EL ESTADO EN LA ECONOMÍA

El papel del Estado en una economía siempre ha sido de gran relevancia para la buena dirección de un país hacia el desarrollo. Desde los comienzos de la Ciencia Económica se ha discutido varias posturas de cómo debería de ser el rol de este en una sociedad. Estas posturas van desde la que dice que el gobierno debe ser el ente controlador quien decide el qué se produce, el cómo se produce y él para quién se produce, hasta la postura que afirma que el papel del Estado debe reducirse a una participación del 10%. En medio de estos dos conceptos existen un gran número de posturas que dicen ser menos extremas, pero en realidad son las mismas. Solo se cuenta con dos modelos económicos: el centralizado o el descentralizado. Y son estas dos corrientes las que han tomado distintos nombres a lo largo de la historia con pequeñas variantes, pero con sus tesis fundamentales intactas. Por el lado del criterio centralizado ha ido tomando los nombres de: sistema esclavista, feudal, socialista, fascista, nazi, soviético, maoísta, comunista, economía de estado, etc. Y en el otro lado de la moneda se ha ido llamando: clasicismo, neoclasicismo, liberalismo, neoliberalismo, capitalismo, economía de mercado, etc.

Los argumentos a favor de la intervención del estado en la economía.

Los fallos de mercado, es decir, cuando el libre mercado es incapaz de mantener la eficiencia económica general. Los principales son:

  • Los bienes públicos: Que consiste en un mercado de determinados bienes que no pueden ser ofrecidos por el mercado privado, principalmente porque no se puede cobrar a quienes se benefician de éstos. Ejemplos de este tipo de bienes son: la defensa nacional, la infraestructura, etc.
  • Las externalidades: Los efectos secundarios que produce una actividad económica en personas que no la controlan y a las que no beneficia intencionalmente. Ejemplos de externalidad positiva se puede citar la creación de nuevas tecnologías, la educación, etc., y entre las negativas, la contaminación.
  • Monopolios: Empresas que son las únicas proveedoras de una mercancía; un ejemplo es la industria de distribución de electricidad, donde el Estado intervendría para evitar que no se cobre un precio ineficientemente alto, ya que sería inviable para varias empresas llevar el tendido eléctrico a cada casa.
  • Fallos de Coordinación: Se refiere a los fallos de organización de las actividades de muchas empresas o de muchas personas. Por ej. Invertir en una segunda industria cuando hay cierta incertidumbre en el mercado consumidor del producto de la industria primordial, o cuando no haya materias primas para comprar y destinarlas a la elaboración de dicho producto.
  • Redistribución de la Renta: Transferencia de renta de los ricos a los pobres, de los adultos en edad activa a los ancianos o de la población en general a los miembros de algún grupo favorecido.

Los argumentos en contra de la intervención en la economía

Los fallos del Estado se dan cuando éste carece de la capacidad y la honradez de sus representantes al intervenir en la economía. Pueden derivarse de acciones como la privatización y la liberalización de actividades como las carreteras, redes telefónicas, el transporte, etc., así como la redistribución de renta que termina afectando negativamente la eficiencia económica y la equidad.

¿Cómo influye el estado en el crecimiento económico?

El papel sustancial del Estado en la sociedad actual es el de asegurar la obtención de los beneficios de las empresas, permitiendo la acumulación de capital por parte de unas pocas personas (en comparación a la gran masa trabajadora) y el conservarlo privadamente con tranquilidad. Como estos beneficios deben ser constantemente ampliados por la repetición del circuito de producción descrito en capítulos anteriores, el Estado debe asegurar las condiciones para que exista un crecimiento económico suficiente para lograr este objetivo. A esto se refieren los economistas actuales con la expresión “crear un ambiente de negocios”, un entorno social e institucional que favorezca la existencia de excedentes y les posibilite su retención en manos privadas. En lenguaje empresarial un sistema donde se garantice la propiedad privada de los medios de producción, las reglas de juego (leyes, decretos, políticas económicas) sean claras y con relativa permanencia, la justicia proteja lo que entienden sus derechos (la apropiación del excedente) y exista una cultura empresarial desarrollada.

Desde este punto de vista, no es posible considerar el sistema actual como un sistema económico únicamente privado. Esto no significa que no se cumplan los análisis y tendencias que hemos descrito con anterioridad, por el contrario no se puede explicar las fluctuaciones de la economía de la sociedad actual sin estas leyes. Pero sí significa que la economía capitalista basada en unidades empresariales no coordinadas no se podría sostener sin las actividades de protección, estimulación y socialización que realiza el Estado. Baste nombrar en cada caso y a manera de ejemplo no taxativo el aseguramiento de los derechos de propiedad en sus diversas formas (para asegurar al empresario la apropiación de los excedentes creados por el trabajador), las actividades de investigación básicas y aplicadas (contribuyendo al progreso técnico tan necesario al capitalismo, realizando el Estado estas actividades no rentables en sí mismas) y la educación de la población (para reproducir la fuerza de trabajo en condiciones adecuadas al grado de progreso técnico alcanzado.)

¿Por qué adoptan los gobiernos medidas perjudiciales?

Corrupción.

Se da cuando los miembros del organismo político actúan en beneficio propio y no en aras de los intereses del país. En casos más alarmantes se le llama cleptocracia. En la última década, los economistas que estudian el desarrollo económico han comenzado a considerar cada vez más que la corrupción es uno de los obstáculos más importantes que impiden el desarrollo económico y social, ya que debilita los fundamentos institucionales de los que depende el crecimiento económico.

Existe claramente una estrecha relación entre la corrupción y el nivel de renta per cápita. Ningún país rico tiene un alto nivel de corrupción y la mayoría de los países pobres se encuentran entre los bastante corruptos.

Instinto de supervivencia.

El deseo de los gobiernos por mantenerse en el poder es otra de las principales razones por la que toman medidas perjudiciales para el crecimiento.

El hecho de que el crecimiento económico pueda ser desestabilizador no significa que los gobiernos siempre se opongan a él. La ausencia de un crecimiento económico también puede poner en peligro la supervivencia de un gobierno, ya que puede alimentar el descontento popular y el hecho de que un país que no crece puede verse amenazado por los vecinos más avanzados.

Un gobierno que no se sienta muy seguro en el poder tenderá a mantener el status quo a costa de renunciar al crecimiento; un gobierno que se sienta seguro en el poder estará dispuesto a tolerar las perturbaciones sociales que acompañan a un rápido crecimiento.

CONCLUSIÓN

El papel del Estado en una Economía de Mercado según la teoría económica debe orientarse hacia un rol de facilitador de información verdadera y creación de sinergias. Dejando así funcionar al principio de la mano invisible que procura el bienestar general a través de la búsqueda del bienestar individual de la persona.

El nuevo papel del gobierno en la economía, junto con las transformaciones en la estructura económica global -que han modificado el panorama mundial con respecto al que había prevalecido desde el fin de la Segunda Guerra Mundial- están siendo acompañadas por nuevas características en la estructura del comercio internacional.

BIBLIOGRAFÍA

Cuadrado Roura J.R. (1995). Introducción a la política económica. McGraw-Hill Madrid.

González-Tablas, A.M. (2000). Economía política de la Globalización. ARIEL Barcelona.

Paz Banes, M.A. (1998). •Economía Mundial. PIRAMIDE. Madrid.

Rossetti, J.P. (2000). Introducción a la economía. OXFORD. México, DF.

Weil, D.N. (2006). Crecimiento Económico. PEARSON. Madrid.