Los eventos subsecuentes

Introducción

El propósito de esta Norma Internacional de Auditoría (NIA) es establecer guías y proporcionar lineamientos sobre la forma y contenido del dictamen del auditor, emitido como resultado de una auditoría practicada por un auditor independiente de los estados financieros de una entidad. Muchos de los lineamientos proporcionados pueden adaptarse a dictámenes del auditor sobre información financiera distinta de los estados financieros.

El dictamen del auditor es el documento formal que suscribe el contador público conforme a las normas de su profesión, relativo a la naturaleza, alcance y resultado del examen realizado sobre los estados financieros de la entidad de que se trate. La importancia del dictamen en la práctica profesional es fundamental, ya que usualmente es lo único que el público conoce de su trabajo.

El público inversionista, proveedores, acreedores, autoridades gubernamentales, otros, conocen las formas más usuales de dictámenes de los auditores, de modo que una desviación sustancial de esos modelos requiere una explicación clara del motivo que lo originan.

El dictamen sobre estados financieros generalmente debe comprender los cuatro estados financieros básicos, aun cuando puede en ciertas circunstancias especiales emitirse opinión sobre el balance general.

Los eventos subsecuentes

Son “los sucesos o transacciones que ocurren en el período posterior a la fecha de los estados financieros de una empresa, y antes de la fecha del dictamen del Contador Público y Auditor contratado para emitir una opinión sobre la razonabilidad de los mismos”.

Se puede considerar y tratar como eventos subsecuentes, hechos cuyo conocimiento es anterior a la fecha de los estados financieros, pero que su resolución es desconocida o incierta y su ocurrencia, posterior a la fecha de los estados financieros y/o a la fecha del dictamen del auditor.

Definición de hechos posteriores

Los estados financieros son de naturaleza histórica, y los hechos que ocurren posteriormente a la fecha de los mismos, pueden tener un efecto en su presentación e interpretación al ser examinados. Los hechos posteriores pueden ser agrupados desde el punto de vista de su efecto sobre los estados financieros de la siguiente manera:

En auditoria, son los hechos posteriores los cuales son regulados por las Normas Internacionales de Auditoría -NIA- 560, la cual indica al auditor como debe actuar en el caso de ocurran hechos entre la fecha de los estados financieros y el dictamen; hechos después del dictamen pero antes de la fecha de los estados financieros; hechos después de la fecha de los estados financieros.

En ocasiones, se pueden considerar y tratar como eventos subsecuentes, hechos cuyo conocimiento es anterior a la fecha de los estados financieros, pero que su resolución es desconocida o incierta y su ocurrencia, posterior a la fecha de los estados financieros y/o a la fecha del dictamen del auditor.

Extensión de los Eventos Subsecuentes

Causas

Dos son las causas que originan Eventos Subsecuentes, siendo estas:

Causas naturales: Aquellas que dan lugar a la ocurrencia de un evento o suceso, que aún cuando pueden ser previsibles no son susceptibles para su realización o no realización, de la intervención del hombre.

  • Terremotos
  • Inviernos copiosos
  • Huracanes

Causas no naturales: Aquellas que dan origen a un evento o suceso que además de ser previsibles son susceptibles para su ocurrencia de la intervención del hombre como.

  • Robos y asaltos
  • Pérdida o recuperación de cuentas a cobrar
  • Demandas o litigios
  • Importantes devoluciones de ventas.

Estas causas anteriormente descritas dan lugar a eventos subsecuentes, que dependiendo de su incidencia en los estados financieros, será necesario ajustar y/o únicamente divulgar en notas a los estados financieros identificando en ellas su naturaleza, origen y efecto.

Reseña histórica de eventos subsencuentes

En la práctica de la Auditoría es común que algunas situaciones o transacciones ocurridas con posterioridad a la fecha de elaboración de los estados financieros puedan afectar significativamente la información contable y financiera de la empresa de conformidad con los principios de contabilidad generalmente aceptados y esta situación hace necesario que el auditor proponga que dichos eventos sean revelados en una nota a los estados financieros, o bien un ajuste contable.

Por esta razón, se hace necesario que el auditor haga una evaluación de estos “hechos posteriores” de manera que los estados financieros contengan los elementos suficientes para juzgar la situación financiera de la empresa.

En este sentido, se hace necesario que el auditor revise las recomendaciones que propone la Comisión de Normas y Procedimientos de Auditoría para determinar el tratamiento que se le darán a estas situaciones en caso de presentarse. Los eventos subsecuentes son hechos ocurridos dentro del periodo posterior a la fecha de cierre de ejercicio y hasta la fecha de emisión de la carta de opinión.

¿Por qué se dan y como surgen los eventos subsecuentes?

Existen dos tipos de eventos que requieren ser considerados por el auditor actuarial:

  1. Eventos que proporcionan evidencia adicional en relación con condiciones existentes al cierre del ejercicio y que afectan la valuación o estimación de las reservas técnicas. Dependiendo de la importancia del efecto que genere el uso de dicha evidencia, los montos de las reservas técnicas podrán ser ajustados con efecto en el ejercicio auditado.
  2. Eventos que proporcionan evidencia en relación con condiciones que no existían al cierre del ejercicio, porque se suscitaron con posterioridad a éste, pero que por su importancia deben ser objeto de revelación, aun cuando los montos de las reservas técnicas no deben ser ajustados con efecto en el ejercicio auditado.

Los hechos posteriores a la fecha del balance son todos aquellos eventos, ya sean favorables o desfavorables, que se hayan producido entre la fecha del balance y la fecha de formulación o de autorización de los estados financieros para su divulgación. Pueden identificarse dos tipos de eventos:

a) aquellos que muestran las condiciones que ya existían en la fecha del balance (hechos posteriores a la fecha del balance que implican ajuste), y

b) aquellos que son indicativos de condiciones que han aparecido después de la fecha del balance (hechos posteriores a la fecha del balance que no implican ajuste).

 DECISIÓN DE NO HACEN REFERENCIA

Si el auditor principal puede satisfacerse en cuanto a la independencia y reputación profesional del otro auditor y toma las medidas que considere apropiadas para satisfacerse en cuanto al examen del otro auditor, puede estar en condiciones de expresar una opinión sobre los estados financieros tomados en conjunto, sin hacer referencia en su dictamen al examen del otro auditor. Si el auditor principal decide tomar esa posición, no debe indicar en su dictamen que parte del examen fue efectuada por otro auditor, porque si lo hiciera, podría dar lugar a que algún lector malinterpretara el grado de responsabilidad asumida.

Normalmente, el auditor principal podrá asumir esta actitud cuando:

  1. Parte del examen es efectuado por otro auditor independiente, el cual pertenece a una firma asociada o corresponsal y su trabajo es aceptable para el auditor principal, debido a su conocimiento de las normas y competencia profesionales de dicha firma;
  2. El otro auditor ha sido nombrado por el auditor principal y el trabajo ha sido realizado bajo su guía y control;
  3. El auditor principal, haya seleccionado o no al otro auditor, tome las medidas que considere necesarias para satisfacerse en cuanto al examen ,del otro auditor, y por ende, en cuanto a la razonabilidad de las cuentas con vistas a su inclusión en los estados financieros, sobre los cuales está expresando su opinión;
  4. La porción de los estados contables examinada por el otro auditor, no es importante en relación a los estados financieros cubiertos por la opinión del auditor principal.

DECISIÓN DE HACER REFERENCIA

En cambio, el auditor principal puede decidir hacer referencia al examen del otro auditor, cuando exprese su opinión sobre los estados financieros. En algunas situaciones puede ser impráctico para el auditor principal, revisar el trabajo del otro auditor o emplear otros procedimientos que, a su juicio, serían necesarios para satisfacerse en cuanto al examen del otro auditor: Asimismo, si los estados financieros de un componente, examinados por otro auditor, son importantes con relación al conjunto, el auditor principal puede decidir, sin tener en cuenta otras consideraciones, hacer referencia en su informe al examen del otro auditor.

Cuando el auditor principal decide hacer referencia al examen del otro auditor, su dictamen deberá indicar claramente, en los párrafos de alcance y de opinión, la división de responsabilidad entre aquella porción de los estados, cubierta por su propio examen y aquélla cubierta por el examen del otro auditor. El dictamen deberá exponer la magnitud de la porción de los estados financieros examinada por el otro auditor. Ello puede hacerse indicando los importes o porcentajes de uno o más de los siguientes conceptos: activos totales, total de ingresos u otros criterios apropiados, los que expresen más claramente la porción de los estados financieros examinada por el otro auditor. Podrá nombrarse a este último, pero solamente con su permiso expreso y siempre que su informe se presente conjuntamente con el auditor principal.

La referencia en el dictamen del auditor principal al hecho de que parte del examen fue hecho por otro auditor, no debe interpretarse como una salvedad a la opinión, sino como una indicación de la responsabilidad dividida entre los auditores que realizaron los exámenes de los varios componentes de los estados financieros globales. Además, debe entenderse que un dictamen de auditor, que haga referencia al informe de otro auditor, no debe considerarse como de menor calidad profesional que un dictamen en el que no se haga esta referencia.

Cuando dos o más auditores además del auditor principal, participan en la revisión, los porcentajes cubiertos por los otros auditores pueden expresarse en conjunto. Procedimientos aplicables a ambas formas de dictaminar

El auditor principal ya sea que decida hacer referencia o no al examen del otro auditor, deberá hacer indagaciones respecto a la reputación profesional e independencia del otro auditor.

También deberá tomar medidas apropiadas para asegurar la coordinación de sus actividades con las del otro auditor para lograr una adecuada revisión de los aspectos que afectan la consolidación o combinación de las cuentas en los estados financieros.

Dictámenes Especiales

La situación económica de las organizaciones, tanto dentro de nuestro país como en el resto del mundo se ve reflejada en la información que se presenta en los estados financieros. Además, derivado de la globalización se hace necesario que los directores de las entidades requieran información de carácter especial.

Derivado de ello, es necesario que el contador público y auditor obtenga los conocimientos técnicos y la experiencia necesaria para efectuar auditorías diferentes a la auditoría de estados financieros, así como, para emitir informes especiales.

Cabe mencionar que previo a realizar un trabajo de auditoría con propósito especial, es necesario acordar con el cliente tanto la naturaleza del trabajo como la forma y contenido del dictamen.

En la práctica profesional, este informe es fundamental para el cliente que contrata los servicios del contador público y auditor, ya que este documento proporciona la ayuda necesaria para la efectiva toma de decisiones financieras y operativas del negocio, en virtud de que este tipo de estudios dan a conocer a los administradores, las fortalezas y debilidades de algún proceso, rubro especifico de los estados financieros o bien de algún contrato celebrado por la entidad.

Este tipo de informe difiere del dictamen estándar, tanto por la naturaleza y características de la información, como por los hechos a los que se refiere.

Objetivos de los Informes Especiales

Comúnmente, los informes especiales se generan por situaciones que requieren un trabajo especial, y que el contador público y auditor debe estar preparado para realizar.

Es importante mencionar que los objetivos estarán determinados de acuerdo al tipo de examen que se realizará sobre los estados financieros o cualquier otra información financiera que le sea proporcionada por el cliente para su examen.

Dentro del contexto de este tipo de informe, el auditor deberá aplicar una redacción adecuada al mismo, ya que no es exactamente la que se utiliza para los informes ordinarios.

El Contador Público y Auditor, debe indicar claramente en su informe la naturaleza del trabajo realizado y expresar los hallazgos de una manera apropiada.

Definiciones de Dictámenes Especiales

  • Un informe especial se emite como resultado de un examen distinto del relativo a los estados financieros. El lenguaje utilizado en el informe estándar del auditor, particularmente el relativo al párrafo de opinión, no es apropiado en un informe especial.
  • El Informe del auditor con propósito especial es un informe emitido en conexión con la auditoría independiente de información financiera distinto del dictamen de un auditor sobre los estados financieros.
  • Un dictamen especial es el que el auditor emite como producto de un trabajo elaborado con un propósito específico, en general, distinto al que persigue el dictamen del auditor sobre la presentación de estados financieros.

Programa de Auditoría

Regularmente no es posible preparar un programa estándar de auditoría para investigaciones especiales, en la mayoría de los casos, el contador público y auditor será incapaz de preparar un programa detallado.

El programa dependerá fuertemente de la disponibilidad de la información, consecuentemente esto se determina durante el transcurso del trabajo de auditoría.

Es importante que el auditor sea flexible al realizar un plan para la realización del trabajo de auditoría y que esté preparado para modificarlo cuando lo ameriten las circunstancias, ya que los papeles de trabajo servirán de justificación para las opiniones y conclusiones que debe expresar al final del trabajo.

Análisis Crítico

Un trabajo especial de auditoría exige normalmente más facultades y responsabilidades que una auditoría común de estados financieros, derivado de ello el auditor debe mostrarse muy crítico y analítico, para comprender los objetivos que se pretenden alcanzar con un trabajo de este tipo.

Frecuentemente no se obtiene suficiente evidencia para corroborar lo que ha sucedido y el auditor podría evaluar si una acción alternativa hubiese sido más adecuada para obtener evidencia suficiente y competente.

En conclusión, el contador público y auditor al realizar un trabajo especial debe conocer con mayor detalle la empresa y todos los aspectos que le rodean, estar capacitado tanto, para entender la información que la entidad le proporciona, como para llegar a obtener conclusiones producto de su trabajo, así como, emplear un enfoque más amplio que el utilizado en la realización de una auditoria común de estados financieros.

Diferencia entre el informe normal de auditoria y el informe

La diferencia del Informe Especial con el Informe Normal de Auditoria, radica en centrar el análisis solo en el presunto hecho delictivo, dando respuesta a:

  • ¿Cómo ocurrió el hecho?
  • ¿Dónde ocurrió?
  • ¿Como sucedió?
  • ¿Quiénes lo hicieron?
  • ¿Por qué y para que lo hicieron?

Los informes especiales deben dejar bien clara la fecha de detención del hecho, precisando el periodo en que se presume haya ocurrido y lugar exacto donde ocurrió (entidad, establecimiento, taller, área, etc.).

Hay que destacar que cuando se detecte más de un hecho no vinculados entre sí, se confeccionan informes separados por cada hecho.

Constituye elemento importante el detalle de cómo sucedió, es decir, explicar lo que paso, en que consistió el presunto hecho delictivo, cuáles fueron los métodos empleados, quienes actuaron así, nombres y apellidos de los implicados, sus cargos y funciones y en qué consistió la actuación de cada uno de ellos.

No se trata de un cuestionario a desarrollar con preguntas respuestas, sino de un análisis pormenorizado, con pruebas documentales que fundamente cada planteamiento formulado.

Se debe recoger en el informe cuando procedan otros factores que propiciaron la ocurrencia de los hechos descriptos, como son la falta de supervisión, de control, de separación de funciones, contrapartidas, etc.

Con la entrega de estos informes especiales, no termina el trabajo del auditor, ya que debe colaborar con los órganos de instrucción durante las diligencias del expediente en la fase preparatoria, así como con la Fiscalía durante la preparación del juicio oral.

Para que un informe sea efectivo

  • Debe contener información meticulosamente confiable, entiéndase por ello, verificable, que pueda ser probada, demostrada
  • Tener siempre en cuenta al lector al redactar, debe ser capaz de anticiparse a las interrogantes que puedan surgir, esforzarse para proporcionar las respuestas requeridas sin dejar margen a la duda.
  • Se debe desglosar los hechos de lo particular a lo general
  • Las ideas deben tener conexión entre si y ser concluidas
  • En resumen se debe ser cuidadoso en los detalles:
  • Verificar las fuentes de información
  • Comprobar las notas
  • Citar los casos correctamente
  • Utilizar los índices con eficiencia
  • Manejar los números con facilidad y exactitud
  • En la redacción de los informes siempre hay que tener como premisa que “un problema bien planteado, es un problema resuelto a medias”
  • Es por eso que el auditor al redactar un informe debe ser preciso y objetivo, sin acudir a muchas de las técnicas de redacción acostumbradas
  • Las oraciones en los informes deben ser razonablemente breves, y claras, evitando la monotonía
  • Los párrafos deben ser cortos y sugestivos, para llevar al lector de uno a otro, sin perder la ilación
  • En los informes no se debe mencionar que se produjo u delito, se describe el presunto hecho delictivo, corresponde a los Tribunales decidir sobre ello.
  • El auditor no denuncia, porque de hacerlo, queda invalidado de actuar como perito en la fase instructiva y en el acto del juicio oral.

NIA 300: Planeación de una auditoria de Estados Financieros

La norma internacional de auditoría presenta la responsabilidad del auditor de planear una auditoria de estados financieros. La planeación involucra establecer la estrategia general y desarrollar el plan de trabajo para la auditoria, lo que le permite al auditor organizar y administrar de manera apropiada el trabajo de auditoría garantizando un trabajo eficiente y efectivo. De la misma manera le permite seleccionar un equipo de trabajo competente y con las capacidades necesarias para el desarrollo del trabajo.

Para la planeación de la auditoria, el auditor debe tener en cuenta la entidad y su entorno. Esta planeación le permite obtener un entendimiento del marco de referencia legal y determinar procedimientos de evaluación del riesgo, aspectos importantes para el desarrollo de la auditoria, teniendo en cuenta que la planeación es un proceso continuo e interactivo.

Diez aspectos clave en la planeación de una auditoría

A continuación presento diez puntos a tener en cuenta en la ejecución de la planeación de una auditoría:

1) Antes de iniciar nuestro proceso de auditoría debemos tener claros nuestros objetivos. Sugerimos que los objetivos estén alineados de acuerdo con el modelo COSO, dentro de las siguientes categorías:

  • Operacionales: utilización eficaz y eficiente de los recursos de una organización. (Por ej. Rendimiento, Rentabilidad, Salvaguarda de activos, etc.)
  • Información financiera: preparación y publicación de estados financieros fiables.
  • Cumplimiento: Cumplimiento de las leyes y normas aplicables.

El  alcance de la auditoría debe estar encaminado a asegurar el cumplimiento de estos objetivos dependiendo el tipo de auditoría que realicemos. Ejemplo: para una auditoría financiera nuestro trabajo estará enfocado a evaluar el cumplimiento de los objetivos relacionados con la preparación y publicación de estados financieros fiables y cumplimiento de leyes y normas aplicables . Para un trabajo de Revisoría Fiscal, tendremos que abarcar los tres objetivos enunciados en COSO (operacionales, de información financiera y cumplimiento)

2)  La auditoría se debe realizar por personal que tenga un entrenamiento técnico adecuado y experiencia en auditoría. Es recomendable trabajar con un equipo multidisciplinario de acuerdo con las necesidades del cliente, el tipo de auditoría, y en lo posible, con experiencia en la industria. Ejemplos: Contadores, Abogados, Ingenieros de Sistemas, Ingenieros Industriales, Especialistas en Impuestos, Especialistas en temas de la Industria, etc.

3)  En la planeación de la auditoría es vital lograr un entendimiento integral del negocio, del ambiente de la industria y externo, que facilite la identificación de riesgos.  El número de riesgos significativos identificados es directamente proporcional al grado de entendimiento del negocio, su ambiente externo y de la  industria. A mayor entendimiento, mayor es la probabilidad de identificar riesgos significativos. Los riesgos significativos son aquellos con una alta probabilidad de ocurrencia y un impacto significativo en los estados financieros

4)  En la planeación de la auditoría, nuestros esfuerzos deben ir encaminados principalmente a:

  • Identificar riesgos significativos del negocio y sus implicaciones en los estados financieros (provisiones en los estados financieros y/o revelaciones)
  • Identificar riesgos significativos de fraude y sus implicaciones en los estados financieros (Malversación  de activos y/o información financiera fraudulenta)
  • Determinar las transacciones significativas que se registran en los estados financieros (rutinarias y no rutinarias)

5)  Definir la materialidad de planeación. La materialidad de planeación le permite al auditor enfocarse en los aspectos relevantes de los estados financieros

6)  El entendimiento del negocio lo realizamos de arriba hacia abajo, por esto es importante  entrevistarnos con la alta gerencia, para conocer sus objetivos, estrategias, los riesgos que pueden impedir que la compañía logre los objetivos y los controles que tiene para mitigar esos riesgos

7)  En la planeación de la auditoría el auditor debe complementar su trabajo mediante la realización de procedimientos analíticos preliminares que incluyan el análisis de indicadores, tanto financieros como no financieros, de rendimiento

8)  Dentro de la planeación de la auditoría, es recomendable efectuar un recorrido por las instalaciones físicas con el fin de comprender mejor el negocio y poder conocer el personal clave

9)  Es importante documentarnos lo mejor posible mediante información  interna y externa:

  • Información Interna
  • Estatutos
  • Manuales de procedimientos
  • Políticas
  • Actas (Asamblea de Accionistas, Junta Directiva, Comités, etc)
  • Reportes de la gerencia a la junta directiva
  • Contratos
  • Correspondencia con entidades de vigilancia y control
  • Correspondencia con abogados
  • Certificado de Cámara de Comercio
  • Intranet de la compañía
  • Página web de la Compañía
  • Información Externa
  • Revistas y diarios
  • Portales de búsqueda en la web
  • Bases de datos
  • Cámara de comercio

10) Al final de la planeación de la auditoría debemos validar el entendimiento del negocio, los riesgos identificados  y los hallazgos, con la gerencia del cliente.

NIA 310: Conocimiento del negocio

El propósito de esta Norma Internacional de Auditoría (NIA) es establecer normas y proporcionar lineamientos sobre lo que significa un conocimiento del negocio, por qué es importante para el auditor y los miembros del personal de una auditoría que desempeñan un trabajo, por qué es relevante para todas las fases de una auditoría, y cómo obtiene y usa el auditor dicho conocimiento.

Al desempeñar una auditoría de estados financieros, el auditor debería tener u obtener un conocimiento del negocio suficiente para que sea posible al auditor identificar y comprenderlos eventos, transacciones y prácticas que, a juicio del auditor, puedan tener un efecto importante sobre los estados financieros o en el examen o en el dictamen de auditoría. Por ejemplo, dicho conocimiento es usado por el auditor al evaluar los riesgos inherentes y de control y al determinar la naturaleza, oportunidad y alcance de los procedimientos de auditoría.

El nivel de conocimiento del auditor para un trabajo incluiría un conocimiento general de la economía y la industria dentro de la que la entidad opera, y un conocimiento más particular de cómo opera la entidad. El nivel de conocimiento requerido por el auditor ordinariamente sería, sin embargo, menor que el poseído por la administración.

NIA 320: Importancia relativa de la auditoria

El objetivo de una auditoría de estados financieros es hacer posible al auditor expresar una opinión sobre si los estados financieros están preparados, respecto de todo lo importante, de acuerdo con un marco de referencia para informes financieros identificado. La evaluación de qué es importante es un asunto de juicio profesional.

Al diseñar el plan de auditoría el auditor establece un nivel aceptable de importancia relativa a modo de detectar en forma cuantitativa las representaciones erróneas de importancia relativa. Sin embargo necesitan considerarse tanto el monto (cantidad) y la naturaleza (calidad) de las representaciones. Ejemplos de representaciones erróneas cualitativas sería la descripción inadecuada e impropia de una política de contabilidad cuando es probable que un usuario de los estados financieros fuera guiado equivocadamente por la descripción, y el dejar de revelar la infracción a requisitos reguladores cuando es probable que la imposición consecuente de restricciones regulatorias hará disminuir en forma importante la capacidad de operación.

El auditor necesita considerar la posibilidad de representaciones erróneas de cantidades relativamente pequeñas que, acumulativamente podrían tener un efecto importante sobre los estados financieros. Por ejemplo, un error en un procedimiento de fin de mes podría ser una indicación de una representación errónea de importancia relativa si ese error se repitiera cada mes.

El auditor considera la importancia relativa tanto al nivel global del estado financiero como en relación a saldos de cuentas particulares, clases de transacciones y revelaciones. La importancia relativa puede ser influida por consideraciones como requerimientos legales y reguladores y consideraciones que se refieren a saldos de una cuenta de los estados financieros y sus relaciones con otras cuentas. Este proceso puede dar como resultado diferentes niveles de importancia relativa dependiendo del aspecto de los estados financieros que está siendo considerado.

La importancia relativa debería ser considerada por el auditor cuando:

  • determina la naturaleza, oportunidad y alcance de los procedimientos de auditoría; y
  • evalúa el efecto de las representaciones erróneas.

La relación entre importancia relativa y el riesgo de auditoría

Cuando planea la auditoría, el auditor considera qué haría que los estados financieros estuvieran representados erróneamente con una importancia relativa. La evaluación del auditor de la importancia relativa, relacionada con saldos de cuenta y clases de transacciones específicos, ayuda al auditor a decidir cuestiones como qué partidas examinar y si usar procedimientos de muestreo y analíticos. Esto da capacidad al auditor para seleccionar procedimientos de auditoría que, en combinación, puede esperarse que reduzcan el riesgo de auditoría a un nivel aceptablemente bajo.

Hay una relación inversa entre la importancia relativa y el nivel de riesgo de auditoría, que es que mientras más alto el nivel de importancia relativa, más bajo el riesgo de auditoría y viceversa. El auditor toma en cuenta la relación inversa entre importancia relativa y riesgo de auditoría cuando determina la naturaleza, oportunidad y alcance de los procedimientos de auditoría. Por ejemplo, si, después de planear procedimientos de auditoría específicos, el auditor determina que el nivel de importancia relativa aceptable es más bajo, el riesgo de auditoría aumenta. El auditor compensará esto:

  • reduciendo el nivel evaluado de riesgo de control, cuando esto sea factible, y apoyando el nivel reducido desarrollando pruebas de control extensas o adicionales; o
  • reduciendo el riesgo de detección al modificar la naturaleza, oportunidad y alcance de los procedimientos sustantivos planeados.

Importancia relativa y riesgo de auditoría al evaluar evidencia de auditoría

La evaluación del auditor de importancia relativa y riesgo de auditoría puede ser diferente en el momento de planear inicialmente el trabajo que en el momento de evaluar los resultados de procedimientos de auditoría. Esto podría ser a causa de un cambio en circunstancias o a causa de un cambio en el conocimiento del auditor como resultado de la auditoría. Por ejemplo, si la auditoría es planeada antes del final del periodo, el auditor anticipará los resultados de operaciones y la posición financiera. Si los resultados reales de operaciones y de la posición financiera son sustancialmente diferentes, la evaluación de importancia relativa y riesgo de auditoría puede también cambiar. Adicionalmente, al planear el trabajo de auditoría, el auditor puede,  intencionalmente, fijar el nivel de importancia relativa aceptable a un nivel más bajo de lo que se piensa usar para evaluar los resultados de la auditoría. Esto puede ser hecho para reducir la probabilidad de representaciones erróneas no descubiertas y para dar al auditor un margen de seguridad cuando evalúe el efecto de representaciones erróneas descubiertas durante la auditoría.

Evaluación del Efecto de Representaciones Erróneas

Al evaluar la apropiada presentación de los estados financieros el auditor debería evaluar si el agregado de representaciones erróneas no corregidas que han sido identificadas durante la auditoría, es de importancia relativa.

El agregado de representaciones erróneas no corregidas comprende:

  • representaciones erróneas específicas identificadas por el auditor incluyendo el efecto neto de representaciones erróneas no corregidas identificadas durante la auditoría de periodos previos; y
  • la mejor estimación del auditor de otras representaciones erróneas que no pueden ser identificadas específicamente (o sea, errores proyectados).

El auditor necesita considerar si el agregado de representaciones erróneas no corregidas es de importancia relativa. Si el auditor concluye que las representaciones erróneas pueden ser de importancia relativa el auditor necesita considerar el reducir el riesgo de auditoría ampliando los procedimientos de auditoría o pidiendo a la administración que ajuste los estados financieros. En todo caso, la administración puede desear ajustar los estados financieros según las representaciones erróneas identificadas.

Si la administración se niega a ajustar los estados financieros y los resultados de los procedimientos de auditoría ampliados no capacitan al auditor para concluir que el agregado de representaciones erróneas no corregidas no es de importancia relativa, el auditor debería considerar la modificación apropiada al dictamen del auditor de acuerdo con NIA 700 “El Dictamen del Auditor sobre Estados Financieros”.

Si el agregado de las representaciones erróneas no corregidas que el auditor ha identificado se acerca al nivel de importancia relativa, el auditor debería considerar si es probable que las representaciones erróneas no detectadas, al tomarse con las representaciones erróneas no corregidas agregadas podría exceder el nivel de importancia relativa. Así, al acercarse el agregado de representaciones erróneas no corregidas al nivel de importancia relativa, el auditor consideraría reducir el riesgo desempeñando procedimientos de auditoría adicionales o pidiendo a la administración que ajuste los estados financieros según las representaciones erróneas no identificadas.

NIA 400: Evaluación De Riesgo y Control Interno

El propósito de esta Norma Internacional de Auditoría es establecer normas y proporcionar lineamientos para obtener una comprensión de los sistemas de contabilidad y de control interno sobre el riesgo de auditoría y sus componentes: riesgo inherente, riesgo de control y riesgo de detección.

El auditor deberá obtener una comprensión de los sistemas de contabilidad y de control interno suficiente para planear la auditoría y desarrollar un enfoque de auditoría efectivo. El auditor deberá usar juicio profesional para evaluar el riesgo de auditoría y diseñar los procedimientos de auditoría para asegurar que el riesgo se reduce a un nivel aceptablemente bajo.

NIA 500: Evidencia De Auditoria

Explica lo que constituye  evidencia de auditoría en una auditoria de estados financieros, y trata de la responsabilidad que tiene el auditor de diseñar y aplicar procedimientos de auditoría para obtener evidencia de auditoría suficiente y adecuada que le permita alcanzar conclusiones razonables en las que basara su opinión.

Esta NIA es aplicable a toda la evidencia de auditoría obtenida en el transcurso de la auditoria.

Objetivo: el auditor deberá diseñar y aplicar procedimientos de auditoría de forma que le permita obtener evidencia de auditoría suficiente y adecuada para poder alcanzar conclusiones en la cual basara su opinión.

Evidencia de auditoria suficiente y adecuada: El auditor deberá diseñar y aplicar procedimientos de auditoría adecuados tomando en cuenta las circunstancias con el fin de obtener evidencia suficiente y adecuada.

Información que se utilizara como evidencia de auditoria:

  • El  auditor considera la relevancia y la fiabilidad que se utilizara como evidencia de auditoría.
  • Evaluara la competencia, la capacidad y la objetividad de dicho experto.
  • Obtendrá conocimiento del trabajo de dicho experto.
  • Al realizar el diseño de las pruebas de controles y de las pruebas de detalle, el auditor determinará medios de selección de los elementos sobre los que se realizarán pruebas que sean eficaces para conseguir la finalidad del procedimiento de auditoría.
  • La evidencia de auditoría es necesaria para sustentar la opinión y el informe de auditoría.  La mayor parte del auditor al formarse una opinión consiste en la obtención y evaluación de evidencia de auditoría.
  • Parte de la evidencia de auditoría se obtiene aplicando procedimientos de auditoría para verificar los registros contables.
  • La inspección implica el examen de registros o de documentos, ya sean internos o externos, en papel, en soporte electrónico o en otro medio, o en examen físico de un activo.
  • La observación  consiste en presenciar un proceso o un procedimiento aplicados por otras personas.
  • El recalculó consiste en comprobar la exactitud de los cálculos matemáticos incluidos en los documentos o registros.
  • La re ejecución implica la ejecución independiente por parte del auditor de procedimientos o de controles que en origen fueron realizados como parte del control interno de la entidad.
  • La indagación consiste en la búsqueda de información, financiera o no financiera, a través de personas bien informadas tanto de dentro como de fuera de la entidad.

 NIA 600: Consideraciones particulares aplicables a las auditorias

Las NIA son aplicables a las auditorías de grupos. Esta NIA trata de las consideraciones particulares aplicables a las auditorías del grupo y, en concreto, a aquellas en las que participan los auditores de los componentes.

Cuando un auditor involucre a otros auditores en la auditoría de unos estados financieros que no sean los del grupo, esta NIA puede resultar de utilidad para dicho auditor, adaptada en la medida en la que las circunstancias lo requieran. Por ejemplo, un auditor puede pedir a otro auditor que presencie el recuento de las existencias o inspeccione los activos fijos físicos situados en un lugar lejano.

El auditor de un componente puede estar obligado por las disposiciones legales o reglamentarias, o por otro motivo, a expresar una opinión de auditoría sobre los estados financieros de un componente. El equipo del encargo del grupo puede decidir utilizar la evidencia de auditoría en la que se basa la opinión de auditoría sobre los estados financieros del componente como evidencia de auditoría para la auditoría del grupo; en este caso, los requerimientos de esta NIA son también de aplicación.

De conformidad con lo establecido en la NIA 2201, se requiere que el socio del encargo del grupo se satisfaga de que aquellos que realicen el encargo de auditoría del grupo, incluidos los auditores de los componentes, reúnan, en conjunto, la competencia y las aptitudes adecuadas. El socio del encargo del grupo también es responsable de la dirección, supervisión y realización del encargo de la auditoría del grupo.

El socio del encargo del grupo aplicará los requerimientos de la NIA 220 independientemente de si es el equipo del encargo del grupo o el auditor de un componente quien realiza el trabajo sobre la información financiera de dicho componente. Esta NIA facilita al socio del encargo del grupo el cumplimiento con los requerimientos de la NIA 220 cuando los auditores de los componentes realizan el trabajo sobre la información financiera de dichos componentes.

El riesgo de auditoría es función del riesgo de incorrección material en los estados financieros y del riesgo de que el auditor no detecte dicha incorrección2. En la auditoría de un grupo, esto incluye el riesgo de que el auditor de un componente pueda no detectar una incorrección en la información financiera del componente que pueda dar lugar a una incorrección material en los estados financieros del grupo, y el riesgo de que el equipo del encargo del grupo pueda no detectar dicha incorrección.

Esta NIA expone los hechos que el equipo del encargo del grupo debe tener en cuenta para determinar la naturaleza, el momento de realización y la extensión de su participación en los procedimientos de valoración del riesgo y en los procedimientos de auditoría posteriores aplicados por los auditores de los componentes a la información financiera de éstos. El propósito de esta participación es la obtención de evidencia de auditoría adecuada en la que basar la opinión de auditoría sobre los estados financieros del grupo.

Objetivos:

Loa objetivos de aun auditor son:

  • determinar si es adecuado actuar como auditor de los estados financieros del grupo
  • si actúa como auditor de los estados financieros del grupo
  • la comunicación clara con los auditores de los componentes sobre el alcance y el momento de realización de su trabajo sobre la información financiera relacionada con los componentes, así como sobre sus hallazgos
  • la obtención de evidencia de auditoría suficiente y adecuada sobre la información financiera de los componentes y el proceso de consolidación, para expresar una opinión sobre si los estados financieros del grupo han sido preparados, en todos los aspectos materiales, de conformidad con el marco de información financiera aplicable

La Ley Sarbanes Oxley

Cuyo título oficial en inglés es Sarbanes-Oxley Act of 2002, Pub. L. No. 107-204, 116 Stat.745 (30 de julio de 2002), es una ley de Estados Unidos también conocida como el Acta de Reforma de la Contabilidad Pública de Empresas y de Protección al Inversionista. También es llamada SOx, SarbOx o SOA.

La Ley Sarbanes-Oxley es una Ley federal de Estados Unidos que ha generado una gran controversia, y que supuso la respuesta a los escándalos financieros de algunas grandes corporaciones, como los  de Enron, Tyco International, WorldCom y Peregrine Systems. Estos escándalos hicieron caer la confianza de la opinión pública en las empresas de auditoría y contabilidad. La Ley toma su nombre del senador del partido demócrata Paul Sarbanes y el congresista del partido republicano Michael G. Oxley. Fue aprobada por amplia mayoría, tanto en el congreso como el senado y abarca y establece nuevos estándares de actuación para los consejos de administración y dirección de las sociedades así como los mecanismos contables de todas las empresas que cotizan en bolsa en Estados Unidos. Introduce también responsabilidades penales para los consejos de administración y unos requerimientos por parte de la SEC (Securities and Exchanges Commission), organismo encargado de regulación del mercado de valores de Estados Unidos. Los partidarios de esta Ley afirman que la legislación era necesaria y útil, mientras los críticos creen que causará más daño económico del que previene.

La primera y más importante parte de la Ley establece una nueva agencia privada sin ánimo de lucro, “the Public Company Accounting Oversight Board”, es decir, una compañía reguladora encargada de revisar, regular, inspeccionar y sancionar a las empresas de auditoría. La Ley también se refiere a la independencia de las auditoras, el gobierno corporativo y la transparencia financiera. Se considera uno de los cambios más significativos en la legislación empresarial, desde el New Deal de 1930.

La legislación de dicha ley es amplia y establece estándares para las Juntas de Directores y Comités de Auditoría, estándares para rendición de cuentas y penalidades por conductas de la gerencia, y estándares de independencia para los Auditores Externos. La ley consiste en once capítulos con varios temas además de lo mencionado, aunque a los fines de este artículo es importante destacar la importancia e impacto que ha tenido en la profesión contable el establecimiento de la Junta de Vigilancia sobre las Firmas de Contabilidad Pública Registradas (PCAOB) bajo al tutela de la SEC, para inspeccionar la calidad del trabajo de auditoría realizado por las firmas contables registradas ante la Junta, y emitir normas de auditoría. Dicho organismo emitió a la fecha cuatro normas de auditoría aunque la principal norma continúa siendo la Norma de Auditoría Nº 2 sobre el control interno de la compañía en relación con la información financiera “An Audit of Internal Control Over Financial Reporting Performed in Conjunction with an Audit of Financial Statements”, emitida a comienzos del 2003.

En síntesis, la Ley Sarbanes Oxley requiere a las firmas contables que auditan compañías públicas que cotizan en las bolsas de valores de los Estados Unidos que se inscriban con el organismo de contralor denominado PCAOB además de la adhesión a las Normas de auditoría emitidas por dicha organismo para aquellos compromisos que involucren compañías que coticen sus acciones en los mercados de valores regulados por la SEC.

Las normas emitidas por el PCAOB, a pesar del costo y esfuerzo que implican su cumplimiento y comprensión, y los debates que generan las diferentes ideas para mejorar o aggiornar las mismas, luego de transcurridos dos años completos de cumplimiento desde la implementación de la Ley, brindan oportunidades y beneficios que no han sido aún capitalizados por diversas firmas contables, situación que se puede entender así luego de consultar algunos informes de inspección de calidad del trabajo de dichas firmas, publicados en el sitio web del PCAOB. Tampoco han sido aprovechados los beneficios por un número importante de compañías para exigir a los auditores externos eficiencia y eficacia en la ejecución del compromiso de auditoría.

El PCAOB publicó el 6 de mayo de 2005 y 30 de noviembre de 2005 documentos que ayudan a entender la Norma de Auditoría Nº 2. El primer documento consiste en una serie de preguntas y respuestas que van desde la pregunta 38 hasta la 55, ya que se enumeran en forma correlativa partiendo desde el comienzo de publicación de estos documentos del tipo “Q&A” (preguntas y respuestas), y el segundo documento denominado “Release Nº. 2005-023” es de lectura “altamente recomendable” por todas aquellas personas, ejecutivos, y firmas contables involucradas con el cumplimiento de la Ley Sarbanes Oxley, ya que los temas allí tratados podrían ahorrarle a la compañía una importante cantidad de recursos, no solo en términos de dinero, sino también en tiempo de aquellas personas asignadas al cumplimiento que resultan también importantes en sus puestos de línea.

El PCAOB sostiene que existen costos excesivos en el esfuerzo de cumplimiento con la Ley Sarbanes Oxley que obedecen a proyectos de cumplimiento o “compliance” con la Sección 404 de la compañía y auditorías externas que no resultan efectivas ni eficientes. Esto podría suceder debido a que tanto la compañía como los auditores externos no hacen un análisis adecuado del alcance o “scope” de lo que se va a relevar. Partiendo de este escenario hipotético, estaríamos en condiciones de decir también que las pruebas de auditoría podrían estar mal definidas o enfocadas en las áreas incorrectas. Ambos, el alcance y la definición de las pruebas de controles constituyen factores sensibles al aumento del costo. Por otro lado, el PCAOB ha sostenido que tanto las compañías como los auditores externos documentan procesos y controles en exceso, con lo cual dedican menos atención a aquellos controles con mayor importancia para los estados financieros.

Conclusión

Cuando los estados financieros del periodo anterior no estén auditados, el auditor entrante deberá declarar en el dictamen del auditor que los estados financieros comparativos están sin auditar.

Sin embargo, dicha declaración no releva al auditor de los requisitos de realizar los procedimientos adecuados respecto de los balances de apertura del periodo actual.

Se recomienda una clara revelación en los estados financieros de que los estados financieros comparativos están sin auditar.

En situaciones en las que el auditor entrante identifica que las cifras sin auditar del año anterior están mal declaradas en una forma de importancia relativa, el auditor deberá pedir a la administración que revise las cifras del año anterior o si la administración se rehúsa a hacerlo, modificar el dictamen en forma apropiada.