Principales Consecuencias De La Celotipia En La Relación De Pareja

Son muy variadas las consecuencias que pueden derivarse de los celos en las parejas, algunas de las cuales son psicopatológicas y otras no. Entre estas últimas se encuentran la indignación y la ofensa; entre las primeras la cólera y el daño, la alienación y la pérdida.

Kierkegaard describe entre las principales consecuencias de los celos las tres siguientes: el duelo, la indignación y el miedo, según que su intensidad sea mayor o menor. El miedo se dirige aquí a objetivos muy concretos siendo, en consecuencia, no un miedo vago y abstracto, sino más bien un miedo sintomático: miedo a perder el afecto, a ser desposeído del prestigio y la consideración que hasta entonces se tenían, a perder el control social que se había alcanzado, etc.

Freud, por su parte, menciona el dolor, el odio y la pérdida de la autoestima, entre las consecuencias de los celos. Algunos autores han subrayado otras manifestaciones de tipo agresivo como la irritabilidad y la hostilidad, que suelen presentarse con una intensidad inusitada y desproporcionada en aquellos cónyuges, en los que la pérdida del autocontrol resulta demasiado fácil.

De los celos patológicos surgen también las obsesiones y las ideas paranoicas. Las primeras, con su carácter monotemático y rígida reiteración, tienden a perpetuarse en las personas y en el tiempo, sin apenas cambiar sus contenidos; las segundas, en cambio, mucho más variadas y productivas que las obsesiones, pueden generar todo tipo de sentimientos, desde la hostilidad al odio, del resentimiento a la agresividad.

Los sentimientos de culpa patológica es otra de las consecuencias que se derivan del comportamiento celoso. Las autoacusaciones pueden tener un cierto fundamento y seguir al comportamiento hostil del cónyuge celoso. Pero si no se resuelven pronto, pueden llegar a generar sentimientos de inferioridad o confundir al esposo, quien enseguida resultará incapacitado para saber de qué es realmente culpable y de qué no.

Los celos cuando son excesivos resultan sofocantes para quien los sufre y son perjudiciales también para quien los padece, además se agravan con el tiempo si no son tratados.

Otra de las consecuencias son las mentiras. La pareja del celoso puede verse obligada a mentir para evitar problemas o a terminar la relación por el grado de hostigamiento que el otro le propicia, pero estas serían las consecuencias más leves ya que hay casos de agresiones físicas, privación de la libertad hasta asesinatos a causa de los celos.

El celado además de padecer un infierno, termina con importantes problemas psicológicos que pueden condicionar su vida futura.

Las autoacusaciones pueden terminar en un comportamiento auto agresivo muy violento, dirigiendo el cónyuge la hostilidad que tenía contra sí mismo mediante acciones autodestructivas (intentos suicidas). En otros casos, las autoacusaciones constituyen el primer núcleo sobre el que se asentarán los pensamientos obsesivos, las fobias y los actos rituales y compulsivos, es decir, todos esos elementos que enmarcan a la patología anancástica, cuyo pronóstico es tan incierto.

 Divorcio, Principal Consecuencia De La Celotipia

En el matrimonio, los celos pueden llegar a ser útiles, porque actúan como un generador de energía en la pareja. Desde este punto de vista, cada uno se llegaría a esforzar para mantener encendida la llama del amor.
De esta forma, pueden tomarse como una reacción de alerta ante un bajón amoroso de cualquier miembro de la pareja. Así, los celos serán saludables y constructivos pero puede haber una desconfianza excesiva.

Pero la limitación de libertad de la pareja para ser el eje exclusivo de su vida puede hacer que fracase un matrimonio. En toda dificultad de encontrar el término medio, en este caso, las reglas y los límites deben establecerse por ambas partes.

Las emociones provenientes de los celos incluyen rabia, tristeza, ira, humillación, etc. y son el resultado de lo que se percibe como una amenaza a perder algo o alguien querido.

Difícil se hace controlar muchas veces ese sentimiento que aflora cuando vemos al ser amado en compañía de otra persona, o cuando pensamos en ciertas situaciones en las que puede estar involucrado.
A lo largo de los años no se ha encontrado que los celos hayan ayudado a las parejas a modificar sentimentalmente para bien sus vidas. Por el contrario, casi siempre los celos han sido motivo de discusiones y conflictos.

Se han encontrado situaciones en las que la separación no fue explícitamente motivada por los celos sino por una cuestión de amor propio o lo que podríamos llamar “imagen pública”. En este último caso los celos, (que no eran tantos ni tan ardientes) la disolución de su matrimonio significaba una pérdida económica y social.
Las causas de divorcio o separación son múltiples, pero una de las que suele aparecer como común denominador es la de los celos y las situaciones de violencia que éstos generan en las parejas.
Abordaje terapéutico para el tratamiento de la celotipia en la relación de pareja

El tratamiento para la celopatia Precisa de una rápida respuesta y de ayuda psicológica especializada, a través de la aplicación de técnicas conductuales, cognitivas, terapia de pareja y a veces farmacológicas.

Se pueden emplear para el tratamiento de los celos patológicos terapias conductuales y cognitivas. Las principales técnicas utilizadas en la terapia de los celos patológicos no-psicóticos han sido: La parada de pensamiento (Marks, 1976; Rosen y Schnapp, 1974), Exposición in vivo más prevención de respuesta (Albuquerque y Soares, 1992; Cobb y Marks, 1979) y Terapia Cognitiva (Bishay et al., 1989; Dolan y Bishay, 1966; Ellis, 1996) .

Desde la perspectiva de la Terapia Cognitivo-Conductual (TCC), el abordaje terapéutico de los celos patológicos (pasionales, obsesivos…), se centra básicamente en la modificación de la creencia delirante y sus consecuencias emocionales y conductuales. Para ello se utilizan distintos procedimientos terapéuticos: Prevención de respuesta y exposición para el componente conductual (rituales de control y cualquier conducta de evitación/escape, control, comprobación, etc.); Técnicas de desactivación, para reducir las manifestaciones fisiológicas asociadas; Entrenamiento en habilidades de comunicación y mejora de la relación de pareja complementariamente.

Sin embargo, para actuar sobre los delirios de celotipia, aunque tradicionalmente el tratamiento de elección para el trastorno delirante tipo celotípico ha sido siempre el abordaje farmacológico (neuroléptico, e incluso algunos antidepresivos de última generación).

El tratamiento psicológico para superar los celos en la pareja según estos abordajes terapéuticos persigue los siguientes objetivos:

  •  Comprender porqué tiene esa forma de vincularse, desde la inseguridad y el sentido de posesión, en definitiva, encontrar el origen del problema.
  •  Superar el miedo a la soledad y al abandono: vencer la dependencia emocional es clave para superar los celos, la persona debe sentir que puede sobrevivir y vivir sin el otro, que puede sólo.
  •  Aumentar la seguridad y la confianza en uno mismo: en la medida en que el individuo se sienta seguro de sí mismo no se comparará ni se sentirá inferior a otros, y por lo tanto no verá rivales que le puedan robar a su pareja en todas partes.
  •  Descubrir que es una persona única e irrepetible: al tener conciencia de esto dejará de sentirse reemplazable fácilmente y se sentirá valioso y merecedor del amor de la otra persona.
  •  Vivir la relación desde una posición de igualdad respecto a la pareja: al comprender que la pareja no es una propiedad no pretenderá poseer y controlar a la otra persona y podrá respetar su libertad.
  •  Aprender a confiar en la persona que ha elegido como pareja: si no confiamos en la persona que queremos y hemos elegido para estar a nuestro lado y la cual también nos ha elegido a nosotros es que no estamos viviendo la relación de pareja de una forma saludable.