Ministerio de Educación Superior, Ciencia y Tecnología MESCyT

src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js">

¿Quiénes somos?

El MESCyT, es el órgano del Poder Ejecutivo, en el ramo de la educación superior, la ciencia y la tecnología, encargado de fomentar, reglamentar y administrar el Sistema Nacional de Educación Superior, Ciencia y Tecnología. De acuerdo con sus atribuciones, vela por la ejecución de todas las disposiciones de la ley 139-01 y de las políticas emanadas del Poder Ejecutivo.

src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js">

Es responsabilidad de este despacho la supervisión del sistema como un todo. Por ello, vigila el cumplimiento de las políticas, la evaluación de todos los órganos y la coordinación de sus labores. Con ese fin, se fundamenta en los viceministerios de Educación Superior y de Ciencia y Tecnología, en estudios de las dependencias y en las decisiones del Consejo Nacional de Educación Superior, Ciencia y Tecnología. Entre las funciones de este despacho, asistidas por el Consejo y las entidades técnicas, están velar por la calidad de la educación superior, el desarrollo de la investigación científica y tecnológica, la apertura o el cierre de instituciones pertenecientes al Sistema.

En la actualidad, el Despacho de Educación Superior, Ciencia y Tecnología está dirigido por la Dra. Ligia Amada Melo de Cardona. Esta funcionaria define su labor en los siguientes términos:

“En forma general, la misión del titular de este Ministerio es impulsar la política nacional en educación superior y en ciencia y tecnología, que son dos campos inseparables, como lo establece la ley 139-01. Aunque se trata de una compleja misión, detalladamente descrita en la ley mencionada, en los diversos reglamentos y en directrices del Presidente de la República, podrían proponerse tres grandes compromisos para el Ministro de esta materia. El primero es lograr que las instituciones funcionen como un sistema, es decir que colaboren, que se integren armónicamente con el resto de los órganos del Estado y con organismos homólogos en la región y en el mundo. El segundo compromiso en que debemos esforzarnos, no menos importante por supuesto, es en la calidad de nuestra labor: nuestras instituciones deben formar a los mejores profesionales y nuestros centros de investigación deben generar ciencia y tecnología que impulsen verdaderamente el desarrollo nacional.

Con ese propósito, estamos comprometidos en la permanente evaluación y al desarrollo de diagnóstico quinquenales. Una tercera obligación que podría mencionarse es la comunicación y la información. Es imprescindible que las instituciones comprendidas por el Sistema mantengan mecanismos de información cualitativa y cuantitativa que permitan la autoevaluación, la rectificación constante, la relación con los otros organismos y con los sectores a los cuales nos debemos. Estadísticas confiables sobre todos los procesos, sistemas de información, publicaciones impresas y digitales, y buen servicio a los usuarios en todos los puntos en que nos encontremos con ellos y ellas, serían manifestación de este último compromiso.”

MISIÓN

Fomentar, reglamentar, asesorar y administrar el Sistema Nacional de Educación Superior, Ciencia y Tecnología, estableciendo las políticas, estrategias y programas tendentes a desarrollar los sectores que contribuyan a la competitividad económica y al desarrollo humano sostenible del país.

VISIÓN

Fomentar ciudadanos críticos y democráticos, identificados con los valores nacionales y de solidaridad internacional, capaces de participar eficazmente en las transformaciones sociales, económicas, culturales y políticas del país.

VALORES

Los valores esenciales en que se fundamenta el quehacer de la educación superior, la ciencia y la tecnología en la República Dominicana, son los siguientes:

  1. La identidad y cultura nacional, como punto de partida para la universalidad del patrimonio cultural;
  2. El respeto al ser humano, su dignidad y su libertad;
  3. El pluralismo ideológico, político y religioso;
  4. El espíritu democrático, la justicia social y la solidaridad humana;
  5. El rigor científico y la responsabilidad ética en la búsqueda y construcción del conocimiento;
  6. La creatividad, la criticidad, la integridad y la responsabilidad;
  7. La igualdad de oportunidades en el acceso a los beneficios de la educación superior, sin que medien prejuicios por origen social, etnia, religión o género;
  1. La autoestima cultural y del talento nacional; el aprecio de la capacidad innovadora y de invención;
  2. La actitud de servicio y rendición de cuentas a la sociedad como beneficiaria y sustentadora de las actividades académicas, científicas, tecnológicas y culturales;
  3. La actitud de cooperación y solidaridad entre los seres humanos, las organizaciones y las naciones;
  4. La actitud prospectiva, de apertura al cambio y la capacidad de adaptación a los cambios nacionales e internacionales

src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js">