Producción Oral

Muchos autores como López (2002, p.79) definen la producción oral como “el objetivo de las clases de idiomas, donde establece que el conocimiento de una lengua es saber comunicarse de manera efectiva con los nativos de la misma’’. Por tal razón, la producción oral forma parte esencial en el aprendizaje de un idioma. Mientras la comunicación sea más clara y entendible, mejor interpretación tendrá el mensaje.

Por esto es importante conocer los objetivos de la enseñanza como establece el siguiente autor que dice que “los objetivos en la enseñanza de la expresión oral serán, principalmente, conseguir que el hablante exprese lo que quiere expresar, que lo haga de forma adecuada y que pueda interactuar oralmente cuando lo exija la práctica comunicativa” (Moreno, 2002, P.91). Por eso es necesaria la construcción de palabras entendibles para el receptor del mensaje.

El fin de aprender una lengua es expresarla sin dificultad y tener una comunicación efectiva con otra persona que sabe la lengua o está en proceso se aprenderla.

Cuando el hablante se expresa de forma oral puede comunicar lo que desea y mejorar su fluidez progresivamente. Como bien se dice: “La práctica hace al maestro”. Si no nos expresamos oralmente no podremos tener un desarrollo pleno. Por tal motivo, este es una parte fundamental en este proceso, saber hablar correctamente el idioma para tener una efectiva comunicación.

Bien se podría decir que el hecho de la práctica comunicativa, “es uno de los componentes más importantes de la lengua dentro del proceso enseñanza/aprendizaje, pero también es uno de los más problemáticos. Es muy difícil lograr que los estudiantes se expresen libremente” (UR, 2002. p. 2).

Uno de los aspectos que más se le dificulta a un estudiante de lengua es la producción oral, por eso una de las técnicas más apropiadas para desarrollar la habilidad comunicativa es la plática en clase y interactuar constantemente con los compañeros fuera y dentro del aula. Por eso la gran necesidad de crear técnicas modernas y creativas para mejorar la producción oral de los profesionales y estudiantes de la lengua inglesa.

Algunas técnicas para mejorar la producción oral:

a) La producción oral debe estar presente en cada clase.
b) Se debe programar un espacio para esto en cada clase.
c) Establecer algunas actividades de producción oral en cada clase. Así los estudiantes quedan en libertad para expresarse ante un tema dado con su maestro como guía.
d) Definir el momento en que se hará. Al inicio o al final?
e) Definir el tiempo estimado que tomará cada actividad.
f) Permitir a los estudiantes que propongan temas de interés.
g) Pedirles que investiguen con anterioridad acerca de los temas a tratar en clases.
h) Evaluar si hacer una lluvia de ideas (brain storming) antes de empezar la actividad.
i) Programar actividades de música, teatro, expresión corporal, mímica, ritmo etc.

Comprensión oral

Además de producir de manera correcta, se debe entender que “la comprensión es el proceso de elaborar un significado al aprender las concepción (es) relevantes de un escrito y relacionarlas con los conceptos que ya tienen un significado para el lector. Es importante para cada persona entender y relacionar el texto con el significado de las palabras. Es el proceso a través del cual el lector “interactúa” con el texto. Sin importar la longitud o brevedad del párrafo” (Quintana, 2015, p.45).

También la comprensión oral es una habilidad que los estudiantes practican constantemente por ser un procedimiento instrumental muy significativo para obtener otros aprendizajes, pero evidentemente, no se le ha dedicado una didáctica específica en la escuela tradicional. Los enfoques en la actualidad sí dan importancia a unos ejercicios o actividades específicas de comprensión oral para trabajar las distintas micro habilidades.

La comprensión de textos orales se desarrolla cuando se participa repetidamente en situaciones reales de interacción, como conversaciones, debates, audiciones diversas, lo cual sucede precisamente por la adquisición de actitudes positivas para poner atención en lo que dice el interlocutor, respetar sus ideas y hacer que se sienta escuchado.

Una sociedad que pretende ser tolerante y tener una convivencia pacífica y armoniosa, tendrá como uno de sus propósitos esenciales desarrollar la capacidad de escucha de sus habitantes. La escucha se encuentra dentro del ámbito de la comprensión oral, y es realmente una de las habilidades más necesarias a la hora de comunicarse en un segundo idioma; por tal motivo es importante hacer algunas puntualidades concernientes a este aspecto:

¿Qué es escuchar?

Al momento de aprender una nueva lengua es esencial saber escuchar de ahí dependerá una correcta pronunciación de las palabras y mejor compresión oral. Se entiende por escuchar que es el esfuerzo físico y mental de querer captar con atención la totalidad del mensaje que se emite. Saber escuchar ayudará a tener conversaciones más efectivas y a lograr entender lo que el otro quiere transmitir.

Es claro que la acción de escuchar es un factor que muy pocas veces se hace sin ningún propósito, por lo cual este acto generalmente tiene un objetivo determinado que se relaciona con proporcionar una respuesta, entender algo, adquirir algún tipo de información o activar la comunicación en términos de retroalimentar o permitir lo que se conoce como feedback. Un feedback es una devolución de una señal modificada a su emisor.

Cuando se está aprendiendo una segunda lengua se obtienen un sin número de sub-habilidades que se adquieren con el desarrollo de ésta pero que están fuertemente definidas por un componente de acción social, que permite crear ciertos aspectos que distan entre sí para notar lo que puede llegar a ser la escucha conversacional y escucha académica. Al establecer estos dos tipos de escucha, también se establece una diferencia entre cada una de ellas, resaltando su labor en la adquisición de micro habilidades tales como: reconocer, seleccionar, interpretar, entre otras, y señalando las ventajas que puede tener una con relación a la otra.

Estrategias de Comprensión Oral

Las estrategias de comprensión lectora son herramientas conscientes y flexibles que la persona usa para comprender un texto. Un buen lector utiliza estrategias en forma natural para comprender la información de un texto.

Las estrategias ayudan a estimular la comprensión y también ofrecen a los niños la oportunidad de verificar si están entendiendo lo que leen. Por lo tanto son estrategias que deben ser entendidas como estrategias de estimulación y de monitoreo de la comprensión.

Por eso “Una actividad útil es enseñar a los estudiantes a usar movimientos gestuales para señalar los procesos de comprensión” (Collins&Pressley, 2002, p.8). Estos gestos hacen evidente al estudiante y al grupo completo la estrategia que se está utilizando, si son predicciones, resúmenes, conexiones, etc. Por esta razón es que para una instrucción efectiva, UBC implementa la enseñanza de las estrategias, siempre acompañadas de la presentación, cartel y mímica, de cada una de ellas.

Comprensión lectora

La comprensión lectora es una habilidad fundamental sobre la cual se desarrolla una serie de capacidades vinculadas: manejo de la oralidad, gusto por la lectura, pensamiento crítico. Se puede llegar a desarrollar esta habilidad a través de la lectura comprensiva de textos y construyendo los conceptos de lo que se lee. Tener una buena comprensión lectora ayudará tanto en la vida social como académica. Una comprensión lectora los dota de una mejor capacidad comunicativa que va desde la descodificación y comprensión lingüística hasta la interpretación y valoración personal.

“La lectura es una conducta inteligente y el cerebro es el centro de la actividad intelectual humana y del procesamiento de información. El cerebro controla al ojo y lo dirige para que busque aquello que espera encontrar” (Gómez, 2000, p.23). Esto significa que un buen lector no sólo extrae información sino que interpreta y crea sus propios conceptos en base a lo que lee. De esta forma se va desarrollando una buena comprensión lectora.

“La comprensión de la lectura es una actividad estratégica porque el lector reconoce sus alcances y limitaciones de memoria, y sabe que de no proceder utilizando y organizando sus recursos y herramientas cognitivas en forma inteligente y adaptativa, el resultado de su comprensión de la información relevante del texto puede verse sensiblemente disminuida o no alcanzarse” (Díaz, 2000, p.143).

Por lo tanto, comprender un texto es vital para poder obtener la información que se busca y de ahí sacar sus propias conclusiones. La comprensión lectora está presente en todos los contextos académicos de los diferentes niveles formativos y es considerada como una actividad trascendental.

En muchas ocasiones se han observado estudiantes que presentan ciertas dificultades a la hora de leer en voz alta en público aunque a veces, pueden ser muy buenos con la lectura silenciosa, el autor Castañeda, sugiere algunas ideas ventajosas para leer en público: “cuando se lee en voz alta es muy importante respetar los signos de puntuación, es decir detenerse adecuadamente ante la coma, punto, punto y coma, signo de interrogación, signo de admiración; de esta manera se comprenderá mejor el contenido del discurso que se lee” (Castañeda, 2001, p. 54).

Murcia (2000, p.58) plantea que… “la lectura es un proceso interactivo que involucra a tres participantes: el escritor, el texto y el lector; en este proceso el lector tiene que ejecutar un número de tareas simultáneas: decodificar el mensaje reconociendo los signos escritos, interpretar, el mensaje asignándole a los grupos de palabras y finalmente comprender la interacción del autor. La lectura desempeña una función de mucha significación en la vida del hombre y en su actividad profesional, porque ésta es un medio elemental de conocimiento y comunicación”.

La enseñanza de la lectura no debe mantenerse aislada de las demás habilidades del lenguaje. El comentario o resumen, tanto oralmente como escrito, de un cuento leído es una actividad realizada de manera natural. Pero la enseñanza de la lectura puede relacionarse con la fonética, la gramática normativa y en especial con el aprendizaje de la ortografía.

Algunas ventajas y desventajas de comunicarse a través de la escritura

En el proceso de enseñanza aprendizaje es frecuente encontrar ventajas y desventajas. La enseñanza de la escritura, así como la comunicación a través de esta no son excepciones. Existen aspectos positivos que han sido reconocidos por algunos autores.

Por ejemplo, la escritura ofrece una forma más de aprender, especialmente para esos aprendices que son considerados como visuales, le permite conocer al aprendiz lo que ha avanzado en el proceso y constituye un medio para integrar adecuadamente el resto de las habilidades.

Esta también ofrece una variedad de clases. Es una de las formas más comunes y frecuentes para desarrollar los trabajos independientes.

Es muy útil y necesaria para evaluar otros aspectos y habilidades. La escritura da la posibilidad de cometer pocos errores o ninguno ya que el escritor tiene la oportunidad de chequear lo escrito tantas veces como considere necesario. También da la posibilidad de comprender mejor porque este puede leer la información varias veces.

Por otra parte, existen desventajas a la hora de escribir. Una de las desventajas más frecuente es que el lector no está presente por lo que no es posible interactuar y, por supuesto, no hay retroalimentación inmediata. Si hay una falta de comunicación el escritor no tiene la posibilidad de repararla. También se expone a cometer errores de ortografía.

En Sentido general el término competencia se refiere a “un sistema de conocimientos: declarativos (el qué), condicionales (el cuándo y el porqué) y procedimientos (el cómo) organizados en esquemas operativos que permiten, en una situación dada, identificar no solo los problemas sino su solución “eficaz” (Mejía, 2000, p.8).

La competencia comunicativa se refiere a la capacidad comunicativa de una persona, la cual comprende tanto el conocimiento de la lengua como la habilidad para utilizarla.

La competencia comunicativa comprende la competencia lingüística, la competencia pragmática: el componente sociolingüístico, que nos ayuda a reconocer y diferenciar los diferentes contenidos para seleccionar de manera eficiente cada uno de los elementos relacionados con las normas, las variedades, los comportamientos, etc.; el elemento discursivo que aprueba la construcción de enunciados coherentes sin dejar de lado el interlocutor, y el componente estratégico, que nos brinda los elementos cuyo objetivo es el de remediar y desarrollar la efectividad propia del acto de interacción y comunicación.

Las competencias comunicativas se entienden como un conjunto de procesos lingüísticos que se desarrollan durante la vida, con el fin de participar con eficiencia y destreza, en todas las esferas de la comunicación y la sociedad humana. Hablar, escuchar, leer y escribir son las habilidades del lenguaje. A partir de ellas, nos desenvolvemos en la cultura y la sociedad, y a través del desarrollo de estas habilidades, nos volvemos competentes comunicativamente.

A medida que adquirimos herramientas y experiencia, para el respectivo despliegue de las competencias comunicativas, el ejercicio auténtico de la producción discursiva y la interacción comunicativa, se dará de manera clara, oportuna y precisa, entre las sociedades que favorezcan su desarrollo. El lenguaje verbal y el lenguaje no verbal (cine, música, pintura, etc.), la diversidad lingüística, la gestualidad, la emocionalidad, la comprensión de las diferencias, las semejanzas entre el habla y la escritura y el papel mediador de la lectura, se vinculan a la capacidad de comprender, interpretar y elaborar contenidos comunicativos, para la interpretación del mundo, la expresión de la subjetividad y el ejercicio de la ciudadanía.

Componentes de las competencias comunicativas

Reconoce los elementos y características de la situación de comunicación

  • Infiere la intención comunicativa de los textos en la situación en que se producen.
  • Clarifica su intención previa a la producción de un texto.
  • Identifica los roles asumidos por los interlocutores.
  • Considera las características del contexto (tiempo, lugar, participantes, etc.).

Identifica los diversos modos de organización textual

  • Reconoce el tipo de texto como parte de las estrategias para la comprensión.
  • Selecciona el tipo de texto a producir en función de la situación y de su intención comunicativa.
  • Aplica su conocimiento de las relaciones internas del texto (coherencia y cohesión) en la comprensión y producción.

Utiliza diversos códigos de comunicación

  • Reconoce y aplica las normas que rigen el funcionamiento del sistema de la(s) lengua(s) y otros códigos (Braille, Lengua de Signos Americana ).
  • Utiliza distintos lenguajes artísticos para expresar e interpretar ideas y emociones.

Autorregula su proceso de comunicación

  • Ajusta su comunicación a las características de la audiencia y al contexto.
  • Evalúa la efectividad de sus actos comunicativos.

Utiliza las TIC de forma efectiva

  • Maneja diversas herramientas tecnológicas.
  • Utiliza las herramientas tecnológicas en distintas situaciones y con diversos propósitos.
  • Selecciona las herramientas más apropiadas en función de la situación y el propósito.
  • Respeta la propiedad intelectual.
  • Evalúa el uso que hace de las TIC para mejorar su efectividad.

La autonomía

En el transcurso del aprendizaje de una lengua, es preciso implementar trabajos que contribuyan al desarrollo de prácticas individuales que permitan que el estudiante pueda descubrir sus capacidades, y que pueda estar consciente del avance de su proceso, siempre buscando las técnicas adecuadas para trabajar de forma práctica en el mejoramiento de sus habilidades. Este aprendizaje autónomo ayuda al estudiante a avanzar en el aprendizaje de la lengua y le da la oportunidad de conocer sus dificultades y fortalezas en cuanto a su aprendizaje.

Así el estudiante estaría consciente de que el éxito en su aprendizaje, depende de su trabajo, de su responsabilidad y del esfuerzo que asuma para desenvolverse de forma independiente del maestro, y sin tener que esperar que este le indique lo que debe hacer. En este asunto, la autonomía podría ser definida como “la libertad y habilidad para dirigir diversos esfuerzos en pro de tomar buenas decisiones para orientar y desarrollar un sentido de responsabilidad, que permita a los estudiantes tomar parte activa en su proceso de aprendizaje” (SCHARLE, SZABÓ, 2000. P. 4).

En la autonomía se sigue una regla, un principio, o ley que es interna a la propia conciencia de la persona, que la ha interiorizado a través de un proceso de construcción progresivo y autónomo. “En la autonomía, la regla es el resultado de una decisión libre, y digna de respeto en la medida que hay un consentimiento mutuo” (Sepúlveda, 2003, p. 29).

Tener autonomía quiere decir ser capaz de hacer lo que uno cree que se debe hacer, pero no sólo eso. También significa ser capaz de analizar lo que se cree que debe hacerse y considerar si de verdad debe hacerse o si no se está engañando. Se es autónomo cuando se es razonable y se considera lo qué se debe hacer con todos los datos a su disposición.

La articulación

Por articulación se entiende que es la pronunciación clara y distinta de las palabras y tiene que ver con la posición de los órganos de la voz para la pronunciación correcta de una vocal o consonante. Un problema bastante frecuente, entre los que se inician en el campo de la oratoria, lo constituye la articulación; muchos llegan con una serie de incorrecciones que tienden a desvirtuar el mensaje pronunciado. El proceso de la articulación es lo que establece en otra instancia los continuos cambios de voz, de dirección, de pausa, etc.

El proceso de articulación que está soportado por órganos especiales, es un proceso que determina de forma crucial el uso que se le da a la voz, a los mecanismos para producir esas cadenas habladas de forma adecuada, haciendo uso del aparato fonador.

Según THORNBURY (2005, p.5) “la articulación envuelve el uso de elementos de habla para producir sonidos”; los cuales varían de acuerdo al punto o modo de articulación, la respiración, las cuerdas vocales, etc. El combinar todos estos elementos permite producir a un hablante de inglés un rango determinado de fonemas, que en últimas determinan el significado de una palabra.