a la carga gung ho

A LA CARGA!
(¡Gung Ho!).

“Cómo aprovechar al máximo el potencial de las personas en su empresa”
por Ken Blanchard & Sheldon Bowles.

El prologo de este libro esta escrito por Pegy Sinclair, en el ella hace referencia a la promesa que le hiciera a su amigo Andy Longclaw,

Esta promesa comenzó en el Hospital Walton Memorial un día de Junio de 1994. En este hospital le hizo la promesa en su lecho de muerte a Andy Longclaw, el cual, antes de morir, le pidió que contara la historia de Gun Ho. El espíritu de la ardilla, el estilo del castor y el don del ganso. Las tres revelaciones que los habían conducido hacia el éxito.
la gerente General de la Planta Walton Works #2, Peggy Sinclair, quien era considerada toda una leyenda para ese momento ya que había conseguido sacar de la banca rota a la peor planta de las 32 que tenía la compañía del mismo nombre.

El libro trata de una sucursal empresarial (Walton Works #2) que era la peor de todo el sistema por su baja productividad, sin embargo ésta tenía el área mas productiva de las 32 sucursales en las cuales estaba conformada la empresa, algo irónico en verdad, el caso es que esta sucursal de la mano de Peggy Sinclair (Gerente general) y de Andy Longclaw (Gerente del área de acabado), logró salir de sus dificultadas, a causa de la implantación del estado Gung Ho.

El estado Gung Ho consiste en avanzar a través de 3 recursos mediáticos para lograr una efectiva consecución de las metas y desarrollo de objetivos concretos, a decir verdad, Gung Ho visto de forma colaborativa significa trabajo en equipo, colaboración mutua, y de forma personal relaciona los términos de optimismo, ánimo, elementos fundamentales para llevar a cabo un sin fin de actividades en pro de alcanzar metas y más.

Los estados por los cuales trasciende Gung Ho son:

  • El espíritu de la ardilla.
  • El estilo del castor.
  • El don del ganso.

Walton Works #2 ejecutó a cabalidad cada uno de los procesos del Gung Ho, es por ello como se paso de un estado pre quiebra a un estado de armonía y satisfacción empresarial. El espíritu de la ardilla representa el trabajo que vale la pena, es decir, tener en cuenta que la finalidad para la cual la empresa labora es la significación y compromiso directo que tiene con la sociedad, dicho de otro modo, en un caso hipotético se tiene una empresa que fabrica lavadoras, ese producto hay que verlo más como una razón de ser de la empresa que una simple lavadora, el valor que le damos a las cosas que hacemos, es lo que las hace interesantes, excelentes y eficaces. Nótese que con x o y actividad que ejecute la empresa, se pueden mejorar la vida y la integridad de las personas, ese es el trabajo que vale la pena. El estilo del castor, que representa el ejercicio del control sobre el cumplimiento de las metas, es decir, los pensamientos, las necesidades y cada una de las proyecciones personales tanto de los empleados, como de las personas a cargo del personal, es poner en consideración el trabajo de cada quien, dejarlos hacer sus cosas sin estar al frente desde el punto de vista de la presión, hay quienes trabajan bajo presión, pero cuando se deja a la persona con cierto grado de responsabilidad, hacer su trabajo a su modo, rinde mas hasta considerar efectiva la consecución de metas. El don del ganso manifiesta que debemos alentar a los demás a seguir adelante, las felicitaciones tanto de progreso y terminación de las actividades, generan cierto grado de satisfacción entre los empleados y los hace sentir en un ambiente agradable que afecta directamente el crecimiento de la productividad de la empresa.

Con lo anterior, WALTON WORKS #2 encontró la solución a sus problemas, a decir verdad, el libro menciona que ningún empleado era feliz, a excepción de los que estaban comprometidos con su labor en el área de acabado, se sentían a gusto con su trabajo, Andy siempre se acercaba a evidenciar el progreso de cada uno de ellos y alentarlos a cumplir las metas, ningún empleado era despedido a causa de su forma de laborar, hay personas rápidas para efectuar sus obligaciones, hay otras que quizás hacen las cosas con cierto retardo, pero igual todos son igual de importantes para la empresa y todos merecen trabajar.
Debido al ejemplo encontrado en la sección de acabado la empresa en general, encontró una forma de salir adelante en las demás secciones, se noto claramente, que todos hacían sus trabajos, solo por hacerlos, no se veía un esmero por entregar algo bien hecho, el amor que debía entregarse desde el principio, no existía. Quedó claro que con amor, con esmero, con entusiasmo y con el espíritu del verdadero GUNG HO es posible arrasar con todos los objetivos empresariales.