EMISORAS RADIALES, LOCUTORES Y SUS VOCES

INTRODUCCIÓN

Con la globalización e inmediatez impuesta como razón de ser en la sociedad de la información resulta cuanto menos curioso que el número de emisoras de radio tradicionales no haya aumentado considerablemente con el tiempo. La razón es, ciertamente, simple. No es debido a que no existan emisoras preparadas para transmitir, sino por una cuestión de economía del espectro radioeléctrico. Una emisora de radio tradicional necesita de un rango de frecuencias determinado para poder emitir, y si otra emisora lo hace a la vez sobre la misma frecuencia el receptor será incapaz de distinguirlas, creando interferencias. Así, como el espectro destinado a la radio es limitado, las emisoras precisan de licencias que les permitan transmitir, y han de hacerlo con una calidad determinada para no saturar el mismo. Esto hace que, generalmente, existan algunas emisoras a nivel nacional y el resto sean regionales o locales. Con Internet este problema se soluciona; cualquiera puede emitir a nivel mundial un programa sin más limitaciones que la calidad de la conexión que tenga el par emisor/receptor.

Los elementos necesarios para crear una emisora de radio por Internet son comparables a los de una emisora de radio tradicional: Los contenidos que propone el emisor se transmiten a un receptor a través de un sistema que sirva la información. En la radio tradicional, el programador escoge los contenidos y los transmite a un receptor de radio a través de las antenas de la emisora. En Internet se establece un vínculo con un programa servidor que permite las conexiones entrantes de los receptores que deseen escuchar la emisión.

EMISORAS RADIALES, LOCUTORES Y SUS VOCES

Una emisora radial es una empresa mayormente privada, pero también estatal, con fines comerciales, sociales, comunitarios, según sea el caso. En este lugar se confeccionan, producen y emiten los programas radiofónicos. En ese sentido, las empresas dedicadas a este rubro independientemente de las características particulares que tengan, dividen su actividad en departamentos o áreas. Tenemos así a los sectores de administración, dirección general, prensa, producción, programación, publicidad, edición, técnica, etc. Las emisoras radiales se diferenciarán en su programación, sus modos de producción tendrán un estilo propio, de acuerdo a sus intereses y a su público objetivo. De acuerdo a su programación sobresalen 2 tipos de emisoras: Las musicales y las informativas. Podríamos hablar también de las culturales y religiosas.

El funcionamiento de una estación de radio se basa en la emisión y recepción de ondas electromagnéticas de la longitud de onda correspondiente a la radio. El espectro electromagnético es muy amplio y comprende desde los rayos gama hasta las micro ondas. Las ondas de radio se encuentran entre las micro ondas y el espectro infrarrojo. La música y todos los sonidos que escucha el ser humano se encuentran dentro del mencionado espectro.

Como se muestra en el esquema que sigue, el sonido original es captado por un receptor el cual puede ser un micrófono. Luego esa información se codifica y se emite desde una antena transmisora.

Según la modulación que posea la señal emitida, nos encontraremos con una señal de amplitud modulada u otra de frecuencia modulada. Luego, la antena receptora comienza el proceso de recepción de la señal de la estación de radio. El sintonizador se ocupa de separar las distintas frecuencias de las mismas para dar con la que es de nuestro interés.

Finalmente, un amplificador amplifica y aumenta el sonido o la música que se ha emitido y la transmite al parlante para que la misma pueda ser escuchada por el oído del ser humano. De esta manera se cierra todo el ciclo de emisión y recepción que hace a la radiodifusión.

CLASIFICACION Y PROFESIONALIZACION DE LOS LOCUTORES

La clasificación de los locutores:

Hace algunos años, el locutor era polifacético; se puede asegurar que era regular en todo, actualmente es una auténtica profesión, tiene sus especialidades y cada una responde a una necesidad, a un tratamiento específico y a una forma determinada. De acuerdo a esto se ha hecho una clasificación de los locutores en la actualidad siendo esta la siguiente:

Locutor animador

Es el que da vida y color a un programa; debe tener una gran agilidad mental, una magnífica fluidez, un gran sentido del humor, debe manejar todas las situaciones con desparpajo y soltura. Pero como es una de las formas más difíciles de la locución por el trato directo con el público, se debe tener especial cuidado en el manejo de las diferentes circunstancias ya que no se debe olvidar que “de lo sublime a lo ridículo, no hay sino un paso.

Locutor maestro de ceremonias

Debe ser un maestro del protocolo, de las buenas maneras de la sobriedad y hasta de su presencia. A diferencia del animador, no cabe ni el humor: por el contrario, el maestro de ceremonias debe infundir un profundo respeto, una serenidad sin rayar en la petulancia o en la suficiencia, un domino del publico pero con elegancia y buenas maneras. Mientras el animador puede jugar con su público, y pedir aplausos, el maestro de ceremonias no le está permitido este tipo de manifestaciones. Es un coordinador, director del espectáculo, un “edecán” de quienes actúan en el escenario. Un maestro de la ceremonia.

Locutor comercial

Es el que en su voz y su interpretación, tiene fuerza vendedora; es convincente, crea inquietudes. Sus entonaciones son persuasivas y más que imperativas invitan a la gente a la compra de lo que se ofrece.

Locutor de noticias

El locutor de noticias, es ante todo un excelente lector; lo hace con cierta rapidez y ritmo, sin perder la vocalización y la dicción. Antes que leer la noticia la cuenta. Debe tener convicción en sus entonaciones, para darle veracidad a la información que presenta.

Locutor comentarista

Exige mucha propiedad imparcialidad, criterio analítico y saber sortear los ángulos del comentario, para no estar en la postura fácil de atacar por atacar o defender intereses creados. Deben ser personas responsables, de honestidad intachable y gran objetividad.

Locutor narrador

Se requiere condiciones especiales; es un verdadero actor; cuando es quien pone en situación a los oyentes describiendo un paisaje, un estado de ánimo o una circunstancia en particular. Forma parte del personal de un elenco radio-teatral. Su voz debe ser descriptiva, para hacer sentir y vivir las situaciones que relatan. Otra manifestación del narrador es la relacionada con el deporte. También es un intérprete de las emociones, para transmitirlas a sus oyentes. Debe conocer todas las reglas del deporte que trasmite, tener una gran memoria, para retener los nombres de los participantes; un gran sentido de la ubicación y una gran fuerza descriptiva. Otra de las formas de la narración es cuando los oyentes requieren de un espectáculo que está sucediendo en público.

Locutor actor

Tiene características significativas, debe encarnar un determinado personaje, sobre todo en radio, donde la voz es fundamental, requiere dominio en la actuación, sobre todo en radio, donde la voz es fundamental. Han salido de la radio grandes actores y actrices de la televisión y el cine como Dorothy Lamour y Laurence Oliver quienes iniciaron grabando obras para la radio B.B.C. de Londres. El actor de radio es un artista en todo el sentido de la palabra, vive con propiedad de intensidad cada uno de sus papeles, y hace de su propia vida un mundo de vidas paralelas.

Locutor de cabina

Es el primer peldaño en el escalafón profesional de locutores, realiza programas musicales, lee boletines informativos, coordina transmisiones a control remoto, debe ser animador, maestro de ceremonias y a veces comentarista, en forma transitoria y circunstancial. La cabina es la mejor escuela para un locutor, se disciplina en el cumplimiento en el deber porque tiene que estar al frente de micrófono como un centinela, no puede retirarse hasta que no llegue su reemplazo. Debe estar en una cabina solitaria y fría contribuyendo a que el mundo se divierta. Es la voz de la noticia, es el alma de la radio. Su importancia se la da el mismo, si se preocupa por prepararse día a día; escribe sus propios programas los musicaliza y los realiza.

 

Locutor lanza-discos

Es una persona con amplío conocimiento sobre el desarrollo discográfico de las manifestaciones de la música. Debe conocer la trayectoria de intérpretes, compositores, sellos, disqueros, arreglistas. Debe ser honesto imparcial y objetivo, pues es el orientador del oyente en materia musical, debe saber que en lo que hace y dice está condicionado su nombre y el de la empresa radial que representa.

En todas las especialidades de la locución la mujer lo hace con mucha propiedad excepto en casos donde el hombre ha sido tradicional como en deportes y noticias, actualmente la mujer está tomando auge como locutora de noticias, comentaristas deportivas y narradoras con resultados sorprendentes. La voz de la mujer en la radio es significativa por su matiz y el toque femenino, su talento y profesionalismo se ha impuesto.

Al empezar esta parte del locutor, decíamos que este ya no es polifacético, que cada especialidad lo determina y lo identifica. Por esta razón, no es aconsejable que a un locutor de noticias se le escuche narrando novelas, o a un locutor actor, narrando deportes. Cada uno en su especialidad y con el firme propósito de llegar a ser o seguir siendo el mejor de los mejores.

Directores

A esta posición se llega cuando se denominan una o varias de las especialidades de la locución. Para ser director se requiere gran don de gente, sentido de responsabilidad, criterio de ecuanimidad para el manejo de quienes dictan sus órdenes. Debe ser un maestro, un guía y orientador, un estratega y un magnifico orientador de inquietudes. La dirección, es conocimiento, manejo y ejecución, estas tres condiciones conjugadas con prudencia pero con gran seguridad, son la clave del éxito. El locutor productor, o libretista, no puede acabarse en radio; es ahí donde está la creatividad y el desarrollo de inquietudes, intelectuales, y de cultura en general.

DIRECTOR RADIAL

a) Coordinar y dirigir las actividades desarrolladas.
b) Encargarse de las gestiones encaminadas a incrementar y adecuar los medios personales, financieros y materiales para mantener y aumentar en lo posible la calidad y adecuación a sus fines de las Emisoras de Radio que tenga a su cargo.
c) Velar por el mantenimiento y buen uso de los equipos técnicos de las Emisoras.
d) Planificar la Programación de la Radio, conforme a lo aprobado por la Comisión Reguladora, así como las funciones de los becarios de apoyo asignados y personal voluntario.
e) Ejecutar, en general, todos los acuerdos de la Comisión Reguladora.
f) Cuantas otras funciones se deriven de la necesidad de cumplir los objetivos marcados en este Reglamento, y el buen funcionamiento de las Emisoras.

CONCLUSIÓN

Para montar una emisora de radio se necesita: un micrófono, una mesa de sonido, un transmisor, una atenta, un receptor y algún conocimiento de física, ya que es fundamental saber hacer que el sonido se propague por el aire a través de ondas electromagnéticas.

El estudio de una emisora de radio es acústicamente aislado, generalmente por espuma, que logra detener la entrada de sonidos externos. Allí, el locutor habla por el micrófono que es un “transductor”: recibe la vibración de la voz en ondas mecánicas y las convierte en corriente eléctrica. El micrófono está enchufado a una mesa de sonido, en la que también están conectados el reproductor de cd y la computadora en la que están almacenadas las músicas, comerciales y efectos de sonido. La señal en forma de impulsos eléctricos que sale de la mesa de sonido es relativamente débil, por eso debe pasar primero por un amplificador que aumenta la intensidad de la corriente eléctrica.

En el techo de la emisora está la antena que recibe las señales eléctricas y las transforma en ondas electromagnéticas. Cada antena emite dos tipos de señales al mismo tiempo: la onda portadora, que es la que lleva la frecuencia de radio, y la corriente alterna que contiene el sonido. Ambas señales llegan al receptor y, cuando movemos el dial, un circuito interno hace que la antena del aparato oscile de acuerdo a cada estación radial. Los parlantes convierten las ondas eléctricas en vibraciones mecánicas que son el sonido propiamente dicho. En EEUU, desde 2002, las emisoras de radio funcionan digitalmente y, hoy en día, cualquier persona puede crear una emisora de radio online.