Los Cuatro Acuerdos

Los cuatro acuerdos por Miguel Ruiz

En este libro se enseña los conocimientos y sabiduría milenaria de los toltecas las cuales guían a cada individuo a conseguir la libertad. Todos nosotros vivimos en un sueño; nuestros padres, la escuela y la religión nos enseñan las reglas de nuestra vida, de como encajar en ella y asumimos esas reglas sin cuestionarlas y cuando tenemos una duda sobre nuestras creencias nuestro juez interior cae sobre la víctima, nosotros mismos nos auto-controlamos y nos auto-reprimimos, siempre nos estamos dañando más que otras personas a uno mismo y la imagen que tenemos para ser perfectos es el motivo por el cual no nos aceptamos y no aceptaos a los demás, se tienen que romper ciertos fundamentos para salirse y ser realmente uno mismo y vivir libremente.

Los cuatro acuerdos nos ayudaran a crear un sueño personal necesario para cambiar nuestro antiguo yo.

El primer acuerdo es “Se impecable con nuestras palabras” las palabras es un arma de doble filo el cual lo podemos usar para bien o para mal, la palabra es tan fuerte que podemos bajar el auto estima a alguien y hacer que se sienta peor. Debemos tener cuidado de lo que estamos hablando ya que la palabra es el reflejo de nosotros mismos, evitar hacer chismes sobre otras personas y usando las palabras en contra de nosotros, hay que usar el poder de la palabra en dirección de la verdad y el amor.

Segundo acuerdo: “No te tomes nada personalmente” cuando una persona te dice algo y te sientes mal por ello no quiere decir que está en contra tuya sino que otras cosas provocaron ese comportamiento, lo que dicen y actúan es la proyección de su propia realidad no sabemos realmente si ellos lo hicieron con la intención de lastimarnos u ofendernos. Él que quiere ofendernos descarga un veneno contra nosotros porque no sabe como deshacerse de ese veneno y en la medida que nos lastima también se lastima, pero el problema no es nuestro sino de él.

Tercer acuerdo: “No hagas suposiciones” muchas veces hacemos suposiciones de las cuales no sabemos si realmente son verdad, tenemos que aprender a comunicarnos claramente y preguntar para no tener una idea equivocada y evitar malentendidos para que al final no salgamos sufriendo.

Cuarto acuerdo: “Haz siempre tu máximo esfuerzo” siempre hay que hacer nuestro mayor esfuerzo, ni más ni menos, si nos limitamos no aprovecharemos nuestra energía solo estaremos frustrados, con culpa porque no lo intentamos y si excedemos nuestro esfuerzo solo nos agotaremos y no podremos realizar otras actividades y nuestro rendimiento no será muy bueno. Si hacemos lo que podemos nunca nos recriminaremos, nos dará satisfacción y las personas que nos observan reconocerán nuestros esfuerzos, los otros tres acuerdos funcionaran si se hace el máximo esfuerzo hay que practicarlos para hacerlos un habito.

Romper nuestros acuerdos basados en las creencias que vamos adquiriendo a lo largo de nuestras vidas es posible, hay que ser capaces de ser nosotros mismos conduciéndonos a un buen camino, libre y dictado por el corazón. Nosotros mismos decidimos si sufrimos o ser felices.