CONTAMINACIÓN AMBIENTAL EN REPUBLICA DOMINICANA

src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js">

Antes de comentar sobre la contaminación ambiental en Republica Dominicana considero importante dejar un concepto claro del mismo, para así ayudar a una clara comprensión de la problemática que nos afecta.

La contaminación es la introducción en un medio cualquiera de un contaminante, es decir, la introducción de cualquier sustancia o forma de energía con potencial para provocar daños, irreversibles o no, en el medio inicial.

src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js">

Se denomina contaminación ambiental a la presencia en el ambiente de cualquier agente (físico, químico o biológico) o bien de una combinación de varios agentes en lugares, formas y concentraciones tales que sean o puedan ser nocivos para la salud, la seguridad o para el bienestar de la población, o que puedan ser perjudiciales para la vida vegetal o animal, o impidan el uso normal de las propiedades y lugares de recreación y goce de los mismos.

La acción humana sobre el medio ambiente conlleva siempre una intervención directa o indirecta en los ecosistemas. Cualquier alteración ocasionada por el ser humano provoca cambios en el ecosistema que en ocasiones produce la degradación del mismo.

El Rió Osama es uno de los más contaminados en republica dominicana, ya que a sus orillas se encuentran ubicadas numerosas industrias y muchas viviendas.

LOS PRINCIPALES PROBLEMAS AMBIENTALES

Los investigadores coinciden en que los principales problemas ambientales de República Dominicana son : la deforestación, la extinción de la biodiversidad y el manejo de los desechos sólidos ( basura ), las aguas negras y otros que inciden en las condiciones sanitarias, todos los cuales contribuyen a la profundización de pobreza en que vive más del 60 por ciento de la población.

La cubierta forestal dominicana ha ido reduciéndose de tal manera que para 1909 el 85 % del territorio estaba cubierto por bosques, para 1940 cubría el 69 por ciento según la FAO, el 26 % para 1967, y ya para 1990 esta se consideraba a penas entre el 13 y el 8 por ciento.

La deforestación se volvió un grave problema tras implementarse la política de los aserraderos (entre 1940 y 1967); la depredación producida por prácticas agrícolas insostenibles y dañinas al medio, la cría de ganado, el corte para carbón y la producción maderera.

Para 1990 se perdían unas 32 mil tareas se perdían anualmente merced a los incendios forestales.

El país posee 108 cuencas hidrográficas con unos 600 cursos de agua (ríos y arroyos), el 80% de las cuales sufre grave degradación a causa de la deforestación y la erosión de los suelos, mientras el abastecimiento de agua potable está en crisis ascendente (el 52 por ciento de la población no tiene acceso al agua potable) y la productividad de la tierra ha disminuido grandemente.

Más de un 73 por ciento de la población no tiene acceso al alcantarillado sanitario; el 48 % deposita las excretas en letrinas, el 14 por ciento no tiene ningún medio para ella, y solo el 52 por ciento tiene acceso al agua potable en instalaciones domiciliarias. Ello genera una gran crisis sanitaria.

La Contaminación de los ríos y cursos de aguas residuales y desechos industriales, ganaderos, domiciliario y la existencia de un basurero en cada hogar agrava esta crisis.

La deforestación, la reducción acelerada de la biodiversidad, la contaminación y el agotamiento de los ríos y arroyos, junto al tráfico por nuestras costas de materiales radiactivos y peligrosos, así como por convertirnos en recipientes de los desechos sólidos del norte, se constituyen en los principales problemas ambientales en nuestro país.

El país posee un gran potencial de agua superficial, pues las precipitaciones sobrepasan los 21 millones de metros cúbicos por año, muy superior a la demanda, pero con gran dificultad para llevar agua potable suficiente a la población, a lo que se debe agregar los grandes problemas de saneamiento básico e infraestructura.

Con 1500 kilómetros de costa y cerca de un centenar de playas el turismo se ha colocado en la agenda como una de los principales ejes del modelo de desarrollo insostenible, como lo demuestra el acelerado proceso de destrucción del hábitat marino, de los arrecifes y manglares.

src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js">