LA SOCIALIZACIÓN

src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js">

La socialización es el proceso mediante el cual los individuos pertenecientes a una sociedad o cultura aprenden e interiorizan un repertorio de normas, valores y formas de percibir la realidad, que los dotan de las capacidades necesarias para desempeñarse satisfactoriamente en la interacción social.

PROCESOS DE SOCIALIZACIÓN

src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js">

Al nacer, el niño se encuentra totalmente indefenso; necesita del adulto para sobrevivir. Tiene respuestas emocionales poco específicas y diferenciadas. Durante las primeras semanas, su actividad va a ser exclusivamente sensomotora, sin poder representarse mentalmente el mundo físico y social que le rodea.

Sin embargo, posee grandes capacidades perceptivas y de aprendizaje y está preorientado socialmente. Podríamos decir que nacemos con una predisposición innata para la sociabilidad, entendiendo esta como una actitud vital, positiva, abierta y dinámica para vivir en sociedad.

Por una parte, el niño manifiesta preferencia por los estímulos que de alguna manera pueden catalogarse de sociales (la cara, la voz humana, la temperatura y tacto del cuerpo).

Por otra parte el bebé parece sentir una necesidad primaria de crear vínculos afectivos con los miembros de su propia especie. El niño, desde su nacimiento, es un activo buscador de estímulos sociales.

Estos vínculos van a ser la base afectiva y social para que a lo largo de la infancia y de la adolescencia, el niño pueda ir adquiriendo todos aquellos saberes y habilidades que le van a caracterizar como adulto. A este proceso de adquisición se le denomina Proceso de Socialización.

Durante la infancia, los niños se irán identificando con los adultos y conseguirán interiorizar y apropiarse del significado que tiene las normas y reglas sociales. La interiorización se consigue gracias al establecimiento de sólidos vínculos afectivos que actúan como vías de paso a la comprensión de esas normas y reglas. La generalización, cuando el niño se da cuenta de que las normas que son válidas para el contexto familiar lo son también para otros contextos.

En la adolescencia, los jóvenes empiezan a introducirse en una serie de roles propios de la vida adulta y social del grupo al que pertenecen. Así, los procesos de socialización se relacionan con la división del trabajo, con la diversidad profesional y con los intereses culturales y personales, entre otros.

CONTEXTOS DE SOCIALIZACIÓN

La Familia, es la unidad o sistema primario de socialización, principalmente en los dos primeros años de vida. Se trata de un contexto abierto en continuo cambio.

Otros adultos, otras instituciones que actualmente constituyen otras instancias de socialización para el niño a edad temprana: profesores, monitores, parientes, canguros… La socialización se ejerce, en consecuencia, en dos direcciones: una vertical, la que corresponde a las relaciones jerarquizadas y que tienen una dimensión formal -con los adultos- y otra horizontal, con interacciones más espontáneas y que tiene una dimensión informal – las relaciones entre iguales -.

Los medios de Comunicación. Constituyen un agente socializador que inculcan normas, ofrecen modelos, dan versiones y visiones del mundo, y están cada vez más presentes en todos y cada uno de los contextos educativos que influyen en el desarrollo social del niño.

LOS PROCESOS DE SOCIALIZACIÓN

Consideramos el desarrollo social como un proceso de adquisición progresivo de conductas, hábitos, normas y reglas, y actitudes sociales por parte de los miembros más jóvenes de la sociedad con el fin de integrarse en ella.

Diversos autores coinciden en señalar tres procesos básicos de socialización que son necesariamente independientes:

  • Adquisición de conductas prosociales. Desarrollo de la ética social. Este proceso implica la interiorización progresiva de razones, creencias, normas y valores propios de la cultura de referencia.
  • Adquisición de conocimientos y habilidades sociales. Desarrollo cognitivo-social.
  • Adquisición de actitudes de sociabilidad. Desarrollo afectivo-social.

EVOLUCIÓN DEL DESARROLLO SOCIAL

DESARROLLO SOCIAL EN LOS DOS PRIMEROS AÑOS

La figura de apego influirá de modo decisivo en el desarrollo social del niño durante los dos primeros años. El niño aprenderá a comunicarse con los demás a través de formas y sistemas de comunicación que aumentarán en complejidad y simbolismo social.

La unión afectiva es la base de la conducta prosocial. El niño aprende a vivenciar el estado emocional del otro, a reconocerlo y a ajustar su conducta para mantener el carácter positivo de esas vivencias. Se desarrollarán en él sentimientos de empatía y se interiorizarán progresivamente las sensaciones de autosatisfacción que produce la adquisición y el seguimiento de patrones de comunicación y patrones sociales que transmite el contexto social y afectivo.

  • El niño irá tomando conocimiento de sí mismo en relación con su contexto social más próximo.
  • Empezará a diferenciarse y a diferenciar a propios y a extraños.
  • Llegará a establecer la permanencia de objetos y personas.
  • Irá interiorizando sentimientos de sociabilidad como la empatía, y la discriminación

DESARROLLO SOCIAL DE LOS 2 A LOS 6 AÑOS

Un período de grandes transformaciones

El niño, a esta edad, empieza a representar un papel social que le exige el respeto y seguimiento de reglas y normas que empiezan, apenas, a ser interiorizadas pero que aún están lejos de ser comprendidas. El niño desempeña este papel no sin que surjan conflictos afectivos. La calidad de su integración en el sistema social dependerá, en buena parte, de la correcta resolución de estos conflictos afectivos (cambios en el número de miembros de la familia, mayor número de exigencias de control de su conducta, otras interacciones…).

El niño adquirirá nuevas competencias y habilidades sociales y comunicativas:

  • Motoras. Por ejemplo la locomoción y la motricidad fina.
  • Cognitivas. Desarrollará esquemas de conocimiento y pensamiento simbólico.
  • Lingüísticas. Adquirirá de forma progresiva el lenguaje como instrumento de mediación social y comunicación.

Estas nuevas competencias van a permitirle un cierto grado de autonomía, una mayor comprensión de la realidad, así como también favorecerán el desarrollo de habilidades comunicativas y sociales que antes no tenía.

A su vez, el niño tiene aún muchas limitaciones para integrarse socialmente de una manera plena.

  • Todavía no ha integrado en sus esquemas la moral adulta.
  • Le cuesta comprender las conductas y los juicios de los adultos hacia la suya.
  • No sabe colocarse en la perspectiva del otro.
  • Todavía no ha aprendido a interpretar las expectativas del los adultos hacia su persona.

El entorno social también sufre importantes modificaciones como consecuencia de la interpretación que los adultos hacen de los cambios del niño:

  • Ya no le ven como un bebé indefenso e irresponsable de sus actos.
  • Es visto como un pequeño adulto que debe aprender a regular su conducta y cumplir determinadas normas (el control de esfínteres, la toma de alimentos con sus horarios, sus rituales).
  • Las conductas exploratorias, celebradas al principio, empezarán a ser progresivamente inhibidas y censuradas (se delimitará lo que se puede tocar, coger, manipular en espacios prohibidos).
  • Será sometido a un riguroso control sobre las conductas socialmente inadecuadas (rabietas, peleas).

CONCLUSIONES: CONSECUENCIAS PARA LA EDUCACIÓN DEL DESARROLLO SOCIAL

Una historia afectiva deficiente o un desarrollo social incoherente puede provocar que el niño interprete las normas sociales como algo ajeno a él, externo y fastidioso. En muchos casos, el cumplimiento de las normas sociales se apoya solamente en el miedo a la sanción y puede generarse si no se remedia, conductas desviadas socialmente (agresividad, rabietas, celos infundados y ausencias de normas elementales de respeto).

Con el fin de evitar que el niño llegue a manifestar conductas de este tipo y, dicho de otra manera, para estimular en él aptitudes y actitudes prosociales (respeto, tolerancia, empatía, altruismo, solidaridad), los agentes socializadores (padres y docentes, especialmente) deberán tener en cuenta una seria de criterios con los que podrán ajustar sus acciones, sus respuestas emocionales, sus comportamientos sociales.

Los criterios educativos básicos que padres y educadores deben tener presentes podrían resumirse en estos puntos:

  • Actuar con una sensibilidad especial para fomentar contextos de interacción privilegiados y armoniosos.
  • Percibir las demandas afectivas del niño y ajustar sus comportamientos con coherencia social. Para ello, padres y educadores interpretarán las demandas afectivas del niño, es decir les darán un significado social, seleccionarán la respuesta adecuada (se evitarán sobre todo las pautas de conducta improcedentes: sobrealimentación, regalos innecesarios…) y llevarán a cabo esta respuesta con prontitud para que el niño pueda establecer relaciones de significado entre su conducta y la del adulto.
  • No olvidar en ningún momento que las necesidades afectivas, sociales, relacionales y de comunicación son tan primarias y básicas como cualquier otra de sus necesidades (físicas o psicológicas).

Definir acción, elección y desonansia:

  • Acción:

La acción individual proviene, en definitiva, de las ideas y de las creencias que llevamos depositadas en nuestra mente. Cuando dicha acción influye, de alguna manera, en nuestro ambiente social, podemos decir que se trata de una acción social.

Tales ideas y creencias pueden no tener una correspondencia cierta con la realidad, de ahí que la acción tendrá un fundamento subjetivo, en muchos casos.

No sólo debemos describir cuáles ideas producen tales acciones, sino que también debemos describir los efectos que habrán de ser producidos por esas acciones. Según Max Weber, “la Sociología es una ciencia que procura la comprensión e interpretación de la acción social para, desde ella, conseguir una explicación causal tanto del curso de la propia acción social como de sus efectos”.

  • Elección:

Una elección social, publica o colectiva, a diferencia de las decisiones privadas, contiene una indivisibilidad esencial con un único resultado en cada cuestión. Por citar un ejemplo sencillo, cuando un curso decide donde ir de viaje de egresados estamos frente a una situación en la cual el grupo como unidad debe decidir que hacer, y la decisión es colectiva si independientemente de las preferencias individuales, todos acatan la voluntad de la “unidad grupo”, aunque la opción elegida no sea de su agrado.

Nótese que las decisiones colectivas implican un alto grado de uniformidad. No se pueden imponer excepciones para cada individuo particular, ya que se estaría desvirtuando el concepto mismo de elección colectiva. En términos del ejemplo: si se decide que todos van a Bariloche y cada individuo posee un “derecho de excepción” que le permite ir a Córdoba, Iguazú, etc., finalmente el viaje de egresados no tendrá lugar, y cada uno ira solo a un lugar distinto.

BASE PSICOLOGÍA DE LA ESTRUCTURA DE UN GRUPO

Para diferenciar los grupos sociales de los que no lo son existen varios criterios, interdependencia, conciencia y autonomía de grupo.

Hay varios tipos de grupo, los de pertenencia, los de referencia, grupos primarios, y secundarios:

Grupos de pertenencia. Son los que implican una lealtad, sumisión, y sacrifico hacia sus miembros; por lo que suelen encontrarse tensiones y frustraciones entre los pertenecientes a él grupo

Grupos de referencia. Es el grupo respecto al que se está produciendo un proceso de acercamiento por parte de otro grupo, que elige sus normas y aptitudes.

Grupos primarios. La característica más importante de estos grupos es que sus componentes pueden relacionarse “ face to face”. Por lo que estos grupos se limitan a números reducidos de personas. Son relaciones afectivas, personales, totales y orientadas a las relaciones sociales. Son relaciones no especializadas, tienen gran duración y entre ellas los documentos escritos sueles ser muy escasos.

Los roles que sus miembros desempeñan suelen ser inclusivos, se espera y se exige que cada uno vierta en la vida y actividad del grupo la mayor parte de su personalidad.

La estructura de un grupo puede ser definida como la articulación existente entre los diferentes roles desempeñados por los miembros, con una atención especial a la distribución del poder dentro del grupo, lo que lleva a los roles de liderazgo.

El grupo acaba convirtiéndose en un estándar o patrón obligado de conducta de los futuros lideres.

Grupos secundarios. La existencia en la sociedad de una división de tareas sociales origina una existencia de roles. En la vida social necesitamos saber como van a actuar las personas en determinadas situaciones, y esto viene dado por los roles. El rol es un conjunto de comportamientos sociales que se transmiten por el aprendizaje, el cambio de roles ayuda a comprender la realidad social desde distintos ángulos.

Hay varios tipos de roles:

  • Él adquirido. Son los roles que se adquieren por el propio esfuerzo. Dependen de la capacidad, del rendimiento y de la buena o mala fortuna del individuo. Es el tipo de rol predominante. La existencia de una sociedad abierta a la competición tiene costes psíquicos importantes como el fracaso o el estancamiento social.
  • Él adscrito. Son imprescindibles por la necesidad de asignación de tareas a un bajo coste, se utilizan criterios como edad, sexo, raza, etc. Actualmente se está en contra de este tipo de rol.

Pero los roles pueden crear conflictos, ya sea por una preparación inadecuada o por “la inconsistencia de status “ esto viene dado por la existencia de varios roles en una persona, que además se sitúan en diferentes niveles en la jerarquización social. Esto provoca consecuencias negativas , produce confusión social y el individuo puede lograr un status menor al que le correspondería.

Los conflictos también pueden venir creados por la incompatibilidad de roles en una misma persona. La solución podría ser intentar priorizar el desempeño de roles por criterio ya sean, de importancia, urgencia, etc.

Las organizaciones.

El reconocimiento de la importancia de los grupos como unidades básicas de las organizaciones: hace 50 años se consideraba que las organizaciones estaban compuestas por personas, sin más, sin tener en cuenta otros aspectos como las relaciones sociales que se dan entre ellos o su integración en grupo.

Las personas participan en las organizaciones a través de los grupos, estructurados según las tareas, habilidades y otros criterios orientados a la consecución de objetivos de la organización; pero esa participación también se realiza a través de otros grupos surgidos espontáneamente y orientados a satisfacer necesidades personales y sociales no cubiertas por la organización.

Todos estos grupos son las unidades básicas de las organizaciones, configurando su estructura tanto en grupos formales, que son los previstos por las organizaciones y forman parte de su organigrama; como informales, que son los basados en las relaciones espontáneas orientadas a la satisfacción de necesidades personales y sociales de sus componentes.

Organización se podría definir como; una asociación permanente de personas que, con la intención de conseguir específicos, coordinan sus actividades mediante la formalización y reglamentación de los mismos y mediante el desempeño de roles que se articulan en estructuras diferenciadas y jerarquizadas.

Todas las organizaciones tienen en común:

Número de personas que se han organizado en una unidad social, establecido con el propósito de alcanzar ciertas metas. Formulan los procedimientos que gobiernan las relaciones entre sí, y los deberes que deben cumplir cada uno de ellos.

Las organizaciones por su parte, una vez establecidas, tienden a asumir una identidad propia, que les hace independientes de las personas que las fundaron o son sus miembros en la actualidad.

Hay varios tipos de organizaciones como las coercitiva, las utilitarias, las normativas, o las duales de obediencia.

Los comités.

Dentro de las organizaciones tenemos los comités, que son grupos relativamente formales de personas que representan intereses diversos y se reúnen para tomar decisiones en asuntos que les afectan. Estas decisiones suelen ser refrendadas por el voto de los miembros.

La psicología social es una de las 4 ramas fundamentales de la Psicología cuyos orígenes se remontan a inicios del siglo XX. Sus inicios se pueden datar específicamente en 1879 con la aparición de la Völkerpsychologie o Psicología de los pueblos, desarrollada por Wilhelm Wundt.

La psicología social es el estudio científico de cómo los pensamientos, sentimientos y comportamientos de las personas, son influidos por la presencia real, imaginada o implicada de otras personas. Según esta definición, científica refiere al método empírico de investigación. Los términos pensamientos, sentimientos y comportamientos incluyen todas las variables psicológicas que se pueden medir en un ser humano. La afirmación de que otras personas pueden ser imaginadas o implicadas sugiere que somos propensos a la influencia social incluso cuando no hay otra gente presente, como cuando vemos la televisión, o siguiendo normas culturales internalizadas.

La Psicología Social puede ser definida también como la ciencia que estudia los fenómenos sociales e intenta descubrir las leyes por las que se rige la convivencia. Investiga las organizaciones sociales y trata de establecer los patrones de comportamientos de los individuos en los grupos, los roles que desempeñan y todas las situaciones que influyen en su conducta. Todo grupo social adopta una forma de organización dictaminada por la misma sociedad con el fin de resolver más eficazmente los problemas de la subsistencia y para ordenar la convivencia.

Típicamente, los psicólogos sociales explican el comportamiento humano como resultado de la interacción de estados mentales y situaciones sociales inmediatas. En el heurístico famoso de Kurt Lewin, el comportamiento puede ser visto como una función de la persona y el medioambiente, B=f(P,E). En general, los psicólogos sociales tienen una preferencia por los hallazgos empíricos basados en laboratorios. Sus teorías tienen tendencia a ser específicas y enfocadas, en vez de globales y generales.

La psicología social es un dominio interdisciplinario que salva el espacio entre la psicología y la sociología. Durante los años inmediatamente posteriores a la Segunda Guerra Mundial, había una colaboración frecuente entre psicólogos y sociólogos.[2] Sin embargo, las dos disciplinas han virado hacia una actitud cada vez más especializada, aislándose la una de la otra durante los años recientes; los sociólogos se han centrado en macro variables (por ejemplo, la estructura social), yendo hacia un extensión mucho más grande.

No obstante, los enfoques sociológicos a la psicología social se convierten en una contraparte importante a la investigación psicológica en el área.

Además de la ruptura entre la psicología y la sociología, ha habido una diferencia bastante menos pronunciada en el énfasis entre los psicólogos sociales estadounidenses y los psicólogos sociales europeos. Haciendo una amplia generalización, se puede decir que, tradicionalmente, los investigadores estadounidenses se han centrado más en el individuo, mientras que los europeos han prestado más atención a los fenómenos a nivel de grupo.

Historia:

La disciplina de la psicología social empezó en los Estados Unidos a principios del siglo XX. El primer estudio publicado en esta área fue un experimento sobre el fenómeno de facilitación social. Durante los años 1930, muchos psicólogos de la Psicología de la Gestaltl, en particular Kurt Lewin, huyeron de la Alemania Nazi, hacia los Estados Unidos. Fueron instrumentales en el desarrollo del campo como algo distinto a las escuelas de psicología conductista, comportamental y psicoanalítica que fueron dominantes en ese momento, y la psicología social ha seguido manteniendo el legado de sus intereses en la percepción y la cognición. Las actitudes y una variedad de fenómenos de grupos pequeños fueron los temas más estudiados durante esta era.

Durante la Segunda Guerra Mundial, los psicólogos sociales estudiaron la persuasión y la propaganda para los militares estadounidenses. Después de la Guerra, los investigadores se interesaron por una variedad de problemas sociales, incluyendo los asuntos de género y prejuicio racial. Durante los años sesenta, existió un interés creciente en una variedad de nuevos temas como la disonancia cognitiva, el efecto espectador, y la agresión. Sin embargo, por los años setenta, la psicología social en los EEUU había llegado a una crisis. Había un debate acalorado sobre la ética de experimentación en el laboratorio, si las actitudes predicen el comportamiento de verdad o no, y cuánta ciencia podría ser hecha en un contexto cultural.[5] Paralelamente, un enfoque situacionalista radical desafió la relevancia del yo y la personalidad en la psicología.

La psicología social alcanzó la madurez en teoría y método durante los años 1980 y 1990. Cuidadosos estándares éticos regulan ahora la investigación, y han emergido más perspectivas pluralistas y multiculturalistas. Los investigadores modernos se interesan por una variedad de fenómenos, pero la atribución, la cognición social y el concepto del yo son quizás las áreas que más han aumentado durante los últimos años. Los psicólogos sociales han mantenido sus intereses aplicados, con contribuciones a la psicología de la salud y medioambiental, además de la psicología legal.

Objeto de la disciplina:

Evidentemente existen en la sociedad organizaciones configuradas en torno a los aspectos socioculturales, derivados de la interacción de individuos; luego no es difícil asimilar la existencia de una conciencia colectiva que nos permita comprender dichas configuraciones.

La Psicología social asume como supuesto la existencia independiente y observable de procesos psicológicos sociales de diferente orden al de los procesos psicológicos del individuo pero de la misma naturaleza. la cual nos ayuda comprender como nos comportamos de vez en cuando, tambien abarca lo que son las actidudes de cada persona ante su forma de reaccionar o pensar.

Enfoques dentro de la psicología social:

  • Conductismo: Desde el punto de vista conductual, principalmente desde la tradición norteamericana, suele entenderse esta disciplina como el estudio científico de la influencia social o estudio de la interacción social; esto implica la idea de focalizar el interés en lo que le pasa al individuo (su comportamiento) con respecto a la influencia del medio o de otros.
  • Psicoanálisis: Por otra parte desde la tradición psicoanalitica se entiende la psicología social como el estudio de las pulsiones y represiones colectivas que influyen desde el interior del inconsciente individual hacia lo colectivo y social.
  • Psicología posmoderna: Desde el enfoque propio de la psicología posmoderna se entiende la psicología social como el análisis de los diferentes componentes que constituyen la diversidad y la manifestación de la pluralidad y fragmentación social en donde son validas todas las formas de análisis de los diferentes estamentos y subgrupos de la sociedad.
  • Perspectiva de los grupos: Otra forma de entender la psicología social, es verla desde el punto de vista de los grupos humanos o grupo social. Los grupos pueden ser considerados unidades de análisis en tanto poseen identidad propia, ya que las personas actúan distinto cuando están en grupo de cuando están solas, y además, actúan distinto según el grupo en el que se encuentren o al que representen. Entonces, los grupos humanos pueden ser analizados como un punto intermedio entre lo social-despersonalizado y lo individual-particular, es decir, en un nivel de análisis propiamente grupal, distinto del individual y del social. Los fenómenos de influencia, identidad social, conflicto intergrupal, estereotipo, prejuicio, fobia, discriminación, justificación del sistema dominante, exclusión social, costumbre, cohesión social, coherencia social, violencia, Síndrome de Estocolmo, Cárceles, internados, habilidades sociales, etc., pueden ser vistos desde el punto de vista de los grupos.

Fenómenos intrapersonales:

Actitudes

El estudio de actitudes es un tema centro de la psicología social. Las actitudes son implicadas en casi toda área de la disciplina, incluyendo la conformidad, la atracción interpersonal, la percepción social y el prejuicio. En la psicología social, las actitudes se definen como evaluaciones globales doctas de una persona, un objeto, un lugar o un asunto que influencian el pensamiento y la acción. Es decir, las actitudes son expresiones básicas de aprobación o desaprobación, favorabilidad o desfavorabilidad o gustas y degustas. Ejemplos incluirían gustar el helado chocolate, ser anti-aborto, o endosar los valores de un partido político particular.

Los psicólogos sociales han estudiado la formación de actitudes, su estructura, su cambio de actitudes, su función y la relación entre ellas y el comportamiento. Porque la gente es influenciada por la situación, actitudes generales no suelen ser vaticinadores buenos de comportamiento especifico. Para una variedad de razones, una persona quizás valora el medio ambiente pero no recicla una lata un día particular. Actitudes que son buen recordadas y centrales a nuestro autoconcepto, sin embargo, son más probables a llevar a comportamiento, y medidas de actitudes generales previenen pautas de comportamiento a largo plazo.

Mucha de la investigación reciente sobre las actitudes trata de la distinción entre medidas de actitudes tradicionales de auto reportaje y actitudes inconscientes o “implícitas”.

Por ejemplo, los experimentos usando el Test de Asociación Implícita han encontrado que la gente a menudo demuestra parcialidad contra otras razas, incluso cuando sus respuestas en encuestas revelan igualdad de la mente. Un estudio encontró que las actitudes explicitas correlacionan con comportamiento verbal en interacciones inter-raciales, aunque actitudes implícitas correlacionan con comportamiento no verbal.

Persuasión:

El tema de la persuasión ha recibido mucha atención durante los últimos años. La persuasión es un método activo de influencia que intenta guiar la gente hacia la adopción de una actitud, una idea o un comportamiento por medidas racionales o emotivas. La persuasión depende de “apelaciones” en vez de presión fuerte o coerción. Variables numerosos se han encontrado a influenciar el proceso de persuasión, y estos normalmente se presentan en cuatro categorías importantes: quien dice qué a quien y cómo.

  1. El Comunicador, incluyendo la credibilidad, la pericia, la honradez y el grado de atractivo.
  2. El Mensaje, incluyendo varios grados de razón, emoción (como miedo), argumentos de uno o dos lados, y otros tipos de contenido informacional.
  3. La Audiencia, incluyendo una variedad de demografías, rasgos personales y preferencias.
  4. El Canal, incluyendo la palabra impresa, la radio, la televisión, el internet o interacciones cara a cara.

Las teorías de proceso dual de la persuasión (como el modelo de probabilidad de elaboración) mantienen que el proceso persuasivo se media por dos rutas distintas. La persuasión puede ser llevada a cabo por aspectos superficiales de la comunicación o la lógica interna del mensaje. Sí o no alguien es persuadido por una celebridad popular o argumentos factuales es determinado principalmente por la capacidad y motivación de la audiencia. Sin embargo, décadas de investigación han demostrado que las actitudes profundas son remarcablemente resistente a persuasión bajo circunstancias normales.

Cognición social:

La cognición social es la manera en que la gente piensa acerca de los demás. Además es una área creciente de la psicología social que estudia como la gente percibe, piensa y recuerda información sobre otros. Una asunción en la cognición social es que la realidad es demasiada compleja para fácilmente discernir, y entonces vemos el mundo según esquemas o imágenes de realidad simplificados. Los esquemas son representaciones generalizadas mentales que organizan el conocimiento y guian el procesamiento de información. Por ejemplo, el esquema de alguien para ratones puede ser que sean pequeños, peludos y comen queso. La cognición social propone que grupos culturales desarrollen esquemas parecidas. Individuos quien compartir esquemas pueden esencialmente tener los mismos pensamientos cuando se enfrentan a un estimulo. Por ejemplo, las esquemas a menudo operan automáticamente y no intencionalmente, y pueden dirigir a parcialidades en la percepción y la memoria.

Las expectaciones esquemáticas pueden dirigirnos a ver algo que realmente no existe. Un experimento encontró que la gente es más propensa a percibir una arma en las manos de un hombre negro que un hombre blanco.[9] Este tipo de esquema es realmente un estereotipo, una colección generalizada de creencias sobre un grupo particular de gente.

Los estereotipos a menudo son relacionados a actitudes negativas o preferenciales (prejudicio]] y comportamiento (discriminación). Las esquemas para tipos de acontecimientos (por ejemplo, ir a McDonalds, hacer la colada) son conocidas como guiones.

Otro concepto importante en la cognición social es atribución. Las atribuciones son las explicaciones que hacemos para el comportamiento de la gente, sea nuestro o de otros.

Una atribución puede ser interno o externo. Atribuciones internas asignan causalidad a factores dentro de la persona, como capacidades o personalidades. Atribuciones externas asignan la causalidad a un factor externo, como el tiempo. Parcialidades numerosas en el proceso de atribución han sido descubiertas:

  • Sesgo de correspondencia – la tendencia a hacer atribuciones internas para el comportamiento. El efecto actor-observador es un refinamiento de esta parcialidad, la tendencia a hacer atribuciones externas para el comportamiento de otros y atribuciones internas para nuestro propio comportamiento.
  • Fenómeno de un mundo justo – la tendencia a culpar víctimas (una atribución interna) para su sufrimiento. Se cree que es motivado por la ansiedad de la gente que gente buena, incluyendo sí mismos, podrían ser victimizada en un mundo injusto.
  • Sesgo de autoservicio – la tendencia a tomar el crédito para éxitos, y culpa otros para fracaso. Los investigadores han encontrado que los individuos deprimidos a menudo carecen de esta parcialidad y realmente tienen percepciones más realísticas de la realidad.

Las heurísticas son atajos cognitivos. En vez de pesar toda la evidencia cuando tomando una decisión, la gente depende de las heurísticas para salvar el tiempo y energía. La heurística de disponibilidad ocurre cuando la gente estima la probabilidad de un resultado basado en como fácil eso resultado es para imaginar. Como tal, las posibilidades vívidas o muy memorables serán percibidos como más probables que estas que son más difíciles a imaginar o entender, resultando en una parcialidad cognitiva correspondiente.

Hay otras numerosas observaciones que fueron encontradas por investigadores de la cognición social. El prejuicio de retrospectiva es una memoria falsa de haber previsto acontecimientos, o una exageración de predicciones actuales, después de ponerse consciente de la situación. El sesgo de confirmación es un tipo de parcialidad dirigiendo a la tendencia para buscar, o interpretar información en una manera que afirma las ideas preconcebidas.

  • Autoconcepto:

Los campos de psicología y personalidad social han juntado durante los años, y psicólogos sociales han desarrollado un interés en una variedad de fenómenos relaciones con el yo. En contraste con la teoría tradicional de personalidad, sin embargo, los psicólogos sociales ponen más énfasis en cogniciones en vez de rasgos. Mucha investigación enfoca en el autoconcepto, que es el entendimiento de una persona de sí misma. El autoconcepto puede dividirse en un componente cognitivo, llamado la autoesquema, y un componente evaluativo, la autoestima. La necesidad de mantener una autoestima sana es reconocida como una motivación central humana en el campo de psicología social.

Creencias de autoeficacia son un aspecto de la autoesquema. La autoeficacia refiere a la expectación de un individuo que la representación en alguna tarea será eficaz y tendrá éxito.

La gente desarrolla sus autoconceptos a través de una variedad de maneras, incluyendo la introspección, reacciones de otros, autopercepción, y comparación social. En comparación a otros relevantes, la gente adquiere información sobre sí mismos, y hacen inferencias que son relevantes a la autoestima. Las comparaciones sociales pueden ser hacia arriba o abajo, es decir, comparaciones a gente que son más alta o más baja en estatus o capacidad. Las comparaciones hacia abajo a menudo son hechas parar elevar la autoestima.

La autopercepción es una forma especializada de atribución que implica haciendo inferencia sobre sí mismo después de observar su propio comportamiento. Los psicólogos han encontrado que demasiadas recompensas (por ejemplo, dinero) tienen una tendencia a reducir la motivación intrínseca tas el proceso de autopercepción. La atención de la gente se dirige a la recompensa y pierden interés en la tarea cuando se deja de ofrecer la recompensa. Esta es una excepción importante a la teoría de refuerzo.

Disonancia cognitiva:

La disonancia cognitiva es un sentimiento que despierta desagradable causado por notar una inconsistencia entre las cogniciones. La disonancia cognitiva fue desarrollada originalmente como una teoría de cambio de actitud, pero ahora se considera como una teoría del yo por la mayoría de psicólogos sociales. La disonancia es la más fuerte cuando se nota una discrepancia entre el autoconcepto y el comportamiento, por ejemplo, haciendo algo que hace uno sentir avergonzado. Esto puede resultar en la autojustificación como el individuo intenta tratar con la amenaza. La disonancia cognitiva típicamente dirige a un cambio en la actitud, un cambio en comportamiento, una auto-afirmación, o una racionalización del comportamiento.

Un ejemplo de la disonancia cognitiva es fumar. Fumar los cigarrillos aumenta el riesgo de cáncer, que amenaza el auto-concepto del individuo quien fuma. La mayoría de nosotros creen que somos inteligentes y racionales, y la idea de hacer algo insensato y auto-destructivo causa la disonancia. Para reducir esta tensión incomoda, los fumadores tienen una tendencia a hacer excusas para sí mismos, como “Me voy a morir de todos modos, entonces no importa”.

Influencia social:

La influencia social refiere a la manera en que la gente afecta los pensamientos, sentimientos y comportamientos de otros. Como el estudio de actitudes, es un tema central tradicional en la psicología social. De hecho, la investigación en la influencia social coincide mucho con la investigación de actitudes y persuasión. La influencia social también está relacionada al estudio de la dinámica de grupos, como la mayoría de los principios de influencia son más fuertes cuando tienen lugar en grupos sociales.

La conformidad es la forma más común y omnipresente de la influencia social. Generalmente se define como la tendencia de actuar o pensar como otros miembros de un grupo.

El tamaño del grupo, la unanimidad, la cohesión, el estatus y la dedicación prior ayudan a determinar el nivel de conformidad en un individuo. La conformidad normalmente se ve como una tendencia negativa en la cultura estadounidense, pero una cierta cantidad de conformidad es no sólo necesaria y normal, sino probablemente esencial para que una comunidad funcione.

Los dos motivos importantes en la conformidad son: Influencia normativa – la tendencia a conformar para adquirir aceptación social, y evadir el rechazo o conflicto social, como en presión del grupo.

1. Influencia informacional – basada en el deseo de adquirir información útil tras la conformidad, y de ese modo lograr un resultado correcto o apropiado.

La influencia minoraría es el grado al cual una facción más pequeña dentro del grupo influencia al grupo durante la toma de decisiones. Nota que éste refiere a una posición minoraría en algún asunto, no una minoría étnica. Su influencia es primariamente informacional y depende de adherencia consistente a una posición, grado de defección de la mayoría, y el estatus y confianza en sí mismos de los miembros minorarías. La reactancia es una tendencia a afirmarse a sí mismo por conseguir el opuesto de lo que se espera.

Este fenómeno también se llama anticonformidad y parece ser más común entre los hombres que entre las mujeres.

Hay dos áreas importantes más en las investigaciones de influencia social. La conformidad refiere a cualquier cambio en comportamiento que es debido a una petición o sugerencia de otra persona. La técnica de pie en la puerta es un método de conformidad en el cual el persuasor pide un favor pequeño para posteriormente seguir con un favor más grande. Un ejemplo que mostrase este comportamiento sería una persona pidiendo la hora, y posteriormente pidiendo diez dólares. Una trampa relacionada es el timo de dar gato por liebre. La tercera forma importante de influencia social es la obediencia. Éste es un cambio de comportamiento, resultado de un orden directo de otra persona.

Un tipo de influencia social distinto es la profecía autorrealizada. Es una predicción que, en ser hecho, realmente actúa en sí misma para convertirse en la verdad. Por ejemplo, en la bolsa de valores, mucha gente cree que una crisis financiera es inminente, los inversores quizás pierden la confianza, venden la mayoría de sus valores, y realmente son ellos los que causan la crisis. De una manera similar, la gente puede esperar la hostilidad de otros e induce a ésta por su propio comportamiento.

Dinámica de grupo:

Un grupo es dos o más personas que interactúan, influencian los otros y comparten una identidad común. Los grupos tienen un número de cualidades emergentes que los distinguen de los agregados:

  • Normas – reglas y expectaciones implícitas que los miembros del grupo siguen, por ejemplo, dar las gracias, estrechar la mano.
  • Papeles – reglas y expectaciones implícitas para miembros específicos dentro del grupo, por ejemplo, el niño mayor quien quizás tiene responsabilidades adicionales en la familia.
  • Relaciones – pautas de gustar dentro del grupo, y también diferencias en prestigio o estatus, por ejemplo, lideres, gente popular.

Grupos y agregados temporales comparten pocas o ningunas de estas características, y no cualifican como grupos sociales verdaderos. Por ejemplo, la gente esperando para un bus no constituyen un grupo. Los grupos son importantes no sólo porque ofrecen apoya social, recursos, y un sentimiento de pertenecer, sino que porque suplementan el autoconcepto de sus miembros. Hasta un gran punto, los humanos definen a sí mismos por ser miembros de grupos que forman su identidad social. La identidad social compartida de individuos dentro de un grupo influencia el comportamiento entre grupos, la manera en que los grupos se comporten hacia y perciben los otros. Estas percepciones y comportamientos por su parte definan la identidad social de individuos dentro de los grupos que interactúan. La tendencia a definir a uno mismo por ser miembro de un grupo dirige a la discriminación entre grupos, que implica percepciones y comportamientos favorables dirigidos al grupo, pero percepciones y comportamientos negativos dirigidos a personas fuera del grupo. La discriminación entre grupos dirige al prejudicio y estereotipando, mientras los procesos de facilitación social y polarización grupal fomenta comportamientos extremos hacia la gente que no forma parte del grupo.

Los grupos a menudo moderan y mejoran la toma de decisiones, y con frecuencia se depende de ellos para estas ventajas, por ejemplo comités y jurados. Un número de parcialidades grupales, sin embargo, pueden interferir con la toma de decisiones efectivas. Por ejemplo, la polarización grupal, antes conocido como el cambio riesgoso, pasa cuando la gente polariza sus vista en una dirección más extrema de una discusión grupal. Más problemático es el fenómeno del pensamiento de grupo. Este es un defecto del pensamiento colectivo que es caracterizado por un consenso prematuro o un asunción incorrecta de consenso, causado por miembros de un grupo fracasando a promover las vistas que no son consistentes con las vistas de otros miembros. El pensamiento de grupo ocurre en una variedad de situaciones, incluyendo la aislación de un grupo y la presencia de un líder que dirige mucho. Janisofreció la Invasión de Bahía de Cochinos de 1961 como un caso histórico del pensamiento de grupo.

Los grupos también afectan el rendimiento y productividad. La facilitación social, por ejemplo, es una tendencia a trabajar más y más rápidamente en la presencia de otros. La facilitación social aumenta la probabilidad de la respuesta dominante, que tienen una tendencia a mejorar el rendimiento en tareas simples y reducirlo en tareas complejas. En contraste, el ganduleaje social es la tendencia de individuos a haraganear cuando trabajan en un grupo. El ganduleaje social es común cuando la tarea es considerada no importante y las contribuciones individuales no son fáciles a ver.

Los psicólogos sociales estudian una variedad de fenómenos relacionados con grupos como el comportamiento de las muchedumbres. Un concepto importante en esta área es la deindividuación, un estado reducido de conocimiento de uno mismo que puede ser causado por sentimientos de anonimidad. La deindividuación es asociada con el comportamiento inhibido y a veces peligroso. Es común en muchedumbres pero también puede ser causada por un disfraz, un uniforme, alcohol, alrededores oscuros, o anonimidad en línea.

Relaciones con otros

Los psicólogos sociales son interesados en la cuestión de por qué la gente a veces actúa en una manera prosocial (ayudando, gustando, o amando otros), pero en otros tiempos actúa en una manera antisocial (la hostilidad, agresión o prejuicio contra otros).

La agresión se puede definir como cualquier comportamiento que se intenta dañar a otro ser humano. La agresión hostil es acompañada por emociones fuertes, en particular la ira. Dañar la otra persona es el fin. La agresión instrumental es sólo un medio para lograr un fin. Dañar la persona se usa para obtener otro fin, como dinero. La investigación indica que hay muchas causas de agresión, incluyendo factores biológicos como testosterona y factores medioambientales, como la enseñanza social. Factores situacionales inmediatos como la frustración son también importantes en provocar una reacción agresiva.

Aunque la violencia es un hecho de la vida, la gente también es capaz de ayudar otros, incluso desconocidos completos en emergencias. La investigación indica que el altruismo ocurre cuando una persona se siente empatía para otro individuo, incluso en la ausencia de otros motivos. Sin embargo, según el efecto espectador, la probabilidad de recibir la ayuda en una emergencia desciende como el número de espectadores aumenta. Esto es debido a los efectos de conformidad y una difusión de responsabilidad.

Atracción interpersonal

En el estudio de psicologia social es importante la atracción interpersonal, es decir, todos aquellos esfuerzos que hacen que a los individuos les gusten otros individuos, establecer relaciones e, incluso, enamorarse. Algunos de los principios generales son:

  • Proximidad: Cuanta más proximidad física haya, más aumenta la atracción.
  • Familiaridad: Exponerse delante de otros (consciente o inconscientemente) suele aumentar esa atracción.
  • Similitud: Cuanto más parecidas sean las personals (actitud, origen, etc.) más posibilidades de gustarse tienen. (Bryne, 1961). Contrario a la opinión pública, los opuestos normalmente no se atraen.

En las relaciones románticas, primeramente, el atractivo físico es lo más imporante, dejando paso al resto de aspectos. Según la teoría de intercambio social, las relaciones están basadas en la elección racional y el análisis costo-beneficio. Si los costos de una pareja empiezan a ser mayores que sus beneficios, esa persona quizás deja la relación, especialmente si hay buenos alternativos disponibles. Con tiempo, las relaciones de largo plazo tienen una tendencia a ser comunal en vez de simplemente basadas en el intercambio.Robert Sternberg ha sugerido que realmente hay tres pasos al amor: intimidad, pasión y dedicación.

Percepción interpersonal

La percepción interpersonal examina las creencias que la gente relacionando tiene sobre otros. Esta área difiere de la cognición social y la percepción personal por ser interpersonal en vez de intrapersonal. Al requerir que al menos dos personas se relacionan, la investigación en esta área examina fenómenos únicos como:

  • Exactitud – la precisión de las creencias de A sobre B
  • Acuerdo del yo-otro – sí o no las creencias de A sobre B son las mismas que las creencias de B sobre él mismo
  • Similitud – sí o no las creencias de A y B son las mismas
  • Proyección/similitud asumida – sí o no las creencias de A sobre B son las mismas de las creencias de A sobre él mismo
  • Reciprocidad – la similitud de la creencias de A y B sobre el otro
  • Meta-exactitud – sí o no A sabe como los otros le ven
  • Proyección asumida – sí o no A piensa otros le ven como les ve

Estos variables no pueden ser calculados en los estudios que piden a la gente a formar creencias sobre objetos ficticios.

Aunque el interés en esta área ha crecido rápidamente con la publicación del libro de Malcolm Gladwell de 2005 Parpadeo y la investigación de rebanadas finas (Ambady & Rosenthal, 1992), la disciplina es todavía muy joven, haber sido formalmente definida sólo en 1994, por David Kenny. Tan poca investigación, en particular sobre la exactitud de primeras impresiones, quiere decir que los psicólogos sociales saben mucho sobre lo que la gente piensa de otros, pero mucho menos sobre sí o no son correctos.
Muchos atribuyen esto a un crítico que escribió Cronbach sobre como la exactitud de impresiones fue calculada, que resultó en un paréntesis de 30 años en la investigación.

Durante ese tiempo, los psicólogos se enfocaron en el consenso (sí o no A y B están de acuerdo en sus creencias sobre C) en vez de la exactitud, aunque Kenny ha reivindicado que el consenso no es necesario ni suficiente para exactitud.

Hoy, el uso de correlaciones en vez de discrepancias es mejor para medir la exactitudy el desarrollo del modelo de los cinco grandes han superado los críticos de Cronbach y han dirigido a una onda de nueva investigación. La gente percibe más exactamente la extraversión y la conciencia en desconocidos que los otros dominios de personalidad. Una interacción de 5 segundos te dice tanto que 15 minutos de estos dominios, y la video te dice más que sólo audio.

Sorprendentemente, ver los sitios de web personales o perfiles en línea de gente (como en Myspace, Facebook o un sitio web de citas) puede hacerte tan informado de su conciencia y como abierta es su actitud como sus amigos de largo plazo. La cuestión de sí o no los sitios de redes sociales dirigen a primeras impresionas exactas han inspirado Sam Gosling de la Univerisdad de Texas en Austin y David Evans, antes de classmates.com a lanzar un proyecto ambicioso para medir la exactitud de primeras impresiones en todo el mundo.

Temas de psicología social

La psicología social se ha venido desarrollando a lo largo de muchas décadas y sus temas de investigación han captado el interés de gran cantidad de estudiosos del comportamiento. Cada uno de estos temas tiene un amplio desarrollo, destacándose diferentes investigadores y hallándose métodos para cada uno de ellos, en muchos casos compartidos según similaridad.

Así, es posible desarrollar un complejo temario como el que se presenta a continuación:

  • Actitudes

Una actitud viene a ser una disposición personal, usualmente basada en la experiencia, que influye en el comportamiento de un individuo. En otros términos, las actitudes pueden considerarse como una forma de motivación social o grupal. Pueden ser de carácter emotivo, racional e incluso inconsciente, por lo que las actitudes son muy difíciles de cambiar.

  • Agresión

La agresión puede definirse como un comportamiento hostil o destructivo, o en su defecto una disposición del mismo orden. La finalidad de una agresión es causar daño a la persona, animal u objeto a la cual se dirige, en este sentido se diferencia del amedentramiento y la amenaza.

  • Atracción:

La atracción, o atracción sexual, se refiere al impulso que lleva a una persona a relacionarse con otra buscando sostener una relación sexual. Este impulso en los seres humanos toma un carácter menos instintivo y más bien se presenta como una construcción social influida por la cultura.

  • Colectividad:

La colectividad es una noción que alude a un número amplio de formas de agrupamiento humano. Así, puede darse esta denominación a las huelgas, las pandillas, las manifestaciones en general pero también a los poblados y a la opinión pública. Lo ‘colectivo’ es una construcción hecha con el fin de explicar las cuestiones que van más allá de los grupos, organizaciones e incluso de las instituciones.

  • Comunicación

La comunicación es un fenómeno inherente a la relación grupal de los seres vivos por medio del cual éstos obtienen información acerca de su entorno y de otros entornos y son capaces de compartirla haciendo partícipes a otros de esa información.

  • Conformidad

Conformidad es el grado hasta el cual los miembros de un grupo social cambiarán su comportamiento, opiniones y actitudes para encajar con las opiniones del grupo.

  • Estereotipos

Un estereotipo es una imagen mental muy simplificada y con pocos detalles acerca de un grupo de gente que comparte ciertas cualidades características (o estereotípicas) y habilidades.

  • Expectativas

Una expectativa es una suposición sobre el futuro, que puede o no ser realista. Una expectativa sobre la cono de otra persona, expresada a esa persona, puede tener la naturaleza de una fuerte petición

  • Grupos

Un grupo social, llamado también grupo orgánico, es un conjunto de personas que desempeñan roles recíprocos dentro de la sociedad. Este puede ser fácilmente identificado, tiene forma estructurada y es durable. Las personas dentro de él actúan de acuerdo con unas mismas normas, valores y fines necesarios para el bien común del grupo.

  • Habilidades sociales

Las habilidades sociales, son un conjunto de conductas que tienen la función de promover y/o mejorar la inserción de una persona en grupos. Asimismo, permiten que un individuo manifieste su opinión y deseos reales ante los demás.

  • Identidad

El término identidad, es utilizado para referirse a la capacidad de un individuo de reconocerse en sus características esenciales y en las modificaciones que experimenta en sí mismo.

  • Liderazgo

El liderazgo es una cualidad que posee una persona o un grupo de personas, con capacidad, conocimientos y experiencia para dirigir a los demás. La palabra “liderazgo” en sí misma puede significar un grupo colectivo de líderes, o puede significar características especiales de una figura célebre (como un héroe).

  • Movimientos sociales

Un movimiento social, puede entenderse como la agrupación informal de individuos u organizaciones, dedicadas a cuestiones político-sociales que tiene como finalidad el cambio social.

  • Obediencia

El término obediencia (al igual que la acción de obedecer) conduce de la escucha atenta a la acción, que puede ser puramente pasiva o exterior o, por el contrario, puede provocar una profunda actitud interna de respuesta.

  • Prejuicios

El prejuicio es una concepción elaborada por un individuo tras un proceso en el que ‘pre-juzga’ algo. En general, implica llegar a un juicio sobre el objeto antes de determinar dónde está realmente la preponderancia de la evidencia, o la formación de un juicio sin experiencia directa o real. La formación de prejuicios está muy influida por la socialización y las experiencias previas en general.

  • Socialización

La socialización es el proceso mediante el cual los individuos pertenecientes a una sociedad o cultura aprenden e interiorizan un repertorio de normas, valores y formas de percibir la realidad, que los dotan de las capacidades necesarias para desempeñarse satisfactoriamente en la interacción social.

  • Trabajo en equipo

El trabajo en equipo, consiste en el desarrollo de tareas en forma colectiva, basándose en funciones de comunicación, liderazgo y reflexión grupal. En el trabajo en equipo juegan un rol importante el liderazgo y el establecimiento de roles.

  • Valores

Se denomina valores al conjunto de pautas que la sociedad establece para ser cumplidas por las personas en las relaciones sociales. Los valores son creencias de mayor rango, tienen una expresión de consenso social, y es un componente de la cultura.
Violencia

La violencia es un comportamiento deliberado que resulta, o puede resultar, en daños físicos o psicológicos a otros seres humanos, o más comúnmente a otros animales o cosas (vandalismo) y se lo asocia, aunque no necesariamente, con la agresión, ya que también puede ser psicológica o emocional, a través de amenazas u ofensas.

Otros temas

  • Conformismo
  • Dimensión social de la persona
  • Enamoramiento
  • Interacción social
  • Influencia social
  • Percepción social
  • Procesos interpersonales
  • Procesos grupales

Investigación

Métodos

La psicología social es una ciencia empírica que intenta responder una variedad de de cuestiones sobre el comportamiento humano por probar los hipótesis, en el laboratorio y en el campo. La atención cuidadosa a muestrear, diseño de investigación y análisis estadístico es importante, y los resultados son publicados en publicaciones que son evaluadas por pares como La revista de psicología social experimental, El boletín sobre la psicología social y la personalidad y La revista de psicología social y personalidad.
Los métodos experimentales implican el investigador cambiando un variable en el medio ambiente y mediando el efecto en otro variable. Un ejemplo sería dejando dos grupos de niños a jugar videojuegos violentos o no violentos y después observando su nivel subsecuente de agresión durante un periodo de juego libre. Un experimento válido es controlado y usa asignación aleatoria.

Los métodos de correlación examinan la asociación estadística entre dos variables que ocurren naturalmente. Por ejemplo, se puede correlacionar la cantidad de televisión violenta que los niños ven en casa con el número de incidentes violentos en que los niños participan en la escuela. Nota que este estudio no probará que la televisión violenta causa la agresión en niños. Es posible que los niños agresivos eligen ver más televisión violenta.

Los métodos observacionales son puramente descriptivos e incluyen la observación naturalística, la observación artificiosa, la observación de participantes, y análisis de archivos.

Estos son menos comunes en la psicología social pero a veces son usados durante los primeros pasos de un fenómeno. Un ejemplo sería observar discretamente los niños en un patio de recreo (con un videocámara, quizás) y recordar el número y tipos de acciones agresivas demostradas.

Cuando sea posible, los psicólogos sociales dependen de la experimentación controlada. Los experimentos controlados requieren la manipulación de uno más variables independientes para examinar el efecto sobre un variable dependiente. Los experimentos son útiles en la psicología social porque tienen mucha validez interna, queriendo decir que son libres de la influencia de variables que confunden, y entonces son más probables a indiciar exactamente una relación causal. Sin embargo, las muestras pequeñas usadas en experimentos controladas típicamente no tienen mucha validez externa, o el grado al cual los resultados pueden ser generalizados en la población general.

Usualmente hay una compensación entre el control experimental (validez interna) y poder generalizar la población (validez externa).

Porque usualmente es imposible probar todos, la investigación tiene una tendencia a ser realizada en una muestra de personas de la población más amplia. Los psicólogos sociales frecuentemente usan investigaciones por encuestas cuando son interesados por resultados que tienen mucha validez externa. Las encuestas usan varias formas de muestra aleatoria para obtener una muestra de respondientes que son representativos de una población. Este tipo de investigación usualmente es descriptivo porque no hay control experimental sobre variables. No obstante, métodos estadísticos nuevos como el modelo de ecuaciones estructurales se usan para probar para relaciones causales potenciales en este tipo de data.

A pesar de cual método se usa, es importante evaluar el hipótesis de investigación a la luz de los resultados, confirmando o rechazando la predicción original. Los psicólogos sociales emplean las estadísticas y pruebas de probabilidad para juzgar sus resultados, que definan un hallazgo significante como menos de 5% probable a ser debido a casualidad. La replicaciones son importantes, para asegurar que el resultado es válido y no debido a casualidad, o alguna característica de una muestra particular.

Éticas 

El fin de la psicología social es comprender la cognición y el comportamiento como ocurren naturalmente en un contexto social, pero el acto de observar la gente puede influenciar y cambiar su comportamiento. Por esta razón, muchos experimentos de psicología social utilizan la decepción para ocultar o deformar ciertos aspectos del estudio. La decepción puede incluir historias falsas, participantes falsas (llamados confederados), reacciones falsas dadas a los participantes, etc..

La práctica de decepción ha sido desafiada por ciertos psicólogos quienes mantienen que la decepción bajo cualquieras circunstancias es poco ética, y que otras estrategias de investigación (por ejemplo, el roleplay) debería usarse en vez. Desafortunadamente, la investigación ha demostrado que los estudios de roleplay no producen los mismos resultados que los estudios engañosos y este ha puesto duda sobre su validez. En adición a la decepción, los experimentadores han, varias veces, puesto la gente en situaciones que son potencialmente incomodas o avergonzadas (por ejemplo, el experimento de Milgram y el experimento de la cárcel de Stanford y esta ha sido criticado para razones éticas.

Para proteger los derechos y bienestar de los participantes en investigaciones, y al mismo tiempo descubrir resultados significativos y perspicacias en el comportamiento humano, virtualmente toda investigación de psicología social puede aprobar un proceso de repaso ético. En la mayoría de colegio y universidades, esto es realizado por un comité ético o un Consejo de Repaso Institucional. Este grupo examina la investigación propuesta para asegurar que no hay ningún daño a los participantes, y que los beneficios del estudio son mayores que riegos o incomodidades posibles a la gente que toma parte en el estudio.

Además, a menudo se emplea un proceso de consentimiento informado para asegurar que los voluntarios saben lo que pasará durante el experimentos y comprender que son permitidos a dejar el experimento cuando quieran. Se da parte típicamente al fin del experimento para revelar cualquieras decepciones usadas y generalmente asegurar que los participantes no son dañados por los procedimientos. Hoy, la mayoría de investigación en psicología social no implica un riesgo de daño más que se puede esperar de pruebas rutinas psicólogos y actividades normales diarias.

src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js">