CARACTERÍSTICAS DE LOS SISTEMAS DE INFORMACIÓN FINANCIERA.

La Información financiera de Empresas se circunscribe en definitiva a la información relevante acerca de la situación y evolución de la realidad económica y financiera de la empresa. Puede considerarse, por otro lado, como un subsistema del “sistema integrado de información para la gestión”, es decir, un sistema que conecta todo tipo de informaciones que se producen en la empresa, tales como estadísticas, previsiones, facturación, nóminas, etc. con la Contabilidad, en un tratamiento conjunto.

En este aspecto, los avances logrados en los últimos años son espectaculares gracias a los medios informáticos y teleinformáticos que hoy en día existentes.

IMPORTANCIA DEL ANÁLISIS DE LA INFORMACIÓN FINANCIERA.

El análisis contable es un sistema de información integrado dentro del sistema general de información financiera – económica que es la contabilidad. Tiene como objetivo la lectura y análisis de la información e interpretación de los resultados de la misma.

Características

Esta información económica no se elabora para quedar oculta, sino para ser comunicada a diferentes destinatarios (Propietarios o Socios de la Empresa, la Administración Pública del Estado, Entidades Financieras, etc.)

El campo del conocimiento contable y de la información financiera abarca también aquellas técnicas que persiguen la verificación de la información (auditoría de cuentas), llevada a cabo por profesionales independientes de la empresa.

La Contabilidad y la información financiera incluye dentro de sus conocimientos y técnicas, el análisis e interpretación de la información que elabora. Un banco, por ejemplo, no solo lee la documentación contable que le proporciona el solicitante de un crédito, sino que la interpreta para ver si éste va a ser capaz de devolverlo llegado el vencimiento.

Estructura

La estructura de la información financiera está relacionada con el objetivo, de conseguir mediante la puesta en funcionamiento de distintas funciones dentro de la información financiera:

  • Elaboración de la información.
  • Comunicación.
  • Verificación (auditoría contable).
  • Análisis e interpretación por parte del usuario.

Es en concreto la tarea de la elaboración la que deberá revestir una mayor importancia puesto que implicará el resultado de las restantes funciones. Durante la elaboración de la información contable se hará necesario observar parámetros para que esta cumpla con las características que se le exigen:

A) Reconocer e identificar los hechos contables que delimitan la información.
B) Realizar una medición en unidades monetarias de dichos hechos contables.
C) Realizar una síntesis de la información: en este apartado se confeccionan los informes contables de entre los cuales los más representativos son el Balance de Situación que reflejará el estado del activo, el pasivo y el neto de la organización en un determinado momento, y la Cuenta de Pérdidas y Ganancias que mostrará el conjunto de ingresos y gastos en un período y en función de éstos un resultado económico para dicho período.

La empresa está orientada a satisfacer a un mercado y generar riqueza por lo que la información financiera debe estar orientada al mercado y a generar riqueza debiendo informar desde un punto de vista financiero sobre:

  • La generación de riqueza
  • El retorno de la inversión de los socios o accionistas
  • La generación del flujo de efectivo.

La generación de riqueza se conoce y mide a través del estado de resultados. El retorno de la inversión de los socios o accionistas se obtiene de la información que contienen los estados de situación financiera, resultados y variaciones en el capital contable.

La información financiera que tiene valor es aquella que tiene impacto sobre nuestras acciones, la que contesta nuestras preguntas, la que es base en la toma de decisiones como un arma competitiva que ayude a que la empresa se conduzca hacia adelante a capturar mercado, a mejorar su rentabilidad, a mejorar su eficiencia, etc.

La significación de la información está basada en la capacidad de representar simbólicamente en palabras (conceptos) y cantidades los resultados de operación y la situación financiera.

La información financiera debe, en primer lugar, satisfacer las necesidades internas y debe estar dirigida a los administradores de la empresa para que puedan dirigir, tomar decisiones y lograr las metas propuestas. En segundo lugar se debe satisfacer las necesidades de tipo financiero general, dirigida a interesados que no se encuentran involucrados directamente con la administración, y por último se deben cubrir las necesidades fiscales. La información debe emanar únicamente de una sola fuente que es el sistema general de contabilidad.

La información financiera es indispensable en la toma de decisiones estratégicas y tácticas por lo que su ordenamiento y su preparación inteligentes, es importante para que pueda usarse como una herramienta competitiva. Debe verse como un producto, como apoyo a los negocios, que aporta valor agregado para la toma de decisiones y debe ser efectiva en cuanto a su oportunidad.

La información debe estar ordenada para cada empresa en particular orientada hacia los mercados, clientes y productos con los que participa. De esta manera se puede medir a la empresa en su entorno económico.

La información financiera es una fuente importante para el análisis de los resultados de la empresa pero además es necesario conocer el entorno competitivo en que opera la empresa, evaluar el sistema de comercialización, la calidad de los productos, su precio, la calidad del personal, etc. Los clientes son un grupo de poder que imponen condiciones como: un nivel mínimo de servicio, localidad del producto. El precio tiene una presión en la competencia y en la rentabilidad de la empresa. Así también la información departamental y de centros de costos es necesaria con el fin de que los responsables puedan vigilar y administrar su área maximizando sus resultados.

Para mediar una toma de una decisión, se debe planear lo que se quiere realizar, a fin de estar en condiciones de poder dar contestación a las siguientes preguntas:

¿Por qué? ¿Para qué?, ¿Cómo hacerlo?, ¿Quién nos obliga? etc. Si estas preguntas tienen respuesta, las decisiones que se tomaron fueron las adecuadas, ya que al tomar una buena decisión todos los involucrados en la economía nacional saldremos beneficiados (Gobierno, Empresarios, Empleados, etc.)

Dicho lo anterior, tenemos que hacernos valer de una planeación adecuada. Por tal motivo, es importante señalar que la planeación es una actividad universal. Aunque su contenido puede variar según los diferentes niveles en la estructura de la organización, existen ciertos pasos que se dan siempre que se planea. Estos pasos son similares a los que se dan siempre en un proceso que involucra tomar decisiones; entonces, en cierto sentido, hacer planes no es más que un caso especial de toma de decisiones con una fuerte orientación hacia el futuro. Por tal situación implica prever actividades futuras, concierne a las decisiones que se proponen y el futuro resultado de las decisiones del presente.

El hecho de que tomemos una decisión a un problema o a los planes de acción, deben buscarse de acuerdo con los problemas y soluciones del mañana. Los pronósticos y la investigación realizada cuidadosamente son las claves para una excelente toma de decisión, ya que al seleccionar una decisión, esta debe basarse en criterios que tengan validez en el presente y en el futuro.

Una buena toma de decisiones, debe basarse en hechos y no en emociones vagas y genéricas.

Las actividades se basan en situaciones que dictan los hechos, con lo cual se pueden evitar los posibles obstáculos, y en caso de no poderse evitar, se reconocen como existentes y se incluyen dentro de los planes, junto con las previsiones respectivas para enfrentarse a ellos.

Los hechos correspondientes a la situación que se considera se relacionan con la experiencia y el conocimiento de quien hace uso de ella.

El oficio del directivo conlleva la toma de decisiones con un cierto grado de riesgo económico en un marco estratégico definido por la propia empresa y en un entorno económico-social predeterminado. La idoneidad de estas decisiones estará en función de la preparación, experiencia, personalidad e información que posea el directivo.

En la toma de decisiones la experiencia es un elemento clave puesto que las decisiones deben tomarse sobre una realidad altamente compleja debido al enorme número de variables que entran en juego.

La acumulación de experiencia es larga y costosa. Si consideramos que cuando más se aprende es como consecuencia de los propios errores, el alcanzar un elevado nivel de experiencia en el mundo empresarial puede llegar a tener un costo terriblemente alto. La consecuencia inmediata es que toda la experiencia que pueda ganarse sin los efectos que pudieran derivarse de una decisión errónea o, simplemente de una decisión no óptima, será bien recibida y más económica, sea cual sea su costo.

Casi no es posible imaginar un campo de mayor trascendencia para el humano que el de la toma de decisiones. Tenemos un problema cuando no sabemos cómo seguir. Una vez que tenemos un problema, hay que tomar una decisión (incluyendo la de no hacer nada). Elegimos una alternativa que nos parezca suficientemente racional que nos permita más o menos maximizar el valor esperado luego de resuelta nuestra acción. Emitimos en silencio un plan de control, que nos guía en la toma de decisiones, incluyendo decisiones relacionadas con modificar ese plan de control.

EVOLUCIÓN DE LAS FINANZAS.

Las finanzas, consideradas durante mucho tiempo como parte de la economía, surgieron como un campo de estudios independiente a principios del siglo pasado.

En su origen se relacionaron solamente con los documentos, instituciones y aspectos de procedimiento de los mercados de capital. Con la década de los 20, las innovaciones tecnológicas y las nuevas industrias provocaron la necesidad de mayor cantidad de fondos, impulsando el estudio de las finanzas para destacar la liquidez y el financiamiento de las empresas. La atención se centró más bien en el funcionamiento externo que en la administración interna. Hacia fines de la década se intensificó el interés en los valores, en especial las acciones comunes, convirtiendo al banquero inversionista en una figura de especial importancia para el estudio de las finanzas corporativas del período.

La depresión de los 30 obligó a centrar el estudio de las finanzas en los aspectos defensivos de la supervivencia, la preservación de liquidez, las quiebras, las liquidaciones y reorganizaciones. Las tendencias conservadoras dominaban, dando mayor importancia a que la empresa mantuviera una sólida estructura financiera. Los abusos cometidos con el endeudamiento, en especial las deudas relacionadas con las empresas tenedoras de servicios públicos, quedaron al descubierto al desplomarse muchas empresas. Estos fracasos, junto con la forma fraudulenta en que fueron tratados numerosos inversionistas, hicieron crecer la demanda de regulaciones. Éstas incrementaron la información financiera que las empresas debían dar a conocer, y esto a su vez hizo que el análisis financiero fuera más amplio, ya que el analista podía comparar las condiciones financieras y el desempeño de diversas empresas.

Durante la década del 40 las finanzas siguieron el enfoque tradicional que se había desarrollado durante las décadas anteriores. Se analizaba la empresa desde el punto de vista de alguien ajeno a ella, como pudiera ser un inversionista, pero sin poner énfasis en la toma de decisiones.

A mediados de la década del 50 adquirieron importancia el presupuesto de capital y las consideraciones relacionadas con el mismo. Nuevos métodos y técnicas para seleccionar los proyectos de inversión de capital condujeron a un marco para la distribución eficiente del capital dentro de la empresa. El administrador financiero ahora tenía a su cargo los fondos totales asignados a los activos y la distribución del capital a los activos individuales sobre la base de un criterio de aceptación apropiado y objetivo.

Posteriormente aparecieron sistemas complejos de información aplicados a las finanzas, lo que posibilitó la realización de análisis financieros más disciplinados y provechosos. La era electrónica afectó profundamente los medios que emplean las empresas para realizar sus operaciones bancarias, pagar sus cuentas, cobrar el dinero que se les debe, transferir efectivo, determinar estrategias financieras, manejar el riesgo cambiario, etc. Se idearon modelos de valuación para utilizarse en la toma de decisiones financieras.

Lo más destacado de la década del 60 fue el desarrollo de la teoría del portafolio (Markowitz – 1960, posteriormente perfeccionada por Sharpe, Lintner, Fama y otros) y su aplicación ulterior a la administración financiera. Esta teoría explica que el riesgo de un activo individual no debe ser juzgado sobre la base de las posibles desviaciones del rendimiento que se espera, sino en relación con su contribución marginal al riesgo global de un portafolio de activos. Según el grado de correlación de este activo con los demás que componen el portafolio, el activo será más o menos riesgoso.

En la década de 1970 empezaron a aplicarse el modelo de fijación de precios de los activos de capital de Sharpe para valuar los activos financieros. El modelo insinuaba que parte del riesgo de la empresa no tenía importancia para los inversionistas de a empresa, ya que se podía diluir en los portafolios de las acciones en su poder. También provocó que se centrara aún más la atención sobre las imperfecciones del mercado cuando se juzgaba la selección de los activos realizada por la empresa, el financiamiento y los dividendos.

También durante esta década, Black y Scholes formularon el modelo de fijación de precios de opciones para la evaluación relativa de los derechos financieros. La existencia de un mercado de opciones permite al inversionista establecer una posición protegida y sin riesgos comprando acciones y, al mismo tiempo, estableciendo opciones sobre las acciones. En mercados financieros eficientes el rendimiento producido por una posición de este tipo debe ser una tasa libre de riesgos. Si esto es cierto, sería posible establecer fórmulas exactas para valuar distintos tipos de opciones.

En la década de 1980, ha habido importantes avances en la valuación de las empresas en un mundo donde reina la incertidumbre. Se le ha colocado una creciente atención al efecto que las imperfecciones del mercado tienen sobre el valor. La información económica permite obtener una mejor comprensión del comportamiento que en el mercado tienen los documentos financieros. La noción de un mercado incompleto, donde los deseos de los inversionistas de tipos particulares de valores no se satisfacen, coloca a la empresa en el papel de llevar a cabo la comercialización de tipos especiales de derechos financieros.

En los años 90, las finanzas han tenido una función vital y estratégica en las empresas. El gerente de finanzas se ha convertido en parte activa: la generación de la riqueza. Para determinar si genera riqueza debe conocerse quienes aportan el capital que la empresa requiere para tener utilidades. Esta se convierte en la base del costo de la oportunidad, con respecto al cual se juzgará el producto, la inversión y las decisiones de operación.

Otra realidad de los 90 es la globalización de las finanzas. A medida que se integran los mercados financieros mundiales en forma creciente, el administrador de finanzas debe buscar el mejor precio de las fronteras nacionales y a menudo con divisas y otras barreras-

Los factores externos influyen cada día más en el administrador financiero: desregulación de servicios financieros, competencia entre los proveedores de capital y los proveedores de servicios financieros, volatilidad de las tasas de interés y de inflación, variabilidad de los tipos de cambio de divisas, reformas impositivas, incertidumbre económica mundial, problemas de financiamiento externo, excesos especulativos y los problemas éticos de ciertos negocios financieros.

En resumen, el estudio de las finanzas evolucionó desde el estudio descriptivo de su primera época, hasta las teorías normativas los análisis rigurosos actuales. Han dejado de ser un campo preocupado fundamentalmente por la obtención de fondos para abarcar la administración de activos, la asignación de capital y la valuación de empresas en un mercado global.

INFORMACIÓN INTERNA E INFORMACIÓN EXTERNA.

La información que se difunde al exterior de la unidad económica es útil para que los distintos agentes económicos aumenten sus posibilidades de acumulación de recursos. Entre ellos se podrían señalar a los acreedores, los trabajadores, la Administración Pública del Estado (sobre todo en materia de impuestos), las entidades financieras que colaboran con la entidad, etc.
Otra información de distinto contenido, denominada información interna, sólo es utilizada en el ámbito interno de la unidad empresarial. Los datos que ésta proporciona sirven, a los responsables de la unidad empresarial, para planificar y controlar la gestión, así como para delimitar responsabilidades a fin de actuar eficazmente.

El enfoque moderno de las finanzas incluye estudios profundos. “Han dejado de ser un campo preocupado fundamentalmente por la obtención de fondos para abarcar la administración de activos, la asignación de capital y la valuación de la empresa en el mercado global; ya no son un campo con un interés primordial en el análisis externo de la empresa, sino que dan gran importancia a la toma de decisiones dentro de la empresa. La principal característica de las finanzas actuales es su cambio continuo por nuevas ideas y técnicas”.

La contabilidad es la historia del pasado. Las finanzas modernas son una película, una proyección del mañana, no una historia del ayer.

El estudio de las finanzas abarca tres áreas interrelacionadas, a saber: Las inversiones, los mercados de dinero y de capitales y la administración financiera. Un buen administrador financiero debe tener conocimiento de las tres áreas de las finanzas si quiere realizar bien su gestión.

La “administración financiera o las finanzas en los negocios” es la disciplina que se preocupa principalmente del estudio del manejo del dinero y sus equivalentes en un ente económico, para cumplir con su objetivo básico, fundamentado en tres tipos de decisiones: De inversión, de financiamiento y de distribución de utilidades (de dividendos).

Resumiendo, Administración Financiera se puede definir como el manejo de los fondos de una empresa con el fin de alcanzar el objetivo básico financiero y fundamentado en una serie de decisiones financieras.

OBJETIVO BÁSICO FINANCIERO.

Si se analiza una empresa, independientemente de su tamaño, identificando cuatro áreas básicas para su manejo, a saber: Mercadeo, producción, administración de personal y finanzas, el éxito de su funcionamiento y gestión depende en gran medida del alcance de los objetivos de cada una de ellas.

Es así como en el área de Mercadeo el objetivo básico está definido por la satisfacción de las necesidades de los consumidores, complementado con otros objetivos tales como penetración de mercados, metas de ventas, canales de distribución, etc., para lo cual se recurre a la utilización de una serie de herramientas, tales como investigación: de mercados, promoción y publicidad, sistemas de distribución y otros.

En el área de Producción el objetivo básico es la fabricación de la cantidad óptima de unidades al menor costo posible, con la mejor calidad y en un tiempo específico, los complementarios son entre otros lograr niveles mínimos de desperdicio, niveles óptimos de eficiencia en maquinaria y mano de obra. Para esto se cuenta con herramientas tales como estudios de tiempo y movimientos, programación lineal, estadísticas y diseños.

El área de Administración de personal busca fundamentalmente alcanzar la satisfacción de las necesidades de los trabajadores, complementado con la capacitación, la recreación, y el bienestar social entre otros del talento humano, recurriendo a herramientas tales como técnicas de motivación, estudios salariales, círculos de calidad y otros.

Por ultimo, el objetivo básico financiero está definido, no como cree mucha gente en la maximización de utilidades, sino como la maximización de la riqueza de los dueños de la empresa, la cual viene a ser igual a la maximización del valor de la empresa.

La gestión de los recursos financieros (fondos) así como el de los demás recursos disponibles a la gerencia de una institución, debe hacerse fundamentado en el logro de los objetivos últimos de la empresa. En las empresas con ánimo de lucro, por su misma definición, la obtención de utilidades es uno de los objetivos principales. Las finanzas modernas consideran como el objetivo básico financiero la maximización del valor de la empresa. Este se expresa en términos de maximización de la riqueza de los propietarios, de maximización de la inversión en la institución.

“Todas las decisiones que toma el Gerente Financiero deben ser guiadas en últimas por este criterio; cuando se enfrente a varias opciones o alternativas mutuamente excluyentes el Gerente debe, de acuerdo con la teoría, escoger aquella que de por resultado la mayor riqueza de los propietarios. Gran parte de la teoría financiera moderna (la desarrollada a partir de los años 50’s hasta ahora), se ha orientado hacia la búsqueda de métodos que, aplicados a las diferentes decisiones empresariales, produzcan la maximización de la riqueza de los propietarios de las instituciones”

¿Cómo se determina el valor de la riqueza de los dueños de una empresa (accionistas)? El valor de la riqueza de los accionistas se determina por el valor de las acciones en el mercado. Si este aumenta, el valor de su riqueza (representada en acciones) aumenta.

PAPEL DEL ADMINISTRADOR FINANCIERO.

El administrador financiero debe llevar a cabo una labor de coordinación general de la empresa, ya que al buscar y alcanzar el cumplimiento del objetivo básico de cada área, se logra el objetivo básico financiero.

Las principales funciones que debe realizar el administrador financiero se pueden resumir en tres, a saber:

Planeación de los recursos necesarios, obtención de estos y manejo adecuado.

Aquí se puede apreciar la importancia de lo que se conoce como flujo de fondos de la empresa. El flujo de fondos de una empresa determina en donde se originaron y en que se utilizaron los fondos (recursos financieros) de la entidad en un período determinado.

Otro de los problemas con los que tiene que enfrentarse el administrador financiero es la solución al gran dilema en lo que puede representar el éxito de una empresa: La liquidez Vs rentabilidad. La liquidez está relacionada con la capacidad de pago de los compromisos de corto plazo adquiridos por la empresa. La rentabilidad se refiere el rendimiento o beneficio porcentual de los fondos comprometidos en un negocio.

Una empresa puede ser rentable y fracasar por no tener liquidez y viceversa. Estos dos objetivos financieros complementarios deben ser manejados en gran forma para conducir al éxito. “Existe un dilema entre la liquidez y la rentabilidad en el sentido en que en la toma de decisiones cotidianas el administrador financiero sacrifica una en aras de favorecer la otra. Esta situación sólo se presenta en la toma de decisiones de corto plazo.”

Es de anotar que los problemas de liquidez están asociados con el corto plazo y los de rentabilidad con el largo plazo.

Las decisiones financieras básicas del administrador son de tres tipos:

  • Decisiones de inversión.
  • Decisiones de financiación y
  • Decisiones de distribución de utilidades (Dividendos).

LA GESTIÓN FINANCIERA

Se han desarrollado una serie conceptos relacionados con la labor gerencial alrededor de las que se consideran las funciones básicas de la Administración: planeación, organización, provisión de personal, dirección y control.

Una de las principales tareas de todo Gerente consiste en planear y mantener un medio ambiente interno que conduzca al logro de unos objetivos predeterminados mediante la función de coordinación o sincronización de labores de los diferentes empleados de la empresa, con la finalidad de lograr el objetivo básico financiero.

Debe entenderse entonces que la labor financiera no es responsabilidad solo del Gerente General, ni de tampoco del encargado del área financiera llámese Administrador Financiero o Gerente Financiero o cualquier otro nombre, debido a que “los responsables de las demás áreas funcionales de la empresa deben también, con el cumplimiento de sus propios objetivos, buscar que se logre ese objetivo general”. En otras palabras, la labor financiera en un negocio la desempeñan todos los ejecutivos responsables de las diferentes actividades que desarrolla la empresa ya que de una u otra forma en sus funciones normales deben tomar una serie de decisiones que de algún modo están relacionadas con las finanzas de la empresa.

LOS ESTADOS FINANCIEROS

Los estados financieros interesan tanto desde un punto de vista interno o de administración de la empresa, como desde un punto de vista externo o del público en general.

El Estado de Situación Financiera, el de Pérdidas y Ganancias, el de Variaciones en el Capital Contable y el Estado de cambios en la Situación Financiera con base en efectivo, son los estados principales o de uso general, interesan a un mayor número de personas en virtud de que cubren los aspectos fundamentales de la operación de la empresa.

Desde un punto de vista interno, los Estados Financieros principales interesan a la administración, a los empleados y a los dueños o accionistas, tanto como fuente de información para fijar políticas administrativas como de información de la situación que guardan los intereses de los accionistas o propietarios.

Desde un punto de vista externo, los estados financieros pueden interesar a:

  • Los acreedores, como fuente de información para que estimen la capacidad de pago de la empresa para cubrir créditos.
  • Las personas o empresas a quienes se les solicite crédito o aportaciones adicionales de capital para que estudien y evalúen la conveniencia de su inversión.
  • Las autoridades hacendarais para efectos de los impuestos que gravan a las empresas.
  • Diversas dependencias gubernamentales con relación a concesiones y franquicias o bien para obtener información estadística, necesaria para orientar las directrices de los países.

OBJETIVO DE LOS ESTADOS FINANCIEROS PRINCIPALES

Los estados financieros principales deben servir para:

Tomar decisiones de inversión y crédito, lo que requiere conocer la estructura financiera, la capacidad de crecimiento de la empresa, su estabilidad y redituabilidad.
Evaluar la solvencia y liquidez de la empresa, así como su capacidad para generar fondos.
Conocer el origen y las características de sus recursos para estimar la capacidad financiera de crecimiento
Formarse un juicio sobre los resultados financieros de la administración en cuanto a la rentabilidad, solvencia, generación de fondos y capacidad de crecimiento.

LIMITACIÓN DE LA INFORMACIÓN FINANCIERA

Los estados financieros no son exactos ni las cifras que se muestran son definitivas. Esto sucede así porque las operaciones se registran bajo juicios personales y normas de información financiera que permiten optar por diferentes alternativas para el tratamiento y cuantificación de las operaciones, las cuales se cuantifican en moneda. La moneda por otra parte, no conserva su poder de compra y con el paso del tiempo puede perder su significado en las transacciones de carácter permanente, y en economías con una actividad inflacionaria importante, las operaciones pierden su significado a muy corto plazo.

La técnica ha seguido avanzando y las empresas han corregido su información efectuando estimaciones del valor para mejorar su información.

La Ley General de Sociedades Mercantiles ordena que los informes anuales de las Sociedades Anónimas informen:

  • Sobre la marcha de la sociedad, las políticas seguidas por los administradores en los principales proyectos existentes.
  • Sobre las principales políticas y criterios contables y de información seguidos en la preparación de la información financiera.
  • El estado de la situación financiera a la fecha del cierre del ejercicio.
  • El resultado de la sociedad debidamente explicado y clasificado.
  • Los cambios de la situación financiera durante el ejercicio.
  • Los cambios del patrimonio de los socios o accionistas durante el ejercicio.
  • Las notas explicativas que sea necesario para complementar o aclarar la información financiera anterior.

El Estado de Cambios en la Situación Financiera

La Contabilidad debe presentar periódicamente un Estado de Cambios en la Posición Financiera, que es un estado que debe mostrar razonablemente para un período dado, los movimientos de recursos del Ente a efectos de analizar las variaciones del Capital de Trabajo y el efecto que sobre el mismo han tenido los resultados del período cubierto por el estado.

Se define como “Posición Financiera” de un ente, todos los conceptos y montos que se muestran en el Balance de Situación. Por tanto, el cambio en la posición financiera se determinará mediante la comparación de dos Balances de Situación, haciendo los ajustes pertinentes para mostrar separadamente aquellos cambios que afectan el capital de trabajo.

Se define “Capital de Trabajo” el exceso de activo circulante sobre el pasivo circulante. El capital de trabajo también se define como los recursos generados internamente o de origen externo, disponibles para las operaciones normales del ente y para atender sus compromisos de corto plazo.

Los Comentarios a los cambios en el estado de posición financiera, se hacen de acuerdo a los movimientos sufridos en el ente económico a una fecha determinada, si trata del balance general y en un periodo si se trata del estado de pérdidas y ganancias, o sea, de los activos, pasivos y los resultados que en la empresa se tengan originalmente y los que posteriormente se adquieran si se trata de Activos y los adeudos que se tengan si se trata de Pasivos, así como las ventas o deducciones.

Dicho en otras palabras, este Estado financiero se formula para informar sobre los cambios en la situación financiera de la entidad entre dos fechas.

Como se ha visto anteriormente, el estado de situación financiera muestra la situación financiera a una fecha determinada; el estado de resultados muestra el resultado de las operaciones durante un periodo determinado. El estado que nos ocupa complementa la información para el usuario de los estados financieros sobre las fuentes y orígenes de los recursos de la entidad, así como su aplicación o empleo durante el mismo periodo, esto es, los cambios sufridos por la entidad en su estructura financiera entre dos fechas.

A este estado se le ha conocido con diversos nombres, como estado de origen y aplicación de recursos o fondos, estado de fondos, estado de cambios en la posición financiera, análisis de los cambios en el capital de trabajo, denominaciones que dependen principalmente del enfoque que se le dé en cuanto a su preparación y formas de presentación.

Objetivos del Estado de Cambios en la Posición Financiera

El estado de cambios en la situación financiera persigue dos objetivos principales:

Informar sobre los cambios ocurridos en la estructura financiera de la entidad, mostrado la generación de recursos provenientes de las operaciones del periodo.

Revelar la información financiera completa sobre los cambios en la estructura financiera de la entidad que no muestran el estado de situación financiera y el estado de resultados.
La información se debe seleccionar, clasificar y resumir, de tal manera que el estado muestre en forma clara el resultado de las actividades de financiamiento e inversión, así como los recursos provenientes de las operaciones y los cambios en la estructura financiera durante el periodo a que se refiera.

Este estado es de gran utilidad para la administración de la entidad, por que en él encuentra información necesaria para proyectar su expansión, programas de financiamiento, etc. En otras palabras, le revela entre otras cosas, la capacidad que tiene la entidad para generar recursos.

EFECTOS DE LA INFLACIÓN EN LA INFORMACIÓN FINANCIERA.

Los estados financieros se limitan a proporcionar una información obtenida del registro de las operaciones de la empresa bajo juicios personales y principios de contabilidad, aun cuando generalmente sea una situación distinta a la situación real del valor de la empresa.

Por tanto, al hablar del valor pensamos en una estimación sujeta a múltiples factores económicos que no está regida por principios de contabilidad. En el mundo en que vivimos, en el que los valores están continuamente sujetos a fluctuaciones como consecuencia de guerras y factores políticos y sociales, resulta casi imposible pretender que la situación financiera coincida con la situación real o económica del valor de la empresa.

La moneda, que es un instrumento de medida en la contabilidad, carece de estabilidad, ya que su poder adquisitivo cambia constantemente; por tanto, las cifras contenidas en los estados financieros no representan valores absolutos y la información que presentan no es la exacta de su situación ni de su productividad.

Las diferencias que existen entre las cifras que presentan los estados financieros basados en costos históricos y el valor real son originadas por lo menos por los siguientes factores:

  • Pérdida del poder adquisitivo de la moneda.
  • Oferta y demanda.
  • Plusvalía
  • Estimación defectuosa de la vida probable de los bienes (activos Fijos)

La pérdida del poder adquisitivo de la moneda es provocada por la inflación, que es el aumento sostenido y generalizado en los niveles de precios.

No pueden considerarse como inflación los cambios de valor de los bienes y servicios originados por la oferta y la demanda que son como resultado del funcionamiento del sistema de precios.

DIFERENCIAS ENTRE LO FINANCIERO Y LO ECONÓMICO.

Lo financiero se refiere a valores expresados en unidades monetarias, estrictamente referido a costos y precios de las fechas en las cuales se realizaron las operaciones.

Lo económico se refiere a valores actuales o relacionados con el poder adquisitivo de la moneda en un momento determinado.

Debido a que los estados financieros se formulan de acuerdo con el principio de base o valor histórico, en el que se establece que “el valor es igual al costo”, las operaciones se registran en unidades monetarias en las fechas en que se realizan y, por tanto, estamos sumando monedas con diferente poder adquisitivo.

Por consiguiente, los estados financieros muestran una situación financiera pero no económica.

CONCEPTO DEL DINERO.

El dinero puede definirse como el medio o instrumento usado para el intercambio de bienes y servicios dentro de la economía moderna. El dinero como medida de cambio, en las economías inflacionarias, tiende a perder gradualmente su poder de compra.

De lo anterior se desprende que el precio de los bienes y servicios se va elevando por el efecto de la baja del poder de compra del dinero; es decir, se necesitan más unidades monetarias con las cuales pueden adquirirse dichos bienes y servicios. De aquí se pueden distinguir dos conceptos diferentes:
El precio es el número de unidades monetarias o dinero en que se adquiere un bien o servicio.

El valor es el poder objetivo que tiene un bien para comprar o adquirir otros bienes o servicios.

Por regla general, la economía de los países libres tiende a crear una situación inflacionaria de más o menos importancia, dependiendo esto de muy diversos factores. El valor del dinero se puede medir a través de lo que se conoce como la ecuación cuantitativa del dinero, que es un quebrado que tiene como numerador el “dinero en circulación multiplicado por la velocidad” y como denominador los “bienes y servicios producidos por el país”. Esto quiere decir que idealmente los países deben controlar que haya una igualdad entre el dinero en circulación y los bienes y servicios producidos. Generalmente hay tendencia a incrementar el dinero en circulación en relación con los bienes y servicios producidos, rompiéndose el equilibrio necesario. De esta manera se produce la inflación monetaria o bien la pérdida del poder adquisitivo de la moneda.

FENÓMENOS PRODUCIDOS POR LA INFLACIÓN.

Los principales fenómenos originados por la inflación, que afectan a la empresa en forma directa, son:

a) Escasez. Provocada por fenómenos naturales, o provocada artificialmente por ocultamiento, la escasez hace su aparición y los precios en general suben. Para el administrador, aparece el problema de tener que surtirse de lo necesario para cumplir con sus programas, ya sea de producción, de ventas o de utilidades. Lo que conseguía antes sin dificultad a un precio estable, ahora lo tendrá que conseguir persiguiendo a todos sus proveedores y pagando el precio que le pidan.

b) Carestía del Trabajo. Inmediatamente, el trabajo se encarece. Las demandas obreras para aumentar los salarios se multiplican y, como consecuencia, se acaba la calma reinante. Los ajustes de sueldos van sucediéndose uno tras otro y en el ambiente no se vislumbra un fin al alza de la mano de obra.

c) Altos costos de producción. Consecuencia lógica de lo anterior es un alza en los costos, lo que pondrá en dificultades a la administración de las empresas. Es necesario buscar la manera de impedir que el problema se haga mayor.

d) Financiamiento. El financiamiento se hará más caro y difícil. Proveedores que anteriormente concedían plazos y descuentos los empezarán a reducir. Las tasas de interés bancario subirán y los créditos serán restringidos. Será necesaria una mayor imaginación del empresario para enfrentar la problemática y conseguir el financiamiento necesario para la empresa.

REFLEJO DE LA INFLACIÓN EN LOS ESTADOS FINANCIEROS.

El registro de las operaciones se hace en unidades monetarias con el poder adquisitivo que tienen en el momento en que se adquieren los bienes o servicios; es decir, las transacciones se registran al costo de acuerdo con principios de contabilidad. Esto tiene como consecuencia, en una economía inflacionaria, que dichas operaciones con el transcurso del tiempo queden expresadas a costos de años anteriores, aun cuando su valor equivalente en unidades monetarias actuales sea superior, de tal suerte que los estados financieros preparados con base en el costo no representan su valor actual.

La información que se presenta en el estado de situación financiera se ve distorsionada fundamentalmente en las inversiones representadas por bienes, que fueron registrados a su costo de adquisición y cuyo precio ha variado con el transcurso del tiempo. Generalmente los inventarios muestran diferencias de relativa importancia debido a la rotación que tienen y a que su valuación se encuentra más o menos actualizada. Las inversiones de carácter permanente, como son terrenos, edificios, maquinaria y equipo en general, cuyo precio de adquisición ha quedado estático en el tiempo, generalmente muestran diferencias importantes en relación con su valor actual.

Por otra parte, el capital de las empresas pierde poder de compra con el transcurso del tiempo debido a la pérdida paulatina del poder adquisitivo de la moneda.

Desde el punto de vista de la información de los resultados de operación en la empresa, tenemos deficiencias originadas principalmente por la falta de actualización del valor de los inventarios y de la intervención de una depreciación real. Todo esto da origen a una incertidumbre para la toma de decisiones porque se carece de información actualizada y, si no se tiene la política de separar de las utilidades como mínimo una cantidad que, sumada al capital, dé como resultado un poder de compra por lo menos igual al del año anterior, la consecuencia será la descapitalización de la empresa y, con el transcurso del tiempo, su desaparición.

ÍNDICE NACIONAL DE PRECIOS AL CONSUMIDOR

El Índice Nacional de Precios al Consumidor constituye un indicador que refleja las variaciones en el poder adquisitivo de la moneda, el cual se elabora con el propósito de contar con un instrumento que permita conocer y evaluar el proceso inflacionario.

El 10 de julio de 2002 el Banco de México informó, mediante publicación en el Diario Oficial de la Federación, que a partir de julio del mismo año utilizaría como periodo base para determinar la variación en los precios de los conceptos de consumo que integran el Índice Nacional de Precios al Consumidor, la segunda quincena de junio de 2002.

Como consecuencia de la modificación del periodo base antes citada, el Banco de México ha recibido diversas solicitudes a fin de que informe la equivalencia de los índices elaborados con base 1994=100 y los elaborados con la nueva base segunda quincena de junio de 2002=100
Por lo anterior, con fundamento en los artículos 62 de la Ley del Banco de México y 8°, 10°, 17° y 24° de su Reglamento Interior, el Banco de México ha determinado dar a conocer la serie histórica de los índices mensuales base 1994 = 100, expresados conforme a la nueva base segunda quincena de junio de 2002 = 100, a fin de facilitar el cálculo de la inflación.

Información histórica del INPC mensual de enero de 1988 a la fecha, expresado conforme a la base segunda quincena de junio de 2002 = 100.