CLASIFICACION DEL RIESGO DE LA CARTERA DE CREDITO AL CONSUMO

Artículo  35.  La  determinación  del  riesgo  en  la  cartera  de  créditos  de  consumo,  por  el gran  número  de  operaciones,  se  medirá  sobre  bases  agregadas,  según  la  morosidad  más antigua observada a la fecha de la clasificación de cada una de las operaciones, es decir, que los préstamos otorgados en favor de una misma persona física serán agrupados para asignarle  una  clasificación  única,  con  excepción  de  las  operaciones  con  tarjetas  de crédito, las cuales serán clasificadas por operación. La clasificación será la siguiente:

  1. Clasificación A: Cuando el saldo de los préstamos tenga sus cuotas al día o con una mora no mayor de 30 (treinta) días.
  2. Clasificación B: Cuando el saldo de los préstamos tenga atrasos entre 31 (treinta y un) días y 60 (sesenta) días en el pago de sus cuotas.
  3. Clasificación C: Cuando el saldo de los préstamos tenga atrasos entre 61 (sesenta y un) días y 120 (ciento veinte) días en el pago de sus cuotas.
  4. Clasificación D: Cuando el saldo de los préstamos tenga atrasos entre 121 (ciento veintiún) días y 180 (ciento ochenta) días en el pago de sus cuotas.
  5. Clasificación E:  Cuando  el  saldo  de  los  préstamos  tenga  atrasos  superiores  a  180 (ciento ochenta) días en el pago de sus cuotas.

CLASIFICACION DEL RIESGO DE LA CARTERA DE CREDITOS  HIPOTECARIOS PARA LA VIVIENDA

 Artículo 36. La determinación del riesgo de los préstamos hipotecarios para la vivienda, debido al gran número de operaciones y monto  promedio  de  las  mismas,  se  mide  sobre bases  agregadas,  considerando  esencialmente  el  comportamiento  de  pago  del  deudor  a efecto  de  determinar  la  pérdida  esperada.  El  deudor  puede  tener  varias  operaciones  con una misma entidad de intermediación financiera, las cuales serán clasificadas tomando en consideración la morosidad más antigua, sobre la base de la siguiente tabla:

  1. Clasificación A: Cuando el saldo de los préstamos tenga sus cuotas al día o con una mora no mayor de 30 (treinta) días.
  2. Clasificación B: Cuando el saldo de los préstamos tenga atrasos entre 31 (treinta y un) días y 60 (sesenta) días en el pago de sus cuotas.
  3. Clasificación C: Cuando el saldo de los préstamos tenga atrasos entre 61 (sesenta y un) días y 180 (ciento ochenta) días en el pago de sus cuotas.
  4. Clasificación D:  Cuando  el  saldo  de  los  préstamos  tenga  atrasos  entre  181  (ciento ochenta y un) días y 270 (doscientos setenta) días en el pago de sus cuotas.
  5. Clasificación E:  Cuando  el  saldo  de  los  préstamos  tenga  atrasos  superiores  a  270 (doscientos setenta) días en el pago de sus cuotas.

CLASIFICACION DEL RIESGO DE LA CARTERA DE INVERSIONES

Artículo  37.  Las  principales  variables  que  inciden  en  la  evaluación  del  riesgo  de  las inversiones   financieras   no   son   conceptualmente   diferentes   a   las   que   afectan   a   los préstamos o colocaciones y están relacionadas con la solvencia y liquidez del emisor de los  respectivos  títulos.  Esto  último,  guarda  a  la  vez  relación  con  la  cotización  que  los títulos tuvieren en un mercado secundario si existiere.

Artículo 38. Cuando se trate de documentos a plazo, se registrarán a su valor de mercado y  se  ajustarán  mensualmente  según  su  cotización,  reconociendo  las  diferencias  de  valor en  su  registro  contable.  De  no  existir  un  mercado  secundario,  deben  hacerse  ciertos supuestos  respecto  de  los  valores  de  estos  instrumentos,  utilizando  técnicas  de  valor presente.

Artículo  39.  Los  títulos  de  entidades  de  intermediación  financiera  que  se  encuentren pagando oportunamente intereses y el capital correspondiente, podrán ser clasificados en categoría    “A”,    en    tanto    que    aquellos    instrumentos    emitidos    por    entidades    de intermediación financiera que no estén pagando los intereses y/o el capital, no podrán ser clasificadas en categorías “A” o “B”. Este criterio será aplicado también a aquellos títulos emitidos a plazos menores de 1 (un) año.

Artículo 40. Para el resto de las inversiones financieras, especialmente aquellas emitidas por  empresas  públicas,  mixtas  o  privadas,  que  no  tengan  una  garantía  explícita  del Estado, el ajuste por riesgo de los valores contables se hará con los mismos criterios que para  los  créditos  comerciales,  utilizando  los  procedimientos  y  categorías  establecidos para   éstos,   es   decir,  centrándose   en   la   solvencia   del   emisor   y   las   características financieras del instrumento.

Artículo  41.  Las  categorías  de  riesgo  en  que  se  clasificarán  las  inversiones  de  las entidades de intermediación financiera serán las siguientes:

  1. Clasificación A: Inversiones  de  Riesgo  Normal.  Son  aquellas  que  presentan  una liquidez   inobjetable   y   se   transan   en   el   mercado   a   precios   similares   al   valor contabilizado por la entidad de intermediación financiera.
  2. Clasificación B: Inversiones  de  Riesgo  Potencial.  Son  aquellas  cuyo  precio  puede experimentar fluctuaciones adversas en relación con su valor contable, sin embargo el  capital e intereses se recuperarán íntegramente.
  3. Clasificación C: Inversiones  de  Riesgo  Deficiente.  Se  incluyen  en  esta  categoría  aquellas  inversiones  cuyo  valor  comercial  ha  descendido  debido  a  factores  que afectan  al  emisor  o  al  mercado,  sin  existir  razones  para  pensar  que  este  proceso  se pudiera  revertir.  También  se  clasifican  en  esta  categoría  las  inversiones  de  difícil transacción, en que la solvencia del emisor o las condiciones del instrumento podrían implicar una pérdida.
  4. Clasificación D: Inversiones de Difícil Cobro. Se clasifican en esta categoría aquellas inversiones que tengan una expectativa de pérdida importante, debido a factores que afectan al emisor o al mercado, tales como el hecho de que la capacidad de pago del emisor se  haya  deteriorado  o  de  que  existan  dudas  acerca  de  su  continuidad  como empresa y de la existencia de su patrimonio remanente.
  5. Clasificación E: Inversiones Irrecuperables. Son aquellas inversiones que debido a la insolvencia del emisor, las pérdidas esperadas se aproximan al 100% (cien por ciento) del valor contabilizado.

CLASIFICACION DEL RIESGO DE LOS ACTIVOS FIJOS Y BIENES RECIBIDOS EN RECUPERACION DE CREDITOS

Artículo 42. La evaluación de los riesgos de los activos fijos y de los bienes recibidos en recuperación de créditos, consistirá en determinar la sobre valoración que puedan tener, definida  como  la  diferencia  positiva  entre  el  valor  contabilizado  del  bien  y  el  valor estimado que se obtendría en la enajenación del mismo (valor comercial).

Artículo  43.  Cuando  una  entidad  de  intermediación  financiera  estime  que  el  valor comercial  de  uno  de  esos  activos  es  menor  al  valor  contable,  la  diferencia  entre  ambos deberá ajustarse inmediatamente reconociendo la pérdida respectiva.

Artículo 44. Las entidades de intermediación financiera deberán contar con una tasación independiente de los bienes recibidos en recuperación de créditos, al momento de que se produzca el hecho, con la finalidad de determinar el valor real de los mismos. Así mismo, los bienes inmuebles propios de la entidad de intermediación financiera deben contar con su  tasación  correspondiente.  Igual  tratamiento  se  dará  a  los  bienes  muebles  cuyo  valor exceda RD$1,000,000 (un millón de pesos).

Párrafo: La Superintendencia de Bancos podrá ordenar a las entidades de intermediación financiera la realización de una tasación a efectuarse por tasadores propuestos por ella y pagados  por  la  entidad  de  intermediación  financiera  de  que  se  trate,  cuando  dicho Organismo presuma que existe sobre valoración.

Artículo  45.  Las  reevaluaciones  de  activos  fijos  deben  contar  con  tasaciones  que  las justifiquen y ser aprobadas previamente por la Superintendencia de Bancos, la cual sólo las aprobará si encontrase que éstas se ajustan a la Ley, responden a variaciones de valor técnicamente  justificadas  y  en  línea  con  las  mejores  prácticas  internacionales  y  no exceden  el  valor  de  mercado  de  tales  bienes,  para  lo  cual  contratará  el  servicio  de expertos  independientes  y  emitirá  procedimientos  adicionales  de  control  y  verificación.

Artículo  46.  La  evaluación  de  las  acciones  y  derechos  en  sociedades  que  se  reciban  en pago,  debe  relacionarse  con  la  solvencia  y  liquidez  de  la  empresa  emisora,  así  como también con la cotización de mercado de dichos instrumentos. Estas se clasificarán en las mismas categorías de riesgo que se definieron para la cartera de inversiones. Cuando el valor  del  bien  adjudicado  no  esté  cotizado  en  el  mercado,  su  valor  de  adjudicación  no podrá  ser  mayor  al  valor  patrimonial  de  la  empresa,  determinado  con  base  a  estados financieros   auditados   por   una   firma   de   auditores   inscrita   en   el   registro   de   la Superintendencia de Bancos.

 

CLASIFICACION DEL RIESGO DE OTROS ACTIVOS

Artículo 47. Los rendimientos por cobrar, tanto de créditos como de inversiones forman parte inherente de las obligaciones que los distintos tipos de deudores y emisores poseen con la Institución y, sólo deberán ser considerados como ingresos, cuando no exista duda razonable   de   su   recuperación.   Consecuentemente,   las   entidades   de   intermediación financiera   deberán   suspender   el   reconocimiento   de   intereses   por   el   método   de   lo devengado,  cuando  un  crédito  haya  cumplido  más  de  90  (noventa)  días  de  vencido  y/o haya sido calificado en categoría de riesgo   “C” o superior por capacidad de pago, si es que a pesar de no mostrar atrasos, sus pagos provienen de un mayor endeudamiento del deudor bajo análisis o de una empresa relacionada.

Artículo   48.   Asimismo,   las   provisiones   de   carácter   genérico   que   dispone   este Reglamento,   deberán   aplicarse   sobre   los   saldos   de   rendimientos   por   cobrar   de   las colocaciones e inversiones.

Artículo 49.  Dentro de las “Cuentas a Recibir” y “Cargos Diferidos” del Renglón “Otros Activos”,   existen   partidas,   tales   como   faltantes   de   caja,   reclamaciones   pendientes, cheques devueltos y otras partidas más, que pueden reflejar pérdidas no reconocidas. En consecuencia, las entidades de intermediación financiera deberán evaluar los montos que por  estos  conceptos  estuvieren  registrados  en  sus  libros  en  función  de  la  cobrabilidad  o recuperabilidad  de  los  mismos  o  de  su  deterioro,  determinado  éste  en  función  del  valor presente  de  sus  flujos  futuros  de  efectivo,  de  acuerdo  a  las  Normas  Contables  vigentes relativas a deterioro de activos de larga vida.

Artículo   50.   A   fin   de   reflejar   los   valores   reales   que   poseen   las   entidades   de intermediación financiera en las cuentas que integran el renglón de Otros Activos, dichas entidades deberán incluir como parte de sus auditorías externas de fin de año, las bases de determinación del valor de aquellas partidas que sean incluidas en el mismo.

NORMAS SOBRE PROVISIONES Y CASTIGOS

Artículo 51. Las entidades de intermediación financiera, al cierre de cada mes, deberán tener  constituidas  las  provisiones  para  cubrir  los  riesgos  de  sus  activos,  conforme  a  las pautas que se establecen en este Título en base a los riesgos que se hubieren determinado en  el  proceso  de  clasificación  de  activos  y  las  categorías  asignadas,  conforme  a  la evaluación  que  hubieren  efectuado,  siempre  y  cuando  no  hayan  sido  objeto  de  una reclasificación    por  parte  de  la  Superintendencia  de  Bancos,  a  cuyo  efecto  deberán considerarse dichas categorías.

PROVISIONES ATENDIENDO A LA CLASIFICACION DE ACTIVOS

Artículo 52. Cada entidad de intermediación financiera deberá constituir las provisiones, genéricas   o   específicas   que   correspondan   para   su   cartera   de   activos,   mediante   la aplicación   de   porcentajes   generales   de   riesgo   por   categoría   de   activos   (préstamos, inversiones, bienes recibidos en recuperación de créditos y activos fijos). La constitución de  dichas  provisiones  será  comunicada  a  la  Superintendencia  de  Bancos  a  través  de  los mecanismos establecidos en el presente Reglamento.

Artículo  53.  En  el  caso  de  la  clasificación  de  las  carteras  de  créditos  comerciales,  a  la microempresa,  de  consumo,   hipotecarios  para  la  vivienda,  así  como  las  inversiones,  si las políticas de una entidad de intermediación financiera se apartan de un sano criterio en el otorgamiento de dichos préstamos, la Superintendencia de Bancos podrá establecer el reconocimiento de un riesgo potencial genérico adicional de esa cartera.

PROVISIONES DE LA CARTERA DE CREDITOS

Artículo 54. Las provisiones por los riesgos que se determinen para la cartera de créditos de  una  entidad  de  intermediación  financiera,  conforme  a  las  normas  de  clasificación  de cartera, distinguirán dos tipos de provisiones: específicas y genéricas.

  1. Provisiones Específicas:  Son  aquellas  que  se  requieren  a  un  tipo  determinado  de créditos, comerciales, consumo e hipotecarios para vivienda provenientes de pérdidas identificadas (créditos B, C, D y E).
  2. Provisiones Genéricas:   Son   aquellas   que   provienen   de   créditos   con   riesgos potenciales   o   implícitos.   Todas   aquellas   provisiones   que   provienen   de   créditos clasificados en “A” se consideran genéricas.

Artículo 55. Los porcentajes de provisiones requeridos para los créditos comerciales, de consumo e hipotecarios, se detallan a continuación:

  1. Clasificación A.- Créditos de Riesgo Normal: 1%
  2. Clasificación B.- Créditos de Riesgo Potencial: 3%
  3. Clasificación C.- Créditos de Riesgo Deficiente: 20%
  4. Clasificación D.- Créditos de Difícil Cobro: 60%
  5. Clasificación E.- Créditos Irrecuperables: 100%

PROVISIONES DE LAS INVERSIONES

Cuando las inversiones estén contabilizadas en términos nominales, ante la inexistencia de valores de mercado, las provisiones específicas sobre inversiones se harán considerando  la  calidad  y  la  solvencia  del  emisor,  utilizando  al  efecto  las  mismas categorías que para la cartera de préstamos comerciales,  con  los  mismos  porcentajes  de provisiones asociados a dichas categorías.

Artículo  57.  En  la  medida  que  las  inversiones  financieras  se  contabilicen  a  valores acordes  con  los  del  mercado,  no  será  necesario  constituir  provisiones,  siempre  que  sea demostrable por la entidad de intermediación financiera que existe un mercado líquido y activo para tales documentos.

Artículo  58.  En  el  caso  de  las  operaciones  de  venta  de  instrumentos  financieros  con compromiso de recompra, si la entidad de intermediación financiera se ha comprometido a  readquirir  dichos  instrumentos  a  un  valor  superior  al  valor  de  mercado  del  mismo, deberá constituirse una provisión, en este caso individual, reconociendo la diferencia de precios.

PROVISIONES SOBRE BIENES RECIBIDOS EN RECUPERACION DE CREDITOS

Artículo 59. En el caso de los bienes recibidos en recuperación de créditos se establece un  plazo  máximo  de  enajenación  de  3  (tres)  años,  contado  120  (ciento  veinte)  días después de la fecha de adjudicación del bien, al término del cual dichos bienes deberán estar   debidamente   provisionados,   de   acuerdo   a   los   criterios   siguientes:   Los   bienes muebles  serán  provisionados  en  un  plazo  de  2  (dos)  años,  iniciando  de  forma  lineal  a partir del plazo de 6 (seis) meses;  y los bienes inmuebles se provisionarán en un plazo de 3 (tres) años, iniciando de forma lineal luego de transcurrido el primer año de su entrada a los libros de la entidad de intermediación financiera.

Artículo    60.    Las    provisiones    existentes    en    el    renglón    cartera    de    créditos correspondientes a los deudores cuyas garantías hayan sido recibidas en recuperación de créditos  a  favor  de  la  entidad  de  intermediación  financiera,  deberán  ser  transferidas  al renglón de provisiones para bienes recibidos en recuperación de créditos.

CASTIGOS DE CREDITOS

Artículo 61. Los castigos de préstamos estarán constituidos por las operaciones mediante las  cuales  las  partidas  irrecuperables  son  eliminadas  del  balance,  quedando  sólo  en cuentas  de  orden,  de  forma  tal  que  dichos  castigos,  en  la  medida  que  los  riesgos  de  los créditos  respectivos  estén  correctamente  provisionados,  no  debieran  producir  mayores efectos sobre los resultados de las entidades de intermediación financiera.

Artículo 62. La entidad de intermediación financiera deberá fijar dentro de sus políticas de control interno, los procedimientos y medidas necesarias para llevar a cabo el castigo de  sus  créditos  incobrables,  debiendo  quedar  evidenciados  en  las  actas  respectivas  del Directorio u órgano equivalente los créditos castigados, siempre que esto no contravenga los plazos de provisiona miento.

Artículo  63.  Los  créditos  castigados  deberán  ser  controlados  contablemente  en  las cuentas  respectivas  destinadas  para  su  registro,  de  acuerdo  a  las  normas  contables vigentes,  debiendo  permanecer  en  dicho  registro  hasta  tanto  no  sean  superados  los motivos  que  dieron  lugar  a  su  castigo,  de  acuerdo  a  lo  informado  por  la  entidad  de intermediación financiera  correspondiente.

Artículo   64.   Los   créditos   castigados   deben   ser   reportados   por   las   entidades   de intermediación    financiera    en    los    formatos,    periodicidad    y    los    medios    que    la Superintendencia  de  Bancos  establezca,  y  serán  mantenidos  en  la  Central  de  Riesgos hasta su rehabilitación o por el plazo que ese Organismo estime necesario.

Artículo  65.  Una  entidad  de  intermediación  financiera  puede  castigar  un  crédito,  con  o sin garantía, desde el primer día que ingrese a cartera vencida. Sin embargo, los créditos a vinculados  sólo  se  podrán  castigar  cuando  se  demuestre  que  se  han  agotado  todos  los procesos legales de cobro y los funcionarios y/o directores directamente relacionados han sido retirados de sus funciones.

CASTIGOS SOBRE INVERSIONES

Artículo 66. Las inversiones financieras serán castigadas siguiendo los mismos criterios de los créditos presentados en la Sección anterior.