PRONUNCIAMIENTOS SOBRE LOS PRINCIPIOS DE CONTABILIDAD GENERALMENTE ACEPTADOS.

La existencia de los principios de contabilidad generalmente aceptados (PCGA) significa que alguien debe decidir cuales se aceptan generalmente y cuáles no. La decisión está en manos de los organismos reguladores o de las asociaciones profesionales. En Estados Unidos, estos principios se establecen sobre todo en el sector privado (con la supervisión del gobierno), pero en muchos países, como Francia, el gobierno se encarga directamente de hacerlo.

El Financial Accounting Standards Board (FASB) es el responsible de establecerlos en Estados Unidos. En una entidad independiente del sector privado, integrada por siete especialistas que trabajan de tiempo completo en ella. Cuenta con numeroso personal y con una presupuesto de $16 millones aportados por asociaciones contables profesionales (entre ellas, la principal organización de auditores, el American Institute of Certified Public Accountants, también conocida como AICPA). Los dictamenes del FASB sobre los PCGA se conocen con el nombre de FASB Statements.

El FASB, fundado en 1973, reemplazo al accounting Principles Board (APB), grupo de 18 contadores (en su mayor parte socios de grandes despachos contables) que trabajaban en el de medio tiempo. Emitieron una serie de 31 APB Opinions en el periodo comprendido entre 1962 y 1973, muchas de las cuales todavía son “la norma contable de Estados Unidos”.

Haga una reseña de las informaciones más importantes sobre las normas internacionales de contabilidad (NICS) siguientes:

1. Informaciones que deben revelarse en los Estados Financieros

Esta Norma Internacional de Contabilidad reestructurada reemplaza a la Norma originalmente aprobada por el Consejo Directivo en Noviembre de 1974, Se presenta ahora en el formato revisado adoptado a partir de 1991 para las Normas Internacionales de Contabilidad. No se ha hecho cambios sustanciales en el texto original aprobado. Se ha cambiado algunos términos para armonizarlos con la actual práctica del IASC, y se ha actualizado todas las referencias cruzadas.

Los párrafos normativos, impresos en letra cursiva negrita, deben leerse en el contexto del material referencias y pautas de implementación de esta Norma específica, así como en el contexto del Prefacio a las Normas Internacionales de Contabilidad. Las partidas no significativas no son objeto de las Normas

2. Inventarios

El objetivo de esta Norma es prescribir el tratamiento contable de los inventarios. Un tema fundamental en la contabilidad de los inventarios es la cantidad de costo que debe reconocerse como un activo, para que sea diferido hasta que los ingresos correspondientes sean reconocidos. Esta Norma suministra una guía práctica para la determinación de ese costo, así como para el subsiguiente reconocimiento como un gasto del periodo, incluyendo también cualquier deterioro que rebaje el importe en libros al valor neto realizable. También suministra directrices sobre las fórmulas del costo que se usan para atribuir costos a los inventarios.

Los inventarios se medirán al costo o al valor neto realizable, según cual sea menor.

Valor neto realizable es el precio estimado de venta de un activo en el curso normal de la operación menos los costos estimados para terminar su producción y los necesarios para llevar a cabo la venta.

El costo de los inventarios comprenderá todos los costos derivados de su adquisición y transformación, así como otros costos en los que se haya incurrido para darles su condición y ubicación actuales.

El costo de los inventarios será asignado siguiendo el método de primera entrada primera salida (FIFO) o el coste medio ponderado. La entidad utilizará la misma fórmula de costo para todos los inventarios que tengan una naturaleza y uso similares. Para los inventarios con una naturaleza o uso diferente, puede estar justificada la utilización de fórmulas de costo también diferentes. El costo de los inventarios de productos que no son habitualmente intercambiables entre sí, así como de los bienes y servicios producidos y segregados para proyectos específicos, se determinará a través de la identificación específica de sus costos individuales.

3. Activos fijos

La NIC 16, Contabilización del Inmovilizado Material, fue aprobada en marzo de 1982.

En diciembre de 1993 fue revisada la anterior NIC 16, dentro del Proyecto de Comparabilidad y Mejora de los Estados Financieros. Se convirtió entonces en la NIC 16 (revisada en 1993), Inmovilizado Material.

En julio de 1997, cuando se aprobó la NIC 1 (revisada), Presentación de Estados Financieros, se procedió también a revisar el párrafo 66 (e) de la NIC 16 (revisada en 1993), que ahora es el párrafo 60 (e) de esta Norma.

Todo elemento componente de las propiedades, planta y equipo que haya sido objeto de desapropiación, debe ser eliminado del balance, al igual que cualquier elemento del activo fijo que se haya retirado de forma permanente de uso, siempre que no se espere obtener beneficios económicos adicionales por su venta.

Las pérdidas o ganancias derivadas del retiro o desapropiación de un elemento componente de las propiedades, planta y equipo deben ser calculadas como la diferencia entre el importe neto que se estima obtener por la venta, en su caso, y el valor en libros del activo y deben ser reconocidas como pérdidas o ganancias en el estado de resultados.

Cuando se intercambia un elemento correspondiente a las propiedades, planta y equipo por un activo similar, bajo las circunstancias descritas en el párrafo 23, el costo del activo adquirido será igual al valor en libros del activo desapropiado, y de la transacción no resultarán ni pérdidas ni ganancias.

Las operaciones de venta con arrendamiento posterior se tratarán contablemente de acuerdo con la NIC 17, Arrendamientos.

Los elementos componentes de las propiedades, planta y equipo que se retiran del uso activo, y se mantienen para desapropiarlos se medirán por su valor neto en libros en el momento del retiro. Como mínimo al final de cada periodo contable, la empresa deberá realizar las comprobaciones necesarias para detectar las eventuales pérdidas por deterioro del valor de estos activos, utilizando el procedimiento establecido en la NIC 36, Deterioro del Valor de los Activos y en consecuencia habrá de proceder a reconocer contablemente tales pérdidas si fuesen detectadas.

4. Depreciación

(NIC 4) Contabilización de la Depreciación (reordenada en 1994), Esta Norma Internacional de Contabilidad reordenada sustituye a la aprobada originalmente por el Consejo del IASC en noviembre de 1974. Se presenta de acuerdo con la estructura de los párrafos adoptada en las Normas Internacionales de Contabilidad emitidas a partir de 1991. Aunque no se han efectuado cambios sustanciales sobre el texto primitivo, se ha modificado en ciertos casos la terminología, con el fin de adaptarla a los usos actuales del IASC, y se han puesto al día las referencias cruzadas con otras normas.

La NIC 38, Activos Intangibles, sustituye a la NIC 4 con respecto a la depreciación de activos intangibles. La NIC 38 estará vigente para los estados financieros que cubran periodos que comiencen en o después del 1 de julio de 1999.

La parte normativa de este Pronunciamiento, que aparece en letra cursiva negrita, debe ser entendida en el contexto de las explicaciones y guías relativas a su aplicación, así como en consonancia con el Prólogo a las Normas Internacionales de Contabilidad. No se pretende que las Normas Internacionales de Contabilidad sean de aplicación en el caso de partidas no significativas (véase el párrafo 12 del Prólogo).

Alcance

a) La presente Norma debe ser aplicada en la contabilización de la depreciación.
b) La presente Norma es aplicable a todos los activos depreciables, excepto:

  • •Propiedades, planta y equipo (véase la NIC 16, Propiedades, Planta y Equipo);
  • Bosques y otros recursos naturales renovables;
  • Gastos realizados para la prospección y extracción de minerales, petróleo, gas natural y otros recursos naturales no renovables;
  • Gastos en investigación y desarrollo (véase la NIC 9, Costos de Investigación y Desarrollo); y
  • (Plusvalía comprada.

c) Los activos depreciables constituyen un componente significativo del activo total de muchas empresas. La depreciación, por tanto, puede tener un importante efecto a la hora de determinar y presentar la situación financiera y los resultados de operación de dichas empresas.

5. Presentación de los activos corrientes

Esta Norma Internacional de Contabilidad reestructurada reemplaza a la Norma originalmente aprobada por el Consejo Directivo en Junio 1979. Se presenta ahora en el formato revisado adoptado a partir de 1991 para las Normas Internacionales de Contabilidad. No se ha hecho cambios sustanciales en el texto original aprobado. Se ha cambiado algunos términos para armonizarlos con la actual práctica del IASC, y se ha actualizado todas las referencias cruzadas.

a) Esta Norma deberá aplicarse para la presentación de activos y pasivos corrientes en los estados Financieros.

b) Esta Norma no se ocupa de las bases para la valuación de los activos y pasivos corrientes.

c) La identificación de los activos y pasivos corrientes se ha considerado tradicionalmente como información útil para ayudar a los usuarios de los estados financieros a analizar la situación financiera de la empresa. Al exceso del activo corriente sobre el pasivo corriente suele llamársele «activo corriente neto» o «capital de trabajo».

d) Hay quienes consideran que la clasificación de los activos o pasivos en «corrientes» y «no corrientes» pretende proporcionar una medida aproximada de la liquidez de la empresa, esto es, de la capacidad de llevar a cabo sus actividades diarias sin afrontar dificultades de orden financiero. Otros consideran que esta clasificación permite identificar aquellos recursos y obligaciones de la empresa que se encuentran circulando continuamente.

e) Estas concepciones son en cierta medida incompatibles. Ello se debe a que, para medir la liquidez, el criterio para clasificar los activos y pasivos como corrientes o no corrientes depende de que sean o no realizables o liquidables en el futuro cercano. Mientras que el criterio para identificar a los activos y pasivos como circulantes depende de que sean consumidos o integrados en la producción de los ingresos dentro del ciclo normal de operaciones de la empresa. El ciclo normal de operaciones de la empresa normalmente se refiere al tiempo promedio entre la adquisición de los materiales que entran al proceso y la realización final en efectivo. Por ejemplo, los trabajos de construcción en proceso, según el primer criterio, serían excluidos de los activos corrientes; mientras que, según el segundo criterio, deberían ser incluidos.

f) Estas consideraciones contrapuestas han llevado a la adopción en varios países, de una posición según la cual se incluyen como activos corrientes las partidas que se espera convertir en efectivo en plazo no mayor de un año o dentro del ciclo normal de operaciones, el que sea más largo; y los pasivos se clasifican como corrientes si son pagaderos a requerimiento del acreedor o bien si se espera que sean pagados dentro del curso de un año. Aun cuando este enfoque se usa como regla general, existen ocasiones en que la inclusión o exclusión de partidas específicas se basan en criterios diferentes.

6. Presentación de los pasivos corrientes

En abril de 2001 el Consejo de Normas Internacionales de Contabilidad (IASB) adoptó la NIC 1 Presentación de Estados Financieros, que había sido originalmente emitida por el Comité de Normas Internacionales de Contabilidad en septiembre de 1997. La NIC 1 Presentación de Estados Financieros sustituía a la NIC 1 Información a Revelar sobre Políticas Contables (emitida en 1975), la NIC 5 Información a Revelar en los Estados Financieros (aprobada originariamente en 1977) y la NIC 13 Presentación de Activos Corrientes y Pasivos Corrientes (aprobada originariamente en 1979).

La NIC 1 afecta a la presentación de los cambios en el patrimonio que proceden de los propietarios y en el resultado integral. No cambia el reconocimiento, medición o información a revelar de transacciones específicas y otros eventos requeridos por otras NIIF.

La NIC 1 requiere que una entidad presente, en el estado de cambios en el patrimonio, todos los cambios en el patrimonio que proceden de los propietarios. Todos los cambios en el patrimonio que no proceden de los propietarios (es decir en el resultado integral) se requiere que se presenten en un estado del resultado integral o en dos estados (un estado del resultado separado y un estado del resultado integral). Los componentes del resultado integral no está permitido que se presenten en el estado de cambios en el patrimonio.

Cuando la entidad aplique un política contable retroactivamente o haga un reexpresión retroactiva, tal como se define en la NIC 8 Políticas Contables, Cambios en las Estimaciones Contables y Errores, o cuando la entidad reclasifique partidas en los estados financieros, la NIC 1 requiere que presente un estado de situación financiera como al comienzo del primer periodo comparativo en un juego completo de estados financieros.

La NIC 1 requiere que una entidad revele los ajustes por reclasificación e impuestos a las ganancias relacionados con cada componente de otro resultado integral. Estos ajustes son los importes reclasificados al resultado del periodo actual que previamente fueron reconocidos en otro resultado integral.

La NIC 1 requiere la presentación de los dividendos reconocidos como distribuciones a los propietarios e importes relacionados por acción en el estado de cambios de patrimonio o en las notas. Los dividendos son distribuciones a los propietarios en su condición de tales y el estado de cambios en el patrimonio presenta todos los cambios en el patrimonio que proceden de los propietarios.

7. Arrendamientos

NIC 17 Arrendamientos emitida el 1 de enero de 2012. Incluye las NIIF con fecha de vigencia posterior al 1 de enero de 2012 pero no las NIIF que serán sustituidas.

Este extracto ha sido preparado por el equipo técnico de la Fundación IFRS y no ha sido aprobado por el IASB. Para conocer los requisitos completos se debe hacer referencia a las Normas Internacionales de Información Financiera. El objetivo de esta Norma es el de prescribir, para arrendatarios y arrendadores, las políticas contables adecuadas para contabilizar y revelar la información relativa a los arrendamientos.

La clasificación de los arrendamientos adoptada en esta Norma se basa en el grado en que los riesgos y ventajas, derivados de la propiedad del activo, afectan al arrendador o al arrendatario.

Un arrendamiento se clasificará como financiero cuando transfiera sustancialmente todos los riesgos y ventajas inherentes a la propiedad. Un arrendamiento se clasificará como operativo si no transfiere sustancialmente todos los riesgos y ventajas inherentes a la propiedad.