República Dominicana, Historia

LA HISTORIA DE LA REPUBLICA DOMINICANA

Época Precolombina: Los tainos de la española

Las sucesivas olas de inmigrantes Arahuacos, moviéndose hacia el norte desde el delta del Orinoco en América del Sur, se establecieron en las islas del Caribe. Alrededor del año 600, los indios taínos, una cultura arahuaca, llegaron a la isla, desplazando a los habitantes anteriores. Los últimos migrantes arahuacos, los caribes, comenzaron a moverse hasta las Antillas Menores en el siglo XII, e invadían aldeas taínas en la costa oriental de la isla al mismo tiempo que arribaban los españoles en 1492.

Los taínos llamaban a la isla Quisqueya (madre de todas las tierras) y Haiti (tierra de altas montañas). En el momento de la llegada de Colón en 1492, el territorio de la isla consistía en cinco cacicazgos: Marién, Maguá, Maguana, Jaragua y Higüey. Estos eran gobernados respectivamente por los caciques Guacanagarix, Guarionex, Caonabo, Bohechío y Cayacoa.

Época colonial (1492-1821)

Llegada de los europeos y colonización:

Cristóbal Colón llegó a la isla en su primer viaje el 5 de diciembre de 1492,1 dándole el nombre de La Española. Creyendo que los europeos eran de alguna forma sobrenatural, los taínos les dieron la bienvenida con todos los honores. Era una sociedad totalmente distinta de la que venían los europeos. Guacanagarix, el jefe anfitrión que dio la bienvenida a Cristóbal Colón y sus hombres, los trató con amabilidad y les dio todo lo que deseaban. Sin embargo, el sistema igualitario de los taínos se enfrentó a las estructuras del sistema feudal de los europeos. Esto llevó a los europeos a creer que los taínos eran débiles, y comenzaron a tratar a las tribus con más violencia. Colón intentó mitigar esto cuando él y sus hombres se marcharon de Quisqueya, dejando a los tainos con una buena primera impresión.

Colón había consolidado una firme alianza con Guacanagarix, quien era un poderoso jefe de la isla. Después del naufragio de la Santa María, Colón decidió establecer una pequeña fortaleza con una guarnición de hombres que podrían ayudarle a reivindicar esta posesión. El fuerte se llamó La Navidad, desde los acontecimientos del naufragio y la fundación del fuerte ocurrido el día de Navidad. La guarnición, a pesar de toda la riqueza y belleza de la isla, fue sacudida por las divisiones que terminaron en un conflicto entre estos primeros europeos.

En 1493, Colón regresó a la isla en su segundo viaje y fundó la primera colonia española en el Nuevo Mundo, la ciudad de La Isabela. En 1496, su hermano Bartolomé Colón estableció el asentamiento Santo Domingo de Guzmán en la costa sur, que se convirtió en la nueva capital.

Extinción taína y esclavitud africana

En 1501, los monarcas españoles, Fernando e Isabel, concedieron el primer permiso a los colonizadores del Caribe para importar esclavos africanos, los cuales comenzaron a llegar a la isla en 1503. Estos africanos han tenido la influencia racial más dominante, y su rica y antigua cultura ha tenido una secundaria influencia sobre el carácter cultural de la moderna República Dominicana. En 1510, la primera gran expedición, que consistió en 250 negros ladinos, llegó a La Española desde España. Ocho años más tarde los esclavos de origen africano llegaron a las Indias Occidentales. La caña de azúcar fue introducida a La Española desde las Islas Canarias, y el primer ingenio azucarero en el Nuevo Mundo fue establecido en 1516, en La Española.

Declive colonial, breve dominio francés y revolución haitiana

Con la conquista del continente americano, La Española declinó rápidamente. La mayoría de los colonos españoles abandonaron la isla por las minas de plata de México y Perú, mientras que los nuevos inmigrantes españoles omitieron la isla. En 1605, España, descontenta de que Santo Domingo estaba facilitando el comercio entre sus otras colonias y otras potencias europeas

Primera independencia (1821-1822)

La ocupación haitiana de veintidós años que siguieron se recuerda por los dominicanos como un período de régimen militar brutal, aunque la realidad es más compleja. Se llevaron las expropiaciones de tierras a gran escala y esfuerzos fallidos por obligar a la producción de cultivos de exportación, imponer el servicio militar, restringir el uso de la lengua española y eliminar las costumbres tradicionales, como las peleas de gallos.

A los dominicanos se les reforzó la percepción de sí mismos como diferentes de los haitianos en “idioma, raza, religión y costumbres nacionales”. Sin embargo, este fue también un período que terminó definitivamente con. La Universidad de Santo Domingo, la más antigua en el Hemisferio Occidental, careciendo de estudiantes, profesores y recursos, cerró. Para recibir el reconocimiento diplomático de Francia, Haití se vio obligado a pagar una indemnización de 150 millones de francos a los antiguos colonos franceses, que se redujo posteriormente a 60 millones de francos, y debido a esto, Haití impuso pesados impuestos sobre la parte oriental de la isla.

Segunda independencia (1844-1861)

En 1838, Juan Pablo Duarte fundó una sociedad secreta llamada La Trinitaria para socavar el yugo haitiano que junto a sus posteriores compañeros Matías Ramón Mella y Francisco del Rosario Sánchez lograran independizar la parte oriental de la isla. En 1843 se aliaron con un movimiento haitiano para derrocar a Boyer. Debido a sus pensamientos revolucionarios y lucha por la independencia dominicana, el nuevo presidente de Haití, Charles Riviere.

En 1838, Juan Pablo Duarte fundó una sociedad secreta llamada La Trinitaria para socavar el yugo haitiano que junto a sus posteriores compañeros Matías Ramón Mella y Francisco del Rosario Sánchez lograran independizar la parte oriental de la isla. En 1843 se aliaron con un movimiento haitiano para derrocar a Boyer.

Debido a sus pensamientos revolucionarios y lucha por la independencia dominicana, el nuevo presidente de Haití, Charles Riviere-Hérard, exilió y encarceló a los principales trinitarios. Al mismo tiempo, Buenaventura Báez, un exportador de caoba azuano y diputado en la Asamblea Nacional de Haití, estaba negociando con el Consulado General de Francia para el establecimiento de un protectorado francés. En una oportuna insurrección para adelantarse a Báez, el 27 de febrero de 1844, los Trinitarios declararon su independencia de Haití, con el apoyo de Pedro Santana, un rico ganadero de El Seibo quien comandó un ejército privado de peones que trabajaban en sus tierras.

Hérard, exilió y encarceló a los principales trinitarios. Al mismo tiempo, Buenaventura Báez, un exportador de caoba azuano y diputado en la Asamblea Nacional de Haití, estaba negociando con el Consulado General de Francia para el establecimiento de un protectorado francés. En una oportuna insurrección para adelantarse a Báez, el 27 de febrero de 1844, los Trinitarios declararon su independencia de Haití, con el apoyo de Pedro Santana, un rico ganadero de El Seibo quien comandó un ejército privado de peones que trabajaban en sus tierras.

Causa de la Crisis financiera de la República Dominicana

La República Dominicana experimentó un gran crecimiento económico en los años 90, que vino a terminar con una recesión económica provocada por una serie de fraudes bancarios (más de 89.000 millones de pesos, equivalentes a US$4.900 millones), destacándose el fraude del Banco Intercontinental (BANINTER), (RD$55.000 millones, equivalentes a US$3.100 millones), y una fuga de capitales de las reservas internacionales del Banco Central Dominicano.

En la República Dominicana, la crisis tuvo efectos marcados, sobre todo por su alta vinculación con la economía norteamericana. El país ha percibido los impactos en términos de caída de las bolsas de valores, depreciación de la moneda, caída de los precios de los bienes exportables, reducción de las remesas y restricción del crédito para hogares, empresas

Consecuencias de las crisis:

Algunas de las consecuencias más relevantes de la crisis fueron:
Las recaudaciones nacionales, no fueron suficientes para saldar las deudas acumuladas. El turismo, el principal ingreso del país, bajo considerablemente.

Aunque algunos funcionarios del Gobierno, han dicho que la economía dominicana está a salvo de la crisis financiera global, señalando que la misma “está blindada”, lo cierto es que la misma tendrá efectos variopintos sobre nuestra economía.

Hasta ahora, los economistas han puesto el acento sobre los efectos siguientes:

  • Reducción de las Remesas por la pérdida de empleos en los países desarrollados, principalmente en Estados Unidos, como consecuencia de la recesión.
  • Disminución del turismo, sobre todo de clases media y baja.
  • Baja de las Exportaciones, principalmente de las zonas francas.
  • Ralentización de la inversión extranjera, como consecuencia, sobretodo, de la falta de financiamientos extranjeros.

A nuestro juicio, a esos efectos hay que agregar por lo menos cuatro más, de los cuales nadie hasta ahora ha hablado: Estos son:

1. Reducción del Crédito Bancario Internacional, por la falta de confianza de los bancos extranjeros, en materia de cartas de crédito y de los suplidores a las empresas y negocios dominicanos, bajo la modalidad de cobranzas. Está claro que si los Bancos Norteamericanos y Europeos no se prestan entre sí, por temor a las quiebras, mucho menos les van a facilitar préstamos a los bancos dominicanos.
2. Se deterioró el perfil crediticio internacional del país, disparándose el índice de riesgo país.
3. Caída del crecimiento económico, como resultado de la caída de los componentes de la demanda efectiva – consumo e inversión- y de una salida de capitales sin precedentes.
4. Incremento del desempleo de una tasa de 13.8% al mes de Agosto del 2000, a 18.8% al mes de Agosto del 2004.

SITUACIÓN ACTUAL DEL PAÍS

El Banco Mundial, en su evaluación de la economía mundial dijo que el crecimiento de la economía de República Dominicana en el 2013 fue de un 2.5 por ciento, lo que implica una baja en comparación al 2012, cuando fue de un 3.9 por ciento, pero vaticinó que para el año 2014, volverá al nivel de un 3.9 por ciento.

El análisis prevé que para el año 2015 habrá un alza de la actividad económica en el país que culminará con un crecimiento de un 4.6 por ciento y para el 2016 el crecimiento de la economía dominicana llegará a un 4.9 por ciento. Los datos sobre el comportamiento de la economía dominicana están contenidos en el documento Perspectivas Económicas Mundiales, en la sección dedicada a América Latina y el Caribe, en el que se precisa que el crecimiento de la región de América Latina y el Caribe estuvo restringido en 2013 debido a factores como comercio internacional deprimido, mercados de productos básicos menos favorables y desafíos nacionales.

El PIB real regional creció en 2,5% en 2013, en gran medida igual que en 2012, pero muy por debajo de los años anteriores. Indicó además que el crecimiento de las exportaciones regionales de bienes fue más bien débil, con un 4,1% entre enero y noviembre de 2013, en comparación con 7,6% durante el mismo período de 2012, en coherencia con la floja global del año. Los precios de los productos agrícolas, metales básicos y metales preciosos cayeron en 7,2, 5,5 y 16,9%, respectivamente.

Dada la predominancia de los productos básicos en las exportaciones de la región, “estas bajas en los precios han mermado considerablemente el valor de las exportaciones de la región, provocando con ello el aumento del déficit en cuenta corriente de la región de 1,7% del PIB en 2012 al 2,6% en 2013”.

El documento dice que pese a una abrupta caída en junio de 2013 ante la perspectiva de remoción de la política de flexibilización cuantitativa (QE) en Estados Unidos, los flujos brutos de capital hacia la región aumentaron en 2013 a un total de US$178.000 millones, en comparación con US$150.000 millones en 2012.

Sin embargo, observó, hubo una baja considerable en las emisiones de capital en el segundo semestre del año. También que con la liquidación de activos de mercados emergentes a mitad de año, las monedas regionales claves se depreciaron, con pérdidas de entre 3% y 13% de su valor.

Desde entonces, se han mantenido por debajo de sus valores de mayo de 2013. En cuanto a los aspectos positivos, las monedas depreciadas han servido de apoyo al reciente fortalecimiento de las exportaciones en algunas de las economías de la región, a pesar de la caída en los precios de los productos básicos.

La economía de la República Dominicana ha cambiado de ser de exportaciones de bienes agrícolas a exportaciones de servicios. El crecimiento que ha tenido el país ha sido impulsado por nuevos sectores como el de turismo, telecomunicaciones y remesas.

Resultados económicos

La misión del Fondo Monetario Internacional (FMI), encabezada por Przemek Gajdeczka, concluyó su visita el 16 de noviembre de 2012 en cuanto a la consulta del Artículo IV, declarando lo siguiente:

Durante el año 2012, la actividad económica ha sido apoyada por políticas fiscales expansivas (aumento del gasto público), lo cual ha impactado la posición externa, mientras que la actividad del sector privado ha disminuido.
El déficit fiscal aumentó significativamente en 2012, combinado con una recaudación baja.

La misión apoya el plan de las autoridades para mejorar el clima de negocios, promover la competitividad y crear mejores condiciones para un crecimiento económico.

Producto Interno Bruto

Durante el período enero-septiembre de 2012, la economía dominicana, medida a través del Producto Interno Bruto real, experimentó un crecimiento de un 3.9%, explicado por el desempeño positivo de casi todas las actividades económicas que lo conforman.

Entre las proyecciones del año económico 2012 completo, se espera que la economía dominicana haya crecido un 4% para un total de RD$401,090.8 millones (PIB real). Aunque el crecimiento del PIB real se espera que desacelere a una tasa de un 3%, la economía dominicana sigue presentando un dinamismo creciente.