Campaña Publicitaria

Concepto de campaña Publicitaria.

Básicamente campaña podría definirse como la serie integral de esfuerzos de promoción coordinados alrededor de una idea y destinados a conseguir un determinado fin. Toda campaña de promoción se debe dividir en sus componentes de: Publicidad, venta personal y promoción de ventas, las cuales se pueden plantear en pequeñas campañas con mayor detalle.

Tipos de campañas Publicitarias.

Según varios autores una empresa puede realizar muchos tipos de campañas de promoción y se pueden hacer varias al mismo tiempo. En sentido geográfico una campaña puede ser local, regional o nacional. Por tipo de cliente, una campaña puede ir dedicada a los usuarios finales y otra a mayoristas y detallistas, o bien al mercado internacional.

Clasificación de las campañas publicitarias:

Las campañas se clasifican en Expectativa, Lanzamiento, Mantenimiento, Sostenimientos, Promoción y Relanzamiento.

  • Expectativa: Es aquella que se utiliza para despertar el interés o sugestión. El subconsciente se vale de imágenes, frases, sonidos fuertemente emotivos para lograr que el consumidor este pendiente de ella, ignorando el producto que se va a consumir en el mercado, haciendo uso de frases como: “Esperelo”, “Ya llega”, “Muy pronto”, “Que rica es”. Este tipo de campaña es utilizada en todos los medios.
  • Lanzamiento: Cuando el producto se da a conocer en el mercado, manejando el interés de manera consciente, entendiendo por consciente el que juzga, observa, registra y tiene a su cargo la iniciativa de consumir el producto, mirarlo y poder analizar sus cualidades de forma, color, sabor, etc.
  • Mantenimiento: Es aquella que se hace para mantener el producto y los servicios vivos en el mercado. Productos y servicios que hace mucho tiempo están en el mercado cada día se realizan campañas para crear hábitos hacia él.
  • Sostenimiento: En esta campaña se utiliza la influencia de la repetición, siendo tratado este fenómeno con mucho cuidado y manejando no varios temas, sino un mínimo tema, un solo objeto de ser posible, debiendo ser ampliado este principio en un tiempo y en un espacio a la serie de manifestaciones publicitarias correspondientes a él.

Objetivos de las campaña publicitarias.

La comunicación publicitaria básicamente está dirigida a producir difusión, información o educación sobre productos, ajustándose a la necesidad de cada empresa. Puede desarrollar uno por uno estos conceptos o una combinación, según objetivos. Nos concentramos aquí en los objetivos generales de comunicación. Estos son múltiples y variados según sea el tipo de empresa; su orientación, el mercado donde actúa y sus necesidades. Cuando al construir la acción global de comunicación, existe una clara dirección de la tarea secuencial a desarrollar, con total subordinación a los objetivos de marketing, es posible hacerla eficiente y lograr el cumplimiento de los objetivos subordinados y a la vez relacionados; el creativo con el de medios.

Los objetivos generales de comunicación se desprenden de los objetivos de marketing de la empresa, como ya se comentara, pero en esta etapa están específicamente referidos a la comunicación que se necesita difundir al mercado. Pueden estar dirigidos al consumidor, referidos a la marca, a los productos, al packaging, entre otras posibilidades. Es posible marcar la necesidad de desarrollar un posicionamiento efectivo, señalando determinados conceptos que apuntan a la mente de sus consumidores. Si bien se exponen algunos ejemplos más frecuentes, estos son propios de cada compañía, el momento por el que atraviesa y los problemas que necesita resolver.

Objetivos creativos de la campañas publicitarias.

La agencia debe definir el objetivo creativo que luego va a fundamentar y desarrollar en el mensaje. Los conceptos que sustentan el enfoque si bien son invisibles a los ojos, dan a las piezas publicitarias una dirección y un fuerte sustento a la campaña.

Proceso creativo. El concepto total: palabras e imágenes.

La creatividad, denominada también ingenio, inventiva, pensamiento original, imaginación constructiva, pensamiento divergente o pensamiento creativo, es la generación de nuevas ideas o conceptos, o de nuevas asociaciones entre ideas y conceptos conocidos, que habitualmente producen soluciones originales.

Técnicas para la creatividad:

Las inhibiciones de las personas a la hora de manifestar sus opiniones pueden ser vencidas, hasta cierto punto, por medio de algunas de las técnicas de dinámica de grupos, para las que se requiere un grupo de personas dispuestas a aportar nuevas ideas para la solución del problema. Los participantes son animados a formular cualquier idea que se les ocurra, por muy extraña o disparatada que sea, sin ejercer ningún tipo de autocensura o crítica.