Recursos Tributarios

Recursos tributarios: son la mayor fuente de recursos que tiene el Estado y se obtiene a través de destracciones (detraer o restar una porción de riqueza) coactivas que se denominan tributos. Dino Jarach dice que … son aquellos que el Estado obtiene mediante el ejercicio de su poder de imperio sea por las leyes que crean obligaciones a cargo de sujetos – individuos y entidades- en la forma y cuantía que dichas leyes establezcan

Recursos Tributarios:

Son los recursos del tipo coactivo, es decir, que el Estado los obtiene a partir del sector privado no por vía contractual o voluntaria, sino ejerciendo el poder y estableciendo la relación obligatoria Fisco-Contribuyente.

En la actualidad, la importancia de los recursos tributarios se manifiesta en un doble carácter:

  • En primer término, podemos observar su especial significación cuantitativa, la cual se debe, simplemente, a la circunstancia de ser aquéllos el mayor rubro de ingresos de la mayoría de los tesoros públicos;
  • En segundo lugar, y desde el punto de vista cualitativo, son también los
    recursos que más se distinguen, puesto que, por sobre todos los demás, los
    tributos cumplen una función especial como medios aptos para llevar a cabo la política económica y social de cualquier Estado.

Sus características distintivas son:

a. Es de carácter económico. En efecto, este tipo de recursos consiste básicamente en un traspaso o una detracción de parte de la riqueza de los particulares a favor del Estado o del ente que éste designe.
Dicha detracción puede tener una finalidad fiscal, extrafiscal o, como
generalmente ocurre, mixta. Igualmente, cabe afirmar que en la mayoría de los casos consiste en una detracción de dinero, y no de especie.

b. Es coactivo, es decir, esas detracciones se caracterizan por no ser voluntarias.

No se trata de liberalidades de los particulares a favor del Estado. El reclamo
coactivo es formulado por el Estado y debe necesariamente ser aceptado por los particulares, porque no es sino una manifestación del poder de imperio de aquél o, conforme al lenguaje financiero, del poder tributario.
Consecuentemente, esas detracciones son prestaciones exigidas coactivamente por el Estado en ejercicio de su poder tributario.

c. Responde a mandatos legales, es decir, que las detracciones de parte de la riqueza de los particulares que exige el Estado, sólo pueden tener lugar por mandatos legales.

A. Tasas

Son el medio de financiación de aquellos servicios públicos divisibles, de demanda presunta o coactiva, que satisfacen necesidades públicas o colectivas.

Se materializa mediante un conjunto de prestaciones que a pesar de servir al interés público, benefician particularmente a aquellas personas que las solicitan o que deben requerirlas por exigencia de normas legales.

Las tasas con que son cubiertos los gastos ocasionados por los referidos servicios públicos deben ser exigidas a quienes en forma efectiva o potencial los utilizan y, por otra parte, estar afectadas al costo particular del servicio por el cual se las cobra.

Las tasas más destacables en el orden Nacional son:

a) tasas por servicios portuarios: son las que recauda la administración aduanera
en concepto de servicios de estadística, almacenaje, guinche y eslingaje;
b) tasas por servicios sanitarios: comprenden las recaudadas por la
administración de Obras Sanitarias de la Nación en concepto de servicios de provisión del agua corriente, y también las tasas retributivas de los servicios de desagües cloacales;
c) tasas por servicios de registros: son aquellas que se debe pagar por los diferentes servicios prestados, por ejemplo, por el Registro de la Propiedad Inmueble, el Registro de Créditos Prendarios y el Registro de la Propiedad Automotor;
d) tasas de escribanía de gobierno: se trata de las tasas recaudadas por esta entidad en virtud de la prestación de su servicio notarial;
e) aranceles consulares: consisten en las tasas percibidas por las representaciones consulares de nuestro país por servicios relativos al estado civil de las personas, servicios notariales de certificación de documentos, etc.;
f) tasas de migraciones: son las recaudadas en oportunidad de la realización de trámites relacionados con el ingreso o la salida de personas;
g) tasas diversas: un gran número de tasas son recaudadas por diversos tipos de servicios, por ejemplo, los aeronáuticos, análisis practicados por la Oficina Química de la Nación, entrega o revalidación de títulos, otorgamiento de diversos documentos, etc.

B. Contribuciones especiales

Son el medio de financiación de determinadas obras y servicios públicos divisibles, de los cuales derivan ventajas especiales de índole patrimonial para determinados particulares. Esta especie de tributo comprende a su vez, tres importantes categorías de contribuciones:

C. Impuestos

El impuesto es el medio de financiación de servicios públicos indivisibles, de demanda presunta o coactiva, que satisfacen necesidades públicas, sean primarias o secundarias. Se trata de una obligación establecida por el Estado sobre cada contribuyente sin que exista ninguna contrapartida por parte del Estado respecto a los beneficios que reciba el contribuyente por los gastos públicos financiados con dichos impuestos.

  • Recursos del crédito

El uso de crédito público es fuente de recurso a través del préstamo voluntario del sector privado al Estado. Hay entonces que distinguir entre “crédito público” y el “uso del crédito público”.

El crédito público es la confianza que despierta el Estado en los posibles prestamistas, en cuanto a la devolución del capital tomado en préstamo y al pago prometido de los intereses, que depende de las expectativas de futuros recursos y del cumplimiento de las obligaciones contraídas con anterioridad.

El uso del crédito público puede considerarse como un anticipo de tributos futuros, es decir, en lugar de que el Estado espere la recaudación futura de tributos, se anticipa y toma hoy esas sumas a través del uso del crédito, para posteriormente cancelar la deuda con impuestos adicionales.

La diferencia fundamental entre el crédito público y el crédito privado está dada por especial situación del Estado como deudor, que puede echar mano a recursos

-como la emisión de dinero o la creación de tributos- que no están disponibles para los deudores particulares.

El mecanismo típico de uso del crédito público es la emisión de empréstitos públicos, que son títulos públicos ofrecidos en venta a los ahorristas.

Éstos, al momento de la emisión son recursos, ya que el Estado recibe ingresos de particulares, cuando se pagan los intereses sobre la deuda pública son gastos corrientes denominados “gastos de transferencias” y cuando se pagan amortizaciones son gastos de capital llamados “inversiones financieras”, ya que aumentan el patrimonio del Estado por disminución de su pasivo, pero compensado con disminución de activos financieros en poder de los particulares. También pueden recurrir a instituciones del mercado financiero, nacionales e internacionales, y su uso, constituye lo que se denomina la “deuda pública” o “endeudamiento público”.

  • Emisión monetaria

Su utilización como recurso fiscal, se trata, a diferencia del uso del crédito público, de un recurso no auténtico o no genuino para financiar el gasto público o déficit presupuestario.

Esta fuente de ingresos se denomina ejercicio del “señoreaje”, que significa la facultad del Gobierno para obtener recursos mediante su derecho a crear dinero.

Es una alternativa para el financiamiento del gasto público a través del BancoCentral que pueden adquirir activos de distintos tipos (títulos, letras, bonos, etc.) del Estado y a la vez, efectúan emisión monetaria, poniendo en funcionamiento los mecanismos de creación del dinero bancario, con una diferencia importante con respecto a los tributos y al uso del crédito público, en que en éstos recursos hay una transferencia de medios de pagos del sector privado al sector público, en cambio, en la emisión monetaria, el Estado se provee directamente de dinero legal y con ello incrementa los medios de pago.

Ahora bien, cuando el Gobierno financia el exceso del gasto público en relación al financiamiento auténtico mediante los tributos y haciendo uso del crédito público con emisión monetaria o dinero, lo que está logrando es un incremento en el nivel general de precios, con la consecuencia de la pérdida del poder adquisitivo del dinero de la población; es decir, lo que está haciendo el Estado es utilizar la nflación como impuesto.

Además, no sólo se crea dinero por préstamos al Gobierno, sino también, cuando el Banco Central compra divisas provenientes de las transacciones del comercio exterior y/o utiliza redescuentos de obligaciones del sistema bancario y financiero.