GENERALIDADES DE LA PRUEBA EN MATERIA PENAL

Conceptualizaciones sobre la Prueba

“Es la que se ocupa de regular el proceso y las regulaciones que de él nacen y se deducen, ya sean éstas de carácter Civil, Penal, Laboral, Contencioso –Administrativo o simplemente Administrativo”

El término o palabra “Prueba” encuentra su etimología en el adverbio “Proba”, que significa honradamente, porque se considera que obra con honradez el que prueba lo que pretende, y puede venir además de la palabra “Probandum”, la cual tiene varias acepciones, Verbigracia, recomendar, probar, experimen¬tal patentizar, y hacer fe. En términos generales puede decirse que la palabra “Prueba” es sinónimo de “Demostración de un asunto”, Según el Prof. Domat, “Prueba es todo lo que persuade al espíritu de una verdad, y desde el punto de vista procesal, es el medio ortodoxo y viable regulado por la ley para descubrir y establecer con certeza la verdad de un hecho controvertido.”

La Enciclopedia Microsoft Encarta (2001-2009), define la actividad probatoria de la siguiente manera: “Actividad que se lleva a cabo en los procesos judiciales con la finalidad de proporcionar al Juzgador o Juzgadores el convencimiento necesario para tomar una decisión acerca de un litigio, vale decir, los Jueces no pueden sentenciar sino disponen de una serie de datos lógicos, convincentes en cuanto a su exactitud y certeza, que inspiren el sentido de su sentencia. No le pueden bastar las alegaciones de las partes. Tales alegaciones, unidas a esa actividad probatoria que las complementa, integra lo que en Derecho Procesal Penal se denomina Instrucción Procesal”.

Mario Mini Massoni, citando al Egregio Jurista, Jorge L. Kielmanovich, explicita en su obra, La Prueba Ilícita en el Procesal Penal, “que el vocablo prueba deriva del latín Probe, que puede traducirse como buenamente o rectamente.” En una acepción lógica y pura, “la prueba es el estado psicológico de convencimiento por parte del Juzgador, sobre la veracidad de todos o algunos de los hechos alegados por las partes”5. De esto se puede extraer que ésta procura la demostración de la existencia de un hecho supuesto previamente afirmado, cualquiera que sea su naturaleza.

Según el enfoque del Maestro Mini Massoni, la prueba desde un punto de vista jurídico, “procura la reconstrucción histórica y lógica de hechos acaecidos en el pretérito y que pueden subsistir en el presente a través de normativas jurídicas que gobiernan dicho proceso y que finalmente delimitan el campo de búsqueda, tiempos y medios para conducirla>>. De lo expuesto se puede colegir, que las investigaciones o las pruebas no pueden ser utilizadas por medio de diligencias prohibidas por la Normativa Procesal Penal, aun cuando se refieran a la materia debatida.
Esto se relaciona claramente con el Derecho de Defensa de todo Imputado que se encuentra consagrado en la Carta Magna ampliamente reconocido por el Código Procesal Penal, en este se establece “la Garantía Constitucional que asegura a todos los interesados la posibilidad de efectuar a lo largo del proceso las alegaciones, sus pruebas y contradecir las contrarias, con la seguridad que serán valoradas en la sentencia, Esta no es una garantía estéril que se agota con el puro ejercicio de contradicciones o pretensiones, sino que es la base esencial de todo proceso.

En ese aspecto, las pruebas son el principal elemento de protección, tanto desde el punto de vista de su adquisición como de su aplicación en el proceso, y si bien, todo medio de prueba debe utilizarse de tal manera que efectivamente cumpla con su misión, que es proporcionar al Juzgador el convencimiento acerca de la existencia de un hecho, probando todos aquellos que sean de importancia para la resolución, debe siempre restringirse el actuar a aquella obtenida o practicada con infracción a ciertos derechos de carácter fundamental. Esto se extrae de los principios generales de cualquier procedimiento garantista, “ya que hoy día no se puede admitir que la verdad se consigna a cualquier precio”, por lo que es necesario que la prueba se desarrolle bajo ciertos parámetros, vale decir, que “no todo lo que se alegue como ver¬dad es lícito,”

Según Emiliano Sandoval Delgado; en su obra Medios de Prueba en el Proceso Penal, afirma que la expresión “prueba”, en el lenguaje procesal considerada en sentido amplio, tiene cuatro significados fundamentales, por lo tanto las pruebas pueden significar lo que se quiere probar (objeto); la actividad destinada a ello (actividad

probatoria); el procedimiento fijado por la ley para introducir la prueba en el proceso (medio de prueba); el dato capaz de contribuir al descubrimiento de la verdad (elemento de prueba); y el resultado convencional de su valoración.

El Código Procesal Penal Dominicano reconoce legalmente el principio de legalidad probatoria, en el artículo 166, de la ley marcada con el No. 76-2002, disponiendo dicho artículo que, “los elementos de prueba sólo pueden ser valorados si han sido obtenidos por medio lícito y conforme a las disposiciones del código citado” (Art. 166, CPP).

 Objeto de la Prueba

Según Emiliano Sandoval Delgado, En su obra, Medios de Prueba en el Proceso Penal afirma; que como regla de carácter general, el objeto de la prueba es todo lo que puede probarse para fines procesales.

Son las realidades que en general pueden ser probadas, con lo que se incluye todo lo que las normas jurídicas pueden establecer como supuesto fáctico del que se deriva una consecuencia también jurídica. En este sentido, el planteamiento correcto de la pregunta es: ¿Qué puede probarse? Y la respuesta tiene que ser siempre general y abstracta, sin poder referirla a un proceso concreto.

Son los hechos no admitidos, y que no sean notorios, pues los hechos que no puedan ser negados “sin tergiversación”, no necesita pruebas. El Juez debe conocer las normas jurídicas, y por lo tanto no son objeto de prueba en el sentido de que la falta de prueba sobre ellas pueda perjudicar jurídicamente a una de las partes.

En ninguna materia resalta tanto la importancia del silogismo como en el régimen de la prueba. La persona que alega un derecho o parte se encuentra en las condiciones de la aplicación del silogismo.

La premisa mayor es la ley invocada; la premisa menor son los hechos que fundamentan la aplicación de los preceptos jurídicos que se invocan; y finalmente, las conclusiones que son el resultado del razonamiento inductivo: de un principio general al caso particular que se discute ante el Juez.

Se considera prueba al medio que sirve para llevar al Juez al conocimiento de los hechos, definiéndose la prueba como el instrumento o medio que se utiliza para lograr la certeza judicial. Luego entonces, la prueba abarcaría todas las actividades relativas a la búsqueda y obtención de las fuentes de prueba, así como la práctica de los diferentes medios de prueba a través de los cuales, las fuentes de las mismas se introducen en el p.
 Medios de Prueba

Medio de prueba es el procedimiento establecido por la ley tendiente a lograr el ingreso del elemento de prueba en el proceso.

Según el Dr. Pedro J. Duarte Canaán, en su obra “La Prueba Penal” expresa que los Medios Probatorios de más prevalencia, o al menos los que se reconocen como factibles o viables en la Normativa Procesal Penal dominicana son los siguientes: a) El Testimonio; b) La Pericia; c) Los Documentos; d) La Inspección Ocular, e) La Prueba por Presunciones; f) La Confesión; pero nuestro Régimen Procesal Penal prevé la Libertad Probatoria en el artículo 170, el cual reza textualmente de la siguiente manera: “Los hechos punibles y sus circunstancias pueden ser acreditados mediante cualquier medio de prueba permitido, excepto prohibición expresa.” La Confesión, es una prueba consistente en la declaración libérrima y espontánea hecha por los litigantes acerca de determinados datos, pudiendo el Imputado o Encartado o Justiciable confesar la comisión de un ilícito Penal, sin que su declaración pueda usarse en su contra como medio probatorio, en aras de no lesionarle el principio conocido como “El Estatuto o Presunción de Inocencia.”
El Testimonio, consiste en la utilización de distintas personas las cuales emitirán una declaración sobre todo lo que saben acerca del proceso que se ventila, es decir, el testigo tiene la obligación de comparecer a la citación y declarar la verdad de cuanto conozca y le sea preguntado, salvo las excepciones que la ley estable¬ce. El testigo no está obligado a declarar sobre hechos que puedan comprometer su Responsabilidad Penal, es decir, este deberá informar al Tribunal todo lo que fue capaz de percibir a través de sus sentidos. La relación existente entre el testigo y el dato que ofrece al Tribunal tiene lugar de cualquier encargo judicial, sin que el testigo conozca el dato por razón de calidad procesal de este.

La Pericia o Peritación, suponen también el uso de la declaración de una persona que debe ostentar una “Calidad Habilitada”, pero a diferencia del testigo conoce los datos por vía extraprocesal, percibe o declara sobre los datos por encargo del Juzgador, dada su condición de hombre habilitado.

La Inspección Ocular, consiste en el descenso in sito ordenado por el Juzgador, tendente a examinar o valorar un objeto o prueba material que no puede ser trasladado al Tribunal (una finca, un edificio, una carretera, etc.). La Prueba por Presunciones, no recurre ni a personas ni a cosas, sino a hechos a los que se atribuyen una consecuencia material.

 Finalidad de la Prueba en el Proceso Penal

La finalidad de la prueba en el proceso penal es producir ante el Tribunal elementos para crear o fortalecer la convicción del Juez; es decir la prueba busca suministrar los medios para de esa forma adquirir la certeza o no del hecho alegado; que es lo que constituye la verdad judicial, que se transforma, en la sentencia definitiva.

 Legalidad de la Prueba

De conformidad a lo previsto en el Art. 166 del Código Procesal Penal, los elementos de pruebas solo pueden ser valorados si han sido obtenidos por su medio lícito y conforme a las disposiciones del mismo código.

 Exclusión Probatoria

La exclusión probatoria significa que no se puede apreciar para fundar una decisión judicial, ni ser utilizada como presupuesto de ella, la prueba recogida con inobservancia de las formas y condiciones que impliquen violación de derecho y garantía del imputado, previsto en la Constitución de la República, los Tratados Internacionales y el Código Procesal Penal. Tampoco pueden ser apreciadas aquellas pruebas que sean la consecuencia directa de ellas, salvo si se obtuvo otra información lícita que arroje el mismo resultado.

De igual no se puede valorar ningún acto que sea cumplido con inobservancia de las formas que impidan el ejercicio del derecho de la víctima o impidan el ejercicio de los deberes del Ministerio Público.

 La libertad Probatoria

El Código Procesal Penal permite la libertad de prueba de diferentes índoles como los testigos, los peritos, las actas de manera excepcional; en ese sentido el Art. 170, del Código Procesal Penal indica: que los hechos punibles y sus circunstancias pueden ser acreditadas mediante cualquier medio de pruebas permitido, salvo prohibición expresa. (Art. 170 CPP).

Admisibilidad de la Prueba

La misma está sujeta a su referencia directa o indirecta con el objeto del hecho investigado y su utilidad para descubrir la verdad.

En ese sentido el Juez puede restringir los medios de pruebas ofrecidos que resulten manifiestamente sobreabundantes, de igual forma puede prescindir de la prueba cuando esta sea ofrecida para acreditar un hecho notorio.

Es decir, se evoluciona en cuanto a la formación de la íntima convicción del Juez, partiendo de la apreciación y valoración de los medios de prueba, teniendo como herramientas legales las reglas de la lógica, los avances científicos y la máxima de experiencia.

 Sistema Probatorio en Materia Penal y sus fundamentos

El sistema mixto del proceso penal el Tribunal se encuentra con que en unos casos debe aplicar su máxima de la experiencia, con base en las cuales convencerá o no de la realidad de la afirmación de hecho efectuada por la parte, pero en otros casos su labor se limitará a comprobar si el hecho ha quedado o no fijado conforme a lo que la ley dice, independientemente de su convencimiento. Con uno y otro sistema tendrá que establecer en la sentencia cuales son los hechos que han sido probados.

Apreciación conjunta de la prueba y motivación de las sentencias. A la hora de resolver el proceso, resulta frecuente acudir a la llamada “valoración conjunta de la prueba”. Este instrumento procesal sirve para reunir varias o todas las pruebas practicadas en una valoración conjunta sobre la que sustenta el fallo.

La apreciación conjunta es inadmisible cuando la contradicción se produce entre medios de prueba que se aprecian por los dos sistemas. La apreciación conjunta se utiliza tanto para desconocer el valor de las pruebas legales, como para no motivar tácticamente las sentencias.

Probar significa convencer al Juez en la existencia o la no existencia de hechos de importancia en el proceso. Por si, la prueba de la verdad de los hechos no conoce límites; pero la prueba en el proceso, a diferencia de la prueba puramente lógica o científica, experimenta una primera limitación por la necesidad social de que el proceso tenga un término; una vez que la sentencia es firme, la investigación sobre los hechos de la causa queda definitivamente cerrada, y desde ese momento el derecho no vuelve a ocuparse de si los hechos estimados por el Juez corresponden o no a la realidad de las cosas.
El Procedimiento Probatorio

El Sistema Procesal Penal Acusatorio Adversarial Formal que rige en nuestro país, se sustenta en sólidos y ortodoxos principios, que constituyen a mi entender, “La gracia auténtica de nuestra normativa”, pudiendo colegirse que nuestro régimen procesal tiene objetivos muy bien delimitados. En el Proceso Acusatorio Adversarial, los litigantes promueven en los Tribuna¬les Penales disímiles pruebas escrituradas, las cuales procuran la argumentación incidental al tenor de las disposiciones previstas en la ley adjetiva. El axioma jurídico harto conocido, dispone de manera imperativa, que el Litigante debe concebir tres grandes verdades al momento de llegar al Foro Penal, 1) La Verdad Objetiva 2) La Verdad Subjetiva; 3) La Verdad Jurídica, que por lo regular y en la mayoría de los casos penales nunca llega a conocerse en el Tribunal Oral.
El Jurisconsulto, Casimiro A. Varela, en su obra Magistral, “Valoración de la Prueba”, explica que, “El primer problema que se plantea para una correcta decisión judicial es el del conocimiento de los hechos sometidos a juzgamiento. Para una comprensión del conocimiento humano se hace necesario precisar, mediante una correcta obser-vación y descripción, este fenómeno de la conciencia.”
 Pruebas Pertinentes y Admisibles

La admisibilidad de la prueba está sujeta a su referencia directa o indirecta con el objeto del hecho investigado y a su utilidad para describir la verdad.

El reconocimiento legal de la pertinencia y admisibilidad de las pruebas en nuestra Normativa Procesal, lo encontramos en el artículo 171 del Código Procesal Penal Dominicano. El Juez o Tribunal puede restringir los medios de pruebas ofrecidos que resulten manifiestamente sobreabundantes. El Juez o Tribunal puede prescindir de la prueba cuando esta sea ofrecida para acreditar un hecho notorio.