LOS 7 HABITOS DE LA GENTE ALTAMENTE EFECTIVA

src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js">

INTRODUCCION

Este es un libro cuya finalidad es la de darnos las herramientas para lograr una interrelación productiva con nuestro medio y nuestros semejantes, bajo el concepto de los cambios de paradigma ó formas de ver la realidad interrelación productiva ó efectiva. Es un proceso dividido en 7 pasos ó hábitos los cuales son debidamente explicados y que van desde una transformación paulatina del yo interior hasta la influencia que esta transformación puede ejercer sobre nuestro medio y nuestras relaciones con nuestros semejantes, pues como seres sociales que somos, necesitamos mantener relaciones de interdependencia con todos y lo que se pretende es que estas sean lo más productivas posibles.

src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js">

Los tres primeros hábitos tratan del auto-dominio. Es decir, están orientados a lograr el crecimiento de la personalidad para obtener la independencia.

Los siguientes tres hábitos tratan de las relaciones con los demás – trabajo en equipo, cooperación y comunicaciones; están orientados a lograr la interdependencia.

No importa a cuántas personas usted supervise, hay una sola persona a la cual puede cambiar: a usted mismo. La mejor inversión que puede hacer, entonces, es en mejorarse a sí mismo desarrollando los hábitos que le harán mejor persona y mejor gerente.

PRIMER HÁBITO: SEA PROACTIVO.

Este hábito de efectividad representa la posibilidad de asumir nuevos desafíos en un ambiente de libertad individual y responsabilidad social de la persona humana.

Este es el hábito de la conciencia y conducta de responsabilidad, el que resulta determinante en cada persona para comprender sus realizaciones y frustraciones, sus retos y sus respuestas, sus ambiciones y sus logros.

Algunos ejemplos ilustrativos sobre lo que constituye el hábito de la responsabilidad, son los siguientes:

  • Valore positivamente la proactividad porque su práctica cotidiana le significará también mayor libertad personal.
  • Sienta, piense y actúe reconociendo que su familia es su responsabilidad más importante.
  • Acepte nuevos retos que lo desafíen a cuestionar y romper su precaria seguridad para desarrollarse cada vez más.
  • Supere con decisión y valor las barreras internas y externas que le impiden actuar en forma proactiva.
  • Anticípese al futuro diseñando con creatividad y oportunidad acciones preventivas.
  • Actúe con suma responsabilidad en su trabajo como un camino inteligente para progresar.
  • Reafirme día a día la responsabilidad que tiene sobre su propia vida.

SEGUNDO HÁBITO: EMPIECE CON UN FIN EN MENTE.

El segundo hábito nos da la oportunidad de poder rescribir él quien de nuestras vidas por medio de la imaginación y la conciencia moral, ya que a través de ellas podemos corregir en nuestra mente la visión del mundo y las metas que tenemos de adecuarlas a los principios que manejamos.

Este hábito de efectividad refleja el liderazgo personal y satisface plenamente la necesidad de encontrar un sentido a la propia existencia. Este es el hábito de la primera creación o creación mental, el que resulta esencial en cada persona para comprender el cumplimiento de su misión existencial.

Algunos ejemplos ilustrativos sobre lo que es el hábito del liderazgo personal, son los siguientes:

  • Decida y actúe iluminándose con su propia visión de futuro.
  • Dirija su vida previendo su derrotero futuro.
  • Contraste sus decisiones y acciones con su misión personal y realice los ajustes que correspondan.

TERCER HÁBITO: ESTABLEZCA PRIMERO LO PRIMERO.

Este hábito de efectividad interpreta la idea de la administración personal, y su aplicación inteligente posibilita que las personas puedan encontrar la diferencia entre lo importante y lo urgente para ser más efectivas. Este es el hábito de la segunda creación o creación física, el que resulta básico para comprender la calidad de las decisiones y acciones en el día a día.

Algunos ejemplos ilustrativos sobre el hábito de la administración personal, son los siguientes:

  • Defina en forma prioritaria los objetivos y metas que deberá alcanzar en el corto, mediano y largo plazo.
  • Decida sobre aquello que no es urgente pero sí importante en su vida y determine actuar en consecuencia.
  • Precise sus roles y objetivos, esfuércese por cumplirlos y renuévelos.
  • Establezca un modelo de conducta que le permita ser plenamente interdependiente.

Para poder establecer primero lo primero debemos conocer la diferencia entre cada uno de ellos y los beneficios que nos aporta. Mientras Urgente e importante consume gran parte de nuestro tiempo, generalmente los resultados que se obtiene del son a corto plazo y d poca trascendencia. Urgente y no importante y no Urgente y no importante no reportan ningún beneficio ni trascendencia. El corazón del tercer hábito se encuentra en No urgente e importante ya su influencia trae grandes beneficios como el establecimiento de relaciones, reconocimiento de nuevas oportunidades e incluso sin influencia puede trasladarse a Urgente e importante por medio de la prevención y la planificación, lo que ayudaría reducir el número de actividades en urgente e importante.

CUARTO HABITO: PIENSE EN GANAR / GANAR.

Este hábito de efectividad ejemplifica el beneficio mutuo y ayuda poderosamente a encontrar el equilibrio en las relaciones humanas con un sentido de bien común y equidad. Este es el hábito que posibilita el logro de satisfacciones compartidas entre todas aquellas personas que participan en un proceso de negociación.

Algunos ejemplos ilustrativos sobre el hábito del beneficio mutuo, son los siguientes:

  • Piense que si trata al otro como a usted mismo le gustaría ser tratado, estaría sembrando la semilla del ganar / ganar.
  • Acepte el hecho de que tanto usted como los demás pueden y deben resultar beneficiados en una negociación.
  • Negocie actuando con integridad, madurez y mentalidad de abundancia.

QUINTO HÁBITO: PROCURE PRIMERO COMPRENDER Y DESPUÉS SER COMPRENDIDO.

Este hábito de efectividad describe la comunicación efectiva y conviene aplicarlo a los efectos de desarrollar los beneficios de la inteligencia emocional y obtener un clima social de respeto y convivencia armoniosa. Este es el hábito que sustenta la necesidad de comprender con empatía al otro para después ser comprendido y poder edificar relaciones interpersonales más constructivas.

Algunos ejemplos ilustrativos sobre el hábito de la comunicación empática, son los siguientes:

  • Aprenda mentalmente a ponerse en los zapatos del otro para empezar a comprenderlo.
  • Pregúntese si la calidad de su comunicación con las personas aporta el respeto necesario y posibilita una convivencia armoniosa.
  • Reconozca que para comprender al otro deberá aprender a escucharlo con la mente abierta.

SEXTO HÁBITO: SINERGICE.

Este hábito de efectividad implica la interdependencia y es el producto social de individuos, familias, equipos de trabajo y organizaciones bien integradas, productivas y creativas. Este es el hábito que fundamenta los logros sinérgicos del trabajo en equipo, vale decir de aquellos equipos en los que el resultado del colectivo es mayor que la simple suma de sus integrantes. También podría afirmarse que el cociente intelectual del equipo es mayor que el promedio del cociente intelectual de aquellos que participan en su composición.

Algunos ejemplos ilustrativos sobre el hábito de la interdependencia, son los siguientes:

  • Sinergice actuando con proactividad, competitividad y creatividad en su equipo de trabajo.
  • Seleccione la tercera idea superior en los grupos humanos en los que participe.
  • Alcance nuevos logros y propicie la innovación en su propia familia.
  • Supérese a sí mismo para desarrollar cada una de las dimensiones de su personalidad y lograr una mayor sinergia interna.

 SÉPTIMO HÁBITO: AFILE LA SIERRA.

Este hábito de efectividad interpreta la mejora continua y ofrece un horizonte de superación personal en todas y cada una de las áreas de nuestra personalidad. Este es el hábito que permite entender el mejoramiento personal en las dimensiones físicas, mentales, socio-emocional y espirituales.

Algunos ejemplos ilustrativos sobre el hábito de la mejora continua, son los siguientes:

  • Descanse plácidamente las horas que necesita para reponer sus energías físicas y mentales.
  • Lea, estudie y reflexione todavía sigue siendo una de las maneras más inteligentes de informarse, educarse y cultivarse.
  • Mejore todo lo que realiza, siempre existirá la posibilidad de mejorar.
  • Aliméntese en forma nutritiva y sana para estar siempre en buena forma.

CONCLUSIONES

  • La persona aprende mejor cuando enseña a alguien. Enseñar crea un compromiso que da nuevo significado al rol de aprender.
  • Para cambiar la conducta de la gente, cambie la forma en que la gente visualiza su Rol.
  • Una Visión no se escribe sobre el papel, se escribe en los corazones. Gerenciamos cosas, liderizamos Gente.
  • Comuniquémonos. Hagamos un esfuerzo por escuchar, no por preparar nuestra respuesta. Trabajemos para lograr la mejor solución para ambos.
  • Para cambiar los resultados que estamos obteniendo, primero tenemos que comprender y cambiar los Paradigmas de donde fluyen los hábitos, actitudes y acciones que están produciendo esos resultados.
  • En conclusión este libro nos dice, que los siete hábitos de las personas altamente efectivas, nos enseña a cómo vamos a ir desenvolviéndoos tanto en lo personal como en el campo laboral  y nos da varios consejos en ambos.

src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js">