FRAUDES Y DELITOS CONTABLES

INTRODUCCIÓN

El presente trabajo se plantea como una exposición de la función que cumple el contador dentro de la organización, destinado principalmente a apoyar la toma de decisiones administrativas. Pero también se analiza el papel moral de éste frente a las decisiones administrativas que van en contra de los cánones del Código de Ética Profesional.
La propuesta es que el contador debe proveer de las herramientas necesarias para la toma de decisiones de la empresa, en un nivel estratégico, táctico u operativo.

El contador público, en su desempeño profesional, debe tener como requisito ser una persona honorable, con alto grado de principios moraléticos en el desempeño de sus funciones, a fin de que su nombre no se vea envuelto en asuntos de dudosa procedencia, o manejo inexplicable.

El contador debe mantener la exactitud e integridad moral que debe caracterizar al trabajo de la contabilidad en las organizaciones.

La empresa, por su parte, tiene una finalidad con respecto al profesional de la contabilidad, y es la de respetar su buen desenvolvimiento dentro de la empresa. Esto quiere decir que no le debe imponer a éste asunto que pongan en tela de juicio la moralidad de la misma.

FRAUDES Y DELITOS CONTABLES

Las irregularidades a los registros o informes contables para algún fin fraudulento puede ser “fraude de empleados” o “fraude de gerencia”.

El fraude de empleados se refiere a actos deshonestos realizados en contra de la compañía por sus empleados. Como ejemplos tenemos el robo de activos, cobro de precios de venta más bajos a clientes “favorecidos”, el recibo de dinero de los proveedores, la sobreestimación de las horas trabajadas, el relleno de cuentas de gastos y el desfalco (robo de activos que se esconde mediante la falsificación de los registros contables).

El fraude de gerencia se refiere a una falsedad deliberada hecha por la alta gerencia de un negocio a personas externas a la organización del mismo, tendiente a desorientar a inversionistas o acreedores, ocultando la verdad, y a esto se puede agregar las indelicadezas entre socios, así como los manejos fraudulentos de Directores y Consejeros, que pueden consistir en malversación de fondos o en falseamiento de Balances.

Esto comporta naturalmente, el tener que efectuar falsos asientos durante el curso del ejercicio comercial, los cuales alterarán a su hora, el estado del balance al proceder a su formulación. Lo más corriente es que tales falsos asientos tengan lugar con ocasión del inventario; salarios excesivos a los gerentes y/o a sus familiares lo que permite que la gerencia los utilice para fines personales; transacciones de negocios estructuradas en forma fraudulenta entre la compañía y los miembros de su alta gerencia; traspaso de cuentas a otra que no tienen nada que ver con el origen de la operación; asientos embrollados para mantener o introducir en el balance ciertos valores no pertenecientes al mismo, como en el caso de amortizaciones de valor en la cuenta de “mercaderías” cuando se daña parte de las mercancías; ventas ficticias; existencia ficticia de activos; falsa sobrevaloración del Activo; omisión de compromisos; indicación de un giro mayor al real, entre otros muchos.

Según la manera y la época de su ejecución, los delitos contables de los patrones se descomponen en tres categorías: los que se cometen en el curso del ejercicio; los que se efectúan al formular el inventario con repercusión en el balance y los delitos de balance propiamente dichos, en el sentido más limitado, los cuales afectan las cuentas del Mayor para obtener el amaño del balance.

La gerencia que quiere ocultar la situación de su negocio puede hacerlo en dos direcciones: hacia arriba o hacia abajo. En el primer caso existe el propósito de hacer aparecer aumentada en los libros la capacidad comercial y al revés en el segundo; el efecto final es falsear la situación general, según sea el interés que pueda existir según las circunstancias reinantes.

Los fundamentos para la sobre – valorización contable de un capital son:

  • Obtención o conservación de emprésitos.
  • Ilusionar a algún capitalista.
  • Perjuicio a socios recién ingresados.
  • Apaciguamiento de asociados o acreedores intranquilos o angustiosos.
  • Proyecto de cesión o venta del negocio, especialmente transformación en anónima o en sociedad limitada.
  • Justificación de un precio de adquisición excesivo para empresas de concesión que han de invertir al Estado, Ayuntamiento u otra entidad o sociedad Administrativa.
  • Reparto de mayores dividendos o disminución de `pérdidas de explotación.
  • Elevación de la cotización de las acciones.
  • Obtención de tantos por ciento más elevados.

Las razones para la disminución contable de un capital son:

  • Separación inminente de uno de los socios.
  • Detener la posible acción de lo acreedores haciéndoles ver la esterilidad a que podrían verse condenadas sus demandas.
  • Dar largas a ciertos créditos.
  • Intención de llegar a un acuerdo favorable, o de una suspensión de pagos.
  • Quiebra fraudulenta.
  • Reparto de beneficios en perspectiva.
  • Posibles casos de discusión entre coherederos.

Fraudes fiscales.

Evasión fiscal contable:

La mayor parte ocurre por la inmensa presión de los impuestos. A causa de ello hay que señalar una sensible caída de la moral fiscal, de la cual el mismo Estado es culpable con su recaudación desordenada y su siempre creciente política de impuestos. Estas influencias estatales han obrado perniciosamente sobre la vida económica y han asediado a muchos propietarios que en muchos de ellos ha llegado a crecer el sentimiento de hallarse, en cierta manera, en el caso de legítima defensa al proceder a la ocultación de la verdad de sus bienes. Este estado de cosas ha ejercido una presión desmoralizadora. De ello al falseamiento del balance no va más que un paso.

Sobre la moral comercial ha actuado de una manera especialmente perjudicial y perturbadora la estrechez de miras y la incomprensión en que se colocó el Ministerio de Hacienda, en contradicción con los fundamentos del intercambio económico, ya que en su calidad de perceptora de impuestos lesionó muchas de las costumbres comerciales y reglas económicas considerables, no solo como admisibles, sino hasta aconsejables; por ejemplo, las amortizaciones excesivas, la dotación de reservas, la creación de cuentas provisionales, ocultación de beneficios, etc., todo lo cual había sido considerado como de buena administración, pero que fue estimado por las organizaciones fiscales como animado de un espíritu de mezquindad.

De ahí que se haya creado la costumbre de formular dos balances: el balance fiscal y el balance comercial, dando lugar a una gran alteración de los balances, creando una situación especialmente desmoralizadora de la vida económica actual: en primer lugar, ha sido enormemente aumentada la tentación de presentar falsas contabilizaciones e inexactitudes en el balance, por lo que creen una actuación antieconómica de parte del Estado. En segundo lugar, esta tentación hacia la comisión de malas acciones ha sido aumentada por lo relativamente difícil de su descubrimiento e investigación. Paradójicamente los dueños de empresas están ejecutando los mismos e innumerables fraudes usuales en los empleados infieles: extracción de dinero para usos personales; venta de mercancías sin contabilizar; gastos ficticios; cobro de partidas sin pasar los importes por los libros, etc.

En esta categoría singular de delitos contables entre los propios patrones intervienen dos elementos. En primer lugar ausencia del sentido de culpabilidad, ya que según la opinión corriente, no existe delito si un pequeño patrón extrae cantidades de su propia caja, tanto más cuanto que él no se cree obligado a considerarse agente de Minhacienda. En segundo lugar, las pocas probabilidades de descubrimiento de estas pequeñas y usuales malversaciones de valores, extracciones de caja, etc., favorecen su cometido.

La dificultad de descubrimiento está corroborado por el hecho de que cuando estas malversaciones son imputadas a sus empleados, el patrón ha de ejercer una gran vigilancia y poseer un profundo conocimiento de su negocio para llegar a descubrirlas. Cuánto más difícil será para la Hacienda, que solo hace algunos sondeos y observaciones superficiales y con un examen incompleto de los comprobantes. Sabemos que los fraudes más difíciles de descubrir son aquellos que no figuran para nada en los libros.

Manipulación de utilidades:

Este fraude presupone una reducción de la capacidad comercial tributaria o de los ingresos sujetos a fiscalización. Son de difícil realización por los empleados, pero están totalmente al alcance de un patrón cualquiera. Sirven a los intereses particulares, en detrimento de los del negocio.

Violación de normas contables:

El que anota un asiento contable debe necesariamente colegir el sentido del mismo y dominar la forma; pues, a su traslado a la práctica, la exigencia teórica de la Verdad y de la Claridad no significa otra cosa que toda operación ha de encontrar su contabilización conforme a su sentido y correcta en su forma. Desde el punto de vista de la práctica: Verdad es igual a conformidad en cuanto al sentido, y Claridad es igual a la corrección en cuanto a la forma.

El sentido de una operación comercial depende del fin perseguido por la Empresa y constituye la base del asiento a registrar.
La forma está representada por las reglas de la ciencia contable. Los caminos ilícitos sólo se adoptan por desconocimiento del sentido o por no ser confesable el mismo, y también por ignorancia o inexactitud de la forma.

Esto da por resultado:

  • Ataques a la VERDAD ( asientos contrarios al buen sentido).
  • Ataques a la CLARIDAD (asientos deformados).

El que maquilla un balance no va a obtener una información UTIL y no será pertinente ni confiable. No es pertinente porque no posee valor de retroalimentación, ni valor de predicción, ni es oportuna.

No es confiable porque no es neutral, ni verificable, ya que no representa fielmente los hechos económicos.

Al analizar los Principios de Contabilidad Generalmente Aceptados respecto a la manipulación contable, veremos la violación de las siguientes normas contables:

Ente Económico: Siendo la empresa una unidad económica de la cual se predica el control de sus recursos, con la adulteración de los estados financieros se atenta directamente contra su estabilidad y permanencia en el mercado, porque las empresas que cometen este delito son castigadas por la Administración de Impuestos.

Continuidad: Los recursos y hechos económicos deben contabilizarse y revelarse teniendo en cuenta si el ente económico continuará funcionando normalmente, pero con la presentación de balances maquillados se posibilita la no continuidad normal del negocio por restricciones de tipo jurídico y económico por las multas que acarrea la falsedad de estados financieros.

Valuación o Medición: Tanto los recursos como los hechos económicos se afectan por la no sujeción a las normas técnicas como el valor histórico, el valor actual, el valor de realización y el valor presente que representa la realización de un hecho económico y que no sea oportunamente registrado.

Esencia sobre forma: Los recursos y hechos económicos deben ser reconocidos y revelados de acuerdo a su esencia o realidad económica y no únicamente en su forma legal.

Realización: Sólo pueden reconocerse hechos económicos realizados, que puedan ser comprobados como consecuencia de transacciones, de que el ente económico tenga un beneficio o pérdida, que se experimente un cambio en sus recursos y que sea cuantificable.

Asociación: Se deben asociar los costos y gastos incurridos con los ingresos devengados, registrando simultáneamente unos y otros en las cuentas de resultados.

Mantenimiento de Patrimonio: Un balance falseado no proporciona la utilidad o pérdida real, por lo que la evaluación realizada no reflejará si el patrimonio se haya mantenido o recuperado y el patrimonio financiero no estará debidamente actualizado para reflejar los efectos de la inflación.

Revelación Plena: El ente económico debe informar en forma clara y completa, aunque resumida, todo aquello que sea necesario para comprender y evaluar correctamente su situación financiera, los cambios y el resultado de sus operaciones y su capacidad de producir futuros flujos de efectivo. Esta norma se satisface a través de los estados financieros, los informes de los administradores sobre la situación económica y financiera del ente y sobre lo adecuado de su control interno.

Importancia Relativa o Materialidad: El reconocimiento y presentación de los hechos económicos debe hacerse de acuerdo con su importancia relativa, de todo aquello que por su naturaleza y cuantía puede afectar y alterar significativamente las decisiones económicas de los usuarios de la información. Los balances maquillados ocultan cifras que cambian la realidad de tales hechos económicos.

Prudencia: Esta norma se viola porque se registran hechos no confiables ni verificables, sobreestimando los activos y los ingresos o subestimando los pasivos y los gastos o viceversa.

Al planear y desempeñar procedimientos de auditoría y al evaluar y reportar los resultados consecuentes, el auditor debería considerar el riesgo de representaciones erróneas de importancia relativa en los estados financieros, resultantes de fraude o error.

El “fraude” se refiere a un acto intencional por parte de uno o más individuos de la administración, empleados o terceras partes, que da como resultado una representación errónea de los estados financieros, en detrimento o beneficio de la organización. El fraude puede implicar:

  • Manipulación, falsificación o alteración de registros o documentos.
  • Malversación de activos.
  • Venta o cesión de activos falsos o ficticios.
  • Representaciones impropias o incorrecta valuación de transacciones, activos, pasivos o utilidades.
  • Supresión u omisión de los efectos de transacciones en los registros o documentos.
  • Registros de transacciones sin sustancia.

Pagos impropios, así como una póliza ilegal de donativos, con hechos, operaciones fraudulentas y pagos hechos a las autoridades oficiales o intermediarios de autoridades, clientes o proveedores.
Transferencias de precios impropias de manera intencional (valuación incorrecta de bienes intercambiados entre entidades relativas) con el propósito de estructurar técnicas de precios impropias, de esta manera la gerencia puede mejorar los resultados de operación en detrimento de otra organización.
Descuido intencional de los registros o revelación de información significativa para mejorar el panorama financiero de la organización o de otras organizaciones ajenas.

Mala aplicación de políticas contables:

El término “error” se refiere a equivocaciones no intencionales en los estados financieros, como:

Equivocaciones matemáticas o de oficina en los registros subyacentes y datos contables.

  • Omisión o mala interpretación de hechos.
  • Mala aplicación de políticas contables.

La responsabilidad por la prevención y detección de fraude y error descansa en la administración por medio de la implementación y continuada operación de sistemas de contabilidad y de control interno adecuados. Tales sistemas reducen pero no eliminan la posibilidad de fraude y error.

Dentro de los procedimientos para la revisión de estados financieros se debe incluir:

  • Obtener una comprensión del negocio de la entidad y de la industria en la que opera.
  • Investigaciones concernientes a los principios y prácticas contables de la entidad.
  • Investigaciones concernientes a los procedimientos de la entidad para registrar, clasificar y resumir transacciones, acumular información para revelación en los estados financieros y para preparar los estados financieros.
  • Investigaciones concernientes a todas las aseveraciones de importancia en los estados financieros.
  • Procedimientos analíticos diseñados para identificar relaciones y partidas individuales que parezcan inusuales.

Dichos procedimientos incluirán:

  • Comparación de los estados financieros con estados de períodos anteriores.
  • Comparación de los estados financieros con resultados anticipados y posición financiera.
  • Estudio de las relaciones de los elementos de los estados financieros que se esperaría se conformaran a un patrón predecible basado en la experiencia de la entidad o norma de la industria.

Responsabilidad corporativa:

Los cambios en las reglas del gobierno corporativo son extensos, ambos en el nivel ejecutivo y en el comité de auditoria. Implica nuevas responsabilidades así como también prohibiciones.

Fraude informático:

Este fraude impacta fuertemente los estados financieros. Puede incluir el robo de activos, ocultación de deudas, manipulación de ingresos, manipulación de gastos, entre otros.

Se involucra un computador en el esquema de:

Entrada

  • Salida
  • Programas de aplicación
  • Archivos
  • Operaciones del computador
  • Comunicaciones
  • Hardware
  • Sistema operacional

Métodos de fraude relacionados con el computador:

Alteración de información: Cambio de información antes o durante la entrada al computador. Cualquier persona que tenga acceso al proceso de crear, registrar, transportar, codificar, examinar, convertir la información que entra al computador puede hacerlo.

Caballo de Troya: Consiste en colocar instrucciones adicionales en un programa para que además de las funciones propias, efectúe una función no autorizada. Lo puede hacer quien tenga acceso a cualquier archivo usado normalmente por el programa. Es fácil de esconder entre los cientos de instrucciones de un programa. También puede esconderse en el sistema operacional. Son introducidas preferencialmente adicionando el cambio no autorizado al momento de implantar un cambio autorizado al programa.

Técnica del Salami: Robo de pequeñas cantidades desde un gran número de registros mediante fraude en el programa. Los fondos así obtenidos se aplican a una cuenta especial. Los totales de control no cambian.

Superzapping: Deriva su nombre de Superzap, un programa de utilidad de IBM que se usa en muchas instalaciones. Superzap puede saltar controles y modificaciones o esconder información. Los programas de utilidad como éste, son herramientas poderosas y peligrosas. Estos programas de utilidad están ubicados frecuentemente en librerías donde los puede usar cualquier programador u operador que conozca su existencia.

Trampas – puerta: Muy pocos computadores tienen sistemas operacionales adecuadamente seguros. Trampas – puerta son deficiencias en lo sistemas operacionales. Los programadores del sistema pueden aprovechar estas trampas si son lo suficientemente expertos para insertar instrucciones adicionales o para realizar funciones no autorizadas. Las salidas (User-exits) en los programas del sistema operacional permiten transferir el control a un programa escrito por el usuario.

Bombas lógicas: Es un programa que busca una condición o estado específico. Hasta tanto esa condición o estado no se cumpla el programa trabaja bien. Cuando la condición o estado se presenta entonces una rutina realiza una acción no autorizada.

Escobitas: Es un método de conseguir información dejada en el computador o en su periferia, después de la ejecución de un trabajo. Un método simple es buscar copias no utilizadas de listados o papel carbón. Métodos sofisticados incluyen la búsqueda de datos residuales dejados en el computador después de un trabajo. Por ejemplo, cintas scratch.

Accesos no autorizados: Si se tiene acceso al computador o cualquier recurso del sistema, físicamente, se puede seguir a un funcionario autorizado; electrónicamente, usando una terminal que ya se ha activado o utilizando una terminal no autorizada. O por suplantación física o electrónica, obteniendo los passwords, códigos o cualquier otro método de imitar una persona autorizada.

Intercepción: Se requiere un equipo no costoso, que es de venta libre, se intervienen los circuitos de comunicación entre: terminales y concentradores, o entre terminales y computadores, o entre computadores y computadores. La intercepción de comunicaciones por microondas o satélite también son posibles.

Otras evidencias en computadores

  • El fraude contable y electrónico
  • La transferencia de valores ilegales
  • El lavado de dinero
  • El robo de identidad
  • La estafa
  • El robo de información 
  • Son algunos de los delitos que se cometen segundo a segundo con solo tener acceso a un computador. Por eso la necesidad de la actualización y el entrenamiento en la investigación técnica para la obtención de evidencias que pueden ser evaluadas y utilizadas como pruebas en Cortes Civiles y Criminales.

    Otras modalidades de fraude

    Panorama General del fraude contable
    Fraude en las Organizaciones Empresariales
    Administración del riesgo en las Organizaciones Financieras:
    Fraude en el Sector Bancario
    En el sector asegurador
    Modalidades de fraude con tarjeta de crédito
    Evasión y elusión de impuestos como fraude

Delito y fraude contable;

  • Activos
  • Pasivos
  • Patrimonio
  • Ingresos
  • Egresos
  • Cuentas de orden
  • Fraudes en la empresa:
  • Manejo circulante

    • Caja menor y adulteración de transacciones
    • Recibos provisionales
    • Dobles reembolsos
    • Apropiación indebida de dinero sin registro
    • Jineteo de efectivo o cheques
    • Sustitución de dinero por cheque o tarjeta
    • Consignaciones adulteradas
    • Destrucción de facturas y comprobantes
    • Autopréstamos
    • Clonación de recibido en operaciones de efectivo
    • Complicidad en atracos

Ingenierías contables:

  • Incremento de gastos de viaje y representación
  • Falta de legalización de anticipos
  • Creación de activos o pasivos ficticios
  • Compras inexistentes
  • Pagos dobles a proveedores
  • Cargos indebidos a clientes
  • Falta de oportunidad en las conciliaciones

Manejo indebido de los activos

  • Uso indebido de líneas telefónicas
  • Uso indebido de computadores
  • Riesgos por programas no protegidos
  • Actividades prohibidas en las instalaciones

Uso indebido de claves de acceso

  • Claves compartidas en horas no hábiles
  • Protección de claves en las mismas instalaciones
  • Claves permanentes sin cambios oportunos

Manejo de títulos, facturas o documentos negociables:

  • Omisión de control consecutivo
  • Documentos gemelos o alternos

Evasión y elusión de impuestos:

  • Definición
  • Modalidades contables
  • Violación de principios de contabilidad
  • El contrabando
  • Controles de la Administración de Impuestos Nacionales
  • Sanciones penales
  • Sanciones civiles y códigos de ética
  • Estrategias internacionales
  • Responsabilidades de los Contadores, Abogados y Ejecutivos de la administración
  • Proyecto de Reforma Tributaria y su relación con la penalización de la evasión.

Las Juntas Directivas y sus riesgos:

Las Juntas Directivas se les consideraban unos asesores de confianza de los administradores que no tenían un rol protagónico e impulsor, ni mucho menos el control y seguimiento, pues su papel se circunscribía a formular recomendaciones sobre la marcha de la empresa y la gestión de sus ejecutivos, convalidando con su presencia y su firma los actos de aquellos, a tal punto que en el lenguaje empresarial se hacía una línea radical entre lo que era la gerencia y los que se llamaban directores, en una denominación que era por sobre todo honorífica.

Actualmente salvo disposición estatutaria en contrario, se presumirá que la Junta Directiva tendrá atribuciones suficientes para ordenar que se ejecute o celebre cualquier acto o contrato comprendido dentro del objeto social y para tomar las determinaciones necesarias en orden a que la sociedad cumpla sus fines.

No es de extrañar que en la nueva concepción de los negocios se les reclame a sus miembros un mayor protagonismo y, en consecuencia, una responsabilidad más calificada que la del nuevo consejo o asistencia, para que su papel refleje lo que realmente son.

Centrándose en lo que atañe a los miembros de las Juntas Directivas la Ley Sarbanes Oxley no se limitó a adscribirles el carácter de administradores, sino que precisó que su obrar debe ser de buena fe y que su gestión ha de estar revestida de la lealtad y la diligencia de un buen hombre de negocios.

Esto quiere decir que el norte de su actuación es exclusivamente el interés de la sociedad y de los asociados y que están sometidos a un catálogo de prescripciones funcionales que los convierte en sujetos activos de la gestión empresarial, no sólo como impulsores de sus objetivos sino como vigilantes de la puesta en marcha y de los resultados de sus políticas, estrategias y programas, adscribiéndoles una responsabilidad solidaria e ilimitada ante los perjuicios que por dolo o culpa ocasionen a la sociedad, a los socios o a terceros, salvo cuando no se haya tenido conocimientos de la acción u omisión que genere la responsabilidad o se haya votado en su contra, siempre que quienes se opongan al acto no lo hubieren ejecutado.

Una primera cuestión que surge de lo expuesto es la representatividad de los miembros de las Juntas Directivas, pues aunque ellos sean nombrados por determinados accionistas, su papel es el de proporcionar el cumplimiento de los fines de la sociedad, sin que necesariamente ellos tengan que confundirse con el interés de quienes los eligieron.

Este asunto no es de poca monta, porque implica dedicar todos los esfuerzos al éxito de la compañía, dejando de lado los móviles particulares de los asociados, cualquiera sea su poder.

LOS FRAUDES MAS COMUNES EN CONTABILIDAD

Las diferencias esenciales entre los delitos contables de los empresarios y de los empleados consiste en lo siguiente: Mientras estos últimos efectúan las manipulaciones contables fraudulentas para encubrir malversaciones ya cometidas o en preparación, los patrones dirigen sus artificios en contabilidad hacia la falsa interpretación de la situación comercial en su totalidad.

Los delitos contables del empresario representan, desde su origen, el móvil perseguido. Su objetivo es siempre ocultar la verdad del balance, aún cuando, a veces, ocasionen confusiones en operaciones sueltas.

Los delitos contables se descomponen en tres grupos:

a) Los que se cometen en el curso del ejercicio.
b) Los que se efectúan al formular el inventario con repercusiones en el balance.
c) Los delitos de balance propiamente dicho.

Todos estos delitos son cometidos por órdenes expresa de los que administran la empresa, y muchas veces en componencia con los profesionales de la contabilidad.

Por eso, la selección de este tema, EL CONTADOR FRENTE AL DEBER MORAL Y LAS DECISIONES ADMINISTRATIVAS, donde hemos analizado la actuación del contador desde el punto de vista profesional y ético; que hace dentro de las organizaciones y su papel dentro del contexto gerencial y/o administrativo.

Cada vez que alguna parte de la información contable es: sobrevaluada, alterada, desviada, dislocada, etc., se mira al profesional de la contabilidad como el responsable de la misma, ya que sin la debida anuencia de éste, no se podría haber cometido el fraude contra la sociedad y el Estado.

El CPA es el responsable de verificar, analizar y corregir cualquier anomalía que se presente con los estados financieros, y si éste, a sabiendas que algo está mal, firma el documento dando fe de que todo está bien, es culpable por haber fallado a los principios de la ética y la moral por la cual juró defender.

En nuestros anexos, hacemos referencias al caso Enron, debido a la enorme relación entre éste y nuestro trabajo, pues aquí se ha puesto en tela de juicio la función del CPA dentro de las organizaciones, y su moral frente a la influencia de las decisiones administrativas, en donde el CPA parece haber perdido su independencia frente a la administración.

CONCLUSIONES

El contador frente al deber moral y las decisiones administrativas ha sido abordado de una manera más que nada instructiva. Nuestro objetivo final con el desarrollo de este tema fue mostrar algunas de las debilidades que nuestra carrera enfrenta actualmente, en el orden ético, moral y profesional. El caso más evidente de lo anterior, fue el de la Enron.

Desarrollamos brevemente los fundamentos de la administración, definimos quien es el contador, las leyes que regulan su comportamiento profesional, así como también la moral social que debe mostrar en su entorno y lo suyo en relación con profesiones de otras áreas o afines a la suya.

Al concluir el tema pudimos apreciar que en realidad nos falta mucho para alcanzar la perfección del profesional de la carrera, notamos además que tan frágil es nuestra carrera, por los compromisos que debe enfrentar el profesional, cómo todavía se deja manejar por el simple hecho de no perder su puesto.

Debemos esforzarnos cada día más para que nuestra Carrera disminuya su dependencia, de la administración; tratamos en el tema cuan importante es el contador y como su trabajo, tanto fuera como dentro de la empresa, es importante, y sobre todo sus aportes son vitales .

Nosotros entendemos que si se puede, ya es tiempo de que el contador rompa su cordón umbilical con la administración, y que dé a entender que es profesional y no auxiliar de ninguna otro profesión. Estamos a la altura, y probablemente por encima, de muchos profesionales del campo financiero.

Nuestro interés no es en modo alguno enfrentar a nuestra Carrera con otras disciplinas, sino destacar que debido a la amplia formación profesional alcanzada en las aulas universitarias y al manejo generalizado de la entidad para la cual trabajamos, terminamos adquiriendo un conocimiento integral que nos permite incursionar con propiedad en todas y cada una de las áreas gerenciales de una institución o empresa, con mayor propiedad que los profesionales de otras áreas.

BIBLIOGRAFIA

  • Control Interno y Fraude, Rodrigo Estupiñan y Miguel Cano edición 2003
  • Ley Sarbanes Oxley 2002
  • Administración de Riesgos – Basilea II
  • Escándalos, fraudes contables y corporativos. Miguel Cano y Rene Castro Edición 2003
  • Normas Internacionales de Auditoría, en vigor a partir de Julio de 2001. IFAC.
  • Normas Internacionales de Contabilidad 2001.
  • Código de Ética Profesional de IFAC para Contadores Públicos.