Policía Nacional de la República Dominicana

INTRODUCION

La Seguridad ciudadana se ha convertido en uno de los grandes desafíos, para los gobiernos de todos los países del mundo.

El impacto del crimen organizado, narcotráfico, sicariato y la delincuencia común o ratería, exigen a los gobiernos y sectores organizados de la sociedades modernas, el diseño de planificaciones estratégicas en procura de crear un muro de contención y un sistema que permita la erradicación ó disminución de estos males, hasta llegar a una sociedad pacífica que garantice un verdadero estado de respeto a los derechos humanos y a la democracia.

Han transcurrido más de 78 años de la creación del último sistema Policial, que nació durante un gobierno dictatorial y durante muchos años fue utilizado como un órgano represivo del estado, convirtiéndose en una institución con una alta tasa de rechazo por parte de los ciudadanos.

Hoy a diferencia del pasado, la Policía Nacional debe tener como uno de sus principales objetivo, alcanzar la excelencia en el servicio que les brinda a los ciudadanos, para poder tener una alta valoración y gran respeto de todo el pueblo dominicano.

La Policía Nacional ha avanzado mucho, aunque en algunos momentos no al ritmo que ha marchado nuestra sociedad; muchos son los factores que han incidido, como se puede apreciar en su pasado; la institución Policial ha tenido en el tiempo altas y bajas, por ser una institución que ha estado presente en todos los procesos históricos desde el año 1510 hasta la fecha.

Una policía moderna se logra con la preparación adecuada de unos de los recursos más valiosos de toda empresa, que es el Recurso de talento o de recursos humanos, apoyo logístico y una convicción férrea de compromiso, trabajo y sacrificio de todos los hombres y mujeres que la integran.

Los recursos logísticos son necesarios, para realizar una misión, pero no tan necesario como el recurso humano, de ahí la gran necesidad de invertir todo el tiempo posible en la preparación de este importante activo con que cuenta la Policía Nacional.

Para fortalecer el compromiso de la institución con su fuerza laboral, hay que crear vínculos de respeto, confianza, solidaridad y ayuda; así, se puede comenzar a trabajar en uno de los cambios más importantes que necesita la Policía Nacional, que es el cambio de actitud o pensamiento de los miembros que componen la Policía Nacional Y debe ser uno de los objetivos principales en el proceso de reforma en que estamos inmersos.

A través del área de Seguridad Social de la Policía Nacional, además de los planes vigentes, hay que crear un nuevo plan, que permita que los hijos e hijas de los y las Policías, tengan asegurado al inicio de cada año escolar, los útiles escolares, los uniformes y los zapatos.

Este plan escolar y de ayuda a la familia Policial, debe estar soportado económicamente por varias fuentes de ingresos dentro de la Policía Nacional, como son: La Jefatura y Subjefatura, las administraciones de las cafeterías, clubes y cocinas, las Direcciones Centrales y Regionales, y otras oficinas que reciben ingresos adicionales. Con el aporte de pocos se puede ayudar a muchos.

Con la asimilación de un personal capacitado en diseño y costura, con un local y varios operarios de maquinas de costura, se podrán fabricar los uniformes de estos niños y jóvenes estudiantes, ó contratar una empresa para tal fin.

Las fuentes de ingreso para los recursos, será la responsabilidad del Jefe de la Policía y la Asociación de Esposas que debe ampliar su radio de acción, haciendo actividades para la recaudación de fondos que luego serán destinados única y exclusivamente para ayudar a los Policías y sus familiares directos.

Debe ser un compromiso ineludible de la Jefatura de la Policía Nacional, procurar el bienestar  para sus subordinados, que son la imagen viva de la institución, cambiar incertidumbre por esperanza, debe ser una de las metas a alcanzar.

Unidos por un mismo fin, recorremos el camino lleno de fé y esperanza por un futuro mejor para todos.

Nunca tendremos resultados diferentes, si siempre hacemos lo mismo.       

La reforma de la Policía Nacional es algo indispensable, pues así, como cambian los tiempos, de igual modo deben actualizarse y modernizarse las instituciones, pero sin dejar de lado que la Policía Nacional está sustentada sobre una doctrina, que es la que le permite su funcionamiento dinámico, orgánico y disciplinado.

Es importante más que nunca producir un cambio de actitud en todos los hombres y mujeres que conforman el cuerpo Policial, ya que el deterioro de los valores y principios éticos y morales se hacen sentir cada día más; ese deterioro tiene un origen multifactorial como son: el irrespeto a la Ley Orgánica y a su reglamento, por todos los que de una forma u otra tienen el poder de incidir y dirigir la institución Policial, el desconocimiento al merito, la débil formación moral y religiosa de algunas personas,  que ingresan a la Policía Nacional, con el solo propósito de servirse de ella y no de servirle a la sociedad.

Hacer justicia es darle a cada quien lo que le corresponde; sabemos que es difícil, pero no imposible cumplir con este mandato de Dios, por lo menos acercarse a lo justo, devolvería la confianza y la esperanza a todos los hombres y mujeres que componen el cuerpo Policial.

La Policía Nacional tiene que garantizarle a sus miembros la estabilidad, sustento, salud, progreso, capacitación y al final del camino un retiro digno.

Un buen gerente debe preocuparse por el bienestar del personal bajo su mando, para producir el empoderamiento de todo el personal con la institución.

Para una sana disciplina institucional, no deben existir privilegios ni atropellos, ya que ambas situaciones generan sentimientos de grupos que sectorizan la institución, reduciendo la sinergia que se necesita para alcanzar los objetivos deseados.

El respeto a la ley Institucional y a su reglamento como instrumento normativo para la aplicación de la misma, es hoy más que nunca necesario, ya que en los  últimos  tiempos ha habido muchas violaciones en este sentido, lo que ha debilitado las bases que sustentan la doctrina y la disciplina Policial.

La corrupción  interna ha existido de manera subyacente en algunas áreas y en algunos miembros de la Policía Nacional, esto ha sido posible, por la falta de supervisión, por la permisibilidad y en ocasiones por la complicidad, de algunos oficiales que ocupan funciones de mando. Urge aplicar sanciones ejemplarizantes a todos aquellos que traspasen la línea de lo correcto, para colocarse del lado de lo  incorrecto, llenando de  vergüenza  a los hombres y mujeres que con orgullo, dignidad y transparencia, visten el uniforme gris de la Policía Nacional.

SEMBLANZA HISTORICA DE LA POLICIA NACIONAL

Diez años después del descubrimiento de América, llega a la isla de Santo Domingo el 22 de abril del año 1502, Nicolás de Ovando, con instrucciones de los Reyes de España de organizar la colonia y a partir de ese momento se crea el primer sistema Policial, llamada la Santa Hermandad Vieja; un sistema similar al ya existente en España, este sistema permaneció hasta el año 1835.

En el 1801 nace el 2do. Cuerpo Policial llamado la Gendarmería, producto de la ocupación de la parte oriental de la isla de Santo Domingo, por el líder haitiano Francois Toussaint Louverture, motivado por la declaración del tratado de Basilea en fecha 22 de julio 1795, en cual España le cede a Francia la parte oriental de la Isla de Santo Domingo. La estructura de este cuerpo del orden, era similar a la gendarmería Francesa y permaneció en nuestro territorio desde el año 1801 hasta el año 1844, pasando por las siguientes etapas:

  • Etapa: La ocupación Francesa (1802-1808).
  • Etapa: La reconquista (1808-1809).
  • Etapa: La España Boba (1809-1821).
  • Etapa: La Independencia efímera (1821-1822).
  • Etapa: La ocupación haitiana (1822-1844).

A partir de la nueva República (1844-1861), nueve meses después fue elaborada la constitución de San Cristóbal, que en su artículo 188 crea la Policía Urbana y Rural; este tercer sistema fue puesto en funcionamiento por el General Pedro Santana el 2 de mayo del año 1845.

En el año 1847 desaparece la Policía urbana y rural y nace el cuarto sistema de policía llamado Policía Municipal, esta permaneciendo hasta la anexión a España el 18 de marzo de 1861.

A partir de esta fecha nace el 5to. Sistema Policial llamada Cuerpo de serenos de Santo Domingo; y es por primera vez que surgen los cuarteles Policiales, fueron siete los primeros:

  • Cuartel Colon.
  • Cuartel catedral.
  • Cuartel Carmen.
  • Cuartel Mercedes.
  • Cuartel Antón.
  • Cuartel San Carlos Extramuro (fuera de la muralla).
  • Cuartel Pajarito en Villa Duarte.

Con la segunda República (restauración 1865-1916), desaparece el cuerpo de serenos de Santo Domingo y vuelve de nuevo la Policía Rural y Urbana, naciendo así el 6to. Sistema Policial.

 

Con la ocupación militar Norteamericana en el año 1916 desaparece la Policía Urbana y Rural y en el año 1917 nace el séptimo sistema Policial llamada la constabulary; con una organización similar al modelo de Policía Norteamericana.

En el año 1921 nace el 8vo. Sistema Policial con la misma característica que el anterior.

Con la tercera república, luego de la salida de la fuerza de ocupación Norteamericana en el año 1924 resurge la Policía Municipal.

En el año 1927 la policía se transforma en Brigada Nacional y en el 1928 Ejercito Nacional, mediante ley numero 928.

La Policía Nacional fue creada en el año 1936, mediante decreto No. 1523 del 2 de marzo. Tiene lugar el nacimiento de la Policía Nacional, 9no sistema Policial, como un cuerpo con jurisdicción nacional, con la misión de mantener el orden, la tranquilidad pública, la seguridad de las personas y de la propiedad, la prevención de la infracción, la persecución y aprehensión de los delincuentes y su sometimiento a la acción de la justicia.

MISIÓN DE LA POLICÍA NACIONAL

La Policía Nacional de la República Dominicana, es la Institución del orden encargada de proteger la vida, la integridad física y la seguridad de las personas, garantizar el libre ejercicio de los derechos y libertades, prevenir el delito, preservar el orden público y social, y el medio ambiente, velar por el cumplimiento de la ley, con la participación y colaboración interactiva de la comunidad en la identificación y solución de problemas, a fin de contribuir a la consecución de la paz social y el desarrollo económico y sostenible de país.

La Policía Nacional de la República Dominicana, es la institución del orden encargada de mantener la tranquilidad y seguridad ciudadana, mediante el profesionalismo y motivación de sus hombres y mujeres; y el desarrollo de los procesos de prevención de infracciones, persecución y aprehensión de los delincuentes y su sometimiento a la acción de la justicia, en procura de consolidar el orden y la paz ciudadana.

VISIÓN DE LA POLICÌA NACIONAL

La Policía Nacional de la República Dominicana, estará a la vanguardia como un cuerpo respetuoso de los derechos ciudadanos y en estrecha relación con la comunidad en su labor de Policía Comunitaria  o de aproximación, para resolver pacíficamente los conflictos y responder efectivamente a las situaciones de violencia y delincuencia que afectan directamente a la convivencia pacífica entre los ciudadanos.

VALORES Y PRINCIPIOS INSTITUCIONALES

(Definición)   

  • Creencias fundamentales compartidas por los integrantes de una organización que guían las acciones en la búsqueda de la realización de su visión.
  • Definen los comportamientos, lenguaje, símbolos y actividades, que orientan o conforman la cultura organizacional deseada.
  • Son los conceptos de ética y de conducta apropiada adoptados por los individuos y por las organizaciones.
  • Conjunto de creencias básicas construidas y compartidas en el tiempo, por un grupo de personas, las cuales determinan su forma de pensar, sentir y obrar.

VALORES QUE DEBEN POSEER TODO MIEMBRO DE LA POLICÍA NACIONAL:

  • Todo policía bien formado debe tener cualidades que le hagan ser merecedor del respeto y la admiración de todos los ciudadanos.
  • Se debe implementar un sistema de evaluación periódica, para verificar los niveles de cada miembro de la Policía Nacional con relación a estos valores:

* Moral                                                 * Amabilidad

* Ética                                                 * Empatía

* Autodisciplina                                    * Trabajo en equipo

* Compromiso                                      * Tolerancia

* Carácter                                            * Agilidad de respuesta

* Responsabilidad                                 * Dedicación

* Superación                                         * Pro-actividad

* Disposición al cambio                          * Respeto por la Ley

* Integridad                                           * Respete mutuo

* Honestidad                                         * Apoliticidad

* Respeto al ciudadano                          * Dignidad

* Lealtad                                               * Disciplina

* Moralidad                                           * Integridad

* Transparencia                                     * Solidaridad

* Vocación de Servicio                           * Valor

PRIORIDADES

  • Transformar la Policía Nacional en una fuerza de seguridad ciudadana con amplia autoridad ética y moral frente a la sociedad.
  • Desarrollar al máximo su profesionalismo a través de la educación.
  • Reestructurar administrativa y operativamente la Policía Nacional, de tal manera que la comunidad sea la privilegiada.
  • Estructurar y desarrollar un sistema de información y análisis delictivo (mapeo delictivo e inteligencia táctica operativa).
  • Estructurar y desarrollar un Plan Integral de Desarrollo Educativo Policial.
  • Mejorar la imagen de la Policía Nacional, a través de un servicio de calidad a los ciudadanos.
  • Fomentar el respeto y la disciplina entre sus miembros.
  • Respetar el escalafón.
  • Promover el desarrollo y la competencia sana de sus miembros.
  • Desarrollar programas y proyectos para una mejor seguridad social de los miembros Policiales.
  • Implementar el patrullaje en unidades no rotuladas con personal Policial vestido de civil.
  • Definición de perfiles para los puestos de mando (capacidad, idoneidad, probidad y antigüedad en el servicio).
  • Respeto a la ley institucional y a su reglamento.
  • El Consejo Superior Policial debe estar integrado por Generales de la Policía Nacional.
  • Que ningún miembro policial que haya tenido conflictos con la ley o alguna conducta inadecuada que haya generado que su imagen quede en cuestionamiento ocupe posición importante de mando.
  • Investigar a todos aquellos miembros de la Policía Nacional, sobre sus bienes (Inspectoria y Asuntos Internos), no importando su jerarquía.
  • Revisión de la curricula Académica de la Academia para Cadetes y Escuela de Seguridad Ciudadana.
  • Incentivar a los miembros de la Policía Nacional, (Seguridad Social, Vivienda, Salud y becas).
  • Establecer limites de operación entre la Dirección Nacional de Control de Drogas (DNCD) y Dirección Central Anti-Narcóticos (DICAN).
  • Revisión del escalafón, para organizar la pirámide de mando.
  • Rescatar la buena imagen que debe tener la Policía Nacional, adoptar las medidas que sean necesarias, en procura de una ponderación positiva por parte de la sociedad.
  • Crear las condiciones para que el Jefe de la Policía Nacional, tenga contacto directo y a nivel nacional, con los alistados (Rasos, Cabos, Sargentos y Sargentos Mayores) de la Policía Nacional, por lo menos dos veces a la semana, para escuchar sin intermediarios sus necesidades.

RESPETO POR LOS DERECHOS HUMANOS:

Una política de direccionamiento policial basada en el humanismo se sintetiza en el derecho integral de los Derechos Humanos.

La vida, la dignidad, la libertad y la integridad personal, son valores supremos que la Institución debe proteger, reconocer y exaltar.

Una política de respeto a los ciudadanos implica igualmente poner en marcha a nivel interno de manera masiva y metódica protocolos que propendan por asegurar también los derechos humanos de los servidores policiales.

La decisión de acoger integralmente una política de derechos humanos desde la visión policial, significa que la Institución debe asumir una actitud receptiva y reflexiva a la autocrítica, que le permita escuchar y corregir con entereza los reclamos de la ciudadanía.

La comunicación con los defensores de los derechos humanos se entiende como una decisión permanente y propositiva que permite identificar conductas realizadas, prevenir vulnerabilidades, excesos y en todo caso asumir comportamientos en el marco de la ética por el respeto a los seres humanos.

DIRECCIONES ESTRATEGICAS DE LA POLICIA NACIONAL:

DIRECCIÓN NACIONAL DE SEGURIDAD PREVENTIVA:

Esta es una de las ramas más importante de la Policía Nacional, ya que la mayoría de los Policías pertenecen a ella.

La imagen Institucional, la valoración de la institución por los ciudadanos y los resultados de prevención como Policía proactiva son su objetivos, esta rama o área de la Policía Nacional, debe ser orientada hacia una policía de acercamiento o proximidad con la comunidad hasta llegar a tener a una verdadera Policía Comunitaria.

La Institución contribuirá en la preservación de la convivencia ciudadana basada en las exigencias sociales, integrando los lineamientos gubernamentales, la evaluación de la gestión, los resultados y el impacto del servicio, mediante el enfoque de sus esfuerzos hacia objetivos operacionales para disuadir o frustrar acciones delictivas que afectan la sociedad.

La sociedad evalúa continuamente y cada vez con mayor exigencia a la Policía Nacional, a partir de variables como: disminución de la criminalidad, percepción de seguridad, costo del servicio y el impacto de sus resultados sobre las políticas de seguridad pública; comprometiéndola hacia un mejoramiento continúo del servicio con respuestas efectivas frente a las demandas sociales.

La opinión pública nacional espera de la Policía resultados contundentes en la neutralización de los actores y manifestaciones generadores de criminalidad y violencia. En este sentido, la Institución propenderá por mantener el equilibrio entre la obtención de resultados preventivos, a nivel urbano y rural, a través de mecanismos que cualifiquen estos logros y se traduzcan en el mejoramiento de las condiciones de seguridad del país. Por lo anterior, la gestión del servicio deberá orientarse a obtener los máximos niveles de efectividad, articulando y optimizando su talento humano, procesos, recursos y capacidades.

En cumplimiento de los parámetros establecidos por el Gobierno Dominicano, la Institución fortalecerá sus sistemas de evaluación integral, que permitan el seguimiento al desempeño de sus unidades en los procesos de prevención, disuasión, control de delitos, contravenciones; así como el impacto administrativo sobre los resultados y sus reales efectos en la convivencia ciudadana.

Implementar vigilancia comunitaria, urbana y rural, con la misión de contribuir a la construcción de una cultura de convivencia ciudadana, mediante el direccionamiento estratégico del servicio de policía.

Optimizar el servicio de vigilancia que cumplen las unidades policiales mediante la orientación estratégica del dispositivo de vigilancia en unidades territoriales (cuadrante), consultando las necesidades ciudadanas y proponiendo por una mayor articulación con las autoridades locales.

Avanzar en la transformación del servicio policial acorde con la filosofía de Policía Comunitaria implementando nuevas tecnologías con el propósito de asignar responsabilidades, y laborar planes y proyectos en todos los niveles orientados a la prevención y empoderar al policía en el cumplimiento efectivo de su función.

Mantener el patrullaje por cuadrante y los corredores, esta estrategia operativa de servicio de policía esta orientada a asegurar la condiciones de seguridad y convivencia ciudadana permitiendo la asignación de responsabilidades en una área específica.

Mantener la presencia policial y el acercamiento con la comunidad bajo principios de integridad, responsabilidad y trabajo con calidad, lo cual implica contar con policías formado en competencia de liderazgo, ampliar cultura de trabajo (orientación a la solución de problema, planeación) y conocimiento profundo del entorno que interviene.

Adoptar medidas para evitar que los patrulleros se distraigan de sus funciones y que aun dentro de su trabajo realicen acciones que lejos de tranquilidad, lo que provocan es irritación y repudio en la ciudadanía.

Desarrollar una labor de patrullaje preventivo y disuasivo, manteniendo una supervisión efectiva reforzando el recurso humano que es de vital importancia para la prevención como plataforma básica del servicio policial.

AUTORIDAD METROPOLITANA DE TRANSPORTE (AMET):

Como organismo dependiente de la Policía Nacional, tiene la responsabilidad de dirigir y controlar el transito terrestre en la ciudad y en las principales provincias del país.

Estas labores deben de estar acorde con la política de trabajo de la Jefatura Policial, para poder coordinar acciones conjuntas que son inherentes al control delictivo.

Desarrollar programas de orientación y capacitación para sus miembros.

Desarrollar programas de orientación y capacitación para los conductores.

Consolidar la seguridad ciudadana en las vías.

Proteger la infraestructura vial.

Reducir tasa de muerte en accidentes de transito.

Reducir tasa de lesionado en accidente de transito.

Innovar en tecnología de monitoreo y control de tráfico.

DIRECCIÓN CENTRAL INVESTIGACIONES CRIMINALES:

Esta relacionada con la culminación de la implementación del sistema penal acusatorio y la consolidación del liderazgo policial que se ha logrado dentro del sistema en los últimos años.

Contribuir a la seguridad y convivencia mediante el desarrollo efectivo de la investigación criminal y el manejo de información delincuencial.

La vocación de servicio concentrada en la investigación sobre los actos delincuenciales, deben cumplir un doble papel. Impactar estructuralmente las organizaciones criminales y rescatar con este impacto la confianza de la ciudadanía sobre la Policía Nacional.

Generar impactos contra la delincuencia debe ser el resultado de la identificación de objetivos que generen climas de inseguridad y desconfianza social. La Policía Nacional registra a lo largo de su historia golpes contra la delincuencia que se han convertido en hitos que estimulan el reconocimiento hacia los miembros de la Institución por la contundencia de sus acciones.

Fortalecer con recursos humanos, tecnológicos y logísticos las unidades de investigaciones de la Policía Nacional.

Que su labor no se circunscriba a la reacción, ya que en la actualidad solo están investigando los hechos, también es necesario la patrulla como medida proactiva.

DIRECCIÓN CENTRAL DE INTELIGENCIA DELICTIVA:

 Enfrentar la criminalidad de manera proactiva para frustrar las acciones delictivas, debe ser el objetivo principal de esta dependencia Policial.

El fortalecimiento de las capacidades de inteligencia se convierte en un aspecto fundamental, En esta área, los esfuerzos se enfocarán al fortalecimiento de la captura de información de inteligencia a través de equipos técnicos y plataformas, las cuales deben actualizarse periódicamente, y el desarrollo y capacitación del recurso humano.

A nivel Nacional, esta Dirección debe actuar de manera complementaria y efectiva con la Dirección de Investigación Criminal.

La inteligencia proactiva, para enfatizar en que además de las responsabilidades frente al conflicto, la criminalidad y los factores de orden nacional, se debe privilegiar la inteligencia ligada a la seguridad ciudadana.

Coordinar intercambio de información con los organismos de seguridad del estado en materia de inteligencia.

Facilitar la producción de inteligencia proactiva que permita a la Dirección Central Investigaciones Criminales y la Dirección Nacional de Seguridad Preventiva tomar las medidas necesarias antes de que acurran los hechos delictivos y criminales.

Reforzar su programa de acción., la inteligencia es anticiparse a los hechos, no debe limitarse a la parte electrónica y a sucesos luego de ocurridos.

Supervisar que este instrumento sea utilizado exclusivamente para servicio institucional.

DIRECCIÓN CENTRAL DE ASUNTOS INTERNOS:

El fortalecimiento de las políticas y directrices institucionales en el marco del compromiso de cero tolerancias, para su cumplimiento efectivo supone la participación activa y efectiva de todos los integrantes de la Policía Nacional, pues no de otra manera será posible erradicar de manera definitiva la corrupción en los ámbitos operativos y administrativos del quehacer policial. La lucha contra la corrupción debe ser generalizada, ejemplarizante y contundente.

Adoptar medidas para reducir la comisión de conducta que afecten la disciplina y la ética en la Policía Nacional.

Fortalecer el respecto por la disciplina y la ética en la Policía Nacional, para evitar corrupción y conducta inapropiadas.

Mantener una depuración continua de los miembros de la Policía Nacional.

Asignarle recursos humanos, logísticos y tecnológicos.

Estructural y alimentar una base de datos que permite establecer el numero de inconducta policiales a nivel nacional, y la reincidencia de los miembros de la Policía Nacional, en acciones reñidas con la ley, la ética y la moral.

DIRECCIÓN CENTRAL ANTI-NARCÓTICOS:

Investigar y Prevenir la elaboración, tráfico y consumo ilícito de droga y contra el crimen organizado, garantizando las condiciones necesarias para la convivencia de la sociedad.

Compromiso con los principios éticos trabajando permanentemente contra el micro-tráfico para esta manera asegurar la consolidación del bien común, la convivencia armónica y la seguridad ciudadana.

Reducir la oferta y demanda de sustancia mediante la prevención y represión del tráfico, distribución y consumo.

En la labor preventiva desarrollar actividades en coordinación con la Dirección Central de Inteligencia Delictiva, P.N., con el propósito de tener ubicado la mayoría de los puntos de ventas y distribución de sustancias narcóticas, para ser intervención y erradicación.

Mantener una constante supervisión y control sobre el personal que labora en esta Dirección, para evitar que cometan actos de corrupción.

En los momentos actuales se hace necesaria una profunda renovación en el Recursos Humanos de esta Dirección, procurando designar el personal idóneo para reencauzarla por los senderos que dieron motivo a su creación.

Toda investigación que traspase el ámbito del micro-tráfico debe ser informado a la Dirección Nacional de Control de Droga (DNCD), para que sea este organismo  que tome el control del caso.

DIRECCIÓN CENTRAL DE RECURSOS HUMANOS:

La gestión humana implica desarrollar el modelo basado en competencias y respecto de la calidad de vida óptima, el esfuerzo ha de estar dirigido a los más altos niveles de atención en salud y bienestar de todo el personal, incluyendo a quienes se ubican en áreas apartadas, dentro del dispositivo de las zonas rurales del país.

Establecer la evaluación de desempeño del personal uniformado, como un proceso continuo y permanente, por medio del cual se determina el nivel de desempeño profesional y el comportamiento laboral que permite formular perfiles ocupacionales y profesionales, establecer planes de capacitación, otorgar estímulos y ascensos, facilitar la reubicación laboral, asignar cargos y decidir sobre la permanencia en la Institución. El proceso de evaluación comprende las siguientes etapas: concertación de la gestión, seguimiento, evaluación, revisión y clasificación del desempeño personal y profesional.

Dar respuesta a las necesidades y requerimientos de la Institución, desarrollando programas académicos conducentes a la obtención de títulos de idoneidad profesional, mediante un plan anual de selección, incorporación, formación y capacitación, entrenamiento y ubicación laboral, el cual es alineado con la política y objetivos de la institución y del Gobierno Nacional.

Incentivar con elementos tangibles los desempeños exitosos, los esfuerzos ejemplares y los resultados meritorios de importancia institucional, que promueven la imitación y la sana competencia. Para alcanzar estos estados de satisfacción, las mujeres y hombres policías contemplan la convergencia de ciertas variables, como el reconocimiento de su labor y la equidad en las cargas de trabajo, propendiendo por el mantenimiento de un ambiente laboral favorable.

Fomentar la cultura del reconocimiento y del estímulo entre los integrantes de la Institución, como factores determinantes del cambio de actitud y motivación hacia el logro de mejores niveles de excelencia, establecer incentivos internos y que fortalecen las competencias individuales y colectivas:

  • Personajes del mes
  • Felicitaciones públicas
  • Cartas de encomio
  • Condecoraciones
  • Otorgamiento de becas
  • Otros

INSTITUTO ESPECIALIZADO DE ESTUDIOS SUPERIORES DE LA POLICÍA NACIONAL:

(IEESPON)

El espíritu que orientará al nuevo Sistema Educativo Policial, es el de dinamizar la Política Educativa Institucional en coherencia con una sociedad cambiante, diversa y compleja, que exige mayor productividad en términos de seguridad y convivencia.

En este contexto, potenciar el conocimiento es posicionar al hombre y mujer policía como líder en su comunidad. Los líderes en su gran mayoría no nacen, se hacen; por esta razón, es necesario identificarlos en la Policía Nacional, en todos los grados para visibilizarlos, reconocerlos, apoyarlos, capacitarlos, fortalecerlos y facilitar su gestión, bajo la convicción de que los beneficiados serán la Institución, la comunidad y el país.

El conocimiento fundamentado en la práctica, está directamente relacionado con la doctrina, base del servicio; en tal sentido, el quehacer policial a nivel estratégico, táctico y operacional es la fuente de conocimiento para consolidar la esencia y proyección institucional.

En este esfuerzo, se requiere estandarizar las técnicas, tácticas, procedimientos manuales y demás documentos doctrinales, así como retomar el acerbo y la experiencia del personal en uso de buen retiro, oficiales de la reserva y líderes comunitarios que quieran ser socios estratégicos de la Policía, para conformar equipos y núcleos de trabajo que faciliten la generación, difusión y apropiación de los principios orientadores del servicio de la Institución.

Las especialidades en la Policía Nacional, deberán generar su propia doctrina bajo la orientación del nivel central, con el fin de estandarizar la metodología en el levantamiento de la información y la estructuración de documentos que la sustenten; para este cometido, es necesario capacitar a los “gestores de doctrina” de cada Dirección.

Procurar la profesionalización en el servicio de la Policía Nacional.

Reestructurar y edificar la curricular de formación policial adaptada a las necesidades actuales de la sociedad.

Mantener una capacitación continua hasta llegar  a la creación de la Universidad policial que ya esta en proyecto.

Fortalecer la capacitación del personal Alistado comenzando por su formación inicial, es decir desde el centro de entrenamiento y continuando con facilitarle tanto la capacitación policial como la formación técnica y profesional atreves de los diversos cursos impartidos en la institución así como con los acuerdos con universidades y otros centros e instituciones educativas.

Crear en la Academia para cadetes 2 de marzo, la especialización en las áreas de Policía Preventiva y de Investigaciones, de manera que una vez egresado el oficial pase desde el inicio de su carrera a trabajar en el área que sea especializado.

Procurar la creación de incentivos para el personal docente y de instrucción, con la finalidad de que se mantengan motivados y puedan desarrollar su labor con entusiasmo y dedicación.

INSTITUTO DE DIGNIDAD HUMANA:

El Instituto De Dignidad Humana es la dependencia encargada de fomentar la cultura de protección y garantía a los Derechos Humanos en la Policía Nacional y asegurar la atención de las necesidades y expectativas de la Institución en la temática.

Incumbe claramente a la Policía, en su calidad de órgano encargado de velar por el cumplimiento de la ley, obedecer las leyes, inclusive las promulgadas para promover y proteger los Derechos Humanos. Con eso se respeta el principio subyacente en el que se basan esas leyes, el principio del respeto a la dignidad humana, y se reconoce el carácter inalienable de los Derechos Humanos de todas las personas.

Las bases de la conducta policial ética y lícita son, por tanto, el respeto de la ley, el respeto de la dignidad humana y, por medio de ellos, el respeto de los Derechos Humanos.

Es necesario desarrollar programas de capacitación y orientación de manera continua para los miembros de la Policía Nacional.

Realizar jornadas de orientación en todas las Direcciones Regionales.

Desarrollar programas de sensibilización, capacitación, difusión y observancia de los Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario.

Darle seguimiento al cumplimiento de las medidas y recomendaciones que en materia de Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario asuma el Estado a través de la Policía Nacional.

Mantener permanente comunicación con entidades gubernamentales y no gubernamentales de índole nacional e internacional, participando de manera activa en los Comités de Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario.

Promover el respeto y acatamiento a los Derechos Humanos y el Derecho Internacional Humanitario a nivel institucional.

Implementar estrategias de promoción, difusión y divulgación para el fortalecimiento de los Derechos Humanos en la Policía Nacional.

DIRECCIÓN CENTRAL DE SOPORTE Y SERVICIOS:

Esta Dirección tiene que ver con la modernización y actualización de las infraestructuras físicas y tecnológicas, para incorporar a la Institución los avances en este sentido y multiplicar la capacidad instalada y de respuesta, frente a los mayores requerimientos del servicio en el futuro inmediato.

El desarrollo institucional contempla la modernización y adquisición de vehículos, armamento, comunicaciones y elementos propios de servicio para responder a las exigencias del entorno.

Crear la estructura que permita controlar y preservar todas las propiedades logísticas de la Institución policial.

La Policía Nacional, tiene un parque vehicular numeroso y así también de grande es la perdida de recursos económicos que este genera, por falta de buenos talleres, buenos mecánicos y buenos choferes. Hay que hacer un cambio urgente en esta área, para garantizar la inversión que hace el Estado Dominicano en estos bienes.

INSTITUTO DE SEGURIDAD SOCIAL DE LA POLICÍA NACIONAL:

Fortalecimiento del sistema de sanidad Policial

El sistema de sanidad es otra línea de especial atención en la política institucional, por ello se desarrollará en tres componentes:

1.- Mejoramiento del servicio:

Para mejorarlo, la Policía Nacional desarrollará un plan de cobertura que permita prestar los servicios en forma extensiva a todos sus beneficiarios, dando prioridad a las regiones que no cuenten con hospitales o clínicas para la atención de situaciones médicas de mediana o alta complejidad.

El principal objetivo será el mejoramiento de la consulta y la atención del servicio de urgencias. En caso de requerirse, se explorará la posibilidad de implementar modelos no convencionales, mediante alianzas con entidades privadas para mejorar su calidad. Igualmente, se hará especial énfasis en las unidades rurales de alta vulnerabilidad para que sean dotadas con los equipos médicos y paramédicos necesarios, que garanticen una atención oportuna de urgencias, debido a su alta exposición al riesgo. Además, se adelantaran los esfuerzos necesarios para garantizar los desplazamientos aéreos de los grupos de salud operacional, que sean requeridos por las unidades desconcentradas.

Estas alianzas debe facilitar el acceso, mediante descuento por nómina, a planes de vacunación no contemplados actualmente en las prioridades de cobertura. Dicha facilidad, estimularía la inducción de demanda hacia servicios de promoción y prevención, protección específica contra ciertas enfermedades que por su costo aún no son cubiertas por el sistema de Salud de la Policía Nacional.

2.- Fortalecimiento:

Fortalecer los programas de salud ocupacional enfocado a la prevención de accidentes laborales, en especial los de tránsito, ya que ello elevan los costos y menoscaban el sistema de salud en términos personales, económicos e institucionales y disminuyen la capacidad de atención en otros frentes prioritarios, por lo cual es conveniente implementar mecanismos de evaluación, acciones preventivas y correctivas que hagan más eficiente la prestación del servicio para preservar, mantener y mejorar la salud individual y colectiva de los Policías.

En consideración a que el enfoque de la gestión del Mando Institucional es humanista, el sistema tendrá especial énfasis en todos los programas y actividades relacionadas con higiene y salud mental de los policías, para disminuir el riesgo de situaciones que deriven en la afectación de la vida e integridad física, psíquica y psicológica. Se fortalecerá la red nacional de Sanidad Policial, con la regionalización del servicio de atención, proporcionalmente con los niveles de demanda, optimizando el proceso de referencia y contra referencia con el Hospital General de la Policía Nacional (HOSGEPOL).

Se ampliará la cobertura de los servicios de salud a nivel nacional y cada regional de sanidad Policial asumirá gradualmente la contratación con su propio tren administrativo, de acuerdo con sus necesidades y condiciones, para lograr la economía de escala, además de fortalecer y determinar exactamente la planta de personal.

La evaluación de gestión de los comandantes en los diferentes niveles, incluirá el control de las actividades y resultados obtenidos en los procesos integrales de la prestación de servicios de salud en su jurisdicción, ya que participarán activamente en la supervisión de contratos locales de suministros y servicios en salud, y el soporte de las unidades, mediante el control de las clínicas y los establecimientos de sanidad policial en todo el país.

3.- Crecimiento

Crear proyectos para la construcción y adecuación de recintos de salud (Unidades de Atención Primarias).

Impulsar toda iniciativas relacionada con el área de salud, para el mejoramiento y fortalecimiento de este servicio, destinado para los miembros de la Policía y sus familiares.

PLAN DE VIVIENDA:

Para hacer posible este importante cometido se formularán programas audaces que permitan la adquisición de vivienda de patrimonio familiar, planes de mejoras continuas, disminución del riesgo a la pérdida y la aplicación de una política integral y objetiva de vivienda que incentive el ahorro e involucre al Policía en la solución de sus necesidades de vivienda.

La implementación y desarrollo de las acciones encaminadas a garantizar esta política, tiene como propósito afianzar el sentido de pertenencia y compromiso de los Policías, unidos al crecimiento personal y familiar, como resultado de un programa que permita la solución de vivienda a corto plazo.

Para este objetivo la Institución evaluará los procesos vigentes, a fin de realizar los ajustes necesarios que permitan referenciar los nuevos modelos existentes en el mercado, líneas generales de la Política Institucional así como gestionar programas de tipo financiero conducentes a replantear el sistema tradicional de adquisición de vivienda, incluso con ayuda externa.

Al ofrecer una solución de vivienda digna, rápida, eficaz y prioritaria para el personal de base, se fortalece el bienestar de la familia policial, el desempeño laboral, el sentido de pertenencia y el auto sostenimiento, siendo este patrimonio factor de motivación para cualificar el servicio policial.

A partir de la implementación de estrategias que busquen la solución de vivienda definitiva al personal de la Policía, en términos de asignación de vivienda se tomará en cuenta los siguientes criterios: rango, sensibilidad de los cargos, costos de arrendamiento, condiciones geográficas, situaciones de riesgo y seguridad del personal, siempre con el criterio de beneficiar a los más necesitados.

POLICÍA COMUNITARIA:

Es la encargada de fortalecer la armonía entre vecinos, empresarios comerciantes y campesinos a través del rescate de los valores sociales y cívicos, haciendo que el ciudadano se concientice del rol que debe asumir frente a la seguridad ciudadana, comprendiéndose que la única forma de sentirse seguro es participando activamente en la construcción del tejido social y desarrollo humano de su comunidad.

Fomentar la participación conjunta de las personas y las instituciones del Estado para mejorar la calidad de vida.

Fortalecer el espíritu de solidaridad e integración entre las personas.

Concientizar y comprometer a las personas con su propia seguridad y convivencia.

Identificar y mejorar las debilidades en materia de seguridad que presentan los sectores y su entorno.

Concientizar al ciudadano sobre la importancia de aprender a querer y defender su entorno a través de la práctica de valores cívicos.

Desarrollar en la comunidad, habilidades de comunicación para interactuar de manera ágil ante la presencia de personas sospechosas con el fin de prevenir la comisión de hechos delictivos

COOPERACIÓN INTER-INSTITUCIONAL:

Reconocer que la integración y coordinación de esfuerzos inter-institucionales no solamente es un principio esencial de la Política de Seguridad Democrática, sino una condición básica para construir una institucionalidad de Estado perdurable y legítima, tiene que ser una premisa de todos los funcionarios policiales.

Trabajo inter-institucional es reconocer, aceptar y validar la conformación de equipos de trabajo que permitan la integralidad en las tareas de gerencia del servicio, prevención, disuasión, inteligencia, investigación y control de delitos y contravenciones.

Una mención especial debe otorgarse al trabajo coordinado y armónico con las Instituciones que conforman el Ministerio de Defensa,  entendiéndonos como instituciones complementarias de cara a una realidad compleja por la situación de orden público y violencia que afecta nuestro país.

Las acciones de una Fuerza Pública constituida por Fuerzas Militares y Policía Nacional, parten del respeto y del reconocimiento misional derivado de mandatos constitucionales, legales y reglamentarios.

Los mandos policiales y en general todos los escalones de la estructura policial deben tener clara conciencia de los roles y misiones que deben identificar cada día con mayor precisión.

El servicio de Policía implica permanente coordinación y planificación con autoridades del orden administrativo local, gobernadores y alcaldes, así como con fiscales y jueces. Nuestro liderazgo debe reflejarse en una permanente interlocución constructiva y propositiva que elimine distancias y fronteras interinstitucionales.

ESTRATEGIA INTERNACIONAL DE LA POLICÍA NACIONAL:

La reconfiguración del  orden mundial determinada por la dinámica actual de las relaciones internacionales, implica la necesidad de integrar esfuerzos en la lucha contra los factores que perturban la seguridad de los estados y la sociedad, principalmente, mediante redes trasnacionales del crimen organizado que afectan de manera sustancial la seguridad, la libertad y la justicia.

La Policía Nacional, frente a los temas de convivencia y cooperación policial que le competen, avanzará en el fortalecimiento de las alianzas y relaciones para la cooperación trasnacional, mediante la consolidación de instrumentos y mecanismos bilaterales y multilaterales que le permitan posicionarse con liderazgo en la comunidad internacional.

Además, como producto de la experiencia institucional acumulada en la lucha frente al crimen, se ha entendido que la conectividad internacional es un elemento determinante para cerrarle espacios al delito. En esta voluntad, el ámbito de la cooperación internacional que pretende amplificar y fortalecer la Policía Nacional, se desarrollará en las siguientes dimensiones:

  • Posicionar a la Policía Nacional frente a los procesos de integración regional, hemisférico y global, como una oportunidad para el fortalecimiento de los mecanismos eficaces en la lucha conjunta contra la delincuencia trasnacional a la vanguardia de los procesos de integración.
  • Abrir nuevos espacios de integración en América Latina, donde se observa un progresivo avance del fenómeno criminal.

De igual forma, la tradicional y efectiva cooperación con los Estados Unidos, la Unión Europea y los países vecinos, seguirá constituyéndose en la fuente principal del trabajo conjunto internacional de la Policía.

USO DEL UNIFORME:

El uniforme se erige como una de las representaciones visuales, simbólicas y emblemáticas más relevantes de la profesión policial, por ser el elemento que permite a las personas identificar y ubicar al representante de la ley. Cuando un ciudadano, en cualquier calle requiere ayuda, siempre busca entre la multitud el gris que distingue al Policía. El uso de esta prenda debe ser llevada con respeto, dignidad, decoro y gallardía, demostrando el orgullo que representa para el uniformado, la sublime condición de autoridad que le ha delegado la comunidad para su servicio.

El uso adecuado de esta prenda y la actitud de quien lo porta, genera disuasión a los delincuentes quienes por lo general rectifican su comportamiento criminal en el momento que advierten la presencia de un policía.

La mayoría de los padres enseñan a sus hijos a respetar y a confiar en la persona que porta el uniforme de policía. Además, en las escuelas de formación claramente se aprecia como los alumnos anhelan vestirse con el uniforme, se emocionan y regocijan el día en que finalmente lo portan por primera vez.

El uniforme transmite poder, respeto y autoridad, cuando se porta de manera adecuada. Los ciudadanos enmarcan al uniformado dentro del estereotipo que universalmente tiene todo policía, porque diversos estudios demuestran que las prendas de vestir tienen relación directa en la forma como una persona percibe a las demás; el impacto psicológico producido en los individuos es tan evidente que incluso cualquier modificación al estilo o al color del uniforme, puede llegar a cambiar la percepción del ciudadano. Las emociones que despierta en las personas dependen del tipo y los antecedentes; en todo caso pueden ir desde el orgullo y el respeto, hasta el miedo y el enojo.

En este sentido, se hace indispensable la elaboración y distribución de un reglamento de uniforme para la Policía Nacional, que sirva de soporte, para mantener el correcto uso del uniforme, insignias y condecoraciones.

ÁMBITO DE ACCIÓN:

La Institución tiene la capacidad de generar a través de su servicio verdaderos golpes estructurales que hagan la diferencia sobre los delincuentes.

El propósito en este sentido es garantizar el cumplimiento de metas operacionales sobre objetivos de alto valor. La trascendencia operacional debe reconocerse como una premisa básica para afianzar la estabilidad institucional de la nación. El significado trascendente implica que los efectos y las consecuencias derivadas de un servicio altamente eficaz proyecten al país y a su policía en el ámbito nacional e internacional. Un enfoque de resultados trascendentales debe al mismo tiempo elevar la confianza en la Institución y debe servir para estimular al conjunto del cuerpo de Policía para avanzar en el cumplimiento de su deber misional.

  • EFECTIVIDAD

Un servicio efectivo de Policía debe fundamentarse en una alta productividad de resultados contra la delincuencia, para instalar definitivamente espacios de seguridad y convivencia entre los dominicanos. Sin embargo los resultados no se bastan así mismos, pues en todo caso deben estar fundamentados en valores y principios.

Una Policía efectiva avanza en el cumplimiento de sus metas con total apego a principios éticos, legales y reglamentarios, es eficaz y eficiente, pero ante todo comprometida con la solución de los problemas sociales.

Líneas generales de la Política Institucional Una gestión del servicio enfocada sobre resultados efectivos, debe generar gran confianza en la ciudadanía. La meta superlativa es que cada dominicano reconozca en cada hombre y mujer policía a un ser humano profesional, confiable y competente que a través de sus actuaciones transmita valores éticos.

  • CIENCIA Y TECNOLOGÍA

La ciencia y la tecnología, como principios y prácticas, han sido siempre parte del quehacer de la Policía Nacional a través de su historia. De diversas maneras, la Institución debe avanzar en la apropiación de conocimientos científicos, los cuales deben ser aplicados mediante la tecnología y la innovación, para el cumplimiento de sus funciones y responsabilidades frente a la convivencia ciudadana.

El mundo globalizado ofrece una gama alta de tecnologías de aplicabilidad en el ámbito policial, razón por la cual debemos considerar que los adelantos tecnológicos de última generación deben referenciarse, adaptarse, incorporarse y desarrollarse a la infraestructura, la logística y a la gestión del conocimiento institucional.

Con la creación de la plaza educativa de la Policía Nacional, se abrirán nuevos horizontes, para la expansión del conocimiento, ya que la universidad Policial, nos dará la oportunidad a seguir avanzando a niveles más altos de capacitación en el ámbito educativo.