EXPOSICIÓN DEL PROF. JOSSERAND CON RELACIÓN A LA NOVACION, PRESCRIPCIÓN Y LA COMPENSACIÓN.

La Novación

Consiste en la sustitución convencional de una obligación por otra: la relación jurídica antigua queda extinguida por el nacimiento de otra nueva que ocupa su lugar; una obligación desplazada a otra. El acreedor, en lugar de recibir lo que se le debe, acepta convertirse en titular de una relación obligatoria nueva.

Primera condición

La nueva obligación debe diferir de la antigua en cierto punto en cierta medida es preciso aliquid novi, y la novedad puede referirse al acreedor, al deudor, al objeto de la obligación, a su causa y quizás a ciertas modalidades.

1º El acreedor. – El deudor, que se había comprometido con Primus, va a comprometerse con Secundus: hay aquí novacion mulato creditote. Esta operación recuerda la cesión de crédito; pero hay que observar: 1, que implica el consentimiento del deudor; 2, que lleva consigo la extinción, con la obligación misma, de sus accesorios

(Privilegio, hipoteca, prenda, caución). En estas dos particularidades, se afirma netamente la superioridad de la cesión de crédito.

2º El deudor. – Un nuevo deudor toma, frente al mismo acreedor, el lugar del antiguo: esta es la novacion mulato debitore, que evoca el recuerdo de la cesión de deuda. Pero hay que advertir: 1, que puede realizarse prescindiendo del consentimiento y de la intervención del antiguo deudor: desde el momento de que un tercero cualquiera puede pagar, puede igualmente tomar el lugar del deudor; por el contrario, el traspaso de deuda emana del antiguo deudor; 2, que la novacion mulato debitore extingue la obligación primera y hace nacer otra en lugar de aquella; el nuevo deudor no podrá, pues, oponer siempre al acreedor los medios de defensa de que disponía el antiguo; además los accesorios de la antigua obligación desaparecen con ella. En este doble particular, la cesión de deuda obra, o puede obrar en forma diferente: se concibe que el nuevo deudor tome exactamente el lugar del antiguo.

3º El objeto. – la deuda es una suma de dinero. Se entiende que recaerá en adelante sobre tantos hectolitros de vino o tantos quintales de trigo.

4º La causa. – La deuda ha nacido de una venta; se ha convenido que el comprador retenga el precio, del que sea responsable en calidad de prestatario: su compromiso tiene en lo adelante como causa, no ya la venta, sino un préstamo de dinero. O bien, el crédito primitivo es englobado en una cuenta corriente, es levado a cuenta corriente: pierde así su individualidad para fundirse en una masa jurídica muy comprensiva; en principio, esta extinguido, por novacion, para revivir como elemento de una cuenta mas vasta en el momento del cumplimiento definitivo, pero salvo intención contraria de las partes.

5º Las modalidades. – La concesión o la supresión del termino no supone ciertamente novacion, por que esa modificación no se refiere al fondo del derecho; pero la opinión general decide de distinto modo respecto a la condición, la cual interesa el derecho en su existencia misma: la inserción o la supresión de una condición que suponga novacion, por que la fisonomía de la relación obligatoria se encuentra por ella alterada.

Pero las modificaciones que recaen sobre las garantías del crédito, son indiferentes a su existencia: al aceptar una hipoteca o renunciar a la que le pertenecía.

Segunda condición

Las partes deben tener la intención de novar, el animus novadi. Esta intención no se da siempre; las partes han podido querer que la nueva obligación coexista con la antigua; dos interpretaciones son posible: yuxtaposición o sustitución. En la duda, se pronuncia la ley a favor de la yuxtaposición de las dos obligaciones; “la novacion no se presume…”. No se puede, en efecto, atribuir gratuitamente al acreedor la intención de renunciar a su derecho; solo hay novacion cuando “la voluntad de producirla resulta claramente del acto”, es decir, de la operación, del negotium juris, y no del acto instrumental; esta voluntad novadora puede afirmarse tácitamente y corresponde al juez del hecho averiguar, con toda soberanía, si existe en el caso particular.

– Se ha juzgado que la voluntad de novar no resulta de la sola circunstancia de que el deudor haya suscrito y el acreedor haya aceptado, por saldo de la deuda.

Tercera condición. Capacidad de las partes.

Es preciso que el acreedor tenga la capacidad de disponer del crédito primitivo a que renuncia y que el deudor sea capaz de obligarse.

Efectos de la Novación

Principio

La novacion tiene un doble efecto: creador y extintivo; en esta ultima función, obra como un pago: la obligación primitiva queda completamente extinguida, erga omnes, con todos sus accesorios; consentida pues a uno de los codeudores solidarios, libera a todos los coobligados, lo mismo que, si interviene entre el acreedor y el deudor principal, libera a los caucioneros.

La prescripción

La prescripción llamada extintiva o liberatoria

Realiza la extinción de un derecho, especialmente de un crédito por el solo transcurso de cierto plazo; el tiempo, a cuyas manos todo perece, que gasta las instituciones, las leyes y las palabras, echa el olvido sobre los derechos, que caen también en desuso cuando no han sido ejercitado durante un plazo fijado por la ley; su no utilización conduce a su abolición.

La prescripción, dispensa de prueba de la liberación

La prescripción liberatoria permite al deudor y a sus herederos desembarazarse de los recibos después de cierto plazo; gracias a ella , la prueba de la liberación es administrada con sencillez y seguridad, por la acción del tiempo: la prescripción llamada extintiva se reduce a una presunción legal, si no de pago, por lo menos de liberación, lo mismo que la usucapión se reduce a una presunción legal de propiedad; constituye un instrumento de prueba sumamente precioso, o mas bien una dispensa de prueba.

La prescripción y el orden público

La prescripción tiene carácter de orden publico, no solo porque constituye un medio de prueba socialmente necesario, sino también porque presenta la ventaja de evitar averiguaciones difíciles, de conjurar contiendas tardías, de poner termino a las reclamaciones póstumas y a la chicana; un proceso motivado por un crédito de un siglo o mas suscitarías cuestiones de hecho y de derecho cuya solución seria difícil: la seguridad jurídica exige que se ponga un termino a las reivindicaciones ya en comienzos.

Condiciones en que se realiza La Prescripción

La regla es que todos los créditos están, todos los derechos y todas las acciones están sujetos a prescripción. Art. 2262 del c.c. Existen, sin embargo, excepciones, pero, o las mismas son extrañas a la materia de las obligaciones, o son aparentes mas que efectivas.

1. Hay derogaciones efectivas, pero, que son extrañas a la materia de las obligaciones: sabido es que la reivindicación es considerada como imprescriptible, de la misma manera que el derecho de propiedad.

2. Ciertas excepciones se refieren, de cerca o de lejos, a la materia de las obligaciones, pero son mas aparentes que efectivas: así ocurre con la acción de partición de un bien en estado de copropiedad; subsiste mientras dure la situación jurídica a que se halla unido; no se supone que deba finalizar antes; respondiendo a un estado de cosas permanente, se prolonga con el.

Plazo requerido para la prescripción

Este plazo tiene que ser precisado en diversas direcciones; hay que determinar: 1º.su extensión; 2º.su punto de partida; 3º.su prolongación por el hecho de las causas de interrupción o de suspensión; 4º.las modificaciones convencionales de que es susceptible.

El principio es que el plazo de la prescripción es de 30 años según el art.2262 del c.c. este es el derecho común, en materia extintiva como adquisitiva. Este largo plazo de 30 años no está ya en relación con las condiciones de la vida moderna; la facilidad y la rapidez de las comunicaciones, la multiplicidad de las transacciones y de las relaciones obligatorias, prueban cada vez mas su carácter excesivo.

Prescripciones abreviadas

Existen muchas prescripciones que se realizan en un plazo inferior a treinta años: el código civil y otros instrumentos legislativos instituyen prescripciones abreviadas comprendidas entre diez años y un mes, con toda una serie de peldaños intermedios; los textos que las instituyen comportan, por la razón misma de que vienen a derogar el derecho común, una interpretación esencialmente restrictiva; la argumentación por analogía, que tratara de extender una corta prescripción del caso previsto por la ley a un caso similar, carece aquí de aplicación.

1º. Prescripciones decenales, Entran en esta categoría: a) La prescripción de las acciones de nulidad y rescisión. (art.1304).

b) La prescripción de la acción del menor contra su ex-tutor, relativamente a los hechos de tutela. (art.475).

c) La de la acción de responsabilidad contra un arquitecto o un contratista por razón de los vicios de la construcción a su cargo (Art.1792 y 2270 del c.c.). Se trata en este caso de un tiempo de prueba más que de una verdadera prescripción.

2º. El código civil ha instituido una prescripción quinquenal para “todo lo que es pagable por año, o en términos periódicos mas cortos” (art.2277 del c.c.) Con la triple condición: 1- de que la periocidad sea por lo menos anual; 2-de que una prescripción mas corta no haya sido establecida por la ley, como en el caso de salario de obreros y gentes de servicio; 3- en fin, que la prestación sea doblemente cierta, en cuanto a la época de su exigibilidad y en cuanto a suimporte.

Origen y razón de ser de la prescripción

La disposición del art. 2277 tiene su origen en una ordenanza de Luís XII, de 1510, cuyo articulo 71 acudía en ayuda de los deudores de rentas o pensiones: se proponía evitar su ruina por acumulación de atrasos que el acreedor hubiera reclamado después en bloque y que hubieran terminado por representar un enorme desembolso. Del mismo modo se justifica la prescripción quinquenal en nuestros días; no conviene que, por negligencia del acreedor, las prestaciones periódicas se acumulen hasta el punto de cambiar de carácter y constituir un verdadero capital; su periocidad reviste una especie de carácter de orden público.

Punto de partida del plazo de la prescripción

La prescripción corre a partir del día en que el acreedor puede accionar; si corriese antes, existiría el riesgo de que el derecho se perdiese antes de que su titular estuviese en condiciones de ejercitarlo.

Interrupción y suspensión de la prescripción

Los plazos de la prescripción extintiva, tan variables ya en si mismos, son también susceptibles de ser influidos por causas de interrupción que detienen su curso.

1º. Interrupción a parte creditoris.- El acreedor interrumpe la prescripción, ya por medio de un mandamiento que dirige a su deudor, es decir, por medio de un requerimiento particularmente enérgico a que no puede proceder si no es provisto de un titulo ejecutivo; ya practicando un embargo, aun simplemente conservatorio; ya en fin, en todo caso, demandado en justicia al deudor; de acuerdo con lo dispuesto en el articulo 2244, la citación interrumpe toda prescripción.

2º. Interrupción a parte debitoris.- La prescripción se interrumpe por el reconocimiento que el deudor hace de la deuda (art.2248). Este reconocimiento no esta sometido, en general a ninguna condición de forma particular; presenta un carácter unilateral y puede hacerse, bien expresamente, bien tácitamente, como si el deudor cumple el servicio de los intereses o efectúa un pago parcial. Con alguna frecuencia como prueba para evitar dificultades, se redacta un escrito, un acto de reconocimiento (art.1337), un titulo nuevo que se opone al primordial (art.2263).

Suspensión de la prescripción

Aquí señalamos las dos particularidades que presenta la prescripción liberatoria, remitiéndonos para lo demás a lo que se dice de la usucapión.

1º. Hay una causa de suspensión que es especial para prescripción extintiva: la prescripción no corre contra el heredero beneficiario respecto a los créditos que tiene contra la sucesión. art.2258.

2º. Hay prescripciones que no se suspenden en provecho de los menores y de los sujetos a interdicción: son estas las cortas prescripciones, incluso la prescripción quinquenal.

Suspensión convencional

Existe la tendencia a admitir la validez de una convención que suspendiera el curso de una prescripción comenzada; porque no consagraría la renuncia anticipada a una prescripción no adquirida ni caería, por consiguiente, bajo el imperio del art.2220.

COMPARACIÓN DE LOS TEMAS:

La novación

La definición del concepto novación, expuestas tanto por los Hermanos Mazeaud como por el Prof. Louis Josserand con mucha claridad y precisión, pero, se puede entender mejor de la forma expuesta por el Prof. Josserand es más clara y un poco mas profunda mas profunda que la de los Hnos. Mazeaud.

Referente a los requisitos Mazeaud y Josserand tienen mucha igualdad pero difieren en que Josserand acoge dos de los requisitos que cita

Mazeaud en uno de los que el plantea. Los dos requisitos de mazeaud son: sustitución de una obligación por otra, y el elemento nuevo. Josserand integra estas dos condiciones en el requisito que el expone, que es: la nueva obligación debe diferir de la antigua en cierto punto y medida.

Josserand acoge la capacidad como uno de requisitos principales para la novación, sin embargo mazeaud no lo cita con la misma claridad. Lo que nos deja dicho que Louis Josserand es más conciso en lo que respecta a los principios, pero Mazeaud les da mejor explicación.

En lo que respecta a la comparación de estos tratadistas en lo relativo a los efectos que tiene la novación, podemos ver que ambos coinciden en que la novación se produce un efecto ya que, hay una obligación que se extingue pero sin embargo otra obligación nace. Pero los Hermanos Mazeaud exponen las consecuencias de dichos efectos con mayor profundidad. Sin embargo Josserand presenta una explicación más minuciosa.

La Prescripción

En cuanto a lo referente a la prescripción, se puede decir que lo expuesto por los tratadistas, tanto los Hnos. Mazeaud, como el Prof. Josserand, hacen una exposición del tema y coinciden en el concepto y en que se aplica mas especialmente a los créditos y en cuanto a las derogaciones y excepciones también coinciden, señalando que se han instituido lapsos de tiempos menores para algunos casos que señalan de una forma minuciosa y especifica.

Aquí lo único que se puede diferenciar es la forma como el Prof. Joserand, señala que la prescripción a 30 años no esta de acuerdo con la evolución del tiempo, debido a los avances en las comunicaciones.

Compensación
Definición

Se efectúa la compensación cuando dos personas son respectivamente acreedoras y deudoras una de otra; las dos relaciones obligatorias se extinguen recíprocamente,, se saldan la una por la otra , se compensan, por lo menos hasta el limite de la menor. La compensación puede definirse: la extinción, hasta el limite de la menor, de dos deudas coexistentes en sentido inverso entre las mismas personas: debiti et crediti inter se contributio.

Naturaleza y efectos de la compensación

La naturaleza y los efectos de la compensación están dominados por las directivas sgtes.

1º. La compensación obra como un doble pago;

2º. Este pago es forzoso; se impone al deudor, que no puede rechazarlo;

3º. La compensación es legal (art. 1290).

El primer carácter es tradicional y conforme a la lógica de las cosas. Pero los otros dos son arbitrarios.

Naturaleza legal de la compensación

De acuerdo con el art. 1290, “la compensación se produce de pleno derecho por la sola fuerza de la ley, aun sin saberlo los deudores…”; se efectúa, pues, automáticamente: la coexistencia de dos deudas es la señal de su extinción inmediata, por voluntad del legislador, abstracción hecha de la voluntad de las partes y aun sin saberlo estas.

Condiciones requeridas para la compensación

Se exigen en función de la naturaleza jurídica y del mecanismo de la compensación, que se reduce al la concepción de un pago reciproco, automático y forzoso.

1º. Es preciso que las dos deudas existan entre las mismas personas: un deudor no podría oponer en compensación el crédito del menor cuyos bienes administra, como tampoco un asociado, deudor personal de otro asociado, podría argüir la existencia de un crédito de la sociedad contra el demandante; ni se produce tampoco la compensación entre la pensión que la mujer divorciada debe servir a su marido y la que este tiene que entregar por su parte contributiva al sostenimiento del hijo común.
2º. Las dos deudas deben ser liquidas (art. 1291), es decir, que su existencia y su cuantía deben ser ciertas; se debe saber an et quantum debeatur.

3º. Es preciso que las dos deudas sean exigibles (art. 1291), porque la compensación se reduce a un doble pago forzoso, lo que conduce a excluir:

a) Las deudas afectadas de un término o de una condición. Sin embargo, el término de gracia no es obstáculo a la compensación (art. 1292), Pero no ocurre lo mismo con el término concedido a un quebrado en el concordato.

b) Las obligaciones naturales.

Compensación convencional y compensación Judicial.-

1º. Compensación convencional.- Se supone que cuando las condiciones requeridas para la compensación legal no están todas reunidas, convienen no obstante los interesados en que la deuda de uno de ellos se compense con la del otro: por ejemplo, una deuda que recae sobre un cuerpo cierto será declarada compensable con una deuda de dinero. Nada se opone a la eficacia de esta combinación, que no choca con el orden público.

2º. Compensación Judicial.- El demandado al pago de una deuda, pretende ser a su vez acreedor de la del demandante y reclama también lo que se le debe; pero su deuda, a diferencia de la del demandante, no es liquida; tiene su origen en una gestión de negocios, en un delito. El tribunal puede, si lo juzga conveniente, proceder a la liquidación y, al mismo tiempo, a la compensación de las dos obligaciones, que, en adelante, reúnen las condiciones exigidas por la ley. Pero esta, para el, una facultad que se reduce,, por su parte, a sobreseer hasta tanto que la obligación correspondiente este en estado de compensación: por ello se dice entonces que la compensación es facultativa, como también cuando tiene un carácter convencional.

LA COMPENSACIÓN

En cuanto a este tema la opinión personal de mi parte es que en cuando a la definición no hay ningún tipo de discusión, las dos doctrinas se expresan igual. Pero vuelvo a caer en lo mismo la precisión con que trata el tema el Prof. Josserand, sin duda alguna es mucho más clara y abundante que los Hnos. Mazeaud.

En cuanto a los términos utilizados es que esta la poca diferencia sobre lo expuesto por los tratadistas sobre este tema, pero en general se puede decir que su opinión no varia determinantemente sobre el concepto y la función de la compensación.