LAS REDES SOCIALES, ASPECTOS GENERALES SOBRE

Conceptos de las redes sociales

Red, un término que procede del latín rete, hace mención a la estructura que tiene un patrón característico. Esta definición permite que el concepto se aplique en diversos ámbitos, como la informática (donde una red es un conjunto de equipos interconectados que comparten información).

Social, por su parte, es aquello perteneciente o relativo a la sociedad (el conjunto de individuos que interactúan entre sí para formar una comunidad). Lo social suele implicar un sentido de pertenencia.

La noción de red social, por lo tanto, está vinculada a la estructura donde un grupo de personas mantienen algún tipo de vínculo. Dichas relaciones pueden ser amistosas, sexuales, comerciales o de otra índole. Por ejemplo: “La red social del pueblo funcionó a la perfección para canalizar la solidaridad con las víctimas de la inundación”, “La familia es la base de cualquier red social”.

Tipos de redes sociales

Redes Sociales Horizontales: esta clase de red social no fue creada para alojar a un tipo específico de usuario o un tópico concreto. De modo contrario, permiten la libre participación de quien así lo desee, proporcionándole una herramienta para la interacción a nivel general. Ejemplo de este tipo de red social son Facebook, Twitter, Google +, etc.

Redes Sociales Verticales: el término designa a aquellas redes dirigidas a un público determinado. Es decir, son especializadas. Las personas acuden a ellas debido a un interés en común. Se dividen en:

  1. Profesionales: su propósito se centra en establecer un nexo entre distintos profesionales. A través de las mismas es posible compartir información en torno a una especialidad concreta, originando relaciones laborales. Incluye redes como LinkedIn o blogs temáticos.
  1. Verticales de ocio: tiene como finalidad reunir a usuarios que compartan actividades de esparcimiento tales como deportes, música, videojuegos. Algunos ejemplos son Wipley, Dogster, etc.
  1. Verticales Mixtas: esta clase de red ofrece una fusión entre las dos anteriores, proporcionando al público un lugar concreto donde desarrollar actividades profesionales y personales. Unience es un ejemplo de estas redes.

En función del sujeto:

Redes Sociales Humanas: promueven la interacción entre individuos de acuerdo a sus gustos, intereses, y actividades en general. Dopplr y Tuenti pueden ser nombrados como ejemplos de esta clase de red social.

Redes Sociales de Contenido: el centro de interés reside en el contenido de aquello que se publica en la red. Es decir que las relaciones establecidas allí dependerán de los archivos a los que tengan acceso el resto de los usuarios. Una de las redes sociales más populares contenidas en esta clasificación es Flickr.

Teoría de las redes sociales

Desde la década de los 80 del siglo pasado, surgieron nuevos enfoques teóricos y metodológicos para dar explicación a los flujos migratorios; entre ellos, la teoría de las redes sociales, a las cuales se les atribuye un aspecto clave a la hora de explicar tanto la génesis como el mantenimiento de las migraciones internacionales.

Si bien, las causas que motivan la decisión de emigrar son económicas, la elección del país suele estar enormemente influida por la existencia de redes de familiares y amigos que emigraron con anterioridad al mismo lugar.

Las redes migratorias pueden definirse como conjuntos de relaciones interpersonales que vinculan a los inmigrantes, a emigrantes retornados o a candidatos a la emigración con parientes, amigos o compatriotas, ya sea en el país de origen o en el de destino, las cuales transmiten información, proporcionan ayuda económica o alojamiento y prestan apoyo a los migrantes de distintas formas, como es el caso de la búsqueda de empleo, comida, entre otros (Massey, et al., 1998)

Dentro de los aspectos que se analizan en la teoría de redes están:

  • El papel de las redes en las decisiones individuales y familiares de migrar, y en la dirección de los flujos.
  • El papel de la familia en el asentamiento y en la integración en el lugar de destino con la consiguiente reducción de costes y riesgos.
  • La transmisión de la información a través de las cadenas migratorias constituidas por los familiares, los amigos, la emigración de retorno y las cartas de los emigrantes.
  • La tradición migratoria previa de un lugar, misma que al convertirse en comunidad de origen  mantiene altos niveles de emigración por largo tiempo.
  • El efecto llamada o efecto multiplicador, en el que cada nuevo inmigrante origina una gran reserva de inmigrantes potenciales.
  • Las relaciones de origen-destino, antes y después de la emigración; los vínculos con los familiares que se quedan en los municipios de origen, el envío de remesas, los lazos de solidaridad, las migraciones de retorno.
  • La transformación del patrón migratorio y la capacidad de la red para perpetuarse a lo largo del tiempo, desligándose de los motivos iniciales que las provocaron. Por ejemplo, por el reagrupamiento familiar, la costumbre, la cultura migratoria, etc. (García, 2001).

Los análisis empíricos de las corrientes migratorias indican que los migrantes tienen a atribuir un gran valor a la existencia de amigos o parientes, como un factor importante de la selección del país receptor (Hatton y Williamson, 1998).

En efecto, la familia, los amigos y las redes de connacionales, generadas por las sucesivas oleadas de emigrantes inicialmente atraídos por la diferencia de salarios, constituye un apoyo importante para el migrante, al proporcionarle información sobre oportunidades de trabajo y otros rasgos del país receptor; y por lo tanto,  contribuyen a la adaptación individual y familiar después de la migración.

Utilización de las redes sociales

Las redes sociales representan, entre otras cosas, la apertura a nuevos espacios de relación. Para niñas, niños, adolescentes y jóvenes, las redes sociales y el correo electrónico (e-mail) constituyen espacios muy relevantes de socialización, encuentro, intercambio y conocimiento. También es así, claro está, para muchas personas adultas.

Familias y docentes continuamente se preguntan por lo bueno y lo malo del auge de este recurso. Por una parte, en ocasiones se observa que la interacción virtual ocupa un tiempo excesivo que va en detrimento de la interacción presencial. Por otra parte, se aprecia la posibilidad de contactar con personas de diferentes partes del mundo, de recuperar amistades, etc. También, desde algunas familias se valora que “el entorno virtual”, donde el cuerpo permanece en la habitación, es un lugar más seguro, sobre todo en ciudades o lugares que se perciben como hostiles.

En las TIC, se deja de lado la presencia física; este no es un fenómeno del todo nuevo, ya que, con el teléfono, aprendimos a establecer una comunicación que dejaba prácticamente todo el cuerpo a excepción de la voz. Sin embargo, este es un matiz importante, porque la voz nos permite, en la mayoría de los casos, identificar el sexo e incluso la edad de quien habla.

Pero en las redes, se puede dejar de lado todos los elementos identificativos; y parece que esto es precisamente lo que hace que estos contactos sean especialmente atractivos: la posibilidad de controlar y modular lo que cada cual ofrece de si a las y los demás. (Según estudio de Asunción Bernardez de la UCM). En los contactos presenciales, pesa el físico de cada persona, así como su tono de voz, la manera de moverse, los gestos, cómo se viste, las prendas que usa… Sin embargo, en una conversación virtual, todas esta cuestiones quedan al margen y, a veces, el interés por saber cómo es el físico de la persona con la que nos comunicamos se convierte en un juego.

Curiosamente, y según el mismo estudio, lo primero que se suele intentar adivinar de la otra persona es precisamente si es hombre o mujer. Y, a partir de ahí, cada cual presenta una imagen de sí que, aun siendo virtual, suele ser muy cuidada: las y los adolescentes elaboran mucho sus presentaciones y en general echan mano de estereotipos asociados a la masculinidad y la feminidad con el único objetivo de mostrarse socialmente deseables. Así, los chicos tienden a mostrarse valientes, inteligentes, ocupando espacios públicos, fuertes, seguros de sí mismos. Igualmente las chicas, echando mano de los mismos estereotipos, tienden a mostrarse bellas, físicamente deseables desde patrones de belleza altamente estereotipados, pizpiretas, seductoras.

Todo esto nos indica que para toda persona, incluso en un mundo virtual, parece fundamental la pertenencia a uno u otro sexo. El problema es que esa forma de mostrarse como mujeres o como hombres es, en muchas ocasiones, estereotipada, consiguiendo de esta manera un mayor afianzamiento del género a la hora de mostrarse a través de la red.