Capitulaciones de Santa Fe

Las Capitulaciones de Santa Fe son los documentos suscritos el 17 de abril de 1492, en la localidad de Santa Fe, por los Reyes Católicos, que recogen los acuerdos alcanzados entre los reyes y Cristóbal Colón relativos a la expedición a las Indias por el mar hacia occidente.

En este documento se le nombra almirante , virrey y gobernador general en todos los territorios que descubriera o ganase durante su vida, nombrando como herederos a sus sucesores de forma vitalicia. También se le concedió un diezmo de todas las mercaderías que hallase, ganase y hubiese en los lugares conquistados. Están firmadas por el secretario de Fernando y hombre de confianza, Luis de Santángel.

El original de las Capitulaciones no se conserva, lo que se conserva en la actualidad, en el Archivo General de Indias, es un testimonio autorizado dentro de la unidad Patronato con la signatura PATRONATO,295,N.2, y un asiento en un registro cedulario en la unidad Indiferente General con la signatura INDIFERENTE,418,L.1,F.1R-1V, y en el Archivo de la Corona de Aragón, un registro de Cancillería dentro de la unidad Archivo Real (Real Cancillería), con la signatura ARCHIVO DE LA CORONA DE ARAGÓN, REAL CANCILLERÍA, REGISTROS, NÚM.3569, en los folios 135v-136v.

Historia

Son bien conocidas las vicisitudes que pasó Cristóbal Colón, primero en Lisboa, donde vivió diez años, y luego en España, tratando de vender su proyecto de que navegando hacia el Oeste por la Mar Oceánica (hoy Océano Atlántico) podía llegarse a la India, dada su creencia de que la tierra era redonda como una bola. Los reyes portugueses y españoles no hacían caso a las ideas del navegante genovés, hasta que Luis de Santángel y otros comerciantes que financiarían el primer viaje de Colón, convencieron a la reina Isabel de las ventajas de la “Empresa de Indias”.

Después de largas negociaciones entre Colón y los Reyes Católicos, se firmó un documento en la Villa de Santa Fe de la Vega de Granada. Santa Fe era la ciudad fundada sobre el campamento que Isabel la Católica estableció como cuartel general para la conquista de Granada. Las capitulaciones se firmaron en los últimos tiempos del asedio a la ciudad, en abril de 1492, meses antes de la partida del primer viaje.

En aquellos años se llamaba Capitulaciones al contrato firmado entre los monarcas con particulares para emprender determinadas acciones. De esa manera, la conquista de los nuevos territorios se haría con particulares, no con ejércitos de Estado. Con el correr de los años América se convertía en el nido de los aventureros europeos que deseaban emprender viajes en busca de riquezas.

Concesiones a Colón

En las Capitulaciones de Santa Fe se le otorgaba a Colón lo siguiente:

  •  El título vitalicio y hereditario de Almirante de la mar oceánica;
  • El título de Virrey y Gobernador de las tierras que descubriera;
  • El derecho a recibir la décima parte de todas las riquezas y mercancías obtenidas en la empresa;
  • La autoridad para lidiar en los problemas que se originasen en cuestiones de riquezas;
  • El derecho a contribuir con la octava parte de los gastos de la expedición, a cambio de recibir luego una parte similar de los beneficios obtenidos.

Con esos beneficios, Colón logró un rápido ascenso social, al pasar a formar parte de la nobleza cortesana.

Las Capitulaciones de Santa Fe significaron un reparto anticipado entre Colón y los Reyes Católicos sobre los enormes beneficios que reportaría la conquista de América.

Bulas papales

En el caso tratarse de un documento papal, la bula llevaba impresa en el anverso el nombre del Papa bajo cuyo pontificado se emitía el documento, y en el reverso las inscripciones SPE y SPA divididas por una cruz, siglas que hacían referencia a San Pedro y San Pablo.

Esta bula o sello se unía, por medio de una cuerda de cáñamo o de una cinta de seda roja o amarilla, al documento que hasta el siglo XI era de papiro lo que explica los pocos originales que se han conservado, quedando en muchos casos sólo el propio sello de plomo. A partir de ese siglo el papiro fue sustituido por el pergamino y posteriormente se usó el papel.

A partir del siglo XIII el término bula deja de hacer referencia al sello para pasar a describir al propio documento sobre el que se colocaba y, a partir del siglo XV, deja de hacer referencia a cualquier documento papal para reservarse a las cartas apostólicas relativas a materia de fe o interés general, concesión de gracias y privilegios, o asuntos judiciales o administrativos expedidos por la cancillería apostólica.

En estos casos la bula comenzaba con el nombre del Papa sin el numeral, seguido de su dignidad de Episcopus (obispo) y del título Servus Servorum Dei (siervo entre los siervos de Dios). Así por ejemplo si una bula es publicada por el actual Papa, la misma estará encabezada por el siguiente texto:

Benedictus, Episcopus, Servus Servorum Dei.

En el siglo XVIII el sello de plomo fue sustituido por la estampación de un membrete rojo.
Las bulas son enrolladas o dobladas y aseguradas con un sello, para que no sean leídas por nadie hasta llegar a su destinatario. Cuando una bula es demasiado importante, se le añade otro sello dorado, y se llama bula áurea.

Las bulas publicadas hasta el siglo XII eran firmadas exclusivamente con el Papa, que desde esa época empezó a utilizar la fórmula Ego, Benedictus, catholice ecclesie episcopus SS. Después fueron también firmadas por los cardenales.

Las bulas son conocidas por las dos o tres primeras palabras del texto que expone los asuntos tratados.

La bula mas notable, sin duda, bien que puede decirse múltiple, y cuyo origen se desconoce, es la llamada Bulla in cana Domini, porque se leía públicamente el día de Jueves Santo por un cardenal diácono en presencia del papa, acompañado de los demas cardenales y obispos.
Contenía una excomunión contra todos los herejes, contumaces y desobedientes a la santa sede, y despues de leída, arrojaba el papa un hacha encendida a la plaza pública, en señal de fulminar el anatema. En la bula del papa Paulo III, del año 1536, se espresaba ser costumbre antigua de los soberanos pontifices, publicar esta excomunion el dia de Jueves Santo, por conservar la pureza de la religion cristiana, y mantener la union de los fletes; pero no se hablaba en ella del origen de la ceremonia. Las principales partes de la referida bula concernían a los herejes y a sus factores, a los piratas y corsarios, a los que impusieran nuevos peajes, a los que falsificasen bulas y demas cartas apostólicas, a los que maltratasen a los prelados de la iglesia, a los que turbasen o quisiesen restringir la jurisdiccion eclesiástica, aun con el protesto de impedir algunas violencias, fuesen consejeros o procuradores generales de los principes seculares, a los que usurpasen los bienes de la iglesia, etc. Todas estas cosas estaban reservadas al papa, y ningun sacerdote podia absolver de ellas, sino en el articulo de la muerte. Estas bulas encontraron, como era natural, una vigorosa resistencia en todos los principes cristianos, y cesaron desde el año 1770, en el pontificado de Clemente XIV, aunque con algunas reservas que se depositaron en el Vaticano, y que han continuado sus sucesores.

Leyes de Burgos

Las leyes de Burgos fueron las primeras leyes que la Monarquía Hispánica aplicó en América para organizar su conquista.

Se trata de una serie de ordenanzas dictadas en la ciudad de Burgos el 27 de enero de 1512, para el gobierno con mayor justicia de los naturales, indios o indígenas. La causa de su promulgación era el problema jurídico que se había planteado por la conquista y colonización de las Indias o Nuevo Mundo, en donde el derecho común castellano no podía aplicarse.
Las Ordenanzas para el tratamiento de los Indios -conocidas como Leyes de Burgos- son el fruto de la primera Junta de teólogos y juristas, reunida en Burgos en 1512. En ella se discutieron los problemas del indio y la justicia de los títulos sobre América. Concluyó que el Rey de España tenía justos títulos de dominio del Nuevo Mundo, pero sin derecho a explotar al indio; que era hombre libre y podía tener propiedades, pero como súbdito debía trabajar a favor de la Corona –a través de los españoles allí asentados-
Se sigue la tradición medieval en el sentido de que lo primero es la evangelización del indio y ese bien superior justifica otros posibles males.

Tratado de Tordesillas

Se conoce como Tratado de Tordesillas el compromiso suscrito en Tordesillas (actualmente en la provincia de Valladolid, en el noroeste de España) el 7 de junio de 1494 entre Isabel y Fernando, reyes de Castilla y Aragón, y Juan II rey de Portugal, en virtud del cual se establecían un reparto de las zonas de conquista y anexión del nuevo mundo mediante una línea divisoria del Océano Atlántico y de los territorios adyacentes.

Repartimiento

El repartimiento fue un sistema de trabajo semiforzado impuesto por los españoles en diversos lugares de América, desde fines del siglo XVI hasta principios del XIX. A veces se confunde con la encomienda.

Encomienda

La encomienda fue una institución socio-económica mediante la cual un grupo de individuos debía retribuir a otros en trabajo, especie o por otro medio, por el disfrute de un bien o por una prestación que hubiese recibido.

Factoría

Establecimiento de comercio, especialmente el situado en un país colonial:
factoría de tabaco.

Rebelión de Roldan

La rebelión de Roldán, primera alteración social en el Nuevo Mundo, comenzó en Mayo de 1496, y concluyó en noviembre de 1498, lapso en el cual españoles, esclavos e indios desafiaron el absolutismo y la explotación del Imperio Español, que sufrió una derrota.

Veintiún años después, la región fue escenario de otro alzamiento, el del Cacique Enriquillo, en 1519, quien desde las montañas del Bahoruco lanzó el primer grito de libertad en América. Junto a un numeroso grupo de indígenas combatió a los españoles hasta 1533, año en que suscribió la paz con el gobierno español, a través del capitán general Francisco Barrionuevo. Así, ese imperio padeció su segunda derrota en la isla.

Selmon de Montecinos de Adviento

La característica fundamental de los sermones de fray Antonio de Montesinos cuya transcripción damos a continuación, es el haber sido el primer hito en la polémica sobre la justicia o injusticia de la conquista de América. Los mismos fueron pronunciados en un ambiente muy especial, la ciudad de Santo Domingo, capital de la isla entonces llamada La Española. “La despoblación de la española es, sin duda, una de las páginas más bochornosas de la conquista de América. Sería insensato tratar de negarlo u ocultarlo” (2), aunque sería injusto querer juzgar aquel proceso dramático con los criterios y categorías actuales.

Las represiones militares, el descenso de la natalidad, el sistema abusivo de explotación del indígena en el trabajo, sumados a la flaqueza y debilidad natural del mismo indígena fueron la causa del descenso demográfico vertiginoso que afectó a la población aborigen de Santo Domingo (3). Si bien la Corona en muchas ocasiones había dictado ya ordenanzas que miraban por el bien de los indios, las más de las veces estas ordenanzas eran tergiversadas o descaradamente desobedecidas. Será con la gran disputa y la agitación de las conciencias que ocasionaron los misioneros como se abrirá un verdadero proceso en búsqueda de una reconversión colonial, tendiente a humanizar y a regular según criterios de justicia las relaciones entre españoles y aborígenes en América. Los sermones que el dominico fray Antonio de Montesinos pronunció en aquel lejano adviento de 1511, y que el ardiente fray Bartolomé de las Casas nos reporta en su Historia de las Indias, son el preludio de ese proceso.

El Inicio de la industria azucarera en la isla la Española

Desde el descubrimiento de la Isla de Santo Domingo en 1492 hasta el año 1516 la base fundamental de la economía de la isla dependía del oro encontrado en las múltiples minas existentes para aquella época.

La mano de obra utilizada para extraer el preciado mineral dependía de los aborígenes los cuales eran bien maltratados.

“Estos conquistadores españoles, que llegaron de España con lo puesto, buscaban oro y lo buscaban tanto, como si les sirviere de alimento”.

Dice Pablo Neruda refiriéndose a la forma, en gran manera codiciosa en que los españoles buscaban el oro.

El maltrato que recibieron los indígenas causó que en pocos años la población decreciera a un ritmo alarmante. Para cuando el oro empezó a escasear, esto es en 1514 se planteó la necesidad de buscar otro recurso que no fuera la minería. La caña de azúcar surgió como el producto ideal para impulsar una nueva economía.

Aunque la caña de azúcar había sido traída por Cristóbal Colón en su segundo viaje, los españoles para aquel entonces no prestaron atención a este rubro como objeto de comercio porque su sed de oro era mayor y proveía de mejores ingresos.

La Primera República

Se denomina Primera Republica al periodo que abarca desde la proclamación de la independencia 1844 hasta la perdida de la soberanía nacional cuando se produce la anexión a España en 1850.

El contragolpe de estado que dio Pedro Santana puso de manifiesto la realidad de la sociedad dominicana que surgió con la Primera Republica. Para los años de la independencia, todo el poder social, económico y político descansaba en los grandes propietarios o hateros. La riqueza y el prestigio social convertían al gran propietario (hatero) en un cacique político dentro de su hato o localidad regional. El hatero no le gustaba el conhcilieo, era más partidario del dominio que de las libertades.

El primer gobierno de la naciente republica constituyo la junta Central Gubernativa, presidida en principio por Francisco del Rosario Sánchez y luego por tomas Bobadilla. Luego de la Junta Central Gubernativa, el congreso que se había formado en la ciudad de San Cristóbal. Donde también se había promulgado la constitución, Eligio a Pedro Santana como primer gobierno constitucional de la Republica.

La primera república fue gobernada por una serie de personajes dentro de los que se encuentran: Pedro Santana tres veces, Buenaventura Báez dos veces, Manuel Jiménez y Manuel de la regla de Mota.

El ultimo gobierno de la republica lo constituyo Pedro Santana, en el periodo comprendido entre los años 1857-1861, y el cual finalizo con la anexión a España (1861).

La Segunda República

La Segunda República va desde 1865 a 1916

En el periodo de la segunda republica sigue la pugna política, ahora entre el ultimo gobierno restaurado por Antonio Pimentel, quien se negaba a gobernar desde Santo Domingo, como lo mandaba el congreso, y José Maria Cabral quien tuvo que comandar desde Santo Domingo, respondiendo a la no diputación de Pimentel. Cabral logro quedarse tal con el poder, y remodelo la constitución.

EL gobierno de Cabral, los partidos de colores se hicieron dueños del escenario político siendo estos: Rojo y Azul, siendo el rojo al mando de Buenaventura Báez, y el partido más poderoso quien gobernó por seis años.

Luego durante los años siguientes hubo una sucesión de gobiernos hasta 1887, cuando comienza la dictadura de Lilis que duro hasta 1889.

Tercera Republica

Gobierno de Horacio Vásquez

Las decisiones del 1924 permitieron el retorno de Horacio Vásquez, el caudillo político más predominante en los albores del siglo XX.

En esta etapa Vásquez se define como un gobernante respetuoso de las libertades civiles. Con su gobierno no solo se inicia la tercera republica, sino que finalizan los años de control directo que origino la ocupación de los Estados Unidos. Pero quedo el control indirecto a través de la guardia-policíaca, de las finanzas aduaneras y de las inversiones en el comercio.

EL gobierno de Vásquez se mantuvo 5 años y 7 meses en forma pacifica y democrática; pero como presidente Vásquez dejaba hacer y dejaba pasar entre sus seguidores, el derroche y la corrupción estatal. La inescrupulosidad y el olvido de los intereses públicos en provecho de los intereses personales, se transforma en normad administrativas.

El periodo presidencial de Horacio Vásquez estaba llamado a terminar en 1928. Pero se pretendía prolongar el periodo hasta el 16 de agosto de 1930. Para esto era necesaria una reforma constitucional que entro en vigencia el 15 de junio de 1927.

Esta prolongación del periodo presidencial trajo muchos desacuerdos entre los mismos horacistas y se puede evidenciar por la ausencia de Vásquez por problemas de salud, el cual se marcho a Est5ados Unidos.

La enfermedad del gobierno incentivo la lucha por el poder entre dos destacados funcionarios: José Dolores Alfonseca y el jefe del ejército, el General Rafael Leonidas Trujillo. Al regresar Vásquez quiso contrarrestar la pugna, pero no pudo y el 2 de marzo de 1930 renuncio, Alfonseca también renuncio al cargo. Dichas renuncias abrieron el camino a “La era de Trujillo.”

Colonia

Conjunto de personas procedentes de un territorio que van a otro para establecerse en él. || 2. Territorio o lugar donde se establecen estas personas. || 3. Territorio fuera de la nación que lo hizo suyo, y ordinariamente regido por leyes especiales. || 4. Territorio dominado y administrado por una potencia extranjera. || 5. Conjunto de los naturales de un país, región o provincia que habitan en otro territorio.

Neocolonialismo

El neocolonialismo es el control indirecto que ejercen las antiguas potencias coloniales sobre sus antiguas colonias o, en sentido amplio, los estados hegemónicos sobre los subdesarrollados. Estos países no disfrutan de una independencia plena, sino que están sometidos a los dictados culturales, políticos, lingüísticos y, especialmente, económicos, de otro.

Nación

Nación, en sentido estricto, tiene dos acepciones: la nación política, en el ámbito jurídico-político, es el sujeto político en el que reside la soberanía constituyente de un Estado; la nación cultural, concepto socio-ideológico más subjetivo y ambiguo que el anterior, se puede definir a grandes rasgos, como una comunidad humana con ciertas características culturales comunes, a las que dota de un sentido ético-político. En sentido lato nación se emplea con variados significados: Estado, país, territorio o habitantes de ellos, etnia, pueblo y otros.

Soberanía

Es el “poder absoluto y perpetuo de una República”, y soberano es quien tiene el poder de decisión, de dar leyes sin recibirlas de otro, es decir, aquel que no está sujeto a leyes escritas, pero si a la ley divina o natural. Según este autor soberano debía ser el monarca, y se caracterizaba dicho poder por ser absoluto, perpetuo, supremo, ilimitado, indivisible e imprescriptible.

Identidad

Identidad cultural es el sentimiento de identidad de un grupo , o de un individuo, en la medida en la que él o ella es afectado por su pertenencia a tal grupo o cultura.