Mercado de Divisas

INTRODUCCIÓN

El mercado de divisas (foreign exchange market, FOREX market o FX market) es el mercado base de todos los demás mercados financieros internacionales, ya que en él se establece el valor de cambio de las monedas en que se realizan los flujos monetarios internacionales.

Actualmente, el mercado de divisas es el mercado de mayor volumen de actividad en todo el mundo. Desde finales de los años 70, en que el volumen diario de actividad era cifrado en 75.000 millones de dólares, se ha pasado a casi 2 billones de dólares en 2004. A efectos comparativos, estas cuantías suponen que el nivel de negociación de la Bolsa de Nueva York (la principal bolsa del mundo) equivale a una media hora del mercado de divisas, mientras que la Bolsa de Madrid no llegaría ni a los dos minutos. En el mercado de divisas no son extrañas operaciones individuales de 200-300 millones de dólares.

¿Cómo podríamos definir el mercado de divisas? Es el mercado, o la estructura organizativa, a través de la cual se compran o venden las diferentes monedas, de tal forma que una transacción en dicho mercado supone la compra o la venta de una moneda contra otra, a un determinado precio, que se denomina tipo de cambio (exchange rate).

El tipo de cambio y la determinación del mismo es una de las cuestiones más importantes en los mercados financieros. Es, quizá, el precio que afecta a una mayor parte de decisiones y variables en los mismos. Por ejemplo, la variación del tipo de cambio afectará tanto a la actividad comercial de un determinado país (y por lo tanto a sus unidades productivas) como a la repatriación de los beneficios de una empresa con plantas de producción en el extranjero, a las propias decisiones de expansión, o a la inversión puramente financiera (ya sea en renta variable o fija). El efecto que tiene el tipo de cambio en las decisiones empresariales, de inversión, o políticas, hacen que su estudio, y el del mercado de divisas en general, resulten claves para el entendimiento y análisis de la economía y las finanzas.

En sentido estricto, no se debe confundir el mercado de divisas con el de monedas en su estado físico. El concepto de divisa resulta complicado de especificar, porque no existe una “definición oficial”. No obstante, en la práctica suelen manejarse dos definiciones:

1. Divisa en sentido amplio: Depósitos bancarios nominados en una moneda extranjera y documentos que dan derecho a disponer de dichos depósitos (cheques, etc.) + Billetes en moneda extranjera. Todo ello, en poder de residentes.

2. Divisa en sentido estricto: Comprende únicamente el primer sumando del punto anterior (es decir, se excluyen los billetes en moneda extranjera, que pasan a ser considerados como un mercancía, más bien que como un medio de pago).

En suma, podría definirse de forma genérica a las divisas como: medios de pago, en lo fundamental depósitos bancarios a la vista, nominados en moneda extranjera y mantenidos por los residentes de un país.

Hechas estas precisiones, en el siguiente epígrafe estudiaremos las funciones y naturaleza del mercado de divisas. A continuación, se describirán los agentes participantes en dicho mercado y los segmentos del mercado de divisas y las características más importantes de cada uno. Con posterioridad, son abordadas diversas cuestiones relacionadas con la expresión de los tipos de cambio. Finalmente, se trata la relación entre los tipos de cambio forward y spot y los tipos de interés.

FUNCIONES Y NATURALEZA DEL MERCADO DE DIVISAS

El mercado de divisas, como cualquier otro mercado, cumple dos misiones fundamentales: 1) intercambiar los productos, en nuestro caso, las monedas de los diferentes países; y 2) fijar los precios de los mismos.

Más específicamente, podemos señalar tres funciones básicas que cumple el mercado de divisas:

1. Función de liquidez, facilitando los medios de pago necesarios para las transacciones. Esta función está ligada tanto al comercio exterior como a los movimientos internacionales de capitales, y se trata de la función originaria y primordial del mercado de divisas: de no existir éste, no serían factibles las transacciones económicas que tengan lugar en un entorno de homogeneidad monetaria (como sería el caso de la UEM), sino que sean dos o más monedas distintas las que confluyan. Está asociada tanto al mercado “de contado” como al de “a plazo”.

2. Función de seguro de cambio, permitiendo a los agentes económicos eliminar el riesgo proveniente del aplazamiento en el pago de un bien o servicio. Está asociada al segmento “a plazo” del mercado. Teniendo la posibilidad de vender (comprar) una divisa a un precio determinado a una fecha futura, el exportador (importador) sabrá lo que recibirá (pagará), es decir, el coste de la operación. Con ello se elimina el riesgo de cambio, es decir, el asociado a la apreciación (depreciación) de la moneda nacional frente a otras divisas.

3. Función de crédito, proporcionando financiación. Está también asociada al mercado “a plazo”.

En síntesis, podríamos caracterizar la naturaleza de los mercados de divisas señalando que se trata de unos mercados interbancarios, regulados, sin un emplazamiento físico determinado, continuos, muy concentrados, muy volátiles y fuertemente apalancados:

1. Son interbancarios porque los intermediarios son entidades crediticias, que operan por cuenta propia o ajena.

2. Son regulados (organizados) en tanto en cuanto están sujetos a unas normas de general cumplimiento, normalmente emitidas por los bancos centrales. No lo son en el sentido de que exista una institución especializada [como podría ser, p. ej., la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), en el caso de las bolsas española) reguladora de los mismos (son los bancos centrales, como responsables de la política cambiaria, los que deben supervisar su funcionamiento), ni un lugar específico donde se desarrolla la contratación.

3. Son mercados sin un emplazamiento físico determinado– mercados “difusos” u over the counter (OTC) – porque operan desde ordenador y con comunicación telefónica, sin limitación de fronteras, al menos para aquellos mercados liberalizados, es decir, sin limitación entre operadores residentes y no residentes.

El sistema de confirmación de operaciones y de liquidación de saldos es operado por una sociedad cooperativa, con sede en Bruselas, llamada SWIFT (Society for Worldwide Interbank Financial Telecommunication). Cada intermediario entra a través de una clave en el sistema informático, localizado en lo que se denomina “sala de cambios” o dealing room, con tantas terminales como operadores o cambistas, que siguen normalmente una divisa cada uno.

Cada operador suele tener ante sí cuatro pantallas (Figura 1), de las que una corresponde al sistema telefónico (a base de números y páginas que se activan digitalmente) y otras a los sistemas Reuters y Telerate que muestran precios (de contado y a plazo), noticias en general… En dichas pantallas está incorporado el sistema mediante el que se opera con los bancos (SWIFT).

Anexo 1

Figura 1: Una típica mesa de operador en divisas

4. Son continuos. El mercado de divisas está abierto las 24 hrs. del día para cualquier usuario, siempre que opere con un banco que mantenga un servicio de guardia de 24 hrs. o que disponga de cuentas en varios centros geográficos diferentes. Los mercados de divisas suelen ajustarse al horario bancario de cada país, pero muchos bancos ofrecen sus servicios durante 24 hrs. seguidas y ejecutan las órdenes de sus clientes en diferentes mercados. En algún lugar del planeta, los centros financieros están abiertos al negocio, y los bancos y otras instituciones están intercambiando divisas día y noche, hora a hora, interrumpiendo únicamente sus actividades los fines de semana.

Como consecuencia de lo señalado, si, p. ej., en España un empresario ordena la compra de 500 millones de yenes, normalmente dicha orden terminará en Londres si se recibe en horas bancarias europeas, al ser Londres el principal mercado europeo para el yen/euro. El banco español del cliente contactará con varios bancos en Londres y cerrará contra el que el ofrezca mejore precio. Si el cliente llamara después de que Londres haya cerrado, el servicio de guardia del banco español contactaría con bancos en Nueva York, y si lo hace después de que Nueva York haya cerrado, dirigirá la orden a Tokio o Singapur.

5. Son muy concentrados, en varios sentidos:

  • Operativamente, están concentrados en muy pocas monedas: dólar estadounidense (89% de las transacciones), euro (37%), yen (20%), libra esterlina (17%) y franco suizo (6%). Todas las monedas cotizan respecto al dólar y sobre él pivota todo el sistema y el mercado, es la moneda de referencia básica.
  • Espacialmente, pues son muy pocos los centros financieros realmente de peso en el mercado. Londres es el mayor mercado de divisas a nivel mundial, con alrededor del 31% del volumen global; le sigue a distancia Nueva York, con alrededor de 19%, y Tokio es el 3º con el 8%. Así, en conjunto, los tres mayores mercados representan aproximadamente el 58% del total.
  • En cuanto al nº de operadores que intervienen activamente en los mismos y fijan los precios. De entre los miles de agentes que operan con divisas en cualquier parte del mundo, menos de trescientos son significativos en el mercado, y casi dos tercios del total del volumen de actividad corresponden a transacciones entre los propios intermediarios.

6. Son muy volátiles, mucho más que cualquier otro mercado financiero (los precios cotizados varían unas 20 veces por minuto, y se estima que los tipos de cambio más activos a nivel mundial pueden alterarse una vez cada 5 segundos). Esta característica obedece a varios factores, que concurren simultáneamente: funcionamiento continuado de los mercados de divisas, mayor frecuencia de transacciones a corto plazo, predominio de las operaciones de carácter especulativo (suponen entre un 90-98% del volumen total).

7. Entre otras consecuencias, tal volatilidad hace imprescindible la celeridad en la ejecución de operaciones (el establecimiento de comunicaciones entre operadores oscila típicamente entre 10 y 90 segundos) y el contar con información a tiempo real (la información de la prensa escrita y de las webs financieras tiene un valor muy limitado).

8. Son fuertemente apalancados. Los inversores suelen tomar posiciones muy elevadas endeudándose, confiando en que el mercado se mueva a su favor.

PARTICIPANTES Y SEGMENTOS EN LOS MERCADOS DE DIVISAS

Participantes

Anexo 2

Figura 2: Estructura del mercado de divisas por agentes

A) Bancos comerciales:

Actúan en el mercado de cambios como intermediarios para sus clientes y también por cuenta propia (son, pues, dealers), con tres objetivos básicos: ofrecer un servicio a sus clientes; administrar la “posición” de los bancos, para alcanzar su nivel óptimo; y obtener un beneficio.

La “posición” es el saldo resultante de las compras y ventas de una determinada divisa. Si dicho saldo es igual a cero (∑ cobros = ∑ pagos), se dice que es “cerrada”; en caso contrario, la posición se dice que es “abierta”. A su vez, una posición abierta puede ser de dos tipos: “larga” (∑ cobros > ∑ pagos) o “corta” (∑ cobros < ∑ pagos). Obviamente, la “posición” es determinante de cara al riesgo cambiario: una posición “cerrada” implica que no existe dicho riesgo en absoluto, mientras que una posición “abierta” (sea “corta” o “larga”) lleva siempre aparejado el mismo. De ahí que los bancos tengan que controlar sus posiciones en divisas.

Por su parte, los beneficios proceden fundamentalmente de los diferenciales (spreads) entre el tipo de cambio comprador y el vendedor, de las comisiones y del float o beneficio derivado del tiempo que el banco tiene a su disposición los fondos que recibe de un cliente que desea convertirlos en otra moneda.

Dentro del grupo de los bancos comerciales, ocupan un lugar muy destacado los denominados market-makers o creadores de mercado, un conjunto de grandes bancos multinacionales (Deutsche Bank, J. P. Morgan, Citigroup, etc.) que están dispuestos a cotizar una horquilla de compra-venta para transacciones de elevado importe (10 millones de dólares o más). En conjunto, estas entidades abarcan más del 55% del total de operaciones del mercado de divisas.

Las transacciones inferiores a 10 millones de dólares no llegan a los market-makers, sino que son atendidas por dealers ordinarios que cotizan compras o ventas a partir de 1 millón de dólares. Las operaciones “minoristas”, es decir, cuyo importe es menor que 1 millón de dólares, suelen ser servidas por los bancos directamente a cargo de su “inventario” o “posición”, sin salir al mercado.

B) Brokers

Los brokers o comisionistas actúan como intermediarios entre las instituciones bancarias. En el mercado de divisas, las grandes empresas, los bancos menores regionales o los particulares no tienen acceso directo a los brokers.

Una de las labores principales de los brokers es la de informar a sus clientes sobre la situación del mercado. Normalmente, son los propios clientes quienes solicitan información, al hilo de las operaciones que efectúan en cada momento; sin embargo, a los más importantes se les tiene al tanto de cualquier acontecimiento que se considere de interés, aunque no lo hayan solicitado expresamente.

Cuando un banco desea comprar o vender una moneda en determinadas condiciones, puede comunicárselo a alguno de los brokers especializados en esa divisa, el cual tanteará el mercado sin revelar la identidad del banco que le consulta. Si las condiciones definitivas son aceptadas por el cliente, pone en contacto a las dos partes confirmándoles el acuerdo y los gastos que entraña (entre ellos, lógicamente, está la comisión del propio broker).

La actuación a través de brokers permite, gracias a su anonimato, operar en el mercado de divisas sin anticipar a los demás participantes en el mismo la estrategia del cliente. Asimismo, puede servir para tantear el pulso del mercado en momentos en los cuales no se observa una tendencia clara en las cotizaciones: se puede utilizar a un broker para simular una intención de compra o venta a un precio determinado, y ver qué respuesta da el mercado a este “farol”, para actuar luego en consecuencia.

C) Bancos centrales.

En lo concerniente al mercado de divisas, desempeñan tres funciones básicas: control del mercado, intervención en el mismo (en su caso) y gestión de sus reservas.

La función de control ha sido ya mencionada anteriormente, al analizar las características que definen la naturaleza del mercado de divisas. En cuanto a la intervención, se refiere a la responsabilidad de mantener el valor de la moneda doméstica frente a otras divisas, responsabilidad que es aplicable no sólo en países cuya moneda está adscrita a sistemas de tipos de cambio fijos, sino también en aquellos que aun estando bajo regímenes de tipos de cambio flexibles, siguen una flotación “sucia”, de modo que los bancos centrales actúan comprando o vendiendo las divisas con respecto a las cuales la moneda local experimenta tensiones. Por último, la gestión de las reservas está vinculada a las tareas de administración y control de la oferta monetaria por los bancos centrales.

D) Empresas no financieras.

En la gran mayoría de los casos, se trata de agentes cuya actividad principal no es el mercado de divisas, pero que en sus operaciones tienen que utilizar diferentes monedas como consecuencia de actividades de exportación / importación derivadas del comercio exterior o de movimientos internacionales de capitales. No obstante, hay otros agentes cuyo negocio es el mercado de divisas en sí mismo: es lo que sucede con los especuladores y con los arbitrajistas.

Los especuladores obtienen sus ganancias dependiendo de las variaciones de los tipos de cambio en el tiempo. Un especulador asume riesgos y actúa según sus expectativas.

Los agentes principales que actúan en movimientos especulativos son entidades fnancieras que operan en el ámbito internacional y gestionan elevados volúmenes de dinero en forma de fondos de inversión, fondos de pensiones, etc.

En la literatura, hay un amplio debate en torno a las implicaciones para el mercado derivadas de la actuación de los especuladores, planteándose dos perspectivas:

  • Especulación desestabilizadora: si una moneda se deprecia (aprecia), los especuladores venderán (comprarán) la misma, con lo cual acentuarán su depreciación (apreciación).
  • Especulación estabilizadora: si una moneda se deprecia (aprecia), los especuladores comprarán (venderán) la misma, con lo cual frenarán su depreciación (apreciación).

En cuanto a los arbitrajistas, obtienen su ganancias dependiendo de la variación del tipo de cambio en el espacio (distintos centros financieros), pero en el mismo momento del tiempo y sin correr ningún riesgo.

Los arbitrajistas contribuyen a evitar la fragmentación del mercado, haciendo que los precios tiendan a converger (en el ejemplo anterior, se puede deducir fácilmente, por la ley de la oferta y la demanda, que el tipo de cambio tendería a aumentar en Nueva York y a disminuir en Londres).

SEGMENTOS

Como puede observarse en la Figura 3, la mayor parte del volumen en el mercado de divisas corresponde a operaciones forward, en contraste con las correspondientes a derivados, cuyo papel, en términos relativos, es muy reducido.

Una operación de divisas al contado o spot es una compra-venta donde la liquidación o entrega efectiva de las divisas se realiza en un plazo no superior a dos días laborables.

Una operación de divisas a plazo o forward directa (o outright) es una compra-venta donde la liquidación tiene lugar en un período de tiempo de tres días o más (generalmente a un mes, dos, tres, seis y doce).

Los swaps o permutas de divisas consisten en la venta (compra) simultánea de una divisa al contado y la compra (venta) de dicha divisa en el mercado a plazo. Son operaciones parejas a los “repos” de activos financieros.

EXPRESIÓN DE LOS TIPOS DE CAMBIO

Aspectos generales

En la contratación internacional, en las pantallas electrónicas (Reuters, etc.) las divisas se suelen identificar mediante unos códigos normalizados que constan de tres letras (“códigos ISO”), de las cuales por regla general las dos primeras se corresponden con el nombre del país y la tercera con la denominación de la moneda, todo ello en inglés. Ejemplo: Dólar estadounidense → USD (= United States Dollar).

Cuando los operadores negocian verbalmente entre sí suelen utilizar apodos. Ejemplo: Dólar estadounidense → Buck o greenbuck.

El tipo de cambio es el precio de una moneda (“moneda base”) en términos de otra (“moneda variable”). Representa el número de unidades de la moneda variable que es preciso entregar para obtener una unidad de la moneda base. La convención usual al expresar la cotización del tipo de cambio entre dos divisas es poner la moneda base primero y después la moneda variable.

Los tipos de cambio pueden expresarse de dos formas:

­ Cotización directa o en términos europeos, en la cual la moneda vehículo (por antonomasia, el dólar) es la moneda base. Ejemplo: un tipo USD/EUR de 0’6477 (es decir, 1 dólar = 0’6477 euros).
­ Cotización indirecta o en términos americanos, donde la moneda vehículo es la moneda variable. Ejemplo: un tipo EUR/USD de 1’5439 (esto es, 1 euro = 1’5439 dólares).

En la práctica, se utilizan ambos métodos de cotización, pudiendo establecerse las siguientes reglas generales:

­ En el mercado interbancario:

  • Cuando se fijan cotizaciones con respecto al euro, la libra esterlina, el dólar australiano o el dólar neozelandés, lo usual es utilizar el sistema indirecto, de modo que estas cuatro divisas son la moneda base.
  • A excepción de los cuatro casos citados, todos los tipos frente al dólar estadounidense se cotizan siempre con el dólar como moneda base (sistema directo).
    ­

En el mercado de futuros:

  • Las cotizaciones frente al dólar estadounidense normalmente toman a dicha divisa como moneda variable (método indirecto).
    ­

En otros casos:

  • No existe una convención universal.

Dado que el tipo de cambio puede establecerse de dos formas, la interpretación que deba darse a las variaciones del mismo diferirá en su significado:

­ En el sistema directo, si el tipo de cambio aumenta (disminuye), la moneda variable se deprecia (aprecia) y la moneda base se aprecia (deprecia).
­ En el sistema indirecto, las variaciones hay que entenderlas al revés que en el caso anterior.

Deben utilizarse conceptos precisos (apreciación, depreciación) y evitar los ambiguos como, p. ej., “caída del tipo de cambio”, dado que tienen significados distintos en función del sistema utilizado. Igualmente, aunque el significado económico es análogo, resulta importante distinguir los binomios apreciación/revaluación y depreciación/devaluación: el mercado aprecia o deprecia (sistemas de tipos de cambio flexibles), mientras que los bancos centrales devalúan o revalúan (sistemas de tipos de cambio fijos). Expresiones tales como, p. ej., “en las últimas semanas, el dólar se ha devaluado frente al euro” son totalmente inapropiadas.

Sea cual fuere el sistema de cotización empleado, la presentación de los tipos de cambio de dos divisas incluye por lo general un par de precios:

­ El de compra (bid): precio al que los operadores están dispuestos a comprar la moneda base cotizada contra la moneda variable.
­

El de venta (ask u offer): precio al que los operadores están dispuestos a vender la moneda base cotizada contra la moneda variable.

En el caso de tipos de cambio forward, obviamente, debe indicarse, además, el plazo temporal al que se refieren los mismos. Los plazos de maduración de los contratos forward aparecen en la prensa financiera, pantallas electrónicas, etc. con vencimientos estandarizados (standard forward value dates) (una semana, 30 días, 60 días, etc.), pero ello no obsta para que los agentes económicos puedan solicitar contratos a medida con otros plazos de entrega (odd maturity dates o broken dates).

El tipo de cambio forward (Ft) difiere normalmente del tipo de cambio spot. La diferencia se puede expresar de dos formas:

­ En términos absolutos, mediante lo que se conoce como “diferencial a plazo”, “puntos swap” o forward spread: FSt = Ft – S.

Los “puntos swap” son la forma habitual de expresar las cotizaciones entre los profesionales de los mercados forward. La otra alternativa (Ft) a la hora de expresar los tipos “a plazo” es más corriente en los medios dirigidos al gran público, y se denomina “cotización outright” o “precio del seguro de cambio”.
­ En términos relativos, a través de la denominada “prima (o descuento) a plazo” o forward premium: FPt = (FSt / S) • 100,

ó, alternativamente, utilizando el concepto equivalente anualizado o estandarizado:
FPSt = FPt • T/t = (FSt / S) • T/t • 100, donde T es la base anual (medida en días, meses, etc., en función de en qué unidad de tiempo venga expresado el vencimiento t del contrato forward).

Sea cual sea la definición adoptada, el significado económico de la prima (o descuento) a plazo puede tener tres interpretaciones distintas:

  • Si FSt, FPt ó FPSt son menores que cero, entonces se dice que la moneda variable (base) está “a premio” (“a descuento”).
  • Si FSt, FPt ó FPSt son mayores que cero, entonces se dice que la moneda variable (base) está “a descuento” (“a premio”).
  • Si FSt, FPt ó FPSt son iguales a cero, entonces se dice que la moneda variable cotiza “a la par”.

Tipos cruzados:

Se ha convertido en práctica habitual en el mercado de divisas utilizar el dólar como referencia para la cotización de las demás monedas, dado que es mucho más operativo, normalmente, actuar a través del dólar que en el mercado bilateral entre las dos monedas consideradas, especialmente para operaciones de gran volumen.

Sin embargo, los valores entre otras dos monedas pueden ser fácilmente obtenidos a través de sus respectivas cotizaciones bilaterales con el dólar. Estas paridades se conocen como “tipos cruzados” (cross rates), que pueden definirse como cualquier tipo de cambio entre un par de monedas distintas al dólar.

Hay dos clases de tipos cruzados:

­ Directos o cotizados (directly traded cross rates), provienen del intercambio directo entre ambas monedas en el mercado. Ejemplo: tipo de cambio libra esterlina – franco suizo.
­

Derivados (derived cross rates). Se calculan a partir de las cotizaciones frente al dólar de las dos monedas en cuestión, de acuerdo con las siguientes reglas:

  • Caso I: Ambas divisas cotizan “en términos europeos”
    Bid cruzado = Bid moneda variable / Ask moneda base
    Ask cruzado = Ask moneda variable / Bid moneda base
  • Caso II: Ambas divisas cotizan “en términos americanos”
    Bid cruzado = Bid moneda base / Ask moneda variable
    Ask cruzado = Ask moneda base / Bid moneda variable
  • Caso III: Ambas divisas cotizan de diferente forma
    Bid cruzado = Bid moneda variable • Bid moneda base
    Ask cruzado = Ask moneda variable • Ask moneda base

RELACIÓN ENTRE LOS TIPOS DE CAMBIO SPOT Y FORWARD: LA TEORÍA DE LA PARIDAD DE TIPOS DE INTERÉS

Las cotizaciones a plazo están estrechamente relacionadas con los diferenciales de los tipos de interés en los distintos mercados. Así, la prima o descuento de una moneda respecto de otra, siempre que no existan interferencias sobre el libre movimiento de capitales, tenderá a ajustarse a las diferencias entre los tipos de interés de los dos países: si el tipo de interés de una moneda sube respecto al de otra divisa, se querrá comprar activos financieros nominados en esa moneda. Para poder hacer esto habrá que comprar previamente la moneda en cuestión, fortaleciendo así su tipo de cambio.

BIBLIOGRAFÍA

­ BIS (2004): Triennal Central Bank Survey. Foreign exchange and derivatives market activity in 2004. Bank for International Settlements. Basilea (Suiza).
­

Coyle, B. (2000): Foreign exchange markets. Glenlake/Amacom. Nueva York.
­

Cross, S. Y. (1998): All about the foreign Exchange market in the United Status. Federal Reserve Bank of New York.
­

Díez, L. D. y Mascareñas, J. (1997): Ingeniería financiera. La gestión en los mercados financieros internacionales. McGraw Hill. Aravaca (Madrid).
­

González, S. (2000): El Sistema Monetario Internacional y el mercado de divisas. Pirámide. Madrid.
­

Martínez, A. (2000): Mercados financieros internacionales. Cívitas. Madrid.
­ Mateos-Aparicio, P. y AFI (2001): Finanzas internacionales. Ediciones Académicas. Madrid
­

Reuters (2000): An introduction to foreign exchange & money markets. Wiley. Nueva Cork.