH de estos desechos varía entre 1,2 y 2,5 con fuertes concentraciones metálicas.

Desarrollo sostenible

El agua está en el centro del desarrollo sostenible y resulta fundamental para el desarrollo socio-económico, unos ecosistemas saludables y la supervivencia humana. El agua resulta vital a la hora de reducir la carga mundial de enfermedades y para mejorar la salud, el bienestar y la productividad de las poblaciones así como para la producción y la preservación de una serie de beneficios y servicios de los que gozan las personas. El agua también está en el corazón de la adaptación al cambio climático, sirviendo de vínculo crucial entre el sistema climático, la sociedad humana y el medio ambiente.

El agua es un recurso limitado e insustituible que es clave para el bienestar humano y solo funciona como recurso renovable si está bien gestionado. Hoy en día, más de 1.700 millones de personas viven en cuencas fluviales en las que su uso supera la recarga natural, una tendencia que indica que dos tercios de la población mundial podría vivir en países con escasez de agua para 2025. El agua puede suponer un serio desafío para el desarrollo sostenible pero, gestionada de manera eficiente y equitativa, el agua puede jugar un papel facilitador clave en el fortalecimiento de la resiliencia de los sistemas sociales, económicos y ambientales a la luz de unos cambios rápidos e imprevisibles.

Huella ecológica

La huella ecológica es un indicador del impacto ambiental generado por la demanda humana que se hace de los recursos existentes en los ecosistemas del planeta, relacionándola con la capacidad ecológica de la Tierra de regenerar sus recursos.

Representa el área de tierra o agua ecológicamente productivos (cultivos, pastos, bosques o ecosistemas acuáticos) e idealmente también el volumen de aire, necesarios para generar recursos y además para asimilar los residuos producidos por cada población determinada de acuerdo a su modo de vida, de forma indefinida. La medida puede realizarse a diferentes escalas: individuo (la huella ecológica de una persona), poblaciones (la huella ecológica de una ciudad, de una región, de un país), comunidades (la huella ecológica de las sociedades agrícolas, de las sociedades industrializadas, etc).

El objetivo fundamental de calcular las huellas ecológicas consiste en evaluar el impacto sobre el planeta de un determinado modo o forma de vida y, compararlo con la biocapacidad del planeta. Consecuentemente es un indicador clave para la sostenibilidad.

La economía de subsistencia pesa poco en términos de huella ecológica. La ventaja de medir la huella ecológica para entender la apropiación humana está en aprovechar la habilidad para hacer comparaciones. Es posible comparar, por ejemplo, las emisiones producidas al transportar un bien en particular con la energía requerida para el producto sobre la misma escala (hectáreas).

src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js">