LA PSICOLOGÍA CONTEMPORÁNEA

INTRODUCCIÓN

La Psicología es el estudio científico de la conducta y la experiencia, de cómo los seres humanos y los animales sienten, piensan, aprenden y conocen para adaptarse al medio que les rodea. La psicología moderna se ha dedicado a recoger hechos sobre la conducta y la experiencia, y a organizarlos sistemáticamente, elaborando teorías para su comprensión. Estas teorías ayudan a conocer y explicar el comportamiento de los seres humanos y en alguna ocasión incluso a predecir sus acciones futuras, pudiendo intervenir sobre ellas.

Históricamente, la psicología se ha dividido en varias áreas de estudio. No obstante, estas áreas están interrelacionadas y frecuentemente se solapan unas a otras. La psicología fisiológica, por ejemplo, estudia el funcionamiento del cerebro y del sistema nervioso, mientras que la psicología experimental aplica técnicas de laboratorio para estudiar, por ejemplo, la percepción o la memoria.

Las áreas de la psicología pueden también describirse en términos de áreas de aplicación. Los psicólogos sociales, por ejemplo, están interesados en las influencias del entorno social sobre el individuo y el modo en que éstos actúan en grupo. Los psicólogos industriales estudian el entorno laboral de los trabajadores y los psicólogos de la educación estudian el comportamiento de los individuos y grupos sociales en los ambientes educativos. La psicología clínica, por último, intenta ayudar a quienes tienen problemas en su vida diaria o sufren algún trastorno mental.

DESARROLLO DE LA PSICOLOGÍA CONTEMPORÁNEA

Influencia de la ingeniería y la cibernética

El estudio de la biología, los computadores y la ingeniería eléctrica le llevaron a Norbert Wiener a la observación de que parecen existir algunas analogías entre los organismos vivos y ciertos sistemas con los que se trabajaba en ingeniería eléctrica. La comprensión de dichas analogías llevó a Wiener a crear en los años cuarenta una nueva ciencia que denominó cibernética. El elemento común es la existencia de conducta guiada por un fin. Los seres vivos tienen la capacidad de autorregulación (por ejemplo, el cuerpo funciona como un termostato, regulando la actividad corporal teniendo en cuenta la temperatura exterior y con el fin de mantener constante la temperatura interna).

Por su parte, los ingenieros han creado máquinas capaces de cambiar sus estados en función de los cambios en el medio y de la realización de un fin. Para referirse a los comportamientos de estos sistemas, Wiener utilizó la expresión “comportamiento propositivo”, es decir, comportamiento dirigido por un propósito. Con la cibernética, Wiener introduce en el mundo científico las nociones de fin o propósito, información, autorregulación, control.

La influencia de la cibernética en la psicología, posterior a los años cincuenta es importante pues la psicología cognitiva considerará fundamentales las nociones anteriores, que, tras la obra de Wiener, parecía que podían utilizarse desde una perspectiva científica y no sólo filosófica. Esta influencia se ve por ejemplo en una de las obras fundacionales de la psicología cognitiva “Planes y estructura de la conducta” de Miller, Galanter y Pribram, quienes utilizarán modelos cibernéticos para dar cuenta del comportamiento humano.

La cibernética es una ciencia que emerge del estudio de los mecanismos que regulan los sistemas artificiales. Las teorías cibernéticas que se basan en las observaciones del mundo de la ingeniería y la computación han tenido una gran influencia en otras disciplinas encargadas del estudio de los sistemas vivientes (orgánicos y sociales) en sus formas de funcionamiento, gracias a algunos de sus postulados.

Estos postulados cibernéticos introducen la noción de información frente a la idea de energía mantenida por la física. Uno de ellos es el de Retroalimentación meta, que explica cómo los artefactos (termostato de calefacción, ordenadores…) corrigen su funcionamiento, pero en lugar de ajustarse progresivamente hacia una meta propuesta, oscilan alrededor de ella. Esto se realiza mediante un ajuste de diferencias. En realidad un ajuste de diferencias de diferencias. Esta observación construye la idea de circularidad que cuestionará el modelo lineal (causa-efecto) hasta entonces mantenido por la física.

La noción de circularidad redefine el concepto de causalidad. La causa ya no afecta solo desde el pasado. También actúa desde el futuro. En todo fenómeno hay dos niveles de causalidad ya que un cambio en un elemento afecta a todos los demás, y que la forma en que se relacionan los elementos funciona así: A está causalmente enlazado a B, B a C, C a D y D nuevamente a A (modelo circular). En este nuevo modelo la historia cuenta; lo que pasa en este momento está restringido por el operador pasado del sistema.
Al enlazar circularmente los componentes del sistema se genera una nueva dimensión teleológica de causalidad final y propósito, ya que lo trasmitido no es la energía, si no la información, que se comporta en el sistema de manera diferente, y que nos permite comprender los fenómenos de control y regulación. Fijar rumbos a un sistema no es imponer un camino directo y predictible, si no generar ciertas restricciones. El resultado final no es predictible. Lo que nos lleva a la construcción de dos nociones: Autonomía: los sistemas se rigen por sus propias leyes. Y Auto-referencia que consiste en la operación lógica por la cual una operación se toma a si misma como referente de actuación.

Durante la segunda mitad del Siglo XX la cibernética se encuentra con otra disciplina que surge en 1930 de la mano del biólogo Ludwig von Bertalanffy (la Teoría General de Sistemas) dando origen al Enfoque Sistémico, que extrapola las nociones y descubrimientos cibernéticos al campo de las ciencias sociales y de la psicología. Esto último sucede gracias a la incorporación del cibernetista Heinz von Foerster al grupo de investigación liderado por Gregory Bateson en el Mental Research Institute de California, dedicado al estudio de las esquizofrenias y otras patologías.
Trabajos perceptivos.

La percepción obedece a los estímulos cerebrales logrados a través de los 5 sentidos, vista, olfato, tacto, auditivo y gusto, los cuales dan una realidad física del entorno. Es la capacidad de recibir por medio de todos los sentidos, las imágenes, impresiones o sensaciones para conocer algo. También se puede definir como un proceso mediante el cual una persona selecciona, organiza e interpreta los estímulos, para darle un significado a algo. Toda percepción incluye la búsqueda para obtener y procesar cualquier información. Percibe un momento o situación estimulando su capacidad para interpretar las cosas.

Los principales campos investigados en percepción se asemejan a los sentidos clásicos, aunque esta no es una división que se sostenga hoy en día: visión, audición, tacto, olfato y gusto. A estos habría que añadir otros como la percepción o el sentido del equilibrio. Tipos:

  • Percepción visual, de los dos planos de la realidad externa, (forma, color, movimiento)
  • Percepción Espacial, de las tres dimensiones de la realidad externa,(profundidad)
  • Percepción Olfativa, de los olores,
  • Percepción Auditiva, de los ruidos y sonidos,
  • Cenestesia, de los órganos internos,
  • Percepción Táctil, que combina los sentidos de la piel (presión, vibración, estiramiento)
  • Percepción térmica, de las variaciones de temperatura (calor, frío)
  • Percepción del dolor, de los estímulos nocivos,
  • Percepción Gustativa, de los sabores,
  • Quimioestesia, de los sabores fuertes, no se encuentra comprometida en caso de lesión de las áreas gustativas u olfativas
  • Percepción del equilibrio
  • Kinestesia, de los movimientos de los músculos y tendones
  • Percepción del Tiempo, del cambio. Percibir implica la existencia de una reacción a una estimulación presente. Esta reacción se puede analizar en planos fisiológico, de consciencia o de conducta.
  • Percepción de la Forma, es el resultado de la percepción del contorno y del contraste de las cosas, y la percibimos fundamentalmente a través de la vista y por el tacto.
  • Percepción del campo magnético

Naturaleza de la percepción

La percepción es el primer proceso cognoscitivo, a través del cual los sujetos captan información del entorno, la razón de ésta información es que usa la que está implícita en las energías que llegan a los sistemas sensoriales y que permiten al individuo animal (incluyendo al hombre) formar una representación de la realidad de su entorno. La luz, por ejemplo codifica la información sobre la distribución de la materia-energía en el espacio-tiempo, permitiendo una representación de los objetos en el espacio, su movimiento y la emisión de energía lumínica.

A su vez, el sonido codifica la actividad mecánica en el entorno a través de las vibraciones de las moléculas de aire que transmiten las que acontecen en las superficies de los objetos al moverse, chocar, rozar, quebrarse, etc. En este caso son muy útiles las vibraciones generadas en los sistemas de vocalización de los organismos, que transmiten señales de un organismo a otro de la misma especie, útiles para la supervivencia y la actividad colectiva de las especies sociales. El caso extremo es el lenguaje en el hombre.

El olfato y el gusto informan de la naturaleza química de los objetos, pudiendo estos ser otras plantas y animales de interés como potenciales presas (alimento), depredadores o parejas. El olfato capta las partículas que se desprenden y disuelven en el aire, captando información a distancia, mientras que el gusto requiere que las sustancias entren a la boca, se disuelvan en la saliva y entren en contacto con la lengua. Sin embargo, ambos trabajan en sincronía. La percepción del sabor de los alimentos tiene más de olfativo que gustativo. Existe en realidad como fenómeno psíquico complejo, la percepción, el resultado de la interpretación de esas impresiones sensibles por medio de una serie de estructuras psíquicas que no proceden ya de la estimulación del medio, sino que pertenecen al sujeto. En la percepción se encuentran inseparablemente las sensaciones con los elementos interpretativos. Dentro de este análisis es tener la capacidad para recibir mediante los sentidos las imágenes o sensaciones externas o comprender y conocer algo.

Desarrollo más reciente en el área de la motivación

La motivación ha sido objeto de numerosas investigaciones, y desde los más diversos puntos de vistas se le ha abarcado, con la finalidad de recabar toda aquella información necesaria para descubrir la incidencia que ésta pueda tener en determinados patrones de conducta.

Al hablar de motivación no se puede decir que existan recetas universales, pero lo que sí se puede decir es que existen ciertas experiencias y teorías que son el origen de las actuales prácticas en este campo.

El comportamiento es motivado generalmente por el hecho de alcanzar cierta meta u objetivo. Los impulsos que dan origen a una acción pueden provenir tanto del consciente como del subconsciente de la persona, cuando provienen del consciente es más posible que pueda someterse a examen y valoración, sin embargo la conducta de una persona se rige en gran medida por impulsos provenientes del inconsciente.

El motivo actúa provocando una actividad e indicando la dirección del comportamiento, sin embargo cada persona posee varios motivos que compiten por su conducta o comportamiento. Es imposible considerar la posibilidad de que una persona tenga tantas conductas como necesidades. Solamente aquel motivo o necesidad con fuerza mayor en un determinado momento es el que conduce a la actividad.

Existen dos factores que actúan como determinante de la fuerza de un motivo, ellos son:

  • La expectativa: Es la probabilidad que percibe un individuo de poder satisfacer una necesidad de acuerdo a su experiencia.
  • La accesibilidad: Refleja las limitaciones que puede encontrar una persona en el medio para poder satisfacer una necesidad.

La Motivación a través del dinero es una estrategia muy anticuada y sola utilizada hoy en día por Pymes o empresas donde no están muy en contacto con estrategias de RRHH avanzadas, así como empresas donde los perfiles de sus recursos humanos son muy básicos.

Psicología Humanista

Se denomina psicología humanista a una corriente dentro de la psicología de la posmodernidad, que nació como parte de un movimiento cultural más general surgido en Estados Unidos en los años sesenta y que involucra planteamientos en ámbitos como la política, las artes y el movimiento social denominado contracultura.

La psicología humanista es una escuela que pone de relieve la experiencia no verbal y los estados alterados de conciencia como medio de realizar el pleno potencial humano.

La psicología humanista se caracterizó por apoyarse en el punto de vista del escritor francés Juan Jacobo Rosseau, quien califica a los individuos como nobles salvajes, desarrollados como seres humanos, productivos, alegres, buenos, bondadosos, a menos que la sociedad o experiencias desfavorables interfieran o corrompan el manifiesto de su naturaleza más elevada.

Surgió como reacción al reduccionismo del conductismo y al psicoanálisis ortodoxo freudiano, dos teorías con planteamientos opuestos en muchos sentidos, pero que predominaban en ese momento; hay que aclarar que contrario al conductismo (de pensamiento monista, materialista y determinista) el psicoanálisis se fundamenta en la filosofía humanista y desde siempre ha pretendido que la persona sea responsable de sí misma y de su devenir, por tanto esta última ha dado muchos aportes al desarrollo de la psicología humanista que hoy se conoce y se posiciona como parte de la psicología de la posmodernidad.

Pretende la consideración global de la persona y la acentuación en sus aspectos existenciales (la libertad, el conocimiento, la responsabilidad, la historicidad), criticando a una psicología que, hasta entonces, se había inscrito exclusivamente como una ciencia natural, intentando reducir al ser humano a variables cuantificables (conductismo), o que, en el caso del psicoanálisis, se había centrado en los aspectos negativos y patológicos de las personas (la enfermedad humana).
Por esto, uno de los teóricos humanistas más importantes de la época, el psicólogo estadounidense Abraham Maslow (1908-1970), quien había incursionado en el conductismo, denominó a este movimiento La Tercera Fuerza, para mostrar lo que se proponía con esta corriente: integrar las formas (aparentemente opuestas) en que se expresaba el quehacer psicológico de la época (conductismo y psicoanálisis).

PSICOLOGÍA EN LA REPÚBLICA DOMINICANA

La República Dominicana desde sus inicios se vincula con la psicología, toda su historia está ligada a la misma. Desde diferentes ramas entre las que se destacan la psiquiatría y la psicología como disciplinas científicas, aparecen en nuestro país en los años cincuenta y sesenta, respectivamente. Aunque en la actualidad han logrado un importante desarrollo, más bien se han mantenido en el campo de la clínica, mientras la investigación reflejo de la situación general del país.

SURGIMIENTO DE LAS ESCUELAS DE PSICOLOGÍA EN LA REPÚBLICA DOMINICANA

El 6 de abril de 1975, es fundada la Asociación Dominicana de Psicología (ADOPSI), fecha elegida por los colegas dominicanos como su Día Nacional, con motivo del cual les extendemos nuestro efusivo saludo.

La formación profesional en Psicología había empezado en República Dominicana algunos años atrás, en 1967, cuando, de modo casi simultáneo, la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD, oficial) y la Universidad Nacional Pedro Henríquez Ureña (UNPHU, privada), crearon sendos departamentos de psicología, dentro del ambiente de apertura y crecimiento del sistema educativo superior de este país, posterior al fin de la dictadura de Trujillo.

Con anterioridad a estos procesos de institucionalización, durante la década de los 40, los temas psicológicos empezaron a ser abordados dentro de cursos dictados en la Facultad de Filosofía de la Universidad de Santo Domingo, con temas como Psicología General, Anormal, Aplicada y Educativa.

No puede dejar de mencionarse, al tratar la historia de la Psicología en República Dominicana, la realización, en 1953, del Primer Congreso Interamericano de Psicología, que tuvo lugar en Santo Domingo. No obstante no existir por entonces mayor tradición psicológica en el país, ni una comunidad profesional o académica, fue el gobierno nacional dominicano el único interesado en auspiciar tal iniciativa, que ya había sido rechazada por la Secretaría de Educación Pública de México y por la UNESCO. El proceso de negociación conducente a este patrocinio, así como los intereses implicados en el mismo por el gobierno de entonces (que Trujillo encabezaba por interpuesta persona), resultan aspectos de interés para la investigación histórica, no sólo de República Dominicana, sino de toda Iberoamérica.

Por último, hay que mencionar que la Asociación Dominicana de Psicología ha pasado a ser, en virtud de la ley No. 22-01 del 1ro. de febrero de 2001, Colegio Dominicano de Psicólogos (CODOPSI). Para más información sobre la historia de la psicología en República Dominicana, puede dirigirse aquí.

Psicología del pueblo Dominicano

El primer intento por describir psicológicamente al hombre dominicano está contenido en el ensayo “La Alimentación y las Razas” del periodista, cuentista y sociólogo intuitivo dominicano, José Ramón López (1866-1922), publicado por primera vez en Santiago de Cuba en 1896 (véase López, 1991). La tesis de López se puede resumir en que la pobre salud física del dominicano, su atrofia intelectual y su incapacidad para ascender a las formas más elevadas de la vida civilizada, tienen su origen en la mala alimentación; ésta debilitó al hombre dominicano, le empobreció la fuerza cerebral y lo hizo perezoso e indolente.

Tres son los rasgos principales que, en opinión de López, la degeneración causada por la deficiente alimentación ha impreso en el carácter de los campesinos dominicanos: La imprevisión, la violencia y el doblez. La imprevisión, porque la previsión es una sucesión de esfuerzos mentales bien dirigidos, de los cuales no es capaz un espíritu desprovisto de vigor y conocimiento. Sólo quien tiene conocimiento de causa puede ser previsor, pues a fuerza de razonamiento, puede ir de lo conocido a lo porvenir. Los degenerados, los escasos de entendimiento apenas pueden columbrar el presente.

En cuanto a la violencia, ésta es la consecuencia natural de un entendimiento perezoso e ignorante, para el cual razonar es trabajo recio y a veces imposible; por ello, en toda contradicción preferirá siempre aniquilar al contrario antes que desarrollar una complicada argumentación para convencerle. Finalmente, la doblez como rasgo del carácter del campesino dominicano, responde, según López, a la inferioridad en que coloca la degeneración intelectual al que la sufre, respecto a los que gozan de un entendimiento despejado. Según López, es un homenaje a la superioridad ajena, un temor constante de salir mal librado en todas sus relaciones.

Los tres rasgos del carácter señalado generan vicios secundarios. Por ejemplo, la perezosa imprevisión hace al campesino jugador empedernido, la violencia le convierte pronto en homicida, y la doblez le cierra el camino a la prosperidad honrada (López, 1991, pp. 33-38).

Al enfocar la situación del hombre de la ciudad, López señala que la degeneración en las ciudades, sobre todo en lo psicológico, ha ocurrido a saltos, a diferencia de la forma gradual en que ha ocurrido en los campos.

CONCLUSIÓN

Todos somos en cierto modo psicólogos. En nuestra vida diaria hacemos lo que un psicólogo hace en un laboratorio. Observamos a nuestros compañeros humanos y escuchamos lo que dicen, Observamos cómo reaccionan ante lo que hacemos. Juntamos toda la información de nuestras observaciones y establecemos teorías (las personas de baja estatura son agresivas; las mujeres, nerviosas para manejar; los estudiantes de pelo largo fuman marihuana, etc.).

Luego probamos estas teorías observando si nuestras predicciones son acertadas o buscamos alguna evidencia para apoyarlas. A menudo nos equivocamos, aun cuando no lo admitamos fácilmente. Nuestro sentido común puede ser suficiente en varias situaciones y tareas, pero también nos puede llevar a falsas conclusiones y hacer inútil nuestro trabajo. Muchas de nuestras ideas sobre la naturaleza humana, la personalidad o las influencias culturales pueden no ser más que simples prejuicios o estar basadas en suposiciones derivadas de nuestra propia naturaleza, personalidad y educación.

Posiblemente seamos malos observadores de los fenómenos, personas que no discriminan la información, o también carecer de una adecuada capacidad para asimilar las ideas complejas, y todo ello nos puede llevar a un mal empleo de la psicología, es decir, a “psicologisar”.

BIBLIOGRAFÍA

Ardila Rubén. (1986). La psicología en América Latina: pasado, presente y futuro. Editora: Siglo XXI.

Mora Wilfredo. (1998). La psicología forense en la República Dominicana. Editora Búho.

José Luis Alvarez. (2000). Educación dominicana y construcción del conocimiento.

Sánchez Martínez Sánchez M. (2001). Psicología del pueblo dominicano. Editora: Pretince Hall.

Torre Molina Carolina De La. (1995). Psicologia Latinoamericana.