ESTADO Y LA FAMILIA

Todo Estado es una asociación, y solo en vista de alguno bien las asociaciones se forman, puesto que lo único que a los hombres mueve es la esperanza de algo qu34e les parece bueno. Todas las asociaciones tienden sin duda a un bien determinado, y el más importante de todos los bienes debe ser objeto de la más importante asociación, de la que comprende a todos los demás y puede llamarse asociación política, ciudad, o más propiamente, Estado.

No sin error han dicho algunos escritores que se cofunden los caracteres del rey, del magistrado, del amo y del padre de familia, suponiendo que estos poderes difieren menos en su esencia que en el numero de los gobernados; que un amo manda a pocos individuos; un padre de familia a un mayor numero; un magistrado o un monarca, a una sociedad mas extensa.

Suponen estos autores que es lo mismo un pequeño Estado que una gran familia, y añaden que el poder del magistrado es temporal debiendo obedecer a sus vez, y que en el rey es personal e independiente.

Para demostrar la falsedad de esta afirmación, basta, siguiendo nuestro acostumbrado método, descomponer, mediante el análisis, el todo en sus elementos primitivos; es decir, en sus partes más pequeñas. Indagando así cuales son los elementos constitutivos del Estado, hallaremos mas fácilmente sus diferencias, y procuraremos reunir científicamente los conocimientos aislados. El mejor método es siempre el que, remontándose al origen de las cosas, examina cuidadosamente su desarrollo.

La primera sociedad nace con la aproximación de dos seres que no pueden existir uno sin otro: el hombre y la mujer. El deseo de la reproducción los une, como une a los demás animales y a las plantas. Pueden decirse que este deseo de dejar tras si otro ser formado a la propia imagen es instintivo en la naturaleza.

LAS PROPIEDADES MEDAS DE ADQUISICIÓN

Hemos visto que el esclavo forma parte de la riqueza de la familia. Vamos a tratar de la riqueza en general y de la adquisición de los bienes, siguiendo nuestro ordinario método.

Lo primero es saber si la ciencia de la adquisición es el mismo arte que la economismo domestico, o si la esta, subordinada como la parte del todo. Si es su auxiliar, ¿en que consiste esta relación? ¿Es la que existe ente el arte de hacer lanzaderas y el de tejer? ¿O bien entre el fundir los metales y la estatuaria? La relación es muy diferente: aquel suministraría el instrumento, este la materia. Entiendo por materia la sustancia que sirve para confeccionar un objeto: por ejemplo, la lana, para el tejedor; la piedra para el estatuario. Esto supuesto, digno que la adquisición de los bienes difiere de la administración domestica, puesto que una emplea lo que otra suministraría. ¿A que ciencia corresponde, en efecto, disponer los bienes de la familia si no es a la administración domestica?

Pero la adquisición de las cosas, ¿es una rama de esta administración, o bien una ciencia aparte? Ante todo, si aquel que posee esta ciencia debe convenirse en que la propiedad y la riqueza comprenden objetos muy diversos. En primer lugar, puede preguntarse si la agricultura, y en general la adquisición de los elementos, se comprende en la de los bienes, o si forma un modo especial de adquirir. La naturaleza diversificada hasta el infinito las substancias nutritivas; de ahí la prodigiosa variedad en el modo de ser de los hombres y de los animales, todos los cuales necesitan de los alimentos. La diferencia de alimentación basta a modificar su vida y su modo de ser.

He aquí, pues, casi todos los modos de existencia a que el hombre puede acudir con su solo trabajo personal, sin auxilio del comercio: nómada, agricultor, bandido, pescador o cazador. Los pueblos viven cómodamente combinando estas existencias diversas y tomando de una lo bastante para llenar los vacíos de otra. Son a la vez nómadas y bandidos, agricultores y cazadores, y así abrazan el género de vida que les impone su necesidad. La naturaleza misma asegura estos medios de subsistencia a todo lo que respira, lo mismo al animal adulto que al feto en que acaba de infundir el soplo de la vida.

Así, la guerra es un medio de adquision natural, puesto que comprende esta caza de las bestias salvajes y de los hombres que, nacidos para obedecer, se niegan a la esclavitud; es una guerra que la naturaleza he hecho legitima. He aquí un modo de adquisición natural que forma parte de la economía domestica. Por ella, el sabio administrador debe hallar o procurarse sin trabajo los medios de existencia, sin los cuales la familia y el Estado serian imposibles. A esto es a lo que debe llamarse verdadera riqueza que, una vez bien determinada, no excita ese deseo insaciable que Solon pinta en sus versos cuando dice: “Aumentar los tesoros sin descanso”.

ADQUISICIÓN PRÁCTICA

La práctica tiene sus exigencias. La ciencia de la riqueza en sus ramas prácticas consiste en conocer a fondo el género, el lugar y el uso de los productos. Es preciso entender el arte de criar caballos, bueyes, corderos, rebaños de todas clases; saber que razas son las más productoras y en que lugar se encuentran; por que el clima influye en la perfección de los animales. La ciencia agrícola es igualmente necesaria. Abraza el grande y el pequeño cultivo, la cría de abejas, de aves, de pescados y de todos los animales que pueden ser útiles. Estos conocimientos son la base de la ciencia de la riqueza.

En cuanto a la riqueza que produce el cambio, su elemento principal es el comercio, que se hace por agua, por tierra y por venta en tiendas y mercados, y que puede ser más o menos seguro y lucrativo. Viene luego el préstamo a interés y el salario, por ultimo, que puede aplicarse a obras mecánicas o bien a trabajos meramente corporales.

Existe, además, un genero intermedio de riqueza, que participa de la natural y de la mercantil, porque se compone de los productos de la naturaleza y de las operaciones del trafico. Consiste en la explotación de los montes y de las minas, cuyas divisiones son tan numerosas como los metales que se extraen del seno de la tierra. No entraremos en más detalles, útiles tan solo a los respectivos oficios.

Citare únicamente a tales Mileto: Hizo una especulación lucrativa, cuyo éxito se atribuyo a sus raros conocimientos, por más que otro menos sabio hubiera sido de ella capaz. Sus conocimientos astronómicos le habían hecho sospecha que la recolección próxima de aceituna seria abundante y a fin de evitar nuevos reproches acerca de su pobreza, que la filosofía no había bastado a vencer, empleo el poco dinero que poseía en pagar fianzas para alquilar todos los lagares de Mileto y de chios.

Se cita esto como ejemplo de habilidad por parte de tales; pero repito que su operación no exigía una ciencia tan profunda y que esta alcance de todo el que pueda hacer grandes acaparamientos. Así, los gobiernos emplean algunas veces el monopolio en la penuria de sus créditos y se sirven para ello de la venta exclusiva. Un siciliano tenía una suma considerable de dinero y la empleo en comprar todo el hierro que había en las fraguas.

PODER DOMESTICO RELACIONES QUE UNEN A LOS INDIVIDUOS QUE COMPONEN LA FAMILIA

Hemos dicho que la administración de la familia descansa sobre tres poderes: el del amo, el paternal y el marital. En efecto: el padre de familia esta investido de una autoridad natural sobre sus hijos.; Pero les manda como a seres libres, y el poder que sobre ellos ejerce no es el mismo. Tiene Sobre su mujer autoridad de magistrado constituido en el sistema de igualdad. Reina sobre sus hijos como monarca. El macho debe mandar a la hembra; es este un orden natural que no puede quebrantarse. El padre, en la madurez de la edad y de la razón, debe dirigir al hijo, mas joven e imperfecto. Tal es la ley de la naturaleza. En cierto que el orden político, fundado sobre naturaleza. Es cierto que el orden político, fundado sobre principios de igualdad, el magistrado manda para obedecer a su vez, porque entre seres iguales no hay prerrogativas. Pero hay distinciones reales de respeto y de consideración entre el que manda y el que obedece.