Los 7 Hábitos De La Gente Altamente Efectiva

INTRODUCCIÓN

El autor nos plantea todos ellos con ejemplos de la vida cotidiana lo que hace la comprensión más sencilla expresa su modo de ver las cosas, como las plantean otros y las metas que ha logrado cumplir a lo largo de su vida y su carrera así como las satisfacciones que le han dejado. La finalidad de esto es conseguir el éxito propio y aprender a transmitirlo a los demás, para así lograr una vida estable y en armonía en todos los sentidos que la componen, sin dejar de lado a las demás personas que nos rodean.

En el libro se expresa de forma clara y coherente los 7 hábitos de la gente altamente efectiva como lograr nuestras más grandes aspiraciones en la vida y conseguir vencer los obstáculos que se nos interpongan en el camino para realizarlas con éxito. Para entender realmente los hábitos, tenemos que aprender a conocernos a nosotros mismos y nuestras percepciones y saber cómo cambiarlas. Dice que en los cambios de paradigma mientras más apegados estemos a nuestras ideas, más poderosa será la experiencia que consigamos finalmente. El autor nos muestra ejemplos de su vida cotidiana sobre un cambio de paradigma que tuvo en el metro de Nueva York donde todos los pasajeros iban tranquilamente, hasta que un señor y sus hijos subieron; ellos eran tan inquietos que de inmediato molestaron a la demás gente, él se dirigió al señor y se lo hizo saber, le respondió que tenia la razón pero que no sabía cómo reaccionar ya que la madre de los niños acaba de morir.

LOS 7 HABITOS

PRIMER HÁBITO: SEA PROACTIVO.

Este hábito de efectividad representa la posibilidad de asumir nuevos desafíos en un ambiente de libertad individual y responsabilidad social de la persona humana. Este es el hábito de la conciencia y conducta de responsabilidad, el que resulta determinante en cada persona para comprender sus realizaciones y frustraciones, sus retos y sus respuestas, sus ambiciones y sus logros.

Algunos ejemplos ilustrativos sobre lo que constituye el hábito de la responsabilidad, son los siguientes:

  • Valore positivamente la proactividad porque su práctica cotidiana le significará también mayor libertad personal.
  • Sienta, piense y actúe reconociendo que su familia es su responsabilidad más importante.
  • Acepte nuevos retos que lo desafíen a cuestionar y romper su precaria seguridad para desarrollarse cada vez más.
  • Supere con decisión y valor las barreras internas y externas que le impiden actuar en forma proactiva.
  • Anticípese al futuro diseñando con creatividad y oportunidad acciones preventivas.
  • Actúe con suma responsabilidad en su trabajo como un camino inteligente para progresar.
  • Reafirme día a día la responsabilidad que tiene sobre su propia vida.

SEGUNDO HÁBITO: EMPIECE CON UN FIN EN MENTE.

Este hábito de efectividad refleja el liderazgo personal y satisface plenamente la necesidad de encontrar un sentido a la propia existencia. Este es el hábito de la primera creación o creación mental, el que resulta esencial en cada persona para comprender el cumplimiento de su misión existencial.

Algunos ejemplos ilustrativos sobre lo que es el hábito del liderazgo personal, son los siguientes:

  • Decida y actúe iluminándose con su propia visión de futuro.
  • Dirija su vida previendo su derrotero futuro.
  • Contraste sus decisiones y acciones con su misión personal y realice los ajustes que correspondan.

TERCER HÁBITO: ESTABLEZCA PRIMERO LO PRIMERO.

Este hábito de efectividad interpreta la idea de la administración personal, y su aplicación inteligente posibilita que las personas puedan encontrar la diferencia entre lo importante y lo urgente para ser más efectivas. Este es el hábito de la segunda creación o creación física, el que resulta básico para comprender la calidad de las decisiones y acciones en el día a día.

Algunos ejemplos ilustrativos sobre el hábito de la administración personal, son los siguientes:

  • Defina en forma prioritaria los objetivos y metas que deberá alcanzar en el corto, mediano y largo plazo.
  • Decida sobre aquello que no es urgente pero sí importante en su vida y determine actuar en consecuencia.
  • Precise sus roles y objetivos, esfuércese por cumplirlos y renuévelos.
  • Establezca un modelo de conducta que le permita ser plenamente interdependiente.

CUARTO HABITO: PIENSE EN GANAR / GANAR.

Este hábito de efectividad ejemplifica el beneficio mutuo y ayuda poderosamente a encontrar el equilibrio en las relaciones humanas con un sentido de bien común y equidad. Este es el hábito que posibilita el logro de satisfacciones compartidas entre todas aquellas personas que participan en un proceso de negociación.

Algunos ejemplos ilustrativos sobre el hábito del beneficio mutuo, son los siguientes:

  • Piense que si trata al otro como a usted mismo le gustaría ser tratado, estaría sembrando la semilla del ganar / ganar.
  • Acepte el hecho de que tanto usted como los demás pueden y deben resultar beneficiados en una negociación.
  • Negocie actuando con integridad, madurez y mentalidad de abundancia.

QUINTO HÁBITO: PROCURE PRIMERO COMPRENDER Y DESPUÉS SER COMPRENDIDO.

Este hábito de efectividad describe la comunicación efectiva y conviene aplicarlo a los efectos de desarrollar los beneficios de la inteligencia emocional y obtener un clima social de respeto y convivencia armoniosa. Este es el hábito que sustenta la necesidad de comprender con empatía al otro para después ser comprendido y poder edificar relaciones interpersonales más constructivas.

Algunos ejemplos ilustrativos sobre el hábito de la comunicación empática, son los siguientes:

  • Aprenda mentalmente a ponerse en los zapatos del otro para empezar a comprenderlo.
  • Pregúntese si la calidad de su comunicación con las personas aporta el respeto necesario y posibilita una convivencia armoniosa.
  • Reconozca que para comprender al otro deberá aprender a escucharlo .con la mente abierta.

SEXTO HÁBITO: SINERGICE.

Este hábito de efectividad implica la interdependencia y es el producto social de individuos, familias, equipos de trabajo y organizaciones bien integradas, productivas y creativas. Este es el hábito que fundamenta los logros sinérgicos del trabajo en equipo, vale decir de aquellos equipos en los que el resultado del colectivo es mayor que la simple suma de sus integrantes. También podría afirmarse que el cociente intelectual del equipo es mayor que el promedio del cociente intelectual de aquellos que participan en su composición.

Algunos ejemplos ilustrativos sobre el hábito de la interdependencia, son los siguientes:

  • Sinergice actuando con proactividad, competitividad y creatividad en su equipo de trabajo.
  • Seleccione la tercera idea superior en los grupos humanos en los que participe.
  • Alcance nuevos logros y propicie la innovación en su propia familia.
  • Supérese a sí mismo para desarrollar cada una de las dimensiones de su personalidad y lograr una mayor sinergia interna.

SÉPTIMO HÁBITO: AFILE LA SIERRA.

Este hábito de efectividad interpreta la mejora continua y ofrece un horizonte de superación personal en todas y cada una de las áreas de nuestra personalidad. Este es el hábito que permite entender el mejoramiento personal en las dimensiones físicas, mentales, socio-emocional y espirituales.

Algunos ejemplos ilustrativos sobre el hábito de la mejora continua, son los siguientes:

  • Descanse plácidamente las horas que necesita para reponer sus energías físicas y mentales.
  • Lea, estudie y reflexione todavía sigue siendo una de las maneras más inteligentes de informarse, educarse y cultivarse.
  • Mejore todo lo que realiza, siempre existirá la posibilidad de mejorar.
  • Aliméntese en forma nutritiva y sana para estar siempre en buena forma.

CONCLUSIÓN

Observamos como con cada uno de los hábitos podemos conseguir mejorar nuestro comportamiento en los diferentes aspectos de nuestra vida, ya sea en lo personal, familiar o socialmente. Cabe destacar que para lograr conseguir el éxito tenemos que poner en práctica cada uno de estos. Descubrimos la importancia que tiene la comunicación y el saber escuchar atenta y respetuosamente ya que servir a todos es parte de nuestro gozo personal.

Entonces hubo un cambio de paradigma, cambio su manera de sentir, de pensar, hasta la manera de comportarse y su irritación desapareció, ya que lo invadía la compasión.

Nos dice que los siete hábitos son hábitos de efectividad los cuales se basan en principios, brindan los máximos beneficios posibles a largo plazo. Se convierten en las bases del carácter, creando un centro potenciador de mapas correctos, a partir de los cuales la persona puede resolver problemas con efectividad, maximizar sus oportunidades y aprender e integrar continuamente otros principios en una espiral de desarrollo ascendente. Menciona que nuestro carácter está compuesto por nuestros hábitos, ya que cotidianamente presentan nuestra efectividad o lo contrario.

BIBLIOGRAFÍA

Stephen R. Covey. Los 7 Hábitos De La Gente Altamente Efectiva