FACTORES PSICOSOCIALES DEL SATANISMO EN LOS ADOLESCENTES

La tipología satánica que con más frecuencia se utiliza se basa en la versión expandida del modelo del Dr. Dale Griffis, un capitán de policía de Tiffin, Ohio. Él es uno de los pioneros en la investigación científica y criminal de crímenes ocultistas:

1) Los entrometidos o curiosos
2) Satanistas religiosos u organizados
3) Satanistas solitarios o villanos
4) Los espiritistas culturales
5) Los satanistas tradicionales o «comprometidos» (hereditarios, generalmente multigeneracionales) Vamos a darle un vistazo a cada una de estas categorías:

LOS ENTROMETIDOS O CURIOSOS:

Estos generalmente son adolescentes, aunque cada vez hay más niños menores de doce años. A nosotros, y muchos otros, no nos agrada llamarles «entrometidos o curiosos» porque implica cierto nivel de inocencia que es completamente inadecuado. Como dice Raschke, uno puede entrometerse o curiosear con el satanismo más o menos de la misma manera que uno pudiera hacerlo con la heroína. Ambos llevan a la persona, casi instantáneamente, a un nivel casi irresistible de compulsión y de ambos sumamente difícil escapar sin la ayuda del Señor.

Pero se usan los términos entrometido y curioso porque estos jóvenes frecuentemente están desorganizados, no piensan bien las cosas, y no están comprometidos. Usualmente no están asociados con ninguna asamblea de brujos.

Quizás muchos lectores se sorprendan al leer que hay jóvenes interesados en el satanismo. Sin embargo, ciertamente no es nada nuevo. Hubo ocasiones en que el infame libro de Antón LaVey, The Satanic Bible (La Biblia Satánica), fue un éxito de librería en muchas universidades del país. ¡Lamentablemente es un éxito de librería entre los estudiantes de escuela primaria superior!

Es difícil entender a los adolescentes, pero una cosa en la cual todos concuerdan es que una parte fundamental de ser adolescente es establecer su identidad personal. En este mundo caído eso implica que los adolescentes tienden a rebelarse. Es normal sufrir un poco de rebelión y siempre habrá conflictos con los padres. Pero muchos adolescentes, sea por lo que sea, son demasiados tozudos.

Si un adolescente se rebela demasiado, se le puede ofrecer a Satanás como el modelo supremo de la «rebelión romántica». ¡Los músicos de rock Heavy Metal explotan este elemento de la reputación satánica! Satanás puede llegar a ser este «dios» de la rebelión para cualquier adolescente que esté luchando con el problema de la autoridad.

El famoso grito satánico, «Es mejor reinar en el infierno que servir en el cielo», del poema El paraíso perdido de John Milton, puede sonar sumamente atractivo a una persona joven incómoda con reglas que percibe como aburridas y coartantes. El adolescente rebelde criado en la iglesia cristiana frecuentemente opina que los servicios son tediosos e hipócritas. Busca ejemplos en la iglesia que confirmen sus prejuicios y llega a pensar que el cielo es una eternidad insípida y mortecina.

La mentira de los satanistas y de la subcultura del rock Heavy Metal es que el infierno es una frenética, endrogada y promiscua orgía: un lugar en donde Satanás promoverá todo lo que las madres y los padres prohibieron. O se les dice que el infierno no existe. Por eso el adolescente no toma en serio al infierno.

La forma más común de enredar a una persona joven en el satanismo, una vez metidos en la rebelde cultura del rock Heavy Metal, es a través del «pacto». La idea de un pacto con Satanás es muy conocida en ámbitos populares. Aunque los elementos dentro del pacto pueden variar, los componentes principales conllevan la venta del alma al diablo para que, a cambio, Satanás prometa otorgar poder (mágico, etc.), fama, favores sexuales o riquezas.

El joven que entra en este pacto «vende» a Satanás lo que Satanás ya tiene. ¡Noten la elegante trampa que ofrece el diablo! Se las ha arreglado para ofrecer una solución al déficit más importante y obvio en la vida del adolescente: poder. La mayoría de los adolescentes se sienten sin poder alguno. Son demasiado jóvenes para ser adultos, pero sus cuerpos están madurando rápidamente y ya son demasiado viejos para ser niños.

En el pacto Satanás promete a estos adolescentes que tendrán el poder de sobreponerse a las figuras de autoridad que los afligen. Pueden lograr que las personas, incluyendo sus progenitores, obedezcan o acepten su voluntad. Tendrán cantidades ilimitadas de dinero, sexo y drogas, siempre y cuando firmen el pacto… con su propia sangre.
Esta es una oferta tentadora para una persona joven que se siente totalmente perdida en los océanos de la adolescencia. A menos que haya una persona confiable, misericordiosa e instruida con quien pueda hablar de esto, y aprenda la verdad acerca de las falsas promesas de Satanás, es posible que crea la mentira.

En cualquier librería encuentra una copia del libro de LaVey. Para una mente susceptible, las odiosas polémicas de la Biblia Satánica se convierten en imágenes vividas de una espiritualidad tenebrosa y dolorosa que evoca los peores elementos que luchan dentro del adolescente. De ahí surge el entrometido o curioso.

Generalmente los tales no están relacionados con ningún grupo satánico organizado, aunque una buena minoría llega de manos de adultos. Estos inducen a los adolescentes a los grupos de hechiceros mediante varios métodos: las drogas, el sexo y el infame juego llamado Dungeons & Dragons (Mazmorras y Dragones). Resulta triste decirlo, pero ocasionalmente los familiares o los maestros de los adolescentes son satanistas y usan su influencia para engañar a los posibles candidatos. Este autor fue maestro por dos años mientras era brujo.4 Hice lo que pude por inducir a los estudiantes de escuela primaria y secundaria al ocultismo.

La mayoría de los grupos satánicos tienen drogas y les encanta dárselas a los adolescentes, frecuentemente gratis, a cambio de la participación en las asambleas de hechiceros. Brujos y brujas, sexualmente sofisticados, frecuentemente inducen a jóvenes que se sienten halagados porque un adulto mayor y poderoso los encuentra atractivos. Es trágico que se utilice el sexo para proveer acceso demoníaco a los adolescentes. Frecuentemente los maestros o los dueños de las tiendas de juegos, que están envueltos en la hechicería, utilizan el juego llamado Dungeons & Dragons para averiguar cuáles son los jóvenes que tienen «aptitud» para la brujería. Las funciones que uno asume en el juego son un excelente entrenamiento para los principiantes en la brujería.

Estos «entrometidos o curiosos», ya sean casos aislados o no, deben tomarse en serio. Aunque la mayor parte de esos jóvenes no son peligrosos, excepto para consigo mismos, muchos son dirigidos por poderes demoníacos o los hechiceros que los reclutaron, para que realicen acciones violentas o antisociales, incluyendo el asesinato.

Empero, aun si los tales jamás hieren a nadie, el daño que se causan a sí mismos, tanto emocional como espiritualmente, es incalculable. El satanismo les da una cosmovisión anarquista y nihilista en la cuales se entumecen las emociones tiernas y predominan los peores aspectos de la humanidad. La violencia o la magia llegan a ser la única solución para cualquier problema, y se hace prácticamente imposible amar.

LOS SATANISTAS RELIGIOSOS:

Son un tema en sí mismo y ya los discutimos (LaVey, Aquino, etc.) en un capítulo anterior. La próxima categoría es:

 SATANISTAS SOLITARIOS O VILLANOS:

Los satanistas «villanos» usualmente son adultos que no están conectados con ninguna secta satanista, pero que han sido influidos por el satanismo para cometer crímenes. Frecuentemente torturan, asesinan, abusan de los niños, violan… o todo lo anterior.
Usualmente estas personas son solitarias e incapaces de relacionarse con otras personas de manera normal y saludable. Eligen identificarse con Satanás, el supremo solitario. Generalmente se corrompen aún más con el Heavy Metal y las películas de horror. Los «villanos» que han alcanzado mayor popularidad recientemente son Ted Bundy, Richard Ramírez, y posiblemente Jeffrey Dauhmer, que proviene del área en donde vivíamos en Milwaukee, Wisconsin.

Entrometerse en el satanismo, sea por lo que sea, puede abrir las puertas en la vida de cualquiera y causar una erupción de su naturaleza pecaminosa. El hecho de que gran parte de estos solitarios están emocionalmente lisiados debido a que provienen de familias disfuncionales y frecuentemente han sido víctima de abuso, les causa una ira interior que Satanás se deleita en encender. Son excelente material y terminan siendo sus peones en su guerra de terrorismo espiritual.

Que el satanismo les haya llegado primero que la locura o al revés no tiene importancia. Lo importante es percatarse de que libros como La Biblia Satánica y artistas como Ozzy Osbourne, AC/DC o Motley Crue se convierten en gatillos para estas personas y les ofrecen un gancho en donde colgar su maldad. Son reales, y se den cuenta de ello o no, son parte del plan maestro de Satanás. Son sus terroristas espirituales que esparcen muerte, terror y paranoia.

 LOS ESPIRITISTAS CULTURALES:

Estas personas son un tanto más difícil de clasificar. Son devotos de culturas en donde se ha mezclado el chamanismo africano y el catolicismo romano.
Un estudio declara: La fe de los espiritistas culturales mezclan armoniosamente los ritos mágicos o sobre-, naturales específicos de una cultura en particular con ciertas tradiciones religiosas específicas de otra cultura muy diferente… Se ” estima que actualmente hay entre un millón ! o millón y medio de personas en los EE.UU. que practican alguna clase de fe afrocaribeña. La gran mayoría de ellos participan de dos sistemas de creencias: la santería y el palo mayombe.

LAS PRINCIPALES FORMAS DE ESPIRITISMO CULTURAL SON:

a. Vudú: Haití, el Caribe, Luisiana, el sur de los EE.UU. Esta religión surgió de la trata de esclavos de África Occidental al Caribe. Procede de la religión africana ocultista llamada juju, que a su vez procede de la milenaria práctica de adorar serpientes de la tribu Ashanti.

El juju se mezcló con el catolicismo para producir la panoplia de Vudú Loa o dioses endemoniados. Estos Loa generalmente se identifican con santos católicos. Por ejemplo, se usan estatuas de San Patricio para personificar a Danballá, el dios primordial de la serpiente, porque la iconografía católica usualmente muestra a San Patricio sacando las serpientes de Irlanda. Los ritos del Vudú usualmente son dirigidos por un hougan (sacerdote) o una mambo (sacerdotisa) o por ambos a la vez. Gran parte de los ritos tienen como fin capacitar a los practicantes para que los Loa se «monten» (posesionen) en ellos.

b. Santería (o Lucumí): cubana. De nuevo, la santería es una mezcla de catolicismo y religión africana, principalmente la de los yoruba, tribu del sudoeste de Nigeria. Al igual que el vudú, los santeros (sacerdotes) han dado nombres de santos católicos a sus dioses africanos u orishas.

Los propósitos rituales de la santería tienen cuatro componentes: la adivinación, el sacrificio (usualmente animal), la posesión espiritual y la iniciación. A partir de 1980, a raíz del éxodo marítimo a través del puerto de Mariel en Cuba, muchos creyentes de la santería se trasladaron a ciudades estadounidenses. Es posible que su número alcance dos millones, la mayoría entre las poblaciones cubanas e hispanas.

c. Palo Mayombe: México/Caribe. Representa el lado tenebroso de la santería. Los mayomberos (los que practican esta religión) frecuentemente se centran en los espíritus de los muertos y usan su magia para torturar, afligir y hasta matar a algún enemigo. Es curioso que los mayomberos que practican la magia buena o neutral se llamen mayomberos cristianos. Y los que practican la magia malvada se llaman mayomberos judíos.

El Palo Mayombe también viene de una mezcla de creencias católicas, Yoruba y congolesas, pero es mucho más abiertamente malvado y peligroso. Definitivamente se practica el sacrificio humano. Esta religión es la base de la secta que aparece en la película The Believers (Los creyentes).

d. Candomblé: brasileña. Básicamente esta es la forma brasileña de la santería. También se considera más orientada hacia el lado tenebroso.

e. Shango: Trinidad. Tipo de santería practicada en esa nación.

Muchos de los practicantes de estas creencias aseveran (naturalmente) que son inofensivos y que sólo sacrifican animales. Empero, cada vez hay más evidencia de que estos grupos utilizan su magia para ayudar a traer drogas a este país. Los infames asesinatos de Matamoros fueron realizados por una secta que parecía ser una mezcla de Candomblé y Palo Mayombe.

Estos grupos, al igual que todos los satanistas, están perdidos y en necesidad de la salvación a través de Jesús. Además, aunque tienden a limitarse a los grupos étnicos mencionados, también se esparcen en la sociedad en general con las mismas demostraciones de poder, riqueza o sexo como las formas más convencionales del satanismo. Son extremadamente poderosos, sofisticados y peligrosos. Las tecnologías mágicas que utilizan son extremadamente efectivas. Por supuesto, pueden ser vencidos mediante la sangre de Jesucristo.

 LOS SATANISTAS TRADICIONALES O «COMPROMETIDOS» (HEREDITARIOS, GENERALMENTE MULTIGENERACIONALES):

Si el villano satanista es un soldado raso, el satanista multigeneracional ciertamente es un oficial de operaciones especiales. Ambos están comprometidos a causar terror en el corazón mismo de la sociedad, pero el satanista multigeneracional está más consciente de su lugar en todo este proceso.

A los satanistas multigeneracionales los llaman, en los círculos de la brujería, «hereditarios». Esto significa que nacieron en el satanismo así como otros nacen en familias presbiterianas, bautistas o judías. Esos satanistas se crían en la ideología de la asamblea de brujos y brujas. Generalmente son parte de un mundo completamente diferente del que la mayoría de nosotros experimenta y casi podríamos considerarlos como extraterrestres.

Estos grupos de satanistas multigeneracionales son familias en las cuales se ha practicado la brujería o el satanismo por generaciones, posiblemente a través de los siglos.

(Es importante entender que, aunque todos los satanistas son brujos, no todos los brujos son satanistas en el sentido estricto de la palabra. Las brujas y los brujos «blancos», o miembros de la Wicca, como generalmente se llaman, no creen en el diablo y adoran a una madre diosa y a un dios cornudo. En realidad están adorando a Satanás tras las máscaras de las supuestas deidades inofensivas, pero muchos de ellos no entienden este hecho. De acuerdo con mi experiencia, puedo decir que los dirigentes del grupo CONOCEN la verdad, pero no lo revelan públicamente ni tampoco a aquellos que se inician en su secta.)

La genealogía de las familias que preservan el satanismo a través de la herencia puede trazarse a Inglaterra u otros países europeos y frecuentemente están relacionadas con fortunas antiguas. Cuando uno nace en una familia satanista multigeneracional usualmente suceden una de dos cosas. O malcrían al niño entrenándolo en la magia y enseñándole que piense que es un dios vivo en la tierra, o se explota horriblemente al niño desde temprana edad y a final de cuentas lo convierten en un nido de temores y odios. En cada caso no reciben modelo alguno de amor y confianza. La razón por la cual algunos niños son explotados y otros no frecuentemente se debe a toda clase de doctrinas ocultas como el orden de nacimiento, las gráficas astrológicas, el sexo, el color del cabello y la apariencia del niño.

Las familias satanistas multigeneracionales generalmente se esfuerzan mucho por aparentar ser normales y respetables. Frecuentemente fingen ser cristianos y son pilares de la iglesia y la comunidad. De ahí que sea posible que un buen cristiano se case con un hombre o una mujer que forme parte de una familia satanista multigeneracional y no lo sepa.

Algunas veces una criatura puede llevar una niñez normal y otro ser víctima de abusos horrendos. Otra variación es que, ocasionalmente, uno de los progenitores es satanista y el otro no, pero ignora la verdadera fe de su cónyuge. En este caso, al menos una de las criaturas será víctima y al resto se le permite llevar vidas normales.

Es en el contexto de estas familias en donde usualmente ocurren los abusos rituales satánicos. Un experto define este tipo de abuso de la siguiente manera:

El abuso ritual conlleva múltiples asaltos físicos, emocionales, mentales y espirituales que se combinan con el uso sistemático de símbolos, ceremonias y maquinaciones diseñadas para alcanzar efectos malévolos. ¡Estos abusos pueden repetirse de 100 a 1,000 veces! Primeramente los asaltos son físicos, entonces se ocupan de las áreas emocionales, mentales y espirituales de la criatura. Son un programa detallado y planificado diseñado para que la criatura se rebele contra Dios, la sociedad y contra sí misma.

Nuestro ministerio, With One Accord, tiene una rama de oración y consejería que ha servido literalmente a docenas de víctimas de abuso ritual satánico. El Señor ha visto bien bendecir nuestros esfuerzos y más adelante vamos a invertir más tiempo en la discusión de nuestro ministerio. Por ahora sólo es importante entender que los abusos rituales satánicos usualmente ocurren en las familias satanistas y en raras ocasiones en el contexto escolar, en las guarderías infantiles, y (lamentablemente) en las iglesias.

Las personas que hablan acerca de los grupos satanistas multigeneracionales y el abuso ritual satánico frecuentemente son tildados de lunáticos marginales por las mismas personas que andaban protestando porque pensaban que la presencia de fluoruro en el agua potable estadounidense era parte de un complot comunista para arruinar nuestra salud. Ahora, veinte años más tarde, ¡las revistas relatan historias acerca de los aspectos carcinógenos del fluoruro en el agua!

Las personas que han sobrevivido el abuso ritual en su niñez han revelado públicamente que formaban parte de familias en donde se había practicado el satanismo por generaciones. Aunque sus relatos son difíciles de probar, hay demasiados como para pasarlos por alto. Estas personas hablan de un vasto imperio clandestino de drogas, pornografía infantil y satanismo. Este fenómeno, ¿es nuevo?

La evidencia bíblica aclara que en los días cuando los israelitas se hallaban en Canaán, había civilizaciones completas que adoraban al diablo bajo nombres tales como Baal y Moloc. La adoración de estos dioses conllevaba sacrificios de animales, prostitución y perversión sexual. También conllevaba pasar a su progenie por el fuego en adoración a esos dioses. ¡Esto significa que quemaban vivas a las criaturas en los brazos ardientes de un ídolo de hierro! Vemos que prácticamente todos los componentes del satanismo estaban establecidos antes de Cristo.

Luego de los apóstoles, apareció otro factor satánico con la «Misa Negra» o la «misa por los difuntos», la cual se realizaba con símbolos blasfemos que hacían burla de la liturgia católica. ¡Eran ritos para maldecir a las personas! Esto no es difícil de entender cuando uno se percata de que la liturgia católica, la misa o la eucaristía es básicamente una ceremonia ocultista. Es lo que podríamos llamar «magia blanca». Por lo tanto, los satanistas podían «torcerla» fácilmente para convertirla en un perfecto rito mágico negro.

Esas misas fueron condenadas por el Concilio de Toledo en el 681. El satanismo alcanzó popularidad en los siglos XVIII y XIX, cuando la Misa Negra se puso de moda entre la decadente aristocracia europea.8 Empero, ¡jamás habíamos tenido tantas alegaciones de abuso infantil y ritos satánicos como ahora!

Estas familias satánicas multigeneracionales, ¿son grupos aislados o están relacionados de alguna manera? Esta es una pregunta controversial. Pocos niegan que haya familias que han sido satanistas por generaciones; pero ¿serán parte estas familias de una red? En el sentido absoluto la respuesta debe ser categóricamente afirmativa. Jesús habla acerca de una conspiración, ¡dirigida por el mismo consumado terrorista! El Señor nos advierte que Satanás viene a robar, matar y destruir. También señala que el reino de Satanás no está dividido entre sí. Satanás es un táctico brillante y dispersa sus tropas, tanto humanas como demoníacas, con mucho cuidado. ¡Es como un jugador de ajedrez que planea docenas de jugadas con anterioridad!

De ahí que sea difícil imaginar que Satanás le permita a miles de sus esclavos humanos moverse y funcionar sin un plan maestro. La energía indiscriminada es energía desperdiciada y alabado sea el Señor porque la energía de Satanás es limitada. Por lo tanto no puede desperdiciarla en un grupo de tontos desorganizados que se la pasan cortando gatos y personas, pisoteándose los unos a los otros.

Cari Raschke, en su excelente libro mencionado anteriormente, sugiere otro elemento malvado (aunque terrenal) que puede estar dando pie a esta conspiración:

Ciertamente muchos grupos pueden leer la Biblia Satánica de Antón LaVey, o pueden pronunciar hechizos de la obra ocultista clásica El Necromonicon. Pero no se consultan entre sí, ni tampoco «conspiran» de manera disciplinada. Sin embargo, un asunto que generalmente se ignora es que el vínculo que une a estas diversas células en su conspiración a través de la organización sectaria puede no tener nada que ver con la religión. Al contrario, el vínculo puede ser bastante mundano y comercial: las drogas.

Es posible que jamás sepamos si estos grupos clandestinos están vinculados físicamente, pero puede estar seguro de que hay profundas conexiones espirituales y que muy poco de lo que ocurre en ellos no es controlado por la mano de Satanás.

Los demonios que controlan a los líderes de cada asamblea de hechiceros están en continua comunicación y toda la nación (y quizás todo el mundo)‘ está siendo dirigida como una orquesta sinfónica.

¡Los satanistas se regocijan en la destrucción de la inocencia! Se alegran en hacer cosas malas, no porque lo malo sea divertido (¡usualmente no lo es!),; sino porque saben que esas cosas son pecaminosas y que ofenden al Dios Santo. Saben que si «Jesús ama a los niños», debe afligirse cuando le hacen cosas inmencionables a los pequeños.

Esto es algo más que una «enfermedad mental» o «sociopatología». Estas personas son motores infernales motivados por fuerzas que la mayoría de las personas no pueden siquiera imaginarse. Así ¡como hablamos de «cristianos totalmente comprometidos», que son verdaderos esclavos de Jesús, Satanás también tiene sus «santos satánicos»: personas que harían cualquier cosa por servir a su maestro.

¿Hay realmente personas así? Tristemente sí. Como he mencionado anteriormente, yo era uno de ellos. Las personas que me entrenaron estaban completamente dedicadas al diablo y esa iniquidad se me pasó como si fuera un contagio espiritual. Rogaba abiertamente a los demonios que me poseyeran. Afortunadamente, antes de que pudiera hacer cualquier cosa terrible o verdaderamente asesina, fui arrebatado como tizón del fuego por el poder de ¡Jesús, y Satanás perdió uno de sus peones.

Aquel que es liberado por el Hijo es verdaderamente libre. Es comprensible que el material de este capítulo le desconcierte. Pero entienda que ningún aspecto de este mal es una sorpresa para Dios. Todo fue profetizado hace siglos en la Santa Biblia. Dios todavía ocupa el trono.

Él está continuamente buscando entre la suciedad y la miasma de TODAS las variedades de satanismo y liberando a su pueblo: usando la experiencia de esas personas para su gloria, para ayudar a a otros. Satanás podrá ser un maestro conspirador, pero el Señor Dios tiene poder para anular sus planes inmediatamente.

Muchas personas piensan que este conflicto cósmico es algo así como un juego de ajedrez entre Dios y Satanás. No se equivoquen. Satanás fue derrotado hace 2,000 años atrás y se nos acerca con mucha ira porque sabe