Reglamento para la evaluación de activos, aprobado por la Junta Monetaria del Banco Central de la República Dominicana

src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js">

OBJETO DEL PRESENTE REGLAMENTO

Tiene por objeto establecer la metodología que deberán seguir las entidades de intermediación financiera para evaluar, provisional y castigar los riesgos de sus activos y contingentes.

src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js">

EL ALCANCE DEL REGLAMENTO

Es definir los criterios, conceptos, variables y clasificaciones que deberán seguir las entidades de intermediación financiera para la evaluación y medición del riesgo de la cartera de créditos, de inversiones, activos fijos, bienes recibidos en recuperación de créditos, otros activos y contingentes, así como establecer los criterios de eliminación o castigo de las partidas irrecuperables del balance.

ÁMBITO DE APLICACIÓN.

Las normas contenidas en el presente Reglamento son aplicables a las entidades de intermediación financiera, públicas o privadas, siguientes: Bancos Múltiples, Bancos de Ahorro y Crédito, corporaciones de Crédito, Asociaciones de Ahorros y Préstamos, Banco Nacional de Fomento de la Vivienda y la Producción, Otras entidades de intermediación financiera  que la Junta Monetaria considere que deban ser incluidas.

CAPITULO II

DEFINICIONES

Artículo 4. Definiciones. Para fines de aplicación de las disposiciones contenidas en este

Reglamento, se tomarán en consideración las definiciones siguientes:

a) Activo: Son bienes o derechos de propiedad de una entidad de intermediación financiera frente a terceros, incluyendo los activos fijos, de acuerdo con las normas de la Superintendencia de Bancos

b) Capacidad de Pago: Es la capacidad que tiene el deudor de generar por sí mismo, ingresos o flujos que le permitan atender, oportunamente, el pago del capital y los rendimientos de sus obligaciones financieras

c) Castigos: Son operaciones mediante las cuales las partidas irrecuperables son eliminadas del balance, quedando sólo en cuentas de orden

d) Categoría o Clasificación de Riesgos: Es una estimación cualitativa a la probabilidad de incumplimiento que presenta el deudor sobre sus obligaciones contractuales con las entidades de intermediación financiera acreedora.

e) Cobertura de Garantía: Se entiende como la razón entre el valor de realización de la garantía respecto del saldo vigente de la operación crediticia

f) Fondos Especializados

Son recursos provenientes de organismos nacionales o internacionales que se canalizan a través de las entidades de intermediación financieras.

g) Garantías Admisibles

Corresponde a la parte del valor de las garantías que es considerado en la evaluación, una vez realizados los ajustes correspondientes a posibles costos de ejecución y a la polivalencia o no de los bienes otorgados en garantía.

h) Garantías Constituidas: Corresponde a aquellas garantías cuyos contratos de Préstamos se encuentran depositados en el Registro de Títulos de la jurisdicción correspondiente, en el caso de garantías hipotecarias y el Juzgado de Paz correspondiente, en el caso de garantías prendarías, o en el Registro Civil en el caso de contratos de ventas condicionales.

i) Garantías Formalizadas: Son aquellas garantías para las cuales, la entidad de intermediación financiera ha obtenido el duplicado del acreedor del certificado de título del Registrador, siendo éste oponible a terceros. En caso de las garantías prendarías, la entidad de intermediación  financiera deberá tener en su poder el original de la inscripción efectuada ante el Juzgado de Paz del domicilio del deudor. En el caso de ventas condicionales, las garantías deberán  estar inscritas en el Registro Civil correspondiente.

j) Garantías No Polivalentes: Son las garantías reales que por su naturaleza se consideran de uso único y por tanto, presentan características que las hacen de difícil realización dado su origen especializado. k) Garantías Polivalentes: Son las garantías reales que por su naturaleza se consideran de uso múltiple y por tanto, presentan características que les hacen de fácil realización en el mercado, sin que existan limitaciones legales o administrativas que restrinjan apreciablemente su uso o la posibilidad de venta.

l) Garantías Reales: Se tratan de bienes muebles e inmuebles, así como instrumentos y valores financieros (como títulos u obligaciones de deuda de renta fija y cartas de crédito stand by emitidas por entidades de intermediación financiera con una clasificación de grado de inversión dada por una calificadora aceptada por la Superintendencia de Bancos) y no financieros (como cuentas por cobrar y facturas) otorgados en garantías a favor de una entidad de intermediación financiera.

m) Grado de Inversión: Se entiende como aquellas clasificaciones otorgadas por una agencia de calificación con prestigio internacional sobre la deuda, tanto pública o privada, de los agentes económicos que por su estado de solvencia y relación histórica de pagos, se considera como sujeta a invertir bajo condiciones normales.

n) Historial de Pago: Es el comportamiento histórico de pago de un deudor respecto de sus obligaciones con una entidad de intermediación financiera y con el sistema financiero, en un período determinado.

o) Línea de Crédito: Es un contrato en virtud del cual la entidad de intermediación financiera se obliga con su cliente, hasta una cantidad determinada y durante cierto tiempo, a concederle crédito mediante desembolso de dinero, abono en cuenta corriente, aceptaciones de letras de cambio, concesión de avales o garantías; recibiendo como pago el reembolso de las sumas efectivamente desembolsadas y pago de intereses y otros gastos expresamente convenidos.

p) Mercado Secundario: Se refiere a la existencia de un mercado de valores desarrollado a través del cual se coticen los instrumentos financieros, previamente emitidos.

q) Pérdidas Esperadas: Se entiende como la probabilidad de que el banco enfrente una pérdida asociada con algún(os) incumplimiento(s) de pago de sus deudores. Consiste en la porción de la cartera de créditos que es probable que no pueda ser recuperada dados los factores y circunstancias existentes a la fecha de calificación.  Existen 2 (dos) tipos de pérdidas esperadas:

  • Pérdidas por Deterioro Temporal

Ocurre cuando algún o algunos eventos internos y/o externos trastornan la capacidad del deudor para cubrir en forma oportuna los pagos de capital o intereses conforme a las obligaciones de pago. No obstante, se espera que los eventos internos o externos dejen de tener este impacto en un período razonable y existen probabilidades razonables  para que se pueda cobrar al deudor todos los pagos de capital e intereses.

  • Pérdidas por Deterioro Permanente: Un deterioro permanente ocurre cuando algún o algunos eventos internos y/o externos impiden la cobranza de los pagos de capital o intereses. En este caso es probable que no se pueda cobrar todos los pagos de capital e intereses conforme a los términos del préstamo.

r) Posición de Cambios: Definida como la diferencia entre activos y pasivos denominados en moneda extranjera.

s) Provisiones: Estimación preventiva de pérdidas asociadas a cartera de crédito, inversiones en valores, otros activos, así como a operaciones contingentes.

t) Reestructuración: Se considera reestructurado cuando a un préstamo vigente o con atrasos se le cambian los términos y condiciones de pagos, resultando en una variación en la tasa de interés y/o el plazo de vencimiento del contrato original del préstamo, así como cuando el origen de un crédito es producto de capitalizar intereses, moras y otros cargos de un crédito anterior. No se considerará como reestructurado, cuando una institución bancaria ajusta la tasa de interés de un número significativo de sus créditos con el fin de ajustarla a las condiciones de mercado.

u) Renovación: Es la ampliación del plazo que se realiza a un crédito, cuyos pagos se encuentren al día, conforme a las condiciones originalmente pactadas.

v) Riesgo Crediticio: Es el que surge de la posibilidad de que un prestatario o contraparte no cumpla con una obligación, en los términos y condiciones pactadas.

w) Riesgo País: Es el que se asume al mantener o comprometer recursos en algún país extranjero por los eventuales impedimentos para obtener su recuperación, debido a factores que afectan globalmente al país respectivo. Se refiere también al riesgo transfronterizo que enfrenta una entidad de intermediación financiera por asignar recursos a deudores domiciliados en el país, cuyas operaciones de negocio están concentrada en más de un 50% ( cincuenta por ciento) en un mismo país del exterior.

y) Servicio de la Deuda: Es el monto de capital, intereses, comisiones y otros Rendimientos que debe ser cubierto en el período de un año.

 TITULO II

EVALUACIÓN DE ACTIVOS

CAPITULO I

CATEGORIZACIÓN DE LA CARTERA POR TIPO DE CRÉDITOS

Artículo 5. Para evaluar la cartera de créditos, los préstamos se dividirán en tres grupos:

Créditos Comerciales: Son aquellos créditos otorgados a personas físicas o jurídicas, cuyo objeto es promover sectores de la economía, tales como: agropecuario, industrial, turismo, comercio, exportación, minería, construcción, comunicaciones, financieros y otras actividades de la economía; así como los créditos otorgados a información y un continuo seguimiento por la complejidad que suelen presentar estas operaciones.

Créditos de Consumo: Son aquellos créditos concedidos sólo a personas físicas, con el objeto de adquirir bienes o el pago de servicios. Su pago se realiza, normalmente, en cuotas iguales y sucesivas. Dentro de este grupo se incluyen las tarjetas de crédito personales.

Créditos Hipotecarios para la Vivienda: Son préstamos concedidos a personas físicas para la adquisición, reparación, remodelación, ampliación o construcción de viviendas, pagaderos generalmente en cuotas iguales y sucesivas y, están amparados, en su totalidad, con garantía del mismo inmueble. La anterior definición debe entenderse taxativa, por lo que no comprende otros tipos de créditos, aun cuando éstos se encuentren amparados con garantía hipotecaria, los que deberán clasificarse como créditos comerciales.

CAPITULO III:

CLASIFICACIÓN DEL RIESGO DE LA CARTERA DE CRÉDITOSCOMERCIALES

CRITERIOS PARA LA EVALUACIÓN DEL DEUDOR

Artículo 11. La evaluación del riesgo de la cartera de créditos se realizará sobre la base del análisis de los criterios establecidos en el presente Reglamento asignando la categoría de  riesgo  que  corresponda  a  cada  deudor,  tomando  en  consideración  las  condiciones particulares  de  cada  crédito  a  fin  de  estimar  una  provisión  preventiva  que  cubra  las pérdidas  esperadas  de  esta  cartera.

La  evaluación  del  deudor  se  realizará  en  base  a  la totalidad de sus deudas con la entidad de intermediación financiera, de forma que exista una única calificación para cada deudor. Las garantías otorgadas por el deudor en ningún caso podrán modificar su calificación.

Artículo  12.  La  evaluación  del  deudor  consiste,  en  el  análisis  que  cada  entidad  de intermediación  financiera  efectuará  de  las  variables  esenciales  respecto  de  los  mismos, con  la  finalidad  de  establecer  su  solvencia,  es  decir,  su  capacidad  para  cumplir  con  sus obligaciones  crediticias,  mediante  información  suficiente  y  confiable,  a  través  de  los factores de riesgo que se indican a continuación:

  1. La Capacidad de Pago del deudor respecto a la totalidad de sus obligaciones.
  2. El Comportamiento   Histórico   de   Pago   de   sus   obligaciones   con   la   entidad   de intermediación financiera y con el sistema financiero.
  3. Riesgo País.

Artículo 13. Los indicadores que se describen más adelante, serán los utilizados por las entidades de intermediación financiera para evaluar la calidad crediticia de cada deudor, sin  embargo,  podrán  ser  ampliados  cuando  se  precise  realizar  una  evaluación  más profunda   del   deudor.   El   uso   de  indicadores  adicionales   a   los   establecidos   en   este Reglamento, en ningún momento mejorará la calificación del deudor realizada conforme a los índices aquí establecidos.

  1. a. Capacidad de Pago: Esta variable  está  determinada  por  la  capacidad  que  tenga  el  deudor  de  generar  por  sí  mismo, ingresos o flujos que le permitan atender, oportunamente, el pago del capital y los rendimientos  de  sus  obligaciones

Así, los factores a evaluar dentro del análisis de la capacidad de pago del deudor, son los siguientes:

1)  Flujo  de  Efectivo.  Se  deberá  evaluar  la  capacidad  del  deudor  de  generar  flujo proveniente de las operaciones normales de la empresa, es decir, a través de su actividad o  giro  principal.  Para  ello,  el  análisis  de  flujo  deberá  basarse  en  las  siguientes  razones financieras clave:

  • Flujo de efectivo neto después de operaciones / Intereses, Comisiones y Porción

Corriente de la Deuda a Largo Plazo.

  • Flujo de efectivo neto después de operaciones / Pasivo Circulante.

2)  Liquidez.  El  análisis  de  la  liquidez  del  deudor  se  centrará  en  la  evaluación  de  las fuentes  principales  de  ingresos  y  gastos  de  la  empresa,  incluyendo  los  compromisos  y obligaciones  de  operaciones  contingentes.  Se  deberá  realizar  un  análisis  histórico  de  la tendencia y evolución de las razones financieras clave:

  • Activo Circulante / Pasivo Circulante
  • Activo Circulante – Inventario / Pasivo Circulante
  • Capital de Trabajo = Activo Circulante – Pasivo Circulante.

De  la  misma  manera,  se  deberá  realizar  un  análisis  comparativo  del  estado  actual  y  la evolución histórica de estas razones en los principales competidores de la Industria donde participa el deudor.

Si  el  deudor  mantiene  obligaciones  en  moneda  extranjera  se  deberá  incorporar  en  el análisis  de  la  liquidez,  la  evaluación  de  la  posición  de  cambio  que  mantiene,  con  la finalidad de medir los efectos que tendría la variación de la tasa de cambio en sus flujos financieros.

3) Apalancamiento.  El  propósito  del  análisis  de  apalancamiento  del  deudor  será conocer su estado actual de endeudamiento con respecto a sus obligaciones tanto de corto como de largo plazo, a fin de conocer la viabilidad de pago de los mismos, así como el uso que se le está dando a los recursos obtenidos mediante el apalancamiento. El uso de las   siguientes   razones   financieras   clave   será   fundamental   para   conocer   un   estado comparativo con sus promedios dentro de la Industria y su evolución histórica dentro de los 2 (dos) últimos años:

  • Pasivo Total / Activo Total
  • Pasivo Total / Capital Contable
  • Pasivo Circulante / Pasivo Total
  • Pasivo Circulante / Deuda de Largo Plazo.

4)  Rentabilidad  y  Eficiencia  Operativa.  Se  buscará  conocer  las  fuentes  principales que generan las utilidades del deudor, con base en un análisis detallado de los ingresos y gastos  pasados  y  presentes  de  la  empresa.  Deberá  realizarse  un  análisis  histórico  de  la evolución de las siguientes razones financieras, así como un estudio comparativo con los principales competidores de la Industria:

  • Utilidad Neta / Activo Total
  • Utilidad Neta / Capital Contable

De  la  misma   manera,  se  deberá  realizar  el  análisis  histórico  y  comparativo  de  la eficiencia de la empresa en la operación de su negocio, a través de las siguientes razones financieras:

  • Rotación de Inventarios
  • Rotación de Cuentas por Cobrar
  • Rotación de Cuentas por Pagar

Se  deberán  tomar  en  cuenta  también,  descalces  en  moneda  extranjera  de  activos  y pasivos,  de  ingresos  y  gastos  de  los  deudores,  así  como  los  factores  externos  que introduzcan vulnerabilidades en el comportamiento normal de los mismos.

Una vez evaluados los distintos factores de riesgo que componen la situación financiera del  deudor  deberá  clasificarse  su  capacidad  de  pago  dentro  de  uno  de  los  siguientes niveles de riesgo.

Clasificación de los créditos comerciales

Artículo   25.   Las   entidades   de   intermediación   financiera   deberán,   cuando   menos trimestralmente,  clasificar  la  totalidad  de  los  deudores  comerciales,  agrupándolos  para tales fines en tres grupos:

  1. Mayores Deudores Comerciales
  2. Menores Deudores Comerciales
  3. Créditos a la Microempresa

Artículo 26. Mayores Deudores Comerciales. Para los bancos múltiples, corresponden a  los  deudores  comerciales  cuyas  obligaciones  consolidadas  igualen  o  excedan  los RD$5,000,000  (cinco  millones  de  pesos).  Asimismo,  para  los  Bancos  de  Ahorro  y Crédito, Corporaciones de Crédito y otras entidades de intermediación financiera que la Junta Monetaria determine que pudieran ser incluidas, deberán considerar como Mayores Deudores Comerciales aquellos cuyas obligaciones consolidadas de sus deudores igualen o excedan RD$1,000,000 (un millón de pesos).

Párrafo  Transitorio.  Las  entidades  de  intermediación  financiera  que  operen  bajo  la denominación de Banco de Desarrollo, Banco Hipotecario de la Construcción, Financiera o  Casa  de  Préstamos  de  Menor  Cuantía,  mientras  se  transformen,  dentro  del  plazo establecido   por   el   Reglamento   de   Apertura   y   Funcionamiento   de   Entidades   de Intermediación  Financiera  y  Oficinas  de  Representación,  en  los  tipos  de  intermediarios definidos por la Ley, deberán considerar también como Mayores Deudores Comerciales aquellos    cuyas    obligaciones    consolidadas    de    sus    deudores    igualen    o    excedan RD$1,000,000 (un millón  de pesos).

Párrafo  II.  Una  vez  evaluados  y  clasificados  los  mencionados  factores  de  riesgo,  las entidades   de   intermediación   financiera   deberán   clasificar   al   deudor   en   uno   de   los siguientes 5 (cinco) niveles de riesgo:

Clasificación A – Riesgo Normal

Clasificación B – Riesgo Potencial

Clasificación C – Riesgo Deficiente

Clasificación D – Difícil Cobro

Clasificación E – Irrecuperables

 

src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js">