TENDENCIA EN EL DESARROLLO PRENATAL

Las tendencias del desarrollo se da de arriba del cuerpo hacia abajo, es decir de la cabeza a la cola; a esto se le conoce también como tendencia cefalocaudal. Como segundo punto el desarrollo avanza de la porción media del cuerpo, es decir, desde le centro hacia fuera, esta tendencia se le llama también tendencia proximodistal. Como última tendencia tenemos la de lo general a lo específico.

Otro punto importante que no debemos olvidar es la influencia del ambiente en el periodo prenatal, los que dependen de condiciones ideales como un saco amniótico bien desarrollado, con un amortiguador de líquido amniótico; una placenta y un cordón umbilical plenamente funcionales; suficiente suministro de de oxigeno y de nutrientes y algo primordial la ausencia de organismos patógenos y productos químicos tóxicos. Ya que la moría de los defectos congénitos provienen de influencias ambientales presentes en el periodo prenatal o durante el parto.

Un factor influyente, que no puede dejarse de lado es la edad de la madre; ya que mientras más tarde la mujer salga embarazada sus óvulos van a encontrarse mucho más envejecidos y defectuoso, afectando el desarrollo del ser que se encuentra formándose dentro del útero. Al igual de importante y necesario es que la madre se alimente de manera adecuada, una dieta rica en calcio y proteínas. Las consecuencias de una desnutrición fetal se ven reflejadas en, un bajo peso al nacer, tamaño más pequeño de la cabeza y en su talla general, de igual forma son más propensos a sufrir enfermedades y su crecimiento no se da de manera óptima si no se hacen ajustes dietéticos de inmediato.

Es necesario que la madre asista a chequeos médicos para ver el desarrollo por el cual esta pasando del feto son los adecuados y por tal no presenta ningún tipo de problema. Al igual con las medicinas, lo mejor es evitar el consume de cualquier sustancia que pueda atravesar la barrera normal de la placenta pudiendo poner en riesgo el desarrollo correcto del ser que se está formando. Esta de más recalcar que antes, durante y después del embarazo la madre no debería consumir alcohol, cigarrillos, medicamentos y mucho menos drogas, lo cual ya se encuentra más que comprobado que perjudican el desarrollo del ser en formación.

En cuanto al parto, éste se divide en tres fases que son: trabajo inicial de parto, trabajo de parto y parto y expulsión de secundinas. A continuación describiremos cada una de estas etapas. El trabajo inicial de parto, consiste en la abertura cervical del útero que comienza dilatarse para permitir la salida del niño, la duración puede darse en minutos a más de 30 horas. El trabajo de parto y parto, es donde comienzan las contracciones cada vez más fuertes y terminan con el nacimiento del niño, una vez que la cerviz está dilatada en su totalidad. Por lo general y lo más favorable es que la cabeza del niño sea lo primero en salir. Como fase final del parto se da la expulsión de secundinas en la que la madre expulsa la placenta, el cordón umbilical y los tejidos correspondientes, se da de manera indolora y ocurre veinte minutos después del parto.

La fecundación: El óvulo posee una membrana celular exterior que lo protege y que puede ser atravesada por más de un espermatozoide a la vez. Pero, al interior del plasma celular del óvulo penetra el espermatozoide dominante.

En ese momento, ocurre algo extraordinario en el lapso de unos minutos, la composición química de la pared del óvulo cambia, cerrando el paso a todos los otros espermatozoides. La razón es obvia: más de una serie de cromosomas sería un desastre para el óvulo.

Al principio el núcleo del óvulo y el del espermatozoide se encuentran alejados el uno del otro, pero poco a poco se aproximan y acaban por fundirse. Entonces se disuelven las paredes nucleares, y todo el material genético queda en el plasma celular del óvulo.
La primera división celular

Unas 12 horas después de la fusión de los cromosomas, se produce la primera división celular. El óvulo tiene ahora dos células, cada una de las cuales contienen genes de la madre y del padre. Se va moviendo lentamente hacia el útero, impelido hacia delante por millones de cilios de la trompa de Falopio. Cada 12 o 15 horas, las células se dividen de nuevo.

Continúa la división celular

Las células que se multiplican rápidamente, permanecen en el interior de una membrana gelatinosa del óvulo original. Cuando llega al útero, la mórula desarrolla un centro hueco lleno de líquido y recibe el nombre de blastocito. Este racimo creciente de células flota durante 2 o 3 días en el nutriente líquido uterino. Luego pierde su membrana exterior y se prepara para el contacto directo con el útero. En ese momento ya se ha dividido en unas 150 células que se diferencian y separan en dos partes: las internas que formarán al bebé y las células externas que formarán la placenta y el saco amniótico.