EL MERCADO ELÉCTRICO NACIONAL

En esta introducción presentamos las características estructurales y de operación del mercado eléctrica nacional como es en la actualidad, .contrastándolo con el principal objetivo de la reestructuración del sector eléctrica iniciada antes mas de veinte arios, que es la creación de un mercado  eléctrico de libre competencia (Pellerano 2006, pp. 321-6). Para eso, primero presentamos el modelo estándar que la reestructuración se proponla en principio y que nos sirve para contrastar el paradigma con la realidad actual que de manera esquemática presentamos en las últimas secciones.

El modelo estándar de mercado eléctrico

Este modelo estándar tiene cuatro dimensiones: primero, la empresa verticalmente integrada debe ser desmembrada.

Segundo, privatizar , esto es, vender el sector privado total o parcialmente, las unidades corporatizadas en que se han dividido las partes del sector percibidas como proclives a la competencia, esto es, la generación y el mercado al detalle (suplidores de electricidad a los consumidores finales).

Tercero, crear un sistema regulatorio independiente que supervise el comportamiento competitivo de los mercados de generación al mayoreo y al mercado al detalle, y supervisar y regular el acceso de estos al sistema de redes de transmisión y distribución que mantienen las características de monopolio.

Y cuarto, promover y estimular la creación de un mercado de libre competencia plena en las actividades del sector aptar para la competencia.

El operador ( del mercado eléctrico) debe monitorear la demanda, proyectar la i capacidad de oferta y operar el proceso centralizador mediante el cual la producción de las empresas generadoras es despachada para acoplar instantáneamente la oferta y la demanda. El pro-ceso de despacho debe estar impulsado por las subastas y pujas (ofertas) de las unidades generadoras de producir determinado.

Para evitar abusos de parte de los generadores con gran poder de mercado, es decir cuando hay un .numero reducido de empresas que controlan una alta proporción de la capacidad (de generación del mercado. Por ejemplo, algunos empresas generadores pueden utilizar el mecanismo llamado “fake sick leave” cuando una planta con capacidad de generación disponible es retirada a ultima hora del mercado aduciendo avería o mantenimiento sin ser verdad (también se suelen aducir falsas razones financieras), produciendo una escasez artificial con la finalidad de ‘ provocar un alza de precio.

Al cabo de 25 años de experiencia de reestructuración de los sectores eléctricos en el mundo, las evaluaciones demuestran que, no existe convergencia hacia el modelo estándar (ni en Europa ni 1i , en Norte América, ni en América Latina) y persisten las diferencias y la diversidad. Se ha definido el balance resultantes como de mercados duales, algunos con predominio del gobierno y otros con predominio de los mercados privados, peso con &versos grades de competencia, sin ninguna tendencia global discernible hacia el modelo estándar (Victor y Heller 2006; Glachant 2004.

El sector eléctrico dominicano

La reestructuración del sector eléctrico dominicano lleva mas de dos décadas y es parte del proceso de incorporación del país en la globalization bajo los preceptor del neoliberalismo (Consenso de Washington) que a boga por la corporatizacion y privatización (y contratación externa) de los servicios palicos y de la infraestructura física a cargo del. Estado (red vial, etc.). No hay duda que el paradigma que indujo la reforma del sector eléctrico es la del tI modelo estándar y sigue siendo este modelo el usado coma referencia por organismos como el Banco Mundial para aprobar financiamiento, recomendar políticas y evaluar los resultados (Ortega 2009; Guiliani, Mendez, Cochran y Batista 1995).

El mercado eléctrico al mayoreo dominicano un mercado sin libre competencia.

El mercado eléctrico no es realmente un mercado nacional. No toda la electricidad viaja por el sistema eléctrico nacional y es parte del sistema eléctrico nacional interconectado (SENI), ya que hay varios pequeños monopolios de empresas privadas integrados verticalmente (generacion-distribution y yenta al detalle) que poseen los derechos exclusivos (concesiones locales o sistemas ais-lados) para explotar ciertos mercados locales mayormente en los .polos turísticos como el de Puerto Plata, Sama.na (Las Terrenas, El Limon), Bay.a.ro-Punta Cana-Capcana y La Romana por las empresas Electricidad. de Puerto Plata, Comparlia Luz y Fuerza Las Terrenas, Compañía Eléctrica El Limon, Consorcio Energético Punta Cana Macao (CEPM), compañía Eléctrica Punta Cana, Compañia Eléctrica Capcana, y el Central Romana, respetivamente. Dadas condiciones de interconexión del sistema de transmisión para importar exportar) electricidad a estas regiones y dadas las condiciones de competencia de mercado, los precios podían ser mucho menores en dichas comunidades que los existentes   baja las actuales condiciones.

El mercado eléctrico de distribución y al detalle: un monopolio

El diseño del mercado minorista actual no ha separado la distribución (sistema de redes de cables) de la venta al detalle. Además las de los sistemas aislados arriba citados, tres empresas .esta-tales se reparten el control de la totalidad del mercado al detalle de consumidores regulados. Y unos pocos clientes no regulados, principalmente grandes industrias y comercios, negocian sus tarifas directamente con los generadores. Por Canto,  casi totalidad de los consumidores no tienen elección y esto son obligados a aceptar las tarifas reguladas de las empresas integradas, distribuidoras y suplidoras, de venta al detalle de la electricidad.

La determinación del precio de la electricidad al detalle, el que pa& el usuario final, es regulado y varia de acuerdo al volumen de consumo del usuario, y a veces a la naturaleza de su. actividad (residencial, ‘industrial, comercio). Los consumidores de menores ingresos y pequeños negocios están sujetos a un fuerte raciona-miento del servicio de entre 8 horas y a veces hasta 12 horas al día dependiendo de la zona. El precio, es alto en comparación a sistemas eléctricos de países de similar nivel de desplomo, y es superior al costo de compra de la energía que. es u:n. 70% del costo total (CDEEE 2015). Las empresas distribuidoras generan perdidas financieras, en parto debido a las perdidas técnicas y por falta de cobro, por lo cual se produce un subsidio substancial. Este y la deuda publica acumulada resultante, es una de las menos importantes restricciones a la autonomía de la política fiscal del gobierno.

Conclusión

En resumen, el mercado eléctrico dominicano no es un mercado competitivo y la mayor parte de sus características estructurales impiden que se convierta en uno. El régimen regulatorio surgido de la reestructuracion, incluyendo leyes y las instituciones que se han derivado del mismo, no han podido liderar, ni siquiera trazar una ruta efectiva hacia objetivos claros: de eficiencia, transparencia, precio razonable y seguridad en suministro en base a un mercado de libre competencia. Lo grave es el peso que tiene este servicio estratégico para el progreso de la nación. Si como parece ser el caso a nivel global y en la experiencia dominicana, la tendencia hacia un mercado eléctrico libre no existe, entonces el reto que enfrenta el Estado es construir una estrategia de política energéticos diferente a la seguida en esta dos ultimas décadas, una estrategia que garantice el logro de los objetivos nacionales en materia de electricidad.