Tratado Internacional

Para el Estado mexicano, se entiende por Tratado Internacional el “convenio regido por el Derecho Internacional Público, celebrado por escrito entre el Gobierno de los Estados Unidos Mexicanos y uno o varios sujetos de Derecho Internacional Público, mediante este convenio los Estados Unidos Mexicanos asumen compromisos.

La forma de aprobación de estos tratados es, la aprobación senatorial, que es el consentimiento que el Senado otorga en algunos países para la ratificación de un tratado.

La aprobación interna de los tratados internacionales en México se da de la siguiente forma: La Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) envía los tratados a la consideración del Senado de la República. Cada tratado se acompaña de un memorándum que contiene los antecedentes del tratado y se explica su contenido si así se estima conveniente; las razones que se tuvieron para celebrarlo y los beneficios que se esperan de él. En ocasiones, los funcionarios de la SRE y demás dependencias que intervinieron en la negociación se entrevistan con los senadores para aclararles cualquier duda sobre el tratado. El envío de los tratados a la Cámara de Senadores se efectúa a través de la Secretaría de Gobernación ya que le corresponde servir de enlace entre los poderes de la Unión.

Si después de considerar el tratado, el Senado le da su aprobación, emite un decreto en ese sentido; el cual se publica en el Diario Oficial de la Federación. Ese decreto se limita a decir que se aprueba el tratado, pues no se publica su texto.

Uno de los tratados que el Estado mexicano ha celebrado con otro estado es el Convenio sobre cooperación para la protección y mejoramiento del medio ambiente en la zona fronteriza (1984). En este tratado, se reconoce la importancia de un medio ambiente sano para el bienestar económico y social, a largo plazo, de las generaciones presentes y futuras de cada país, así como de la comunidad internacional. Tomando en cuenta la Declaración de la Conferencia de Naciones Unidas sobre el Medio Humano, proclamada en Estocolmo en 1972, la cual hizo un llamado a todas las naciones para colaborar en la solución de problemas ambientales de interés común. Este tratado se celebró, convencidos que tal cooperación es de beneficio mutuo al atender problemas ambientales similares en cada país. Algunos de los compromisos fueron:

  • Adoptar las medidas apropiadas para prevenir, reducir y eliminar fuentes de contaminación en su territorio respectivo que afecten la zona fronteriza de la otra.
  • Se entiende que la “zona fronteriza” es el área situada hasta 100 kilómetros de ambos lados de las líneas divisorias terrestres y marítimas entre las Partes.
  • Se coordinarán los esfuerzos de cada estado con su respectiva legislación, para atender problemas de contaminación del aire, tierra y agua en la zona fronteriza.
  • Las formas de cooperación pueden incluir: coordinación de programas nacionales; intercambios científicos y educacionales; medición ambiental; evaluación de impacto ambiental; e intercambios periódicos de información y datos sobre posibles fuentes de contaminación en su territorio respectivo que puedan producir incidentes contaminantes del medio ambiente.
  • En el caso de México el coordinador nacional será la Secretaría de Desarrollo Urbano y Ecología a través de la Subsecretaría de Ecología, y en el caso de los estados Unidos será la Environmental Protection Agency.
  • Los Estados celebrarán como mínimo una reunión anual de alto nivel para revisar la manera en que se está aplicando este Convenio. Estas reuniones se celebrarán en la zona fronteriza, alternativamente, en México y en los Estados Unidos de América.
  • Cada Parte será responsable de informar a sus estados fronterizos y de consultarlos de conformidad con sus respectivos sistemas constitucionales
  • A fin de llevar a cabo la detección de actividades contaminantes en la zona fronteriza, las Partes realizarán consultas sobre la medición y análisis de elementos contaminantes en la zona fronteriza.
  • Las actividades realizadas conforme a este Convenio se sujetarán a la disponibilidad de fondos y otros recursos de cada Parte y a la aplicación de las leyes y reglamentos de cada país.

Estos son algunos fragmentos de los artículos encontrados en el tratado que fue celebrado por los Estados Unidos Mexicanos, el presidente Miguel de la Madrid H. y por los Estados Unidos de América el presidente Ronald Reagan. En la ciudad de La Paz, Baja California, México, el 14 de agosto de 1983, en los idiomas español e inglés, siendo ambos textos igualmente auténticos.