PROTECCIÓN ESPECIAL EN LAS LEGISLACIONES LABORALES AL TRABAJO INFANTIL, Costa Rica, México, España y República Dominicana

COSTA RICA:

Costa Rica es un país que, al ratificar todos los convenios referentes a trabajo infantil, adquirió el compromiso de realizar los esfuerzos pertinentes para erradicar y prevenir el trabajo infantil y proteger a la persona adolescente trabajadora.

En el marco de estas responsabilidades, en febrero de l998 se promulga el Código de Niñez y Adolescencia (Ley No. 7739), instrumento que reforma y refuerza la legislación en materia de trabajo infantil y adolescente. El supracitado código se constituye en el marco jurídico mínimo para la protección integral de los derechos de los niños, niñas y adolescentes, concibiendo a éstos como personas sujetas de derechos y con capacidad de actuar en la esfera administrativa y judicial para garantizar sus derechos.

Establece los principios fundamentales tanto de la participación social o comunitaria como de los procesos administrativos y judiciales que involucren los derechos y las obligaciones de esta población. Las normas de cualquier rango que les brinden mayor protección o beneficios prevalecerán sobre las disposiciones de este Código.

Asimismo, puntualiza las responsabilidades y compromisos que el Estado Costarricense ha ratificado de acuerdo con los Convenios y Recomendaciones Internacionales, armonizando de esta manera la legislación nacional de la niñez y adolescencia con la internacional.

El Capítulo VII del supracitado Código se considera una normativa especial de carácter imperativo con respecto al trabajo infantil y adolescente, denominado “Régimen Especial de Protección al Adolescente Trabajador”, mediante el cual se introducen no sólo nuevos elementos a considerar en toda relación laboral en que participen adolescentes trabajadores, sino también la prohibición absoluta para trabajar a las personas menores de 15 años de edad y la regulación del trabajo por cuenta propia y el trabajo familiar. Es importante resaltar que la prohibición del trabajo para las personas menores de 15 años responde a los Convenios 138 y 182 de la Organización Internacional del Trabajo, ratificados por Costa Rica en junio de 1974 y setiembre de 2001.

Este Código de Niñez y Adolescencia, en su artículo 83, le asigna la responsabilidad al Ministerio de Trabajo y Seguridad Social de velar por la protección y el cumplimiento de los derechos laborales de la persona adolescente (de 15 años a menos de 18 años), así como reglamentar de manera coordinada y consulta con los diferentes sectores de la sociedad, todo lo relativo a su contratación, en especial el tipo de labores permitidas y las condiciones necesarias de trabajo. Esta reglamentación deberá dictarse en coordinación y consulta con los gremios.

Para cumplir con este cometido se elabora un reglamento denominado “Reglamento para la contratación laboral y condiciones de salud ocupacional de las personas adolescentes”, en vigencia desde el 10 de enero de 2001 mediante decreto ejecutivo No. 29220-MTSS. En él se estipulan las labores prohibidas y restringidas para las personas mayores de 15 años y menores de 18 años de edad. Estas disposiciones coinciden plenamente con lo consignado en el Convenio 182 de la OIT.

MÉXICO:

La Convención sobre los Derechos del Niño establece “el derecho del niño a estar protegido contra la explotación económica y contra el desempeño de cualquier trabajo que pueda ser peligroso o entorpecer su educación, o que sea nocivo para su salud o para su desarrollo físico, mental, espiritual, moral o social”.

El Convenio núm. 182 de la OIT sobre las peores formas de trabajo infantil reconoce que proteger a las niñas y a los niños requiere de respuestas integradas que incluyen empleos y trabajo decente para sus padres y medidas de protección social que les ayuden a mantener a las niñas y a los niños en la escuela.

Protección de los menores en México

En México, la ley federal del trabajo, presenta protecciones especiales, para regular el trabajo infantil. Estableciendo las siguientes disposiciones, sobre el trabajo de los menores.

Artículo 173.- El trabajo de los menores queda sujeto a vigilancia y protección especiales de las autoridades del trabajo tanto federales como locales.

La Secretaría del Trabajo y Previsión Social en coordinación con las autoridades del trabajo en las entidades federativas, desarrollarán programas que permitan identificar y erradicar el trabajo infantil.

Artículo 174.- Los mayores de catorce y menores de dieciséis años, independientemente de contar con la autorización de Ley para trabajar, deberán obtener un certificado médico que acredite su aptitud para el trabajo y someterse a los exámenes médicos que periódicamente ordenen las autoridades laborales correspondientes. Sin estos requisitos, ningún patrón podrá utilizar sus servicios.

Artículo 175.- Queda prohibida la utilización del trabajo de los menores:

I. En establecimientos no industriales después de las diez de la noche;

II. En expendios de bebidas embriagantes de consumo inmediato, cantinas o tabernas y centros de vicio;

III. En trabajos susceptibles de afectar su moralidad o buenas costumbres; y

IV. En labores peligrosas o insalubres que, por la naturaleza del trabajo, por las condiciones físicas, químicas o biológicas del medio en que se presta, o por la composición de la materia prima que se utiliza, son capaces de actuar sobre la vida, el desarrollo y la salud física y mental de los menores.

En caso de declaratoria de contingencia sanitaria y siempre que así lo determine la autoridad competente, no podrá utilizarse el trabajo de menores de dieciséis años. Los trabajadores que se encuentren en este supuesto, no sufrirán perjuicio en su salario, prestaciones y derechos.

Cuando con motivo de la declaratoria de contingencia sanitaria se ordene la suspensión general de labores, a los menores de dieciséis años les será aplicable lo dispuesto por el artículo 429, fracción IV de esta Ley.

En el año 2010, la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) diseñó el distintivo “Empresa agrícola Libre de Trabajo Infantil”, con el objetivo de reconocer a las empresas agrícolas en todo el país que han adoptado una política para el cuidado y protección infantil, a través de la cual instrumentan acciones para el pleno desarrollo de los hijos/as de las familias jornaleras, rechazan la utilización de la mano de obra infantil y promueven la protección los trabajadores menores de edad.
El gobierno de México y la Organización Internacional del Trabajo (OIT), a través del programa internacional para la Erradicación del Trabajo Infantil, a través de la asistencia técnica del Departamento del Trabajo de EUA, puso en marcha el 26 de enero de 2010, el proyecto “Alto al Trabajo Infantil en la Agricultura.

ESPAÑA:

Ley Orgánica núm. 1/1996, de 15 de enero, de protección jurídica del menor, de modificación parcial del Código Civil y de la Ley de Enjuiciamiento Civil. Boletín Oficial del Estado, 1996-01-17, núm. 15, págs. 1225-1238.

De acuerdo a esta ley orgánica, en su capitulo I y su artículo 12, sobre las actuaciones de protección al menor:

1) La protección del menor por los poderes públicos se realizará mediante la prevención y reparación de situaciones de riesgo, con el establecimiento de los servicios adecuados para tal fin, el ejercicio de la guarda, y, en los casos de desamparo, la asunción de la tutela por ministerio de la ley.

2) Los poderes públicos velarán para que los padres, tutores o guardadores desarrollen adecuadamente sus responsabilidades, y facilitaran servicios accesibles en todas las aéreas que afectan al desarrollo del menor.

El derecho a la participación de los menores también se ha recogido expresamente en el articulado, con referencia al derecho a formar parte de asociaciones y a promover asociaciones infantiles y juveniles, con ciertos requisitos, que se completa con el derecho a participar en reuniones públicas y manifestaciones pacíficas, estableciéndose el requisito de la autorización de los padres, tutores o guardadores.

La Ley regula los principios generales de actuación frente a situaciones de desprotección social, incluyendo la obligación de la entidad pública de investigar los hechos que conozca para corregir la situación mediante la intervención de los Servicios Sociales o, en su caso, asumiendo la tutela del menor por ministerio de la ley.

De igual modo, se establece la obligación de toda persona que detecte una situación de riesgo o posible desamparo de un menor, de prestarle auxilio inmediato y de comunicar el hecho a la autoridad o sus agentes más próximos. Con carácter específico se prevé, asimismo, el deber de los ciudadanos de comunicar a las autoridades públicas competentes la ausencia del menor, de forma habitual o sin justificación, del centro escolar.

El Ministerio de Trabajo español, advierte de que aunque la edad mínima para trabajar es 16 años, incluidos los trabajos por cuenta propia, pueden existir infracciones laborales por limitaciones legales que prohíben a los menores de 18 años realizar ciertos trabajos.

Así, la ley prohíbe la admisión al trabajo a los menores de 16 años, salvo con un permiso especial para espectáculos públicos, y detalla que los menores de 18 años no pueden realizar trabajos nocturnos, trabajar más de ocho horas diarias o hacer horas extra.

Los menores de 18 tampoco pueden realizar trabajos “declarados insalubres, penosos, nocivos o peligrosos, tanto para su salud como para su formación profesional y humana”.

REPÚBLICA DOMINICANA:

La Convención sobre los Derechos del Niño (CDN), ratificada por República Dominicana en 1991, prescribe directrices y principios para el desarrollo y orientación de políticas de protección contra la violencia a la niñez y adolescencia.

La ley 136-03 o Código para el Sistema de Protección y los Derechos Fundamentales de los Niños, Niñas y Adolescentes establece los conceptos, roles y responsabilidades para la protección, a los niños, niñas y adolescentes. Uno de los aspectos más relevantes de este instrumento es que el mismo define mecanismos operativos para la protección, atención, reinserción y garantía de los derechos de esta población.

El 26 de enero de 1997, se promulgó el “Código del Menor” con el propósito de implementar adecuadamente la Convención de los Derechos del Niño, recopilando y sistematizando las principales leyes existentes en la República Dominicana sobre el tema de los menores.

El Código del Menor, integrado básicamente por la Ley 14-94 que desarrolla el “Código para la Protección de Niños, Niñas y Adolescentes”, fue promulgado en 1994 y recientemente enmendado mediante la Ley 24-97 que modifica a su vez los Códigos Penal y de Procedimiento Criminal. Por último, dentro de esta recopilación se encuentra el Decreto 59-95 que se refiere al “Reglamento para la Aplicación del Código del Menor”.

El Código del Menor busca hacer efectivos los derechos del niño, estableciendo como deber del Estado y la sociedad el garantizar su cumplimiento. De acuerdo con el Código, un menor es considerado niño desde su nacimiento hasta los 12 años de edad, y adolescente desde los 13 hasta los 18 años, que constituye la mayoría de edad.

El Código de Trabajo de la República Dominicana, en su Título II, prohíbe el trabajo de menores de 14 años de edad y establece en los artículos 244 al 254 las condiciones en que puede realizarse el trabajo. Asimismo en el Capítulo V, Sección II, artículos del 100 al 102 del Código del Menor, encontramos disposiciones referentes al derecho a la profesionalización y a la protección en el trabajo.

Dentro de la normativa interna relativa a los menores en República Dominicana, debe también considerarse la Ley Nº 24-97 “Contra Violencia Intrafamiliar”, la cual como ya se ha descrito anteriormente, tiene como propósito principal la protección de la familia y los menores como parte integrante de la misma. De esta manera, el menor es parte de los objetivos de la protección contra la violencia doméstica y familiar.