EL COMPORTAMIENTO DE LAS MASAS

src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js">

Los seres humanos nos movemos por emociones muy parecidas, que al agruparse en una masa producen un comportamiento determinado. Cuando realizamos una operación nos metemos en el mercado, pasamos a formar parte de la masa, con su comportamiento de masas.

El comportamiento de un individuo es complejo y puede ser difícil de seguir. La masa tiene un comportamiento primitivo, predecible y sencillo, o al menos relativamente sencillo. Un buen operador tiene muy claro lo que son los mercados financieros. Ante todo son grupos de personas. De acuerdo que la masa es primitiva, pero no vaya nunca en su contra. No debe tener miedo, pero jamás vaya en su contra porque siempre será más fuerte que usted. Si la masa se empeña en que el precio suba subirá.

src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js">

Se evitaría muchos errores si se centrase en lo que quiere. Usted quiere ganar dinero. No busque tener la razón, por favor, busque sólo ganar dinero. Si una tendencia es alcista es alcista. No piense que debería ser bajista. Eso no importa, lo que importa es lo que la gente paga y el nivel de oferta. Usted puede pensar que el alquiler de los pisos debería ser más barato, pero no por ello lo son ni convencerá al dueño de que debería ser así. Por muy frustrante que le resulte.

Entonces, ¿por qué se forman las masas y aparece el comportamiento de masas?. El individuo necesita al grupo, le proporciona seguridad. Resulta más sencilla la supervivencia en grupo, resulta más fácil vivir integrado. Por eso el individuo en los mercados financieros, plagados de emociones, donde es tan complicado moverse, busca un líder. Busca un gurú. Se convierte en parte de la masa siguiendo una opinión porque eso le ofrece seguridad. Si hace lo que dice el gurú, lo que los profesionales le dicen, entonces forma parte de un grupo y se siente bien. Como el niño que le da la mano a su padre, así tiende el individuo la suya al gurú de turno. Pero a la masa no se la puede seguir como un niño.

Cuando la masa se da la vuelta da igual lo que el grupo de profesionales haya dicho. No importa lo que debería ser, lo que importa es lo que es. Y el giro de la masa atrapa al individuo. La masa es como un banco de peces, se mueven todos en una dirección, siguiendo al líder. Y de repente giran a una velocidad asombrosa. Si usted fuese el último pez siguiendo a un grupo que sigue a un líder porque “Él sabrá lo que hace, y si todo el mundo lo hace, estará bien”, entonces estará atrapado en cada giro. El último pez da la vuelta y sigue, pero a usted le cuesta dinero cada vez, hasta que no lo quede nada.

src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js">