LIBERTADES PUBLICAS

PLANO UNIVERSAL DE LA LIBERTAD DE EXPRESION

La libertad de expresión como la conocemos en la actualidad es el resultado del espíritu de la Revolución Francesa de 1789 en la cual se estableció la Declaración Universal de los Derechos Humanos, documento en el que se instituye que la libre expresión es un derecho humano fundamental. Al efecto consagró “la libre comunicación de los pensamiento y de las opiniones es uno de los derechos mas preciado del hombre; todo ciudadano puede por tanto, hablar escribir o imprimir libremente, salvo la responsabilidad que el abuso de este derecho produzca en los casos determinado por la ley”.

A partir de las ideas de los pensadores franceses y antes de la declaración francesa se venían sintiendo las repercusiones ideológicas y sociales como por ejemplo la Declaración de Virginia de 1776, la cual incluyo en sus artículos la libertad de prensa como uno de sus ideas fundamentales, al establecer que “la libertad de prensa es uno de los grandes baluarte de la libertad y no puede ser restringida jamás a no ser por gobierno despótico.

Para que la libertad de expresión fuese consagrada en las diferentes declaraciones, famosos pensadores como John Locke, Jean Jacobo Rousseau y Charles de Secondat tuvieron que ejercer su influencia para luchar por la libertad, el progreso y equidad a favor del Estado de Derecho durante el siglo de las Luces.

Estos intelectuales aportaron numerosas ideas coma la de Rousseau quien establecía en su libro contrato social que la libertad se conserva en un Estado en el cual todo el pueblo participa en legislación y que la soberanía única, invencible e inalienable debe pertenecer al pueblo en su conjunto. En este mismo sentido John Locke argumentó que el Estado Natural es el reino de la igualdad y la libertad, donde todos tienen derecho a disponer de su persona y sus bienes: la libertad, la igualdad y la propiedad son derecho naturales.

Otro pensador que coloco su granito de arena en la lucha por la libre expresión fue Charles de Secondat, mejor conocido como el Varón de Montesquieu quien desarrolló una teoría en la cual manifestó la necesidad de limitar el poder de los gobernantes para evitar el abuso a los derechos del ciudadano. Montesquieu establecía que para salvar la libertad de los ciudadanos solo hay un medio, la omnipotencia de uno debe ser dividida y repartida en diversos sujetos y ello no de un modo arbitrario, sino de forma tal que entre los diversos investidos y los poderes exista una situación de equilibrio capaz de imposibilitar a cada uno a apoderarse de todo poder.

  • El derecho a la información

El derecho a la información es la posibilidad de acceder a todos los hechos de la actualidad, bien trate de acontecimiento en si o de expresión sobre juicios y opiniones. La libertad a la información fue declarada por primera vez, en el articulo19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948.

EL DERECHO A LA INFORMACION

El derecho a la información tiene dos vertientes la libertad de informar que como su nombre lo indica, es la facultad que tiene cada persona de difundir el mensaje informativo, comprende tanto la difusión del mensaje y su contenido; la otra vertiente de dicho derecho es la libertad de ser informado en la cual se establece que todas las personas tienen derecho a recibir sin ningún impedimento los mensajes informativos.

La facultad de investigar, la facultad de difundir y la facultad de recibir información son las tres facultades jurídicas que se integran en el derecho a la información.

La libertad de expresión es una libertad pública establecida en los derechos fundamentales del hombre, pero para entender con mayor precisión estos términos debemos de desglosarlo, entonces diríamos que los derechos fundamentales son aquellos derechos humanos que cada constitución debe reconocer y proclamar pues el estado tiene el deber de protegerlo. Estos derechos se dividen derechos sociales y libertades públicas.

Los derechos sociales son aquellos que comprenden los valores de igualdad y solidaridad a través de los cuales las personas participan y se integran a la vida política, económica y cultural mientras que las libertades públicas tienen como funcionamiento los valores de la libertad y dignidad humana.

Aunque no debemos confundirnos y caer en el error de atribuir los derechos sociales a las libertades públicas debido a que son libertades porque son fruto de la actividad humana y son publicas porque al Estado le corresponde protegerlo. En cambio el derecho fundamental es mas amplio ya que se extiende a los derechos sociales imprescindibles para el desenvolvimiento digno del hombre en su relación social.

Hechas estas precisiones podemos entonces comprender que la libertad de expresión es una libertad pública y al mismo tiempo un derecho universal debido a que los mensajes atraviesan las fronteras, se difunden a través de todos los medios de comunicación y es un derecho de todos los individuos.

En el seno de las organizaciones internacionales la libertad de expresión manifiesta su carácter universal en las convenciones internacionales suscrita en los Estados y mediante la supervigilancia que ejercen las organizaciones internacionales de estos derechos fundamentales.
En este sentido la República Dominicana ha suscrito y ratificado los principales acuerdos internacionales tales como las cartas de las Naciones Unidas y la de la Organización de Estados Americanos. Consecuentemente la República Dominicana ha adoptado los convenios y declaraciones sobre derechos humanos y otros temas que se han impulsado en estas organizaciones multilaterales.

No obstante para estos acuerdos y convenios cumplan con su función se creo la Relatoría para la libertad de expresión en 1997, la misma es una comisión de carácter permanente que se encarga de recibir e investigar las peticiones individuales sobre violación a la libertad de expresión.

Otra organización que ha jugado un rol preponderante en la denuncia de las violaciones de la libertad de expresión en el continente, ha sido la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) una entidad de carácter privado que reúne a los propietarios, directores y editores de America Latina y Estados Unidos.

LIBERTAD DE EXPRESION ( UN DERECHO CONSTITUCIONAL )

Las repercusiones ideológicas y sociales que tuvo la consagración del derecho a libre expresión se dejo sentir en todos los países del mundo incluyendo a la República Dominicana debido a que esta en su primera constitución efectuada en 1844 proclamo en el artículo 8 el derecho a la libre expresión el cual consagraba que “todos los dominicanos pueden imprimir y publicar libremente sus ideas, sin previa censura con sujeción a las leyes.

Como podemos observar la constitución dominicana siguió el esquema de los países donde florecía el Estado de Derecho, aunque no siempre fue así pues después de la primera República existieron hechos en los cuales se censuró la información tales como la anexión a España, la intervención norteamericana y algunos gobiernos despóticos. Estas situaciones representaron un retroceso para la nación debido que los representantes de los acontecimientos mencionados dictaron sentencias por emitir opiniones o juicios al respecto de ellos.
Aunque en un periodo de esta marcado por la censura existió un hecho reseñable puesto que 1907 durante el gobierno de Ramón Cáceres se consignó la libertad de expresión por medio de palabras o por medio de escritos o impresos y sin censura, marcando con esta consagración constitucional el punto de partida para una conceptualización de la libertad de expresión como derecho que abarca mas allá de la libertad de imprenta que se conocía hasta entonces.

Se puede afirmar que la libertad de expresión en la República Dominicana en un derecho que ha existido desde su origen, aunque no siempre ha sido acatado como indica la ley y muy pocas veces sancionan las censuras establecidas.

En la constitución actual de la República dominicana el derecho a la libre expresión se consagra en el articulo 8, inciso 6, el cual establece que “toda persona podrá sin sujeción a censura previa, emitir libremente su pensamiento mediante palabras o por cualquier otro modo de expresión, grafico u oral. Cuando el pensamiento expresado sea atentatorio a la dignidad y la moral de las personas, al orden público y a las buenas costumbres de la sociedad, se impondrán las sanciones dictadas por la ley.

La libertad de expresión es un derecho innato debido a que nos corresponde por haber nacido libre, creado por Dios y dotado de capacidad para expresarse y para entender a los demás hombres que se comunican. Este derecho como tal permite la consolidación de los derechos individuales y el desempeño estratégico en el sistema político de estos puesto que desde el punto de vista político, la libertad de expresión o derecho a la información, constituye uno de los mas preciado del sistema democrático, pues garantiza no solo por la difusión de las ideas, sino también el derecho de los ciudadanos a ser informado.

Por otra parte el derecho a libre expresión comprende la libertad de buscar informaciones de toda índole. Estas libertades son identificadas en las diferentes constituciones como la facultad de recibir, investigar y difundir informaciones.

Estas facultades son las que determinan la prevalencia del derecho a la libre expresión puesto que la facultad de recibir información es aquella que involucra el derecho de ser informado de forma veraz y objetiva que posee cada ciudadano y que no puede ser limitada. La facultad de investigar esta involucra el tener acceso a las fuentes noticiosas oficiales y privadas siempre que no vayan contra el orden público o ponga en peligro la seguridad nacional. La facultad de difundir establece la libertad que posee cada individuo a emitir sus ideas, pensamientos y creencias.

Cuando estas facultades son impedidas o limitadas entonces estaremos hablando de censura a la información entendiéndose que la censura es una revisión realizada por un funcionario del Gobierno, denominado censor, sobre todo tipo de publicaciones, películas o mensajes publicitarios y que conlleva la proposición, en determinados casos, de que se modifiquen o prohíban.
El grado de intervención varía en gran medida: desde la mera obligación de remisión de la información u obras publicadas a la designación por las autoridades de personas sin cuyo visto bueno final la obra no puede salir a la luz pública.

Vinculada generalmente a la acción pública sobre los particulares, cada vez son mayores las decisiones jurisprudenciales que protegen la creación de escritores o periodistas cuyas empresas intervienen en una línea editorial distinta de la del interesado. Gracias al recurso de amparo se protege así el derecho a difundir información veraz sin trabas. Las únicas limitaciones a este derecho hacen referencia a la intimidad y a la propia imagen de los afectados por tales informaciones u obras. La censura se aplica siempre bajo el principio de territorialidad; es decir, dentro de las fronteras de un Estado, por lo que las mejoras de las comunicaciones (televisión por satélite e Internet) hacen que se burle la acción de los gobernantes que pretenden ejercerla.
El concepto censura tiene diferentes vertientes puesto que abarca los temas de monopolio de empresa, violación del secreto profesional que asiste al periodista, la difusión obligatoria de ciertas ideas, conceptos o acontecimiento, la prohibición de crear nuevos medios de comunicación, privilegios o restricciones impuesta por el gobierno para la tecnología de la comunicación, trabas en la producción, la prohibición de difundir ciertas idea, entre otros.

En este sentido debemos aclarar que la constituciones sancionan todo hecho de censura previa y la Convención Americana establece que no se puede restringir el derecho de expresión por vías y medios indirectos, tales como abusos de controle oficiales o particulares y/o por cualquier otro medio encaminado a impedir la comunicación y la circulación de ideas y opiniones.

Aunque la libertad de expresión no puede ser censurada no se indica con esto que es un derecho absoluto, puede estar sujeto a restricciones que deberán, sin embargo, estar fijadas por Ley y ser necesarias para asegurar el respeto de los derechos o la reputación de los demás y la protección de la seguridad nacional, el orden público o la moral pública. Sin embargo, esta es una materia en la que debe de regir la apreciación de los jueces, en el análisis concreto de los hechos y circunstancia en cada caso y si ha lugar a duda, la solución que debe imponerse ha de ser favorable para la libertad de expresión.

En la constitución de la República Dominicana se consagra el derecho a la libertad de expresión como un derecho fundamental rodeado de todas las garantías jurídicas, delimitando sus fronteras puesto que establece que “cuando el pensamiento expresado sea atentatorio a la dignidad y a la moral de las personas, al orden público o a las buenas costumbres de la sociedad se impedirán sanciones por las leyes.
La única limitación que tolera la libertad de expresión es la que emana de la constitución, pues establece las consecuencias jurídicas que se puedan derivar del ejercicio desproporcionado de la libertad de expresión.