ESTUDIOS DE CASOS COMO ALTERNATIVA PARA LA ENSEÑANZA DE ÉTICA Y RESPONSABILIDAD SOCIAL EN ADMINISTRACIÓN

 

La enseñanza de la administración atraviesa por una coyuntura de alta complejidad donde, por un lado, las imposiciones de una economía globalizada generan grandes fluctuaciones de rentabilidades entre regiones y países, altos índices de movimientos de capitales y bienes entre los continentes, elevadas exigencias en cuanto a calidad de productos y productividades de las empresas y organizaciones y, por otro lado, demandan mejores oportunidades de acceso a puestos de trabajos con mínimas condiciones de dignidad, mejoras considerables en la atención a desigualdades de genero, clase, religión; menores impactos en el ecosistema, entre otros.

Así, indiscutiblemente, las decisiones a las que llegan los directivos y empresarios pasan por una serie de dilemas que implican una encrucijada, poner todos sus intereses en los resultados económicos versus  los resultados sociales, o, tratar de equilibrar ambos en busca de una sociedad más justa y equitativa en cuanto a distribución de riquezas y apertura a mejores oportunidades de crecimiento.

Partiendo de lo anterior, en el presente ensayo se pretende señalar al estudio de casos como una alternativa de enseñanza para estos temas, teniendo como objetivos fundamentales eliminar los elementos descritos anteriormente, de manera que se tenga la posibilidad de formar profesionales en administración con un amplio conocimiento circunscrito bajo criterios de responsabilidad social y ética empresarial.

IMPORTANCIA DEL TEMA ÉTICO Y SOCIAL PARA LA ADMINISTRACIÓN

Es indiscutible la injerencia que tienen las prácticas organizacionales dentro del contexto global del bienestar de la sociedad. Las desigualdades sociales como la ineficiente distribución de los ingresos, el desempleo, la pobreza, la discriminación y poco acceso a oportunidades laborales por parte de minorías, los altos grados de polución, contaminación y escasez de recursos naturales, el cambio climático, son apenas algunas de las manifestaciones del impacto social que tienen las actividades organizacionales.

FILANTROPÍA EMPRESARIAL

El primer estadio de la evolución del concepto de RSE hace referencia a aquellas acciones unilaterales de las organizaciones que tienen por objeto mostrar una cara amable de las firmas a través de inversiones concretas que son escogidas de acuerdo con los intereses de las propias compañías, teniendo en cuenta los beneficios que se pueden obtener con respecto a distintos factores como mejoramiento de imagen corporativa, reforzamiento de marca, etc.

Algunos exponentes importantes han hecho su aporte dentro de esta tendencia evolutiva del concepto de RSE. Así, de acuerdo con Porter  “La filantropía puede ser a menudo el medio más rentable, y en ocasiones el único, para mejorar el contexto competitivo. Permite que las empresas utilicen no sólo sus propios recursos, sino también las iniciativas y las infraestructuras existentes de organizaciones no lucrativas y otras instituciones”.

CIUDADANÍA CORPORATIVA

Como su nombre lo indica, hace referencia específicamente a las organizaciones, y el significado básico es que las firmas deben ser “buenos vecinos”.

Para Waddock La ciudadanía corporativa, “representa los esfuerzos de los líderes de los negocios para “hacer el bien” voluntaria y abiertamente en la sociedad con la esperanza de crear confianza y una buena reputación entre los clientes, empleados e inversionistas, así como con los activistas, comunidades y el gobierno.”

Ahora bien, dentro de esta primera corriente se han hecho presente diferentes aportes que de una u otra manera impulsaron el desarrollo de la investigación y la aplicación de los resultados obtenidos en el mejoramiento de las relaciones empresa-sociedad. Uno de los principales aportes en este sentido fue el realizado por Freeman en 1984, a través de su construcción de la teoría de los stakeholders o grupos de interés.

Como lo plantea Wood, dicha construcción teórica ayudó a proveer “una respuesta a la pregunta, “hacia quienes debe ser socialmente responsable la empresa?” Su definición responde claramente a dicha pregunta: “Cualquier individuo o grupo que puede afectar o es afectado por las actividades de las empresas”

RSE ESTRATÉGICA

La segunda gran corriente dentro del área de estudio de la responsabilidad social empresarial se conoce como RSE estratégica o strategic SCR por sus siglas en ingles. De acuerdo con McWillians, Baron puntualiza que bajo esta corriente “es la motivación por la acción lo que identifica una acción socialmente responsable como opuesto a privadamente responsable.

Esto es, si la motivación es servir a la sociedad, al costo de los beneficios, la acción es socialmente responsable, pero si la motivación es servir la línea de fondo, entonces la acción es privadamente responsable.

Es indiscutible que tantas definiciones y conceptualizaciones aisladas y a veces antagónicas con respecto a la RSE, debilitan de manera importante la base teórica de cualquier campo de estudio que pretenda mejorar los conocimientos científicos o ayudar a corregir problemas estructurales en las

relaciones empresa-sociedad. De hecho, hay visiones que algunos consideran radicalmente opuestas a la concepción tradicional de los elementos básicos de una definición de RSE.

Por ejemplo, Friedman establece que, “En un sistema de libre empresa, basado en la propiedad privada, un ejecutivo corporativo es un empleado de los dueños del negocio. El tiene responsabilidad directa hacia sus empleadores. Esa responsabilidad es conducir el negocio de acuerdo con los deseos de los dueños, los cuales, generalmente, serán hacer tanto dinero como sea posible mientras que se cumpla con las reglas básicas de la sociedad, inmersas tanto en la ley como en la costumbre ética”. El aporte de Friedman, sin duda, ha sido catalogado en algunos escenarios como el principal antagonista de un

concepto de RSE que busca anteponer los intereses sociales a los particulares de cada firma.

El problema de la enseñanza de estos temas es que no se pueden medir bajo los mismos parámetros que los contenidos habituales de la administración, ni mucho menos, presentar bajo esquemas magistrales o de cátedra tradicionales. De hecho, como se hace evidente, un primer problema es la cantidad de definiciones diversas que se tienen sobre responsabilidad social empresarial, las distintas interpretaciones de ética empresarial y las diferentes manifestaciones de los asuntos sociales en la administración.

En este sentido, se hace relevante la utilización de metodologías de enseñanza-aprendizaje que permitan trasladar ciertos contenidos y, especialmente, experiencias a los estudiantes, sin que se pierda la esencia de la información que se está transmitiendo. Con este objetivo en mente, se propone el estudio de casos como alternativa a la enseñanza tradicional de los temas relacionados con la ética empresarial, responsabilidad social o problemas sociales en administración.