Fenómenos Naturales, Generalidades

Antecedente teórico

Desde el inicio de la humanidad los fenómenos naturales han creado en el hombre una mezcla de miedo irracional y de fascinación frente a lo incompresible. Durante tiempos inmemorables ciertas áreas del globo terráqueo han sido víctimas de tragedias o sucesos relacionados con la ira de la madre naturaleza y durante los últimos años también relacionados con la negligencia humana al manejar los avances tecnológicos o científicos. (Torres, 1996, P.175)

Estos fenómenos o hechos son comúnmente llamados tragedias o calamidades sin embargo estos reciben un nombre específico dentro del acervo cultural: Desastres. El término desastre hace referencia a las enormes pérdidas humanas y materiales que ocasionan en cierta medida por eventos o fenómenos en las comunidades como los terremotos , inundaciones, deslizamientos de tierra, deforestación, contaminación ambiental  y otros. Los desastres no son naturales, sino algunos de los fenómenos que los producen. Este término se diferencia en dos “fenómenos naturales” y “desastre natural”.

Donde la naturaleza se encuentra en un proceso  permanente de movimiento y transformación, que se manifiesta de diferentes maneras, a través de fenómenos de cierta regularidad como la lluvia en algunos meses del año zonas montañosas, y de aparición extraordinaria y sorprendente, como los temblores de la tierra, las erupciones volcánicas o el desgaste natural del suelo  se produce la erupción.

“Otros desastres pueden ser causados por ciertas actividades humanas, que alteran la normalidad del medio ambiente. Algunos de estos tenemos: la contaminación del medio ambiente, la explotación errónea e irracional de los recursos naturales renovables como los bosques y el suelo y no renovables como los minerales, la construcción de viviendas y edificaciones en zonas de alto riegos”. (Lugo, 2002 p. 86).

Sin duda alguna tanto los desastres naturales como los originados por la acción humana, pueden guiar en una comunidad o a todo un país a la confusión y el caos, al afectarse su funcionamiento normal, como perdidas de vida y daños considerables en las propiedades y servicios, esto hace que el estudio de las formas de prevenirlos y formas de minimizar sus efectos tome gran relevancia a partir de él mantener un creación económica, cultural y social estable dentro de las diferentes naciones.

Dentro de este estudio que se realiza surgen pues dos posiciones contrapuesta entre si las cuales se convierten por su contenido en el punto estructural de las medidas que de dichas investigaciones se originen, así pues para ciertos investigadores tomar en cuenta la problemática sobre desastres es importante para evitar que el actual modelo de desarrollo sufra interrupciones o graves estancamientos; por el otro lado, existen quienes afirman que es el propio modelo de desarrollo el que origina y dimensiona los desastres (que pueden desencadenarse a partir de los fenómenos naturales), dicho de otra manera son los mismo modelos económicos los cuales proporcionan la dimensión del efecto que producirá un desastre, ciertamente, estas dos posiciones tienen antecedentes en visiones distintas que han surgido en el desarrollo histórico del estudio sobre los desastres, más no podemos dar total certeza a alguna de las dos pues en verdad son ambos los factores que actúan, por un lado la prevención adecuada y el debido mantenimiento de emergencia dentro de las naciones influye en gran forma en la mitigación de efectos destructivos productos de desastres o calamidades, también es cierto que en cierto punto los sistemas económicos empleados en la región que los sufre permite en mayor o menor grado la formación y fortalecimiento de dichos sistemas de protección civil; así pues es a nuestra consideración pues que realmente para tener una visión real del problema no basta con la sola visón de un factor especifico sino ver la globalidad de factores existentes dentro de la región específica para la promoción de dichos sistemas de protección pues como veremos más adelante, ambos factores juegan un papel determinante dentro de la creación de sistemas de prevención y la mitigación de daños.

Así pues llegamos al punto de discusión dentro de este trabajo el cual será descubrir si realmente los métodos creados para la mitigación de los daños producto de estos desastres naturales traen repercusiones en por o contra de los derechos de las personas, para ellos intentaremos hacer un recorrido desde una introducción científica de los desastres en el cual trataremos de integrar tanto los aspectos económicos y sociales de los mismo, como un análisis jurídico de las acciones que toman las diferentes naciones del globo respecto al tema en concreto.

Antes haremos un análisis científico del término desastres por medio del cual intentaremos demostrar pues que el limitar el termino desastre a los desastres naturales es un error pues esto no solo pueden ser producto de la naturaleza misma sino también ser originados por el accionar humano, todo lo anterior servirá para llegar a un análisis a nivel nacional e internacional de las medidas que están siendo tomadas por la naciones para la mitigación de daños producto de estos fenómenos y a su vez poder determinar si en verdad métodos afectan o ayudan a la protección de los derechos de las personas durante estos periodos de calamidad, y si en verdad los estados cumplen con su función de defensora de los derechos de las personas en esta área tan difícil de delimitar en dicho aspecto.

Antecedentes históricos

Desde que los europeos llegaron al Nuevo Mundo, los desastres de la naturaleza comenzaron a escribir la historia de esta región conjuntamente con su  desarrollo y mostraron inmediatamente una prueba inequívoca de su poder de destrucción cuando a unos pocos años de ser fundada la villa de Santo Domingo fuera destruida en su totalidad por el famoso huracán de 1502. Como si se quisiera eliminar el riesgo que representaba estar cerca de las costas  se desarrollaron las comunidades  de Santiago y La Vega y allí les alcanzó el gran terremoto del 2 de diciembre de 1562 que destruyó totalmente ambas localidades, mensaje muy claro de dónde nos había tocado vivir. (Hollingsworth 2013, p.108).

Luego de haber evolucionado durante 400 años desde el descubrimiento hasta finales del siglo XIX con una población que solo alcanzaba un poco más de las 200,000 almas, los mismos desastres y las sequías iban dejando sus huellas, San Cirilo en 1899, un categoría 3, despedía el siglo XIX dejando grandes inundaciones en todas las regiones norte de la República Dominicana y daños en la región del este con muy poca población; San Ciriaco en 1901 iniciaba la larga lista de ciclones tropicales que tocaron nuestro territorio en el Siglo XX, comenzaron a dejarse sentir las sequías de los llanos costeros del atlántico norte asociadas a los eventos de El Niño del Pacífico, recordándose las peregrinaciones de Cabrera y la imploración de sus gentes: Que llueva, que llueva, la virgen de La Cueva.

Tres años después, más de veinte sacudidas sísmicas se sintieron en Samaná y Sánchez y en 1910 el gran terremoto del 11 de mayo estremecía la isla causando graves daños en el sur. En la medida en que ibamos creciendo nos hacíamos más vulnerables y el huracán del 3 de septiembre de 1930 se ocupó de recordárnoslo trágicamente a un alto costo de 6,000 personas que perdieron la vida. Al final de siglo Georges, un miserable categoría 3 que haciendo turismo interno con la más larga trayectoria registrada, desnudaba la franja de pobreza nacional, dejaba sin viviendas a miles de personas y sepultaba bajo las aguas y el lodo a muchas comunidades

De acuerdo a nuestros estudios los desastres naturales en la República Dominicana se pueden agrupar en cinco áreas principales: la meteorológica, la hidrológica, la oceanográfica, la geológica y la ambiental. Dentro de la primera tenemos los huracanes, las tormentas tropicales, las sequías meteorológicas, olas de calor, descargas eléctricas, tornados, granizadas y los temporales.

En la segunda tenemos la ruptura de presas, las sequías hidrológicas, las crecidas repentinas, la inundación de evolución lenta y la inundación de evolución rápida; en los oceanográficos tenemos las inundaciones del mar, la marea de tempestad, el mar de fondo y los tsunamis; en la geológica, los terremotos, los deslizamientos de tierra y los flujos de tierra y en los ambientales los incendios forestales, la desertificación, sequías agro-meteorológicas, epidemias, hambrunas y malas cosechas.

Para tener una idea de lo que estamos señalando vamos a ver algunos de los desastres ocurridos  en el pasado siglo los cuales deben ser tomados en consideración en cualquier programa de desarrollo que se piense establecer, siendo tema principal de una posible agenda de diez años como se está proponiendo en la actualidad.

Tipos de fenómenos naturales

Huracanes

  • David (31 Agosto1979 Categoría5) el más poderoso de los huracanes que han impactado sobre el país directamente. Daños millonarios. Estimaciones de muertes por los 4,000. Cientos de miles de damnificados.
  • Inez (26 Septiembre1966 Categoría4) intenso huracán que azotó la península de Barahona con baja población para esa época. Borró el poblado de Oviedo por donde paso el Ojo. Numerosas muertes en la península.
  • San Zenón (3 Septiembre1930 Categoría4) uno de los más recordados por su impacto directo sobre la ciudad de Santo Domingo que prácticamente destruyó. En 6,000 se estima el número de muertes.
  • Georges (22 Septiembre 1998 Categoría 3) un largo recorrido sobre el país y altas precipitaciones causó destrucción y muertes por vientos e inundaciones. 40,000 casas destruidas  y una fulminante crecida en el bajo Yaque del Sur.

Tormentas Tropicales

  • Federico (6 Septiembre 1979) a seis días del paso del huracán David las precipitaciones que produjo en las regiones sur especialmente en la provincia de San Cristóbal causaron graves inundaciones.
  • Francés (30 septiembre1961) afecta la parte oriental entrando próxima a Boca de Yuma.

Sequías Meteorológicas

  • (1999-2000) asociada a un evento frío del Pacifico. Fuerte sequía en el suroeste y la Sierra de Bahoruco, en algunas comunidades se observó un éxodo de la población al desaparecer la agricultura de subsistencia. Además en la zona del bajo Yaque del Norte donde las desviaciones de la media de precipitaciones alcanzó el 100%.
  • (1991-1992) fuerte sequía en el norte del país y la cordillera septentrional asociada a un evento cálido El Niño produce graves daños a la agricultura. 7 observatorios meteorológicos fijaron marcas de días consecutivos sin lluvia.
  • (1982-1983) sequía asociada al famoso El Niño de esos años produce grandes daños en el país donde se incluye el incendio forestal de Valle Nuevo y los más bajos caudales de entrada a la presa de Tavera registrados hasta el momento.
  • 1951 asociada a un evento cálido llamdo El Niño, siete estaciones establecieron marcas de días sin lluvia, la principal Santiago Rodríguez con 77 días.
  • 1940 sequía asociada a evento cálido El Niño del Pacífico donde ocho estaciones de observación establecieron marcas nacionales de días consecutivos sin lluvia, registrando Cabrera 150 días.
  • 1914 fuerte sequía en el norte del país asociada a un evento cálido El Niño donde se registró la menor caída de precipitación anual en los llanos costeros del atlántico norte de acuerdo con los datos de la estación de Puerto Plata donde la lluvia solo alcanzó los 749 milímetros.

Descargas Eléctricas

  • Mayo 17 de 1986 Descarga eléctrica sobre una gallera en la comunidad de Las Lagunas de San José de las Matas produce la muerte de varias personas, hiriendo a 68 campesinos que estaban jugando.
  • 4 de junio de 1993 Rayo mata una persona en Villa Riva.
  • 15 de junio de 1993 Rayo mata joven en Rafey, Santiago.
  • 30 de agosto de 1993 Rayo mata tres personas en el paraje Biguillen de Pedro Santana.

Tornados

  • 6 de octubre de 1995 Tornado de  Categoría F-2 en la escala Fujita destruye viviendas y mata dos personas en la Caleta muy próximo al aeropuerto Internacional de Las Américas.
  • 29 Junio de 1994 Un tornado F-0 produce daños a la agricultura en Boca de Mao, Esperanza y Amina de la provincia de Valverde.
  • 15 de mayo de 1994 Tornado F-0 en la Vega produce daños a la agricultura.
  • 27 de abril de 1993 Tornado F-1 en Sabana de la Mar destruye viviendas, tendido eléctrico y antenas de televisión.
  • 18 de mayo de 1986 Tornado F-2 en Bonao destruye 140 viviendas y produce pérdidas millonarias a la agricultura.
  • 18 de mayo de 1979 Tornado F-0 en San Francisco de Macorís derriba numerosas viviendas incluyendo el estadio de pelota.
  • 12 de abril de 1993 Tornado en Constanza produce daños a 21 viviendas y hiere a dos niñas.

Granizadas

  • 7 de febrero de 1927 Fuerte granizada en Constanza.
  • 14 de mayo 1986 Fuerte granizada destruye viviendas en Altamira.
  • 2 de abril de 1999 granizada en la romana.

Temporales

Octubre 14, 1997 Baja presión cerca de las costas norte produce inundaciones del mar, destrucción de numerosas viviendas y daños  en el tendido eléctrico.

Ruptura de Presas

31 de Diciembre del 1997 21 pequeñas presas fallan en el noroeste provocando grandes inundaciones y pérdidas millonarias que alcanzaron unos 700 millones de pesos.

Crecidas Repentina

  • 22 de abril del 1991 Violenta crecida repentina de cañada periférica a San Pedro de Macorís deja un balance de 8 muertos, 30 heridos, viviendas destruidas y decenas de refugiados.
  • 17 de mayo del 1993 Crecida de río Tío Marcos en Cabrera provoca la muerte de 7 miembros de una misma familia.

 Inundación de Evolución Lenta

  • 1 de junio del 1987  quedan 500 familias aisladas en Limón del Yuna por la crecida del río Yuna.
  • 12 de julio del 1972 Grandes precipitaciones generadas por una vaguada producen amplia inundación en el suroeste, registrando algunas estaciones del Ingenio Barahona hasta 700 milímetros de lluvia.
  • 4 de febrero del 1998 Frente frío produce grandes precipitaciones en Santo Domingo con serias inundaciones.
  • 19 de febrero del 1989 8 personas murieron ahogadas en el puente seco de la 27 de febrero con avenida Duarte.

Inundación de Evolución Rápida

  • 25 de agosto del 1988 Lluvias generadas por una depresión produce  desbordamientos de los ríos Haina, Duey, Isa y Maná con deslizamientos de tierra que rompieron tuberías del acueducto de Santo Domingo afectando el suministro de agua a la ciudad de Santo Domingo por varios meses.
  • 11 de junio del 1984 Producida por el desbordamiento del río Yacaguate en las Matas de Farfán produce la muerte de 10 personas.
  • 23 de abril del 1979 Varios días de lluvias producen el desbordamiento de ríos causando la muerte a 22 personas y miles de damnificados.
  • 22 de mayo del 1979 Una crecida del río Bao induce una crecida del Yaque en Santiago, se evacuaron 4,000 personas y destruyeron 42 viviendas.
  • 28 de mayo del 1987 Ríos desbordados en el Valle de San Juan afectan varias comunidades y matan una familia de 6 personas.
  • 29 de enero del 1991 Gran crecida del río Nigua mata varias personas y destruye 50 viviendas.

 Inundaciones del Mar

 5 de agosto del 1980 Oleajes producidos por el huracán Allen inundan las costas sur.

 Marea de Tempestad

 

  • 31 de agosto del 1979 Asociada al huracán David impacta una marea de tempestad de más de 20 pies de altura  que se resbaló luego hacia el este causando grandes daños en las instalaciones turísticas de las provincias de San Pedro de Macorís  y La Romana.
  • 27 de septiembre del 1908 Marea de tempestad sobre Santo Domingo.

 Mar de Fondo

 29 de agosto del1916 Oleajes provocados por un huracán a distancia produjo un mar de fondo encallando al acorazado Memphis y volcando una embarcación donde perdieron la vida 30 marineros.

Tsunamis

  • 11 de octubre del 1918 Pequeño tsunami penetra sobre las costas de Punta Cana provocando la muerte de una persona.
  • 4 de agosto del 1946 Poderoso tsunami con olas de más de 10 metros de altura produce enormes daños en las costas noreste de la República Dominicana, en algunos lugares bajos el mar llegó hasta 1500 metros tierra adentro. El poblado de Matanzas quedo destruido  y se estiman en 500 las muertes ocurridas. La retirada del mar en Puerto Plata fue tan grande que se podía caminar debajo de la estructura del  muelle.

 Terremotos

  • 11 de mayo de 1910 Fuerte terremoto estremece la isla causando daños en Barahona, Baní, San Cristóbal y Azua, daños en Santo Domingo.
  • 6 de octubre del 1911 Fuerte terremoto de  7.0 en la escala de Richter con epicentro en la cordillera central entre los nacimientos de los ríos Yaque del Sur y el Artibonito. Se sintieron réplicas por un largo periodo de tiempo. Daños de consideración en toda la zona.
  • 11 de octubre del 1915 Fuerte sismo estremece el este del país con una intensidad de 6.2 en la escala Richter.
  • 24 de abril del 1916 Fuerte sismo de intensidad 7.2 en la escala de Richter estremece el este del país. Grietas en Santo Domingo, pánico en la población.
  • 11 de octubre del 1918 Fuerte terremoto de intensidad 7.5 en la escala de Richter sacude las islas de Puerto Rico y la Española, daños en la provincias orientales.
  • 4 de agosto del 1946 Devastador terremoto con epicentro en la Bahía Escocesa de la República Dominicana con intensidad 8.1 en la escala Richter, produjo un tsunami y se sintió en todo el país donde causó daños estructurales en Puerto Plata, San Francisco de Macoris, Salcedo, Moca, La Vega, Santiago, San Pedro de Macoris, Monte Plata y Santo Domingo. Las réplicas del 8 de agosto y del 21 de agosto fueron tan fuertes como el sismo provocando un pánico general. En un año se registraron cerca de 1200 réplicas de este terremoto.
  • 8 de enero del 1962 Terremoto de intensidad 6.5 en la escala de Richter produce graves daños en San José de Ocoa, Azua, Bánica, Baní, San Cristobal y Santo Domingo.
  • 11 de julio del 1971 Movimiento sísmico de  6.1 en la escala de Richter estremece la isla y produce daños en Santo Domingo.
  • 23 de marzo del 1979 Movimiento sísmico de 6.1 en la escala Ritcher sacude la isla y produce daños en La Romana, San Pedro de Macoris y Santo Domingo.
  • 24 de junio del 1984 Terremoto de  6.7 en l escala Richter se siente en toda la isla y produce daños e n La Romana, Higuey, Los Llanos, Bayaguana y Santo Domingo.

 Deslizamientos de Tierra

  • 15 de mayo del 1991 Deslizamiento en el barrio el Timbeque de Santo Domingo causa la muerte de personas.
  • 17 de mayo del 1993 En la loma La Toca de Yaroa, Cordillera Septentrional mata 3 agricultores.
  • 6 de febrero del 1917 Deslizamiento en la sección de Manaclar, Bani.

Flujos de Tierra

  • 8 de enero 1962 Grandes flujos de tierra se producen en la cordillera central provocado por un terremoto.

Incendios Forestares

  • 1 de abril del 1975 (300,000) tareas de pinos se quemaron dentro del Parque José del Carmen Ramírez durante varios días.
  • 11 de abril del 1997 (100,000) tareas de bosques se quemaron durante doce días en el Macutico de la Viuda de San José de las Matas en la provincia de Santiago provocado por un agricultor.
  • 25 de agosto del 1990 (68,362) tareas de bosques fueron consumidas por las llamas durante siete días en Pajón Blanco, Constanza, provincia de La Vega.
  • 26 de julio del 1978 (65,000) tareas fueron consumidas en Puerto Escondido, Sierra de Bahoruco, provincia Independencia.
  • 8 de agosto del 1993 (51,500) tareas de bosques se incendian durante nueve días en las Mercedes, provincia de Barahona.
  • 12 de febrero del 1983 (51,200) tareas de bosques se consumieron durante seis días en Valle Nuevo, Constanza, provincia de La Vega.
  • 17 de agosto del 1990 (41,340) tareas de bosques se consumen en Arroyo del Castillo, Constanza, provincia de La Vega durante ocho días.
  • 13 de abril del 1981 (39,800) tareas se consumen durante un incendio forestal de diez días de duración en los Tibisí de la provincia de San Juan de la Maguana.
  • 22 de marzo del 1991 (37,365) tareas de bosques se incendian durante cuatro días en Pinito Verde, los Fríos, provincia de San Juan de la Maguana provocado por un agricultor.
  • 13 de agosto del 1994 (36,000) tareas de bosques se incendian durante siete días en Charco Colorado, provincia de Barahona.

Desertificación

Proceso permanente especialmente en las zonas del país de baja pluviometría como son el noroeste, la provincia de Pedernales y la hoya del Lago Enriquillo por el mal uso de las tierras, pastoreo excesivo y abuso al bosque seco.

Las epidemias, las malas cosechas, hambruna, sequías agrometeorológicas, sequías hidrológicas y olas de calor tienen también muchos ejemplos en nuestro país los cuales iremos completando para que este documento sea una referencia de lo que pasó en el pasado siglo XX.

Debido a la particular posición geográfica de la isla Española, en la República Dominicana debemos esperar  la presencia de huracanes y otras perturbaciones tropicales menos intensas, pero capaces de producir grandes inundaciones, en cada una de las temporadas anuales debido a que nos encontramos al sur del anticiclón del Atlántico Norte que gobierna en parte la trayectoria de estos sistemas meteorológicos desde el este al oeste.

Localizada además sobre la placa del Caribe donde se pueden determinar algunas micro placas y las fallas de la Cordillera Septentrional, la falla San Juan – Los Pozos, la Falla de Enriquillo y la Fosa de los Muertos, se pueden esperar potentes terremotos y actividad sísmica frecuente, finalmente, la interconección de nuestro clima con las oscilaciones térmicas que se producen en el Pacífico ecuatorial, ya sea en los eventos cálidos como los fríos, nos señalan que también debemos esperar extensas e intensas sequías recurrentes cada dos o tres años.

Bajo este panorama podemos estimar lo que nos puede suceder en el presente Siglo XXI, pero para ello  tenemos que manejar como van a estar distribuidos los actores de esos desastres consultando el Censo de Población, veamos, al inicio del siglo 20 arrancamos con una población de aproximadamente 210,000 habitantes tomando en consideración los resultados del primer Censo de 1920 y los realizados en 1935 y 1950. Santiago y La Vega tenían una población más grande que Santo Domingo, de manera que la mayor concentración de la población estaba en el centro de la isla.

Las provincias caribeñas de El Seíbo , San Pedro de Macorís, Santo Domingo, Azua y Barahona donde impactaban los huracanes tenían solo un 44% de la población que serían unos 92,000 habitantes, lo mismo que puede tener en la actualidad uno de los barrios  populosos de la ciudad de Santo Domingo. Esta distribución poblacional ha cambiado drásticamente en el transcurso del siglo pasado, comenzamos a dirigirnos hacia las costas, las  de más alto riesgo a vientos violentos y mareas poderosas que acompañan los huracanes, cautivamos los ríos y toda la energía que acompañan las aguas y comenzamos a fabricar en sus cauces disminuidos, maltratamos el bosque seco en las zonas de depresión climática, afeitamos las faldas de las sierras y cordilleras disminuyendo sensiblemente la cubierta boscosa, estimulamos los asentamientos humanos en las Mesopotamia y las llanuras de inundación.

Con ese escenario al iniciar este siglo donde somos aproximadamente 8.4 millones de personas de los cuales 4.4 están viviendo en el sur de la isla en la trayectoria de los huracanes, los resultados van a ser diferentes, muy particularmente con el cambio de 10,000 personas a comienzos de siglo en la ciudad de Santo Domingo por el de tres millones en el día de hoy. Que podemos esperar en un futuro inmediato, vamos a ver algunas de las posibilidades en las principales amenazas.

 Antecedentes históricos

De la revisión efectuada a las fuentes consultadas por el investigador se determinó que existen varias fuentes relacionadas con el tema: propuesta de un programa a nivel táctico para la participación de los caballeros guardiamarina en actividades de operaciones ante los efectos de un desastre natural, es un tema innovador en los trabajos realizados en la academia naval de estudio superiores vice-almirante cesar de windt lavandier y otros institutos de educación superior, sin embargo, existen temas relacionados para hacer referencia, dentro de los cuales los de mayor relevancia para el autor son los siguientes:

  1. “Plan de movilización, rescate y asistencia de personas afectadas por un desastre natural, en las áreas de responsabilidad de la Armada de la Republica Dominicana” sustentado C/F. por JOSÉ GREGORIO CARRIÓN ROJAS.
  2. Armada Bolivariana, (2011). De las conclusiones planteadas por su autor, se pueden extraer como aportes a esta investigación las siguientes:

La República Dominicana ha sido afectada por los fenómenos naturales y con ellos ha ido moldeando a través del tiempo la conformación geográfica actual de su territorio.

A partir de la promulgación de la Ley 147-02, sobre Gestión de Riesgos, la Comisión Nacional, el Centro de Operaciones de Emergencias, las Fuerzas Armadas y especialmente la Armada de la Republica Dominicana han actuado de manera coordinada logrando disminuir las muertes y recuperando la situación de normalidad en un breve tiempo lo que refleja una buena gestión de administración de desastres a nivel nacional.

Desde el siglo XX y lo que va del siglo XXI en la República Dominicana se han presentado aproximadamente ochenta (80) fenómenos naturales que pueden ser catalogados como desastres naturales del tipo hidrometeorológico y geológico principalmente, los cuales se han cobrado la vida de aproximadamente diez mil ochocientas cuarenta y cuatro (10.844) personas.

  1. “Rol de la Armada de la en Operaciones Marítimas, Fluviales y Lacustres, Ante Situaciones de Emergencias Producidas por Fenómenos Naturales en la República Dominicana”, desarrollado por el CC. RAFAEL GARCÍA AYBAR, M de G. (2010). De las conclusiones planteadas por su autor, se pueden extraer como aportes a esta investigación las siguientes:

El país cuenta, con una aceptada Legislación de prevención, establecido por la Ley 147-02, sobre Gestión de Riesgos, la armada de república dominicana  como componente de las Fuerzas Armadas es integrante de este programa.

Las operaciones marítimas, fluviales y lacustres, en las que ha participado la armada de república dominicana, ante situaciones de desastres provocadas por fenómenos naturales donde la institución ha desempeñado un rol imprescindible, tal es el caso del ciclón George, así como la tormenta Noel y Olga.

“La institución con los medios que posee, puede cumplir su misión en cuanto a lo que son las operaciones marítimas fluviales y lacustres, ante una situación de emergencia, producida por un fenómeno natural, pero los recursos disponibles no son suficientes, para enfrentar un desastre natural de gran magnitud”.

“Las operaciones en el lago Enriquillo que realiza la armada de república dominicana, por lo general son siempre a requerimiento de la Secretaría de Estado de Medio Ambiente, ya que la institución no posee un puesto fijo en el referido lago, lo cual representa un alto riesgo para los habitantes, cuando ocurren desastres naturales de considerable magnitud”.

En cuanto, a si los medios que ésta posee están aptos para la realización de operaciones de rescate y ayuda humanitaria, las unidades mayores que tienen en la actualidad necesitan ser repotenciadas, de igual forma lo hacen las unidades menores como los Guardacostas, pero en este caso, aunque están en buenas condiciones, no están diseñadas para llevar grandes cantidades de asistencia.

c) Rol de la Armada de República Dominicana ante la ocurrencia de terremoto”, desarrollado por el CC. SEGUNDO ANT. GONZÁLEZ TORRES, ARD. (2010). De las conclusiones planteadas por su autor se pueden extraer como aportes a esta investigación las siguientes:

La Armada de República Dominicana ante la ocurrencia de un fenómeno natural está llamada a formar parte de la Comisión Nacional de Emergencia, en consonancia con el Ministerio de las FF.AA., para cumplir con los roles que se les asignan.

Los factores que afectan a la República Dominicana en materia de desastres naturales, en su estado natural geográfico y geológico, siendo la vulnerabilidad que más influye en el estado de riesgo del país, la posición geográfica de su ubicación en el mismo trayecto de las dos grandes fallas tectónicas del continente americano en las proximidades de las regiones del noreste (La Fosa de Milwaukee) y en el sur (Fosa de Los Muertos); además de la cercanía a la Falla de Puerto Rico en el este.

Estas circunstancias hacen de la República Dominicana un país de alto riesgo sísmico y con grandes debilidades estructurales que tras la ocurrencia de un terremoto causará grandes pérdidas de vidas humanas, así como, daños a la propiedades y al medio ambiente, pues los estudios realizados afirman que las consecuencias de los terremotos, casi siempre desencadenan otras derivaciones de fenómenos naturales también catastróficos, como son: las inundaciones, deformación de la capa terrestre, desvío del curso de las aguas, cambio en la composición mineral de las aguas, entre otras graves implicaciones que redundan sobre los daños del sismo.

En este sentido gran parte de la población Dominicana puede ser afectada y sobre sale el hecho que la sociedad civil dominicana, aún, no ha sido debidamente educada sobre los riesgos catastróficos de un terremoto para comprender y entender cuáles deberán ser las acciones a tomar inmediatamente ocurra un terremoto. Se pudo comprobar, que el país ha definido un marco legal sobre la gestión de riesgos y desastres naturales, establecido en la ley 147-02, Sobre la Gestión de Riesgo en República Dominicana. (Sic)

“Propuesta de un Plan de Contingencia para la armada de república dominicana en Caso de Terremoto”, desarrollado por el CF. ROSENDO ANTONIO RUIZ ENCARNACIÓN, ARD. (2010), de las conclusiones planteadas por su autor se pueden extraer como aportes a esta investigación las siguientes:

“A pesar de que la República Dominicana cuenta en su legislación, con leyes, reglamentos y organismos como la Comisión Nacional de Emergencia (CNE) la cual es la responsabilidad de ejecutar toda la política de gestión de riesgos en el país, algunos de sus integrantes como lo es el caso de la armada de república dominicana no poseen un plan de contingencia propio en materia de terremotos.”

En cuanto a la armada de república dominicana, se pudo verificar que posee los recursos humanos y equipamiento básico, para acudir en primera instancia, al socorro de vidas humanas o traslado de ayuda humanitaria a zonas costeras. Aunque hay que señalar, la institución carece de la capacitación y entrenamiento de sus miembros en materia de terremotos.

En referencia al objetivo principal de esta investigación, no cabe duda que la armada de república dominicana necesita un plan de contingencia focalizado, particularmente a casos de terremotos, ya que analizados en toda la investigación la República dominicana está situada geográficamente en una zona de alto riesgo sísmico, es por eso entre muchas razones más que proponemos a la Armada de república dominicana un Plan de Contingencia en caso de terremotos a fin de que evitemos la improvisación, pérdida de tiempo y dualidad de esfuerzo ya que estos son factores que retrasan el rescate de vidas humanas y de lo que se trata, es que a la hora de poner en ejecución el plan, demostrar que la armada de república dominicana es una Institución proactiva y capaz de salvar vidas y asistir, transportar ágilmente los lugares de costas dominicanas donde requieran ayuda humanitaria así como una rápida intervención de brigadas de rescate.

Analizados estos antecedentes a la investigación planteada, se puede plantear, de manera general, que los cuatros autores coinciden en que la República Dominicana cuenta con legislación y organismos para atender fenómenos naturales. De igual manera coinciden en que los medios y el personal con que cuenta la Armada de República  Dominicana es suficiente para atender emergencias ante desastres naturales, sin embargo, expresan falta de entrenamiento, recursos, mantenimiento y organización para cumplir estas funciones cabalmente, por otra parte manifiestan la necesidad de la creación de planes para la ejecución de las labores de rescate, asistencia y ayuda humanitaria en caso de desastres naturales a fin de hacer más eficiente y efectiva la actuación de la Armada de República Dominicana en estos casos.

Definición de términos

Para entender los desastres naturales y las medidas que se toman, es importante la unificación de criterios, esto es posible conociendo las definiciones que se utilizan en el área, como las siguientes:

Amenaza – Fenómeno natural o provocado por la actividad humana cuya ocurrencia es peligrosa para las personas, propiedades, instalaciones y para el medio ambiente.

Análisis de vulnerabilidad – Método para determinar los componentes críticos o débiles de los sistemas ante las amenazas.

Desastre naturales – Ocurrencia de un fenómeno natural en un espacio y tiempo limitado que causa trastornos en los patrones normales de vida, y ocasiona pérdidas de humanas, materiales y económicas debido a su impacto sobre poblaciones, propiedades, instalaciones y ambiente.

Emergencia – Situación fuera de control que se presenta por el impacto de un desastre.

Fenómeno natural – Manifestación de las fuerzas de la naturaleza tales como terremotos, huracanes, otros.

Impacto – Efectos en el medio ambiente y en obras hechas por el hombre, a causa de un desastre.

Plan de emergencia – Conjuntos de medidas a aplicar antes, durante y después de que se presenta un desastre como respuesta al impacto del mismo.

Plan de mitigación – Conjunto de medidas y obras a implementar antes de la ocurrencia de un desastre, con el fin de disminuir el impacto sobre los componentes de los sistemas.

Preparación – Conjunto de medidas que deben implementarse antes que se presente un desastre.

Prevención – Acciones de preparación para disminuir el efecto del impacto de los desastres.

Vulnerabilidad – La extensión en la cual una comunidad, su estructura, servicios o área geográfica tiene la posibilidad de ser dañada o trastornada por el impacto de la amenaza de un desastre particular.

Riegos – Para propósitos de ingeniería, riesgo se define como las pérdidas esperadas causadas por un fenómeno particular.

 

BIBLIOGRAFÍA

Abril Stoffels, Ruth: La asistencia humanitaria en los conflictos armados, Tirant LoBlanch, Cruz Roja Española, 2001.

Ali Said, Ali: «La mundialización y el futuro de la acción humanitaria, ¿Nuevas prioridades para Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja?», Revista Internacional de la Cruz Roja, número 843, 2001.

Hollingsworth 2013  Desastres Naturales Que Marcaron la Historia. Editora: Lexile.

Lugo Hubp José.  (2002) Desastres Naturales en América Latina. Fondo de Cultura Económica.

Torres Torres Felipe, Delgadillo Macías Javier. Desastres Naturales: Aspectos Sociales para Su Prevención y Tratamiento. Universidad Nacional Autónoma de México, 1996.

Raimundo Martínez Fernando “Contribución de las Fuerzas Armadas ante catástrofes naturales y ecológicas”’ Boletín de Información del CESEDEN Ministerio de Defensa 2005

Rey, Francisco y Currea-Lugo, Víctor de: El debate humanitario, Icaria, Barcelona, 2002.