TEORIAS DE APEGO

CONCEPTO DE APEGO

Inmediatamente después de la Segunda Guerra Mundial, cuando se multiplicaron los niños huérfanos, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) le pidió al psiquiatra y psicoanalista John Bowlby que escribiera sobre el tema, que él tituló privación materna.

La teoría del apego surgió de su trabajo posterior sobre este tema. La tesis fundamental de la Teoría del Apego es que el estado de seguridad, ansiedad o temor de un niño es determinado en gran medida por la accesibilidad y capacidad de respuesta de su principal figura de afecto (persona con que se establece el vínculo).

TEORÍAS DEL APEGO

Según Bowlby que acuñó el término, el apego es el vínculo emocional que desarrolla el niño con sus padres (o cuidadores) y que le proporciona la seguridad emocional indispensable para un buen desarrollo de la personalidad. Algunas teoría del apego, son desarrolladas por:

  • John Bowlby
  • Mary Ainsworth
  • Donald Winicott
  • Francoise Doltó
  • Melanie Klein
  • R. Spitz
  • Margaret Mahler

JHON BOWLBY

John Bowly (1907 – 1990)

Psicoanalista inglés, notable por su interés en el desarrollo infantil y sus pioneros trabajos sobre la teoría del apego. En el estudio de Review of General Psychology, publicada en 2002, ranqueó a Bowlby como el psicólogo 49º más citado del S XXI
Nace en Londres en una familia de clase media alta. Fue el cuarto de seis hijos, y fue criado por una niñera. Su padre, Sir Anthony Bowlby, primer Barón Bowlby, fue cirujano de la Casa Real, pero con una trágica historia.

Normalmente, John veía a su madre solo una hora al día. Como muchas madres de su clase social, consideraba que la atención parental y afectación provocaría una peligrosa ruina. Cuando Bowlby tiene cuatro años, su amada niñera, que hasta ese momento era su principal cuidadora, se va de la familia. Más tarde, describe esa separación como algo tan trágico como sería la pérdida de una madre.

TEORÍA DE APEGO J. BOWLBY INFLUENCIAS PREVIAS

John Bowlby (1907-1990), psiquiatra y psicoanalista de niños recalcó que los efectos inmediatos y a largo plazo que median la salud mental del niño, son la resultante de una experiencia de relación cálida, íntima y continua entre la madre y su hijo por la cual ambos encuentran satisfacción y alegría.

Bowlby tuvo influencias de:

  • Konrad Lorenz (1903-1989) en su estudio con aves sobre el imprinting, que indicaba que estas podían desarrollar un fuerte vínculo con la madre (teoría instintiva) sin que el alimento estuviera por medio.
  • Harry Harlow (1905-1981) con sus experimentos con monos y su descubrimiento de la necesidad universal de contacto quien le encaminó de manera decisiva en la construcción de la Teoría del Apego.
  • La teoría del apego (1969 a 1980), describe el efecto que producen las experiencias tempranas y la relación de la primera figura vincular en el desarrollo del niño, rescatando en la base de sus principios conceptos inherentes a la etología y al psicoanálisis.
  • El bebé nace con un repertorio de conductas las cuales tienen como finalidad producir respuestas en los padres: la succión, las sonrisas reflejas, el balbuceo, la necesidad de ser acunado y el llanto, son medios en que el bebé puede vincularse con sus papás.

Con esto, los bebés buscan mantener la proximidad con la figura de apego, resistirse a la separación (ansiedad de separación), y utilizar la figura de apego como base de seguridad desde la que explora el mundo, en adelante.

TEORÍA DE APEGO J. BOWLBY

Las activación y desactivación de las conductas de apego, así como la intensidad y morfología de sus manifestaciones, depende de factores contextuales e individuales. Bolwby propone cuatro sistemas de conductas relacionados entre sí:

  • Sistema de conductas de apego, conductas al servicio del mantenimiento de la proximidad y el contacto con las figuras de apego (sonrisas, lloros, contactos táctiles, etc.).
  • Sistema de exploración. Cuando se activan las conductas de apego disminuye la exploración del entorno
  • Sistema de miedo a los extraños: su aparición supone la disminución de las conductas exploratorias y el aumento de las conductas de apego
  • Sistema afiliativo, interés que muestran los individuos, por mantener proximidad e interactuar con otros sujetos, incluso con aquellos con quienes no se han establecido vínculos afectivos.
  • Para Bowlby (1980), el modelo interno activo o modelo representacional (representación mental de sí mismo y de las relaciones con los otros) se va a construir a partir de las relaciones con las figuras de apego y va a servir al sujeto para percibir e interpretar las acciones e intenciones de los demás y para dirigir su conducta.
  • Un aspecto clave de estos modelos, que incluyen componentes afectivos y cognitivos, es la noción de quiénes son las figuras de apego, dónde han de encontrarse y qué se espera de ellas.
  • También incluye información sobre uno mismo; por ejemplo, si se es una persona valorada y capaz de ser querida por las figuras de apego. En este sentido constituyen la base de la propia identidad y de la autoestima.

El modelo representacional va a tener una profunda influencia sobre las relaciones sociales del sujeto. “Un niño que sabe que su figura de apego es accesible y sensible a sus demandas les da un fuerte y penetrante sentimiento de seguridad, y la alimenta a valorar y continuar la relación” (John Bowlby).

Si una persona, durante su infancia, tuvo un apego seguro con sus padres u otras personas significativas que se mostraron sensibles, responsivos y consistentes, en su vida posterior tendrá una actitud básica de confianza en las personas con las que establezca sus relaciones. Por el contrario, si un sujeto ha tenido experiencias negativas con sus figuras de apego, tenderá a no esperar nada positivo, estable o gratificante de las relaciones que pueda establecer en su vida adulta. Como siempre, esperará rechazos o falta de respuesta empática.

DISTINTAS FIGURAS DE APEGO

Bowlby (1969) pensaba que los niños estaban predispuestos a vincularse especialmente con una figura principal, y que el apego con esta figura sería diferente cualitativamente del establecido con otras figuras secundarias. • Esta monotropía o monotropismo le llevó a considerar que la situación más favorable para el niño era la de establecer un vínculo afectivo principal con la madre, por lo que las situaciones en las que los niños eran criados y atendidos por varias personas no eran las más convenientes. Esta primera postura no fue sostenida por Bowlby en escritos posteriores.

  • Los niños son capaces de establecer vínculos de apego con distintas figuras, siempre que éstas se muestren sensibles y cariñosas con el bebé.
  • La existencia de varias figuras de apego puede resultar muy conveniente para el niño, facilitando la elaboración de los celos, el aprendizaje por imitación, la estimulación rica y variada.
  • El panorama de la madre cuidadora y el padre compañero de juegos está cambiando en muchas familias como resultado del cambio de papeles tradicionales.
  • Las madres que trabajan fuera de casa tienden a implicarse más en la interacción lúdica con sus hijos que las madres no trabajadoras, mientras que sus esposos participan más en tareas de cuidados, aunque retienen su rol de compañeros de juegos.

APORTES DE MARY AINSWORTH

  • Mary D. Saslter Ainsworth (EE. UU. 1913 – 1999) fue una psicóloga estadounidense. Nació en Glendale, Ohio, en diciembre de 1913. Ingresó en la Universidad de Toronto en 1929 y se graduó en 1935. Obtuvo su M.Sc. en 1936 y el doctorado de Psicología del desarrollo en 1939.
  • Enseñó durante unos años en la Universidad de Toronto, hasta que en 1942, durante la Segunda Guerra Mundial, sirvió en el ejército canadiense como parte del Canadian Women’s Corp. Saslter trabajó como consultora y en selección de personal, alcanzando el rango de Mayor en 1945. Al finalizar la guerra regresó a Toronto donde continuó en la enseñanza de Psicología y condujo investigaciones.
  • En 1945, Mary y su esposo se trasladan a Kampala, Uganda, donde dirigió su propia investigación en el East African Institute of Social Research. La investigación se centra en los efectos de la presencia-ausencia de la madre sobre la conducta exploratoria de los niños.
  • Más tarde Ainsworth (1913-1999) en su trabajo con niños en Uganda, encontró información valiosa para el estudio de las diferencias en la calidad de la interacción madre-hijo y su influencia sobre la formación del apego.
  • Ainsworth diseñó una situación experimental, la Situación del Extraño (1970).
  • Ainsworth concluyó que los niños exploraban y jugaban más en presencia de su madre, y que esta conducta disminuía cuando entraba la desconocida y, sobre todo, cuando salía la madre.

Ainsworth encontró diferencias en el comportamiento de los niños en esta situación. Describió tres patrones conductuales representativos de los tipos de apego observados:

  1. Niños de apego seguro. Estos niños usaban a su madre como una base a partir de la que comenzaban a explorar. Cuando la madre salía de la habitación, su conducta exploratoria disminuía y se mostraban claramente afectados. Su regreso les alegraba claramente y se acercaban a ella buscando el contacto físico durante unos instantes para luego continuar su conducta exploratoria. En los hogares de estos niños, encontró que sus madres habían sido calificadas como sensibles y responsivas a las llamadas del bebé, mostrándose disponibles cuando sus hijos las necesitaban. Los niños usaban a su madre como una base segura para explorar.
  2. Niños de apego inseguro-evitativo. Niños que se mostraban independientes en la Situación del Extraño. Desde el primer momento comenzaban a explorar e inspeccionar los juguetes, aunque sin utilizar a su madre como base segura, ya que no la miraban para comprobar su presencia, sino que la ignoraban. Cuando la madre abandonaba la habitación no parecían verse afectados y tampoco buscaban acercarse y contactar físicamente con ella a su regreso. Incluso si su madre buscaba el contacto, ellos rechazaban el acercamiento. En el hogar las madres se mostraban relativamente insensibles a las peticiones del niño y rechazantes. La interpretación era que cuando estos niños entraban en la Situación del Extraño comprendían que no podían contar con el apoyo de su madre y reaccionaban de forma defensiva, adoptando una postura de indiferencia. Habiendo sufrido muchos rechazos en el pasado, intentaban negar la necesidad que tenían de su madre para evitar frustraciones.
  3. Niños de apego inseguro-ambivalente. Se mostraban tan preocupados por el paradero de sus madres que apenas exploraban. Pasaban un mal rato cuando ésta salía de la habitación, y ante su regreso se mostraban ambivalentes. Estos niños vacilaban entre la irritación, la resistencia al contacto, el acercamiento y las conductas de mantenimiento de contacto.