FUENTES DEL CONOCIMIENTO

src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js">

Existen cuatro posibles fuentes de conocimiento para el ser humano, a saber: la razón, la autoridad, la revelación divina y la tradición. En este artículo analizaremos someramente cada una de ellas, con objeto de averiguar si alguna o algunas de ellas son infiltrados.

COMENZAREMOS POR LA TRADICIÓN

src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js">

Evidentemente, nadie duda de que hoy por hoy la tradición constituye una base fundamental en nuestro sistema cultural. Nuestra lengua, nuestras fiestas e incluso nuestro sistema jurídico se basan en gran medida en las tradiciones. Esta importancia está justificada sobradamente en algunos casos –que no en todos-, pero ello no quiere decir que la tradición en sí misma represente una verdadera fuente de conocimiento. Hoy sabemos que la Tierra no es plana, a pesar de que nuestros ancestros y nuestra tradición cultural nos dijera que así era. ¿Porqué sabemos que no lo es? Por la evidencia experimental La tradición no tiene en cuenta esta evidencia, por lo que no siempre coincidirá con las teorías que se deducen de ella.

OCURRE LO MISMO CON LA REVELACIÓN DIVINA Y CON LA AUTORIDAD

Ninguna de estas dos supuestas fuentes de conocimiento se basa en la evidencia fenoménica. Esto hace que no las teorías que de ellas deducimos no sean falseables (comprobables). ¿Qué valor podemos dar al testimonio de una persona que asegura que Dios se le ha revelado? ¿Acaso no se tan inverosímil como el hecho de que se le apareciera un duendecillo o un unicornio? En ambos casos existe una duda más que razonable de que el testimonio de dicha persona sea falso, dado que no existe evidencia experimental que sostenga la veracidad de ninguna de las afirmaciones anteriores.

El hecho de que una afirmación sea más o menos creíble en función la autoridad o la eminencia de la persona que la sostiene resulta tan poco razonable como los casos anteriores. No existe motivo alguno por el que conceder validez a una teoría por el mero hecho de ser enunciada por una eminencia. De hecho, en algunos casos, esta forma de obrar podría llevar a situaciones en las que pesara más la opinión de la autoridad que la evidencia experimental, por lo que, en caso de que existiera discrepancia entre ambas, llegaríamos a una conclusión totalmente errónea.

LA RAZÓN

Constituye la única fuente de conocimiento que tiene en cuenta la evidencia experimental, y es por esto que es la única que debe usarse para desarrollar un verdadero conocimiento de la realidad que nos rodea.
Existen dos tipos de razonamiento:

Razonamiento deductivo

La filosofía de Aristóteles y Platón engendró la lógica primaria, era deductiva y no inductiva. Esto quiere decir que las leyes universales podían ser descubiertas por el pensamiento humano sin necesidad que éste tuviese que optar por mirar casos particulares para establecer las leyes. Es decir, la lógica deductiva discurre sobre lo que sigue universalmente desde premisas dadas por la razón humana. Es esta la razón por la cual Aristóteles estableció los cuatro principios a priori para la lógica todavía enseñados en nuestra época: el principio de identidad, el Principio de no contradicción, el principio del tercero excluido y el principio de razón suficiente.

Sin embargo, el hacer uso únicamente de la lógica deductiva puede llevar a errores, ya que se deja la observación de casos particulares de lado, para ver si se verifica el razonamiento. Así entonces, Aristóteles se equivocó incluso en el número de dientes que tenían las mujeres, habiéndose podido enterar simplemente observando y contando. En oposición al formalismo de lo deductivo, Hegel cuestionó el principio del tercero excluido y formuló el principio de la universalidad de la contradicción. Propuso el método analítico para partir de la materia concreta dada para llegar a la forma de abstracciones universales y luego proponer definiciones generales. El análisis deja lo concreto como fundamento y por medio de la abstracción de las particularidades, que aparentan ser inesenciales, pone de relieve lo universal concreto o sea la fuerza de ley general.

Razonamiento inductivo

En el mismo sentido, el razonamiento inductivo, es el estudio de derivar una generalización o una ley a partir de observaciones. Éste fue posteriormente incluido en el estudio de la lógica, y fue adoptado como el razonamiento básico de la investigación científica, combinándola cuando corresponde con la deducción. Este probablemente es el motivo del éxito y la certeza de los modelos científicos actuales. Es decir, la inclusión del razonamiento inductivo en las ciencias no es menor en nuestras vidas, nos permitió tener el modelo científico actual el cual nos ha dado una cantidad impresionante de tecnología y supuestas “verdades”.

HIPÓTESIS

Una hipótesis puede definirse como una solución provisional (tentativa) para un problema dado. El nivel de verdad que se le asigne a tal hipótesis dependerá de la medida en que los datos empíricos recogidos apoyen lo afirmado en la hipótesis. Esto es lo que se conoce como contrastación empírica de la hipótesis o bien proceso de validación de la hipótesis. Este proceso puede realizarse de uno ò dos modos: mediante confirmación (para las hipótesis universales) o mediante verificación (para las hipótesis existenciales).

METODOLOGÍA

La metodología se entiende como la parte del proceso de investigación que sigue a la propedéutica y permite sistematizar los métodos y las técnicas necesarias para llevarla a cabo. Los métodos son vías que facilitan el descubrimiento de conocimientos seguros y confiables para solucionar los problemas que la vida nos plantea”.

 

src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js">